Think Tank

Elecciones europeas

 
© European Union (2009) - European Parliament
 

Cada cinco años los ciudadanos de la UE eligen a sus representantes al Parlamento Europeo, la institución elegida de forma directa que defiende sus intereses en el proceso de toma de decisiones en la UE.

Cada Estado miembro tiene derecho a elegir un número determinado de diputados al Parlamento Europeo. El reparto de escaños está estipulado en los Tratados europeos sobre la base del principio de proporcionalidad degresiva: los países con mayor población tienen más escaños que los países menos poblados, pero estos últimos tienen más escaños de los que se derivarían de la proporcionalidad estricta. Para las elecciones de 2014, según el Tratado de Lisboa, el número de diputados oscila entre los seis de Malta, Luxemburgo, Chipre y Estonia y los 96 de Alemania.

Los sistemas de elección varían según los distintos países de la UE, aunque hay algunos elementos comunes, el más importante de los cuales es la necesidad de algún tipo de representación proporcional. Esto permite tanto a los grandes partidos políticos como a los minoritarios obtener en el Parlamento Europeo una representación acorde con el número de votos que reciben. No obstante, cada país goza de libertad para fijar los principales aspectos del proceso electoral. Por ejemplo, algunos Estados dividen su territorio en circunscripciones electorales mientras otros tienen una circunscripción electoral única. Asimismo, los países pueden decidir la fecha exacta de las elecciones de acuerdo con sus costumbres electorales. Generalmente, las elecciones europeas abarcan cuatro días, dentro de los cuales los electores del Reino Unido y los Países Bajos votan el jueves y los ciudadanos de la mayoría de los demás países ejercen su derecho al voto el domingo.

A las elecciones concurren partidos nacionales pero, una vez que los diputados son elegidos, la mayor parte opta por formar parte de grupos políticos transnacionales. La mayoría de partidos nacionales están afiliados a una familia política de ámbito europeo, por lo que una de las principales cuestiones de la noche electoral es saber cuál de estos grupos tendrá un peso mayor en las decisiones que se tomen en la próxima legislatura. El Consejo Europeo debe tener en cuenta el resultado de las elecciones al proponer un candidato para el cargo de Presidente de la Comisión Europea, órgano ejecutivo de la UE.

Con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, el Parlamento Europeo se ha convertido en un colegislador poderoso y desempeña un papel fundamental en el diseño de las políticas europeas. El voto en las elecciones europeas es la oportunidad que cada ciudadano tiene para influir en la composición del Parlamento y en las decisiones de este durante los cinco años de legislatura.