Los ingresos de la Unión Europea

El presupuesto de la Unión se financia principalmente (en un 99 %) mediante recursos propios. Los ingresos anuales deben cubrir por completo los gastos anuales. Es el Consejo quien determina los ingresos del presupuesto tras consultar al Parlamento. La decisión sobre el sistema de recursos propios debe ser ratificada por los Estados miembros.

Fundamentos jurídicos

  • Artículo 311 y artículo 332, apartado 2, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y artículos 106 bis y 171 del Tratado constitutivo de la Comunidad Europea de la Energía Atómica.
  • Decisión 2014/335/UE, Euratom del Consejo, de 26 de mayo de 2014, sobre el sistema de recursos propios de la Unión Europea[1], Reglamento (UE, Euratom) n.º 608/2014 del Consejo, de 26 de mayo de 2014, por el que se establecen medidas de ejecución del sistema de recursos propios de la Unión Europea[2], y Reglamento (UE, Euratom) n.º 609/2014 del Consejo, de 26 de mayo de 2014, sobre los métodos y el procedimiento de puesta a disposición de los recursos propios tradicionales y basados en el IVA y en la RNB y sobre las medidas para hacer frente a las necesidades de tesorería[3]. Tras su ratificación, estos actos jurídicos entraron en vigor el 1 de octubre de 2016 y se aplican retroactivamente con efectos desde el 1 de enero de 2014.

Objetivo

Dotar de autonomía financiera a la Unión dentro de los límites marcados por la disciplina presupuestaria.

Funcionamiento

Mientras que a la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) se le concedieron sus propios recursos desde el principio, la Comunidad Económica Europea (CEE) y la Comunidad Europea de la Energía Atómica (Euratom) comenzaron financiándose a través de contribuciones de los Estados miembros. La Decisión sobre los recursos propios de 21 de abril de 1970 dotó a la Comunidad de sus propios recursos. En la actualidad, los recursos propios para cubrir los créditos de pago anuales están limitados a un máximo del 1,23 % de la renta nacional bruta (RNB) de la Unión. En la práctica, el actual marco financiero plurianual (MFP) 2014-2020 fija un límite máximo en torno al 1 % de la RNB de la Unión. Dado que el presupuesto debe equilibrarse, los gastos también han de ceñirse a este límite máximo.

Ingresos

1.Recursos propios «tradicionales»

Son los derechos de aduana, los derechos agrícolas y las cotizaciones del azúcar y la isoglucosa. Se crearon mediante la Decisión de 1970 y se vienen percibiendo desde entonces. En 2015 los recursos propios «tradicionales» representaban el 12,8 % de los ingresos totales.

2.Recurso propio basado en el IVA

En la actualidad consiste en transferir a la Unión un porcentaje del IVA estimado que recaudan los Estados miembros. Aunque este recurso estaba previsto en la Decisión de 1970, no se recaudó hasta la armonización de los sistemas de IVA de los Estados miembros en 1979. El producto de los ingresos por IVA ascendió en el año 2015 a un 12,3 % de los ingresos totales.

3.Recurso propio basado en la RNB

Creado mediante la Decisión 88/376/CEE del Consejo, este recurso propio consiste en la transferencia, por parte de los Estados miembros, de un porcentaje uniforme de su RNB que se fija cada año en el marco del procedimiento presupuestario. Inicialmente solo se percibía si los demás recursos propios eran insuficientes para cubrir los gastos, pero en la actualidad financia el grueso del presupuesto de la Unión: en 2015 el recurso propio basado en la RNB representaba el 68,9 % de los ingresos de la Unión.

4.Otros ingresos y saldo prorrogado del ejercicio anterior

También constituyen ingresos los tributos con que se grava el sueldo de los funcionarios de la Unión, las contribuciones a programas de la Unión por parte de terceros países y las multas impuestas a las empresas cuando se constata que han incumplido la normativa en materia de competencia u otras normas. El saldo de cada ejercicio, en caso de excedente, se consigna como ingreso en el presupuesto del año siguiente. Estos otros ingresos, los saldos y los ajustes técnicos supusieron un 6 % de los ingresos totales en 2015.

5.Mecanismos de corrección

Una de las funciones del actual sistema de recursos propios consiste en corregir los desequilibrios presupuestarios entre las contribuciones de los Estados miembros. El «cheque británico» acordado en 1984 consiste en una reducción de la contribución del Reino Unido equivalente a dos tercios de la diferencia entre su contribución (excluidos los recursos propios tradicionales) y lo que recibe del presupuesto. El «cheque» se adaptó en 2007 con el fin de excluir paulatinamente del cálculo el gasto no agrícola de los Estados miembros que han entrado en la Unión desde 2004. Esta corrección es financiada por el resto de los Estados miembros, aunque Alemania, los Países Bajos, Austria y Suecia disfrutan de una reducción en sus contribuciones para la financiación del «cheque británico». Por otra parte, a Alemania, los Países Bajos, Austria y Suecia se les aplicó un tipo de referencia del IVA reducido durante el periodo 2007-2013; y los Países Bajos y Suecia disfrutaron de una reducción en sus contribuciones basadas en la RNB durante el mismo periodo. Por lo que se refiere a los mecanismos de corrección actuales, se mantienen el mecanismo vigente de corrección para el Reino Unido y su correspondiente financiación, así como tipos reducidos de referencia del recurso propio basado en el IVA para el periodo 2014-2020 en el caso de Alemania, los Países Bajos y Suecia (0,15 %) y reducciones brutas en la contribución anual basada en la RNB para el periodo 2014-2020 de Dinamarca (130 millones de euros), los Países Bajos (695 millones de euros) y Suecia (185 millones de euros) y, para el periodo 2014-2016, de Austria (30 millones de euros en 2014, 20 millones en 2015 y 10 millones en 2016). En lo que atañe a los gastos de recaudación de los recursos propios tradicionales, el porcentaje que pueden retener los Estados miembros se ha reducido del 25 % al 20 %.

El último ajuste aplicado en el sistema de recursos propios ha sido la modificación de la decisión de ejecución con el fin de permitir a los Estados miembros retrasar, hasta el 1 de septiembre del año siguiente, la puesta a disposición de importes excepcionalmente elevados resultantes de ajustes en los recursos propios basados en el IVA y la RNB.

Papel del Parlamento Europeo

En varias resoluciones de los últimos años (por ejemplo, la de 17 de diciembre de 2014 sobre el sistema de recursos propios de las Comunidades), el Parlamento ha puesto de relieve los problemas del sistema de recursos propios, en particular, los que atañen a su excesiva complejidad. Ha presentado propuestas para garantizar la independencia presupuestaria de la Unión y para que la recaudación de ingresos sea más sencilla, más transparente y más democrática.

En el Tratado de Lisboa se afirma que el presupuesto debe ser financiado íntegramente con cargo a los recursos propios y faculta al Consejo, previa consulta al Parlamento Europeo, para adoptar, por unanimidad, una decisión que establezca las disposiciones aplicables al sistema de recursos propios de la Unión, incluida la posibilidad de establecer nuevas categorías de recursos propios o suprimir categorías existentes. Esa decisión debe ser ratificada por los Estados miembros. No obstante, en la actualidad el Consejo tiene que recabar el consentimiento del Parlamento antes de aprobar las medidas de ejecución de dicha decisión, lo que cabe considerar como un paso hacia la aplicación del método comunitario en el ámbito de los recursos propios de la Unión.

Sobre la base de las nuevas disposiciones del Tratado de Lisboa, el Parlamento ha abogado en reiteradas ocasiones, por una reforma en profundidad del sistema de recursos propios, por ejemplo en su Resolución, de 15 de abril de 2014, sobre las negociaciones sobre el marco financiero plurianual 2014-2020: conclusiones que cabe extraer y reflexiones para el futuro.

En su Resolución legislativa, de 16 de abril de 2014, sobre el proyecto de Decisión del Consejo sobre el sistema de recursos propios de la Unión Europea, destacó la importancia del Grupo de alto nivel sobre recursos propios, que se creó a raíz de la insistencia del Parlamento durante las negociaciones del MFP para el periodo 2014-2020. Este Grupo de alto nivel, compuesto por representantes del Parlamento, del Consejo y de la Comisión y presidido por Mario Monti, está encargado de llevar a cabo un examen general del sistema de recursos propios manteniendo un diálogo con los Parlamentos nacionales. Con arreglo a su mandato, este Grupo de alto nivel basa su examen en los objetivos de sencillez, transparencia, equidad y responsabilidad democrática. Dentro de este marco, tendrá en cuenta en su informe final, cuya presentación está prevista a principios de 2017, el contexto económico y político, y analizará cuestiones institucionales y de procedimiento. Los resultados de la labor del Grupo de alto nivel están siendo evaluados en paralelo al examen del MFP, para que las eventuales reformas puedan aplicarse en el próximo MFP.

Por ello, en su Resolución, de 6 de julio de 2016, sobre la preparación de la revisión postelectoral del MFP 2014-2020: recomendaciones del Parlamento previas a la propuesta de la Comisión, el Parlamento pide a la Comisión que, antes de finales de 2017, presente un paquete legislativo ambicioso sobre los recursos propios a partir de 2021, que se rija por los principios de sencillez, equidad y transparencia. En su Resolución de 26 de octubre de 2016, sobre la revisión intermedia del marco financiero plurianual 2014-2020, el Parlamento subrayó la necesidad de reducir el porcentaje de las contribuciones de la RNB y pidió que el recurso del IVA se reforme en profundidad o bien se suprima por completo. Asimismo, el Parlamento exigió la introducción de uno o varios nuevos recursos propios, así como la eliminación gradual de todas las formas de descuentos.

[1]DO L 168 de 7.6.2014, p. 105.

[2]DO L 168 de 7.6.2014, p. 29.

[3]DO L 168 de 7.6.2014, p. 39.

Minna Ollikainen

12/2016