La juventud

La juventud es una política de ámbito nacional. Por lo tanto, queda excluida cualquier armonización de las legislaciones de los Estados miembros. A escala europea, la política de la juventud es uno de los ámbitos a los que se aplica el procedimiento legislativo ordinario. El capítulo del programa Erasmus+ dedicado a la juventud fomenta el intercambio de jóvenes tanto dentro de la Unión como con terceros países.

Fundamentos jurídicos

Los artículos 165 y 166 del TFUE constituyen el fundamento de cualquier actuación de la Unión en el ámbito de la juventud. La inclusión de la juventud como concepto en la política europea se remonta al Tratado de Maastricht, que entró en vigor en 1993. Las medidas incluidas en el ámbito de aplicación de los artículos 165 y 166 están sometidas al procedimiento legislativo ordinario. En lo que respecta a la política de juventud, queda excluida cualquier armonización de las legislaciones de los Estados miembros. El Consejo puede adoptar recomendaciones sobre la base de propuestas de la Comisión.

La Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión, que posee el mismo valor jurídico que los Tratados (artículo 6 TUE), incluye un artículo sobre los derechos del niño (artículo 24), así como un artículo para la prohibición del trabajo infantil y la protección de los jóvenes en el trabajo (artículo 32).

Objetivos

El artículo 165 del TFUE (antiguo artículo 149 TCE) establece que la acción de la Unión debe ir encaminada a favorecer el incremento de los intercambios de jóvenes y de animadores socioeducativos, como los que trabajan en el ámbito de la juventud, y, a partir de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, a fomentar la participación de los jóvenes en la vida democrática de Europa. En virtud del artículo 166 (antiguo artículo 150 TCE), la Unión ha de desarrollar una política de formación profesional que refuerce y complete las acciones de los Estados miembros. Este artículo encarga a la Unión que facilite el acceso a la formación profesional y aliente la movilidad de los instructores y formadores, y especialmente de los jóvenes.

Más allá de lo expresado en estos artículos, los jóvenes y los niños se benefician de políticas de la Unión en otros ámbitos, por ejemplo en las áreas de educación y formación profesional, salud o en lo que se refiere a los derechos y a la protección de la infancia y la juventud.

Resultados

a.Marco estratégico

1.Historia

En 2001 se desarrolló por primera vez un marco estratégico para la cooperación en materia de política de juventud. La Comisión, en su Libro Blanco sobre la Juventud, proponía que los Estados miembros fomentasen la ciudadanía activa de los jóvenes mediante una cooperación en cuatro ámbitos prioritarios, a saber, la participación, la información, las actividades de voluntariado y una mejor comprensión y conocimiento de la juventud, y que incorporasen la cuestión de la juventud en otras políticas relacionadas. Sobre la base de este documento, en junio de 2002 el Consejo estableció un marco de cooperación europea en el ámbito de la juventud. En noviembre de 2005, se actualizó dicho marco a fin de incluir como tercer pilar el Pacto Europeo para la Juventud, que estaba estrechamente ligado a los objetivos estratégicos generales de la Unión enunciados en la Estrategia de Lisboa y aspiraba principalmente a potenciar el empleo y mejorar la integración social de los jóvenes.

2.La Estrategia de la UE para la Juventud 2010-2018

El marco actual para la cooperación europea en el ámbito de la juventud (2010-2018) se basa en su predecesor. A partir de la Comunicación de la Comisión de abril de 2009, el Consejo adoptó una resolución sobre dicho marco en noviembre de ese mismo año. Sus dos objetivos globales son:

  • crear más oportunidades y con mayor igualdad para todos los jóvenes en la educación y en el mercado de trabajo;
  • promover la ciudadanía activa, la inclusión social y la solidaridad de los jóvenes.

El marco prevé iniciativas en ocho ámbitos de actuación, concretamente en la educación y la formación, el empleo y el espíritu empresarial, la salud y el bienestar, la participación, las actividades de voluntariado, la inclusión social, la juventud y el mundo, y la creatividad y la cultura.

Las medidas políticas abarcan tanto iniciativas específicas en el ámbito de la juventud (por ejemplo, actividades de voluntariado y de movilidad) como iniciativas de integración, es decir, que permitan tomar en cuenta las cuestiones que afectan a la juventud a la hora de formular políticas en ámbitos que repercutan en la vida de los jóvenes.

Los ciclos de trabajo son trienales y para cada ciclo se acuerda una serie de prioridades en los distintos ámbitos de actuación. Para el actual y último ciclo, que comprende el período entre 2016 y 2018, el Consejo ha fijado cuatro objetivos clave: 1) una mayor inclusión social de todos los jóvenes; 2) una mayor participación de todos los jóvenes en la vida democrática y cívica de Europa; 3) una transición más fácil para los jóvenes de la juventud a la vida adulta, en particular en lo que respecta a la integración en el mercado de trabajo; 4) apoyo a la salud y el bienestar de los jóvenes, incluida la salud mental; 5) contribución para abordar los desafíos y las oportunidades de la era digital para los jóvenes, la política de juventud y el trabajo en el ámbito de la juventud; y 6) contribuciones para dar respuesta a las oportunidades y los desafíos que plantea el creciente número de migrantes y refugiados jóvenes en la Unión.

A fin de fomentar el aprendizaje mutuo entre los Estados miembros y lograr que las políticas se elaboren sobre una base empírica, la Comisión, al término de cada ciclo de trabajo, lleva a cabo un Informe sobre la Juventud de la UE en el que da cuenta de los avances en la consecución de los objetivos. Si es necesario, se encargan estudios suplementarios. Los Estados miembros cooperan mediante grupos de expertos de alto nivel y otras redes. Además, en el diálogo estructurado que tiene lugar con la juventud y las organizaciones juveniles, los jóvenes pueden hacer oír su voz en el proceso de elaboración de las políticas que les afectan. Los temas del diálogo están estrechamente relacionados con los objetivos globales y las prioridades de cada ciclo de trabajo. Finalmente, para alcanzar los objetivos de cooperación europea en el ámbito de la juventud, es preciso movilizar los fondos concedidos en el marco de los programas correspondientes de la Unión, como Erasmus+, Europa Creativa y el Fondo Social Europeo.

b.Programas de gasto de la Unión relacionados

1.Erasmus+

El primer programa de gasto de la Unión en el ámbito de la juventud, La Juventud con Europa (1989-1991), es anterior al marco estratégico y fue propuesto en 1988, con una dotación de 19,5 millones EUR. Le sucedieron La Juventud con Europa II (1992-1994: 31,5 millones EUR) y la Juventud con Europa III (1995-1999; 145,1 millones EUR). En 1998 se estableció un fundamento jurídico para el Servicio de Voluntario Europeo, con un presupuesto de 48,4 millones EUR (desde 1996 se venía financiando como programa experimental). A partir de 2000 se integró en el programa Juventud, dotado de 745 millones EUR para prestar apoyo en este ámbito. La Juventud en Acción (2007-2013) contaba con una dotación presupuestaria de 1 130,7 millones EUR. Con la actual generación de programas, todos los programas en materia de educación y formación, juventud y deporte han quedado englobados en el programa Erasmus+ (2014-2020).

Erasmus+ contiene un capítulo específico sobre juventud, al que corresponde el 10 % de su presupuesto de 1 477 millones EUR. Sus objetivos específicos son los siguientes:

  • mejorar el nivel de competencias y capacidades fundamentales de los jóvenes, en especial de aquellos con menos oportunidades, y promover su participación en la vida democrática en Europa y en el mercado laboral, la ciudadanía activa, el diálogo intercultural, la integración social y la solidaridad;
  • promover mejoras en la calidad del trabajo en el ámbito de la juventud, en particular mediante una mayor cooperación entre las organizaciones del ámbito de la juventud y otras partes interesadas;
  • complementar las reformas de las políticas en las esferas local, regional y nacional, y apoyar el desarrollo de una política de la juventud basada en el conocimiento y la experiencia;
  • potenciar la dimensión internacional de las actividades juveniles y el papel de los animadores y las organizaciones en el ámbito de la juventud como estructuras de apoyo para los jóvenes.

Estos objetivos deberán alcanzarse mediante tres acciones clave:

  • Movilidad por motivos de aprendizaje de los individuos:

Esta acción clave apoya las oportunidades de movilidad para jóvenes a través del Servicio Voluntario Europeo y los intercambios de jóvenes, así como intercambios de trabajadores en el ámbito de la juventud y actividades pertinentes de formación y creación de redes de contactos, tanto dentro como fuera de la Unión.

  • Cooperación para la innovación y el intercambio de buenas prácticas:

Esta acción clave apoya las asociaciones estratégicas, como por ejemplo las iniciativas juveniles y los proyectos de ciudadanía, destinadas a fomentar la ciudadanía activa, la innovación social, la participación en la vida democrática y el espíritu empresarial. Pueden financiarse también plataformas informáticas para la puesta en común de mejores prácticas y la movilidad virtual.

  • Apoyo a la reforma de las políticas:

Esta acción clave proporciona financiación para la aplicación del marco estratégico de la Unión y el diálogo estructurado con los jóvenes. También apoya la puesta en práctica de instrumentos como Youthpass y presta asistencia a ONG europeas que llevan a cabo su labor en el ámbito de la juventud.

c.Otras iniciativas de la Unión

1.Garantía Juvenil

En abril de 2013, el Consejo adoptó la Recomendación por la que se crea la Garantía Juvenil a fin de garantizar que los jóvenes reciban una buena oferta de empleo, educación complementaria o formación en un plazo de cuatro meses tras quedar desempleados o acabar la educación formal. Deberá tratarse de una buena oferta de empleo, educación continua o un período de aprendizaje o prácticas, adaptada a cada persona y a su situación particular. Aunque los Estados miembros aún no han aplicado ni financiado esta política, las regiones en las que el desempleo juvenil supere el 25 % pueden optar a cofinanciación de la Unión en virtud de una línea presupuestaria específica, la Iniciativa sobre Empleo Juvenil y el Fondo Social Europeo. Para obtener más detalles, véase la ficha 5.10.2 sobre el Fondo Social Europeo, sección B.2.

2.Una Agenda de la UE en pro de los Derechos del Niño

El 15 de febrero de 2011, la Comisión adoptó la Comunicación «Una Agenda de la UE en pro de los Derechos del Niño» (COM(2011)0060), cuya finalidad es reafirmar el fuerte compromiso de todas las instituciones de la Unión y de todos los Estados miembros con la promoción, la protección y el cumplimiento de los derechos del niño en todas las políticas pertinentes de la Unión y de transformarlo en resultados concretos. En el futuro, las políticas de la Unión que afectan directa o indirectamente a los niños deben concebirse, aplicarse y controlarse teniendo en cuenta el principio del interés superior del niño consagrado en la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (CDUDN). El programa Derechos, Igualdad y Ciudadanía (2014-2020) también tiene por objeto proteger y promover los derechos del niño. La Comisión ha preparado un resumen del acervo y los documentos de carácter político de la Unión en materia de derechos del niño.

3.Prevención y lucha contra la violencia ejercida contra niños y jóvenes

Desde 2000, la Unión Europea promueve, por medio del programa Daphne, proyectos y medidas destinados a combatir la violencia ejercida contra los niños, los adolescentes y las mujeres. Ahora Daphne forma parte del programa Derechos, Igualdad y Ciudadanía (2014-2020), cuya finalidad es prevenir la violencia contra los niños, los jóvenes, las mujeres y otros grupos de riesgo.

4.Juventud y medios de comunicación

Las tecnologías en línea pueden ofrecer oportunidades únicas a la infancia y a la juventud dándoles acceso a conocimientos y permitiéndoles beneficiarse del aprendizaje digital y participar en el debate público. No obstante, los niños también pueden ser especialmente vulnerables frente a las nuevas tecnologías. La protección de los niños y los jóvenes es un elemento fundamental de la política audiovisual de la Unión y es pertinente tanto en el contexto de los servicios lineales, como la televisión, como en el de los servicios no lineales, como los portales de vídeo a la carta. La Directiva de servicios de comunicación audiovisual prohíbe que los servicios de televisión lineales emitan contenidos que puedan ser severamente nocivos para los menores. En cuanto a los servicios de comunicación audiovisual no lineales a la carta, estos solo pueden facilitar dicho contenido de una manera que garantice que, en circunstancias normales, los menores no entran en contacto con él. El contenido potencialmente nocivo para los menores debe emitirse a una hora en que estos no lo vean o bloquearse por medios tecnológicos para que no puedan acceder a él. Actualmente la Comisión está revisando la Directiva de servicios de comunicación audiovisual y está previsto que presente una propuesta legislativa al Parlamento Europeo y al Consejo en el segundo trimestre de 2016.

Papel del Parlamento Europeo

El Parlamento ha apoyado siempre una estrecha cooperación de los Estados miembros en el ámbito de la juventud. Ha acompañado la evolución de la política de juventud y participado activamente en su elaboración, por ejemplo mediante sus resoluciones «Estrategia de la UE para la juventud: inversión y capacitación» (P7_TA(2010)0166), «Aplicación de la Estrategia de la UE para la Juventud 2010-2012» (P7_TA(2013)0364) y «Garantía Juvenil» (P7_TA(2013)0016). Recientemente el Parlamento ha aprobado numerosas resoluciones sobre el empleo juvenil (por ejemplo, P8_TA(2014)0010) y el emprendimiento juvenil (P8_TA(2015)0292). En estos momentos la Comisión de Cultura y Educación está preparando un informe sobre la evaluación de la Estrategia de la UE para la Juventud 2013-2015.

En las negociaciones relativas al programa Erasmus+ de 2012-2013, el Parlamento defendió con firmeza la inclusión de un capítulo aparte dedicado a la juventud, con una dotación específica para la financiación de sus acciones clave. Además, insistió en la necesidad de mejorar las posibilidades de participación de los jóvenes desfavorecidos. La Comisión de Cultura y Educación elaborará un informe de aplicación del programa a lo largo de 2016.

A fin de animar a los jóvenes a emprender sus propios proyectos europeos, el Parlamento y la Fundación Premio Internacional Carlomagno de Aquisgrán crearon en 2008 el Premio Europeo Carlomagno de la Juventud, que se concede cada año a los proyectos que promueven el entendimiento europeo e internacional.

Michaela Franke

04/2016