Los regímenes comerciales aplicables a los países en desarrollo

La política comercial y de desarrollo de la Unión está perfilada en la Comunicación de enero de 2012 sobre «Comercio, crecimiento y desarrollo», que se centra en los países más necesitados. El Sistema de Preferencias Generalizadas se ha mantenido para los países menos avanzados (PMA), lo mismo que la iniciativa «Todo menos armas», mientras que el trato preferencial para los países ACP que no están entre los menos avanzados se ha remplazado por acuerdos de asociación económica (AAE) con un componente de desarrollo. Se está preparando una nueva estrategia de la Unión de ayuda para el comercio, destinada a ayudar a los países en desarrollo a crear capacidades comerciales y que se basará en una nueva comunicación de la Comisión. La Unión apoya el Programa para el Desarrollo de la OMC y en octubre de 2015 ratificó el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio.

Base jurídica

La Comunicación de 2012 sobre «Comercio, crecimiento y desarrollo – Una política de comercio e inversión a medida para los países más necesitados»[1] refleja un cambio en el paradigma de «comercio y desarrollo» de la Unión.

Además de situar aún el comercio en el centro de las estrategias de desarrollo, la Comunicación de 2012 destacaba la necesidad de tener en cuenta cada vez más las diferencias entre los países en desarrollo a fin de centrarse en los más necesitados. También pretendía mejorar las sinergias entre las políticas comercial y de desarrollo, en consonancia con el principio de la Unión de coherencia política para el desarrollo y con la Comunicación de 2011 sobre el Programa para el Cambio[2], y reafirmaba la importancia del respeto de los valores esenciales de la Unión, como los derechos humanos.

La base jurídica de la política comercial en general es el artículo 207 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), que define las competencias de las instituciones de la Unión en el ámbito de la política comercial común. El artículo 188, párrafo segundo, del TFUE estipula que el procedimiento legislativo ordinario, que requiere la aprobación del Parlamento, se aplica a la ejecución de la política comercial común. En virtud del artículo 218 del TFUE, es necesaria la aprobación del Parlamento para la celebración de acuerdos comerciales internacionales como los AAE. El poder del Parlamento ha aumentado no solo gracias al Tratado de Lisboa, que amplió el ámbito de aplicación del procedimiento legislativo ordinario, sino también con la práctica a lo largo de la legislatura actual. Su compromiso actual con una mayor transparencia en las negociaciones comerciales llevó al anuncio por parte del presidente de la Comisión, Sr. Juncker, en su discurso sobre el estado de la Unión de que todos los mandatos de negociación serán desclasificados.

Objetivos de los sistemas de acceso preferencial al mercado de la Unión

El régimen del Sistema de Preferencias Generalizadas (SPG), introducido en 1971, consta de tres componentes principales. El primero es el SPG estándar, que es un régimen comercial independiente por el que la Unión ofrece, para ciertos alimentos extranjeros, un acceso preferencial no recíproco a su mercado mediante la reducción o la supresión de los aranceles aduaneros. El segundo elemento (SPG+) es un régimen especial de estímulo que ofrece reducciones arancelarias a los países vulnerables que han ratificado y aplicado convenciones internacionales en materia de derechos humanos y laborales, de medio ambiente y de buena gobernanza. El tercer componente es la iniciativa «Todo menos armas» (TMA), que garantiza un acceso libre de derechos y contingentes a la Unión para todos los productos, excepto armas y municiones, procedentes de cuarenta y nueve países menos avanzados (PMA).

El objetivo del sistema SPG consiste en facilitar el acceso de países y territorios en desarrollo al mercado de la Unión mediante la reducción de aranceles aduaneros para la entrada de sus bienes. En un principio, la finalidad de las preferencias arancelarias unilaterales que concedía el mercado de la Unión era que los países en desarrollo obtuviesen ingresos adicionales por sus exportaciones de manera que pudiesen invertirlos en la aplicación de sus propias políticas de desarrollo sostenible y reducción de la pobreza y en la diversificación de sus economías. El régimen del SPG se reformó en 2012[3]. Se mantuvieron los tres componentes, aunque el sistema pasó a centrarse en mayor medida en los países más necesitados.

En el SPG estándar se introdujeron condiciones más estrictas relativas a la renta y se redujeron los derechos en aproximadamente el 66 % de todas las líneas arancelarias, para garantizar que los países de renta baja o baja-media se convirtiesen en los principales beneficiarios. Esto significa que los países que hayan sido clasificados por el Banco Mundial como países de renta alta o media-alta durante los tres años anteriores ya no podrán optar al sistema SPG. En consecuencia, el grupo de beneficiarios se redujo ostensiblemente, de 176 a 27 países. El mecanismo de «graduación» recientemente introducido también ha modificado el momento en el que las preferencias arancelarias dejan de aplicarse a un país concreto.

El SPG+, el régimen especial de estímulo del desarrollo sostenible y la gobernanza, ofrece derechos nulos en el 66 %, aproximadamente, de todas las líneas arancelarias designadas, con arreglo al SPG estándar, para los países en desarrollo que se consideran vulnerables. La participación en este régimen se ha supeditado a la ratificación y aplicación de los veintisiete convenios internacionales pertinentes para el desarrollo sostenible, incluidos los convenios sobre los derechos humanos fundamentales y sobre los derechos de los trabajadores, así como algunos convenios relativos a la protección del medio ambiente y los convenios contra la producción y el tráfico de drogas. El incumplimiento de estos requisitos tiene como consecuencia la suspensión de la concesión arancelaria. La lista de beneficiarios se ha ampliado a más países.

Estos dos regímenes SPG serán válidos durante diez años.

La iniciativa «Todo menos armas» (TMA)[4] ofrece un acceso libre de derechos y contingentes a todos los productos, excepto armas y municiones, procedentes de los PMA. Con la reforma, esta iniciativa pasó a concentrarse más en cuarenta y nueve PMA, que se beneficiarán del régimen que ofrece durante un periodo ilimitado. Treinta y tres de ellos son países africanos, diez son países asiáticos, cinco son países del Pacífico y el país restante es caribeño (Haití).

Todos los países que hayan firmado y ratificado un acuerdo de libre comercio con la Unión dejarán automáticamente de disfrutar de un trato preferencial, con independencia de su nivel de desarrollo.

En el plano multilateral, la Unión apoya el Programa para el Desarrollo de la OMC, aprobado en Doha en 2001. En octubre de 2015 ratificó el Acuerdo sobre Facilitación del Comercio concluido en la reunión ministerial de la OMC en Bali (2014), que reviste una importancia especial para los países en desarrollo y sin litoral.

La iniciativa Ayuda al comercio, puesta en marcha en la Conferencia ministerial de la OMC de diciembre de 2005 en Hong Kong, es un complemento del Programa de Doha para el Desarrollo y proporciona asistencia para crear capacidades comerciales con el fin de generar crecimiento y luchar contra la pobreza. La Unión adoptó una estrategia en 2007[5] que se está actualizando para cumplir la Agenda 2030 de las Naciones Unidas[6], el Consenso Europeo sobre Desarrollo[7] y la Estrategia Global de la UE[8]. Se espera una nueva comunicación de la Comisión para finales de 2017.

En la última conferencia ministerial de la OMC, celebrada por primera vez en un país africano —Kenia—, la Unión, junto con algunos otros miembros de la OMC, promovió activamente otras cuestiones de interés para los países en desarrollo.

Acuerdos de Asociación Económica

Los Acuerdos de Asociación Económica» (AAE) se convirtieron en los principales instrumentos para promover el comercio entre la Unión y las regiones de África, el Caribe y el Pacífico bajo el Acuerdo de Cotonú de 2000. Constituyen el fundamento de las relaciones comerciales UE-ACP y son uno de los tres pilares en los que se basa el acuerdo, además de compatibles con la Organización Mundial del Comercio. Están remplazando progresivamente el sistema de preferencias comerciales de la Unión.

Las negociaciones sobre los AAE comenzaron en 2002 y se esperaba que hubiesen concluido para 2008. Como el proceso de negociación se demoró mucho más de lo previsto, la Unión adoptó un Reglamento sobre el acceso al mercado para garantizar la aplicación de disposiciones temporales de acceso al mercado hasta 2014, que posteriormente fueron prolongadas hasta 2016, a la espera de que los AAE fuesen concluidos, firmados y ratificados. El proceso no ha logrado la dimensión regional deseada, ya que, en la fecha de expiración del Reglamento sobre el acceso al mercado (1 de octubre de 2016), solo dos regiones al completo han firmado un AAE —que aún no ha sido ratificado— y solo un AAE regional está en vigor.

Los AAE se mantendrán aunque el Acuerdo de Cotonú expira en febrero de 2020 y seguirán desempeñando un papel central como pilar del comercio en la asociación posterior a Cotonú.

Situación actual

El AAE entre la Unión y el Foro del Caribe (Cariforum) fue el primer acuerdo regional que se firmó, en octubre de 2008, y el Parlamento lo aprobó el 25 de marzo de 2009. Está en vigor actualmente y se revisó por primera vez en 2015.

África Occidental: las negociaciones entre la Unión y dieciséis países de esta región concluyeron en febrero de 2014. El texto se rubricó el 30 de junio de 2014 y el 10 de julio de ese mismo año los jefes de Estado de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) aprobaron la firma del AAE. El proceso de firma está en curso. Costa de Marfil y Ghana rubricaron AAE bilaterales interinos con la Unión a finales de 2007. El AAE con Costa de Marfil se firmó el 26 de noviembre de 2008, fue ratificado por la Asamblea Nacional el 12 de agosto de 2016 y comenzó a aplicarse de manera provisional el 3 de septiembre de 2016. Por lo que respecta a Ghana, el acuerdo se firmó el 28 de julio de 2016 y fue ratificado el 3 de agosto de 2016 por el Parlamento ghanés. Como el Parlamento Europeo lo aprobó el 1 de diciembre de 2016, entró en vigor con carácter provisional el 15 de diciembre de ese año.

África Central: Camerún firmó el AAE entre la Unión y África Central el 15 de enero de 2009 y hasta ahora ha sido el único país de la región en hacerlo. El Parlamento Europeo dio su aprobación en junio de 2013. En julio de 2014 el Parlamento de Camerún aprobó la ratificación del acuerdo, que comenzó a aplicarse provisionalmente el 4 de agosto de 2014. Aún no se ha firmado ningún AAE regional.

África Oriental y Austral: en 2009 cuatro países de la región —Mauricio, Seychelles, Zimbabue y Madagascar— firmaron un AAE, que se aplica provisionalmente desde el 14 de mayo de 2012. El Parlamento Europeo dio su aprobación el 17 de enero de 2013.

Comunidad del África Oriental (CAO): el 16 de octubre de 2014 concluyeron con éxito las negociaciones para el AAE regional. El 1 de septiembre de 2016 Kenia y Ruanda firmaron el AAE, al igual que la Unión y sus Estados miembros. El proceso de ratificación con Kenia y Ruanda está en curso. Uganda, Tanzania y Burundi están estudiando activamente la posibilidad de firmarlo en los próximos meses. El 11 de noviembre de 2016, por desgracia, los diputados al Parlamento tanzano votaron en contra de ratificar el AAE.

Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SADC): el 15 de julio de 2014 concluyeron con éxito en Sudáfrica las negociaciones del AAE. El resultado de diez años de negociaciones fue un acuerdo global con el conjunto del grupo del AAE de la SADC, incluida Sudáfrica. La Unión y este grupo, formado por seis de los quince miembros de la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (Botsuana, Lesoto, Mozambique, Namibia, Suazilandia y Sudáfrica), procedieron el 10 de junio de 2016 a la firma del acuerdo, que entró en vigor con carácter provisional el 10 de octubre de 2016, tras la aprobación del Parlamento Europeo el 14 de septiembre de ese año. Angola tiene estatuto de país observador y podrá adherirse a este acuerdo en el futuro.

Región del Pacífico: el AAE fue firmado por la Unión y Papúa Nueva Guinea el 30 de julio de 2009 y por Fiyi, el 11 de diciembre de 2009. El Parlamento dio su aprobación el 19 de enero de 2011. El Parlamento de Papúa Nueva Guinea ratificó el AAE el 25 de mayo de 2011. El 17 de julio de 2014 Fiyi decidió comenzar a aplicar provisionalmente el AAE.

[1] COM(2012)0022.

[2]«Incremento del impacto de la política de desarrollo de la UE: Programa para el cambio» (COM(2011)0637).

[3]Reglamento (UE) n.º 978/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012.

[4]Comisión Europea: Everything But Arms Initiative — Who profits?
http://trade.ec.europa.eu/doclib/docs/2013/april/tradoc_150983.pdf

[5] COM(2007)0163 final.

[6] http://www.un.org/sustainabledevelopment/development-agenda/

[7] https://ec.europa.eu/europeaid/policies/european-development-policy/european-consensus-development_en

[8] https://europa.eu/globalstrategy/en/global-strategy-foreign-and-security-policy-european-union

Florence Bouyala Imbert

09/2017