Asia Central

La Estrategia de la Unión para Asia Central, revisada en 2015, cumple este año su décimo aniversario. Su objetivo es alcanzar la estabilidad y la prosperidad, fomentando a la vez sociedades abiertas, el Estado de Derecho, la democratización y la cooperación en materia de seguridad y diversificación de la energía. El Parlamento Europeo ha destacado la importancia de los derechos humanos, la buena gobernanza y el desarrollo social. Los niveles de desarrollo y democratización de estos países difieren mucho entre sí, por lo que la Unión adapta su enfoque en consecuencia.

Fundamentos jurídicos

  • Título V del Tratado de la Unión Europea (TUE): acción exterior.
  • Artículos 206 y 207 (comercio) y 216 a 219 (acuerdos internacionales) del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE).
  • Acuerdos de colaboración y cooperación (ACC) que cubren las relaciones bilaterales, excepto en el caso de Turkmenistán, país con el que se ha celebrado un acuerdo provisional sobre comercio. El ACC con Mongolia y el ACC actualizado con Kazajistán se encuentran en proceso de ratificación por los Parlamentos de los Estados miembros de la Unión y de aprobación por parte del Parlamento.

Situación en la región

Asia Central no es una región homogénea en cuanto a la política o la economía. Además, mientras que el Parlamento considera que Mongolia forma parte de la región, este país es, por varias razones, «periférico» por lo que respecta a la historia, la geografía y la política.

En el pasado, Kazajistán y Mongolia registraron los índices de crecimiento económico más elevados de la región (situados también entre los más altos del mundo) y persiguen entablar relaciones más estrechas con la Unión.

Mongolia y Kirguistán destacan del resto de países en el terreno político, ya que sus democracias son las más desarrolladas. No obstante, ciertos cambios realizados en la Constitución de Kirguistán en diciembre de 2016 y la creciente represión ante las elecciones presidenciales de octubre de 2017 son motivo de preocupación. En todas las demás repúblicas de Asia Central, en particular Turkmenistán, se registran deficiencias graves en materia de derechos humanos, así como la ausencia de numerosas libertades fundamentales. Estos países también se enfrentan a un riesgo de expansión de los movimientos islámicos extremistas y las relaciones entre ellos son, por lo general, precarias debido a conflictos fronterizos y relacionados con los recursos. Sin embargo, desde la muerte del presidente uzbeko de larga data, Islam Karimov, en septiembre de 2016, las nuevas autoridades han dado señales alentadoras de cooperación regional.

Todos los países de Asia Central tienen políticas exteriores multidireccionales, con las que buscan un equilibrio en los vínculos que mantienen con Rusia, China y Occidente. La neutralidad permanente de Turkmenistán está incluso reconocida por las Naciones Unidas. Con la excepción de Kazajistán y Turkmenistán, la relación comercial de los países de la región con la Unión es muy limitada.

Kazajistán es uno de los miembros fundadores de la unión aduanera con Rusia y Bielorrusia. En mayo de 2014, estos tres países establecieron la Unión Económica Euroasiática, a la que más tarde se incorporó Armenia y que entró en vigor el 1 de enero de 2015. Kirguistán se adhirió a ella en mayo de 2015.

Acuerdos en vigor y en fase de negociación

En diciembre de 2015, la Unión firmó un ACC actualizado con Kazajistán, que está pendiente de ratificación, pero se aplica provisionalmente desde el 1 de mayo de 2016. Por lo que respecta al ACC de 1998 con Turkmenistán, es posible que el Parlamento lo apruebe próximamente, siempre que se establezca un sistema para comprobar los avances realizados en materia de derechos humanos. Mongolia firmó un ACC con la Unión en mayo de 2013, que será ratificado por todos los Estados miembros de la Unión en 2017.

La Estrategia de la Unión para Asia Central de 2007 ha sido objeto de revisión en 2012, en 2015 y en junio de 2017. La Estrategia ofrece orientaciones básicas sobre la futura interacción con la región y se basa en anteriores acuerdos, programas de asistencia e iniciativas de la Unión. Su objetivo es alcanzar la estabilidad y la prosperidad, fomentando a la vez sociedades abiertas, el Estado de Derecho, la democratización y unas relaciones de cooperación más profundas en materia de seguridad y diversificación de la energía. Los hidrocarburos de Kazajistán y Turkmenistán pueden resultar importantes para la Unión en el futuro. Una cuestión significativa para una serie de Estados miembros de la Unión fue la retirada de Afganistán, a finales de 2014, de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF), aunque algunos miles de soldados de los Estados Unidos y la OTAN permanecen en el país. En 2013 se inició un diálogo de alto nivel en materia de seguridad entre la Unión y Asia Central. Todos estos países, excepto Turkmenistán, cuentan con delegaciones de la Unión. Además, la Unión está a punto de abrir una delegación en Mongolia.

Los Estados de Asia Central reciben financiación con cargo al Instrumento de Cooperación al Desarrollo (ICD): 1 028 millones de euros para el periodo 2014-2020 (lo que supone un aumento respecto de los 750 millones de euros destinados al periodo 2007-2013), que incluyen tanto asistencia bilateral como programas regionales (360 millones de euros). La asistencia se centra en la educación, la seguridad regional, la gestión sostenible de los recursos naturales y el desarrollo socioeconómico. Kazajistán «superó» recientemente los componentes bilaterales del ICD, pero sigue beneficiándose de los programas regionales. Es probable que, en el futuro, Turkmenistán también se encuentre en la misma situación. El Instrumento Europeo para la Democracia y los Derechos Humanos (IEDDH) está operativo en todos los Estados salvo Turkmenistán y Uzbekistán, donde las organizaciones de la sociedad civil son poco numerosas, están mal organizadas y se encuentran sometidas a un estricto control.

El papel del Parlamento Europeo

a.Posiciones adoptadas (resoluciones)

El Parlamento apoyó la Estrategia de la Unión para Asia Central, pero pidió un planteamiento más focalizado en su Resolución de 13 de abril de 2016 .

  • Por lo que respecta a Kazajistán, el Parlamento destacó la importancia de celebrar un ACC actualizado —y acogió con satisfacción la adhesión del país a la OMC en 2015— y de abordar las violaciones de los derechos humanos. El Parlamento también ha afirmado que aplicará el principio de «más por más» en relación con las reformas políticas y socioeconómicas.
  • En 2010, el Parlamento aprobó una Resolución en solidaridad con Kirguistán a raíz de los violentos disturbios registrados en la región meridional del país. En 2015, manifestó su preocupación por la elaboración de registros de ONG en Kirguistán y por los proyectos de ley sobre «propaganda» LGBT del país.
  • En cuanto a Tayikistán, el Parlamento aprobó la celebración de un ACC en 2009, pero pidió que el país demostrara que había realizado avances en materia de derechos humanos, corrupción, sanidad y educación.
  • El Parlamento ha expresado sistemáticamente su preocupación por la mala situación de los derechos humanos en Turkmenistán.
  • El Parlamento aprobó el Protocolo sobre productos textiles UE-Uzbekistán en diciembre de 2016, si bien condenó el recurso al trabajo infantil y solicitó que se vigilaran los derechos humanos.
  • Las declaraciones del Parlamento sobre Mongolia se han centrado en gran medida en cuestiones económicas, aunque también han abordado el desarrollo y las necesidades humanitarias del país, vinculadas a sus condiciones climáticas extremas. En abril de 2016, Mongolia fue el país anfitrión de la 9.ª reunión de la Asociación Parlamentaria Asia-Europa.

b.Cooperación interparlamentaria

Las comisiones parlamentarias de cooperación con los países de Asia Central se reúnen anualmente. Los diputados supervisan la aplicación de los ACC y se centran en cuestiones relacionadas con los derechos humanos, la violencia política, la cooperación económica y para el desarrollo y los procesos electorales. Si bien no existe una comisión parlamentaria de cooperación con los Parlamentos de Mongolia y Turkmenistán —porque no existe un ACC en vigor—, sí se celebran reuniones interparlamentarias.

c.Observación electoral y promoción de la democracia

Debido a los distintos niveles de desarrollo político y a los grados extremadamente variables de progreso democrático en Asia Central, el Parlamento no ha observado sistemáticamente las elecciones celebradas en la región.

  • En Tayikistán y en Kirguistán, la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE/OIDDH), incluidas las delegaciones del Parlamento Europeo, observó las elecciones parlamentarias de 2015 y extrajo conclusiones negativas sobre el primer país y alentadoras sobre el segundo.
  • Kazajistán ha invitado esporádicamente al Parlamento a observar sus elecciones. La OSCE/OIDDH ha detectado sistemáticamente irregularidades significativas.
  • Una delegación del Parlamento Europeo observó las elecciones presidenciales celebradas en Mongolia en junio/julio de 2017 y concluyó que el país está desarrollando una democracia sólida.
  • El Parlamento nunca ha sido invitado a observar elecciones ni en Uzbekistán ni en Turkmenistán.

Fernando Garcés de los Fayos

09/2017