Acceso directo a la navegación principal (Pulse "Intro")
Acceso a los contenidos de la página (pulse en "Entrada")
Acceso directo a la lista de otros sitios web (Pulse "Intro")

El Mediador del Parlamento Europeo para Casos de Sustracción Internacional de Menores por sus Progenitores

 
 

El cargo de Mediador del Parlamento Europeo para Casos de Sustracción Internacional de Menores por sus Progenitores se creó en 1987 por iniciativa de Lord Plumb, con el fin de ayudar a los hijos de matrimonios o relaciones binacionales que habían sido sustraídos por uno de los progenitores.

El papel del Mediador es ayudar a encontrar una solución aceptable para ambas partes, en el interés superior del menor, cuando, tras la separación de los cónyuges o compañeros de diferente nacionalidad o con residencia en países diferentes, el menor es sustraído por uno de los progenitores. En 2014 Mairead McGuinness fue nombrada mediadora del PE para casos de sustracción internacional de menores, sucediendo a Roberta Angelilli (2009-2014), Evelyne Gebhardt (2004-2009), Mary Banotti (1995-2004) y Marie-Claude Vayssade (1987-1994).

 
 
 

Durante años, la oficina del Mediador ha desempeñado un papel importante coordinando e investigando estos asuntos, y ha aportado soluciones en casos concretos. Recientemente se planteó la posibilidad de recurrir a la mediación familiar en casos de sustracción internacional de menores en las conclusiones del Consejo Europeo de Estocolmo (2009), así como en el Plan de acción de la Comisión por el que se aplica el programa de Estocolmo (2010).

El Parlamento Europeo desempeña un papel activo en este ámbito, no solo por su capacidad legislativa, sino por ofrecer públicamente los beneficios de la experiencia adquirida en la Oficina del Mediador, concediendo siempre máxima prioridad a los intereses del menor.

 
 
 
¿Qué es la mediación?

La mediación es una forma alternativa de resolver disputas que tiene como objetivo establecer la gestión positiva de los conflictos. Su objetivo es persuadir a las partes para que encuentren una solución aceptable y satisfactoria para ambas con la ayuda de un tercero: el mediador.

En los casos de sustracción internacional de menores, el ámbito de trabajo de la mediación se centra en conseguir un acuerdo negociado en el único interés del menor. La responsabilidad principal del Mediador del Parlamento Europeo para Casos de Sustracción Internacional de Menores es ayudar a los padres a que encuentren la mejor solución para el bienestar de su hijo. Para que los padres y los hijos no tengan que sufrir el estrés emocional y psicológico que se deriva de los procedimientos judiciales, el Mediador del PE facilita información e informa de la existencia de un método alternativo para solucionar la disputa, es decir, la mediación.

Métodos del procedimiento de mediación

Los padres que deseen llevar a cabo un procedimiento de mediación comparecen en el Parlamento Europeo o el lugar de residencia del menor (en función de las circunstancias del caso) para debatir su disputa abiertamente fuera del rígido procedimiento jurídico; el procedimiento ofrece apoyo acreditado y válido mientras intenta favorecer el intercambio y que este resulte beneficioso.

Tras recibir una solicitud de un ciudadano, lo primero que hace la Oficina del Mediador es analizar dicha solicitud:

a/ si no existe fundamento jurídico que impida la mediación (como haber incurrido en un delito), se inicia formalmente un procedimiento de mediación y se solicita a las partes que firmen una declaración en la que aprueban la mediación;

b/ a continuación se entabla un diálogo entre las partes en forma de conferencias telefónicas y el intercambio de correspondencia por correo ordinario y electrónico. El objetivo es determinar los asuntos fundamentales que se abordarán en las negociaciones;

c/ una vez se han establecido los puntos clave de un acuerdo por consentimiento mutuo, se redacta un borrador que se debate después con vistas a acordar una versión final del texto durante las sesiones de mediación;

d/ la mediación se produce en el edificio del Parlamento Europeo, en presencia de las partes (a veces a través de vídeo o teleconferencia), del personal de la Oficina del Mediador y, si procede, de los representantes legales de las partes;

e/ en caso de vídeo o teleconferencia, las partes negocian desde una «institución», como un embajada, un consulado o una Oficina de Delegación de la UE;

f/ una vez se ha alcanzado un acuerdo de mediación, este es firmado por las partes y el Mediador, adquiriendo carácter oficial.

El acuerdo de mediación es un contrato privado entre las partes.

Este contrato deriva su validez jurídica del hecho de que las partes han alcanzado un acuerdo mutuo sobre los asuntos tratados durante el procedimiento de mediación. Al ayudar a las partes a alcanzar un acuerdo, el Mediador del Parlamento Europeo se asegura de blindarlo jurídicamente comprobando que todo lo acordado es lícito y leal.

A instancias de las partes, el acuerdo final de mediación puede remitirse a los tribunales competentes en los países de origen o residencia de las partes para su aprobación y, si procede, utilizarse como base de una separación o divorcio de mutuo acuerdo.

El servicio de mediación es gratuito. El Parlamento Europeo proporciona a las partes la asistencia legal necesaria para alcanzar un acuerdo lícito y debidamente estructurado, firmado por la Oficina del Mediador.

Ventajas del procedimiento y efectos

Un acuerdo alcanzado por las partes en un procedimiento de mediación puede evitar la reubicación innecesaria del menor, permite a los padres abordar todos los temas que afectan a la familia de forma activa y resuelta y representa un método más rápido y menos costoso que los procedimientos judiciales. Una vez las partes han entendido, aceptado y firmado el acuerdo, este se puede trasladar a los tribunales, que pueden formalizar sus términos mediante una orden judicial que sea reconocida y aplicable en otros países.

 
 
 
 

El Mediador del Parlamento Europeo para casos de sustracción internacional de menores por sus progenitores
 
  • Office of the European Parliament Mediator for International Parental Child Abduction
  • Bât. Altiero Spinelli - ASP 8F 243
    60 rue Wiertz / Wiertzstraat 60
    B-1047 – Bruxelles / Brussels
    Belgium
 
 

Artículo 24 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea Derechos del menor

1. Los menores tienen derecho a la protección y a los cuidados necesarios para su bienestar. Podrán expresar su opinión libremente. Ésta será tenida en cuenta en relación con los asuntos que les afecten, en función de su edad y de su madurez.

2.En todos los actos relativos a los menores llevados a cabo por autoridades públicas o instituciones privadas, el interés superior del menor constituirá una consideración primordial.

3.Todo menor tiene derecho a mantener de forma periódica relaciones personales y contactos directos con su padre y con su madre, salvo si son contrarios a sus intereses.