Procedimiento : 2015/2044(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0143/2015

Textos presentados :

A8-0143/2015

Debates :

PV 18/05/2015 - 17
CRE 18/05/2015 - 17

Votaciones :

PV 19/05/2015 - 5.12
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2015)0196

INFORME     
PDF 244kWORD 117k
27.4.2015
PE 549.307v03-00 A8-0143/2015

sobre la financiación para el desarrollo

(2015/2044(INI))

Comisión de Desarrollo

Ponente: Pedro Silva Pereira

ENMIENDAS
PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 OPINIÓN de la Comisión de Presupuestos
 RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

sobre la financiación para el desarrollo

(2015/2044(INI))

El Parlamento Europeo,

–       Vistos los documentos finales de la Primera y la Segunda Conferencias Internacionales sobre la Financiación para el Desarrollo, en particular el Consenso de Monterrey de 2002 y la Declaración de Doha de 2008,

–       Vistas las Resoluciones 68/204 y 68/279 de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo, que se celebrará en Adís Abeba (Etiopía) del 13 al 16 de julio de 2015,

–       Visto el documento titulado «Elements», de 21 de enero de 2015, presentado por los copresidentes del Proceso Preparatorio de la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo,

–       Visto el informe de síntesis del Secretario General de las Naciones Unidas, de diciembre de 2014, sobre la agenda para después de 2015 titulado «El camino hacia la dignidad para 2030: acabar con la pobreza y transformar vidas protegiendo el planeta»,

–       Visto el informe del Comité Intergubernamental de Expertos en Financiación del Desarrollo Sostenible, de agosto de 2014,

–       Visto el informe del Grupo de Trabajo Abierto de las Naciones Unidas sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, de julio de 2014,

–       Visto el informe de 2014 de la UNCTAD sobre las inversiones en el mundo titulado «Invertir en los objetivos de desarrollo sostenible: plan de acción»(1),

–       Visto el documento final de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20), de junio de 2012, titulado «El futuro que queremos»,

–       Vista la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas titulada «Hacia el establecimiento de un marco jurídico multilateral para los procesos de reestructuración de la deuda soberana», de septiembre de 2014,

–       Vista la Comunicación de la Comisión, de 5 de febrero de 2015, titulada «Una asociación mundial para erradicar la pobreza e impulsar el desarrollo sostenible después de 2015» (COM(2015)0044)(2),

–       Vista la Comunicación de la Comisión, de 2 de junio de 2014, titulada «Una vida digna para todos: de la visión a la acción colectiva» (COM(2014)0335)(3),

–       Vista la Comunicación de la Comisión, de 16 de julio de 2013, titulada «Después de 2015: Hacia un enfoque global e integrado para financiar la erradicación de la pobreza y la consecución del desarrollo sostenible» (COM(2013)0531)(4),

–       Vista la Comunicación de la Comisión, de 27 de febrero de 2013, titulada «Una vida digna para todos: Acabar con la pobreza y dar al mundo un futuro sostenible» (COM(2013)0092)(5),

–       Vistas las Conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores, de 12 de diciembre de 2013, sobre la coherencia de las políticas para el desarrollo,

–       Vistas las Conclusiones del Consejo de Asuntos Generales, de 16 de diciembre de 2014, sobre el tema «Una agenda transformadora para después de 2015»(6),

–       Vistas las Conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores, de 12 de diciembre de 2013, sobre la financiación de la erradicación de la pobreza y el desarrollo sostenible con posterioridad a 2015(7),

–       Vistas las Conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores, de 12 de diciembre de 2014, sobre un papel más importante del sector privado en la cooperación al desarrollo,

–       Vistas las Conclusiones del Consejo de Asuntos Generales, de 25 de junio de 2013, sobre el programa general posterior a 2015(8),

–       Vista su Resolución, de 25 de noviembre de 2014, sobre la UE y el marco mundial para el desarrollo posterior a 2015(9),

–       Vista su Resolución, de 23 de septiembre de 2008, sobre el seguimiento de la Conferencia de Monterrey sobre la Financiación para el Desarrollo de 2002(10),

–       Vistas sus Resoluciones, de 26 de noviembre de 2014, sobre la Conferencia 2014 de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático − COP 20 de Lima, Perú (1-12 de diciembre de 2014)(11); de 26 de febrero de 2014, sobre el fomento del desarrollo a través de prácticas empresariales responsables, incluido el papel de las industrias extractivas en los países en desarrollo(12); de 8 de octubre de 2013, sobre corrupción en los sectores público y privado: su impacto en los derechos humanos en terceros países(13); de 21 de mayo de 2013, sobre la lucha contra el fraude fiscal, la evasión fiscal y los paraísos fiscales(14); y de 16 de abril de 2013, sobre la promoción del desarrollo a través del comercio(15),

–       Vista la Decisión nº 472/2014/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de abril de 2014, relativa al Año Europeo del Desarrollo (2015)(16),

–       Visto el Reglamento (UE) nº 233/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de marzo de 2014, por el que se establece un Instrumento de Financiación de la Cooperación al Desarrollo para el período 2014-2020,

–       Visto el artículo 208 del TFUE, que estipula que el objetivo principal de la política de desarrollo de la UE es la erradicación de la pobreza y establece el principio de coherencia de las políticas en favor del desarrollo,

–       Visto el artículo 52 de su Reglamento,

–       Vistos el informe de la Comisión de Desarrollo y la opinión de la Comisión de Presupuestos (A8-0143/2015),

A.     Considerando que 2015 es un año crucial para los esfuerzos de desarrollo a escala mundial, con la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y un acuerdo sobre una acción mundial contra el cambio climático, que serán válidos hasta 2030;

B.     Considerando que la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo, que se celebrará en Adís Abeba (Etiopía) del 13 al 16 de julio de 2015, debe crear las condiciones necesarias para la financiación y la aplicación de la agenda para después de 2015, y que el éxito de esta agenda dependerá del grado de ambición que se demuestre en dicha conferencia;

C.     Considerando que hay 1 500 millones de personas que aún viven en la pobreza y padecen privaciones en lo tocante a la salud, la educación y el nivel de vida, especialmente en Estados frágiles y afectados por conflictos; que esto es inaceptable, dado que existen suficientes recursos en el mundo para poner fin a esta situación de forma progresiva;

D.     Considerando que la erradicación de la pobreza y la desigualdad solo puede lograrse mediante la movilización de recursos suficientes y adecuados para todos y una mayor focalización en los grupos marginados, como los niños, las mujeres, las personas de edad avanzada o las personas con discapacidad; que, si bien se ha reducido significativamente la pobreza extrema, el progreso en lo relativo a los niños ha sido más lento, por lo que la inversión en los niños, movilizando tanto recursos nacionales como fondos públicos internacionales, es un factor clave;

E.     Considerando que el desarrollo sostenible no es posible sin la paz y la seguridad, como se reconoce en el Consenso Europeo sobre Desarrollo de 2005;

F.     Considerando que las tres cuartas partes de las personas más pobres del mundo, unos 960 millones de personas, viven actualmente en países de renta media, y que, por consiguiente, un nuevo paradigma de desarrollo exige programas destinados tanto a las personas pobres como a los países pobres;

G.     Considerando que la UNCTAD calcula que las necesidades de financiación en los países en desarrollo para los nuevos ODS ascienden a unos 3,9 billones de dólares al año y que actualmente faltan 2,5 billones de dólares al año; que los costes de una acción insuficiente llegarán a superar con creces los costes de una acción decidida en favor del desarrollo sostenible;

H.     Considerando que la magnitud del desafío que supone la financiación de los ODS requiere una asociación sólida y a escala mundial y el uso de todas las formas de financiación (nacional, internacional, pública y privada, así como fuentes de financiación innovadoras) y de medios no financieros; que la financiación privada puede complementar, pero no sustituir a la financiación pública;

I.      Considerando que la movilización de recursos nacionales y la ayuda oficial al desarrollo (AOD) son fundamentos irremplazables de la financiación del desarrollo que deben reforzarse;

J.      Considerando que el potencial de movilización de los recursos nacionales de los países en desarrollo es considerable, pero que en la situación actual existen límites a lo que pueden lograr los países por sí solos; que en la mayoría de los países en desarrollo los ingresos fiscales siguen siendo bajos en relación con el PIB, por lo que es esencial promover sistemas tributarios equilibrados, justos y eficientes, acordes con la capacidad de pago de los contribuyentes y las empresas; que la movilización de los recursos nacionales también exige un reparto equitativo y transparente de los beneficios de los recursos naturales;

K.     Considerando que son muy pocos los países desarrollados que cumplen su compromiso de destinar el 0,7 % de la renta nacional bruta (RNB) a la AOD, incluido un porcentaje de entre el 0,15 y el 0,20 % de la RNB para los países menos adelantados (PMA); que los Estados miembros que se adhirieron a la UE en 2004 o más tarde se han comprometido a hacer esfuerzos para alcanzar el objetivo del 0,33 % de la RNB, pero que ninguno de ellos lo ha logrado aún;

L.     Considerando que muchos países menos desarrollados son países frágiles o fragilizados por acontecimientos externos como conflictos armados, epidemias como el ébola o catástrofes naturales y que necesitan por ello un mayor apoyo;

M.    Considerando que la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la seguridad dependen en gran medida de la capacidad de un Estado para ejercer sus funciones soberanas, garantizar el Estado de Derecho y ofrecer servicios públicos básicos como el acceso a la educación y la asistencia sanitaria, respetando al mismo tiempo el principio de apropiación; que estos países necesitan especialmente un mayor apoyo para instaurar sistemas sanitarios sólidos;

N.     Considerando que la agenda de desarrollo se está ampliando, por lo que es importante reconocer e incentivar aún más los esfuerzos que se están realizando por encima y más allá de la AOD; que, a pesar de la difícil situación presupuestaria en muchos países de la OCDE, la AOD se ha mantenido en niveles elevados y alcanzó un máximo histórico de 134 800 millones de dólares en 2013; que la OAD puede actuar como catalizador para atraer la inversión privada, y que debe tenerse presente la pertinencia de los instrumentos financieros innovadores en este contexto;

O.     Considerando que el sector privado y la inversión extranjera directa (IED), siempre que se regulen adecuadamente y se vinculen a mejoras concretas de la economía nacional, tienen un gran potencial para contribuir a la consecución de los ODS, como se refleja en la propuesta de la UNCTAD relativa a un Plan de acción para invertir en los ODS;

P.     Considerando que los flujos de capital privado afectan a los países en desarrollo de muy diversas maneras, tanto positivas como negativas; que los flujos financieros que llegan a los países en desarrollo procedentes de fuentes privadas son importantes, pero sumamente volátiles, se distribuyen de forma desigual y con frecuencia se asocian a salidas de capital, como la repatriación de beneficios, que desde 2010 ha superado la IED;

Q.     Considerando que la sociedad civil desempeña un papel clave a la hora de asegurar un proceso universal e inclusivo, a escala tanto nacional como mundial, y contribuye a la buena gobernanza y a la rendición de cuentas; que la ayuda al desarrollo y la corrupción son incompatibles;

R.     Considerando la importancia de promover el uso de los servicios bancarios en los países en desarrollo;

S.     Considerando que la UE y sus Estados miembros, como los principales donantes de ayuda al desarrollo que son, deben liderar el proceso de la financiación para el desarrollo y contribuir a dar una respuesta creíble a los retos que plantea la financiación del desarrollo, garantizando la coherencia de las políticas en favor del desarrollo en el marco de la agenda para después de 2015; que otros países desarrollados y emergentes deberían seguir el ejemplo de la UE;

Una asociación mundial

1.      Acoge con satisfacción el borrador inicial del documento final de la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo, y pide a la UE y a sus Estados miembros que lo apoyen;

2.      Acoge con satisfacción el informe de síntesis del Secretario General de las Naciones Unidas y su enfoque transformador, universal, global e integrado para lograr una ambiciosa asociación mundial sobre nuevos objetivos de desarrollo, así como el marco financiero correspondiente, centrado en la erradicación de la pobreza, la universalidad de los derechos humanos y la igualdad de género; insiste en que esa ambiciosa asociación no tendrá éxito si no se prevén unos medios exhaustivos y sustanciales para su realización;

3.      Insta a la UE a que afirme su liderazgo político en todo el proceso preparatorio para la definición de un marco de desarrollo sostenible, un acuerdo renovado sobre financiación para el desarrollo y otros medios de ejecución, junto con los compromisos y valores establecidos en sus Tratados constitutivos; considera que la prestación de la ayuda al desarrollo de la UE no debe ser objeto de condiciones impuestas por otros donantes;

4.      Insiste en que la UE y sus Estados miembros deben mantener su posición como principales donantes de ayuda al desarrollo, defendiendo al mismo tiempo la responsabilidad compartida; pide a los países de renta alta, los países de renta media-alta y las economías emergentes que asuman compromisos significativos;

5.      Acoge favorablemente la reciente Comunicación de la Comisión titulada «Una asociación mundial para erradicar la pobreza e impulsar el desarrollo sostenible después de 2015» por su carácter global, por centrarse en la coherencia política y por confirmar que la UE está decidida a desempeñar plenamente su papel en esta asociación global; lamenta que exista, no obstante, cierta falta de compromiso en relación con el plazo para futuros objetivos financieros;

Financiación pública internacional

6.      Subraya que la AOD sigue siendo un instrumento esencial para financiar el desarrollo; insta a la UE y a sus Estados miembros a que vuelvan a comprometerse sin demora a cumplir el objetivo de destinar el 0,7 % de la RNB a la AOD, reservando al menos el 50 % de su AOD y el 0,2 % de la RNB para los PMA, y que presenten, teniendo en cuenta las restricciones presupuestarias, calendarios presupuestarios plurianuales para el aumento de dichos niveles de aquí a 2020; acoge con satisfacción la posición firme de la UE de centrar los esfuerzos tanto en la cantidad como en la calidad de la ayuda al desarrollo; pide a otros socios desarrollados y a los países emergentes que aumenten su ayuda al desarrollo, e insta a la Comisión y a los Estados miembros a que convenzan a otros donantes públicos y privados en todo el mundo para que cumplan sus promesas financieras y asuman nuevos compromisos; subraya que todos los donantes deben velar por que la AOD consista en transferencias auténticas hacia los países en desarrollo;

7.      Subraya que la UE y otros países desarrollados deben respetar su compromiso de proporcionar financiación nueva, adicional y a mayor escala para la lucha contra el cambio climático con el fin de lograr el objetivo de movilizar conjuntamente, de aquí a 2020, 100 000 millones de dólares anuales, procedentes de una gran variedad de fuentes, públicas y privadas, bilaterales y multilaterales, incluidas fuentes alternativas; lamenta la falta de progresos en lo que respecta a la incorporación de la financiación para la lucha contra el cambio climático en la AOD; solicita un esfuerzo concertado a escala internacional por parte de los países desarrollados y los países emergentes para encontrar nueva financiación adicional para la lucha contra el cambio climático para los países en desarrollo —pero no a expensas del presupuesto para el desarrollo— en el marco del acuerdo sobre una acción mundial contra el cambio climático que se adoptará en la Conferencia de París en diciembre de 2015; considera que la UE debe proponer pasos intermedios en el proceso hacia la plena incorporación; insta a los Estados miembros a que destinen los ingresos recaudados a través de los mercados del carbono a la lucha contra el cambio climático en los países en desarrollo; pide asimismo a las economías emergentes que movilicen financiación destinada a la lucha contra el cambio climático para los países en desarrollo;

8.      Apoya el uso de fuentes innovadoras para obtener financiación adicional para el desarrollo y la lucha contra el cambio climático, incluidos los impuestos sobre las transacciones financieras, los impuestos sobre el carbono en el transporte aéreo y marítimo internacional y la asignación automática de los ingresos procedentes del mercado del carbono; acoge con satisfacción los esfuerzos adicionales realizados a escala europea e internacional para encontrar otras fuentes de financiación;

9.      Subraya que la AOD debe seguir siendo el patrón de medida de los esfuerzos financieros realizados; apoya la introducción de un indicador complementario relativo al apoyo oficial total para el desarrollo sostenible (TOSSD), siempre que quede claro que dicho indicador no puede sustituir en forma alguna ni reducir la importancia de la AOD como patrón de medida;

10.    Observa que, si bien la mayor parte de la AOD se proporciona en forma de subvenciones, la concesión de préstamos en condiciones favorables también es una herramienta importante pero que agrava la carga de la deuda y puede provocar una burbuja de la deuda, especialmente en los países del África subsahariana y del Caribe que disponen de ingresos limitados para pagar la deuda; pide a los donantes, por consiguiente, que concedan sus ayudas a los PMA en forma de subvenciones; considera que los préstamos en condiciones favorables podrían no ser adecuados para las inversiones en sectores sociales en los que no se busca la obtención de beneficios; acoge con satisfacción el acuerdo del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE de modernizar la información sobre préstamos en condiciones favorables introduciendo un sistema de cálculo del equivalente en subvenciones al objeto de calcular los importes de la AOD;

11.    Señala que la UE es el principal donante mundial de ayuda al desarrollo, ya que representa casi el 60 % de la ayuda oficial mundial al desarrollo; pide, no obstante, a la Comisión que facilite datos claros y transparentes sobre la parte correspondiente del presupuesto total destinada a la ayuda al desarrollo de la UE, con el fin de evaluar el seguimiento del Consenso de Monterrey por parte de todos los donantes europeos; lamenta la falta de visibilidad del nivel de las contribuciones financieras de la UE a los países en desarrollo, y pide a la Comisión que desarrolle herramientas de comunicación e información adecuadas y específicas para aumentar la visibilidad de la ayuda al desarrollo de la UE;

12.    Pide a la UE que tenga en cuenta las necesidades financieras a largo plazo favoreciendo y adoptando un enfoque más estratégico, ambicioso y universal en consonancia con los ODS;

13.    Recuerda la contribución del presupuesto de la UE a la financiación para el desarrollo con un importe de 19 700 millones de euros destinados a la cooperación al desarrollo y 6 800 millones de euros para la ayuda humanitaria entre 2014 y 2020, además de 2 200 millones de euros consignados en la reserva de ayuda de emergencia; señala asimismo los 30 500 millones de euros del Fondo Europeo de Desarrollo (FED); aboga por la inclusión del FED en el presupuesto, lo que tendría ventajas como una mayor transparencia, visibilidad, eficiencia y eficacia; celebra la oportunidad que brindan la revisión intermedia tras las elecciones y la revisión del marco financiero plurianual para tener en cuenta las crecientes necesidades estructurales en materia de ayuda humanitaria, así como las necesidades de desarrollo de los países más pobres y más frágiles;

14.    Señala que el presupuesto para 2015 asigna 2 400 millones de euros en créditos de compromiso (2 100 millones de euros en créditos de pago) a la cooperación al desarrollo, así como 928,8 millones de euros en créditos de compromiso (918,8 millones de euros en créditos de pago) a la ayuda humanitaria; apoya las medidas adoptadas para reducir el retraso de las facturas sin pagar, principalmente con miras a mantener la viabilidad financiera de los socios más vulnerables, y subraya la importancia del principio de paridad entre los compromisos y los pagos en lo que respecta a la ayuda humanitaria, ya que las crisis se producen con mayor frecuencia y los fondos deben desembolsarse rápidamente;

15.    Recuerda que la cooperación al desarrollo es una responsabilidad compartida de la UE y de los Estados miembros y que debe ser coherente con los conceptos de complementariedad y coordinación; destaca la necesidad de involucrar a la sociedad civil y a las autoridades locales en el proceso de coordinación;

16.    Pide a la UE y a sus Estados miembros que promuevan una agenda de efectividad de la ayuda basándose en los compromisos de la Alianza de Busan para la Cooperación Eficaz al Desarrollo, una reducción de la fragmentación de la ayuda a través de un mecanismo de financiación conjunta y una mayor coordinación entre los distintos mecanismos de suministro de la ayuda y las partes interesadas; hace hincapié en que toda la financiación al desarrollo debe realizarse en favor de los pobres, ser sensible a las cuestiones de género, respetuosa con el medio ambiente y a prueba de cambio climático;

17.    Recuerda que, de conformidad con el TFUE, la reducción y eventual erradicación de la pobreza es el principal objetivo de la UE en materia de desarrollo, mientras que la defensa de los derechos humanos, la igualdad de género, la cohesión social y la lucha contra las desigualdades deben permanecer en el centro de las actividades de desarrollo;

18.    Hace hincapié en la importancia de establecer prioridades claras en relación con el gasto prestando atención especial a las medidas en el ámbito de la salud, la educación, la energía, el abastecimiento de agua y las infraestructuras; subraya la necesidad de redoblar los esfuerzos y las mejoras en el ámbito de la eficacia de la ayuda a través de un mayor grado de coordinación entre los distintos mecanismos de ayuda y los donantes;

19.    Subraya que la AOD debe dar prioridad a los servicios sociales básicos para todos y a los «bienes públicos» que el sector privado presta con menor eficacia, como la educación primaria, las redes de protección social, la atención sanitaria y las infraestructuras de saneamiento y de suministro de agua, de modo que los países en desarrollo puedan alcanzar su pleno potencial; hace hincapié en que la accesibilidad debe ser un criterio clave de la financiación pública internacional para promover servicios e infraestructuras universales e inclusivas;

20.    Destaca la necesidad de asegurar que las poblaciones más vulnerables tengan acceso a oportunidades de desarrollo; recuerda, en este sentido, que el hecho de canalizar la ayuda solo a través de los Gobiernos conlleva el riesgo de que las comunidades marginadas o vulnerables no cuenten con una financiación suficiente;

21.    Resalta la importancia de que los bancos de desarrollo movilicen fondos adicionales para reducir la brecha en materia de financiación en infraestructuras y de acceso al crédito en los países en desarrollo que cuentan con mecanismos de seguimiento y de evaluación de impacto;

22.    Destaca que es absolutamente necesario que la UE aspire a alcanzar el máximo nivel de coordinación para lograr la coherencia con otros ámbitos de actuación (medio ambiente, migración, comercio internacional, derechos humanos, agricultura, etc.) y evitar la duplicación de tareas y la incoherencia de las actividades; recuerda que el Tratado de Lisboa (artículo 208 del TFUE) convirtió la coherencia de las políticas de desarrollo en una obligación;

Movilización de los recursos nacionales y cooperación fiscal internacional

23.    Hace hincapié en que la movilización de los recursos nacionales es más previsible y sostenible que la ayuda exterior y debe ser una fuente clave de financiación; alienta los esfuerzos de los países en desarrollo para incrementar dicha movilización; destaca la importancia de una mejor recaudación de impuestos en los países en desarrollo y la necesidad de sistemas tributarios sólidos, equilibrados, justos y eficientes, que vayan en favor de los pobres, sean sensibles a los grupos más vulnerables y respeten los compromisos internacionales en materia de desarrollo sostenible; aboga por la eliminación de subsidios perjudiciales en los ámbitos de la energía (en particular, los combustibles fósiles), la pesca y la agricultura;

24.    Pide a la Comisión que aumente su asistencia en materia de refuerzo de las capacidades en los ámbitos de la administración fiscal, la gobernanza financiera, la gestión de las finanzas públicas, la lucha contra la corrupción, la recuperación de activos robados y la lucha contra la evasión fiscal y los precios de transferencias erróneos; considera que corresponde a la Unión un papel clave en relación con este aspecto; recuerda la importancia de la distribución de los ingresos fiscales procedentes de recursos naturales, en especial a través de la creación de fondos soberanos; subraya la necesidad de acelerar y de aumentar los esfuerzos que se están realizando en la actualidad en relación con la mejora de la información presupuestaria, y se pronuncia a favor de una mayor armonización de las prácticas en materia de información presupuestaria entre los distintos Estados;

25.    Pide a la UE y a sus Estados miembros que acometan una ofensiva activa contra los paraísos fiscales, la evasión fiscal y los flujos financieros ilícitos, que superan con creces a la asistencia al desarrollo y contribuyen a la deuda de los países en desarrollo, que colaboren con los países en desarrollo para contrarrestar las prácticas agresivas en materia de elusión fiscal por parte de determinadas empresas transnacionales, y que busquen maneras de ayudar a los países en desarrollo a soportar las presiones para que participen en la competencia fiscal, pues esta debilita la movilización de recursos nacionales para el desarrollo;

26.    Apoya la creación de un organismo intergubernamental para la cooperación fiscal bajo los auspicios de las Naciones Unidas; alienta el intercambio automático de información; pide la creación de registros públicos sobre propiedad efectiva y la obligatoriedad de presentar informes desglosados por país para las empresas transnacionales de todos los sectores, así como de garantizar una distribución justa de los derechos tributarios y negociar, simultáneamente, tratados fiscales y de inversión con los países en desarrollo;

27.    Considera que las normas internacionales en el ámbito del impuesto sobre sociedades deben incluir el principio según el cual los impuestos deben pagarse donde se extrae o crea su valor;

28.    Destaca la importancia decisiva de la buena gobernanza, la protección de los derechos humanos, el Estado de Derecho, el marco institucional y los instrumentos de regulación; apoya, en particular, la inversión en el desarrollo de capacidades, servicios sociales básicos tales como la educación y la sanidad (que asegure una cobertura sanitaria universal), incluida la salud y los derechos sexuales y reproductivos, la nutrición, los servicios públicos, la protección social y la lucha contra la pobreza y la desigualdad, también entre los niños y desde una perspectiva de género; reconoce la necesidad de infraestructuras accesibles y de inversiones públicas selectivas, así como de la utilización sostenible de los recursos naturales, en particular en el sector de las industrias extractivas;

29.    Subraya que la financiación al desarrollo debe fortalecer los recursos disponibles para promover la igualdad entre mujeres y hombres, los derechos de las mujeres y la capacitación de las mismas; hace hincapié en el papel específico de las mujeres en la sociedad y enfatiza que esto debe incluir la integración de la dimensión de género en los presupuestos, inversiones específicas en sectores clave, como la salud y la educación, y medidas para asegurar que toda la financiación al desarrollo tenga plenamente en cuenta la situación de las mujeres y las niñas;

30.    Pide una mayor financiación de la investigación y el desarrollo en los ámbitos de la ciencia, la tecnología y la innovación en los países en desarrollo, si bien reconoce que esta financiación debe ser nacional y también internacional; insta a que se fomenten una investigación y un desarrollo que ofrezcan progresos hacia la resolución de desafíos complejos y avances en relación con una buena gestión de los bienes públicos comunes, como la tecnología y la innovación para la salud; señala el importante papel de las microempresas y de las pequeñas y medianas empresas en este contexto; pide que se examinen todos los regímenes de derechos de propiedad intelectual introducidos en países en desarrollo mediante acuerdos de libre comercio a fin de determinar posibles repercusiones negativas, por ejemplo en la sanidad pública, el medio ambiente o la transferencia de tecnología;

Sector privado y sociedad civil

31.    Subraya la importancia de unas condiciones favorables para la empresa privada y el emprendimiento en los países en desarrollo, en especial para las microempresas y las pymes, pues estas desempeñan un papel fundamental como motor de la creación de empleo y el crecimiento integrador; pide, en particular, que se refuercen los sistemas de microcrédito y de garantía; insiste en la necesidad de seguir desarrollando los bancos locales y regionales y las cooperativas de crédito con el fin de reducir de manera significativa los tipos de interés excesivos en relación con los préstamos del mercado con miras a apoyar mejor el desarrollo de la comunidad a escala local(17); pide la alineación del sector privado con los objetivos de desarrollo sostenible a través de asociaciones apropiadas, instrumentos financieros, incentivos, un marco de rendición de cuentas y la responsabilidad social de las empresas (RSE); recuerda la necesidad de respetar las normas internacionales, como las de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos y Empresas;

32.    Hace hincapié en la necesidad de favorecer que las empresas dispongan de instrumentos de información y formación, y de plataformas de asesoramiento esenciales para su desarrollo;

33.    Subraya que, con el fin de dar un impulso a la economía a largo plazo, es esencial que los jóvenes y las mujeres puedan acceder al crédito para respaldar la creación de empresas emergentes;

34.    Destaca el papel de cohesión social que desempeña el espíritu empresarial colectivo de las asociaciones de productores para prevenir conflictos étnicos y religiosos;

35.    Insiste en que el apoyo de la UE al sector privado y su cooperación con este pueden y deben contribuir a reducir la pobreza y las desigualdades y respetar y promover los derechos humanos, las normas medioambientales, los compromisos relacionados con el clima y el diálogo social; pide que se establezca un marco jurídico vinculante para las empresas, incluidas las corporaciones transnacionales, que incluya un mecanismo para tratar las quejas;

36.    Pide a la UE que, junto a los países en desarrollo, establezca un marco regulador, en consonancia con el exhaustivo Marco de Políticas de Inversión para el Desarrollo Sostenible de la UNCTAD que estimule una inversión más responsable, transparente y justificable, a fin de contribuir al desarrollo del sector privado nacional en los países en desarrollo;

37.    Pide a la Comisión que apoye un mayor acceso a la financiación para las microempresas y las pymes en los países en desarrollo; subraya la importancia de los sistemas de microcrédito, especialmente para las mujeres; anima a seguir impulsando los bancos locales y regionales y las cooperativas de crédito; pide a la Comisión que anime a los países en desarrollo a instaurar políticas y marcos jurídicos que favorezcan el desarrollo de servicios bancarios; señala la necesidad de información y formación, en varios niveles, también entre los pobres, las mujeres y otros grupos vulnerables, en materia de finanzas, uso de productos bancarios y seguros, y de las nuevas tecnologías pertinentes;

38.    Recuerda que la ayuda pública por sí sola dista mucho de ser suficiente para cubrir todas las necesidades de inversión en los países en desarrollo; insiste, por lo tanto, en el efecto multiplicador de la combinación de las asociaciones público-privadas (APP) como medio para mejorar el impacto de la ayuda al desarrollo, atraer financiación privada y apoyar a las empresas locales; destaca, no obstante, que la financiación combinada no debe sustituir a la responsabilidad de los Estados de satisfacer las necesidades sociales, debe estar en consonancia con los objetivos de desarrollo nacionales y debe guiarse por los principios de eficacia del desarrollo; apoya las APP, especialmente en el ámbito de la investigación relacionada con la Iniciativa sobre Medicamentos Innovadores, como el programa Ébola+;

39.    Pide la adopción de normas y criterios internacionales y un análisis del riesgo de deuda para la combinación de proyectos y APP que atraigan financiación privada y apoyen a las empresas locales, a la vez que respeten las normas en materia de derechos humanos acordadas internacionalmente y por la OIT y la OMS; insta a la Comisión a que, ante su deseo de ampliar considerablemente el uso de la financiación combinada en el futuro, aplique las recomendaciones que se formulan en el Informe especial del Tribunal de Cuentas Europeo sobre el uso de la financiación combinada, y evalúe el mecanismo de préstamos y subvenciones combinados, en particular en términos de desarrollo y adicionalidad financiera, transparencia y rendición de cuentas; pide al BEI y a otras instituciones financieras de desarrollo que den prioridad a las inversiones en empresas y fondos que hagan públicas las titularidades efectivas y presenten informes desglosados por países;

40.    Apoya un mayor acceso al mercado para los países en desarrollo, especialmente los PMA, dado que puede fortalecer el sector privado y crear incentivos para la reforma; insta a la Comisión a que garantice que los acuerdos comerciales y de inversión, especialmente con los países en desarrollo, los PMA y los Estados frágiles, estén en consonancia con los ODS y fomenten los derechos humanos y la integración regional; hace hincapié en que estos acuerdos deben someterse a evaluaciones de su impacto en los ODS; apoya la sugerencia de la Comisión de actualizar su estrategia de ayuda al comercio a la luz de los resultados de las negociaciones para después de 2015 y de conceder un trato especial y diferenciado a los países en desarrollo, a los PMA y a los Estados frágiles en los acuerdos comerciales respetando al mismo tiempo su espacio político para adoptar decisiones soberanas de acuerdo con su contexto nacional y las necesidades de su población;

41.    Aboga por una acción que impulse el uso y la transparencia de los sistemas de contratación pública nacional en las actividades que gestiona el sector público y por el fortalecimiento de las autoridades en materia de competencia de los países en desarrollo;

42.    Destaca la contribución positiva de los migrantes al desarrollo de sus países de origen y pide más cooperación efectiva e innovadora en la política de migración entre los países de origen y de destino; llama la atención sobre los importantes y crecientes flujos financieros que representan las remesas de la diáspora y apoya la creación de fondos de la diáspora; pide que prosigan los esfuerzos para reducir los gastos de transferencia a fin de mejorar el impacto en el desarrollo local en los países de origen;

43.    Defiende una mayor participación de las autoridades locales y de la sociedad civil, incluidas las ONG centradas en la comunidad, en los diálogos sobre las prioridades en materia de desarrollo, en especial en la conferencia de Adís Abeba, así como una aplicación más inclusiva y responsable de la agenda para después de 2015; destaca el papel de las ONG en la ejecución de las operaciones sobre el terreno y en la elaboración de los mecanismos de responsabilidad, control y revisión; reconoce que el papel de las autoridades locales en la realización de los ODS requiere la asignación de los recursos necesarios; pide que, en los diálogos sobre la agenda para después de 2015, se consulte en mayor medida a los jóvenes, en particular a través de tecnologías de comunicación innovadoras; destaca el papel de las delegaciones de la UE como facilitadoras de dichos diálogos;

Gobernanza mundial

44.    Recuerda el papel central de las Naciones Unidas, en complementariedad con otras instituciones y foros existentes, como la OCDE, en la gobernanza económica mundial y el desarrollo; pide una representación equitativa y equilibrada desde la perspectiva de género de todos los países en las instituciones multilaterales y otros órganos reguladores y normativos, incluidas las instituciones financieras internacionales; recuerda que todas las instituciones financieras internacionales deben respetar normas básicas de transparencia, tal como se prevé en la Carta de Transparencia para las Instituciones Financieras Internacionales, y adoptar políticas de divulgación;

45.    Insiste en que deben ofrecerse soluciones de deuda de carácter sostenible, que incluyan normas en materia de préstamos y endeudamientos responsables, a través de un marco jurídico multilateral para procesos de reestructuración de la deuda soberana, con miras a aliviar la carga de la deuda y evitar la deuda insostenible; pide a la UE que participe de forma constructiva en las negociaciones de las Naciones Unidas sobre este marco; insta a la UE a que impulse la aplicación de los principios de la UNCTAD sobre transacciones de deuda soberana responsables para prestatarios y prestamistas;

46.    Acoge con satisfacción los esfuerzos internacionales dirigidos a aliviar las obligaciones internacionales en materia de deuda de los países afectados por el ébola, a fin de ayudarles a hacer frente a la crisis económica causada por la epidemia;

47.    Pide una revisión de los programas e instrumentos de las organizaciones internacionales en materia de asistencia financiera al desarrollo con el fin de adaptarlos a los nuevos ODS; insta en particular al Banco Europeo de Inversiones, al Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial a que instauren las normas de financiación responsable más elevadas y a que orienten en mayor medida sus recursos a las necesidades de los países en desarrollo, también a través de unas facilidades de préstamo favorables a los pobres que sean recíprocamente eficaces; pide en particular un aumento de los importes disponibles para el Banco Europeo de Inversiones, más allá de su mandato actual, a fin de seguir aumentando su financiación para los países de renta baja;

Seguimiento, rendición de cuentas y revisión

48.    Pide que se llegue a un acuerdo en la conferencia de Adís Abeba sobre un marco sólido, transparente y accesible de supervisión y rendición de cuentas para un control y un seguimiento eficaces de la inversión y avances en relación con compromisos y objetivos específicos; pide una iniciativa internacional para mejorar la calidad de las estadísticas, los datos y la información, en particular datos desglosados por ingresos, género, edad, raza, etnia, estatuto migratorio, discapacidad, situación geográfica y otras características pertinentes a escala nacional; solicita a todas las partes que garanticen la ejecución eficaz y transparente de la ayuda y la financiación, en particular firmando y aplicando efectivamente lo dispuesto en la Convención de las Naciones Unidas contra la corrupción y comprometiéndose a publicar sistemáticamente datos exactos, oportunos y comparables relativos a los ingresos y los gastos, así como documentos presupuestarios; pide, en especial, a la Comisión que aumente la supervisión y el control de la financiación de sus programas y proyectos de ayuda, y que adopte medidas adecuadas en caso de que existan pruebas de corrupción y mala gestión; insta, asimismo, a la Comisión a que aumente su asistencia para reforzar las autoridades judiciales y los órganos de lucha contra la corrupción en los países en desarrollo;

49.    Pide una iniciativa internacional para mejorar la calidad de las estadísticas, los datos y la información, con el fin de controlar el gasto, la inversión y los progresos en relación con compromisos y objetivos específicos; acoge con satisfacción los esfuerzos mundiales dirigidos a garantizar que los datos utilizados en la aplicación de los ODS estén suficientemente desglosados por ingresos, género, edad y otros indicadores, de forma que sea posible controlar de manera eficaz los efectos de las políticas;

50.    Reitera que, como complemento al PIB, se requiere un nuevo conjunto de indicadores para tener en cuenta los nuevos retos sociales y medioambientales, y que este conjunto debe incluir, en particular, el índice de desarrollo humano, el coeficiente de Gini, una medida de igualdad de género, la huella de carbono y la huella ecológica;

51.    Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, al Secretario General de las Naciones Unidas y a los cofacilitadores del Proceso Preparatorio de la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo.

(1)

http://unctad.org/es/PublicationsLibrary/wir2014_overview_es.pdf

(2)

https://webgate.ec.testa.eu/docfinder/extern/aHR0cDovLw==/ZXVyLWxleC5ldXJvcGEuZXU=/resource.html?uri=cellar:afc5ef38-ad24-11e4-b5b2-01aa75ed71a1.0015.01/DOC_1&format=PDF

(3)

https://webgate.ec.testa.eu/docfinder/extern/aHR0cDovLw==/ZXVyLWxleC5ldXJvcGEuZXU=/resource.html?uri=cellar:441ba0c0-eb02-11e3-8cd4-01aa75ed71a1.0003.03/DOC_1&format=PDF

(4)

http://ec.europa.eu/transparency/regdoc/rep/1/2013/ES/1-2013-531-ES-F1-1.Pdf

(5)

https://webgate.ec.testa.eu/docfinder/extern/aHR0cDovLw==/ZXVyLWxleC5ldXJvcGEuZXU=/legal-content/ES/TXT/PDF/?uri=CELEX:52013DC0092&rid=2

(6)

http://eu-un.europa.eu/articles/es/article_15873_es.htm

(7)

http://eu-un.europa.eu/articles/es/article_14363_es.htm

(8)

http://eu-un.europa.eu/articles/es/article_13692_es.htm

(9)

Textos Aprobados, P8_TA(2014)0059.

(10)

DO C 8 de 14.1.2010, p. 1.

(11)

Textos Aprobados, P8_TA(2014)0063.

(12)

Textos Aprobados, P7_TA(2014)0163.

(13)

Textos Aprobados, P7_TA(2013)0394.

(14)

Textos Aprobados, P7_TA(2013)0205.

(15)

Textos Aprobados, P7_TA(2013)0119.

(16)

http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ES/TXT/?uri=CELEX:32014D0472

(17)

Informe sobre el apoyo a las pymes en los países en desarrollo mediante intermediarios financieros, Dalberg, noviembre de 2011, www.eib.org.


OPINIÓN de la Comisión de Presupuestos (16.4.2015)

para la Comisión de Desarrollo

sobre la financiación para el desarrollo

(2015/2044(INI))

Ponente de opinión: Charles Goerens

SUGERENCIAS

La Comisión de Presupuestos pide a la Comisión de Desarrollo, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

1.  Señala que la UE es el principal donante mundial de ayuda al desarrollo, ya que representa casi el 60 % de la ayuda oficial mundial al desarrollo; pide, no obstante, a la Comisión que facilite datos claros y transparentes sobre la parte correspondiente del presupuesto total destinada a la ayuda al desarrollo de la UE, con el fin de evaluar el seguimiento del Consenso de Monterrey por parte de todos los donantes europeos; manifiesta, asimismo, su pesar por que el nivel de las contribuciones financieras de la UE a los países en desarrollo no sea visible y pide a la Comisión que desarrolle herramientas de comunicación e información adecuadas y específicas para aumentar la visibilidad de la ayuda al desarrollo de la UE;

2.  Pide a la UE que tenga en cuenta las necesidades financieras a largo plazo optando por y adoptando un enfoque más estratégico, ambicioso y universal en consonancia con los objetivos de desarrollo sostenible (ODS);

3.  Pide un esfuerzo concertado a escala internacional por parte de los países desarrollados y los países emergentes para encontrar nueva financiación adicional de la lucha contra el cambio climático para los países en desarrollo, aunque no a expensas del presupuesto para el desarrollo, en el marco del acuerdo sobre una acción mundial contra el cambio climático, que se adoptará en la Conferencia de París en diciembre de 2015;

4.  Recuerda la contribución del presupuesto de la UE a la financiación para el desarrollo con un importe de 19 700 millones de euros destinados a la cooperación al desarrollo y 6 800 millones de euros para la ayuda humanitaria entre 2014 y 2020, además de 2 200 millones de euros en la reserva de ayuda de emergencia; señala asimismo los 30 500 millones de euros del Fondo Europeo de Desarrollo (FED); aboga por la inclusión del FED en el presupuesto, lo que tendría ventajas como una mayor transparencia, visibilidad, eficiencia y eficacia; celebra la oportunidad que brindan la revisión intermedia tras las elecciones y la revisión del marco financiero plurianual para tener en cuenta las crecientes necesidades estructurales en materia de ayuda humanitaria, así como las necesidades de desarrollo de los países más pobres y más vulnerables;

5.  Señala que el presupuesto para 2015 asigna 2 400 millones de euros en créditos de compromiso (2 100 millones de euros en créditos de pago) a la cooperación al desarrollo, así como 928,8 millones de euros en créditos de compromiso (918,8 millones de euros en créditos de pago) a la ayuda humanitaria; apoya las medidas adoptadas para reducir el retraso de las facturas sin pagar, principalmente con miras a mantener la viabilidad financiera de los socios más vulnerables, y subraya la importancia del principio de paridad entre los compromisos y los pagos en lo que respecta a la ayuda humanitaria, ya que las crisis se producen con mayor frecuencia y los fondos deben desembolsarse rápidamente;

6.  Hace hincapié en la importancia de establecer prioridades claras en relación con el gasto prestando atención especial a las medidas en el ámbito de la salud, la educación, la energía, el abastecimiento de agua y las infraestructuras; subraya la necesidad de redoblar los esfuerzos y las mejoras en el ámbito de la eficacia de la ayuda a través de un mayor grado de coordinación entre los distintos mecanismos de ayuda y los donantes;

7.  Acoge con satisfacción la posición firme de la UE en el sentido de que los esfuerzos se concentren tanto en la cantidad como en la calidad de la ayuda al desarrollo; pide a la Comisión que utilice su experiencia y su autoridad para convencer a otros donantes públicos y privados de que cumplan sus promesas financieras;

8.  Destaca que es absolutamente necesario que la UE aspire a alcanzar el máximo nivel de coordinación para lograr la coherencia con otros ámbitos de actuación (medio ambiente, migración, derechos humanos, agricultura, etc.) y evitar la duplicación de tareas y la incoherencia de las actividades; recuerda que el Tratado de Lisboa (artículo 208 del TFUE) convirtió la coherencia de las políticas de desarrollo en obligación;

9.  Subraya que la ayuda oficial al desarrollo sigue siendo un instrumento esencial para financiar el desarrollo e insta a la UE y a sus Estados miembros a que se comprometan de nuevo con el objetivo del 0,7 % de la RNB (Renta Nacional Bruta); destaca asimismo el potencial de la inversión privada, si se regula adecuadamente, teniendo en cuenta su contribución al desarrollo, y la importancia de los instrumentos financieros innovadores para aportar estos recursos adicionales; recuerda que la ayuda pública por sí sola dista de ser suficiente para cubrir todas las necesidades de inversión en los países en desarrollo; insiste, por lo tanto, en el efecto multiplicador de la combinación de las asociaciones público-privadas como medio para mejorar el impacto de la ayuda al desarrollo, atraer financiación privada y apoyar a las empresas locales; destaca, sin embargo, que la financiación combinada no exime la responsabilidad del Estado en lo que respecta a dar respuesta a las necesidades sociales y que debe guiarse por los principios de eficacia en materia de desarrollo; apoya las asociaciones público-privadas, especialmente en el ámbito de la investigación relacionada con la Iniciativa sobre Medicamentos Innovadores, como el programa Ébola+;

10. Hace hincapié en la importancia de la movilización de recursos nacionales a través de una mejor recaudación de impuestos en los países en desarrollo; destaca que los recursos fiscales son una fuente de financiación más previsible y sostenible que la ayuda exterior; considera que corresponde a la Unión un papel clave en relación con este aspecto en términos de apoyo a los países en desarrollo en lo que se refiere a la creación de capacidades administrativas pertinentes, la lucha contra la evasión fiscal, las transferencias erróneas y la ayuda en la recuperación de activos robados;

11. Insta a la Comisión Europea a que, teniendo en cuenta su voluntad de ampliar considerablemente el uso de la financiación combinada en el futuro, aplique las recomendaciones recogidas en el Informe especial del Tribunal de Cuentas Europeo sobre la financiación combinada y a que evalúe el mecanismo que combina préstamos y subvenciones, particularmente en términos de desarrollo y adicionalidad financiera, transparencia y rendición de cuentas;

12. Señala los riesgos de una financiación combinada que conduzca a una burbuja de la deuda, en particular en países del África subsahariana y del Caribe con ingresos limitados para atender al pago de su deuda; pide, por consiguiente, a los donantes que concedan la ayuda que brindan a los países menos avanzados en forma de subvención;

13. Subraya la gran importancia que reviste el apoyo a las microempresas y a las pymes, y pide, en particular, que se refuercen los sistemas de microcrédito y de garantía; insiste en la necesidad de seguir desarrollando los bancos locales y regionales con el fin de reducir de manera significativa los tipos de interés excesivos en relación con los préstamos del mercado y, con ello, de apoyar mejor el desarrollo de la comunidad a nivel local(1);

14. Recuerda que la cooperación al desarrollo es una responsabilidad compartida de la UE y de los Estados miembros y que debe ser coherente con los conceptos de complementariedad y coordinación; destaca la necesidad de involucrar a la sociedad civil y a las autoridades locales en el proceso de coordinación;

15. Recuerda que, de conformidad con el TFUE, la reducción y eventual erradicación de la pobreza es el principal objetivo de la UE en materia de desarrollo, mientras que la defensa de los derechos humanos, la igualdad de género, la cohesión social y la lucha contra las desigualdades deben permanecer en el centro de las actividades de desarrollo;

16. Señala que la pobreza a nivel mundial ha cambiado su naturaleza, ya que la mayoría de los pobres del mundo se encuentran en la actualidad en países de ingresos medios, lo que significa que un nuevo paradigma de desarrollo debe reflejar esta nueva realidad; subraya la necesidad de asegurar que las poblaciones más vulnerables tengan acceso a oportunidades de desarrollo; recuerda, en este sentido, que el hecho de canalizar la ayuda solo a través de los gobiernos conlleva el riesgo de que las comunidades marginadas o vulnerables no cuenten con una financiación suficiente;

17. Destaca la importancia de que los bancos de desarrollo movilicen fondos adicionales para reducir la brecha en materia de financiación en infraestructuras y de acceso al crédito en los países en desarrollo que cuentan con mecanismos de seguimiento y de evaluación de impacto;

18. Pide que se aumenten los importes de los que disponen los servicios de concesión del Banco Europeo de Inversiones más allá de sus mandatos actuales con el fin de aumentar en mayor medida su financiación a países de bajos ingresos;

19. Pide una iniciativa internacional para mejorar la calidad de las estadísticas, los datos y la información con el fin de hacer un seguimiento del gasto, la inversión y los avances en relación con compromisos y objetivos específicos; acoge con satisfacción los esfuerzos desplegados a escala mundial para garantizar que el logro de los objetivos de desarrollo sostenible utilice datos suficientemente desglosados por ingresos, género, edad, y otros indicadores, de modo que el impacto de las políticas guiadas por dichos objetivos pueda controlarse eficazmente.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

16.4.2015

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

24

1

3

Miembros presentes en la votación final

Reimer Böge, Lefteris Christoforou, Jean-Paul Denanot, Gérard Deprez, José Manuel Fernandes, Eider Gardiazabal Rubial, Ingeborg Gräßle, Iris Hoffmann, Monika Hohlmeier, Bernd Kölmel, Vladimír Maňka, Ernest Maragall, Sophie Montel, Siegfried Mureșan, Younous Omarjee, Pina Picierno, Paul Rübig, Patricija Šulin, Eleftherios Synadinos, Indrek Tarand, Isabelle Thomas, Marco Valli, Daniele Viotti, Marco Zanni

Suplentes presentes en la votación final

Andrey Novakov, Ivan Štefanec, Nils Torvalds, Tomáš Zdechovský

(1)

Informe sobre el apoyo a las pymes en los países en desarrollo mediante intermediarios financieros, Dalberg, noviembre de 2011, www.eib.org.


RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

20.4.2015

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

19

1

3

Miembros presentes en la votación final

Beatriz Becerra Basterrechea, Ignazio Corrao, Nirj Deva, Doru-Claudian Frunzulică, Enrique Guerrero Salom, Maria Heubuch, Hans Jansen, Teresa Jiménez-Becerril Barrio, Stelios Kouloglou, Arne Lietz, Linda McAvan, Norbert Neuser, Maurice Ponga, Lola Sánchez Caldentey, György Schöpflin, Pedro Silva Pereira, Davor Ivo Stier, Bogdan Brunon Wenta, Anna Záborská

Suplentes presentes en la votación final

Louis-Joseph Manscour, Judith Sargentini, Eleni Theocharous, Joachim Zeller

Aviso jurídico