Procedimiento : 2015/2274(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0286/2016

Textos presentados :

A8-0286/2016

Debates :

PV 24/10/2016 - 15
CRE 24/10/2016 - 15

Votaciones :

PV 25/10/2016 - 7.2
CRE 25/10/2016 - 7.2
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2016)0402

INFORME     
PDF 325kWORD 67k
12.10.2016
PE 584.178v02-00 A8-0286/2016

sobre la estrategia de la UE en relación con Irán tras el acuerdo nuclear

(2015/2274(INI))

Comisión de Asuntos Exteriores

Ponente: Richard Howitt

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 OPINIÓN de la Comisión de Comercio Internacional
 RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINALEN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

sobre la estrategia de la UE en relación con Irán tras el acuerdo nuclear

(2015/2274(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Vista la declaración conjunta realizada por la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/AR), Federica Mogherini, y el ministro iraní de Asuntos Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, el 16 de abril de 2016 en Teherán,

–  Vista la Resolución 2231 (2015) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, adoptada el 20 de julio de 2015,

–  Vistas las conclusiones del Consejo relativas al acuerdo sobre el programa nuclear de Irán, de 20 de julio de 2015,

–  Vistas sus anteriores Resoluciones sobre Irán, en particular las de 10 de marzo de 2011, sobre el enfoque de la Unión acerca de Irán(1), de 14 de junio de 2012, sobre la situación de las minorías étnicas en Irán(2), de 17 de noviembre de 2011, sobre los recientes casos de violaciones de los derechos humanos en Irán(3), y de 3 de abril de 2014, sobre la estrategia de la Unión Europea respecto de Irán(4),

–  Vistos el Marco Estratégico y el Plan de Acción de la Unión sobre Derechos Humanos y Democracia y los informes anuales de la Unión sobre los derechos humanos,

–  Vistas sus anteriores Resoluciones relativas a los informes anuales de la Unión sobre los derechos humanos,

–  vista su Resolución, de 8 de octubre de 2015, sobre la pena de muerte(5),

–  Vistos el informe del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en la República Islámica de Irán, de 10 de marzo de 2016, sus recientes declaraciones del 20 de mayo y del 8 de junio de 2016, en las que expresaba su preocupación por el encarcelamiento de defensores de los derechos humanos y la reciente ola de incitación al odio hacia la comunidad bahaí, y el informe del Secretario General de las Naciones Unidas, de 3 de marzo de 2016, sobre la situación de los derechos humanos en la República Islámica de Irán,

–  Vista la Resolución 70/173 de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en la República Islámica de Irán (A/RES/70/173), aprobada el 17 de diciembre de 2015,

–  Vista la declaración de la VP/AR, Federica Mogherini, sobre la ejecución de un delincuente juvenil en Irán, de 14 de octubre de 2015, y sobre la condena de la defensora de los derechos humanos iraní Narges Mohammadi, de 20 de mayo de 2016,

–  Visto el artículo 52 de su Reglamento,

–  Vistos el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores y la opinión de la Comisión de Comercio Internacional (A8-0286/2016),

A.   Considerando que tras el acuerdo nuclear con Irán y los cambios políticos internos en el país ahora existe una nueva oportunidad para las reformas y para mejorar sus relaciones con la Unión;

Relaciones entre la UE e Irán

Diálogo político

1.  Considera que el Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC), conocido también como el acuerdo nuclear con Irán, fue un logro importante para la diplomacia multilateral y para la diplomacia europea que permitirá no solo mejorar notablemente las relaciones entre Irán y la Unión, sino que también fomenta la estabilidad en toda la región; que todas las partes son ahora responsables de garantizar su aplicación estricta; celebra la creación de la comisión conjunta, compuesta por representantes de Irán y del E3/EU+3 (China, Francia, Alemania, la Federación de Rusia, el Reino Unido y los Estados Unidos, con la VP/AR); respalda plenamente a la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad en su papel de coordinadora de la comisión conjunta establecida en virtud del PAIC, y cree que la estricta y plena aplicación del PAIC sigue revistiendo la máxima importancia;

2.  Celebra la visita a Irán, el 16 de abril de 2016, de la VP/AR Mogherini, junto con siete comisarios europeos, como un importante hito hacia el establecimiento de un programa ambicioso para las relaciones bilaterales entre la Unión e Irán en ámbitos de interés mutuo; observa que varias declaraciones de la Comisión y delegaciones de la Unión a Irán, la última compuesta por la Vicepresidenta / Alta Representante y siete comisarios, se han centrado en el comercio y los lazos económicos;

3.  Recuerda que la decisión del Consejo de levantar todas las sanciones impuestas a la República Islámica de Irán en relación con el ámbito nuclear, en aplicación de los compromisos asumidos en el Plan de Acción Integral Conjunto, permite reanudar la cooperación con Irán y creará oportunidades y ventajas para ambas partes, estableciendo la posibilidad de volver a abrir el mercado iraní a las empresas europeas; reitera que Irán cuenta con una importante población con un nivel de formación relativamente elevado y joven, tiene una de las composiciones del PIB más diversas de la región, necesita inversiones y representa un mercado potencial para productos europeos de alta calidad;

4.  Celebra la apertura en las relaciones con Irán; señala que el desarrollo de las relaciones UE-Irán debe ir a la par de la aplicación del acuerdo nuclear/PAIC; recuerda que, con arreglo a lo establecido en el acuerdo, un incumplimiento en su aplicación por parte de Irán puede dar lugar a la reintroducción de sanciones; pide que se establezca una relación renovada entre la Unión y sus Estados miembros con Irán, en la que ambas partes cooperen estrechamente en cuestiones bilaterales y multilaterales para garantizar una región más estable y la aplicación efectiva del acuerdo nuclear; considera que las relaciones entre la Unión e Irán deberían desarrollarse a través de un diálogo a distintos niveles con contactos políticos, diplomáticos, económicos, académicos, técnicos e interpersonales, que incluyan a actores de la sociedad civil, ONG y defensores de los derechos humanos; apoya la apertura de las relaciones entre la Unión e Irán en beneficio mutuo de ambas partes, sobre la base de una evaluación realista de los intereses comunes y de las diferencias, con el fin de alentar la expansión gradual de la cooperación en un clima de fomento de la confianza, sobre todo en beneficio del pueblo iraní y de los ciudadanos de la Unión; apoya, en este sentido, la adhesión de la Unión a un compromiso renovado con Irán basado en un diálogo de alcance global, cooperativo en los ámbitos en los que Irán y la Unión tienen intereses mutuos, crítico, abierto y franco en los ámbitos en los que hay discrepancias entre Irán y la Unión, pero en los que están buscando un punto común, y constructivo, en general, en el tono y en la práctica;

5.  Acoge con satisfacción los cambios institucionales realizados en el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) para reflejar los resultados del PAIC, en particular la creación de un grupo operativo sobre Irán en el SEAE con el objetivo de coordinar las diferentes vías de actuación de todas las cuestiones relacionadas con Irán; acoge con satisfacción las medidas adoptadas por el SEAE para el establecimiento de una delegación de la Unión en Teherán, tal y como se solicitó en anteriores resoluciones del PE, ya que permitirá que la Unión trabaje con las autoridades iraníes con el fin de mejorar el conocimiento público en el país sobre la propia Unión, contrarrestar los malentendidos y establecer una cooperación cada vez más fuerte entre la Unión e Irán; hace hincapié, en este sentido, en que el comercio y la inversión son competencias de la Unión, y que el establecimiento de una delegación de la Unión en Teherán facilitaría la cooperación entre la Unión e Irán en los ámbitos del comercio, la educación, la cultura, los derechos humanos y la sostenibilidad medioambiental, y contribuiría en gran medida a satisfacer las expectativas de ambas partes; destaca que Euronews en persa debería ser asimismo en el futuro un importante puente mediático entre la Unión y la audiencia de lengua persa;

6.  Recuerda que la Unión e Irán han decidido afrontar de manera constructiva las cuestiones que preocupan a ambos; pide que la estrategia de la Unión para un compromiso renovado con Irán se base, en un principio, en medidas de fomento de la confianza en ámbitos técnicos que creen precedentes positivos de colaboración entre la Unión e Irán y que puedan allanar el camino para una cooperación más significativa a largo plazo;

7.  Insiste en la importancia de que se desarrolle la dimensión parlamentaria de las relaciones entre la Unión e Irán como parte de la estrategia para restablecer la confianza mutua; reitera su apoyo, a este respecto, a la propuesta objeto de debate entre el Parlamento y el Majlis para un diálogo interparlamentario sobre la lucha contra el terrorismo, como reconocimiento de los desafíos comunes de la radicalización en Irán, en todo Oriente Próximo y en el seno de la propia Unión; acoge con satisfacción el diálogo político renovado entre la Unión e Irán, también por lo que respecta a los derechos humanos; alienta el desarrollo en el futuro de un diálogo sobre derechos humanos que incluya a representantes del poder judicial, las fuerzas de seguridad y la sociedad civil; reconoce que, si bien existe sospecha y desconfianza en ambas partes, también hay una larga historia entre muchos Estados miembros e Irán, y que este último tiene la ambición de tener buenas relaciones con la Unión, lo que ofrece el potencial para una relación basada en la confianza y el respeto mutuos; reconoce las complejidades de la propia política interna de Irán y reitera que la Unión no pretende interferir en las decisiones políticas internas en este país ni en ningún otro, sino que busca la cooperación basada en el respeto mutuo de las normas y los principios internacionales; opina que la plena normalización de las relaciones solo puede conseguirse en paralelo a la aplicación continuada del Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) mediante un diálogo regular y continuo, y que la prioridad inmediata debe ser ampliar el alcance de las relaciones entre la Unión e Irán en ámbitos en los que existe un acuerdo común para hacerlo; considera, no obstante, que el objetivo final debe ser el establecimiento de una asociación entre Irán y la Unión;

8.  Reitera la fuerte oposición de la Unión, basada en principios y ya antigua, a la pena de muerte en todos los casos y en todas las circunstancias, y hace hincapié una vez más en que la abolición de la pena de muerte es un objetivo clave de la política de la Unión en materia de derechos humanos; continúa siendo sumamente crítico con el frecuente recurso a la pena de muerte por parte de Irán; considera que uno de los principales objetivos del diálogo político es la reducción de la aplicación de la pena de muerte; pide una moratoria inmediata de la aplicación de penas de muerte en Irán; toma nota de que la mayoría de las ejecuciones se producen por delitos relacionados con las drogas; comprende el reto al que debe hacer frente Irán como una de las principales rutas de tránsito de drogas del mundo, y en cuyo territorio tiene lugar el 86 % de las incautaciones de opio a nivel mundial; considera, no obstante, que el planteamiento de cuestiones relativas a la pena de muerte, como su uso para delitos relacionados con las drogas y contra menores de dieciocho años, ambos en contravención de los compromisos voluntariamente aceptados por Irán en el marco del Derecho internacional humanitario y de los derechos humanos, podría constituir un programa común para abordar esta cuestión; solicita a los diputados del Parlamento iraní, como primer paso, la revisión del artículo 91 del Código Penal de 2013, para abolir la pena de muerte para menores de dieciocho años; toma nota de la presentación de una propuesta de ley al Parlamento iraní que, de ser aprobada, reduciría la pena por los delitos relacionados con las drogas sin violencia de la pena de muerte a la cadena perpetua; señala que, de ser aprobada, esta ley podría reducir considerablemente el número de ejecuciones en Irán;

9.  Subraya que la supresión de la pena de muerte para los delitos relacionados con las drogas reduciría drásticamente el número de ejecuciones (hasta el 80 % según estimaciones iraníes); aboga por la cooperación entre la Unión e Irán en la lucha contra el tráfico ilícito de estupefacientes como una forma de abordar el problema de las ejecuciones en el país, respetando al mismo tiempo las normas sobre derechos humanos; pide a la Comisión que preste asistencia técnica a Irán y que ayude al desarrollo de las capacidades administrativas de este país con el fin de impulsar el Estado de Derecho en Irán, también mediante la promoción de la reforma del sistema judicial para mejorar la rendición de cuentas y las alternativas al encarcelamiento y a la pena de muerte; pide a la Comisión que garantice que toda asistencia técnica o de otro tipo ofrecida a Irán no se utilice para cometer violaciones de los derechos humanos;

Asuntos económicos y comerciales

10.  Toma nota del objetivo declarado de Irán de lograr una tasa de crecimiento anual del 8 %; considera que las inversiones europeas son clave para que Irán logre este objetivo; subraya que la Unión no impide la actividad empresarial permitida con Irán, ni obstruirá que empresas internacionales o entidades financieras cooperen con Irán, siempre que respeten toda la legislación aplicable; subraya que, para que Irán explote su potencial económico, deberá adoptar medidas para crear un entorno económico transparente propicio para la inversión internacional y adoptar medidas de lucha contra la corrupción, en particular en relación con el cumplimiento de las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), abordando cuestiones como el cese de los flujos financieros destinados a organizaciones terroristas; pide a la Unión que apoye plenamente los esfuerzos de Irán en este proceso, en particular mediante el apoyo a la labor encaminada a forjar un convenio bilateral de inversión entre la Unión e Irán;

11.  Destaca que el comercio y el acceso renovado al sistema de comercio basado en reglas mundiales pueden servir para romper el aislamiento internacional de Irán, y que el comercio podría ser una importante herramienta para reforzar el diálogo político e incentivar la cooperación entre países de la región, con vistas a aumentar el desarrollo regional, el empleo y la estabilidad en toda la región;

12.  Observa que Irán es la segunda mayor economía de Oriente Próximo, con un PIB nominal estimado de 397 000 millones USD en 2015; observa igualmente que el comercio de la Unión con Irán se sitúa hoy en día en aproximadamente 8 000 millones USD y que se espera que se cuadruplique en los próximos dos años; recuerda que la Unión era el principal socio comercial de Irán y cree que debe esforzarse por recuperar esa posición; apoya la expansión de las relaciones comerciales con Irán, y pide a la Unión que desarrolle la cooperación comercial, financiera y económica con Irán en interés de la mejora de las condiciones de vida y de empleo de la población iraní y de un mayor desarrollo regional; cree que la ampliación del comercio y la inversión con Irán puede contribuir a largo plazo a promover la paz y la estabilidad en toda la región, si la Unión puede procurar oportunidades para programas de inversión regional, por ejemplo, en relación con la energía y la conectividad de los transportes;

13.  Considera que, a pesar de la firma de numerosos contratos con empresas europeas, Irán no puede cumplir sus compromisos debido a una falta de liquidez que ha llevado al proceso de apertura de Irán a un círculo vicioso;

14.  Toma nota de que Irán es la economía más grande del mundo fuera de la OMC; apoya la solicitud de adhesión de Irán a la OMC; observa que el actual mandato de la Unión para entablar negociaciones con vistas a un acuerdo de comercio y cooperación con Irán está desfasado; pide a la Comisión que estudie opciones para reforzar los lazos comerciales y de inversión con el objetivo de acercar más a Irán a las normas de la OMC y proteger la inversión europea; insiste en que un marco formal de negociación permitiría a la Unión aprovechar al máximo su posición como el mayor mercado integrado y bloque económico y crear un foro para el intercambio de ideas y el diálogo; pide a la Unión que examine la posibilidad de reanudar las negociaciones para la adhesión de Irán a la Organización Mundial del Comercio, ya que su pertenencia a la OMC supondría una mayor liberación de la economía para generar crecimiento, anclaría al país en el sistema mundial basado en normas, proporcionaría un mecanismo para apoyar las reformas económicas necesarias con Irán y obligaría a Irán a rendir cuentas sobre los compromisos internacionales; pide a la Comisión que utilice estas negociaciones como una oportunidad para impulsar las reformas clave de los derechos laborales basadas en los convenios fundamentales de la OIT; expresa su preocupación por el retraso en el nombramiento de un presidente del grupo de trabajo de la OMC sobre la adhesión de Irán; pide a la Comisión que ejerza plenamente su influencia para suprimir sin mayor dilación este obstáculo e iniciar el proceso de adhesión de Irán a la OMC; opina que, para concluir el proceso de adhesión, Irán debería dejar de figurar en la lista de declaraciones públicas del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI);

15.  Considera que la falta de libertad de expresión en línea, la vigilancia y el control sistemáticos del tráfico de internet y la falta de libertades digitales constituyen un obstáculo al comercio con Irán y una violación de los derechos y las libertades de las personas; destaca el potencial que tiene para la economía digital la existencia de un internet abierto y seguro en Irán; reitera su llamamiento en favor de un régimen europeo de control de las exportaciones eficaz, para evitar que productos y tecnologías de doble uso se utilicen de forma incorrecta para cometer violaciones de los derechos humanos y contra la Unión;

16.  Resalta asimismo la importancia de que Irán desarrolle relaciones económicas y comerciales con los actores de la región, en el respeto de las normas de la OMC, con vistas a constituir un bloque económico y comercial coherente; señala que la Unión puede aportar su experiencia y su apoyo al desarrollo y la construcción de ese diálogo regional;

17.  Considera que el levantamiento de las sanciones económicas y financieras relacionadas con la energía nuclear por parte de la Unión y de la comunidad internacional, con arreglo a lo dispuesto en el PAIC, es un elemento importante para demostrar que la Unión ha cumplido sus compromisos con respecto a Irán, así como para demostrar la intención de reforzar la cooperación económica en interés económico mutuo; observa, no obstante, que, si bien la mayoría de las sanciones económicas y financieras se han levantado, algunas siguen en vigor y no se ven afectadas por el acuerdo nuclear; pide a la Unión que vele por que las empresas con sede en la Unión garanticen la plena transparencia de sus actividades en Irán; pide que se haga hincapié en la calidad y en la cantidad de las inversiones, y que se establezca una iniciativa para evaluar si las nuevas inversiones respetan los Principios Rectores sobre las empresas y los derechos humanos de las Naciones Unidas, similar a la realizada cuando se levantaron las sanciones en Myanmar/Birmania; observa que la aplicación eficaz de las directrices en materia de responsabilidad social empresarial es esencial para que el aumento de las relaciones comerciales entre la Unión e Irán tenga unos efectos positivos en toda la sociedad iraní;

18.  Recuerda la incertidumbre jurídica que generan para las empresas de la Unión que tienen la intención de invertir en Irán las sanciones estadounidenses principales y el hecho de que las transacciones se realicen en dólares, lo que va en detrimento del suministro de los beneficios económicos previstos en el PAIC al pueblo iraní; insiste en la necesidad de que se aborden estos y otros asuntos financieros con arreglo a las recomendaciones del GAFI, con el fin de crear las condiciones de claridad y seguridad jurídica necesarias para que las empresas de la Unión puedan prosperar en Irán; pide que se modifique el enfoque con respecto al comercio con Irán; pide que se utilice el euro como moneda para las transacciones con Irán para evitar cualquier posible sanción de las autoridades estadounidenses, como ya sucedió en el pasado con algunos bancos europeos; se muestra a favor de un estrecho diálogo con los Estados Unidos a fin de garantizar la continuidad de los intercambios comerciales y de las inversiones europeas en Irán;

19.  Destaca, al mismo tiempo, que es esencial realizar un mayor esfuerzo por garantizar un entorno propicio para la inversión internacional, a fin de que Irán explote su potencial económico; pide a Irán, a este respecto, que garantice la transparencia de su sector financiero y que luche contra la corrupción y contra el blanqueo de capitales, en consonancia con las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI); acoge favorablemente el plan de acción del Gobierno iraní sobre las recomendaciones del GAFI, así como las reuniones técnicas celebradas el 12 de julio entre funcionarios iraníes y de la Unión para acometer las reformas necesarias en este sentido;

20.  Acoge con satisfacción los resultados positivos ya conseguidos por el PAIC, como el aumento del 43 % en el comercio entre Irán y la Unión durante el primer semestre de 2016, en comparación con el mismo período de 2015, el hecho de que treinta bancos iraníes hayan vuelto a conectarse a la SWIFT, así como los efectos positivos del PAIC en el refuerzo de la tendencia a la baja de la inflación y de los tipos de interés en Irán; se felicita de que un creciente número de pequeñas entidades bancarias europeas estén actuando en Irán, facilitando el crédito a las pymes; pide que, a la hora de reforzar las relaciones comerciales, se preste especial atención a la función de las pymes europeas e iraníes;

21.  Acoge con satisfacción el hecho de que el Gobierno iraní desee atraer inversión extranjera, dado que todos los sectores económicos importantes requieren inversión extranjera directa; observa que en los próximos diez años es probable que se requiera más de un billón USD de inversión en infraestructuras, lo que ofrece oportunidades para las empresas europeas, incluidos los sectores de la energía y la fabricación de automóviles y aeronaves; celebra las 180 delegaciones comerciales que han visitado Teherán desde la firma del PAIC, incluidas las de quince Estados miembros de la Unión, como una señal del creciente interés en las relaciones económicas con Irán; pide a la Unión y a sus Estados miembros que estudien el uso de garantías de créditos a la exportación para impulsar el comercio, la financiación de proyectos y la inversión en Irán; respalda la conclusión positiva de los acuerdos entre el Gobierno iraní y Airbus y Boeing, como una medida adicional de fomento de la confianza tras la adopción del PAIC;

Cooperación sectorial

22.  Observa que Irán cuenta con las segundas reservas de gas y las cuartas de petróleo más grandes del mundo; considera que la cooperación en materia de energía puede desempeñar una función significativa en la diversificación de las fuentes de abastecimiento de energía a la Unión y en la disminución de la dependencia energética de los Estados miembros de proveedores únicos, lo que contribuye a la seguridad energética de la Unión; cree que el levantamiento de las sanciones puede desbloquear un gasto importante en la industria del petróleo y del gas y en otros sectores de la economía, que se beneficiarían de la inversión y del acceso a nueva tecnología; pide que las empresas europeas inviertan en el sector energético iraní; pide, en particular, el apoyo de la Unión para desarrollar la tecnología de GNL en Irán; opina que la inversión en Irán debe ser plenamente coherente con los compromisos de descarbonización a largo plazo de la Unión;

23.  Toma nota de que, en la actualidad, más de la mitad de las necesidades energéticas de los hogares iraníes se cubren con gas natural; hace hincapié en el gran potencial de desarrollo de las energías renovables en Irán, un país con un promedio de 300 días de sol al año y una capacidad de producción estimada equivalente a 13 veces el consumo de energía total de Irán; pide a la Comisión que apoye el desarrollo de energías renovables en Irán como contribución a la diversificación de la combinación energética del país;

24.  Pide a Irán que se sume a la Iniciativa para la transparencia de las industrias extractivas (ITIE) y que la cooperación energética entre la Unión e Irán sea constantemente respaldada por el objetivo de mejorar los beneficios ambientales, sociales y económicos de los pueblos de Irán y de la Unión;

25.  Hace hincapié en que Irán se enfrenta a numerosos desafíos medioambientales, incluidas la escasez de agua y la degradación del suelo, y que, al tiempo que aprovecha al máximo el potencial de la cooperación empresarial, la Unión debe cooperar con Irán para mejorar la protección del medio ambiente y promover un desarrollo sostenible desde una perspectiva medioambiental; aboga por la cooperación medioambiental en los ámbitos de la gestión de la conservación del agua, incluido el apoyo a Irán para salvar el lago Urmia, la lucha contra la desertificación y la vigilancia sísmica, así como la lucha contra la contaminación atmosférica y la gestión de residuos; expresa su especial preocupación, en este contexto, por los niveles de contaminación del mar Caspio, y pide el apoyo activo de la Unión y de sus Estados miembros en los esfuerzos acometidos por el Gobierno iraní por revertir esta grave degradación; celebra que las ONG iraníes que se ocupan del medio ambiente hayan desarrollado asociaciones con otras ONG de la región; acoge satisfactoriamente su participación en los Convenios de Ramsar y de la UICN; pide a la Comisión que preste ayuda a las ONG iraníes para desarrollar proyectos de gestión participativa;

26.  Considera que el diálogo y la cooperación regional sobre asuntos medioambientales entre Irán y sus países vecinos son indispensables para abordar desafíos como la contaminación atmosférica, la escasez de agua y la desertización; destaca que la Unión debe facilitar esta cooperación regional como una medida importante para la generación de confianza y basarse en la voluntad de los actores regionales de sacar provecho de la experiencia europea en este ámbito;

27.  Toma nota de los estudios según los cuales es posible que la energía nuclear no sea competitiva en Irán a causa de su bajo nivel de reservas de uranio y los costes de extracción; pide, no obstante, a la Comisión que examine las posibilidades de una cooperación nuclear civil con Irán, en consonancia con el compromiso del PAIC, y que anime a Irán a que firme la Convención sobre Seguridad Nuclear; celebra la propuesta realizada por varios funcionarios iraníes de que se establezca un diálogo regional en materia de seguridad y protección de los programas nucleares civiles;

28.  Destaca el potencial de cooperación en el ámbito de la seguridad aérea, brindando asistencia técnica y acceso a los componentes necesarios para que las empresas iraníes puedan ser eliminadas de la lista negra europea;

29.  Toma nota de que Irán acoge a 3 millones de nacionales afganos, de los cuales únicamente 950 000 tienen en Irán el estatuto jurídico formal de refugiados, lo que convierte a este país en uno de los países que acoge a un mayor número de refugiados; acoge con satisfacción la financiación adicional de 6,5 millones de euros de la Unión para apoyar a Irán en la educación y la asistencia sanitaria de la población afgana en el país; insiste en la necesidad de adoptar medidas concretas de protección de los derechos humanos de los migrantes y refugiados afganos en Irán, incluido su derecho a las garantías procesales y a la igualdad ante la ley; considera que la cooperación entre la Unión e Irán en materia de gestión de los refugiados puede mejorar el entendimiento mutuo, fomentar la mejora del respeto del Derecho internacional y de los derechos humanos de los propios solicitantes de asilo y refugiados, así como contribuir a la resolución del conflicto a fin de reducir las causas de los movimientos de refugiados actuales y futuros; considera que la cooperación entre la Unión e Irán en materia de gestión de los refugiados mejoraría el bienestar de los refugiados en Irán y evitaría la trata de seres humanos; cree que la cooperación entre la Unión e Irán también debe incluir un exhaustivo diálogo sobre migración, en especial sobre política y enfoques y prioridades legislativos en relación con la migración regular e irregular, los solicitantes de asilo y los refugiados, tanto a nivel nacional como regional;

30.  Reconoce que, con más de un 60 % estimado de la población menor de treinta años, la población joven, instruida y tecnológicamente avanzada de Irán y la pujanza de su sociedad pueden ofrecer oportunidades concretas para impulsar los contactos interpersonales con la Unión, sobre la base de los principios de reciprocidad y de respeto mutuo; opina que los programas de intercambio juvenil se encuentran entre las actividades con más éxito para acercar a las sociedades y a las culturas; se felicita, por lo tanto, del incremento en el número de estudiantes iraníes del programa Erasmus Mundus en universidades europeas como modo de luchar contra las percepciones erróneas y los estereotipos; pide que se intensifique la cooperación en el ámbito de la educación, la investigación y la innovación mediante el aumento de los intercambios de estudiantes e investigadores, incluida la cooperación entre universidades, entre otros en los ámbitos del medio ambiente, las energías renovables, la justicia y los derechos humanos y la buena gobernanza; solicita que la Comisión incremente el presupuesto destinado a estudiantes del programa Erasmus Mundus procedentes de Irán; acoge con satisfacción los talleres que han tenido lugar recientemente en la Universidad de Teherán para sensibilizar sobre las ventajas potenciales que pueden obtener las universidades iraníes de su participación en Horizonte 2020; solicita al Gobierno iraní que nombre a un coordinador nacional de la Iniciativa Horizonte 2020, encargado de prestar asistencia técnica y facilitar asesoramiento a las universidades iraníes a la hora de presentarse como candidatas para proyectos en el marco de dicha iniciativa; pide a la Comisión que estudie la posibilidad de facilitar aún más que profesores universitarios e investigadores iraníes estudien y se formen en universidades europeas; solicita la creación de un programa de la Unión que reúna a investigadores y estudiantes de Irán, de los países CCG y de Europa para aprender de la experiencia y de las lecciones extraídas de la integración regional en Europa;

31.  Expresa su profunda preocupación por la detención de personas con la doble nacionalidad de la Unión y de Irán a su entrada al país, y destaca que estas detenciones obstaculizan las posibilidades de entablar contactos interpersonales; pide a las autoridades iraníes que permitan a los emigrantes iraníes de Europa viajar con seguridad a su país de nacimiento;

Seguridad regional

32.  Subraya la importante influencia que han ejercido las distintas culturas y pueblos de Irán a lo largo de miles de años, también en Europa; toma nota de que, debido a su posición geoestratégica, el tamaño de su población y de su economía, sus reservas de petróleo y gas natural y su influencia en la región, Irán es un actor de primera magnitud en Oriente Próximo y la región del Golfo; subraya que los intereses estratégicos iraníes están mejor representados si se restablece la estabilidad regional, y que su defensa no está ni debe estar reñida con los demás actores principales de la región;

33.  Considera que el acuerdo nuclear ofrece la posibilidad de cooperación para la resolución de la crisis de seguridad de la región; opina que Irán puede y debe desempeñar un papel de estabilización en la región; considera que la región en su conjunto puede beneficiarse de una normalización de las relaciones con Irán; estima que el estatus de Irán como actor principal de la región debería llevar a este país a ejercer un papel estabilizador en la región; subraya que la revisión de la política europea de vecindad (PEV), presentada el 18 de noviembre de 2015, incluye planes para asociar a los terceros países vecinos de los Estados socios de la vecindad de la Unión en el contexto de marcos de cooperación más amplios; alienta, por tanto, la introducción de marcos temáticos para proponer una cooperación entre la Unión, los Estados socios de la vecindad meridional y los actores regionales clave como Irán respecto de los desafíos regionales, tales como la seguridad, la energía o, incluso, la gestión de los refugiados;

34.  Pide a todos los Estados de la región, en particular a Arabia Saudí e Irán, que eviten la retórica hostil que incentiva los conflictos, las acciones y el apoyo a grupos armados hostiles en la región, en particular el ala militar de Hizbulá y al-Nusra; manifiesta su preocupación por la creciente militarización de la región en su conjunto y respalda los esfuerzos por un mayor control del armamento, la no proliferación y la lucha contra el terrorismo, reconociendo al mismo tiempo las legítimas preocupaciones en materia de defensa, pero dentro de un contexto en el que se intente promover el pleno respeto de la soberanía de todos los países de la región; expresa su preocupación por el desarrollo de los ensayos de misiles balísticos de Irán que, pese a no contravenir el PAIC, no son coherentes con la Resolución 2231 (2015) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas;

35.  Considera que el diálogo político entre la Unión e Irán, así como con otros actores importantes en la región, debería instar a Irán a desempeñar un papel constructivo en la resolución de la crisis política en Irak, Yemen, Siria, Líbano y Afganistán, basado en el respeto del Derecho internacional y la soberanía de estos países; aboga por un modelo de diplomacia de la Unión que se base en prioridades políticas más que en identidades religiosas, así como en el principio de garantizar el respeto, la protección y la seguridad de los pueblos en todos los países de Oriente Próximo, incluidos Israel y el pueblo palestino, con el objetivo de impulsar un Oriente Próximo más estable y en mayor armonía; considera que la cooperación entre la Unión e Irán en la lucha contra el terrorismo y el extremismo violento en la región es una parte importante del diálogo político;

36.  Cree que no puede haber una solución a los conflictos en Oriente Próximo, el norte de África y la región del Golfo si no están presentes todos los actores en las negociaciones; se congratula, por lo tanto, por el compromiso de Irán con las conversaciones de paz en Siria a través de su participación en el Grupo Internacional de Apoyo a Siria; lamenta, no obstante, que la contribución iraní no haya conducido hasta la fecha a una mejora sensible de la situación, y pide a Irán que contribuya, por lo menos, a facilitar en mayor medida la prestación de ayuda humanitaria a fin de aumentar la protección de la población civil contra ataques y para seguir buscando una solución a largo plazo del conflicto; señala, en este sentido, que el régimen de Assad en Siria se ha vuelto cada vez más dependiente de Irán para su propia supervivencia y, por ello, pide a las autoridades iraníes que utilicen su influencia para alcanzar una resolución pacífica del conflicto sirio;

37.  Acoge con satisfacción la voluntad de Irán de apoyar los esfuerzos en curso para lograr estabilidad en Irak; insta a Irán a desempeñar un papel significativo para poner fin a la violencia sectaria, y pide que se realicen mayores esfuerzos para englobar todas las milicias que operan en el país bajo la autoridad del Gobierno iraquí, con el fin de incluir todos los intereses; destaca que la Unión e Irán se enfrentan a enemigos comunes en la forma del EI/Dáesh, Al Qaeda, Al Nusra y otras organizaciones similares designadas como terroristas por el CSNU, que se inspiran en la perversión extremista del islam; acoge con satisfacción la contribución de Irán a la lucha contra el EI/Dáesh, incluido su apoyo inicial al Gobierno Regional del Kurdistán en Erbil, y reconoce su decisiva contribución en Irak, que detuvo el avance del EI/Dáesh y recuperó territorios sometidos al terrorismo yihadista; expresa su preocupación, en cambio, por la información reiterada relativa a la puesta en libertad de los oficiales de Al Qaeda; señala el acuerdo entre Irán y Australia para compartir información relativa a la lucha contra el EI/Dáesh;

38.  Considera que las rivalidades regionales son un factor subyacente de los conflictos en varios países de la región; muestra una gran preocupación por el aumento de la violencia sectaria en la región, y hace hincapié en la necesidad de un compromiso diplomático continuado e integral por parte de la Unión para abordar las dinámicas subyacentes del conflicto mediante el apoyo a largo plazo de la reconciliación étnica y sectaria; observa con preocupación el agravamiento de la lucha entre Irán y Arabia Saudí por la influencia política y religiosa, y advierte de sus implicaciones respecto a la resolución de conflictos y la seguridad en Oriente Próximo y más allá; considera que una política de acercamiento entre Irán y Arabia Saudí, así como la cooperación constructiva de ambos países, es esencial para rebajar las tensiones regionales, como camino para encontrar la manera de poner fin a los conflictos en Irak, Siria y Yemen, y los consiguientes flujos migratorios, y para abordar las causas que originan el terrorismo y el extremismo, que representan una amenaza para la región, así como para la Unión Europea y otros lugares; aboga por una diplomacia activa de la Unión con el fin de rebajar las tensiones entre Teherán y Riad, incluidas la generación de confianza, la diplomacia oficiosa y medidas de apaciguamiento encaminadas a que se reanuden las relaciones diplomáticas entre Arabia Saudí e Irán, como un primer paso, en la normalización de sus relaciones; pide a la Unión que colabore con los Estados Unidos y Rusia para tal fin y, en particular, para apoyar el desarrollo de una nueva infraestructura de seguridad regional que tome en consideración las percepciones de amenaza de Irán y Arabia Saudí y las legítimas preocupaciones en materia de seguridad, y que ofrezca garantías de seguridad tanto a Irán como a los países del Consejo de Cooperación del Golfo; hace hincapié en que la cooperación en materia de seguridad marítima en el Golfo Pérsico, incluida la firma de una carta relativa a la libre navegación, podría ser una primera medida de fomento de la confianza a la hora de desarrollar la confianza y la cooperación regionales;

Aspectos socioeconómicos, Estado de Derecho, democracia y derechos humanos

39.  Opina que el legado revolucionario de Irán y su constitución como República islámica, así como las diferencias importantes del sistema político-institucional entre Irán y la Unión, no deben ser impedimento para la apertura y un diálogo franco y directo ni para la búsqueda de un punto común en las cuestiones relacionadas con la democracia, el Estado de Derecho y los derechos humanos; pide a la República islámica que amplíe el espacio para el pluralismo político; opina, al tiempo que destaca que el Majlis es reformista y proeuropeo, que los resultados de las elecciones al Parlamento y a la Asamblea de los Expertos de febrero de 2016 reflejan la voluntad del pueblo iraní y ofrecen una oportunidad de mayor cooperación con la Unión Europea y sus Estados miembros, que debería conducir a unas relaciones constructivas, así como la posibilidad de emprender reformas internas en los ámbitos económico, político y social; pide a Irán que permita unas elecciones libres y justas con arreglo a las normas internacionales;

40.  Señala que Irán ha mostrado signos de apertura debido a que necesita ayuda para satisfacer las necesidades de sus ciudadanos y para mantener a las personas jóvenes y con mayor nivel educativo en el país, lo que constituye un factor importante para su estabilidad;

41.  Señala con preocupación que Irán tiene el mayor nivel per cápita de ejecuciones de la pena capital del mundo; hace hincapié en que la abolición de la pena de muerte para los delitos relacionados con las drogas disminuiría drásticamente el número de ejecuciones; se congratula, a este respecto, por la posibilidad de que el Majlis recién elegido esté examinando legislación para excluir algunos delitos relacionados con las drogas de la lista de delitos punibles con la pena de muerte;

42.  Acoge con satisfacción el hecho de que la adopción del Código Penal Islámico de 2013 y la ratificación por parte de Irán de la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos del niño prohíban las ejecuciones de menores y permitan a todos los delincuentes juveniles condenados a muerte antes de 2013 pedir un nuevo juicio; pide a Irán que garantice la plena aplicación de esta prohibición y que se informe a todos los delincuentes afectados de este derecho; pide a Irán que declare una moratoria de la pena de muerte;

43.  Insta, asimismo, a Irán a que coopere completamente con todos los mecanismos de las Naciones Unidas en materia de derechos humanos y a que trabaje en pro de la aplicación de las recomendaciones establecidas en este contexto, incluido el examen periódico universal, permitiendo que las organizaciones internacionales de derechos humanos puedan realizar sus misiones; considera que ello hará más visible la imagen de Irán ante la opinión pública europea; destaca que el Gobierno de Irán ha aumentado su participación en los procedimientos especiales de las Naciones Unidas por medio del diálogo; pide al Gobierno de Irán que aborde los preocupantes asuntos destacados en los informes del relator especial de las Naciones Unidas y del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Irán, así como la petición específica de acción contenida en las resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas;

44.  Pide al SEAE y a la Comisión que apoyen la creación de un entorno que permita un funcionamiento adecuado e independiente de las organizaciones de la sociedad civil; destaca la importancia de respetar las directrices sobre derechos humanos de la Unión, incluidos los defensores de los derechos humanos, en el contexto de las relaciones entre la Unión e Irán;

45.  Pide a Irán que respete, proteja y cumpla plenamente sus compromisos de conformidad con la Constitución de la República Islámica de Irán, el Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos, la Convención sobre los Derechos del Niño y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, respetando el derecho a la libertad de expresión tanto en línea como fuera de ella, y los derechos de opinión, asociación y reunión pacífica y de pensamiento, conciencia, religión o creencia, garantizando, jurídicamente y en la práctica, que los ciudadanos iraníes disfruten de sus derechos individuales, sociales y políticos sin discriminación o persecución por motivos de sexo, lengua, religión, ideología política o de cualquier otro tipo, origen nacional étnico o social, género, orientación sexual o cualquier otra condición, según lo previsto en dichos instrumentos; señala que esto incluye un derecho fundamental a la igualdad ante la ley, así como el derecho a la igualdad de acceso a la educación, la atención sanitaria y las oportunidades profesionales;

46.  Acoge con satisfacción las reformas realizadas bajo el nuevo Código de Procedimiento Penal, pero muestra su profunda preocupación por el hecho de que el Código no garantiza plenamente el respeto de las garantías procesales internacionales; pide a Irán que lleve a cabo una revisión del Código de Procedimiento Penal de 2014 para asegurar la inclusión de garantías procesales justas; pide a Irán que revise y modifique la ley para garantizar que las declaraciones obtenidas como resultado de la tortura, el maltrato u otras formas de coacción queden excluidas como pruebas en los procedimientos penales, y que todas las acusaciones de tortura y otras formas de maltrato que lleguen a la atención de las autoridades sean investigadas automáticamente;

47.  Pide la liberación de todos los presos políticos; pide a Irán que libere a los ciudadanos de la Unión que se encuentran en prisión y que hayan sido detenidos o condenados conforme a un proceso judicial que no cumplió las normas internacionales, entre quienes se incluye a: Nazak Afshar, de 58 años, detenida desde marzo de 2016; Kamal Foroughi, de 76 años, detenido desde mayo de 2011; Homa Hoodfar, de 65 años, detenida desde junio de 2016; y Nazanin Zaghari-Ratcliffe, de 37 años, detenida desde abril de 2016;

48.  Reconoce la existencia de una amplia variedad de confesiones y creencias religiosas en Irán; observa que la Constitución de la República Islámica de Irán protege formalmente a algunas minorías religiosas y sus libertades religiosas básicas; muestra, no obstante, su preocupación debido al aumento del número de personas encarceladas procedentes de comunidades religiosas minoritarias debido a sus creencias; pide a las autoridades iraníes que garanticen el pleno respeto de los derechos de las minorías religiosas y étnicas, y que estos derechos se protejan en la legislación, así como el aumento de la libertad religiosa;

49.  Señala los progresos realizados por las mujeres iraníes en los campos de la educación, la ciencia y la investigación, ejemplificados por el hecho de que la mayoría de los estudiantes en las universidades iraníes son mujeres; insta a la Unión y a sus Estados miembros a seguir denunciando los asuntos relativos a la igualdad entre hombres y mujeres en sus relaciones bilaterales con las autoridades iraníes; pide que se aplique plenamente la igualdad de género mediante medidas que permitan acabar con la discriminación jurídica y práctica de que son objeto actualmente las mujeres y garantizar la participación equitativa de las mujeres en el mercado laboral y en todos los aspectos de la vida económica, cultural, social y política; acoge con satisfacción las iniciativas de proponer una ley «de protección de las mujeres contra la violencia», y espera que el Parlamento recién elegido considere la adopción de legislación que criminalice por completo la violencia contra las mujeres, incluidas la violencia doméstica y la violación dentro del matrimonio;

50.  Acoge con satisfacción la promesa electoral del presidente Ruhaní de presentar una carta de los derechos de los ciudadanos y sus declaraciones de promover los derechos de las minorías étnicas; opina que esta carta debería cumplir plenamente y basarse en las obligaciones internacionales de Irán en materia de derechos humanos; subraya la importancia de que se respeten el Estado de Derecho y la independencia del poder judicial para facilitar la seguridad jurídica necesaria para la realización de inversiones extranjeras directas, pero ante todo para el beneficio de la propia población iraní; pide al poder judicial que respete los juicios justos y las garantías procesales y que garantice el acceso de los sospechosos a un letrado; pide al SEAE y a la Comisión que colaboren con las autoridades iraníes en ámbitos como la reforma judicial y la reforma del sistema penitenciario, incluidas las condiciones de encarcelamiento, la rendición de cuentas del Gobierno, el respeto del Estado de Derecho, la libertad de expresión, los derechos humanos universales y las libertades fundamentales de los ciudadanos y la lucha contra la corrupción;

51.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Gobierno y Parlamento de Irán, al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y al SEAE.

(1)

Textos Aprobados, P7_TA(2011)0096.

(2)

Textos Aprobados, P7_TA(2012)0265.

(3)

Textos Aprobados, P7_TA(2011)0517.

(4)

Textos Aprobados, P7_TA(2014)0339.

(5)

Textos Aprobados, P8_TA(2015)0348.


OPINIÓN de la Comisión de Comercio Internacional (14.7.2016)

para la Comisión de Asuntos Exteriores

sobre la estrategia de la UE en relación con Irán tras el acuerdo nuclear

(2015/2274(INI))

Ponente de opinión: Marietje Schaake

SUGERENCIAS

La Comisión de Comercio Internacional pide a la Comisión de Asuntos Exteriores, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

1.  Recuerda que la decisión del Consejo de levantar todas las sanciones impuestas a la República Islámica de Irán en relación con el ámbito nuclear en aplicación de los compromisos asumidos en el Plan de Acción Integral Conjunto permite reanudar la cooperación con Irán y creará oportunidades y ventajas para ambas partes, estableciendo la posibilidad de volver a abrir el mercado iraní a las empresas europeas; reitera que Irán cuenta con una importante población con un nivel de formación relativamente elevado y joven, tiene una de las composiciones del PIB más diversas de la región, necesita inversiones y representa un mercado potencial para productos europeos de alta calidad;

2.  Observa que varias declaraciones de la Comisión y delegaciones de la Unión a Irán, la última compuesta por la Vicepresidenta / Alta Representante y siete comisarios, se han centrado en el comercio y los lazos económicos;

3.  Destaca que el comercio y el acceso renovado al sistema de comercio basado en reglas mundiales pueden servir para romper el aislamiento internacional de Irán, y que el comercio podría ser una importante herramienta para reforzar el diálogo político e incentivar la cooperación entre países de la región, con vistas a aumentar el desarrollo regional, el empleo y la estabilidad en toda la región;

4.  Pide coherencia entre la política comercial de la Unión y los principios de su política energética, y considera que todos los proyectos e inversiones actuales y futuros de la Unión en Irán deben ser plenamente coherentes con los compromisos de descarbonización a largo plazo de la Unión;

5.  Expresa su preocupación por los elevados niveles de corrupción y de elusión de las sanciones comerciales, lo que ha dado lugar a una economía sumergida y supone un riesgo para las inversiones europeas; destaca, por consiguiente, la necesidad de luchar contra la corrupción, aumentar la transparencia y desarrollar verdaderamente un sector privado y una economía de mercado en Irán;

6.  Reitera que la política comercial de la Unión contribuye a la protección y la promoción de los valores defendidos por ella; destaca que el posible restablecimiento de los lazos comerciales entre la Unión e Irán debe ir acompañado de mejoras considerables en los derechos humanos y las libertades fundamentales en el país, así como en lo que se refiere a las normas internacionales en materia laboral, social y medioambiental; considera que la realización de mejoras tangibles en estos ámbitos es de suma importancia para el restablecimiento de los lazos comerciales y de inversión con vistas a mejorar las condiciones de vida y el bienestar de la población iraní; recuerda que Irán es un Estado signatario del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) y de la Convención sobre los Derechos del Niño, y pide a Irán que muestre más coherencia en el respeto de sus compromisos internacionales;

7.  Observa que hasta el 70 % de la economía iraní está controlada por el Estado, lo que podría crear problemas para las empresas europeas que operan en el país, y que el aumento del comercio podría reforzar el poder económico, militar y político de algunas personas que no han sido elegidas; pide a la Comisión que, dos años después del levantamiento de las sanciones, presente un informe sobre los posibles obstáculos para las empresas europeas que operan en Irán y sobre el impacto que podrían tener estas relaciones comerciales en Irán; subraya la importancia de que Irán cree un entorno propicio a la inversión internacional y de que lo haga con arreglo a las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional sobre el blanqueo de capitales (GAFI);

8.  Hace hincapié en que Irán se enfrenta a numerosos desafíos medioambientales, incluida la escasez de agua y la degradación del suelo, y que, al tiempo que aprovecha al máximo el potencial de la cooperación empresarial, la Unión debe cooperar con Irán para mejorar la protección del medio ambiente y promover un desarrollo sostenible desde una perspectiva medioambiental;

9.  Observa que el actual mandato de la Unión para entablar negociaciones con vistas a un acuerdo de comercio y cooperación con Irán está desfasado; pide a la Unión que examine la posibilidad de reanudar las negociaciones para la adhesión de Irán a la Organización Mundial del Comercio, ya que su pertenencia a la OMC supondría una mayor liberación de la economía para generar crecimiento, anclaría al país en el sistema mundial basado en normas, proporcionaría un mecanismo para apoyar las reformas económicas necesarias con Irán y obligaría a Irán a rendir cuentas sobre los compromisos internacionales; resalta asimismo la importancia de que Irán desarrolle relaciones económicas y comerciales con los actores de la región, en el respeto de las normas de la OMC, con vistas a constituir un bloque económico y comercial coherente; señala que la Unión puede aportar su experiencia y su apoyo al desarrollo y la construcción de ese diálogo regional; pide a la Comisión que estudie opciones para reforzar los lazos comerciales y de inversión con el objetivo de acercar a Irán a las normas de la OMC y proteger la inversión europea; insiste en que un marco formal de negociación permitiría a la Unión aprovechar al máximo su posición como el mayor mercado integrado y bloque económico y crear un foro para el intercambio de ideas y el diálogo;

10.  Considera que, a pesar de la firma de numerosos contratos con empresas europeas, Irán no puede cumplir sus compromisos debido a una falta de liquidez que ha conducido el proceso de apertura de Irán a un círculo vicioso;

11.  Señala, algo importante, que algunas sanciones estadounidenses no se ven afectadas por el acuerdo nuclear y continuarán en vigor, en particular las sanciones relacionadas con las violaciones de los derechos humanos, el apoyo al terrorismo y las pruebas de misiles balísticos; lamenta que las sanciones estadounidenses todavía en pie restrinjan el espacio político de la Unión, lo que supone un obstáculo para que empresas de la Unión con actividades empresariales en los Estados Unidos realicen negocios en Irán; no considera oportuno que la Unión dependa del Gobierno de los Estados Unidos para proporcionar seguridad y previsibilidad jurídicas, y pide a la Comisión y al SEAE que continúen con el diálogo y la cooperación con los Estados Unidos, también mediante la concesión de excepciones de carácter temporal hasta que se acuerde una solución permanente final;

12.  Considera que la incertidumbre jurídica que rodea a las inversiones en Irán a causa de las leyes extraterritoriales estadounidenses y del hecho de que las transacciones se realicen en dólares exige que cambiemos nuestro enfoque comercial hacia el país; pide que se utilice el euro como moneda para las transacciones con Irán para evitar cualquier posible sanción de las autoridades estadounidenses, como ya sucedió en el pasado con algunos bancos europeos;

13.  Observa que la Unión pretende diversificar los recursos energéticos y que Irán es un actor clave en el mercado internacional de la energía, por lo que apoya una mayor cooperación con Irán en este ámbito; insta a exportar petróleo y gas de Irán hacia Europa y a mejorar la cooperación para desarrollar nuevas soluciones tecnológicas, energías renovables y eficiencia energética;

14.  Destaca el potencial que tiene para la economía digital la existencia de un internet abierto y seguro en Irán; reitera su llamamiento en favor de un régimen europeo de control de las exportaciones eficaz para evitar que productos y tecnologías de doble uso se utilicen de forma incorrecta para cometer violaciones de los derechos humanos y contra la Unión;

15.  Observa que la aplicación eficaz de las directrices en materia de responsabilidad social empresarial es esencial para que el aumento de las relaciones comerciales entre la Unión e Irán tenga unos efectos positivos en toda la sociedad iraní;

16.  Pide que, a la hora de reforzar las relaciones comerciales, se preste especial atención a la función de las pymes europeas e iraníes;

17.  Insiste en la especial necesidad de lograr un crecimiento integrador y equilibrado desde el punto de vista del género en Irán; pide que se preste una atención especial al papel de las mujeres en Irán, que se enfrentan a discriminación jurídica, así como a las mujeres europeas que visitan Irán, que pueden verse disuadidas de viajar al país a causa del requisito de llevar símbolos religiosos.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

Fecha de aprobación

14.7.2016

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

25

4

4

Miembros presentes en la votación final

William (The Earl of) Dartmouth, Laima Liucija Andrikienė, Maria Arena, Karoline Graswander-Hainz, Yannick Jadot, Ska Keller, Jude Kirton-Darling, Alexander Graf Lambsdorff, Bernd Lange, Emmanuel Maurel, Anne-Marie Mineur, Sorin Moisă, Godelieve Quisthoudt-Rowohl, Inmaculada Rodríguez-Piñero Fernández, Marietje Schaake, Helmut Scholz, Joachim Schuster, Joachim Starbatty, Iuliu Winkler, Jan Zahradil

Suplentes presentes en la votación final

Reimer Böge, Victor Boştinaru, Klaus Buchner, Gabriel Mato, Bolesław G. Piecha, Pedro Silva Pereira, Ramon Tremosa i Balcells, Wim van de Camp, Jarosław Wałęsa, Pablo Zalba Bidegain

Suplentes (art. 200, apdo. 2) presentes en la votación final

Bernd Kölmel, Jozo Radoš, Dariusz Rosati, Mylène Troszczynski


RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINALEN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

Fecha de aprobación

6.10.2016

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

38

15

8

Miembros presentes en la votación final

Lars Adaktusson, Michèle Alliot-Marie, Petras Auštrevičius, Bas Belder, Goffredo Maria Bettini, Mario Borghezio, Elmar Brok, Klaus Buchner, James Carver, Fabio Massimo Castaldo, Javier Couso Permuy, Georgios Epitideios, Knut Fleckenstein, Eugen Freund, Iveta Grigule, Richard Howitt, Sandra Kalniete, Tunne Kelam, Afzal Khan, Janusz Korwin-Mikke, Andrey Kovatchev, Eduard Kukan, Ilhan Kyuchyuk, Arne Lietz, Barbara Lochbihler, Sabine Lösing, Ramona Nicole Mănescu, David McAllister, Tamás Meszerics, Francisco José Millán Mon, Pier Antonio Panzeri, Demetris Papadakis, Ioan Mircea Paşcu, Vincent Peillon, Alojz Peterle, Tonino Picula, Kati Piri, Cristian Dan Preda, Jozo Radoš, Sofia Sakorafa, Jacek Saryusz-Wolski, Charles Tannock, László Tőkés, Ivo Vajgl, Elena Valenciano, Johannes Cornelis van Baalen, Boris Zala

Suplentes presentes en la votación final

Laima Liucija Andrikienė, Angel Dzhambazki, Christian Ehler, Andrzej Grzyb, András Gyürk, Liisa Jaakonsaari, Marek Jurek, Marietje Schaake, Jean-Luc Schaffhauser, Igor Šoltes, Dubravka Šuica

Suplentes (art. 200, apdo. 2) presentes en la votación final

Liliana Rodrigues, Judith Sargentini, Bogdan Brunon Wenta

Aviso jurídico