Procedimiento : 2017/2118(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0186/2018

Textos presentados :

A8-0186/2018

Debates :

PV 11/06/2018 - 19
CRE 11/06/2018 - 19

Votaciones :

PV 12/06/2018 - 5.6
CRE 12/06/2018 - 5.6
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2018)0248

INFORME     
PDF 475kWORD 84k
24.5.2018
PE 612.127v02-00 A8-0186/2018

Hacia un sector europeo de la acuicultura sostenible y competitivo: situación actual y futuros desafíos

(2017/2118(INI))

Comisión de Pesca

Ponente: Carlos Iturgaiz

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
 OPINIÓN MINORITARIA
 OPINIÓN MINORITARIA
 OPINIÓN de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria
 INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓNEN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO
 VOTACIÓN FINAL NOMINALEN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

Hacia un sector europeo de la acuicultura sostenible y competitivo: situación actual y futuros desafíos

(2017/2118(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Vista la Comunicación de la Comisión titulada «Directrices estratégicas para el desarrollo sostenible de la acuicultura de la UE» (COM(2013)0229),

–  Visto el Reglamento (UE) n.º 304/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 9 de marzo de 2011, que modifica el Reglamento (CE) n.° 708/2007 del Consejo sobre el uso de las especies exóticas y las especies localmente ausentes en la acuicultura(1),

–  Vista la Directiva 98/58/CE del Consejo, de 20 de julio de 1998, relativa a la protección de los animales en las explotaciones ganaderas(2),

–  Visto el Reglamento (CE) n.º 710/2009 de la Comisión, de 5 de agosto de 2009, que modifica el Reglamento (CE) n.º 889/2008 por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento (CE) n.º 834/2007 en lo que respecta a la fijación de disposiciones de aplicación para la producción ecológica de animales de la acuicultura y de algas marinas(3),

–  Visto el Reglamento (CE) n.º 1/2005 del Consejo, de 22 de diciembre de 2004, relativo a la protección de los animales durante el transporte y las operaciones conexas y por el que se modifican las Directivas 64/432/CEE y 93/119/CE y el Reglamento (CE) n.º 1255/97,

–  Visto el Reglamento (CE) n.º 889/2008 de la Comisión, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento (CE) n.º 834/2007 del Consejo sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos, con respecto a la producción ecológica, su etiquetado y su control(4),

–  Visto el Reglamento (CE) n.º 834/2007 del Consejo, de 28 de junio de 2007, sobre producción y etiquetado de los productos ecológicos y por el que se deroga el Reglamento (CEE) n.º 2092/91(5),

–  Visto el Reglamento (UE) n.º 1380/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de diciembre de 2013, sobre la política pesquera común, por el que se modifican los Reglamentos (CE) n.º 1954/2003 y (CE) n.º 1224/2009 del Consejo, y se derogan los Reglamentos (CE) n.º 2371/2002 y (CE) n.º 639/2004 y la Decisión 2004/585/CE del Consejo(6),

–  Visto el Reglamento (UE) n.º 1379/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de diciembre de 2013, por el que se establece la organización común de mercados en el sector de los productos de la pesca y de la acuicultura, se modifican los Reglamentos (CE) n.º 1184/2006 y (CE) n.º 1224/2009 del Consejo y se deroga el Reglamento (CE) n.º 104/2000 del Consejo(7),

–  Visto el Reglamento (UE) n.º 508/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de mayo de 2014, relativo al Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, y por el que se derogan los Reglamentos (CE) n.º 2328/2003, (CE) n.º 861/2006, (CE) n.º 1198/2006 y (CE) n.º 791/2007 del Consejo y el Reglamento (UE) n.º 1255/2011 del Parlamento Europeo y del Consejo(8),

–  Visto el Reglamento (UE) 2017/1004 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de mayo de 2017, relativo al establecimiento de un marco de la Unión para la recopilación, gestión y uso de los datos del sector pesquero y el apoyo al asesoramiento científico en relación con la política pesquera común y por el que se deroga el Reglamento (CE) n.º 199/2008 del Consejo(9),

–  Vista su Resolución, de 4 de diciembre de 2008, sobre la elaboración de un plan europeo de gestión de las poblaciones de cormoranes para reducir sus crecientes repercusiones en los recursos pesqueros, las pesquerías y la acuicultura(10),

–  Vista su Resolución, de 17 de junio de 2010, sobre un nuevo impulso a la Estrategia para el desarrollo sostenible de la acuicultura europea(11),

–  Vista su Resolución, de 8 de julio de 2010, sobre el régimen de importación a la UE de los productos pesqueros y acuícolas desde el punto de vista de la reforma de la Política Pesquera Común (PPC)(12),

–  Vista su Posición aprobada en primera lectura el 23 de noviembre de 2010 con vistas a la adopción del Reglamento (UE) n.º .../2011 del Parlamento Europeo y del Consejo que modifica el Reglamento (CE) nº 708/2007 del Consejo, sobre el uso de las especies exóticas y las especies localmente ausentes en la acuicultura(13),

–  Vista su Resolución, de 8 de septiembre de 2015, sobre «Explotar el potencial de la investigación y la innovación en la economía azul para crear puestos de trabajo y crecimiento»(14),

–  Vista su Resolución, de 12 de mayo de 2016, sobre la trazabilidad de los productos de la pesca y la acuicultura en el sector de la restauración y el comercio minorista(15),

–  Visto el documento de trabajo de los servicios de la Comisión sobre la aplicación de la Directiva Marco sobre el agua y la Directiva Marco sobre la estrategia marina en lo relativo a la acuicultura (SWD(2016)0178),

–  Visto el documento de la Comisión de 2015 titulado «Informe general sobre la aplicación de las normas relativas a la acuicultura de peces de aleta» (DG(SANTE) 2015-7406 - MR),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 29 de junio de 2017, sobre el Plan de Acción europeo «Una sola salud» para luchar contra la resistencia a los antimicrobianos (COM(2017)0339),

–  Visto el informe económico sobre el sector de la acuicultura en la Unión de 2016 realizado por el Comité Científico, Técnico y Económico de Pesca (CCTEP),

–  Vistos el informe del Eurobarómetro sobre los hábitos de consumo respecto de los productos de la pesca y de la acuicultura (2017) y el análisis complementario del Observatorio Europeo del Mercado de los Productos de la Pesca y de la Acuicultura,

–  Visto el dictamen científico titulado «Food from the Oceans» (Los alimentos que obtenemos de los océanos) elaborado por el Grupo de Alto Nivel de Asesores Científicos en noviembre de 2017,

–  Visto el Código de Conducta de la FAO para la pesca responsable,

–  Visto el Código Sanitario para los Animales Acuáticos de la OIE,

–  Vistos el artículo 42 y el artículo 43, apartado 2, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE),

–  Vista su Resolución, de 6 de julio de 2017, sobre el fomento de la cohesión y el desarrollo en las regiones ultraperiféricas de la UE: aplicación del artículo 349 del TFUE(16),

–  Visto el artículo 52 de su Reglamento interno,

–  Vistos el informe de la Comisión de Pesca y la opinión de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (A8-0186/2018),

A.  Considerando que el sector de la acuicultura, que incluye la acuicultura de peces marinos, de peces de agua dulce, moluscos, crustáceos, algas y equinodermos, es un sector económico innovador y la actividad de mayor crecimiento en la producción de alimentos y, potencialmente, un sector de alta tecnología que requiere inversiones en estructuras e investigación y planes operativos y financieros a largo plazo;

B.  Considerando que los sectores piscícola y marisquero desempeñan un importante y valioso papel en términos de economía, empleo y asuntos sociales y medioambientales por lo que respecta a la mejora de la calidad de vida de las zonas costeras e interiores de la Unión y de las regiones ultraperiféricas y a su contribución a la seguridad alimentaria y nutricional de los europeos; que, entre los factores adversos para la producción acuícola, se encuentran factores medioambientales y climáticos y, sobre todo, los animales depredadores; que, como demuestran distintos estudios, los fenómenos de depredación tienen una importante repercusión en la producción;

C.  Considerando que la Comunicación de la Comisión titulada «Directrices estratégicas para el desarrollo sostenible de la acuicultura de la UE» hace hincapié en cuatro ámbitos prioritarios que han de atenderse a fin de aprovechar plenamente el potencial de la acuicultura de la Unión, a saber, los procedimientos administrativos, la ordenación coordinada del espacio, la competitividad, especialmente al vincular el sector con la ciencia, y las condiciones de competencia equitativas;

D.  Considerando que dicha Comunicación recomienda que los Estados miembros elaboren planes estratégicos nacionales plurianuales de acuicultura que analicen las principales deficiencias y los problemas que deben solucionarse, y establezcan objetivos comunes y, si es posible, indicadores para evaluar los avances registrados hacia la consecución de dichos objetivos;

E.  Considerando que el mantenimiento de los ecosistemas y las poblaciones locales debe ser un objetivo fundamental y prioritario, y que se deben evitar el desplazamiento y la destrucción de la pesca y la agricultura locales;

F.  Considerando que, a pesar de las buenas intenciones y los esfuerzos, la acuicultura de la Unión está estancada, a diferencia del crecimiento cada vez mayor que se observa en otras partes del mundo;

G.  Considerando que se estima que la producción acuícola de la Unión solo cubre el 10 % de la demanda interna de pescado, y que más de la mitad de la demanda de productos de la pesca se importa de terceros países;

H.  Considerando que la acuicultura debe considerarse y tratarse como una forma de agricultura, especialmente en el caso de la piscicultura en estanques;

I.  Considerando que el retraso de las regiones ultraperiféricas en el desarrollo de la acuicultura es particularmente importante;

J.  Considerando que un dictamen reciente del Grupo de Alto Nivel de Asesores Científicos sobre la cuestión que le planteó el comisario Vella, a saber, de qué forma se pueden obtener más alimentos y biomasa del océano sin privar a las generaciones venideras de sus beneficios, contiene las siguientes recomendaciones: «Integrar un paradigma de cultivo [...] responsable respecto de los alimentos procedentes de los océanos en las agendas políticas generales a escala de la Unión y de los sistemas globales»; y «Llevar el desarrollo de la maricultura en Europa a un nivel superior y más estratégico a través de un marco político integral y concertado, lo que pasa por proporcionar orientación sobre la inclusión de requisitos de maricultura en la aplicación de la Directiva de la Unión sobre ordenación del espacio marítimo de 2014 y por extender la cooperación tecnológica a la maricultura en el marco de acuerdos de colaboración de pesca sostenible entre la Unión y los países socios del sur»;

K.  Considerando que la puesta en marcha o la expansión de una explotación de acuicultura en la Unión requiere la obtención de diversos permisos y autorizaciones y que el procedimiento para obtener dichos documentos oficiales no está armonizado a escala de la Unión y, por lo general, es lento, complejo y carente de seguridad jurídica y previsibilidad económica; que esta situación puede obstaculizar el desarrollo del sector y puede desincentivar la inversión empresarial y generar costes excesivos para el sector, además de favorecer indirectamente las importaciones de terceros países;

L.  Considerando que los procedimientos más complejos para las operaciones de acuicultura son los que atañen a los requisitos medioambientales (evaluación de impacto ambiental, evaluación estratégica del impacto ambiental y procedimientos de vigilancia), pero que, paradójicamente, la lentitud y complejidad de tales procedimientos administrativos no siempre garantizan la protección medioambiental y, de hecho, en ocasiones dificultan el establecimiento de explotaciones de acuicultura de calidad y sostenibles desde el punto de vista socioeconómico y ambiental; que hay diferencias entre la acuicultura de agua dulce y la acuicultura marina; que las diferencias en los subsectores de la acuicultura requieren de prácticas diferentes en términos de gestión de las poblaciones, alimentación y reproducción; que la normativa europea en materia de acuicultura y, en particular, las normas de sostenibilidad ecológica también han de tener debidamente en cuenta estas diferencias;

M.  Considerando que la complejidad y los retrasos burocráticos, concretamente los relacionados con la concesión de licencias y la planificación, suponen una inacción que inevitablemente conlleva costes económicos y sociolaborales para los inversores potenciales en las zonas de establecimiento de explotaciones de acuicultura, con especial incidencia en el empleo femenino y juvenil;

N.  Considerando que, para una ordenación territorial adecuada, deben tenerse en cuenta las diferentes necesidades de los distintos usuarios y la necesidad de proteger la naturaleza, y se deben realizar esfuerzos por conciliarlas; que la indisponibilidad de ubicaciones, la falta de una ordenación territorial adecuada y el conflicto con otras actividades económicas repercuten considerablemente en el desarrollo de la acuicultura de la Unión en algunas regiones, dado que el sector de la acuicultura puede tener menos peso que otros sectores «fuertes»;

O.  Considerando que la ordenación territorial es una de las condiciones previas para el desarrollo a largo plazo de la acuicultura y un medio necesario para garantizar lugares apropiados para la planificación de la acuicultura, teniendo en cuenta otras actividades en las zonas en cuestión;

P.  Considerando que la legislación medioambiental de la Unión se basa en directivas (la Directiva Marco sobre la estrategia marina y las Directivas sobre las aves y los hábitats) y que, por consiguiente, compete a los Estados miembros y a las administraciones locales y regionales su transposición y aplicación con arreglo a un cierto grado de discreción; que, por consiguiente, no existe una aplicación uniforme en toda la Unión, lo que genera inseguridad jurídica para las empresas y explotaciones y falta de previsibilidad para los inversores y crea desigualdad de condiciones de competencia;

Q.  Considerando que el dictamen científico «Food from the oceans» indica que el único modo de obtener a corto plazo un aumento significativo de alimentos y biomasa del océano es recoger organismos de los niveles más bajos de la cadena alimentaria, como macroalgas y moluscos bivalvos;

R.  Considerando que los distintos marcos jurídicos nacionales o regionales para la acuicultura pueden imponer a las empresas diferentes requisitos legales incluso si desarrollan su actividad en la misma cuenca marítima, lo cual a su vez conlleva el riesgo de distorsionar la competencia;

S.  Considerando que deben acogerse con satisfacción los ejemplos de buena cooperación basados en acuerdos voluntarios y de otro tipo celebrados entre los defensores del medio ambiente y el sector; que, aunque se deben celebrar los ejemplos positivos de aportaciones por parte de la acuicultura a la conservación de la calidad del agua y a los servicios ecosistémicos acuáticos, también es importante reconocer y afanarse por reducir el impacto negativo que puede generar la acuicultura en el entorno local y en la calidad del agua; anima, por tanto, a que haya más innovación e iniciativas para garantizar un sector sostenible y rentable a largo plazo;

T.  Considerando que la cría de moluscos bivalvos y el cultivo de macroalgas requieren una aportación equilibrada de sales nutritivas del entorno;

U.  Considerando que, habida cuenta de lo anterior, este tipo de piscifactoría de agua dulce se considera a la vez un servicio de protección medioambiental que mantiene la calidad y la cantidad de las aguas, y espera de los responsables europeos un reconocimiento y apoyo mucho mayores que en la actualidad;

V.  Considerando que los productos de la Unión deben cumplir una serie de reglas y normas estrictas en materia medioambiental, de salud animal, bienestar animal y protección de los consumidores, que abarcan las operaciones de producción, la alimentación animal, el bienestar, el transporte, la transformación y las condiciones sociales de empleo, que inciden directamente en los costes de producción; que el resultado son productos sostenibles y de excelente calidad que pueden resultar más caros y, por ende, menos competitivos que los importados, que frecuentemente llegan al mercado de la Unión a bajos precios a causa de prácticas que resultan insostenibles desde un punto de vista medioambiental, social y laboral, y cuya producción ha estado acompañada de normas de salud y bienestar animal deficientes;

W.  Considerando que algunas empresas de acuicultura dependen en gran medida de los recursos energéticos, lo cual aumenta el coste de la producción acuícola;

X.  Considerando que debe incrementarse el consumo de pescado, un alimento que contiene proteínas, ácidos grasos, vitaminas, minerales y micronutrientes esenciales beneficiosos para la salud humana, y que la excelente calidad de los pescados y mariscos de la Unión debería constituir una importante ventaja competitiva para la acuicultura de la Unión;

Y.  Considerando que el consumo mundial de pescado está aumentando progresivamente, en paralelo con el crecimiento mundial de la población;

Z.  Considerando, además, que no siempre hay coherencia entre las políticas comercial, social y medioambiental de la Unión, ya que, por ejemplo, la Unión concede el estatuto de Sistema Generalizado de Preferencias (SPG y SPG+) a países en desarrollo vulnerables, con la intención de que puedan pagar menos derechos, o incluso ninguno, por las exportaciones a la Unión, lo que les da un acceso fundamental al mercado de la Unión y contribuye a su crecimiento; que, al mismo tiempo, algunos de estos países, por ejemplo ciertos países asiáticos, producen pescado de acuicultura que no cumple las normas medioambientales, de bienestar animal, sanitarias, sociales y laborales que los operadores de la Unión están obligados a cumplir y que, en ocasiones, violan los derechos humanos;

AA.  Considerando que la Unión también depende en gran medida de las importaciones de productos de la pesca procedentes de terceros países para los piensos destinados a la acuicultura y que hasta ahora no se han investigado ni promovido suficientemente piensos alternativos más sostenibles;

AB.  Considerando que el comercio exterior de la Unión en relación con la acuicultura es deficitario y existe una competencia desleal entre los productos de acuicultura importados de terceros países y los producidos en la Unión, en detrimento de la calidad de los alimentos y la salud de los consumidores;

AC.  Considerando que la acuicultura de terceros países ofrece a la Unión oportunidades de inversión;

AD.  Considerando que los consumidores europeos no pueden percibir las diferencias entre los productos de la acuicultura europea y los de terceros países en cuanto a calidad, huella ambiental, comportamiento social y respeto del bienestar de los animales si la información que reciben es insuficiente o imprecisa (especialmente respecto del país de origen, la descongelación o la identificación de especies);

AE.  Considerando que la legislación de la Unión en materia de información sobre los productos acuáticos que se debe facilitar al consumidor es clara y que su control es responsabilidad de las autoridades de los Estados miembros; que, con todo, es, por lo general, notorio que en la práctica esta información esencial no se facilita a los consumidores en el caso de los pescaderos y los restaurantes; que esta situación de aplicación deficiente socava la competitividad de la acuicultura de la Unión;

AF.  Considerando que una acuicultura sostenible pasa por criar animales sanos, para lo cual es fundamental desarrollar medios veterinarios específicos innovadores, principalmente vacunas y antibióticos, que deben usarse de una manera responsable y restrictiva que garantice la salud y el bienestar de los animales y los consumidores, así como productos acuícolas seguros y nutritivos, sin perjuicio para el medio ambiente y las especies salvajes; que la normativa sobre salud animal de la Unión también debe tener en cuenta las particularidades de la acuicultura y las especificidades de las especies de peces a la hora de abordar el tratamiento de infecciones y enfermedades y el impacto en la calidad del producto;

AG.  Considerando que el Plan de Acción europeo «Una sola salud» para luchar contra la resistencia a los antimicrobianos constata que la inmunización por vacunación constituye una intervención sanitaria rentable en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos(17), lo cual es también aplicable a la acuicultura;

AH.  Considerando que la imagen que la sociedad y los consumidores europeos tienen de la acuicultura varía de un Estado miembro a otro, y que en general hay un margen claro de mejora;

AI.  Considerando que, aunque siempre es posible mejorar a través de las buenas prácticas, la mala imagen de esta actividad no siempre se debe a problemas reales (cuestiones medioambientales, de calidad o de seguridad), sino a la idea preconcebida que los consumidores tienen de la acuicultura; que esta situación se explica, en gran medida, por la creencia de que los efectos reales de la acuicultura en algunos terceros países (países en desarrollo) también se encuentran en la Unión, lo que no es cierto;

AJ.  Considerando que la existencia de prácticas muy variadas con respecto a la acuicultura produce diferencias considerables en la calidad del producto, el impacto medioambiental y las condiciones sanitarias, entre otros aspectos, lo que con frecuencia genera en el consumidor incertidumbre ante el producto resultante; 

AK.  Considerando que la mala reputación de la acuicultura afecta a su gobernanza por las administraciones públicas (concesión de licencias, planificación, etc.), pero también a sus condiciones de comercialización;

AL.  Considerando que es importante tener en cuenta el potencial de la acuicultura de agua dulce, de la acuicultura de interior con aguas cerradas, de la acuicultura multitrófica integrada y de los sistemas de recirculación o de la acuaponía en zonas urbanas para mejorar la seguridad alimentaria y el desarrollo de las zonas rurales;

AM.  Considerando que los crustáceos, los moluscos y las plantas acuáticas, como las algas, son también un recurso importante para la acuicultura;

AN.  Considerando que la investigación y la innovación deben desempeñar un papel fundamental en el aprovechamiento del potencial de la acuicultura sostenible; que es posible incrementar la producción de forma sostenible mediante la expansión impulsada por la innovación, la regeneración y limpieza de las aguas, el uso de energías renovables y la eficiencia energética y en el uso de recursos, al tiempo que se reduce el impacto ambiental y se prestan servicios medioambientales;

AO.  Considerando que los protocolos normalizados a escala de la Unión de los datos científicos que permiten supervisar y mejorar las prácticas de gestión y producción, así como su impacto medioambiental y sanitario, tienen una importancia considerable;

AP.  Considerando que se debe privilegiar la cría de especies nativas o endémicas para reducir el impacto medioambiental y hacer la acuicultura más sostenible;

AQ.  Considerando que las dificultades para acceder al crédito y el considerable tiempo transcurrido entre la inversión y la primera venta (en general, tres años como mínimo) pueden disuadir a los inversores;

AR.  Considerando que las condiciones de prefinanciación que ofrecen los bancos y las entidades financieras son cada vez más estrictas;

AS.  Considerando que, en la mayoría de los casos, los procedimientos no resultan suficientemente claros para los usuarios, y el sinfín de documentos que han de presentarse para obtener financiación del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) desaniman a los solicitantes; que los aproximadamente 1 280 millones EUR disponibles en el periodo actual de programación (2014-2020) no son suficientes para desarrollar el sector europeo de la acuicultura; que, además, los Estados miembros presentan bajísimos índices de absorción;

AT.  Considerando que una acuicultura sostenible ha de tener en cuenta los posibles efectos sobre las poblaciones de peces salvajes y la calidad del agua, pero que, por otro lado, también necesita poblaciones de peces sanos y agua de excelente calidad;

AU.  Considerando que los datos disponibles revelan una brecha creciente —estimada en ocho millones de toneladas— entre el nivel de consumo de pescado y marisco en la Unión y el volumen de capturas de las pesquerías; que una acuicultura sostenible puede, junto con la pesca sostenible, contribuir a garantizar a los ciudadanos de la Unión la seguridad alimentaria y nutricional a largo plazo, incluido el suministro de alimentos, así como el crecimiento y el empleo, y a satisfacer la creciente demanda mundial de alimentos de origen acuático, siempre que se encuentren fuentes sostenibles de piensos para las actividades acuícolas y se evite el deterioro medioambiental; que, por tanto, puede contribuir al objetivo general de colmar la brecha entre el consumo y la producción de pescados y mariscos en la Unión;

AV.  Considerando que en la acuicultura un kilogramo de pescado de poco valor puede transformarse en un kilogramo de pescado de gran valor (como es el caso del capelán en rodaballo, cuyo valor aumenta de 0,10 EUR a 7 EUR por kilogramo);

AW.  Considerando que los jóvenes están menos interesados en trabajar en el sector de la acuicultura o en invertir en este y desarrollarlo, debido a la mala comunicación y a la falta de perspectivas y estabilidad financieras, lo que hace de este un sector poco atractivo para las generaciones más jóvenes;

AX.  Considerando que la acuicultura sostenible que es propiedad de la comunidad y está gestionada por ella puede beneficiar desde el punto de vista socioeconómico a las regiones costeras periféricas y desempeñar un papel positivo en la economía azul;

AY.  Considerando que la acuicultura de agua dulce representa alrededor del 20 % de la producción del sector en Europa, y que las ayudas de la Unión deben corresponder a este porcentaje; que, debido a su diferente naturaleza, la acuicultura de agua dulce requiere de normas especiales, y por consiguiente, merece un capítulo específico en la legislación relativa a la política pesquera común de la Unión;

AZ.  Considerando que la investigación y la innovación son fundamentales para mejorar la sostenibilidad y la competitividad del sector de la acuicultura en el mercado de la Unión;

AAB.  Considerando que las inversiones en proyectos de acuicultura de agua dulce también deben realizarse con ayudas de financiación ex post, y que eso frecuentemente requiere esfuerzos desproporcionados de los inversores, por lo que en muchos casos los piscicultores no se animan a emprender proyectos; que en la mayoría de los casos el importe de las ayudas es bajo;

Aprovechar el potencial de la acuicultura de la Unión

1.  Reconoce los efectos positivos que la acuicultura sostenible, incluidos el sector marino y el de agua dulce, puede tener sobre el empleo y la economía de la Unión, en general, al mejorar la productividad y la calidad de vida de sus zonas costeras e interiores; hace hincapié en la necesidad de impulsar su desarrollo, diversificación e innovación, promoviendo una mayor producción de peces, crustáceos, moluscos, algas y equinodermos a partir de la acuicultura y mejorando la competitividad de dichos productos (para mejorar la producción acuícola de la Unión con miras a que alcance, al menos, la actual tasa de crecimiento mundial de la acuicultura en el plazo de cinco años y alentar la inversión en equipos más eficientes desde el punto de vista de la energía y más económicos) e incrementando su consumo y su contribución a la seguridad alimentaria y nutricional de los ciudadanos de la Unión; insiste en que ello debe realizarse conservando al mismo tiempo el buen funcionamiento de los ecosistemas marinos para permitir que se sigan practicando una acuicultura y una pesca comercial rentables y otros usos sostenibles del medio marino;

2.  Considera que la Unión necesita aumentar su producción en el sector de la acuicultura, en particular con el objetivo de reducir la presión sobre los caladeros naturales; considera que los piensos a base de pescado deben provenir de fuentes sostenibles y no poner en peligro los objetivos de rendimiento máximo sostenible de la política pesquera común y que se debe controlar la carga de nutrientes; resalta la importancia de la cooperación entre investigadores, el sector de la acuicultura, los productores de piensos y las organizaciones y administraciones medioambientales; destaca que la acuicultura de la Unión debe tener en cuenta la calidad, la sostenibilidad, la seguridad alimentaria, los aspectos medioambientales y la salud animal y humana, y debe ser un modelo en este sentido; toma nota con satisfacción de las nuevas iniciativas de acuicultura en tierra, especialmente en mares sensibles y zonas de la Unión con aguas cerradas, y considera que se necesitan medidas más estrictas para que la acuicultura sea un sector más eficiente, económicamente viable, responsable a nivel social y respetuoso del medio ambiente, que cubra una mayor cuota de la demanda europea de pescado y reduzca la dependencia europea de las importaciones;

3.  Acoge con satisfacción la Comunicación de la Comisión titulada «Directrices estratégicas para el desarrollo sostenible de la acuicultura de la UE» y la identificación que en ella se hace de los ámbitos en que deben centrarse los esfuerzos para explotar el potencial de la acuicultura de la Unión para que, junto con la pesca sostenible, pueda contribuir al objetivo de colmar la brecha entre el consumo y la producción de pescado y marisco en la Unión de forma sostenible desde el punto de vista ambiental, social y económico;

4.  Destaca que la acuicultura de agua dulce es todavía una posibilidad poco explorada para mejorar la seguridad alimentaria y desarrollar las zonas rurales;

5.  Destaca que el crecimiento sostenible debe basarse en los siguientes aspectos: previsibilidad de la inversión de las empresas y seguridad jurídica, que puede crearse a través de marcos administrativos más eficientes, transparencia de la gobernanza reforzada, criterios claros, homogéneos y simplificados para la concesión de licencias en toda la Unión, procedimientos comunes de gestión de enfermedades y acceso a tratamientos veterinarios adecuados y no perjudiciales para la salud animal y humana, ordenación eficaz del espacio, disponibilidad de documentos de orientación, intercambio de buenas prácticas, apoyo del Consejo Consultivo de Acuicultura y apoyo financiero adecuado; señala que todos estos factores pueden contribuir al crecimiento sostenible;

6.  Valora las conclusiones y las recomendaciones del dictamen científico titulado «Food from the Oceans», de noviembre de 2017, relativo al desarrollo y la aplicación de la política marítima, de pesca y acuícola en los próximos años para ayudar a incrementar la cantidad de alimentos sostenibles que obtenemos de los océanos;

7.  Pide a la Comisión que apoye a la industria en sus esfuerzos por reducir su dependencia de las poblaciones de peces salvajes para la producción de piensos para peces, en particular aumentando el uso de algas marinas y otras algas;

8.  Pide a la Comisión que fomente un mayor desarrollo del sector emergente de la acuicultura de algas marinas;

9.  Reconoce el potencial de la acuicultura para contribuir a la seguridad alimentaria y nutricional de los ciudadanos de la Unión y la necesidad de dietas sostenibles y saludables, sistemas alimentarios respetuosos con el clima y el bienestar animal y ambientalmente sostenibles, de la circularidad y eficiencia en el uso de recursos de los sistemas alimentarios, fomentando la innovación y la capacitación de las comunidades;

10.  Reitera que el desarrollo de la acuicultura europea ha de vincularse a la necesidad básica y fundamental de una producción alimentaria autosuficiente, segura, nutricional y sostenible, y que debe ocupar un lugar más prominente en la agenda global de la Unión;

11.  Pide a la Comisión y a los Estados miembros que inviertan en investigación, estudios y proyectos piloto de cara a unas prácticas acuícolas innovadoras, orientadas al futuro y ecológicas, en particular en sistemas de acuicultura multitrófica integrada (AMTI), acuaponía y sistemas de recirculación en acuicultura (SRA), que reducen el efecto de las explotaciones acuícolas en hábitats, en las poblaciones de animales salvajes y en la calidad del agua, contribuyendo así a un enfoque basado en el ecosistema;

12.  Pide a la Comisión que lleve a cabo un análisis pormenorizado y que garantice un seguimiento adecuado de cada una de las recomendaciones del Grupo de Alto Nivel de Asesores Científicos;

13.  Pone de relieve que cualquier política de acuicultura europea sostenible debe tener en cuenta las características y las diferencias en cuanto a necesidades y desafíos de los distintos tipos de producción acuícola y debe elaborar medidas específicas que también tengan en cuenta las diferencias geográficas y los posibles efectos del cambio climático; pide, por consiguiente, a la Comisión que, en la política pesquera de la Unión posterior a 2020, establezca normas adaptadas a las características de cada subsector;

14.  Destaca el potencial de la acuicultura de agua dulce, de la acuicultura de interior con aguas cerradas, de la acuicultura multitrófica integrada, de los sistemas de recirculación y de la acuaponía en zonas urbanas; hace hincapié en que la acuicultura de agua dulce sigue siendo una posibilidad insuficientemente explorada que permitiría mejorar la seguridad alimentaria y desarrollar las zonas rurales, pero que desempeña un papel social importante, ya que proporciona empleo rural en las zonas más pobres y desempeña un papel ambiental a la hora de mantener humedales valiosos y de proporcionar una amplia gama de servicios ecosistémicos, lo que trasciende con creces su valor económico;

15.  Resalta la importancia de poner en marcha instrumentos de coordinación, grupos de estudio y acciones de la Unión, a fin de analizar los casos en los que la producción de moluscos se ve gravemente amenazada por la acción depredadora de la dorada (Sparus aurata) y buscar soluciones sostenibles y respetuosas con el medio ambiente;

16.  Es consciente del potencial de la acuicultura y el procesamiento y exportación complementarios de los productos pesqueros como una industria autóctona que genera empleos y beneficios económicos, especialmente en el caso de las comunidades rurales costeras e isleñas;

17.  Resalta la importancia de que la Directiva marco sobre el agua y la Directiva marco sobre la estrategia marina garanticen la protección de las zonas de producción de moluscos, tal como recogía anteriormente la derogada Directiva relativa a los moluscos;

18.  Señala que, en un contexto de producción de macroalgas o moluscos bivalvos, al reducir la aportación de nutrientes para el logro de un buen estado ecológico del medio ambiente, se debe tener en cuenta la capacidad de remisión natural de los organismos criados o cultivados;

Simplificación de los procedimientos administrativos

19.  Destaca el papel fundamental de los entes locales y regionales en el fomento de la acuicultura europea, en particular en la ejecución de los planes estratégicos plurianuales elaborados por los Estados miembros;

20.  Hace hincapié en que el crecimiento sostenible de la acuicultura debe basarse en la previsibilidad de inversión de las empresas y la seguridad jurídica, para las cuales son especialmente necesarias:

  a)  la simplificación y agilización de los procedimientos administrativos: menos trámites burocráticos a escala de la Unión, nacional y regional, aprovechando al máximo las tecnologías de la información y de las comunicaciones, al tiempo que se garantiza que no se agrave el deterioro del medio marino;

  b)  una mayor transparencia y una planificación adecuada;

c)  una mejor coordinación por lo que respecta a las competencias compartidas entre la Unión, los Estados miembros y, en su caso, los entes regionales y locales;

d)  unos procedimientos de concesión de licencias ágiles, claros y transparentes acompañados de plazos limitados para alcanzar un acuerdo con vistas a no disuadir a los inversores;

  e)  la supervisión estrecha de los planes estratégicos nacionales plurianuales de los Estados miembros por parte de la Comisión;

f)  unas directrices de la Comisión para los planes estratégicos nacionales de cara a la aplicación uniforme de la legislación de la Unión (principalmente la medioambiental y para garantizar la salud, que no se dañe a los ecosistemas ni a las actividades pesqueras);

g)  un marco jurídico coordinado entre las diferentes regiones y Estados miembros que comparten las mismas aguas, con el fin de garantizar una competencia leal y políticas medioambientales eficaces;

h)  la estrecha cooperación entre la Comisión y las autoridades competentes (de ámbito nacional, pero también local y regional) en la aplicación de la legislación de la Unión (principalmente la sanitaria y la medioambiental), así como en el apoyo a la coordinación de la legislación nacional o regional cuando proceda;

  i)  unos mecanismos para el intercambio de información y mejores prácticas entre los Estados miembros, a través de un método abierto de coordinación de las medidas nacionales relativas a la seguridad de las empresas, el acceso a las aguas y al espacio de la Unión, y la simplificación administrativa del proceso de concesión de licencias;

  j)  un apoyo adecuado con financiación pública a escala nacional y de la Unión para la producción, innovación y desarrollo sostenible y responsable en el ámbito de la acuicultura;

  k)  una mejor incorporación de las perspectivas acuícolas y pesqueras a los acuerdos comerciales de la Unión;

21.  Propone, por lo que respecta al sistema administrativo, que se cree lo antes posible una «ventanilla única», la cual asumiría y ejercería todas las responsabilidades, de modo que se podría presentar la documentación pertinente a un solo órgano administrativo; estima que con ello mejoraría la relación entre el usuario final y los distintos niveles de la Administración Pública;

22.  Recomienda establecer un sistema de concesión de licencias simplificado o «acelerado» por el cual la administración competente otorgue un certificado provisional que permita a los operadores que cumplan unos criterios predefinidos iniciar sus actividades; señala que estos criterios podrían basarse en el historial de los solicitantes, o en el hecho de que hayan presentado un proyecto de acuicultura pionero en cuanto a innovación o sostenibilidad, o en el establecimiento de zonas reservadas de servidumbre acuícola en las que se definan de antemano los usos que son incompatibles con la acuicultura;

Equidad en la interacción con otros sectores

23.  Subraya que una ordenación espacial adecuada debe tener en cuenta todos los sectores (enfoque global), así como las cuestiones de sostenibilidad y la seguridad alimentaria, sin favorecer a poderosos sectores económicos en detrimento de la acuicultura; destaca que la ordenación del espacio no tiene que entrañar necesariamente la segregación de las actividades en determinadas zonas, sino más bien la compatibilidad equilibrada entre ellas, lo cual puede resultar beneficioso para todas las partes;

24.  Recomienda apoyar un papel y participación más activos y destacados de las organizaciones acuícolas y los Grupos de Acción Local Pesquera (GALP) en el proceso decisorio a través de la regionalización, a fin de garantizar la mejor estrategia para cada una de las regiones;

25.  Señala que se deben tener debidamente en cuenta los intereses del sector de la acuicultura y que este ha de recibir un trato equitativo cuando interactúe con otros sectores, por ejemplo, en lo que a la ordenación del espacio respecta;

26.  Insta a la Comisión y a los Estados miembros a que elaboren mapas de ordenación del espacio al objeto de determinar posibles zonas en las que la acuicultura y otras actividades pudieran coexistir;

27.  Señala que la ordenación del espacio y las condiciones de concesión de licencias son los motivos más probables por los que otros sectores importantes o de peso se muestran reacios a compartir espacio;

28.  Destaca que, para garantizar la igualdad de condiciones en el acceso a los recursos marinos, los estudios de impacto socioeconómico y medioambiental necesarios para la acuicultura deben también afectar a todos los sectores con los que esta compite, como el turismo o la extracción de materias primas;

29.  Insta a los Estados miembros y a las autoridades nacionales a que cumplan la legislación de la Unión relativa a las aguas y la regeneración y limpieza de zonas contaminadas;

30.  Subraya que la legislación debe adoptarse tras haberse consultado, en pie de igualdad, a todas las partes interesadas;

Adaptación de la legislación a las necesidades de la acuicultura

31.  Hace hincapié en que la sostenibilidad medioambiental debe ir de la mano de la social y económica (siendo estos los tres pilares sobre los que se asienta la sostenibilidad), y en que debe tenerse debidamente en cuenta la contribución actual y potencial de la acuicultura a la seguridad alimentaria en la Unión;

32.  Acoge con satisfacción las mejores prácticas del sector y los ejemplos de buena cooperación sobre la base de acuerdos voluntarios y de otro tipo celebrados entre los defensores del medio ambiente y el sector, también en zonas Natura 2000; celebra los numerosos ejemplos de aportaciones por parte de la acuicultura a la conservación de la calidad del agua; es consciente de los servicios ecosistémicos acuáticos que brinda el sector y pide incentivos que permitan reforzarlos; destaca que no resulta deseable desde el punto de vista de la sostenibilidad y el desarrollo socioeconómico introducir aún más complicaciones jurídicas en lo que a la acuicultura respecta;

33.  Subraya que la legislación de la Unión debe adaptarse mejor a las realidades, peculiaridades y necesidades de la acuicultura en el marco de la política pesquera común y en consonancia, entre otras cosas, con la legislación medioambiental de la Unión, atendiendo al objetivo de lograr un buen estado medioambiental de todas las aguas marinas en 2020 a más tardar y teniendo en cuenta la importancia del empleo femenino y juvenil en el sector;

34.  Destaca que, en los casos en los que la aplicación de la legislación de la Unión sea problemática o incoherente, se deben formular directrices sobre su interpretación y mejores prácticas;

35.  Reitera que el sector debería participar en mayor medida en la toma de decisiones;

36.  Insta a la Comisión a que mejore la escasa contribución de la producción acuícola, estimada en un 10 %, a la hora de atender la demanda interna de pescado, y a que corrija el hecho de que más de la mitad de la demanda de pescado de la Unión se cubra con productos importados;

Mejora de la competitividad de la acuicultura de la Unión dentro y fuera de nuestras fronteras

37.  Pide que los productos acuícolas importados deban cumplir las mismas normas medioambientales, sociolaborales, de seguridad alimentaria y de respeto de los derechos humanos a las que están sujetos los operadores de la Unión, y lamenta que actualmente sigan prevaleciendo en este ámbito unas condiciones de competencia desiguales y que los operadores de la Unión sufran graves distorsiones de la competencia que resultan peligrosas;

38.  Destaca la situación actual de los piscicultores europeos, que sufren importantes pérdidas que afectan a sus poblaciones en su totalidad a causa de predadores como las nutrias, las garzas y los cormoranes; subraya que dichos predadores también acaban con las huevas de las luciopercas y las carpas, lo cual limita considerablemente la cría y reproducción de peces de agua dulce; pide, por lo tanto, a los Estados miembros que apliquen las excepciones en vigor en el caso de las garzas y los cormoranes y, a la Comisión, que lleve a cabo una revisión del estado de conservación de la nutria y permita, cuando sea necesario, la eliminación y control de estos predadores;

39.  Pide que se lleven a cabo más y mejores controles en origen y en las fronteras de los productos importados y, a nivel interno, medidas de lucha contra las prácticas acuícolas ilegales o «furtivas» que afectan al desarrollo interno del sector;

40.  Señala que la Unión debería exportar sus conocimientos especializados y normas de sostenibilidad; cree que ello reviste especial importancia en el caso de las regiones vecinas que producen especies similares a las producidas en la Unión y, en particular, los terceros países con aguas compartidas con la Unión;

41.  Pide a la Comisión que garantice que en los acuerdos comerciales con terceros países se supedite el acceso preferencial al mercado al respeto de normas de sostenibilidad y bienestar animal equivalentes a las aplicables en la Unión;

42.  Invita a la Comisión a fomentar, en el ámbito de la política de la Unión de cooperación con los países en desarrollo, acciones de apoyo y formación que contribuyan a promover la acuicultura sostenible y a aumentar la concienciación de los productores acuícolas en dichos países con respecto a una política de calidad y unas normas de producción más exigentes, especialmente en lo que respecta a los parámetros medioambientales, sociales y de higiene;

43.  Anima a que se adopten medidas tendentes a fomentar la inversión de la Unión en proyectos de acuicultura en terceros países;

44.  Pide a la Comisión que siga garantizando el respeto de las normas de importación de la Unión, en particular en lo que respecta a los procedimientos de cultivo que cumplen las normas medioambientales, sociales y de higiene, en los terceros países exportadores, con vistas a la aplicación a escala internacional de condiciones de competencia equitativas; estima, al mismo tiempo, que los resultados del seguimiento de los procedimientos acuícolas en terceros países deben influir de manera decisiva en la renovación de las autorizaciones de exportación de productos a la Unión;

45.  Solicita a la Comisión que evalúe los efectos del Brexit en el ámbito de la acuicultura;

Mejora de la información al consumidor

46.  Insiste en la aplicación cabal de la legislación de la Unión en materia de etiquetado e información al consumidor, tanto en las lonjas de pescado como en el sector de la hostelería, la restauración y el catering; estima que ello resulta importante para todos los productos pesqueros, no solo los acuícolas, ya sean importados o producidos en la Unión; considera que el Reglamento de control debería adaptarse y reforzarse a tal efecto;

Garantía del bienestar de los animales

47.  Pide que se cree una etiqueta específica para el reconocimiento de los productos procedentes de la acuicultura sostenible de la Unión e insiste en la necesidad de que los consumidores dispongan de información transparente también sobre los productos acuícolas importados de terceros países mediante el refuerzo de la trazabilidad;

48.  Considera que la estrategia para el sacrificio debe incluir propuestas para garantizar tanto procedimientos tendentes al establecimiento de parámetros eficaces para métodos no crueles de sacrificio de los peces, de conformidad con las directrices de la OIE y la EFSA, como que los equipos utilizados para sacrificar los peces funcionen de acuerdo con dichos parámetros, y el sacrificio eficaz y no cruel de los peces de piscifactoría sea aplicado, evaluado, valorado y certificado en toda la Unión;

Disponibilidad de productos veterinarios

49.  Señala que la legislación veterinaria de la Unión debe adaptarse mejor a las realidades y necesidades de la acuicultura teniendo en cuenta las distintas especies y las diferencias operativas;

50.  Resalta que es necesario un verdadero mercado común de la Unión de vacunas y otros productos veterinarios para la protección de la salud animal y humana, en particular en el caso de las especies «menores»;

51.  Señala que, por desgracia, los costes relativamente más elevados de los diagnóstico, las alternativas a los antimicrobianos y la vacunación en comparación con los antibióticos comunes representan un obstáculo para el aumento del uso de vacunas y de la tasa de vacunación que ambiciona el Plan de Acción(18); acoge con satisfacción que la Comisión anuncie en el Plan de Acción incentivos para aumentar el recurso a diagnósticos, alternativas a los antimicrobianos y vacunas(19);

52.  Insta a la Comisión a que implante la obligación de proporcionar información sobre el uso de vacunas y antibióticos en la acuicultura atendiendo a los eventuales riesgos para la salud humana y el ecosistema;

53.  Opina que la Comisión y los Estados miembros deben preparar medidas y estímulos concretos que incluyan una mejor aplicación o, en su caso, la modificación de la Directiva 2006/88/CE, a fin de promover un enfoque de cadena integrada en lo que respecta a la resistencia a los antimicrobianos y aumentar el uso de las alternativas a estos, los diagnósticos y las vacunas en la acuicultura para de este modo fomentar de una manera rentable la prevención, el control, y la erradicación de las enfermedades y de la resistencia a los antibióticos en los animales acuáticos, y maximizar la supervivencia, el crecimiento y la eficiencia en la producción en relación con dichos animales;

54.  Subraya la necesidad de favorecer en los programas europeos y nacionales la investigación científica sobre la salud del pescado y el marisco, así como la obtención de nuevos productos veterinarios para las especies acuáticas;

55.  Observa, en este sentido, que la resistencia a los antibióticos es un problema muy grave en la medicina humana y animal, y pide a la Comisión que restrinja su uso a aquellos casos en los que exista riesgo de epizootia en el establecimiento de acuicultura, nunca como mera medida preventiva, así como que evalúe la repercusión de estos tratamientos en el riesgo de transferencia de resistencia a los consumidores;

Mejor comunicación y campañas de promoción

56.  Señala la necesidad de contar con mejores campañas de promoción y comunicar mejor a escala de la Unión los beneficios de la acuicultura y del consumo de pescado;

57.  Pide a la Comisión que impulse campañas genéricas de la Unión potentes y duraderas que expliquen las virtudes en cuanto a sostenibilidad de los productos acuícolas de la Unión centrándose en sus estrictas normas en cuanto a calidad, bienestar animal y medio ambiente en comparación con los importados desde terceros países, como en el caso de la etiqueta «Criado en la UE»;

58.  Destaca la necesidad de fomentar y financiar campañas de promoción de los regímenes de calidad regionales contemplados en el Reglamento (UE) n.º 1151/2012, como las denominaciones de origen protegidas; insta a la Comisión a que, en cooperación con los Estados miembros, lance una campaña informativa a escala de la Unión para los consumidores y las empresas sobre la acuicultura en general y, en particular, sobre las diferencias entre las normas estrictas e integrales del mercado europeo y las de menor nivel que se exigen a los productos importados de terceros países, haciendo especial hincapié en los problemas que entrañan la introducción en la Unión de microorganismos especialmente resistentes y la resistencia a los antimicrobianos para la seguridad de los alimentos y la salud pública; destaca el valor que reviste la legislación de la Unión sobre el bienestar de los peces de piscifactoría durante la crianza, el transporte y el sacrificio a la hora de colmar las expectativas de los consumidores y publicitar la calidad de los productos garantizada por las normas de la Unión en comparación con las importaciones de terceros países;

59.  Pide a la Comisión que reserve del presupuesto para promoción de la Unión una suma adecuada para la promoción de pescados y otros productos pesqueros y acuícolas; considera que, en el marco de una acción colectiva, se debe lanzar una amplia campaña comercial para fomentar el reconocimiento y aceptación de los productos de la acuicultura de la Unión, una campaña basada en principios comunes que cuente con una intensidad de apoyo de entre el 80 y el 100 % y abarque todos los Estados miembros;

60.  Respalda a los GALP en el ámbito de la acuicultura de la red Farnet en la promoción de sus actividades a escala local, nacional y europea;

Apoyo a la investigación y la innovación

61.  Señala que el FEMP, que destina 1 200 millones EUR al desarrollo sostenible de la acuicultura de la Unión, así como otras fuentes de financiación, como por ejemplo Horizonte 2020, brindan oportunidades de innovación;

62.  Hace hincapié en la importancia de los GALP, que contribuyen al fomento de la pesca y la acuicultura en un área específica reforzando los recursos pesqueros locales y estimulando la innovación y la diversificación en la pesca y la acuicultura;

63.  Pide a la Comisión que preste su apoyo a la investigación para la lucha contra el herpesvirus de las ostras;

64.  Expresa su preocupación por las consecuencias que pueden tener determinadas especies exóticas invasoras en la acuicultura europea; destaca la importancia que una aplicación con fundamento científico, eficaz y, al mismo tiempo, proporcional del Reglamento (UE) n.º 1143/2014 sobre la prevención y la gestión de la introducción y propagación de especies exóticas invasoras reviste para la protección tanto de la acuicultura europea como de los ecosistemas y las especies locales; pide a la Comisión y a los Estados miembros que apoyen la investigación e innovación al objeto de combatir las especies exóticas invasoras más problemáticas;

65.  Insta a la Comisión y a los Estados miembros a que presten su apoyo en la lucha contra el depredador de ostras Ocenebra inornata;

66.  Hace hincapié en que Horizonte 2020 y el 9.º Programa Marco deben seguir apoyando las actividades de investigación en acuicultura que mejoren la competitividad del sector y den respuesta a las cuestiones puestas de relieve tanto en la conferencia de 2016 de la Comisión, «FOOD 2030» como en el dictamen «Food from the Oceans» (Los alimentos que obtenemos de los océanos) del Grupo de Alto Nivel de Asesores Científicos;

67.  Cree que la Comisión debería consultar a la Plataforma Europea de Tecnología e Innovación en Acuicultura (EATIP) y al Consejo Consultivo de Acuicultura sobre los asuntos prioritarios que deben incluirse en los planes estratégicos nacionales;

68.  Insta a que se invierta en investigación, estudios y proyectos piloto sobre prácticas de acuicultura basadas en el ecosistema, en particular en relación con las regiones ultraperiféricas o con desventajas demográficas;

69.  Señala que debe reforzarse la cooperación entre, por un lado, la comunidad científica y, por otro, los productores acuícolas y otras partes interesadas anteriores y posteriores a estos en la cadena;

70.  Pide que, sobre la base de las mejores recomendaciones científicas, se establezcan protocolos estándar a escala de la Unión tendentes a la recopilación de datos para el seguimiento y la mejora en lo que respecta tanto a las prácticas de gestión y producción de la acuicultura como a la repercusión social, sanitaria, económica y medioambiental de dichas prácticas en las piscifactorías marinas y de agua dulce;

71.  Pide a la Comisión y a los Estados miembros que fomenten técnicas innovadoras y respetuosas con el medio ambiente en la acuicultura, como la acuaponía, a fin de producir alimentos de forma sostenible y con un bajo consumo de recursos, y evitar repercusiones negativas sobre el medio ambiente;

72.  Pide a la Comisión que impulse que se exploren las posibilidades para seguir fomentando la acuicultura de algas marinas, un sector de valor ecológico y económico, con el debido respeto a la sostenibilidad social y medioambiental;

Fomento de la formación y el empleo

73.  Pide a los Estados miembros, contando con el apoyo de la Comisión siempre que ello resulte beneficioso, que garanticen una formación profesional apropiada en el ámbito de la acuicultura, y toma nota de la posibilidad de reciclar a los pescadores profesionales para que trabajen en métodos alternativos de gestión de los entornos acuáticos, con la consiguiente contribución asimismo a la creación de puestos de trabajo para las mujeres y los jóvenes de las zonas rurales y costeras y de las regiones ultraperiféricas, de las islas y, en general, de las regiones que dependan en gran medida de la pesca y las actividades acuícolas;

Mejora de la sostenibilidad del sector de la acuicultura en la Unión

74.  Destaca el importante papel desempeñado por las mujeres en el sector de la acuicultura y la necesidad tanto de adaptar la legislación a esta realidad como de tener debidamente en cuenta el resto de actividades relacionadas con la acuicultura propiamente dicha, como, entre otras, las llevadas a cabo por los envasadores o los tejedores de redes de pesca;

75.  Señala que los sistemas innovadores tendentes a una cría de peces lo más cercana posible a sus ecosistemas con piensos naturales no gozan por el momento de la suficiente presencia en el mercado europeo; pide que se mejoren las condiciones marco para este tipo de sistemas;

76.  Considera que son necesarias inversiones al objeto de aprovechar el potencial y asegurar la sostenibilidad de la acuicultura en aras tanto de la protección del medio ambiente como del suministro de bienes públicos y pide, por lo tanto, un aumento de los fondos destinados a la investigación, la innovación y los proyectos de producción sostenibles y orientados a la calidad; pide a la Comisión y a los Estados miembros que simplifiquen y reduzcan en mayor medida la carga burocrática del sector acuícola, en particular de los piscicultores;

77.  Subraya que el fomento de la cooperación entre la investigación e innovación en el sector de la acuicultura y programas universitarios concretos aportará nuevas ideas y estimulará el interés en este sector económico;

Garantía de una financiación adecuada a través del FEMP y otros Fondos Estructurales

78.  Acoge con satisfacción la promoción de una acuicultura sostenible y competitiva como una de las prioridades del FEMP; muestra su preocupación, no obstante, por que, según las conclusiones del estudio publicado en 2014 por el Tribunal de Cuentas Europeo, su predecesor, el Fondo Europeo de Pesca (FEP), no brindó un apoyo eficaz al desarrollo sostenible de la acuicultura; señala que en el ámbito europeo las medidas de apoyo fueron juzgadas indebidamente concebidas y supervisadas, sin que proporcionaran un marco suficientemente claro para el desarrollo de la acuicultura; observa asimismo que, a escala nacional, las medidas de apoyo no se concibieron ni aplicaron debidamente, y ni los planes estratégicos nacionales ni sus programas operativos proporcionaron una base suficientemente clara para el fomento de la acuicultura, sin que la situación haya realmente mejorado con el apoyo del FEMP;

79.  Destaca que la educación y la buena comunicación atraerán a los jóvenes a este sector, garantizarán su futuro y competitividad, e introducirán nueva tecnología e innovación en su evolución;

80.  Pide a la Comisión, al Parlamento y al Consejo que, a fin de lograr que resulte más apetecible invertir y brindar la muy necesaria ayuda a los piscicultores, eleven al 75 % la intensidad del apoyo a la inversión en la acuicultura de agua dulce en la política pesquera de la Unión posterior a 2020; solicita por otra parte a la Comisión que, junto con el Banco Europeo de Inversiones, elabore un régimen de ayudas a los tipos de interés a escala de la Unión para las inversiones en acuicultura y la financiación de los activos líquidos;

81.  Propone asimismo que en el futuro se refuerce el apoyo de la Unión a las actividades de investigación, desarrollo e innovación en materia de acuicultura prestando especial atención a los aspectos relacionados con la sostenibilidad económica y la competitividad internacional, como por ejemplo la eficacia energética y en el uso de recursos, el fomento de la financiación de materiales biológicos, la reducción de la carga medioambiental, la prestación de servicios ecológicos de nivel superior, etc.;

82.  Constata que el retraso tanto en la adopción del Reglamento del FEMP como en la aprobación de los programas operativos de los Estados miembros hizo que el aprovechamiento real de los fondos del FEMP por parte de los operadores no comenzase hasta finales de 2016 en el mejor de los casos, un retraso de casi tres años;

83.  Insta a que se simplifiquen el procedimiento y los documentos que han de presentarse para obtener financiación del FEMP;

84.  Pide que todos los regímenes que pudieran obstaculizar el fomento de la acuicultura, en particular mediante otros instrumentos de financiación de la Unión (como el FEDER), se revisen en el sentido de subvencionarla;

85.  Pide a la Comisión que redoble los esfuerzos para proporcionar la asistencia complementaria que los usuarios del FEMP necesitan para poder acceder a los recursos;

86.  Destaca que se debe intensificar el apoyo que se presta a las organizaciones de productores e interprofesionales, a fin de que puedan llegar a ser pilares de la OCM;

Simbiosis armoniosa con la pesca

87.  Señala que no debería existir ningún tipo de antagonismo entre la pesca y la acuicultura, y que ambos sectores pueden ser perfectamente compatibles y complementarios, especialmente en las regiones costeras o islas con gran dependencia de tales actividades en las que se practica la pesca artesanal; pide, por tanto, un mayor fomento de las instalaciones acuícolas mar adentro;

88.  Subraya que la acuicultura marina es compatible con la pesca costera en las regiones ultraperiféricas, y complementaria de la misma, y pide a la Comisión que apoye el desarrollo de las técnicas de cría y selección de variedades en las aguas cálidas de las zonas tropicales o subtropicales; solicita a la Comisión que ponga de relieve el papel desempeñado por las mujeres en el ámbito de la pesca costera artesanal y todas las actividades conexas;

89.  Pide a la Comisión que asigne más fondos a los métodos de producción acuícola respetuosos con el medio ambiente, tales como los sistemas de aislamiento cerrados en el mar y los sistemas de recirculación en tierra, a fin de mitigar el impacto negativo de la acuicultura en los hábitats, las poblaciones de peces salvajes y la calidad del agua;

90.  Reitera las consideraciones ya expuestas en su Resolución sobre la elaboración de un plan europeo de gestión de las poblaciones de cormoranes y señala que reducir los daños ocasionados por los cormoranes y otras aves de presa a las explotaciones acuícolas tiene un efecto importante sobre los costes de producción y, por ende, la supervivencia y competitividad de estas; pide a los Estados miembros que apliquen las excepciones en vigor en el caso de las garzas y los cormoranes y, a la Comisión, que revise el estado de conservación de la nutria;

91.  Solicita a la Comisión que, junto con los Estados miembros, adopte medidas para reducir drásticamente por todos los medios las poblaciones de cormoranes de modo que, por un lado, se garantice la preservación de estas aves y, por otro, no surja ninguna amenaza para otras especies y se prevenga el daño a los cultivos acuícolas afectados;

92.  Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión.

(1)

DO L 88 de 4.4.2011, p. 1.

(2)

DO C 221 de 8.8.1998, p. 23.

(3)

DO L 204 de 6.8.2009, p. 15.

(4)

DO C 250 de 18.9.2008, p. 1.

(5)

DO L 189 de 20.7.2007, p. 1.

(6)

DO L 354 de 28.12.2013, p. 22.

(7)

DO L 354 de 28.12.2013, p. 1.

(8)

DO L 149 de 20.5.2014, p. 1.

(9)

DO L 157 de 20.6.2017, p. 1.

(10)

DO C 21E de 28.1.2010, p. 11.

(11)

DO C 236E de 12.8.2011, p. 132.

(12)

DO C 351E de 2.12.2011, p. 119.

(13)

DO C 99E de 3.4.2012, p. 177.

(14)

DO C 316 de 22.9.2017, p. 64.

(15)

DO C 76 de 28.2.2018, p. 40.

(16)

Textos Aprobados, P8_TA(2017)0316.

(17)

Comisión Europea (29 de junio de 2017), «Plan de Acción europeo Una sola salud para luchar contra la resistencia a los antimicrobianos», p. 10.

(18)

Plan de Acción europeo «Una sola salud» para luchar contra la resistencia a los antimicrobianos, pp. 16 y 17.

(19)

Ibidem, p. 14.


EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

ANTECEDENTES GENERALES

En Europa, la acuicultura constituye el 20 % de la producción pesquera y da empleo directamente a unas 85 000 personas. El sector está formado principalmente por pymes o microempresas en zonas costeras y rurales. La acuicultura europea ofrece productos de gran calidad, además de un alto grado de sostenibilidad y estrictas normas de protección de los consumidores. La producción general de la Unión se ha mantenido más o menos estable en volumen desde 2000, mientras que la producción mundial, durante el mismo periodo, ha crecido aproximadamente un 7 % al año. Entre 2009 y 2013 la producción se redujo en aproximadamente 100 000 toneladas. En un contexto de crisis económica y competencia al alza de terceros países, durante los últimos diez años el volumen de la producción acuícola en la Unión ha sufrido una recesión. Esto ha provocado también cambios estructurales en el sector, principalmente la consolidación y fusión de pequeñas empresas, lo que ha provocado la prevalencia de grandes empresas en el sector de la maricultura de pescado y pocos inversores nuevos. No obstante, por número, la acuicultura de la Unión está formada predominantemente por microempresas.

Con todo, el «Crecimiento azul», una estrategia a largo plazo para apoyar el crecimiento sostenible en los sectores marino y marítimo, sitúa la acuicultura entre los sectores con mayor potencial de empleo y crecimiento sostenibles, junto con el turismo costero, la biotecnología marina, la energía oceánica y la explotación minera de los fondos marinos. Además, más importante aún, la acuicultura debe desempeñar un papel fundamental en nuestra sociedad: esta «debe contribuir a preservar el potencial de producción de alimentos en todo el territorio de la Unión sobre una base sostenible, a fin de garantizar a los ciudadanos de la Unión la seguridad alimentaria a largo plazo, incluido el suministro de alimentos, así como el crecimiento y el empleo, y contribuir a satisfacer la creciente demanda mundial de alimentos de origen acuático» (considerando 53 del Reglamento básico sobre la política pesquera común).

No obstante, a pesar de las buenas intenciones a escala de la Unión, concretamente las reflejadas en el Reglamento básico sobre la política pesquera común, así como en las Comunicaciones de la Comisión Europea pertinentes —en 2009, con el objetivo de dar un «nuevo impulso» y de «construir un futuro sostenible para la acuicultura», y en 2013 proponiendo «directrices estratégicas», acciones a escala nacional, regional o local—, estas no respondieron a las expectativas del sector y el entusiasmo inicial se transformó rápidamente en decepción y derrotismo.

La complejidad administrativa y la falta de transparencia en la concesión de licencias, la negativa a conceder licencias por parte de las autoridades locales, a menudo con el pretexto de incumplimiento de los requisitos medioambientales, la dificultad de acceder al espacio y el agua, probablemente complicada por las demandas sociales (falta de información adecuada al consumidor sobre los productos y actividades acuícolas, la mala imagen de la acuicultura, la demanda desproporcionada de mejoras adicionales en términos de huella medioambiental o bienestar animal), agravadas por las presiones externas (cambio climático, enfermedades), han aniquilado los esfuerzos positivos de las instituciones de la Unión.

Por todo ello, la acuicultura de la Unión no ha sido capaz de aprovechas las numerosas oportunidades, patentes en el desarrollo global del sector, el incremento de la demanda de productos de la pesca, el elevado nivel de sostenibilidad medioambiental y la calidad de los productos de la Unión, así como los conocimientos técnicos y la investigación continua en innovación de las empresas acuícolas de la Unión.

La cooperación internacional y las acciones de desarrollo, que persiguen el desarrollo de la acuicultura fuera de la Unión, ocupan un lugar destacado en la agenda de numerosos terceros países, para lo cual se acude a la pericia europea, especialmente en las universidades e instituciones de investigación de la Unión, fabricantes de piensos y equipos, y empresas de consultoría. La mayoría de los productores acuícolas de la Unión han intentado sobrevivir en lugar de invertir en otro lugar para incrementar la producción y con frecuencia desconfían de tales políticas.

Por otro lado, el apoyo financiero prestado por la Unión a la acuicultura durante el periodo 2007-2013 recibió las críticas del Tribunal de Cuentas Europeo: «las medidas de apoyo a la acuicultura durante el período que finalizó en 2013 no han estado bien concebidas ni aplicadas en la UE ni en los Estados miembros, y [...] el Fondo Europeo de Pesca (FEP), instrumento de financiación de la Política Pesquera Común (PPC) no se ha utilizado de forma rentable ni ha contribuido eficazmente al desarrollo sostenible de la acuicultura».

La nueva PPC tiene, entre otros objetivos, el de dar un nuevo impulso a la acuicultura de la Unión. Las previsiones de la Comisión para 2020 de la producción de pescado y marisco criado en la Unión, basadas en su resumen de los planes estratégicos nacionales de acuicultura, representarían un aumento en volumen de en torno al 25 % hasta ese año: hasta 1,5 millones de toneladas por año. La promoción de actividades de acuicultura sostenible también se beneficiaría de ayudas por importe de 1 200 millones EUR aproximadamente con cargo al Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) a finales del periodo de financiación. Sin embargo, el proceso de programación y el inicio del uso efectivo de las ayudas del FEMP disponibles han sufrido retrasos. Asimismo, la constitución del Consejo Consultivo de Acuicultura se prolongó durante más de dos años hasta que comenzó su actividad, y solo recientemente ha comenzado a elaborar recomendaciones. Por otro lado, la publicación de nuevos documentos de orientación de la Comisión sobre directivas medioambientales en relación con la acuicultura finalizó dos años más tarde de lo anunciado en la Comunicación de 2013.

A principios de 2018 se puso en marcha una evaluación intermedia del método abierto de coordinación para la acuicultura de la Unión, en particular para mejorar los procedimientos de concesión de licencias y la asignación de espacio a la acuicultura. Se invitó a los Estados miembros a presentar informes, de manera voluntaria, sobre los progresos realizados con sus planes estratégicos nacionales de acuicultura. Estos informes se tendrán en cuenta, junto con análisis y estudios de caso, para evaluar la eficacia del enfoque actual para reducir los obstáculos e impulsar el crecimiento en el sector. La evaluación se habrá completado a mediados de 2019.

POSICIÓN DEL PONENTE

El ponente opina que para conseguir un sector acuícola que crece, dinámico, sostenible e innovador en la Unión, resulta fundamental superar los obstáculos descritos, para lo cual la mayor preocupación es crear condiciones de competencia equitativas dentro de la Unión y con los competidores de terceros países.

La Unión debería aprovechar sus conocimientos técnicos, su experiencia y sus valores, conservándolos al tiempo que los exporta a terceros países que desean acceder al mercado de pescado y marisco de la Unión.

La Estrategia para el desarrollo sostenible de la acuicultura europea adoptada por la Comisión Europea en 2009, así como las directrices estratégicas propuestas en 2013, siguen siendo pertinentes a día de hoy y aún suponen un reto: simplificar los procedimientos administrativos; garantizar un desarrollo y crecimiento sostenibles de la acuicultura a través de una ordenación del espacio coordinada; reforzar la competitividad de la acuicultura de la Unión; promover condiciones de competencia equitativas para los operadores de la Unión explotando sus ventajas competitivas.

En este contexto, el ponente opina que sin reducir la burocracia, mejorar la transparencia, una planificación eficaz, una mejor coordinación a escala nacional y de la Unión, planes estratégicos nacionales que compartan los objetivos fijados a escala de la Unión y que cumplan los requisitos del Reglamento básico sobre la PPC, un enfoque holístico a la ordenación del espacio y la debida consideración de la acuicultura al lado de sectores asentados e influyentes, una participación adecuada de las partes interesadas, principalmente mediante el refuerzo del Consejo Consultivo de Acuicultura, una legislación europea más estricta en cuanto a la importación de productos acuícolas y mejores controles en las fronteras, una mejor comunicación al consumidor y un etiquetado adecuado a lo largo de toda la cadena, desde la producción hasta que el producto llega a la mesa, y un «mercado común» de vacunas, no puede haber seguridad para las empresas ni desarrollo sostenible del sector acuícola de la Unión.

Un informe reciente del Grupo de Alto Nivel de Asesores Científicos del Mecanismo de Asesoramiento Científico, «Food from the Oceans - How can more food and biomass be obtained from the oceans in a way that does not deprive future generations of their benefits?», afirma que el potencial mayor y más viable identificado de cara a su expansión global se encuentra en la maricultura.

Entre sus recomendaciones figuran las siguientes: «Integrar un paradigma de cultivo [...] responsable respecto de los alimentos procedentes de los océanos en las agendas políticas generales a escala de la Unión y de los sistemas globales»; «Llevar el desarrollo de la maricultura en Europa a un nivel superior y más estratégico a través de un marco político integral y concertado, lo que pasa por proporcionar orientación sobre la inclusión de requisitos de maricultura en la aplicación de la Directiva de la Unión sobre ordenación del espacio marítimo de 2014 y por extender la cooperación tecnológica a la maricultura en el marco de acuerdos de colaboración de pesca sostenible entre la Unión y los países socios del sur».

El ponente no podría estar más de acuerdo con todo ello. Se han identificado los problemas, el diagnóstico es bueno y las soluciones propuestas hasta el momento son muy pertinentes. Lo que se necesita es impulso político. Por otro lado, en un contexto de respeto mutuo del papel de cada uno —instituciones de la Unión y administraciones locales y regionales de los Estados miembros—, la dosis necesaria de subsidiariedad con respecto a la gestión de la acuicultura de la Unión debe combinarse con una actuación reforzada a escala de la Unión, fijando objetivos aplicables a toda la Unión, al tiempo que se opta por metas regionales adaptadas a las especificidades de cada rama de la acuicultura a escala local o regional. El principio de subsidiariedad pretende garantizar que las decisiones se toman lo más cerca posible del ciudadano, pero sin excluir la acción a escala de la Unión cuando esté justificada a la luz de las posibilidades disponibles en el ámbito nacional, regional o local.

El informe del Mecanismo sigue esta misma línea: «Desde un punto de vista político, debe respetarse la subsidiariedad [...]. Con todo, existe margen y valor en el despliegue de esfuerzos más enérgicos y proporcionados a escala de la Unión para apoyar condiciones de competencia equitativas y prestar más atención a la maricultura junto con otros aspectos de "Food from the Ocean", de manera similar a la política agrícola o una política alimentaria más amplia». «El marco político [...] debería capitalizar los considerables esfuerzos que ya se han emprendido (como la aplicación en curso de las directrices estratégicas para la acuicultura de la Unión de 2013), llevándolos a un nivel de prioridad estratégica superior».

Se avecinan oportunidades y compromisos que no deberíamos perder para conceder a la acuicultura de la Unión el lugar que merece: la Comisión Europea presentará, a finales de 2018, una evaluación de la situación por lo que respecta a los requisitos de concesión de licencias y la asignación de espacio a la acuicultura, a partir de los informes de los Estados miembros sobre el progreso de sus respectivos planes estratégicos nacionales de acuicultura. En 2021 a más tardar, los Estados miembros deben haber adoptado planes nacionales de ordenación del espacio marítimo, tal como prevé la Directiva de la Unión por la que se establece el marco de la ordenación del espacio marítimo. Asimismo, la futura PPC debe incluir medidas y los medios financieros necesarios para acompañar el desarrollo sostenible de un sector acuícola de la Unión próspero.


OPINIÓN MINORITARIA

Hacia un sector europeo de la acuicultura sostenible y competitivo: situación actual y futuros desafíos (2017/2118(INI))

Comisión de Pesca; ponente: Carlos Iturgaiz

Opinión minoritaria expresada por Gabriel Mato

El consumo de pescado a nivel mundial acaba de superar el umbral de los veinte kilogramos anuales per cápita, el doble de lo que era la media en la década de los sesenta. Dado que la productividad natural de las aguas dulces y saladas tiene sus límites, el futuro de la acuicultura a nivel mundial ha de estar marcado por el crecimiento si queremos poder alimentar a 2 500 millones de personas más para cuando acabe este siglo, especialmente si en la actualidad se come el doble de pescado que antes; con la acuicultura es completamente posible alcanzar este objetivo. Por lo tanto, la acuicultura desempeña un papel fundamental en nuestra sociedad: ofrece a la población alimentos nutritivamente ricos y es complemento necesario del pescado procedente del sector pesquero extractivo.

La acuicultura es al agua lo que la agricultura a la tierra: de lo que se trata es de cultivar. Sin embargo, se tiende a considerar la seguridad alimentaria y cuestiones relativas a la nutrición principalmente desde el punto de vista de la agricultura, tratando a menudo la acuicultura como algo marginal.

Este sector de la Unión brinda a los consumidores productos sostenibles de alta calidad, por lo que no podemos más que estar orgullosos de nuestros productores, y sus normas sociales, medioambientales y de bienestar animal son de las más exigentes del mundo. No obstante, nuestro mercado de la Unión se ve inundado por productos baratos e insostenibles procedentes de terceros países que suponen una competencia desleal para nuestros productores, que venden en ese mismo mercado.

Por otra parte, el cultivo de mejillones y, en general, de marisco desempeña una importante labor para el medio ambiente al filtrar y depurar el agua del mar.

Por todo lo ya mencionado, es necesario que estimulemos el desarrollo de esta actividad sostenible.


OPINIÓN MINORITARIA

Hacia un sector europeo de la acuicultura sostenible y competitivo: situación actual y futuros desafíos (2017/2118(INI))

Comisión de Pesca; ponente: Carlos Iturgaiz

Opinión minoritaria expresada por Maria Lidia Senra Rodríguez

Ni la acuicultura es la solución a la sobreexplotación pesquera, ni hace falta la introducción en el mar de pescado para cebo industrial en aras del abastecimiento de las proteínas necesarias para una buena alimentación.

Nuestras acciones en materia de pesca deberían tener por objeto fundamental la preservación tanto de los ecosistemas marinos y las poblaciones locales, evitando el desplazamiento y la destrucción de la pesca artesanal y a pequeña escala, como de las tierras agrícolas que resulten afectadas en los medios marinos donde esté ubicada esta industria.

Las piscifactorías intensivas generan un gran volumen de heces, restos de piensos y medicamentos (antibióticos, entre otros) que contaminan las aguas con consecuencias muy negativas para los ecosistemas marinos y fluviales, así como para la salud. Por otra parte, las especies autóctonas en los alrededores de estas explotaciones se ven afectadas por las enfermedades que surgen de aquellas.

Sobre la base del principio de cautela y de las repercusiones negativas que tendrá el pescado para cebo industrial (destruir empleo en las zonas costeras e impedir que los alimentos sean sanos, seguros y sostenibles), hacemos hincapié en que en la Unión no debe ni fomentarse ni autorizarse la instalación estas piscifactorías, cuyas repercusiones sobre los ecosistemas son totalmente imposibles de controlar.


OPINIÓN de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (21.3.2018)

para la Comisión de Pesca

Hacia un sector europeo de la acuicultura sostenible y competitivo: situación actual y futuros desafíos

(2017/2118(INI))

Ponente de opinión: Francesc Gambús

BREVE JUSTIFICACIÓN

En abril de 2013 la Comisión Europea publicó las «Directrices estratégicas para el desarrollo sostenible de la acuicultura de la UE»(1), que incluyen un proyecto de estructura de los planes estratégicos nacionales plurianuales. En mayo de 2016 la Comisión publicó su resumen de los 27 planes plurianuales nacionales para la acuicultura, en el que se analizan los principales objetivos y desafíos del sector de la acuicultura identificados por 27 Estados miembros en sus planes en el marco del contexto general de la reformada política pesquera común (PPC).

La Unión produce menos del 2 % del volumen de pescado de acuicultura de todo el mundo, pero es líder mundial en cuanto a calidad y sostenibilidad. El ponente opina que la Unión puede y debe seguir siendo líder mundial por lo que respecta a calidad y sostenibilidad, pero sigue siendo necesario aumentar la producción para satisfacer en mayor medida la demanda de pescado de la Unión. Actualmente, la acuicultura solo cubre el 10 % de la demanda de pescado de la Unión, el resto procede de las pesquerías de la Unión (30 %), en tanto que el 60 % se importa de terceros países. El ponente considera que es posible incrementar la acuicultura de la Unión sin hacer más laxas las normas y manteniendo la calidad y la sostenibilidad. A fin de aprovechar el enorme potencial del sector de la acuicultura, debe reducirse la complejidad de la gestión, por lo que respecta a las licencias, autorizaciones y análisis medioambientales (por ejemplo, los estudios de impacto o de seguimiento), y ponerla en relación con la demanda de seguridad para las inversiones en este sector, así como dar a la Unión la oportunidad de ser más competitiva. Con inversiones, ya sea en investigación, recursos humanos, nuevas piscifactorías u otros ámbitos de la acuicultura, la Unión seguirá manteniendo su influencia en las normas de producción en vez de perder un mercado del que se beneficiarían terceros países con normas menos estrictas. Además, dado que el sector está compuesto en su práctica totalidad por microempresas, esto protegería, garantizaría y aumentaría el empleo.

El ponente opina, por lo tanto, que la Unión tiene que aprovechar ahora la oportunidad de desarrollar su potencial en este ámbito sirviendo de modelo, no solo en cuanto a calidad y sostenibilidad, sino también con respecto al medio ambiente y la seguridad alimentaria.

SUGERENCIAS

La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria pide a la Comisión de Pesca, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

1.  Destaca los compromisos jurídicos de la Unión para garantizar la protección de la naturaleza, en particular mediante la Directiva sobre las aves, la Directiva sobre los hábitats y la Directiva Marco sobre la estrategia marina;

2.  Considera que la Unión Europea tiene que aumentar su producción en el sector de la acuicultura de la Unión, así como mantener y mejorar las estructuras y los puestos de trabajo, teniendo en cuenta al mismo tiempo la calidad, la sostenibilidad, la seguridad alimentaria, la salud animal y humana, y los aspectos medioambientales así como la presión sobre los entornos pesqueros naturales; considera, además, que la Unión debe servir de modelo a nivel mundial a este respecto; señala que, en Europa, la acuicultura (la cría de peces de aleta, moluscos y plantas acuáticas) produce cerca del 20 % de los productos de pescado y en la actualidad emplea de forma directa a unas 85 000 personas;

3.  Considera que se necesitan medidas más rigurosas para que la acuicultura sea un sector más eficiente, viable económicamente, responsable a nivel social y ecológico, que cubra una mayor cuota de la demanda europea de pescado y reduzca la dependencia europea de las importaciones;

4.  Destaca que la acuicultura en Europa no debe conllevar una mayor sobrepesca y que deben establecerse garantías adecuadas para asegurar que el crecimiento de la acuicultura no pone en peligro los objetivos de rendimiento máximo sostenible de la política pesquera común;

5.  Reconoce la importancia socioeconómica de la acuicultura para las comunidades costeras y las islas;

6.  Señala que el consumo de pescado mundial se ha incrementado en un tercio en los últimos veinte años y que el crecimiento de la población incrementará la presión para pescar cada vez más;

7.  Señala que la acuicultura solo puede satisfacer el aumento de la demanda de pescado, si no extrae más peces de los océanos de los que produce;

8.  Pide a la Comisión que introduzca salvaguardias para garantizar que tanto los piensos a base de pescado como los que no lo son, provienen de fuentes sostenibles;

9.  Resalta la importancia de la orientación en cuanto a la ubicación de nuevos emplazamientos para acuicultura; señala la importancia de una planificación espacial marítima, en la que se tengan en cuenta las necesidades de los distintos usos, como la energía, el transporte marítimo, la pesca y la acuicultura, el turismo, el ocio y la conservación, protección y mejora de la naturaleza y el medio ambiente, realizando esfuerzos por conciliarlas;

10.  Reitera que la reducción de la carga de nutrientes es una condición previa para la acuicultura; resalta la importancia de la cooperación entre investigadores, el sector de la acuicultura, productores de piensos, gestores medioambientales y organizaciones de defensa del medio ambiente;

11.  Está convencido de que el aprovechamiento de diversas experiencias internacionales de explotaciones acuícolas meditadas e integradas en el tejido económico local y el fomento de las mejores prácticas medioambientales europeas, en particular en materia de gestión sostenible de los residuos producidos, respeto y valorización de la biodiversidad local y elección de modos de alimentación sostenible, reforzarán el sector de la acuicultura y ayudarán a todos los Estados miembros a incrementar una producción acuícola sostenible; destaca que los ejemplos de mejores prácticas en otras regiones se han desarrollado en el marco de condiciones políticas y geográficas distintas, que no son necesariamente comparables con las diversas condiciones de los Estados miembros;

12.  Destaca que la acuicultura de agua dulce todavía es una oportunidad poco explorada para la mejora de la seguridad alimentaria y el desarrollo de zonas rurales;

13.  Señala que la acuicultura de agua dulce no solo desempeña un papel social importante, ya que proporciona empleo rural en las zonas más pobres, sino que también desempeña un papel ambiental a la hora de mantener humedales valiosos y de proporcionar una amplia gama de servicios ecosistémicos, lo que trasciende con creces su valor económico;

14.  Considera que la vía hacia un sector acuícola europeo sostenible y competitivo pasa por realizar evaluaciones científicas independientes que determinen la capacidad de absorción del medio ambiente, en particular en la acuicultura en mar abierto, que es la principal condición para la asignación de espacio y la concesión de licencias o permisos y para garantizar la coherencia con la legislación ambiental;

15.  Acoge con satisfacción los ejemplos de cooperación positiva derivados de convenios y acuerdos de otro tipo celebrados entre las personas dedicadas a la conservación de la naturaleza y el sector; celebra los ejemplos positivos de aportaciones por parte de la acuicultura a la conservación de la calidad del agua y a los servicios ecosistémicos acuáticos, al tiempo que reconoce y se afana por reducir el impacto negativo que puede generar la acuicultura en el entorno local y en la calidad del agua; anima, por tanto, a que haya más innovación e iniciativas para garantizar un sector sostenible y rentable a largo plazo;

16.  Considera que se debe combatir el fenómeno de la contaminación entre peces salvajes y de piscifactoría, que ocasiona un peligroso empobrecimiento del patrimonio genético marino y representa una amenaza potencial para el ecosistema;

17.  Pide a los Estados miembros que desarrollen y apliquen mapas de especies y hábitats protegidos de la acuicultura antes de establecer las zonas acuícolas a fin de aplicar un enfoque basado en el ecosistema a la ordenación del territorio;

18.  Pide a los Estados miembros que establezcan protocolos normalizados para recopilar datos sobre el impacto medioambiental mensurable, las condiciones sanitarias y veterinarias y la seguridad alimentaria de la acuicultura, con el objeto de garantizar que se utilizan pruebas científicas sólidas e independientes para supervisar y gestionar las prácticas de producción; pide a la Comisión que establezca una supervisión científica a largo plazo más allá de la duración del proyecto específico; subraya la importancia del seguimiento de proyectos y estudios, así como de la estrecha cooperación entre científicos y el sector acuícola, incluidos los piscicultores;

19.  Considera que el uso inapropiado de sustancias químicas y antibióticos en la acuicultura supone un riesgo para los ecosistemas circundantes a las instalaciones de acuicultura y para la salud humana; destaca la Comunicación de la Comisión, de 29 de junio de 2017, al Consejo y al Parlamento Europeo sobre un Plan de Acción europeo «Una sola salud» para luchar contra la resistencia a los antimicrobianos(2);

20.  Subraya que el Plan de Acción europeo «Una sola salud» para luchar contra la resistencia a los antimicrobianos constata que la inmunización por vacunación constituye una intervención sanitaria rentable en la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos(3), lo cual también se aplica a la acuicultura;

21.  Señala que los costes relativamente más elevados de diagnóstico, alternativas a los antimicrobianos y vacunación, en comparación con los antibióticos comunes, representan lamentablemente un obstáculo para el aumento del uso de vacunas y de la tasa de vacunación deseados por el Plan de Acción(4); acoge con satisfacción el hecho de que la Comisión anuncie en el Plan de Acción incentivos para promover el uso de diagnósticos, alternativas a los antimicrobianos y vacunas(5);

22.  Destaca la importancia de la aplicación del Reglamento (UE) n.º 1143/2014 sobre la prevención y la gestión de la introducción y propagación de especies exóticas invasoras para la protección tanto del sector de la acuicultura como de los ecosistemas y las especies locales;

23.  Insta a la Comisión a que, en cooperación con los Estados miembros, lance una campaña informativa a escala de la Unión para los consumidores y las empresas sobre la acuicultura en general y, en particular, sobre las diferencias entre las elevadas y globales normas del mercado europeo y las que se exigen a los bienes importados en terceros países, haciendo especial hincapié en los problemas que suponen la introducción de microorganismos especialmente resistentes y la resistencia a los antimicrobianos en la Unión para la seguridad alimentaria y la salud pública;

24.  Insta a la Comisión a que en las evaluaciones de los nuevos planes hidrológicos de cuenca tenga en cuenta las necesidades específicas, en cuanto a caudales y nutrientes, de las producciones acuícolas situadas a lo largo de los ríos y especialmente, dada su vulnerabilidad, de las producciones situadas en aguas de transición;

25.  Destaca la importancia del apoyo prestado por el Fondo Europeo de Pesca para garantizar el uso sostenible de los recursos pesqueros y promover la protección del medio ambiente y la conservación de los recursos acuáticos;

26.  Considera que son necesarias inversiones a fin de aprovechar el potencial y asegurar la sostenibilidad de la acuicultura, para la protección del medio ambiente y para el suministro de bienes públicos, y pide, por lo tanto, un aumento de los fondos destinados a investigación, innovación y proyectos de producción sostenibles y orientados a la calidad; pide a la Comisión y a los Estados miembros que simplifiquen y reduzcan más la carga burocrática para el sector acuícola, incluidos los piscicultores;

27.  Opina que la Comisión y los Estados miembros deben llevar a cabo medidas y estímulos concretos que incluyan la aplicación mejorada o, en su caso, la modificación de la Directiva 2006/88/CE, con el fin de aumentar el uso de vacunas en la acuicultura para de este modo implementar de un modo rentable la prevención, el control y la erradicación de enfermedades y de la resistencia a los antibióticos en los animales acuáticos y de maximizar la supervivencia, el crecimiento y la eficiencia en la producción de este tipo de animales;

28.  Pide a la Comisión y a los Estados miembros que inviertan en investigación, estudios y proyectos piloto de cara a unas prácticas acuícolas innovadoras, orientadas al futuro y ecológicas, en particular en sistemas de acuicultura multitrófica integrada (AMTI), acuaponía y sistemas de recirculación en acuicultura (SRA), que reducen el efecto de las explotaciones acuícolas en hábitats, en las poblaciones de animales salvajes y en la calidad del agua, contribuyendo así a un enfoque basado en el ecosistema;

29.  Pide a la Comisión que haga una distinción entre la acuicultura industrial y las empresas familiares a pequeña escala a la hora de conceder subvenciones y proyectos, dado que el punto de partida, las oportunidades de desarrollo y los objetivos son muy distintos;

30.  Lamenta que más de la mitad de todos los productos acuícolas consumidos en la Unión sean importados; reconoce el efecto positivo que puede generar la acuicultura en las economías locales de la Unión, mediante el apoyo a una mayor producción y consumo de alimentos locales;

31.  Toma nota con satisfacción de las nuevas iniciativas en materia de acuicultura en tierra, especialmente en zonas de la Unión con aguas cerradas.

32.  Reconoce que las instalaciones de acuicultura pueden causar una alteración considerable en los hábitats, incluso en las aves marinas; insta a que se elabore, de manera obligatoria, un mapa de la sensibilidad del espacio y unas evaluaciones estratégicas medioambientales para todos los planes acuícolas a nivel regional y nacional, con el fin de identificar las posibles zonas en que la acuicultura no entra en conflicto con la legislación medioambiental de la Unión;

33.  Reconoce el potencial de la acuicultura en zonas urbanas, en especial en lo que respecta a la acuaponía;

34.  Señala que, tras la refundición del Reglamento sobre recopilación de datos, todas las piscifactorías marinas están obligadas a recopilar datos, mientras que las piscifactorías de agua dulce pueden hacerlo voluntariamente; pide que se normalicen los protocolos a este respecto.

INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓNEN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

Fecha de aprobación

20.3.2018

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

61

1

0

Miembros presentes en la votación final

Marco Affronte, Margrete Auken, Pilar Ayuso, Ivo Belet, Biljana Borzan, Paul Brannen, Soledad Cabezón Ruiz, Nessa Childers, Birgit Collin-Langen, Miriam Dalli, Seb Dance, Angélique Delahaye, Mark Demesmaeker, Stefan Eck, Bas Eickhout, Karl-Heinz Florenz, Francesc Gambús, Elisabetta Gardini, Gerben-Jan Gerbrandy, Arne Gericke, Jens Gieseke, Julie Girling, Sylvie Goddyn, Françoise Grossetête, Andrzej Grzyb, Jytte Guteland, Anneli Jäätteenmäki, Karin Kadenbach, Kateřina Konečná, Urszula Krupa, Giovanni La Via, Jo Leinen, Peter Liese, Lukas Mandl, Valentinas Mazuronis, Susanne Melior, Rory Palmer, Massimo Paolucci, Piernicola Pedicini, Bolesław G. Piecha, Pavel Poc, Julia Reid, Frédérique Ries, Michèle Rivasi, Daciana Octavia Sârbu, Annie Schreijer-Pierik, Davor Škrlec, Renate Sommer, Claudiu Ciprian Tănăsescu, Ivica Tolić, Adina-Ioana Vălean, Jadwiga Wiśniewska, Damiano Zoffoli

Suplentes presentes en la votación final

Christofer Fjellner, Elena Gentile, Merja Kyllönen, Norbert Lins, Gesine Meissner, Ulrike Müller, Mihai Ţurcanu

Suplentes (art. 200, apdo. 2) presentes en la votación final

Fernando Ruas, Ruža Tomašić

VOTACIÓN FINAL NOMINALEN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

61

+

ALDE

Gerben-Jan Gerbrandy, Anneli Jäätteenmäki, Valentinas Mazuronis, Gesine Meissner, Ulrike Müller, Frédérique Ries

ECR

Mark Demesmaeker, Arne Gericke, Urszula Krupa, Bolesław G. Piecha, Ruža Tomašić, Jadwiga Wiśniewska

EFDD

 

ENF

Sylvie Goddyn

GUE/NGL

Stefan Eck, Kateřina Konečná, Merja Kyllönen

PPE

Pilar Ayuso, Ivo Belet, Birgit Collin-Langen, Angélique Delahaye, Christofer Fjellner, Karl-Heinz Florenz, Francesc Gambús, Elisabetta Gardini, Jens Gieseke, Julie Girling, Françoise Grossetête, Andrzej Grzyb, Giovanni La Via, Peter Liese, Norbert Lins, Lukas Mandl, Fernando Ruas, Annie Schreijer-Pierik, Renate Sommer, Ivica Tolić, Mihai Ţurcanu, Adina-Ioana Vălean

S&D

Biljana Borzan, Paul Brannen, Soledad Cabezón Ruiz, Nessa Childers, Miriam Dalli, Seb Dance, Elena Gentile, Jytte Guteland, Karin Kadenbach, Jo Leinen, Susanne Melior, Rory Palmer, Massimo Paolucci, Pavel Poc, Daciana Octavia Sârbu, Claudiu Ciprian Tănăsescu, Damiano Zoffoli

Verts/ALE

Marco Affronte, Margrete Auken, Bas Eickhout, Michèle Rivasi, Davor Škrlec

1

-

EFDD

Julia Reid

0

0

 

 

Explicación de los signos utilizados

+  :  a favor

-  :  en contra

0  :  abstenciones

(1)

COM(2013)0229.

(2)

Comisión Europea, «Plan de Acción europeo "Una sola salud" para luchar contra la resistencia a los antimicrobianos», 29 de junio de 2017, COM(2017)0339.

(3)

Ibídem, p. 10.

(4)

Ibídem, p. 15.

(5)

Ibídem, p. 12.


INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓNEN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

Fecha de aprobación

15.5.2018

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

21

2

0

Miembros presentes en la votación final

Clara Eugenia Aguilera García, Renata Briano, Alain Cadec, David Coburn, Linnéa Engström, João Ferreira, Sylvie Goddyn, Carlos Iturgaiz, António Marinho e Pinto, Gabriel Mato, Norica Nicolai, Liadh Ní Riada, Annie Schreijer-Pierik, Ricardo Serrão Santos, Ruža Tomašić, Peter van Dalen, Jarosław Wałęsa

Suplentes presentes en la votación final

Norbert Erdős, Yannick Jadot, Verónica Lope Fontagné, Maria Lidia Senra Rodríguez

Suplentes (art. 200, apdo. 2) presentes en la votación final

Tim Aker, Nessa Childers


VOTACIÓN FINAL NOMINALEN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

21

+

ALDE

António Marinho e Pinto, Norica Nicolai

ECR

Peter van Dalen, Ruža Tomašić

ENF

Sylvie Goddyn

GUE/NGL

João Ferreira, Liadh Ní Riada

PPE

Alain Cadec, Norbert Erdős, Carlos Iturgaiz, Verónica Lope Fontagné, Gabriel Mato, Annie Schreijer-Pierik, Jarosław Wałęsa

S&D

Clara Eugenia Aguilera García, Renata Briano, Nessa Childers, Ulrike Rodust, Ricardo Serrão Santos

Verts/ALE

Marco Affronte, Linnéa Engström

2

-

EFDD

Tim Aker, David Coburn

0

0

 

 

Explicación de los signos utilizados

+  :  a favor

-  :  en contra

0  :  abstenciones

Última actualización: 4 de junio de 2018Aviso jurídico