Procedimiento : 2017/2274(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0252/2018

Textos presentados :

A8-0252/2018

Debates :

PV 11/09/2018 - 20
CRE 11/09/2018 - 20

Votaciones :

PV 12/09/2018 - 6.10
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2018)0343

INFORME     
PDF 581kWORD 107k
10.7.2018
PE 619.387v02-00 A8-0252/2018

sobre el estado de las relaciones UE‑China

(2017/2274(INI))

Comisión de Asuntos Exteriores

Ponente: Bas Belder

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 OPINIÓN de la Comisión de Comercio Internacional
 OPINIÓN de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria
 INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓNEN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO
 VOTACIÓN FINAL NOMINAL EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

sobre el estado de las relaciones UE-China

(2017/2274(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Visto el establecimiento de relaciones diplomáticas entre la Unión y China el 6 de mayo de 1975,

–  Vista la Asociación Estratégica UE-China puesta en marcha en 2003,

–  Visto el principal marco jurídico de las relaciones con China, es decir, el Acuerdo de Cooperación Comercial y Económica entre la Comunidad Económica Europea y la República Popular de China(1), suscrito en mayo de 1985, que regula las relaciones económicas y comerciales y el programa de cooperación entre la Unión y China,

–  Vista la Agenda Estratégica para la Cooperación UE-China 2020 acordada el 21 de noviembre de 2013,

–  Vistos el diálogo político estructurado UE-China, establecido formalmente en 1994, y el diálogo estratégico de alto nivel sobre asuntos estratégicos y de política exterior establecido en 2010, en particular el 5.° y el 7.º diálogos estratégicos de alto nivel celebrados en Pekín el 6 de mayo de 2015 y el 19 de abril de 2017, respectivamente,

–  Vistas las negociaciones sobre un nuevo acuerdo de asociación y cooperación, que se iniciaron en 2007,

–  Vistas las negociaciones sobre un acuerdo bilateral de inversiones que comenzaron en enero de 2014,

–  Vista la 19.ª Cumbre UE‑China, celebrada en Bruselas los días 1 y 2 de junio de 2017,

–  Vista la Comunicación conjunta de la Comisión y de la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, de 22 de junio de 2016, titulada «Componentes para una nueva estrategia de la UE respecto a China» (JOIN(2016)0030),

–  Vistas las conclusiones del Consejo, de 18 de julio de 2016, sobre la Estrategia de la Unión con respecto a China,

–  Visto el informe conjunto de la Comisión y de la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, de 24 de abril de 2018, titulado «Región Administrativa Especial de Hong Kong: Informe anual de 2017» (JOIN(2018)0007),

–  Vistas las Directrices del Consejo, de 15 de junio de 2012, sobre Política Exterior y de Seguridad de la UE para el Asia Oriental,

–  Vista la aprobación, el 1 de julio de 2015, de la nueva Ley sobre seguridad nacional por la Comisión Permanente de la Asamblea Popular Nacional China,

–  Visto el Libro Blanco de 26 de mayo de 2015 sobre la estrategia militar de China,

–  Vistos el diálogo UE-China sobre derechos humanos, iniciado en 1995, y su 35.ª ronda celebrada en Bruselas los días 22 y 23 de junio de 2017,

–  Vistos los más de 60 diálogos sectoriales entre la Unión y China,

–  Visto el establecimiento en febrero de 2012 del Diálogo Interpersonal de Alto Nivel UE-China, que acoge todas las iniciativas conjuntas de la Unión Europea y China en este ámbito,

–  Vistos el Acuerdo de cooperación científica y tecnológica entre la Comunidad Europea y China, que entró en vigor en 2000(2), y el Acuerdo de asociación en materia de ciencia y tecnología firmado el 20 de mayo de 2009,

–  Vistos la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y el Acuerdo de París sobre el clima, que entró en vigor el 4 de noviembre de 2016,

–  Visto el diálogo sobre energía entre la Comunidad Europea y China,

–  Vistas las mesas redondas UE-China,

–  Visto el 19.º Congreso Nacional del Partido Comunista de China, celebrado del 18 al 24 de noviembre de 2017,

–  Vista la «Ley fiscal de protección medioambiental» aprobada por la Asamblea Popular Nacional china en diciembre de 2016 y que entró en vigor el 1 de enero de 2018,

–  Visto que la Organización Internacional para las Migraciones ha afirmado que los factores medioambientales tienen un impacto sobre los flujos de migración nacionales e internacionales, dado que las personas abandonan lugares con condiciones difíciles o deterioradas debido a la aceleración del cambio climático(3),

–  Visto el Año del Turismo UE-China (ECTY, por sus siglas en inglés) 2018, presentado en Venecia el 19 de enero de 2018,

–   Visto el informe del Club de Corresponsales Extranjeros de China (CCEC) sobre las condiciones laborales, publicado el 30 de enero de 2018 y titulado «Acceso denegado – Vigilancia, acoso e intimidación unidos al deterioro de las condiciones para las tareas informativas en China»,

–  Visto el punto 4 de la declaración de la Unión emitida en la sesión n.º 37 del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, de 13 de marzo de 2018, titulada «Situación de los derechos humanos que requiere la atención del Consejo»,

–  Vista la 41.ª reunión interparlamentaria PE-China, que se celebró en Pekín en mayo de 2018,

–  Vistas sus recientes Resoluciones sobre China, en particular las de 2 de febrero de 2012, sobre la política exterior de la UE frente a los países BRICS y otras potencias emergentes: objetivos y estrategias(4), de 23 de mayo de 2012, sobre la UE y China: posible desequilibrio comercial(5), de 14 de marzo de 2013, sobre las amenazas nucleares y los derechos humanos en la República Popular Democrática de Corea(6), de 5 de febrero de 2014, sobre un marco para las políticas de clima y energía en 2030(7), de 17 de abril de 2014, sobre la situación en Corea del Norte(8), de 21 de enero de 2016, sobre Corea del Norte(9), y de 13 de diciembre de 2017, sobre el Informe anual sobre la aplicación de la política exterior y de seguridad común (PESC)(10),

–  Vistas sus Resoluciones de 7 de septiembre de 2006, sobre las relaciones UE-China(11), de 5 de febrero de 2009, sobre las relaciones comerciales y económicas con China(12), de 14 de marzo de 2013, sobre las relaciones UE-China(13), de 9 de octubre de 2013, sobre las negociaciones UE-China sobre un acuerdo bilateral de inversiones(14) y sobre las relaciones comerciales UE-Taiwán(15), y de 16 de diciembre de 2015, sobre las relaciones UE-China(16), y su Recomendación, de 13 de diciembre de 2017, destinada al Consejo, a la Comisión y a la vicepresidenta de la Comisión/alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad sobre Hong Kong, 20 años después de la retrocesión(17),

–  Vistas sus Resoluciones sobre derechos humanos, de 27 de octubre de 2011, sobre el Tíbet, en particular la inmolación de monjas y monjes(18), de 14 de junio de 2012, sobre la situación de los derechos humanos en el Tíbet(19), de 12 de diciembre de 2013, sobre la extracción forzada de órganos en China(20), de 15 de diciembre de 2016, sobre los casos de la Academia Budista tibetana de Larung Gar y de Ilham Tohti(21), de 16 de marzo de 2017, sobre las prioridades de la Unión para los períodos de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en 2017(22), de 6 de julio de 2017, sobre los casos del galardonado con el Premio Nobel Liu Xiaobo y de Li Ming-che(23), y de 18 de enero de 2018, sobre los casos de los defensores de los derechos humanos Wu Gan, Xie Yang, Li Ming-che, Tashi Wangchuk y el monje tibetano Choekyi(24),

–  Visto el embargo de armas decretado por la Unión Europea a raíz de los acontecimientos de Tiananmen en junio de 1989 y respaldado por el Parlamento en su Resolución, de 2 de febrero de 2006, sobre el Informe anual del Consejo al Parlamento Europeo sobre los principales aspectos y las opciones fundamentales de la PESC(25),

–  Vistos las nueve rondas de conversaciones celebradas entre 2002 y 2010 entre altos representantes del Gobierno chino y el dalái lama, el Libro Blanco de China sobre el Tíbet titulado «Tibet's Path of Development Is Driven by an Irresistible Historical Tide» (La vía del Tíbet hacia el desarrollo impulsada por una marea histórica irresistible), publicado el 15 de abril de 2015 por la Oficina de Información del Consejo Estatal de China, y el memorando de 2008 y la nota de 2009 sobre una verdadera autonomía, ambos presentados por los representantes del XIV dalái lama,

–  Visto el artículo 52 de su Reglamento interno,

–  Vistos el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores y las opiniones de la Comisión de Comercio Internacional y de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (A8-0252/2018),

A.  Considerando que la 19.ª Cumbre UE-China de 2017 propició una asociación estratégica bilateral, con repercusiones mundiales, y puso de manifiesto los compromisos comunes para hacer frente a los retos mundiales, a las amenazas para la seguridad común y al fomento del multilateralismo; que existen numerosas áreas en las que la cooperación constructiva podría traer beneficios mutuos, también en los foros internacionales como las Naciones Unidas y el G-20; que la Unión y China han confirmado su intención de intensificar la cooperación en la aplicación del Acuerdo de París de 2015 para luchar contra el cambio climático, limitar el consumo de combustibles fósiles, fomentar la energía limpia y reducir la contaminación; que hace falta una mayor cooperación y coordinación en este sector entre las dos partes, también en el ámbito de la investigación y en lo que se refiere al intercambio de mejores prácticas; que China adoptó un régimen de comercio de derechos de emisión basado en el RCDE de la Unión; que la visión de la Unión sobre la gobernanza multilateral es la de un orden basado en normas y en valores universales como la democracia, los derechos humanos, el Estado de Derecho, la transparencia y la rendición de cuentas; que, en el actual contexto geopolítico, es más importante que nunca fomentar el multilateralismo y un sistema basado en normas; que la Unión espera que su relación con China genere beneficios mutuos tanto en el plano político como en el económico; que la Unión confía en que China asuma responsabilidades acordes con su influencia en el mundo y apoye el orden internacional basado en normas del cual también se beneficia;

B.  Considerando que la cooperación entre la Unión y China en materia de política exterior, seguridad y defensa, así como en la lucha contra el terrorismo, es sumamente importante; que la cooperación entre las dos partes fue esencial para alcanzar el acuerdo nuclear con Irán; que la postura que adoptó China fue esencial para dar cabida a las negociaciones en la crisis de Corea del Norte;

C.  Considerando que, aunque en Europa se ha ignorado en gran medida, los líderes chinos han aumentado sus esfuerzos de forma gradual y sistemática para traducir su peso económico en influencia política, en particular por medio de inversiones en infraestructuras estratégicas y nuevas conexiones de transporte, así como en comunicación estratégica destinada a influir en los responsables políticos y económicos europeos, los medios de comunicación, las universidades, las editoriales académicas y el público en general, a fin de configurar las percepciones sobre China y transmitir una imagen positiva del país mediante la creación de «redes» de apoyo de organizaciones y personas europeas en todas las sociedades; que el control por parte de China del gran número de estudiantes de China continental que estudian en la actualidad en Europa genera preocupación, al igual que sus esfuerzos por controlar a las personas que viven en Europa después de huir de China;

D.  Considerando que en 2012 se creó el formato 16 + 1 entre China, por una parte, y once países de Europa Central y Oriental (PECO) y cinco países balcánicos, por otra, a raíz de la crisis financiera y como parte de la diplomacia subregional china para desarrollar proyectos de infraestructura a gran escala y reforzar la cooperación económica y comercial; que las inversiones y la financiación chinas previstas en estos países son considerables, pero no tan importante como las inversiones y el compromiso de la Unión; que los países de la Unión que participan en este formato deben considerar la posibilidad de dar más peso al concepto de una sola voz para la Unión en sus relaciones con China;

E.  Considerando que China es el mercado que crece a mayor velocidad para los productos alimenticios de la Unión;

F.  Considerando que la iniciativa china de «Un cinturón, una ruta» (BRI, por sus siglas en inglés), incluida la política de China sobre el Ártico, es la iniciativa más ambiciosa en materia de política exterior jamás adoptada por el país, con una dimensión geopolítica y relacionada con la seguridad que va más allá del ámbito declarado de la política económica y comercial; que la iniciativa BRI se reforzó con la creación del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII) en 2015; que la Unión insiste en una estructura de gobernanza multilateral y en la aplicación no discriminatoria de la iniciativa BRI; que la parte europea quiere garantizar que todo proyecto de conectividad en virtud de la iniciativa BRI respete las obligaciones derivadas del Acuerdo de París, así como otras normas internacionales medioambientales, laborales y sociales, y los derechos de los pueblos indígenas; que los proyectos chinos de infraestructuras podrían acarrear para los gobiernos europeos grandes deudas con respecto a bancos chinos de propiedad estatal que ofrecen préstamos en condiciones poco transparentes, y la creación de pocos puestos de trabajo en Europa; que algunos proyectos de infraestructuras de la iniciativa BRI ya han dejado a Gobiernos de terceros países en un estado de sobreendeudamiento; que, hasta el momento, el grueso de todos los contratos en el marco de la iniciativa BRI se ha concedido a empresas chinas; que China está usando algunas de sus normas industriales en proyectos relacionados con la iniciativa BRI de forma discriminatoria; que los proyectos relacionados con la iniciativa BRI no se deben adjudicar a través de una licitación que no sea transparente; que, en el marco de la iniciativa BRI, China utiliza múltiples canales; que veintisiete embajadores nacionales de la Unión en Pekín han elaborado recientemente un informe que critica duramente el proyecto de la iniciativa BRI denunciando que se ha concebido para obstaculizar el libre comercio y colocar a las empresas chinas en una posición ventajosa; que, lamentablemente, en la iniciativa BRI no se contempla ningún tipo de protección de los derechos humanos;

G.  Considerando que la diplomacia china se ha convertido en un agente cada vez más fuerte desde el 19.º Congreso Nacional del Partido y la APN (Asamblea Nacional Popular) de este año, con al menos cinco funcionarios de alto nivel encargados de la política exterior del país y un impulso considerable al presupuesto del Ministerio de Asuntos Exteriores; que la recién creada Agencia Estatal de Cooperación Internacional para el Desarrollo será la encargada de coordinar el presupuesto cada vez mayor que China destina a la ayuda exterior;

H.  Considerando que, en la década de 1980, China introdujo una limitación de los mandatos en respuesta a los excesos de la Revolución Cultural; que, el 11 de marzo de 2018, la APN votó por una aplastante mayoría a favor de la supresión de la limitación a dos mandatos consecutivos de los cargos de presidente y vicepresidente de la República Popular China;

I.  Considerando que, pese a que los máximos dirigentes chinos afirman no interferir en los asuntos internos de otros países, cuestionan periódicamente el sistema político de los países occidentales en sus comunicados oficiales;

J.  Considerando que, el 11 de marzo de 2018, la APN asumió la creación de una Comisión nacional de supervisión, nuevo organismo controlado por el Partido destinado a institucionalizar y ampliar el control de todos los funcionarios en China, incluyéndolo en la Constitución china entre los organismos estatales;

K.  Considerando que, en 2014, el Consejo de Estado de China anunció unos planes detallados para crear un sistema de crédito social con el fin de premiar un comportamiento que el Partido considere responsable desde el punto de vista financiero, económico y político, al tiempo que se penaliza el incumplimiento de sus políticas; que el proyecto de puntuación del crédito social probablemente afecte también a los extranjeros que residen y trabajan en China, incluidos los ciudadanos de la Unión, y tenga consecuencias para las empresas de la Unión Europea y otras sociedades extranjeras que operan en el país;

L.  Considerando que resulta claro que en determinadas regiones de China los medios de vida de la población rural se deteriorarán debido a las variaciones en las temperaturas y las precipitaciones y a otros fenómenos climáticos extremos; que los planes de reasentamiento se han convertido en una opción política de adaptación eficaz para reducir la vulnerabilidad y la pobreza provocadas por el clima(26);

M.  Considerando que la situación de los derechos humanos en China ha seguido deteriorándose y que el Gobierno está intensificando su hostilidad hacia la disidencia pacífica, las libertades de expresión y religión y el Estado de Derecho; que los activistas de la sociedad civil y los defensores de los derechos humanos son detenidos, llevados ante los tribunales y sentenciados a partir de acusaciones poco concretas como «subvertir el poder estatal» y «provocar altercados y problemas», y que suelen estar detenidos en régimen de incomunicación en ubicaciones sin concretar, sin acceso a atención médica o representación legal; que los defensores de los derechos humanos y los activistas detenidos quedan a veces bajo «vigilancia domiciliaria en un lugar concreto», método usado para aislar a los detenidos, durante el cual se denuncian con frecuencia torturas y malos tratos; que China sigue negando la libertad de expresión y la libertad de informar, y que un gran número de periodistas, blogueros y voces independientes han sido encarcelados; que, en su marco estratégico sobre derechos humanos y democracia, la Unión se ha comprometido a fomentar los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho «en todas las áreas de las acciones exteriores de la Unión sin excepción» y a situar «los derechos humanos en el núcleo de sus relaciones con todos los países terceros, incluidos los socios estratégicos»; que las cumbres UE-China han de utilizarse para alcanzar resultados concretos en el ámbito de los derechos humanos, sobre todo la liberación de los defensores de los derechos humanos, los abogados y los activistas encarcelados;

N.  Considerando que las autoridades chinas han evitado en ocasiones que los diplomáticos de la Unión asistiesen a juicios o visitasen a defensores de los derechos humanos, labor en consonancia con las Directrices de la Unión sobre los defensores de los derechos humanos;

O.  Considerando que China ha creado una inmensa estructura estatal de vigilancia digital, que va desde la actuación policial predictiva a la recopilación arbitraria de datos biométricos en un entorno carente del derecho a la intimidad;

P.  Considerando que el Gobierno chino ha aprobado un gran número de nuevas leyes, en particular la Ley de seguridad del Estado, aprobada el 1 de julio de 2015, la Ley de lucha contra el terrorismo, la Ley de seguridad cibernética y la Ley de gestión de las ONG extranjeras, que consideran el activismo público y la crítica pacífica del Gobierno chino como amenazas a la seguridad del Estado, fortalecen la censura, la vigilancia y el control de los individuos y los grupos sociales, y disuaden a las personas de hacer campaña en favor de los derechos humanos;

Q.  Considerando que la Ley de gestión de las ONG extranjeras, que entró en vigor el 1 de enero de 2017, es uno de los principales problemas para las ONG internacionales, debido a que regula todas las actividades financiadas por ONG internacionales en China y a que los funcionarios provinciales encargados de la seguridad son los principales responsables de su aplicación;

R.  Considerando que la nueva normativa sobre asuntos religiosos que entró en vigor el 1 de febrero de 2018 es más restrictiva para los grupos y las actividades de carácter religioso y les obliga a conformarse más a las políticas del Partido; que las nuevas normas amenazan a las personas relacionadas con las comunidades religiosas que no tienen reconocimiento legal en el país, imponiendo a estas personas multas por viajar al extranjero para profundizar en su educación religiosa, y aun cuando se trata de peregrinaciones, en cuyo caso se imponen multas por un importe igual a un múltiplo del salario mínimo; que la libertad religiosa y la libertad de conciencia vuelven a situarse bajo mínimos desde el inicio de las reformas económicas y la apertura de China a finales de la década de 1970; que las comunidades religiosas se enfrentan en China a una creciente represión por la cual los cristianos, tanto de las iglesias clandestinas como de las autorizadas por el Estado, son víctimas de acoso y detención, de la demolición de iglesias y de campañas contra las celebraciones cristianas;

S.  Considerando que la situación en Xinjiang, donde viven diez millones de musulmanes uigures y de kazajos, se ha deteriorado rápidamente, en particular desde el ascenso del presidente Xi al poder, ya que el control absoluto de Xinjiang ha adquirido la categoría de máxima prioridad, tanto por los periódicos atentados terroristas en Xinjiang o supuestamente relacionados con Xinjiang cometidos por los uigures como por la situación estratégica de la Región Autónoma Uigur de Xinjiang para la iniciativa BRI; que se ha instaurado un programa de detención extrajudicial que fuerza a decenas de miles de personas a recibir «reeducación» política, y se ha desarrollado una sofisticada red de vigilancia digital invasiva, que incluye tecnologías de reconocimiento facial y recolección de datos, el despliegue masivo de policías y restricciones estrictas de las prácticas religiosas y de la lengua y las costumbres uigures;

T.  Considerando que la situación en el Tíbet se ha deteriorado durante los últimos años, a pesar del crecimiento económico y del desarrollo de las infraestructuras, al recortar el Gobierno chino una larga serie de derechos humanos bajo el pretexto de la seguridad y la estabilidad, y lanzar ataques incesantes contra la identidad y la cultura tibetanas; que las medidas de vigilancia y control se han incrementado en los últimos años, al igual que las detenciones arbitrarias, los actos de tortura y los malos tratos; que el Gobierno chino ha creado en el Tíbet un ambiente en el que la autoridad estatal no tiene límites, en el que predomina el miedo y en el que todos los aspectos de la vida pública y privada están estrictamente regulados y controlados; que, en el Tíbet, todos los actos de disidencia o crítica no violenta respecto de las políticas estatales en relación con las minorías étnicas o religiosas pueden ser considerados «actividades separatistas» y, por lo tanto, pueden criminalizarse; que el acceso a la Región Autónoma del Tíbet está ahora más restringido que nunca para los extranjeros, incluidos los ciudadanos de la Unión, en particular para los periodistas, diplomáticos y demás observadores independientes, y es incluso más difícil aún para los ciudadanos de la Unión de origen tibetano; que en los últimos años no se han logrado avances en lo relativo a la resolución de la crisis tibetana, puesto que la última ronda de negociaciones se celebró en 2010; que el deterioro de la situación humanitaria en el Tíbet ha conducido a un incremento de los casos de autoinmolación cuya cifra asciende a 156 desde 2009;

U.  Considerando que, el 10 de junio de 2014, el Consejo de Estado de la República Popular China publicó un Libro Blanco sobre la aplicación de la política de «un país, dos sistemas» en Hong Kong, subrayando que la autonomía de la Región Administrativa Especial de Hong Kong (RAE) está sujeta en última instancia a la autorización del Gobierno central de la República Popular China; que, a lo lardo de los años, los habitantes de Hong Kong han sido testigos de manifestaciones masivas en favor de la democracia, la libertad de los medios de comunicación y la plena aplicación de la Ley Fundamental; que la tradicionalmente abierta sociedad de Hong Kong ha allanado el camino para el desarrollo de una verdadera sociedad civil independiente que participe de manera activa y constructiva en la vida pública de la RAE;

V.  Considerando que las divergencias en la evolución política de la República Popular China (RPC) y de Taiwán, con un régimen de Partido único cada vez más autoritario y nacionalista, por un lado, y una democracia multipartidista, por otro, aumentan el riesgo de que se agrave el deterioro de las relaciones entre ambas orillas del estrecho de Taiwán; que la Unión respeta su política de «una sola China» en lo que respecta a Taiwán y apoya el principio de «un país, dos sistemas» en lo que respecta a Hong Kong;

W.  Considerando que, tras más de tres años de conversaciones, China y la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN) acordaron en agosto de 2017 un marco de una página como base para las futuras negociaciones de un código de conducta para todas las partes en el mar de la China Meridional; que la controvertida reclamación de tierras de China ha llegado en gran parte a su fin en el archipiélago de las Spratly, pero que continuó el año pasado más al norte, en el archipiélago de las islas Paracelso;

X.  Considerando que China también se está convirtiendo en un actor externo cada vez más activo e importante en Oriente Próximo debido a sus evidentes intereses económicos, geopolíticos y de seguridad;

Y.  Considerando que China ofrece cada vez más ayuda oficial al desarrollo (AOD) y que está emergiendo como un actor principal en cuanto a política de desarrollo, aportando un impulso muy necesario a la política de desarrollo, pero que al mismo tiempo surgen preocupaciones relacionadas con el control local de los proyectos;

Z.  Considerando que se han incrementado considerablemente la presencia y las inversiones de China en África y que esto ha derivado en una explotación de los recursos naturales, a menudo sin consultar a la población local;

1.  Reitera que la Asociación Estratégica Global UE-China es una de las más importantes asociaciones para la Unión y que aún existe un potencial mucho mayor para profundizar en esta relación y para una mayor cooperación en el ámbito internacional; destaca la importancia de reforzar la cooperación y la coordinación en el ámbito de la gobernanza mundial y las instituciones internacionales, sobre todo en las Naciones Unidas y el G-20; destaca que, en el contexto de un mundo complejo, globalizado y multipolar en el que China se ha convertido en un importante actor económico y político, la Unión debe cuidar las oportunidades de diálogo constructivo y promover todas las reformas necesarias en los ámbitos de interés común; recuerda a China sus obligaciones y responsabilidades internacionales a la hora de contribuir a la paz y la seguridad mundiales, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas;

2.  Recuerda que la Asociación Estratégica Global UE-China se basa en un compromiso compartido de apertura y trabajo conjunto como parte de un sistema internacional basado en normas; hace hincapié en que ambas partes se han comprometido a establecer un sistema de gobernanza mundial transparente, justo y equitativo, y comparten la responsabilidad de promover la paz, la prosperidad y el desarrollo sostenible; recuerda que el compromiso de la Unión con China debe basarse en principios, ser práctico y pragmático, y mantenerse fiel a sus intereses y valores; muestra su preocupación por que el mayor peso económico y político de China en el mundo durante la última década ha puesto en entredicho los compromisos compartidos que son fundamentales en las relaciones UE-China; recalca las responsabilidades de China como potencia mundial, y pide a las autoridades de Pekín que garanticen en todas las circunstancias el respeto del Derecho internacional, la democracia, los derechos humanos y las libertades fundamentales con arreglo a la Carta y la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y otros instrumentos internacionales firmados o ratificados por China; pide al Consejo, al Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) y a la Comisión que garanticen que la cooperación UE-China se base en el Estado de Derecho, la universalidad de los derechos humanos, los compromisos internacionales sobre derechos humanos contraídos por ambas partes y el compromiso de avanzar hacia el logro del mayor nivel de protección de los derechos humanos; subraya que deben reforzarse la reciprocidad, la igualdad de condiciones y la competencia en todos los ámbitos de la cooperación;

3.  Destaca que los retos mundiales y regionales, como la seguridad, el desarme, la no proliferación, la lucha contra el terrorismo y el ciberespacio, la cooperación en favor de la paz, el cambio climático, la energía, los océanos y la eficiencia de los recursos, la deforestación, el tráfico de especies silvestres, la migración, la salud mundial, el desarrollo y la lucha contra la destrucción de lugares del patrimonio cultural y el saqueo y el tráfico de antigüedades ilegales, exigen todos ellos una auténtica asociación entre la Unión y China; insta a que la Unión aproveche el compromiso de China de luchar contra los problemas mundiales como el cambio climático y a que amplíe la cooperación fructífera con China para el mantenimiento de la paz, ya que es uno de los principales contribuyentes al presupuesto de las Naciones Unidas, y uno que aporta cada vez más tropas a las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, a otras áreas de interés común, promoviendo al mismo tiempo el multilateralismo y una gobernanza mundial basada en el respeto del Derecho internacional, incluido el Derecho humanitario y sobre derechos humanos internacional; acoge con satisfacción, a este respecto, la fructífera cooperación contra la piratería en el golfo de Adén desde 2011; pide a la Unión y a sus Estados miembros que promuevan de forma proactiva los intereses económicos y políticos de la Unión y que defiendan los valores y principios de la Unión; insiste en que el multilateralismo está en el núcleo de los valores de la Unión en lo que respecta a gobernanza mundial y que se debe proteger de forma activa al tratar con China;

4.  Observa que la Comunicación conjunta de la alta representante y de la Comisión Europea titulada «Componentes para una nueva Estrategia de la UE respecto a China» constituye, junto con las Conclusiones del Consejo de 18 de julio de 2016, el marco político para la cooperación de la Unión con China en los próximos años;

5.  Subraya que el Consejo ha llegado a la conclusión de que, en sus relaciones con China, los Estados miembros, la alta representante y la Comisión cooperarán para garantizar la coherencia con la legislación, las normas y las políticas de la Unión y de que el resultado general será beneficioso para la Unión en su conjunto;

6.  Recuerda que, a medida que sigue creciendo e integrándose en la economía mundial por medio de su política de «internacionalización» anunciada en 2001, China pretende incrementar el acceso de sus bienes y servicios al mercado europeo y el acceso a la tecnología y los conocimientos especializados a fin de respaldar planes como «Made in China 2025» y reforzar su influencia política y diplomática en Europa; insiste en que estas ambiciones se han intensificado, en particular tras la crisis financiera mundial de 2008, y que han generado una dinámica nueva en las relaciones UE-China;

7.  Pide a los Estados miembros que participan en el formato 16 + 1 que confirmen que su participación en este formato permitirá a la Unión contar con una sola voz en sus relaciones con China; pide a los Estados miembros que lleven a cabo un análisis y un examen profundos de los proyectos de infraestructuras propuestos en los que participen todas las partes interesadas y velen por no poner en peligro los intereses nacionales y europeos por un apoyo financiero a corto plazo y unos compromisos a largo plazo con respecto a la participación de China en proyectos de infraestructura estratégicos y un posible aumento de la influencia política, lo cual perjudicaría a las posiciones comunes de la Unión Europea con respecto a China; es consciente de la creciente influencia de China en la infraestructura y los mercados de los países candidatos a la adhesión; subraya la necesidad de transparencia del formato invitando a las instituciones de la Unión a sus reuniones y manteniéndolas plenamente informadas de sus actividades con el fin de garantizar que los aspectos pertinentes sean coherentes con la política y la legislación de la Unión y ofrezcan a todas las partes beneficios y oportunidades mutuos;

8.  Observa el interés de China en inversiones en infraestructuras estratégicas en Europa; llega a la conclusión de que el Gobierno chino está usando la iniciativa BRI como un marco narrativo muy eficaz para ciertos elementos de su política exterior y que conviene intensificar los esfuerzos de diplomacia pública de la Unión a la luz de esta evolución; apoya la petición dirigida a China para que respete los principios de transparencia en la contratación pública, así como las normas medioambientales y sociales; pide a los Estados miembros de la Unión que apoyen las respuestas diplomáticas públicas de la Unión; sugiere que se compartan con las instituciones de la Unión y con los demás Estados miembros los datos relativos a todas las inversiones chinas en infraestructuras en los Estados miembros de la Unión Europea y en los países inmersos en el proceso de las negociaciones de adhesión; recuerda que estas inversiones forman parte de una estrategia global de toma de control de los bancos y del sector de la energía, además de otras cadenas de suministro, por parte de empresas chinas controladas o financiadas por el Estado; subraya los seis retos fundamentales que plantea la iniciativa BRI: un enfoque multilateral de la gobernanza de la iniciativa BRI; una contratación de mano de obra local muy baja, una participación extremadamente limitada de contratistas del país receptor y del tercer país —en cerca del 86 % de los proyectos participan contratistas chinos—, material de construcción y equipos importados de China, falta de transparencia en las licitaciones y posible aplicación de las normas chinas en lugar de las normas internacionales; insiste en que el BRI debe incluir salvaguardias de los derechos humanos y considera que reviste la máxima importancia desarrollar sinergias y proyectos con total transparencia y con la participación de todas las partes interesadas y en consonancia con la legislación de la Unión, complementando al mismo tiempo las políticas y los proyectos de la Unión para ofrecer beneficios a todos los países por los que pasen las rutas previstas; se congratula por la creación de la plataforma de conectividad UE-China, que promueve la cooperación en cuanto a infraestructuras de transporte en todo el continente euroasiático; se congratula de que se hayan señalado varios proyectos de infraestructuras y subraya que deben llevarse a cabo sobre la base de principios clave como la promoción de proyectos sostenibles desde los puntos de vista socioeconómico y medioambiental, el equilibrio geográfico, la igualdad de condiciones entre inversores y promotores de proyectos y la transparencia;

9.  Toma nota con satisfacción de que la política de la Unión con respecto a China forma parte de un planteamiento político global en relación con la región de Asia y el Pacífico, aprovechando al máximo y teniendo plenamente en cuenta las estrechas relaciones de la Unión con socios como los Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, los países de la ASEAN, Australia y Nueva Zelanda;

10.  Recalca que la cooperación UE-China debe estar más orientada hacia las personas y generar más beneficios reales para los ciudadanos a fin de crear una confianza y un entendimiento mutuos; pide a la Unión y a China que estén a la altura de las promesas hechas con motivo del 4.º Diálogo Interpersonal de Alto Nivel UE-China en 2017 y que promuevan más interacciones entre las personas, por ejemplo, intensificando la cooperación cultural en el ámbito de la educación, la formación, la juventud y la igualdad de género, así como iniciativas conjuntas en el campo de los intercambios interpersonales;

11.  Centra la atención en la necesidad de prestar más apoyo a los estudiantes y estudiosos chinos que están en Europa de modo que sean menos vulnerables a las presiones de las autoridades chinas para que se vigilen entre ellos y se conviertan en herramientas del Estado chino, así como en la necesidad de analizar atentamente la abundante financiación por China de instituciones académicas en Europa;

12.  Acoge con agrado el resultado del 4.º Diálogo Interpersonal de Alto Nivel UE-China, celebrado el 13 y el 14 de noviembre de 2017 en Shanghái; insiste en que el Diálogo Interpersonal de Alto Nivel debe ayudar a generar confianza mutua y consolidar el entendimiento intercultural entre la Unión y China;

13.  Acoge con satisfacción el Año del Turismo UE-China (ECTY) 2018; destaca que, además de su importancia económica, es un buen ejemplo de la diplomacia cultural de la Unión en el marco de la asociación estratégica UE-China, así como una forma de desarrollar una mejor comprensión entre europeos y chinos; subraya que el Año del Turismo UE-China 2018 coincide con el Año Europeo del Patrimonio Cultural y que un número creciente de turistas chinos valoran muy positivamente la riqueza cultural de Europa;

14.  Pide a los Estados miembros de la Unión que intensifiquen de forma urgente y decisiva la colaboración y la unidad en cuanto a sus políticas referentes a China, incluso en los foros de las Naciones Unidas, en vista del fracaso de la Unión, por primera vez, a la hora de emitir una declaración común sobre la situación de los derechos humanos en China en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ginebra en junio de 2017; sugiere encarecidamente que se aproveche la mucha mayor capacidad de negociación colectiva con China que tiene Europa, y que esta defienda sus democracias para oponerse mejor a los esfuerzos sistemáticos de China por influir en los responsables políticos y la sociedad civil para configurar una opinión más favorable a sus intereses estratégicos; pide, a ese respecto, a los Estados miembros más grandes que usen su peso político y económico con China para promover los intereses de la Unión; expresa su preocupación por el hecho de que China también está intentando influir en las instituciones educativas y universitarias y en sus planes de estudio; propone que la Unión Europea y los Estados miembros fomenten los grupos de reflexión europeos de gran calidad sobre China a fin de garantizar un asesoramiento experto independiente de cara a las orientaciones estratégicas y la toma de decisiones;

15.  Recalca que la promoción de los derechos humanos y del Estado de Derecho debe ser una parte esencial de las relaciones de la Unión con China; condena firmemente el actual acoso, los arrestos arbitrarios y el enjuiciamiento de los defensores de los derechos humanos, abogados, periodistas, blogueros, profesores universitarios y defensores de los derechos laborales y sus familias sin garantías de un juicio justo, incluidos ciudadanos extranjeros en China continental y en el extranjero; subraya que una sociedad civil dinámica y el trabajo de los defensores de los derechos humanos son esenciales para conseguir una sociedad abierta y próspera; destaca la importancia de que la Unión intervenga sin vacilar para promover el pleno respeto de los derechos humanos en el contexto de sus relaciones con China, centrándose tanto en resultados inmediatos, como el fin de la represión por el gobierno de los defensores de los derechos humanos, actores de la sociedad civil y disidentes, y la liberación inmediata e incondicional de todos los presos políticos, incluidos ciudadanos de la Unión, como en objetivos a medio y largo plazo, como las reformas políticas y jurídicas de acuerdo con la legislación internacional sobre derechos humanos, y el desarrollo, aplicación y adaptación permanente de una estrategia para mantener la visibilidad de la acción de la Unión en materia de derechos humanos en China, incluida una estrategia de comunicación pública; insiste en que la Unión y los diplomáticos de los Estados miembros no deben verse impedidos o imposibilitados de aplicar las Directrices de la Unión sobre los defensores de los derechos humanos; se compromete a que la Unión dé prioridad a la protección y la ayuda a los defensores de los derechos humanos que estén en peligro;

16.  Pide a la Unión y a sus Estados miembros que persigan una política más ambiciosa, unida y transparente en lo que respecta a los derechos humanos en China, y que consulten de manera sustancial a la sociedad civil y se involucren con ella, en especial antes de las reuniones de alto nivel y de las negociaciones sobre derechos humanos; subraya que, en la 35.ª ronda del diálogo sobre derechos humanos UE-China, la Unión hizo hincapié en el deterioro de la situación de los derechos civiles y políticos en China, incluidas las restricciones a la libertad de expresión; pide a China que cumpla, en relación con las cuestiones mencionadas en el diálogo sobre derechos humanos, sus obligaciones internacionales y respete las garantías que otorga su propia Constitución relativas al respeto del Estado de Derecho; insiste en mantener un diálogo sobre derechos humanos periódico, de alto nivel y orientado hacia los resultados; muestra su preocupación por que la evaluación de los diálogos sobre derechos humanos con China nunca se ha hecho pública y nunca se ha abierto a grupos independientes chinos; pide a la Unión que fije unas referencias claras para evaluar el progreso, garantizar más transparencia e involucrar a voces chinas independientes en el debate; pide a la Unión y a sus Estados miembros que revelen, recopilen y aborden todas las formas de acoso en relación con los visados (por el retraso o la denegación de la expedición de visados o del acceso a los mismos sin motivos y por la presión ejercida por las autoridades chinas durante el proceso de solicitud en forma de «entrevistas» con interlocutores chinos que no quieren identificarse) en relación con los universitarios, los periodistas o los miembros de las organizaciones de la sociedad civil;

17.  Se muestra seriamente preocupado por las conclusiones del informe de la CMNUCC de 2017, según las cuales el Gobierno chino ha intensificado sus intentos de denegar o limitar el acceso de periodistas extranjeros a grandes zonas del país, al tiempo que ha incrementado el recurso al proceso de renovación de visado para presionar a corresponsales de prensa y agencias de noticias no gratos; insta a la Unión y a sus Estados miembros a que exijan a las autoridades chinas la reciprocidad en materia de libertad de prensa, y advierte contra las presiones que los corresponsales extranjeros sufren en su país dado que los diplomáticos chinos se ponen en contacto con las sedes de los medios de comunicación para criticar el trabajo de los periodistas sobre el terreno;

18.  Señala que la RPC es el segundo socio comercial más importante de la Unión, que es, a su vez, el principal socio comercial de la RPC; destaca el constante crecimiento del comercio entre ambos, pero considera que la balanza comercial se inclina a favor de la RPC; pide un enfoque cooperativo y una actitud constructiva para abordar de manera eficaz los asuntos que resulten problemáticos y explotar el gran potencial del comercio entre la Unión y la RPC; pide a la Comisión que intensifique la cooperación y el diálogo con la RPC;

19.  Señala que los resultados de investigaciones recientes revelan que, desde 2008, China ha adquirido bienes en Europa por valor de 318 000 millones de dólares estadounidenses; destaca que esta cifra no incluye varias fusiones, inversiones y empresas en participación;

20.  Señala que la RPC es uno de los mayores agentes del comercio mundial y que el gran mercado del país podría constituir en principio una buena oportunidad para la Unión y para las empresas europeas, en particular en el actual marco del comercio mundial; recuerda que las empresas chinas, incluidas las empresas públicas, se están beneficiando de los mercados ampliamente accesibles de la Unión; reconoce los notables resultados de la RPC, que ha conseguido sacar a cientos de millones de ciudadanos de la pobreza durante las cuatro últimas décadas;

21.  Señala que las inversiones extranjeras directas (IED) de salida de la Unión en la RPC han ido disminuyendo constantemente desde 2012, en particular en el sector manufacturero tradicional, con un aumento paralelo de las inversiones en servicios de alta tecnología, servicios públicos y servicios agrícolas y de construcción, mientras que las inversiones de la RPC en la Unión han crecido de manera exponencial en los últimos años; reconoce que desde 2016 la RPC se ha convertido en un inversor neto en la Unión; toma nota de que, en 2017, el 68 % de las inversiones chinas en Europa provinieron de empresas públicas; muestra su preocupación por las adquisiciones organizadas por el Estado que podrían perjudicar los intereses estratégicos, los objetivos de seguridad pública, la competitividad y el empleo europeos;

22.  Acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión de establecer un mecanismo de control de las IED en los ámbitos de la seguridad y el orden público, que constituye uno de los esfuerzos de la Unión para adaptarse a un entorno global dinámico, sin centrarse específicamente en ninguno de los socios comerciales internacionales de la Unión; advierte de que el mecanismo no debe dar lugar a un proteccionismo encubierto; solicita, sin embargo, la pronta adopción del mismo;

23.  Acoge con satisfacción los compromisos asumidos por el presidente Xi Jinping de seguir abriendo el mercado chino a los inversores extranjeros y mejorar el entorno de las inversiones, de finalizar la revisión de la lista negativa sobre las inversiones extranjeras y levantar las restricciones para las empresas europeas en varios sectores, así como de reforzar la protección de los derechos de propiedad intelectual y de establecer condiciones equitativas incrementando la transparencia del mercado de la RPC y regulándolo mejor; solicita que se cumplan estos compromisos;

24.  Reitera la importancia de cesar todas las prácticas discriminatorias contra inversores extranjeros; recuerda, en este sentido, que estas reformas beneficiarán tanto a las empresas chinas como a las europeas, en especial a las microempresas y a las pequeñas y medianas empresas (pymes);

25.  Pide a la Comisión que promueva el nuevo Reglamento general de protección de datos (RGPD) de la Unión como la «regla de oro» en sus relaciones comerciales con China; destaca la necesidad de un diálogo sistemático con China y otros socios de la OMC sobre los requisitos reglamentarios relacionados con la digitalización de nuestras economías y sus múltiples efectos sobre el comercio, las cadenas de producción, los servicios digitales transfronterizos, la impresión en 3D, los hábitos de consumo, los pagos, los impuestos, la protección de datos personales, las cuestiones relacionadas con los derechos de propiedad, la prestación de servicios audiovisuales y su protección, los medios de comunicación y los contactos interpersonales;

26.  Pide a la RPC que acelere el proceso de adhesión al Acuerdo sobre Contratación Pública de la OMC y presente una oferta de adhesión a fin de conceder a las empresas europeas un acceso a su mercado en condiciones equivalentes a aquellas de las que ya se benefician las empresas chinas en la Unión; lamenta que el mercado chino de la contratación pública permanezca en gran medida cerrado a los proveedores extranjeros y que las empresas europeas sufran discriminación y una falta de acceso al mercado chino; pide a la RPC que permita el acceso no discriminatorio a las empresas y a los trabajadores europeos en el ámbito de la contratación pública; pide al Consejo que adopte con rapidez el instrumento de contratación pública internacional; pide a la Comisión que esté atenta ante los contratos adjudicados a empresas extranjeras sospechosas de prácticas de dumping, y que, en su caso, emprenda acciones;

27.  Solicita que se establezca una cooperación coordinada con la RPC sobre la iniciativa denominada «Un cinturón, una ruta» basada en la reciprocidad, el desarrollo sostenible, la buena gobernanza y unas normas abiertas y transparentes, particularmente en lo relativo a la contratación pública; lamenta, en este sentido, que el Memorando de Acuerdo firmado por el Fondo Europeo de Inversiones y el Fondo de la Ruta de la Seda de la RPC, así como el firmado por el Banco Europeo de Inversiones (BEI), el Banco Asiático de Desarrollo, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, el Nuevo Banco de Desarrollo y el Banco Mundial no hayan mejorado todavía el entorno empresarial para las empresas y los trabajadores europeos; lamenta la ausencia de evaluaciones profesionales del impacto sobre el desarrollo sostenible en varios proyectos relacionados con la iniciativa «Un cinturón, una ruta» y subraya la importancia de la calidad de las inversiones, especialmente en relación con los efectos positivos sobre el empleo, los derechos laborales, la producción respetuosa del medio ambiente y la mitigación del cambio climático, en consonancia con la gobernanza multilateral y las normas internacionales;

28.  Apoya las negociaciones en curso iniciadas en 2013 sobre un acuerdo integral sobre inversiones entre la Unión y la RPC, e invita a la RPC a comprometerse más en dicho proceso; pide a ambas partes que renueven sus esfuerzos para avanzar en las negociaciones, encaminadas a lograr una igualdad real de condiciones para las empresas y los trabajadores europeos, y para garantizar la reciprocidad en el acceso a los mercados, velando por unas disposiciones específicas sobre las pymes y la contratación pública; pide asimismo a ambas partes que aprovechen la oportunidad que ofrece el acuerdo sobre inversiones para incrementar su cooperación en el ámbito de los derechos medioambientales y laborales y que incluyan en el texto un capítulo sobre desarrollo sostenible;

29.  Recuerda que las empresas de la Unión se enfrentan a un número creciente de medidas restrictivas de acceso a los mercados en la RPC debido a las obligaciones impuestas a las empresas conjuntas en varios sectores industriales y a un mayor número de disposiciones y requisitos técnicos discriminatorios para los empresarios extranjeros, como la localización obligatoria de datos y la divulgación de códigos fuente; acoge con satisfacción, a este respecto, el documento «Notice on Several Measures on Promoting Further Openness and Active Utilisation of Foreign Investment» (comunicación sobre varias medidas para la promoción de una mayor apertura y una utilización activa de las inversiones extranjeras), emitido por el Consejo de Estado de la RPC en 2017, pero lamenta la falta de un calendario para lograr sus objetivos; pide por tanto a las autoridades chinas que materialicen con prontitud estos compromisos;

30.  Pide tanto a la Unión y a sus Estados miembros como a China que intensifiquen la cooperación para crear economías circulares, dado que esta necesidad urgente se ha vuelto incluso más visible a raíz de la decisión legítima de China de prohibir las importaciones de residuos de plásticos procedentes de Europa; pide a ambos socios que intensifiquen la cooperación económica y tecnológica con el objetivo de evitar que las cadenas de producción, el comercio y el transporte, así como los servicios turísticos a escala mundial puedan causar un grado intolerable de contaminación por plásticos en nuestros océanos;

31.  Pide a la RPC que se esfuerce por ejercer un papel responsable en la escena mundial, en pleno conocimiento de las responsabilidades derivadas de su presencia y rendimiento económicos en terceros países y en los mercados mundiales, en concreto apoyando activamente el sistema de comercio multilateral basado en normas y a la OMC; considera que, en el marco actual de las cadenas de valor mundiales, el aumento de las tensiones comerciales internacionales debería resolverse mediante negociaciones, al tiempo que reitera la necesidad de buscar soluciones multilaterales; pide, en este sentido, que se cumplan las obligaciones establecidas en el Protocolo de Adhesión de la RPC a la OMC y que se protejan sus mecanismos operativos; subraya las obligaciones en materia de notificación y transparencia derivadas de los acuerdos de la OMC en lo que se refiere a las subvenciones, y expresa su preocupación por las prácticas actuales de concesión de subvenciones directas o indirectas a las empresas chinas; aboga por la coordinación con los principales socios comerciales de la Unión de actividades y esfuerzos conjuntos destinados a afrontar y eliminar las distorsiones del mercado inducidas por el Estado, que afectan al comercio mundial;

32.  Lamenta que la RPC, pese a la conclusión del procedimiento sobre la reforma de la metodología europea de cálculo de los derechos antidumping, no haya retirado aún la causa interpuesta contra la Unión en el órgano de apelación de la OMC;

33.  Expresa su preocupación ante el aumento de las medidas arancelarias que están siendo adoptadas por China y los Estados Unidos;

34.  Expresa su preocupación a la vista del número de restricciones que las empresas europeas, en particular las microempresas y las pymes, siguen afrontando en la RPC, como el Catálogo de Inversión Exterior de 2017 y la lista negativa de 2017 para las zonas de libre comercio, así como en los sectores cubiertos por el plan «Made in China 2025»; solicita la rápida reducción de estas restricciones con el fin de aprovechar plenamente el potencial de cooperación y las sinergias entre los programas de Industria 4.0 en Europa y la estrategia «Made in China 2025», dada la necesidad de reestructurar nuestros sectores de producción hacia la fabricación inteligente, incluida la cooperación en el desarrollo y la definición de las correspondientes normas industriales en los foros multilaterales; recuerda la importancia de reducir las subvenciones estatales de la RPC;

35.  Pide a la RPC que ponga fin a la práctica de supeditar cada vez más el acceso al mercado a la transferencia obligatoria de tecnología, como se indica en el documento de posición de 2017 sobre China de la Cámara de Comercio de la Unión;

36.  Solicita la reanudación de las negociaciones sobre el Acuerdo sobre Bienes Ambientales (ABA) para reforzar la fructífera cooperación entre la Unión y la RPC en la lucha contra el cambio climático y el firme compromiso conjunto para la aplicación del Acuerdo de París; destaca el potencial comercial de la cooperación tecnológica en materia de tecnologías limpias;

37.  Toma nota con preocupación de las conclusiones del informe de la Comisión sobre la protección y la aplicación de los derechos de propiedad intelectual en terceros países que señala a la RPC como la principal preocupación; reitera la necesidad de garantizar la protección de la economía europea basada en el conocimiento; pide a la RPC que combata el uso ilícito de licencias europeas por parte de empresas chinas;

38.  Pide a la Comisión que prevea la presencia de la Unión Europea en la Exposición Internacional de Importación de China, que se celebrará en Shanghái en noviembre de 2018, y que brinde, en particular a las pymes, la oportunidad de presentar su trabajo; pide a la Comisión que contacte con las cámaras de comercio, en particular las de los Estados miembros que menos participan actualmente en el comercio con China, con el fin de promover esta oportunidad;

39.  Expresa su preocupación por las medidas estatales de la RPC que causan distorsiones comerciales, en concreto el exceso de capacidad industrial de los sectores de las materias primas, como los sectores del acero y el aluminio, entre otros; recuerda los compromisos, alcanzados en la primera reunión ministerial del Foro Mundial sobre el exceso de capacidad de la siderurgia en 2017, para abstenerse de conceder subvenciones que distorsionen el mercado, pero lamenta que la delegación china no proporcionara datos sobre capacidad; pide a la RPC que cumpla con su compromiso de identificar y divulgar los datos sobre sus subvenciones y medidas de apoyo a la industria del acero y del aluminio antes de junio de 2018; reconoce el vínculo entre el exceso de capacidad industrial a escala mundial y el aumento de medidas comerciales proteccionistas y sigue apelando a la cooperación multilateral con el fin de abordar las cuestiones estructurales que subyacen al exceso de capacidad; acoge con satisfacción la acción tripartita propuesta por los Estados Unidos, Japón y la Unión Europea en el ámbito de la OMC;

40.  Subraya la importancia de un acuerdo ambicioso entre la Unión y la RPC sobre las indicaciones geográficas de acuerdo con las normas internacionales más exigentes, y acoge con satisfacción el anuncio conjunto de 2017 emitido por la Unión y la RPC de una lista de 200 indicaciones geográficas chinas y europeas, cuya protección será objeto de negociaciones; considera, sin embargo, que, si se tiene en cuenta que las negociaciones se iniciaron en 2010, la lista presenta un resultado muy modesto, y lamenta la falta de progreso en este sentido; pide una pronta conclusión de las negociaciones e insta a ambas partes a que consideren la próxima Cumbre UE-RPC como una buena ocasión para lograr avances concretos en esa dirección; reitera la necesidad de seguir cooperando en el ámbito de las medidas sanitarias y fitosanitarias con el fin de reducir las cargas administrativas para los exportadores de la Unión;

41.  Acoge con satisfacción la decisión de China de aplazar un año la aplicación de nuevas certificaciones para productos alimenticios y bebidas importados, las cuales habrían reducido considerablemente las importaciones de productos alimenticios procedentes de la Unión; acoge asimismo con satisfacción el aplazamiento en la aplicación de las nuevas normas para vehículos eléctricos y solicita un verdadero diálogo y una mayor coordinación en relación con estas iniciativas;

42.  Recomienda a la Unión y al Gobierno chino que lancen una iniciativa conjunta en el G-20 para crear un Foro Mundial sobre el exceso de capacidad del aluminio, con un mandato para abordar toda la cadena de valor de la industria de la bauxita, la alúmina y el aluminio, incluidos los precios de las materias primas y las cuestiones medioambientales;

43.  Pide a la Comisión que supervise activamente las medidas de distorsión del comercio adoptadas por China que están afectando a las posiciones de las empresas de la Unión en los mercados mundiales, y que tome las medidas adecuadas en la OMC y otros foros, incluso mediante el sistema de solución de diferencias;

44.  Señala que la nueva Ley china sobre inversiones extranjeras se encuentra en proceso de redacción; insta a las partes chinas competentes a que garanticen la transparencia, la responsabilidad, la previsibilidad y la seguridad jurídica, y a que tengan en cuenta las propuestas y expectativas del actual diálogo mantenido entre la Unión y China sobre la relación comercial y en materia de inversiones;

45.  Expresa su preocupación ante la nueva Ley sobre ciberseguridad, que incluye, entre otros, nuevos obstáculos reglamentarios para las empresas extranjeras que venden servicios y material informáticos y de telecomunicaciones; lamenta el hecho de que estas medidas adoptadas recientemente, junto con la creación de grupos del Partido Comunista Chino en las empresas privadas, incluidas las empresas extranjeras, y otras medidas como la Ley sobre las ONG, hagan que el entorno empresarial global en la RPC sea más hostil para los operadores económicos privados y extranjeros;

46.  Señala que, en 2016, el sistema bancario de la RPC pasó a ser el sistema bancario más grande del mundo, superando al de la zona del euro; pide a la RPC que permita a las empresas bancarias extranjeras competir en pie de igualdad con las instituciones nacionales y que coopere con la Unión en materia de regulación financiera; acoge con satisfacción la decisión de la RPC de reducir los aranceles sobre 187 bienes de consumo y la eliminación de topes en materia de propiedad extranjera para los bancos;

47.  Recuerda su informe de 2015 sobre las relaciones entre la Unión y la RPC, en el que solicitaba el inicio de negociaciones sobre un acuerdo bilateral de inversiones con Taiwán; recuerda que la Comisión ha anunciado en varias ocasiones el inicio de negociaciones en materia de inversiones con Hong Kong y Taiwán, pero lamenta que tales negociaciones no hayan comenzado realmente; reitera su apoyo a un acuerdo bilateral de inversiones con Taiwán y Hong Kong; reconoce que ambos socios también podrían ejercer de trampolín hacia la China continental para las empresas de la Unión;

48.  Pide a la Comisión que se coordine con los Estados miembros, previa consulta al Parlamento Europeo, para formular una posición europea unificada y una estrategia económica común respecto de la RPC; pide a todos los Estados miembros que se adhieran sistemáticamente a dicha estrategia;

49.  Subraya las posibles consecuencias del sistema de crédito social propuesto para el entorno empresarial y solicita que se aplique de manera transparente, justa y equitativa;

50.  Acoge con satisfacción los avances legislativos realizados por la Unión en relación con el Reglamento (UE) 2017/821 sobre las obligaciones en materia de diligencia debida en la cadena de suministro por lo que respecta a los importadores de la Unión de estaño, tantalio y wolframio, sus minerales y oro originarios de zonas de conflicto y de alto riesgo, así como la legislación china similar sobre minerales de zonas de conflicto, que tienen por objeto evitar que el comercio de estos minerales sirva para financiar conflictos armados; recalca la necesidad de evitar que los minerales de zonas en conflicto se transformen en nuestros teléfonos móviles, coches y joyas; pide tanto a la Comisión como al Gobierno chino que establezcan una cooperación estructurada para apoyar la aplicación de la nueva legislación y que impidan con eficacia que las fundiciones y refinerías chinas, de la Unión y a escala mundial utilicen minerales de zonas en conflicto, con el fin de evitar que se abuse de los trabajadores del sector de la minería, en particular los niños, y para exigir a las empresas chinas y de la Unión que garanticen la importación de estos minerales y metales únicamente a partir de fuentes responsables;

51.  Toma nota de que, en el 19.° Congreso del Partido, celebrado en octubre de 2017, y durante la última sesión de la APN, el secretario general y presidente Xi Jinping reforzó su posición de poder en el Partido, allanando el camino para una ampliación ilimitada de su mandato, e incrementó el control de los órganos del Partido sobre el aparato del Estado y la economía, incluyendo el establecimiento de células del Partido en empresas extranjeras; observa que la correspondiente revisión del sistema político de la República Popular China va acompañada de un nuevo desplazamiento del foco político hacia una política basada en una estrecha vigilancia en todos los sectores;

52.  Subraya que la creación de la Comisión nacional de control, cuyo estatuto jurídico es equivalente al de los tribunales y de la fiscalía, es un paso drástico hacia la fusión de las funciones del Partido y del Estado, ya que establece un organismo de supervisión estatal, que recibe órdenes de la Comisión Central del Partido para la Inspección de la Disciplina (CCID) con la que comparte locales y personal; manifiesta su preocupación por las consecuencias personales de gran alcance de esta ampliación de la supervisión del Partido para un gran número de personas, ya que significa que la campaña anticorrupción puede ampliarse para perseguir no solo a los miembros del Partido, sino también a los funcionarios, desde directivos de empresas estatales a profesores universitarios y directores de escuelas de pueblo;

53.  Observa que, si bien el sistema de crédito social aún está en fase de creación, las listas negras de personas físicas y jurídicas no conformes, así como las «listas rojas» de personas físicas y jurídicas destacadas, constituyen el núcleo de la fase actual de aplicación, en la que el principal objetivo consiste en castigar a los infractores que figuran en las listas negras y recompensar a quienes figuran en las listas rojas; constata que, a principios de 2017, el Tribunal Supremo Popular de China indicó que se había prohibido volar a más de seis millones de ciudadanos chinos por haber cometido delitos de carácter social; rechaza firmemente la divulgación de los nombres y la humillación pública de las personas que figuran en las listas negras como parte integrante del sistema de crédito social; subraya la importancia y la necesidad de un diálogo entre las instituciones de la Unión Europea y sus homólogos chinos sobre todas las graves consecuencias sociales de la actual planificación central y de los experimentos locales con el sistema de crédito social;

54.  Expresa su preocupación por los masivos sistemas de vigilancia cibernética de China y pide que se apruebe una norma sobre los derechos a la intimidad exigibles; condena las actuales medidas contra la libertad de internet por parte de las autoridades chinas, en particular la libertad de acceder a sitios web extranjeros, y lamenta la política de autocensura adoptada por algunas empresas occidentales que operan en China; recuerda que ocho de los veinticinco principales sitios web del mundo están bloqueados en China, incluidos los sitios webs de importantes empresas de TI;

55.  Recalca que la declaración de Xi sobre la importancia esencial de la «estabilidad a largo plazo» en Xinjiang para el éxito de la iniciativa BRI ha dado lugar a la intensificación de las antiguas estrategias de control ampliadas mediante una serie de innovaciones tecnológicas, un incremento rápido del gasto en seguridad nacional y el uso de medidas contra el terrorismo para criminalizar la disidencia y a los disidentes mediante la aplicación de una definición amplia de terrorismo; muestra su preocupación por la aplicación por el Estado de medidas para garantizar la «supervisión integral» de la región mediante la instalación del sistema chino de vigilancia electrónica «Skynet» en las principales zonas urbanas, la instalación de rastreadores de GPS en todos los vehículos de motor, el uso de lectores de reconocimiento facial en los puestos de control, estaciones de tren y gasolineras y la iniciativa de toma de muestras de sangre por la policía de Xinjiang para seguir ampliando la base de datos de ADN china; expresa su más profunda preocupación por el envío de miles de uigures y de kazajos a «campos de reeducación» basándose en el análisis de los datos recolectados a través de un sistema de «vigilancia predictiva», incluso por haber viajado al extranjero o por considerar que son demasiado devotos; considera que la declaración de Xi según la cual la iniciativa BRI «beneficiará a personas de todo el mundo», ya que se basará en el «espíritu de la Ruta de la Seda» de «paz y cooperación, apertura e inclusión» dista sensiblemente de la realidad a la que se enfrentan los uigures y los kazajos en Xinjiang; insta a las autoridades chinas a que liberen a las personas supuestamente detenidas por sus creencias o por sus prácticas e identidades culturales;

56.  Hace hincapié en que el refuerzo institucional y financiero de la diplomacia china refleja la alta prioridad que otorga Xi Jinping a la política exterior como parte de su visión de convertir a China en una potencia mundial de aquí a 2049; observa que el traslado de la responsabilidad en materia de asuntos exteriores, que se ha producido en la última sesión de la APN, demuestra que el papel de la política exterior en el proceso de toma de decisiones del Partido es cada vez más importante; subraya el hecho de que la creación de la Agencia Estatal de Cooperación Internacional para el Desarrollo expresa la gran importancia que concede el liderazgo de Xi al refuerzo de sus intereses de seguridad a escala mundial por medios económicos, por ejemplo sirviendo mejor al BRI; concluye, por tanto, que, en los próximos cinco años, China estará más presente y comprometida en el extranjero, con iniciativas diplomáticas y económicas para las cuales la Unión y sus Estados miembros deben hallar respuestas y estrategias comunes;

57.  Destaca la importancia de garantizar la paz y la seguridad en los mares Oriental y Meridional de China en aras de la estabilidad de la región; subraya la importancia de garantizar la libertad y la seguridad de la navegación en la región para numerosos Estados asiáticos y europeos; señala que las estructuras finalizadas el último año en tierra de las Spratly y Paracelso en el mar de la Meridional de China incluyen grandes hangares junto a pistas de aterrizaje de 3 km, refugios reforzados para plataformas para misiles, grandes zonas de almacenamiento subterráneo, numerosos edificios administrativos, equipos militares de interferencia, amplias redes de alta frecuencia y radares y matrices de sensores transhorizonte, y que todo esto apunta a una fase de consolidación y a una mayor acumulación de medios de vigilancia y militares de largo alcance, mientras que una mayor militarización de las islas mediante la instalación de plataformas militares todavía más avanzadas podría servir para posibles represalias ante nuevas acciones legales o una mayor presencia naval internacional; pide a China y a la ASEAN que aceleren sus consultas sobre un código de conducta para la resolución pacífica de las disputas y controversias en esta zona; insiste en que esta cuestión debe resolverse de acuerdo con el Derecho internacional en virtud de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CNUDM); subraya que la Unión Europea y sus Estados miembros, como firmantes de la CNUDM, reconocen el laudo emitido por el tribunal arbitral; reitera su solicitud a China de que acepte el laudo del tribunal; subraya que la Unión sería partidaria de mantener el orden internacional basado en el Estado de Derecho;

58.  Muestra su honda preocupación por la disminución del espacio reservado a la sociedad civil desde el ascenso al poder de Xi Jinping en 2012, sobre todo en vista de la Ley de gestión de las ONG extranjeras que entró en vigor el 1 de enero de 2017, que somete a todas las ONG extranjeras, incluidos los grupos de reflexión y las instituciones académicas, a una mayor carga administrativa y presión económica y al férreo control de una unidad de supervisión vinculada al Ministerio de Seguridad Pública, con un gran impacto negativo sobre sus operaciones y su financiación; espera que las ONG europeas disfruten en China de las mismas libertades de las que disfrutan las ONG chinas en la Unión Europea; pide a las autoridades chinas que deroguen las leyes restrictivas, como la Ley de gestión de las ONG extranjeras, que es contraria al derecho a la libertad de asociación, opinión y expresión;

59.  Insiste en que las autoridades chinas deben garantizar que todas las personas detenidas reciban un trato conforme a las normas internacionales y tengan acceso a asesoramiento jurídico y tratamiento médico, de acuerdo con el Conjunto de Principios de las Naciones Unidas para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión;

60.  Anima a China a que, conforme se aproxima el vigésimo aniversario de la firma del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, lo ratifique y garantice su plena aplicación, incluyendo el cese de todas las prácticas abusivas y la adaptación de su legislación en caso necesario;

61.  Condena la aplicación de la pena de muerte, y recuerda que China ha ejecutado a un mayor número de personas que todos los demás países juntos y que en 2016 ejecutó unas dos mil sentencias a la pena de muerte; insta a China a que aclare la magnitud de las ejecuciones en el país y garantice la transparencia judicial; pide a la Unión que incremente los esfuerzos diplomáticos y exige que se respeten los derechos humanos y la abolición de la pena de muerte;

62.  Expresa su grave preocupación por el hecho de que el contenido principal de la nueva normativa sobre asuntos religiosos y asociaciones éticas no religiosas implicará que todas las religiones, autorizadas o no, serán etiquetadas por el Gobierno chino; subraya el hecho de que en China muchas congregaciones de iglesias locales se niegan a adherirse al comité del Movimiento Patriótico de las Tres Autonomías reconocido por el Partido único y el Estado y al Consejo Cristiano por razones teológicas; pide al Gobierno chino que permita que las numerosas iglesias locales que están dispuestas a registrarse lo hagan directamente en el Departamento gubernamental de Asuntos Civiles para que sus derechos e intereses como organizaciones sociales estén protegidos;

63.  Pide a China que revise sus políticas en el Tíbet; pide a China que revise y modifique las leyes, reglamentos y medidas aprobados en los últimos años que limitan estrictamente el ejercicio de los derechos civiles y políticos de los tibetanos, incluyendo su libertad de expresión y su libertad religiosa; insta a los líderes chinos a que desarrollen políticas de desarrollo y medioambientales que respeten los derechos económicos, sociales y culturales de los tibetanos y que sean inclusivas respecto de la población local, de acuerdo con los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas; pide al Gobierno chino que investigue los casos actuales de desapariciones forzosas, tortura y maltrato de tibetanos y que respete sus derechos de libertad de asociación, reunión pacífica y libertad de religión y creencias, de conformidad con las normas internacionales sobre derechos humanos; insiste en que la degradación de los derechos humanos en el Tíbet debe abordarse de forma sistemática en todas las cumbres UE-China; pide la reanudación de un diálogo constructivo y pacífico entre las autoridades chinas y los representantes del pueblo tibetano; insta a China a que conceda a los diplomáticos de la Unión Europea, a los periodistas y a los ciudadanos un acceso sin restricciones al Tíbet en reciprocidad al acceso libre y abierto a la totalidad del territorio de los Estados miembros de la Unión del que disfrutan los viajeros chinos; pide a las autoridades chinas que permitan a los tibetanos viajar libremente en el Tíbet y que respeten su derecho a la libre circulación; insta a las autoridades chinas a que permitan a los observadores internacionales, incluido el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, acceder al Tíbet; insta a las instituciones de la Unión a que tomen seriamente en consideración la cuestión del acceso al Tíbet en los debates sobre el acuerdo de facilitación de visados entre la Unión Europea y China;

64.  Toma nota de que el Informe anual de 2017 sobre la RAE de la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y de la Comisión Europea concluye que, pese a algunos problemas, el principio de «un país, dos sistemas» funcionó bien en líneas generales, que el Estado de Derecho ha prevalecido y que en general se respetan la libertad de expresión y la libertad de información, si bien el informe también muestra su preocupación por la erosión gradual del principio de «un país, dos sistemas», lo que suscita preguntas legítimas sobre su aplicación y sobre el elevado grado de autonomía de Hong Kong a largo plazo; subraya que el Informe anual señala que se han intensificado dos tendencias negativas relativas a la libertad de expresión y a la libertad de información, a saber, la autocensura a la hora de informar sobre la evolución de la política nacional y exterior y la presión sobre los periodistas; apoya plenamente el respaldo de la Unión a la RAE de Hong Kong y a las autoridades del Gobierno central para que reanuden la reforma electoral de acuerdo con la Ley Fundamental y alcancen un acuerdo sobre un sistema electoral que sea democrático, justo, abierto y transparente; destaca que los habitantes de Hong Kong tienen el legítimo derecho a seguir confiando en un sistema judicial fiable, en la prevalencia del Estado de Derecho y unos niveles de corrupción bajos, en la transparencia, los derechos humanos, la libertad de opinión y unas normas elevadas en la sanidad pública y en materia de seguridad; subraya que el pleno respeto de la autonomía de Hong Kong podría servir de modelo para un proceso de profundas reformas políticas democráticas en China y para una liberalización y apertura graduales de la sociedad china;

65.  Pide a la Unión Europea y a sus Estados miembros que hagan cuanto esté en su mano para instar a la República Popular China a que se abstenga de nuevas provocaciones militares hacia Taiwán y de poner en peligro la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán; subraya que todas las controversias entre las dos orillas del estrecho deben solucionarse por medios pacíficos sobre la base del Derecho internacional; expresa su preocupación por la decisión unilateral de China de empezar a usar rutas aéreas sobre el estrecho de Taiwán; alienta la reanudación de diálogos oficiales entre Pekín y Taipéi; reitera su firme apoyo a la participación significativa de Taiwán en las organizaciones internacionales, como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), donde la exclusión permanente de Taiwán no se ajusta a los intereses de la Unión;

66.  Recuerda que, como principal socio comercial y principal fuente de alimentos y energía de Corea del Norte, China sigue ejerciendo, junto con la comunidad internacional, un papel decisivo ante las provocaciones de Corea del Norte, que suponen una amenaza mundial; acoge con agrado, en consecuencia, la reciente inclinación de China a apoyar algunas de las sanciones internacionales contra Pionyang, incluidas la suspensión de las importaciones de carbón procedentes de Corea del Norte y la restricción de las actividades financieras de las personas y empresas de Corea del Norte, así como las restricciones comerciales aplicadas a los productos textiles y a los pescados y mariscos; se congratula también de los esfuerzos de Pekín por establecer un diálogo con Pionyang; insta a la Unión a que hable con una sola voz sobre China para ejercer un papel constructivo respaldando la próxima cumbre intercoreana y la cumbre entre Corea del Norte y los Estados Unidos, con el fin de colaborar de forma activa en la desnuclearización comprobable de Corea del Norte y en el establecimiento de la paz permanente en la península de Corea;

67.  Elogia a China por sumarse a las sanciones impuestas a Corea del Norte; pide a China que contribuya de forma constructiva a resolver la situación en la península de Corea y que siga aplicando sanciones a Corea del Norte hasta que realice progresos significativos en la renuncia a las armas nucleares y la modificación de su discurso en relación con Corea del Sur y Japón y empiece a respetar los derechos humanos;

68.  Subraya la importancia de los esfuerzos de China por conseguir la paz, la seguridad y la estabilidad en la península de Corea;

69.  Acoge con satisfacción las contribuciones de China a las operaciones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas y la Unión Africana; señala que la Unión tiene como objetivo reforzar su compromiso con China en materia de política exterior y cuestiones de seguridad animando a China a movilizar sus recursos diplomáticos y de otro tipo para apoyar la seguridad internacional y contribuir a la paz y la seguridad en la vecindad de la Unión basándose en el Derecho internacional; observa que la cooperación con China en el ámbito del control de exportaciones, el desarme, la no proliferación y la desnuclearización de la península de Corea es esencial para garantizar la estabilidad de la región oriental de Asia;

70.  Acoge con satisfacción la intención de China de evolucionar hacia una economía sostenible; insiste en que la Unión puede ayudar en el programa chino de reformas económicas con sus conocimientos especializados; subraya que China es un socio fundamental para la Unión en relación con la lucha contra el cambio climático y los retos medioambientales mundiales; aspira a trabajar con China para acelerar la aplicación del Acuerdo de París sobre cambio climático;

71.  Se congratula de las reformas emprendidas por China desde la puesta en marcha de su enfoque de «civilización ecológica»; considera que el estatuto especial que los tribunales han otorgado a las ONG medioambientales, las auditorías sobre el impacto medioambiental del trabajo de los funcionarios y las elevadas inversiones en electromovilidad y energías limpias van en la buena dirección;

72.  Celebra el plan de acción aprobado por China en 2016 para abordar la resistencia a los antibióticos; subraya la importancia de la cooperación entre China, que representa la mitad del consumo mundial anual de antibióticos, y la Unión en la lucha contra esta amenaza mundial; insiste en que deben incluirse disposiciones en materia de bienestar animal en los acuerdos comerciales bilaterales UE-China;

73.  Toma nota de la decisión china de prohibir las importaciones de residuos sólidos, lo que pone de relieve la importancia del proceso de concepción, producción, reparación, reutilización y reciclado de los productos, haciendo especial hincapié en la producción y el uso de plástico; recuerda el reciente intento de China de prohibir las exportaciones de tierras raras, y pide a la Comisión que tenga en cuenta la interdependencia de las economías mundiales cuando dé prioridad a las políticas de la Unión;

74.  Considera que cabría la posibilidad, el interés y la necesidad de que la Unión y la ASEAN trabajen juntas para desarrollar una estrategia conjunta de economía circular; considera que China podría ejercer un papel fundamental en la evolución de esta iniciativa en la ASEAN;

75.  Sostiene que China y la Unión se beneficiarán de la promoción de la sostenibilidad en sus economías y del desarrollo de una bioeconomía multisectorial circular y sostenible;

76.  Acoge favorablemente el acuerdo para aumentar la cooperación en investigación e innovación en iniciativas emblemáticas, como las iniciativas sobre los alimentos, la agricultura y las biotecnologías, el medio ambiente y la urbanización sostenible, el transporte de superficie, una aviación más segura y más verde y las biotecnologías para el medio ambiente y la salud humana, que fueron aprobadas durante el Tercer Diálogo UE-China sobre Cooperación para la Innovación en junio de 2017, y la correspondiente hoja de ruta para la cooperación científica y tecnológica entre la Unión y China a partir de octubre de 2017; pide a la Unión y a China que prosigan estos esfuerzos y pongan en práctica los resultados de la investigación y de los proyectos de desarrollo;

77.  Señala que la Unión y China son muy dependientes de los combustibles fósiles y representan conjuntamente alrededor de un tercio del consumo mundial total, lo que sitúa a China a la cabeza en la clasificación de la OMS de las muertes atribuidas a la contaminación del aire exterior; destaca que un aumento del comercio con productos de bioeconomía fabricados a partir de materiales renovables puede ayudar a reducir la dependencia de los combustibles fósiles de las economías de China y de la Unión; pide a la Unión y a China que afiancen sus relaciones en otros ámbitos de mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero, como la electromovilidad, las energías renovables y la eficiencia energética, que prosigan y amplíen la hoja de ruta sobre cooperación energética entre la Unión y China más allá de 2020 y que intensifiquen sus esfuerzos conjuntos para desarrollar instrumentos de financiación ecológica, en particular la financiación de la acción por el clima; pide, asimismo, a China y a la Unión que exploren y se comprometan a hacer avanzar la planificación y el desarrollo de líneas de transporte de electricidad transfronterizas que utilicen tecnología de corriente continua de alta tensión para hacer las fuentes de energía renovables más accesibles;

78.  Anima a la Unión y a China a que prosigan su colaboración en materia de urbanización sostenible, en particular en ámbitos como el transporte limpio, la mejora de la calidad del aire, la economía circular y el diseño ecológico; subraya la necesidad de adoptar medidas adicionales de protección del medio ambiente, habida cuenta de que más del 90 % de las ciudades no respetan la norma nacional de concentraciones de PM 2,5 de contaminación atmosférica y de que, en China, más de un millón de personas mueren cada año a causa de patologías vinculadas a la contaminación atmosférica;

79.  Destaca el interés común de la Unión y de China por fomentar el desarrollo hipocarbónico y luchar contra las emisiones de gases de efecto invernadero en un mercado de la energía transparente, público y debidamente regulado; considera que la asociación estratégica entre la Unión y China es necesaria para la ejecución del Acuerdo de París y para una lucha eficaz contra el cambio climático; pide a la Unión y a China que utilicen su peso político para impulsar la aplicación del Acuerdo de París, la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), e insta a que se adopte un enfoque cooperativo en la Conferencia de las Partes de la CMNUCC y en el Foro Político de Alto Nivel de las Naciones Unidas; pide a ambas partes que adopten una declaración conjunta en materia de acción por el clima para demostrar el compromiso común con una aplicación estricta del Acuerdo de París y una participación activa en el Diálogo de Talanoa de 2018 y en la CP 24; anima a ambas partes a que adopten un papel responsable en las negociaciones internacionales contribuyendo al objetivo de limitar el calentamiento mundial a través de sus respectivas políticas internas en materia de clima, y aportando contribuciones financieras para alcanzar el objetivo de proporcionar 100 000 millones USD anuales para mitigación y adaptación antes de 2020;

80.  Acoge favorablemente el lanzamiento de un régimen de comercio de derechos de emisión a escala nacional en China en diciembre de 2017; toma nota de la exitosa cooperación entre China y la Unión durante la fase de preparación que permitió dicho lanzamiento; reconoce la voluntad de las autoridades chinas de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y espera con interés los resultados del actual trabajo de seguimiento, notificación y verificación, que resulta clave para el buen funcionamiento del régimen; destaca la importancia de adoptar medidas en todos los sectores de la economía en materia de cambio climático y acoge favorablemente la intención de ampliar su ámbito para incluir sectores industriales y mejorar las modalidades comerciales del régimen; pide a la Unión y a China que sigan colaborando en el marco del proyecto de cooperación para el desarrollo del mercado del carbono de China, con el fin de hacer de él un instrumento eficaz que establezca incentivos significativos para la reducción de las emisiones y una mayor concordancia con el régimen de comercio de derechos de emisión de la Unión; pide a ambas partes que sigan promoviendo mecanismos de tarificación del carbono en otros países y regiones recurriendo a sus propias experiencias y conocimientos e intercambiando mejores prácticas, así como realizando esfuerzos para desarrollar la cooperación entre mercados de carbono existentes, a fin de trabajar a favor de unas condiciones de competencia equitativas a escala mundial;

81.  Espera que China desvincule el crecimiento económico de la degradación del medio ambiente, incorporando la protección de la biodiversidad en sus estrategias globales en curso, facilitando la realización de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible y los ODS, y aplicando eficazmente la prohibición del comercio de marfil; reconoce la labor realizada por el mecanismo bilateral de coordinación entre la Unión y China sobre la aplicación de las leyes y la gobernanza forestales para hacer frente a la tala ilegal a escala mundial; insta, sin embargo, a China a que investigue el considerable comercio de madera no documentado entre los Estados firmantes del acuerdo de asociación voluntaria FLEGT y China;

82.  Recomienda que se aprueben en China, junto con los países proveedores, directrices políticas obligatorias en materia de inversiones exteriores responsables en silvicultura, implicando a las empresas chinas en la lucha contra el comercio ilegal de madera;

83.  Acoge con satisfacción el hecho de que China y la Unión hayan firmado un memorando de entendimiento sobre política hidrológica con el fin de reforzar el diálogo sobre el desarrollo y la aplicación de la legislación para la protección de los recursos hídricos; apoya firmemente la Declaración de Turku de septiembre de 2017 firmada por la Unión y China, que hacía hincapié en que una buena gobernanza hidrológica debe dar prioridad a la ecología y al desarrollo verde, reservar a la conservación de los recursos hídricos un lugar destacado y restaurar los ecosistemas acuáticos; subraya que el memorando de entendimiento sobre la apertura de un diálogo entre la Unión y China en materia de política hidrológica no solo enriquece el contenido de la Asociación Estratégica entre la Unión y China, sino que también define la orientación, el ámbito, la metodología y el mecanismo de financiación de la cooperación;

84.  Reconoce el papel fundamental del proyecto de cooperación entre organizaciones europeas y chinas financiado por la Comisión, llevado a cabo entre 2014 y 2017 bajo los auspicios del Instrumento de Cooperación en materia de Seguridad Nuclear (ICSN) en la evaluación de las normas y los acuerdos para la gestión de emergencias radiológicas y nucleares en China, así como en la mejora de medios del Instituto Chino de Investigación en Tecnología Nuclear en el ámbito de las orientaciones para la gestión de accidentes graves;

85.  Anima a los inversores chinos y europeos a que aprueben mejores normas mundiales de responsabilidad social y medioambiental y a que mejoren las normas de seguridad de sus industrias extractivas en todo el mundo; reitera que, en relación con las negociaciones sobre un acuerdo integral sobre inversiones con China, la Unión debe apoyar iniciativas de desarrollo sostenible fomentando las inversiones responsables y promoviendo normas medioambientales y laborales mínimas; pide a las autoridades chinas y europeas que establezcan incentivos para animar a las empresas mineras chinas y europeas a que realicen sus actividades en los países en desarrollo de conformidad con las normas internacionales sobre derechos humanos y a que fomenten las inversiones en el desarrollo de capacidades para la transferencia de conocimientos y tecnologías y en contratación local;

86.  Acoge favorablemente el anuncio de China, en el contexto de la Cumbre «Un Planeta» (One Planet Summit) de diciembre de 2017, de que hará más transparentes las repercusiones medioambientales de las empresas en China y de la inversiones chinas en el exterior; manifiesta su preocupación por que proyectos de infraestructuras como la iniciativa china «Un cinturón, una ruta» puedan tener un impacto negativo sobre el medio ambiente y el clima y provocar un aumento del uso de combustibles fósiles en otros países involucrados en el desarrollo de infraestructuras o afectados por él; pide a las instituciones de la Unión y a los Estados miembros que realicen evaluaciones de impacto medioambiental y que incluyan cláusulas de sostenibilidad en todos los proyectos de cooperación en el marco de la iniciativa «Un cinturón, una ruta»; insiste en la creación de un comité conjunto compuesto por representantes de los países participantes y de terceros países, a fin de supervisar el impacto sobre el medio ambiente y el clima; acoge favorablemente la iniciativa de la Comisión Europea y del SEAE de elaborar una estrategia de conectividad entre la Unión y Asia en la primera mitad de 2018; insiste en que dicha estrategia debe incluir compromisos firmes a favor de la sostenibilidad, la protección medioambiental y la acción por el clima;

87.  Acoge favorablemente el progreso de China en la mejora de las normas de seguridad alimentaria, elementos clave para proteger a los consumidores chinos y prevenir el fraude alimentario; destaca la mejora de la capacitación de los consumidores como paso importante en el desarrollo de una cultura del consumidor en China;

88.  Anima a la policía y a los servicios de seguridad chinos y europeos a que tomen medidas conjuntas para controlar la exportación de drogas ilegales y compartir información sobre narcotráfico mediante el intercambio de información para identificar a individuos y redes delictivas; observa que, según el estudio titulado «Informe Europeo sobre Drogas 2017: Tendencias y novedades» publicado por el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT), gran parte del suministro de nuevas sustancias psicoactivas a Europa proviene de China, donde empresas químicas y farmacéuticas producen nuevas sustancias a granel que se envían de allí a Europa donde son procesadas en productos finales, empaquetadas y vendidas;

89.  Reconoce que la sequía y a otras catástrofes naturales han empujado a familias e individuos a migrar, y que, en respuesta, las autoridades chinas han diseñado varios proyectos de reasentamiento a gran escala; manifiesta su preocupación por las informaciones procedentes de la región de Ningxia, que señalan numerosos problemas con las nuevas ciudades y represalias contra las personas que se niegan a trasladarse; manifiesta, asimismo, su preocupación por que se esté deteniendo, persiguiendo y condenando a defensores del medio ambiente y por que ONG medioambientales nacionales registradas estén sufriendo un control cada vez más estricto por parte de las autoridades de supervisión chinas;

90.  Pide a China que siga intensificando sus esfuerzos de control del cumplimiento de la legislación para detener la pesca ilegal, dado que buques pesqueros chinos siguen pescando furtivamente en aguas extranjeras, en particular en el mar Occidental de Corea, los mares Oriental y Meridional de China, el océano Índico e incluso en aguas sudamericanas;

91.  Pide a los exportadores chinos y a los importadores europeos que pongan fin a los residuos tóxicos en la ropa producida en China, estableciendo normas adecuadas de gestión de las sustancias químicas y eliminando gradualmente el uso de plomo, etoxilatos de nonilfenol (NPE), ftalatos, compuestos perfluorados (PFC), formaldehído y otros productos tóxicos presentes en los productos textiles;

92.  Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, al Servicio Europeo de Acción Exterior, a la Comisión, a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros y de los países en vías de adhesión y candidatos a la misma, al Gobierno de la República Popular China, a la Asamblea Popular Nacional china, al Gobierno de Taiwán y a la Asamblea Legislativa (Yuan) de Taiwán.

(1)

DO L 250 de 19.9.1985, p. 2.

(2)

DO L 6 de 11.1.2000, p. 40.

(3)

https://www.iom.int/es/migracion-y-cambio-climatico

(4)

DO C 239 E de 20.8.2013, p. 1.

(5)

DO C 264 E de 13.9.2013, p. 33.

(6)

DO C 36 de 29.1.2016, p. 123.

(7)

DO C 93 de 24.3.2017, p. 93.

(8)

DO C 443 de 22.12.2017, p. 83.

(9)

Textos Aprobados, P8_TA(2016)0024.

(10)

Textos Aprobados, P8_TA(2017)0493.

(11)

DO C 305 E de 14.12.2006, p. 219.

(12)

DO C 67 E de 18.3.2010, p. 132.

(13)

DO C 36 de 29.1.2016, p. 126.

(14)

DO C 181 de 19.5.2016, p. 45.

(15)

DO C 181 de 19.5.2016, p. 52.

(16)

DO C 399 de 24.11.2017, p. 92.

(17)

Textos Aprobados, P8_TA(2017)0495.

(18)

DO C 131 E de 8.5.2013, p. 121.

(19)

DO C 332 E de 15.11.2013, p. 69.

(20)

DO C 468 de 15.12.2016, p. 208.

(21)

Textos Aprobados, P8_TA(2016)0505.

(22)

Textos Aprobados, P8_TA(2017)0089.

(23)

Textos Aprobados, P8_TA(2017)0308.

(24)

Textos Aprobados, P8_TA(2018)0014.

(25)

DO C 288 E de 25.11.2006, p. 59.

(26)

Y. Zhen, J. Pan, X. Zhang, «Relocation as a policy response to climate change vulnerability in Northern China» (El reasentamiento como respuesta política a la vulnerabilidad provocada por el cambio climático en el norte de China), CICS y Unesco 2013, «Informe Mundial sobre Ciencias Sociales 2013: Cambios ambientales globales», pp. 234-241.


OPINIÓN de la Comisión de Comercio Internacional (29.5.2018)

para la Comisión de Asuntos Exteriores

sobre el estado de las relaciones UE-China

(2017/2274(INI))

Ponente de opinión: Iuliu Winkler

SUGERENCIAS

La Comisión de Comercio Internacional pide a la Comisión de Asuntos Exteriores, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

1.  Considerando que la República Popular China, en lo sucesivo la RPC, es el segundo socio comercial más importante de la Unión y que esta es el principal socio comercial de la RPC; destaca el constante crecimiento del comercio entre ambos, pero considera que la balanza comercial se inclina a favor de la RPC; pide un enfoque cooperativo y una actitud constructiva para abordar de manera eficaz los asuntos que resulten problemáticos y explotar el gran potencial del comercio entre la Unión y la RPC; pide a la Comisión que intensifique la cooperación y el diálogo con la RPC;

2.  Señala que los resultados de las recientes investigaciones revelan que, desde 2008, China ha adquirido bienes en Europa por valor de 318 000 millones de dólares estadounidenses; destaca que esta cifra no incluye varias fusiones, inversiones y empresas en participación;

3.  Señala que la RPC es uno de los mayores agentes del comercio mundial y que el gran mercado del país podría constituir en principio una buena oportunidad para la Unión y las empresas europeas, en particular en el marco actual del comercio mundial; recuerda que las empresas chinas, incluidas las empresas públicas, se están beneficiando de los mercados ampliamente accesibles de la Unión; reconoce los notables resultados de la RPC, que ha conseguido sacar a cientos de millones de ciudadanos de la pobreza durante las últimas cuatro décadas;

4.  Señala que las inversiones extranjeras directas (IED) de salida de la Unión en la RPC ha ido disminuyendo de manera constante desde 2012, en particular en el sector manufacturero tradicional, con un aumento paralelo de la inversión en servicios de alta tecnología, servicios públicos y servicios agrícolas y de construcción, mientras que las inversiones de la RPC en la Unión han crecido de manera exponencial en los últimos años; reconoce que desde 2016 la RPC se ha convertido en un inversor neto en la Unión; toma nota de que, en 2017, el 68 % de las inversiones chinas en Europa provinieron de empresas públicas; muestra su preocupación en relación con las adquisiciones organizadas por los Estados que podrían obstaculizar los intereses estratégicos, los objetivos de seguridad pública, la competitividad y el empleo europeos;

5.  Acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión de establecer un mecanismo de control de las IED en los ámbitos de la seguridad y el orden público, que constituye uno de los esfuerzos de la Unión para adaptarse a un entorno global dinámico, sin centrarse específicamente en ninguno de los socios comerciales internacionales de la UE; advierte de que el mecanismo no debe dar lugar a un proteccionismo encubierto; solicita, sin embargo, la pronta adopción del mismo;

6.  Acoge con satisfacción los compromisos asumidos por el presidente Xi Jinping de seguir abriendo el mercado chino a los inversores extranjeros y mejorar el entorno de inversión, de finalizar la revisión de la lista negativa sobre la inversión extranjera y levantar las restricciones para las empresas europeas en varios sectores, así como de reforzar la protección de los derechos de propiedad intelectual y de establecer condiciones equitativas incrementando la transparencia del mercado de la RPC y regulándolo mejor; solicita el cumplimiento de estos compromisos;

7.  Reitera la importancia de cesar todas las prácticas discriminatorias contra inversores extranjeros; recuerda, en este sentido, que dichas reformas beneficiarán tanto a las empresas chinas como a las europeas, en especial a las microempresas y a las pequeñas y medianas empresas (pymes);

8.  Pide a la Comisión que fomente el nuevo Reglamento general de protección de datos (RGPD) de la Unión a título de «regla de oro» en sus relaciones comerciales con China; destaca la necesidad de un diálogo sistemático con China y otros socios de la OMC sobre los requisitos reglamentarios relacionados con la digitalización de nuestras economías y sus múltiples efectos sobre el comercio, las cadenas de producción, los servicios digitales transfronterizos, la impresión en 3D, los hábitos de consumo, los pagos, los impuestos, la protección de datos personales, las cuestiones relacionadas con los derechos de propiedad, la prestación y protección de servicios audiovisuales, los medios de comunicación y los contactos interpersonales;

9.  Pide a la RPC que acelere el proceso de adhesión al Acuerdo sobre Contratación Pública de la OMC y presente una oferta de adhesión a fin de conceder a las empresas europeas un acceso a su mercado en condiciones equivalentes a aquellas de las que ya se benefician las empresas chinas en la Unión; lamenta que el mercado chino de la contratación pública permanezca en gran medida cerrado a los proveedores extranjeros y que las empresas europeas sufran discriminación y una falta de acceso al mercado chino; pide a la RPC que permita el acceso no discriminatorio a las empresas y a los trabajadores europeos en el ámbito de la contratación pública; solicita al Consejo que adopte con rapidez el instrumento de contratación pública internacional; pide a la Comisión que esté atenta y considere, en su caso, emprender acciones contra contratos adjudicados a empresas extranjeras sospechosas de prácticas de dumping;

10.  Solicita que se establezca una cooperación coordinada con la RPC sobre la iniciativa denominada «Un cinturón, una ruta» basada en la reciprocidad, el desarrollo sostenible, la buena gobernanza y unas normas abiertas y transparentes, particularmente en lo relativo a la contratación pública; lamenta, en este sentido, que el Memorando de Acuerdo firmado por el Fondo Europeo de Inversiones y el Fondo de la Ruta de la Seda de la RPC, así como el firmado por el Banco Europeo de Inversiones (BEI), el Banco Asiático de Desarrollo, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, el Nuevo Banco de Desarrollo y el Banco Mundial no hayan mejorado todavía el entorno empresarial para las empresas y los trabajadores europeos; lamenta la ausencia de evaluaciones profesionales del impacto sobre el desarrollo sostenible en varios proyectos relacionados con la iniciativa «Un cinturón, una ruta» y subraya la importancia de la calidad de las inversiones, especialmente en relación con los efectos positivos sobre el empleo, los derechos laborales, la producción respetuosa del medio ambiente y la mitigación del cambio climático, en consonancia con la gobernanza multilateral y las normas internacionales;

11.  Apoya las negociaciones en curso iniciadas en 2013 sobre un acuerdo de inversión integral entre la Unión y la RPC, e invita a la RPC a comprometerse más en dicho proceso; pide a ambas partes que renueven sus esfuerzos para avanzar en las negociaciones, encaminadas a lograr una igualdad real de condiciones para las empresas y los trabajadores europeos, y para garantizar la reciprocidad en el acceso a los mercados, velando por unas disposiciones específicas sobre las pymes y la contratación pública; pide asimismo a ambas partes que aprovechen la oportunidad que ofrece el acuerdo de inversión para incrementar su cooperación en el ámbito de los derechos medioambientales y laborales y que incluyan en el texto un capítulo sobre desarrollo sostenible;

12.  Recuerda que las empresas de la Unión se enfrentan a un número creciente de medidas restrictivas de acceso a los mercados en la RPC debido a las obligaciones impuestas a las empresas conjuntas en varios sectores industriales y a un mayor número de disposiciones y requisitos técnicos discriminatorios para los empresarios extranjeros, como la localización obligatoria de datos y la divulgación de códigos fuente; acoge con satisfacción, a este respecto, el documento «Notice on Several Measures on Promoting Further Openness and Active Utilisation of Foreign Investment» (comunicación sobre varias medidas para la promoción de una mayor apertura y una utilización activa de la inversión extranjera), emitido por el Consejo de Estado de la RPC en 2017, pero lamenta la falta de calendario para lograr sus objetivos; pide por tanto a las autoridades chinas que materialicen con prontitud dichos compromisos;

13.  Pide tanto a la Unión y a sus Estados miembros como a China que intensifiquen la cooperación para crear economías circulares, dado que esta necesidad urgente se ha vuelto incluso más visible a raíz de la decisión legítima de China de prohibir las importaciones de residuos de plásticos procedentes de Europa; pide a ambos socios que intensifiquen la cooperación económica y tecnológica con el objetivo de evitar que las cadenas de producción, el comercio y el transporte, así como los servicios turísticos a escala mundial puedan causar un grado intolerable de contaminación por plásticos en nuestros océanos;

14.  Pide a la RPC que se esfuerce en desempeñar un papel responsable en la escena mundial, en pleno conocimiento de las responsabilidades derivadas de su presencia y rendimiento económicos en terceros países y en los mercados mundiales, en concreto apoyando activamente el sistema de comercio multilateral basado en normas y la OMC; considera que, en el marco actual de las cadenas de valor mundiales, el aumento de las tensiones comerciales internacionales debería resolverse mediante las negociaciones, al tiempo que reitera la necesidad de buscar soluciones multilaterales; pide, en este sentido, que se cumplan las obligaciones establecidas en el Protocolo de Adhesión de la RPC a la OMC y que se protejan sus mecanismos operativos; subraya las obligaciones en materia de notificación y transparencia derivadas de los acuerdos de la OMC en lo que se refiere a las subvenciones, y expresa su preocupación por las prácticas actuales de concesión de subvenciones directas o indirectas a las empresas chinas; aboga por la coordinación con los principales socios comerciales de la Unión de actividades y esfuerzos conjuntos destinados a afrontar y eliminar las distorsiones del mercado inducidas por el Estado, que afectan al comercio mundial;

15.  Lamenta que la RPC, pese a la conclusión del procedimiento sobre la reforma de la metodología europea de cálculo de los derechos antidumping, no haya retirado aún la causa interpuesta contra la Unión en el órgano de apelación de la OMC;

16.  Expresa su preocupación ante el aumento de las medidas arancelarias que están siendo adoptadas por China y los Estados Unidos;

17.  Expresa su preocupación a la vista del número de restricciones que las empresas europeas, en particular las microempresas y las pymes, siguen afrontando en la RPC, como el Catálogo de Inversión Exterior de 2017 y la lista negativa de 2017 para las zonas de libre comercio, así como en los sectores cubiertos por el plan «Made in China 2025»; solicita la rápida reducción de estas restricciones con el fin de aprovechar plenamente el potencial de cooperación y las sinergias entre los programas de Industria 4.0 en Europa y la estrategia «Made in China 2025», dada la necesidad de reestructurar nuestros sectores de producción hacia la fabricación inteligente, incluida la cooperación en el desarrollo y la definición de las correspondientes normas industriales en los foros multilaterales; recuerda la importancia de reducir las subvenciones estatales de la RPC;

18.  Pide a la RPC que ponga fin a la práctica de supeditar el acceso al mercado cada vez más a la transferencia obligatoria de tecnología, como se indica en el documento de posición de 2017 de la Cámara de Comercio de la UE en China;

19.  Solicita la reanudación de las negociaciones sobre el Acuerdo sobre Bienes Ambientales (ABA) para reforzar la fructífera cooperación entre la Unión y la RPC en la lucha contra el cambio climático y el firme compromiso conjunto para la aplicación del Acuerdo de París; destaca el potencial comercial de la cooperación tecnológica en materia de tecnologías limpias;

20.  Toma nota con preocupación de las conclusiones del informe de la Comisión sobre la protección y la aplicación de los derechos de propiedad intelectual en terceros países que señala a la RPC como la principal preocupación; reitera la necesidad de garantizar la protección para la economía europea basada en el conocimiento; pide a la RPC que combata el uso ilícito de licencias europeas por parte de empresas chinas;

21.  Pide a la Comisión que prevea la presencia de la Unión Europea en la Exposición Internacional de Importación de China, que se celebrará en Shanghái en noviembre de 2018, y que brinde, en particular a las pymes, la oportunidad de presentar su trabajo; pide a la Comisión que contacte con las cámaras de comercio, en particular las de los Estados miembros que menos participan actualmente en el comercio con China, con el fin de promover esta oportunidad;

22.  Expresa su preocupación en relación con las medidas del Estado de la RPC que causan distorsión comercial, en concreto el exceso de capacidad industrial de los sectores de materias primas, como los sectores del acero y el aluminio, entre otros; recuerda los compromisos alcanzados en la primera reunión ministerial del Foro Mundial sobre el exceso de capacidad de la siderurgia en 2017 de abstenerse de conceder subvenciones que distorsionen el mercado, pero lamenta que la delegación china no proporcionara datos sobre capacidad; pide a la RPC que cumpla con su compromiso de identificar y divulgar los datos sobre sus subvenciones y medidas de apoyo a la industria del acero y del aluminio antes de junio de 2018; reconoce el vínculo entre el exceso de capacidad industrial a escala mundial y el aumento de medidas comerciales proteccionistas y sigue apelando a la cooperación multilateral con el fin de abordar las cuestiones estructurales que subyacen al exceso de capacidad; acoge con satisfacción la acción tripartita propuesta por los Estados Unidos, Japón y la Unión Europea en el ámbito de la OMC;

23.  Subraya la importancia de un acuerdo ambicioso entre la Unión y la RPC sobre las indicaciones geográficas de acuerdo con las normas internacionales más exigentes, y acoge con satisfacción el anuncio conjunto de 2017 emitido por la Unión y la RPC de una lista de 200 indicaciones geográficas chinas y europeas, cuya protección será objeto de negociaciones; considera, sin embargo, que si se tiene en cuenta que las negociaciones se iniciaron en 2010, la lista representa un resultado muy modesto y lamenta la falta de progreso en este sentido; pide una pronta conclusión de las negociaciones e insta a ambas partes a que consideren la próxima Cumbre UE-RPC como una buena ocasión para lograr avances concretos en esa dirección; reitera la necesidad de seguir cooperando en el ámbito de las medidas sanitarias y fitosanitarias con el fin de reducir las cargas administrativas para los exportadores de la Unión;

24.  Acoge con satisfacción la decisión de China de aplazar un año la aplicación de nuevas certificaciones para productos alimenticios y bebidas importados, las cuales habrían reducido considerablemente las importaciones de productos alimenticios procedentes de la Unión; acoge asimismo con satisfacción el aplazamiento en la aplicación de las nuevas normas para vehículos eléctricos y solicita un diálogo fundamental y una mayor coordinación en relación con tales iniciativas;

25.  Recomienda a la Unión y al Gobierno chino que lancen una iniciativa conjunta en el G-20 para crear un Foro Mundial sobre el exceso de capacidad del aluminio, con un mandato para abordar toda la cadena de valor de la industria de la bauxita, la alúmina y el aluminio, incluidos los precios de las materias primas y las cuestiones medioambientales;

26.  Pide a la Comisión que supervise activamente las medidas de distorsión del comercio adoptadas por China que están afectando a las posiciones de las empresas de la Unión en los mercados mundiales, y que tome las medidas adecuadas en la OMC y otros foros, incluso mediante la solución de diferencias;

27.  Señala que la nueva Ley sobre inversión extranjera china se encuentra en proceso de redacción; insta a las partes chinas competentes a que garanticen la transparencia, la responsabilidad, la previsibilidad y la seguridad jurídica, y a que tengan en cuenta las propuestas y expectativas del actual diálogo mantenido entre la Unión y China sobre la relación comercial y de inversión;

28.  Expresa su preocupación ante la nueva Ley sobre ciberseguridad, que incluye, entre otros, nuevos obstáculos reglamentarios para las empresas extranjeras que venden servicios y material informáticos y de telecomunicación; lamenta el hecho de que estas medidas adoptadas recientemente, junto con la creación de grupos del Partido Comunista Chino en las empresas privadas, incluidas las empresas extranjeras, y otras medidas como la Ley sobre las ONG, hagan que el entorno empresarial global en la RPC sea más hostil para los operadores económicos privados y extranjeros;

29.  Señala que, en 2016, el sistema bancario de la RPC superó a la zona del euro como sistema bancario más grande del mundo; pide a la RPC que permita a las empresas bancarias extranjeras competir en pie de igualdad con las instituciones nacionales y que coopere con la Unión en materia de regulación financiera; acoge con satisfacción la decisión de la RPC de reducir los aranceles sobre 187 bienes de consumo y la eliminación de topes en materia de propiedad extranjera para los bancos;

30.  Recuerda su informe de 2015 sobre las relaciones entre la Unión y la RPC, en el que solicitaba el inicio de negociaciones sobre un acuerdo bilateral de inversiones con Taiwán; recuerda que la Comisión ha anunciado en varias ocasiones el inicio de negociaciones en materia de inversión con Hong Kong y Taiwán, pero lamenta que tales negociaciones no hayan comenzado realmente; reitera su apoyo a un acuerdo bilateral de inversiones con Taiwán y Hong Kong; reconoce que ambos socios también podrían ejercer de trampolín hacia la China continental para las empresas de la Unión;

31.  Pide a la Comisión que se coordine con los Estados miembros, previa consulta al Parlamento Europeo, para formular una posición europea unificada y una estrategia económica común respecto de la RPC; pide a todos los Estados miembros que se adhieran sistemáticamente a dicha estrategia;

32.  Subraya las posibles consecuencias del sistema de crédito social propuesto para el entorno empresarial y solicita que se aplique de manera transparente, justa y equitativa;

33.  Acoge con satisfacción los avances legislativos realizados por la Unión en relación con el Reglamento (UE) 2017/821 sobre las obligaciones en materia de diligencia debida en la cadena de suministro por lo que respecta a los importadores de la Unión de estaño, tantalio y wolframio, sus minerales y oro originarios de zonas de conflicto y de alto riesgo, así como la legislación china similar sobre minerales de zonas de conflicto, que tienen por objeto evitar que el comercio de estos minerales sirva para financiar conflictos armados; recalca la necesidad de evitar que los minerales de zonas de conflicto se transformen en nuestros teléfonos móviles, coches y joyas; pide tanto a la Comisión como al Gobierno chino que establezcan una cooperación estructurada para apoyar la aplicación de la nueva legislación y que impidan con eficacia que las fundiciones y refinerías chinas, de la Unión y a escala mundial utilicen minerales de zonas de conflicto, con el fin de evitar que se abuse de los trabajadores del sector de la minería, en particular los niños, y para exigir a las empresas chinas y de la Unión que garanticen la importación de estos minerales y metales únicamente a partir de fuentes responsables.

INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓN EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

Fecha de aprobación

28.5.2018

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

32

3

2

Miembros presentes en la votación final

Laima Liucija Andrikienė, Tiziana Beghin, David Borrelli, Daniel Caspary, Salvatore Cicu, Santiago Fisas Ayxelà, Christofer Fjellner, Eleonora Forenza, Karoline Graswander-Hainz, Nadja Hirsch, France Jamet, Jude Kirton-Darling, Patricia Lalonde, Danilo Oscar Lancini, Bernd Lange, Emmanuel Maurel, Emma McClarkin, Anne-Marie Mineur, Sorin Moisă, Alessia Maria Mosca, Franz Obermayr, Artis Pabriks, Franck Proust, Godelieve Quisthoudt-Rowohl, Inmaculada Rodríguez-Piñero Fernández, Tokia Saïfi, Helmut Scholz, Joachim Schuster, Joachim Starbatty, Adam Szejnfeld

Suplentes presentes en la votación final

Klaus Buchner, Dita Charanzová, Sander Loones, Bolesław G. Piecha, José Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra, Ramon Tremosa i Balcells

Suplentes (art. 200, apdo. 2) presentes en la votación final

Reinhard Bütikofer

VOTACIÓN FINAL NOMINAL EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

32

+

ALDE

Dita Charanzová, Nadja Hirsch, Patricia Lalonde, Ramon Tremosa i Balcells

ECR

Sander Loones, Emma McClarkin, Bolesław G. Piecha, Joachim Starbatty

EFDD

Tiziana Beghin

ENF

Franz Obermayr

GUE/NGL

Eleonora Forenza, Helmut Scholz

NI

David Borrelli

PPE

Laima Liucija Andrikienė, Daniel Caspary, Salvatore Cicu, Santiago Fisas Ayxelà, Christofer Fjellner, Sorin Moisă, Artis Pabriks, Franck Proust, Godelieve Quisthoudt-Rowohl, Tokia Saïfi, José Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra, Adam Szejnfeld

S&D

Karoline Graswander-Hainz, Jude Kirton-Darling, Bernd Lange, Emmanuel Maurel, Alessia Maria Mosca, Inmaculada Rodríguez-Piñero Fernández, Joachim Schuster

3

-

ENF

Danilo Oscar Lancini

GUE/NGL

Anne-Marie Mineur

Verts/ALE

Klaus Buchner

2

0

ENF

France Jamet

Verts/ALE

Reinhard Bütikofer

Explicación de los signos utilizados

+  :  a favor

-  :  en contra

0  :  abstenciones


OPINIÓN de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (2.5.2018)

para la Comisión de Asuntos Exteriores

sobre el estado de las relaciones UE-China

(2017/2274(INI))

Ponente de opinión: Stefan Eck

SUGERENCIAS

La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria pide a la Comisión de Asuntos Exteriores, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

–  Vista la «Ley fiscal de protección ambiental» aprobada por la Asamblea Popular Nacional china en diciembre de 2016 y que entró en vigor el 1 de enero de 2018,

–  Visto que la Organización Internacional para las Migraciones ha afirmado que los factores medioambientales tienen un impacto sobre los flujos de migración nacionales e internacionales, dado que las personas abandonan lugares con condiciones difíciles o deterioradas debido a la aceleración del cambio climático(1),

A.  Considerando que China es el mercado que crece a mayor velocidad para los productos alimenticios de la Unión;

B.  Considerando que resulta claro que en determinadas regiones de China los medios de vida de la población rural se deteriorarán debido a variaciones en las temperaturas y precipitaciones y a otros fenómenos climáticos extremos; que los planes de reasentamiento se han convertido en una opción política de adaptación eficaz para reducir la vulnerabilidad y la pobreza provocadas por el clima(2);

1.  Se congratula de las reformas emprendidas por China desde la puesta en marcha de su enfoque «civilización ecológica»; considera que el estatuto especial que los tribunales han otorgado a las ONG de medio ambiente, las auditorías sobre el impacto medioambiental de la labor de los funcionarios y la inversión sostenida en electromovilidad y energías limpias van en la dirección correcta;

2.  Celebra el plan de acción adoptado por China en 2016, para abordar la resistencia a los antimicrobianos; subraya la importancia de la cooperación entre China, que representa la mitad del consumo anual de fármacos antimicrobianos, y la Unión en la lucha contra esta amenaza mundial; insiste en que deben incluirse disposiciones en materia de bienestar animal en los acuerdos comerciales bilaterales UE-China;

3.  Acoge con satisfacción las directrices del Estado chino en las que se anima a los ciudadanos chinos a reducir su consumo de carne de forma significativa de aquí a 2030; alienta a la Unión y a China a unir sus fuerzas para que la producción agroalimentaria y su sistema de consumo sean más sostenibles, lo que mejorará la seguridad alimentaria y la trazabilidad de los alimentos a escala mundial, promoviendo al mismo tiempo un régimen alimentario sano, así como la salud y el bienestar de los animales;

4.  Toma nota de la decisión china de prohibir las importaciones de residuos sólidos, lo que pone de relieve la importancia del proceso de concepción, producción, reparación, reutilización y reciclado de los productos, con particular hincapié en la producción y el uso del plástico; recuerda el reciente intento de China de prohibir las exportaciones de tierras raras y pide a la Comisión que tenga en cuenta la interdependencia de las economías mundiales al dar prioridad a las políticas de la UE;

5.  Considera que habría una posibilidad, un interés y una necesidad de que la Unión y la ASEAN trabajasen juntas para desarrollar una estrategia conjunta de economía circular; considera que China podría desempeñar un papel fundamental en sacar adelante esta iniciativa en la ASEAN;

6.  Sostiene que China y la Unión se beneficiarán de la promoción de la sostenibilidad en sus economías y del desarrollo de una bioeconomía circular y sostenible multisector;

7.  Acoge favorablemente el acuerdo para aumentar la cooperación en investigación e innovación en iniciativas emblemáticas, como las iniciativas sobre los alimentos, la agricultura y las biotecnologías, el medio ambiente y la urbanización sostenible, el transporte de superficie, una aviación más segura y más verde y las biotecnologías para el medio ambiente y la salud humana, que fueron aprobadas durante el Tercer Diálogo sobre Cooperación para la Innovación entre la Unión y China en junio de 2017 y la correspondiente hoja de ruta para la cooperación científica y tecnológica entre la Unión y China a partir de octubre de 2017; pide a la Unión y a China que prosigan estos esfuerzos y pongan en práctica los resultados de la investigación y de los proyectos de desarrollo;

8.  Señala que la Unión y China son muy dependientes de los combustibles fósiles y, conjuntamente, representan alrededor de un tercio del consumo mundial total, lo que sitúa a China a la cabeza en la clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre las muertes atribuidas a la contaminación del aire exterior; destaca que un aumento del comercio con productos de bioeconomía fabricados a partir de materiales renovables puede ayudar a reducir la dependencia de los combustibles fósiles de las economías de China y de la Unión; pide a la Unión y a China que afiancen sus relaciones en otros ámbitos de mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero, como la electromovilidad, las energías renovables y la eficiencia energética, que sigan y amplíen la hoja de ruta sobre cooperación energética entre la Unión y China más allá de 2020 y que intensifiquen sus esfuerzos conjuntos para desarrollar instrumentos para la financiación ecológica, en particular la financiación de la acción por el clima; pide, asimismo, a China y a la Unión que exploren y se comprometan a hacer avanzar la planificación y el desarrollo de líneas de transporte de electricidad transfronterizas que utilicen tecnología de corriente continua de alta tensión para hacer las fuentes de energía renovables más accesibles;

9.  Anima a la Unión y a China a que prosigan su colaboración en materia de urbanización sostenible, en particular en ámbitos como el transporte limpio, la mejora de la calidad del aire, la economía circular y el diseño ecológico; subraya la necesidad de adoptar medidas adicionales de protección medioambiental, habida cuenta de que más del 90 % de las ciudades no respetan la norma nacional de concentraciones de PM 2,5 de contaminación atmosférica y de que, en China, más de un millón de personas mueren cada año a causa de patologías vinculadas a la contaminación atmosférica;

10.  Destaca su interés común en fomentar el desarrollo del carbono de baja intensidad y luchar contra las emisiones de gases de efecto invernadero en un mercado de la energía transparente, público y debidamente regulado; considera que la asociación estratégica entre la Unión y China es necesaria para la ejecución del Acuerdo de París y para una lucha eficaz contra el cambio climático; pide a la Unión y a China que utilicen su peso político para impulsar la aplicación del Acuerdo de París, la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), e insta a que se adopte un enfoque cooperativo en la Conferencia de las Partes de la CMNUCC y en el Foro Político de Alto Nivel de las Naciones Unidas; pide a ambas partes que adopten una declaración conjunta en materia de acción por el clima para demostrar el compromiso común con una aplicación estricta del Acuerdo de París y una participación activa en el Diálogo de Talanoa de 2018 y en la CP 24; anima a la Unión y a China a que adopten un papel responsable en las negociaciones internacionales contribuyendo al objetivo de limitar el calentamiento mundial a través de sus respectivas políticas internas en materia de clima, así como realizando contribuciones financieras para alcanzar el objetivo de proporcionar 100 000 millones USD anualmente antes de 2020 para la mitigación y la adaptación;

11.  Acoge favorablemente el lanzamiento de un régimen de comercio de derechos de emisión a escala nacional en China en diciembre de 2017; toma nota de la exitosa cooperación entre China y la Unión durante la fase de preparación que permitió dicho lanzamiento; reconoce la voluntad de las autoridades chinas de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y espera con interés los resultados del actual trabajo de seguimiento, notificación y verificación, que resulta clave para el buen funcionamiento del régimen; destaca la importancia de adoptar medidas en todos los sectores de la economía en materia de cambio climático y acoge favorablemente la intención de ampliar su ámbito para incluir sectores industriales y mejorar las modalidades de comercio del régimen; pide a la Unión y a China que sigan colaborando en el marco del proyecto de cooperación para el desarrollo del mercado del carbono de China, con el fin de hacer de él un instrumento eficaz que establezca incentivos significativos para la reducción de las emisiones y una mayor concordancia con el régimen de comercio de derechos de emisión de la Unión; pide a ambas partes que sigan promoviendo mecanismos de tarificación del carbono en otros países y regiones recurriendo a sus propias experiencias y conocimientos e intercambiando mejores prácticas, así como realizando esfuerzos para desarrollar la cooperación entre mercados de carbono existentes, a fin de trabajar a favor de unas condiciones de competencia equitativas a escala mundial;

12.  Espera que China desvincule el crecimiento económico de la degradación del medio ambiente, incorporando la protección de la biodiversidad en sus estrategias globales en curso, facilitando la realización de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible y los ODS, y aplicando eficazmente la prohibición del comercio de marfil; reconoce la labor realizada por el mecanismo bilateral de coordinación entre la Unión y China sobre la aplicación de las leyes y la gobernanza forestales para hacer frente a la tala ilegal a escala mundial; insta, sin embargo, a China a que investigue el considerable comercio no documentado de madera entre los Estados signatarios del acuerdo de asociación voluntaria FLEGT y China;

13.  Recomienda que se lleve a cabo, conjuntamente con los países proveedores, la adopción de directrices obligatorias de la política china en materia de inversiones responsables en silvicultura extranjera, implicando a las empresas chinas en la lucha contra el comercio ilegal de madera;

14.  Acoge con satisfacción el hecho de que China y la Unión hayan firmado un memorando de entendimiento sobre las políticas del agua con el fin de reforzar el diálogo sobre el desarrollo y la aplicación de la legislación para la protección de los recursos hídricos; apoya firmemente la Declaración de Turku de septiembre de 2017 firmada por la Unión y China, que hacía hincapié en que una buena gobernanza del agua debe dar prioridad a la ecología y al desarrollo verde, dar a la conservación del agua un lugar destacado y restaurar el ecosistema acuático; subraya que el memorando de entendimiento sobre el establecimiento de un diálogo entre la Unión y China sobre política de aguas no solo enriquece el contenido de la Asociación Estratégica entre la Unión y China, sino que también define la orientación, el ámbito, la metodología y el mecanismo de financiación de la cooperación;

15.  Destaca la importancia de garantizar unas condiciones de competencia equitativas en el comercio entre la Unión y China; manifiesta su preocupación por la competencia desleal resultante de la interferencia del Estado en la economía china a través de las subvenciones masivas y la discriminación a favor de proveedores nacionales, la exclusión de los inversores de la Unión en el mercado chino y la absorción de empresas europeas de tecnologías de sostenibilidad clave por empresas bajo la titularidad, el control o la dirección del Gobierno, en particular, pero no exclusivamente, en el mercado de los paneles solares, las baterías y los vehículos eléctricos; pide a la Comisión que haga pleno uso de todos los instrumentos de defensa comercial a su disposición, en particular de las nuevas normas antidumping y antisubvenciones de la Unión, y pide al Consejo que establezca rápidamente, en codecisión con el Parlamento, un marco eficaz para el control de la inversión extranjera directa;

16.  Reconoce el papel fundamental del proyecto de cooperación entre organizaciones europeas y chinas financiado por la Comisión, llevado a cabo entre 2014 y 2017 bajo los auspicios del Instrumento de Cooperación en materia de Seguridad Nuclear (ICSN), en la evaluación de las normas y los acuerdos para la gestión de emergencias radiológicas y nucleares en China, así como en la mejora las capacidades del Instituto Chino de Investigación en Tecnología de Energía Nuclear en el ámbito de las orientaciones de gestión de accidentes graves;

17.  Anima a los inversores chinos y europeos a que adopten mejores normas mundiales de responsabilidad social y ambiental y a que mejoren las normas de seguridad de sus industrias extractivas en todo el mundo; reitera que, en relación con las negociaciones sobre un acuerdo integral sobre inversiones con China, la Unión debe prestar apoyo a iniciativas de desarrollo sostenible fomentando la inversión responsable y promoviendo normas mínimas medioambientales y laborales; pide a las autoridades chinas y europeas que establezcan incentivos para animar a las empresas mineras chinas y europeas a que realicen sus actividades en los países en desarrollo de conformidad con las normas internacionales sobre derechos humanos y a que fomenten la inversión en el desarrollo de capacidades para la transferencia de conocimientos y tecnologías y para la contratación local;

18.  Acoge favorablemente el anuncio de China, en el contexto de la Cumbre «Un Planeta» (One Planet Summit) de diciembre de 2017, de hacer más transparentes las repercusiones medioambientales de las empresas en China y de la inversión china en el exterior; manifiesta su preocupación por que proyectos de infraestructuras como la iniciativa «Un cinturón, una ruta» de China puedan tener un impacto negativo sobre el medio ambiente y el clima y conducir al aumento del uso de combustibles fósiles en otros países participantes en el desarrollo de infraestructuras o afectados por él; pide a las instituciones de la Unión y a los Estados miembros que realicen evaluaciones de impacto ambiental y que incluyan cláusulas de sostenibilidad en cualquier proyecto de cooperación dentro del marco de la iniciativa «Un cinturón, una ruta»; insiste en que es necesario establecer un comité conjunto compuesto por representantes de los países participantes y de terceros países, a fin de supervisar el impacto sobre el medio ambiente y el clima; acoge favorablemente la iniciativa de la Comisión y del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) de elaborar una estrategia de conectividad entre la Unión y Asia en la primera mitad de 2018; insiste en que dicha estrategia debe incluir compromisos firmes a favor de la sostenibilidad, la protección ambiental y la acción por el clima;

19.  Acoge favorablemente el progreso de China en la mejora de las normas de seguridad alimentaria, elementos clave para proteger a los consumidores chinos y prevenir el fraude alimentario; destaca la mejora de la capacitación de los consumidores como paso importante en el desarrollo de una cultura del consumidor en China;

20.  Anima a la policía y a los servicios de seguridad chinos y europeos a que tomen medidas conjuntas para controlar la exportación de drogas ilegales y compartir información sobre narcotráfico mediante el intercambio de información para identificar a individuos y a redes delictivas; observa que, según el «Informe Europeo sobre Drogas 2017: Tendencias y novedades» del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (EMCDDA), gran parte del suministro de nuevas sustancias psicoactivas a Europa proviene de China, donde empresas químicas y farmacéuticas producen nuevas sustancias a granel y desde allí se envían a Europa, donde son procesadas en productos, empaquetadas y vendidas;

21.  Reconoce que la sequía y a otras catástrofes naturales han empujado a familias e individuos a migrar, y que, en respuesta, las autoridades chinas han diseñado varios proyectos de reasentamiento a gran escala; manifiesta su preocupación por los informes de la región de Ningxia, que señalan numerosos problemas con las nuevas ciudades y represalias contra las personas que se negaron a trasladarse; manifiesta, asimismo, su preocupación por que se esté deteniendo, persiguiendo y condenando a defensores del medio ambiente y por que ONG medioambientales nacionales registradas se estén enfrentando a un control cada vez más estricto por parte de las autoridades de supervisión chinas;

22.  Pide a China que siga ampliando sus esfuerzos de control del cumplimiento de la legislación para detener la pesca ilegal, dado que buques pesqueros chinos siguen pescando furtivamente en aguas extranjeras, en particular en el mar occidental de Corea, los mares oriental y meridional de China, el océano Índico, e incluso en aguas sudamericanas;

23.  Pide a los exportadores chinos y a los importadores europeos que pongan fin a los residuos tóxicos en la ropa producida en China, estableciendo normativas adecuadas de gestión de sustancias químicas y eliminando gradualmente el uso de plomo, etoxilatos de nonilfenol (NPE), ftalatos, compuestos perfluorados (PFC), formaldehído y otros productos tóxicos presentes en los textiles.

INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓN EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

Fecha de aprobación

25.4.2018

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

55

0

4

Miembros presentes en la votación final

Marco Affronte, Margrete Auken, Pilar Ayuso, Zoltán Balczó, Biljana Borzan, Lynn Boylan, Nessa Childers, Birgit Collin-Langen, Miriam Dalli, Seb Dance, Angélique Delahaye, Stefan Eck, Bas Eickhout, José Inácio Faria, Francesc Gambús, Elisabetta Gardini, Gerben-Jan Gerbrandy, Jens Gieseke, Julie Girling, Sylvie Goddyn, Françoise Grossetête, Andrzej Grzyb, Jytte Guteland, Anneli Jäätteenmäki, Benedek Jávor, Karin Kadenbach, Kateřina Konečná, Urszula Krupa, Giovanni La Via, Peter Liese, Joëlle Mélin, Susanne Melior, Miroslav Mikolášik, Rory Palmer, Massimo Paolucci, Piernicola Pedicini, Bolesław G. Piecha, Pavel Poc, Julia Reid, Frédérique Ries, Michèle Rivasi, Davor Škrlec, Renate Sommer, Estefanía Torres Martínez, Adina-Ioana Vălean, Jadwiga Wiśniewska, Damiano Zoffoli

Suplentes presentes en la votación final

Cristian-Silviu Buşoi, Caterina Chinnici, Fredrick Federley, Anja Hazekamp, Norbert Lins, Rupert Matthews, Alojz Peterle, Stanislav Polčák, Carolina Punset, Christel Schaldemose

Suplentes (art. 200, apdo. 2) presentes en la votación final

Jude Kirton-Darling, Jeroen Lenaers

VOTACIÓN FINAL NOMINAL EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

55

+

ALDE

Fredrick Federley, Gerben-Jan Gerbrandy, Anneli Jäätteenmäki, Carolina Punset, Frédérique Ries

ECR

Urszula Krupa, Rupert Matthews, Bolesław G. Piecha, Jadwiga Wiśniewska

EFDD

Piernicola Pedicini

GUE/NGL

Lynn Boylan, Stefan Eck, Anja Hazekamp, Kateřina Konečná, Estefanía Torres Martínez

NI

Zoltán Balczó

PPE

Pilar Ayuso, Cristian-Silviu Buşoi, Birgit Collin-Langen, Angélique Delahaye, José Inácio Faria, Francesc Gambús, Jens Gieseke, Julie Girling, Françoise Grossetête, Andrzej Grzyb, Giovanni La Via, Jeroen Lenaers, Peter Liese, Norbert Lins, Miroslav Mikolášik, Alojz Peterle, Stanislav Polčák, Renate Sommer, Adina-Ioana Vălean

S&D

Biljana Borzan, Nessa Childers, Caterina Chinnici, Miriam Dalli, Seb Dance, Jytte Guteland, Karin Kadenbach, Jude Kirton-Darling, Susanne Melior, Rory Palmer, Massimo Paolucci, Pavel Poc, Christel Schaldemose, Damiano Zoffoli

VERTS/ALE

Marco Affronte, Margrete Auken, Bas Eickhout, Benedek Jávor, Michèle Rivasi, Davor Škrlec

0

-

 

 

4

0

EFDD

Julia Reid

ENF

Sylvie Goddyn, Joëlle Mélin

PPE

Elisabetta Gardini

Explicación de los signos utilizados

+  :  a favor

-  :  en contra

0  :  abstenciones

(1)

https://www.iom.int/es/migracion-y-cambio-climatico

(2)

Y. Zhen, J. Pan, X. Zhang, «Relocation as a policy response to climate change vulnerability in Northern China» (El reasentamiento como respuesta política a la vulnerabilidad provocada por el cambio climático en el norte de China), CICS y Unesco 2013, «Informe Mundial sobre Ciencias Sociales 2013: Cambios ambientales globales», pp. 234-241.


INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓNEN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

Fecha de aprobación

20.6.2018

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

43

9

1

Miembros presentes en la votación final

Michèle Alliot-Marie, Francisco Assis, Amjad Bashir, Bas Belder, Goffredo Maria Bettini, Mario Borghezio, Victor Boştinaru, James Carver, Fabio Massimo Castaldo, Aymeric Chauprade, Javier Couso Permuy, Arnaud Danjean, Georgios Epitideios, Knut Fleckenstein, Eugen Freund, Michael Gahler, Sandra Kalniete, Tunne Kelam, Wajid Khan, Eduard Kukan, Arne Lietz, Barbara Lochbihler, Sabine Lösing, Andrejs Mamikins, Ramona Nicole Mănescu, David McAllister, Tamás Meszerics, Clare Moody, Pier Antonio Panzeri, Alojz Peterle, Cristian Dan Preda, Michel Reimon, Sofia Sakorafa, Jean-Luc Schaffhauser, Alyn Smith, Jordi Solé, Dobromir Sośnierz, Jaromír Štětina, Dubravka Šuica, Miguel Urbán Crespo, Ivo Vajgl, Elena Valenciano, Hilde Vautmans

Suplentes presentes en la votación final

Andrea Bocskor, Reinhard Bütikofer, Neena Gill, Ana Gomes, Andrzej Grzyb, Takis Hadjigeorgiou, Jo Leinen, Urmas Paet, Mirja Vehkaperä, Željana Zovko


VOTACIÓN FINAL NOMINAL EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

43

+

ALDE

Urmas Paet, Ivo Vajgl, Hilde Vautmans, Mirja Vehkaperä

ECR

Amjad Bashir, Bas Belder

EFDD

Fabio Massimo Castaldo, Aymeric Chauprade

PPE

Michèle Alliot-Marie, Andrea Bocskor, Arnaud Danjean, Michael Gahler, Andrzej Grzyb, Sandra Kalniete, Tunne Kelam, Eduard Kukan, David McAllister, Ramona Nicole Mănescu, Alojz Peterle, Cristian Dan Preda, Jaromír Štětina, Dubravka Šuica, Željana Zovko

S&D

Francisco Assis, Goffredo Maria Bettini, Victor Boştinaru, Knut Fleckenstein, Eugen Freund, Neena Gill, Ana Gomes, Wajid Khan, Jo Leinen, Arne Lietz, Andrejs Mamikins, Clare Moody, Pier Antonio Panzeri, Elena Valenciano

VERTS/ALE

Reinhard Bütikofer, Barbara Lochbihler, Tamás Meszerics, Michel Reimon, Alyn Smith, Jordi Solé

9

-

ENF

Jean-Luc Schaffhauser

GUE/NGL

Javier Couso Permuy, Takis Hadjigeorgiou, Sabine Lösing, Sofia Sakorafa, Miguel Urbán Crespo

NI

James Carver, Georgios Epitideios, Dobromir Sośnierz

1

0

ENF

Mario Borghezio

Explicación de los signos utilizados

+  :  a favor

-  :  en contra

0  :  abstenciones

Última actualización: 29 de agosto de 2018Aviso jurídico