Procedimiento : 2019/0801(NLE)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0144/2019

Textos presentados :

A8-0144/2019

Debates :

Votaciones :

PV 14/03/2019 - 11.11

Textos aprobados :

P8_TA(2019)0213

INFORME     
PDF 265kWORD 83k
1.3.2019
PE 636.090v02-00 A8-0144/2019

sobre la Recomendación del Consejo relativa al nombramiento de un miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo

(05940/2019 – C8-0050/2019 – 2019/0801(NLE))

Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios

Ponente: Roberto Gualtieri

PROPUESTA DE DECISIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 ANEXO 1 CURRICULUM VITAE DE PHILIP R. LANE
 ANEXO 2: RESPUESTAS DE PHILIP R. LANE AL CUESTIONARIO
 PROCEDIMIENTO DE LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

PROPUESTA DE DECISIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

sobre la Recomendación del Consejo relativa al nombramiento de un miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo

(05940/2019 – C8-0050/2019 – 2019/0801(NLE))

(Consulta)

El Parlamento Europeo,

–  Vista la Recomendación del Consejo de 11 de febrero de 2019 (05940/2019)(1),

–  Visto el artículo 283, apartado 2, párrafo segundo, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, conforme al cual ha sido consultado por el Consejo Europeo (C8-0050/2019),

–  Visto el Protocolo n.º 4 sobre los Estatutos del Sistema Europeo de Bancos Centrales y del Banco Central Europeo, y en particular su artículo 11.2,

–  Visto el artículo 122 de su Reglamento interno,

–  Visto el informe de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios (A8-0144/2019),

A.  Considerando que, mediante carta de 18 febrero 2011, el Consejo Europeo consultó al Parlamento Europeo sobre el nombramiento de Philip R. Lane para el cargo de miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo para un mandato de ocho años, contados a partir del 1 de junio de 2019;

B.  Considerando que su Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios evaluó las cualificaciones del candidato propuesto, en particular con respecto a las condiciones enunciadas en el artículo 283, apartado 2, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, así como con respecto al imperativo de independencia total del BCE que se deriva del artículo 130 de dicho Tratado; y considerando que, en el marco de dicha evaluación, la comisión recibió de parte del mencionado candidato su currículum vitae y sus respuestas al cuestionario que se le había remitido por escrito;

C.  Considerando que, posteriormente, dicha comisión celebró, el 26 de febrero de 2019, una audiencia con el candidato, durante la cual este realizó una declaración preliminar y a continuación respondió a las preguntas formuladas por los miembros de la comisión;

D.  Considerando que, a pesar de la numerosas solicitudes del Parlamento Europeo al Consejo para que volviera a abordar la falta de equilibrio de género en el Comité Ejecutivo del BCE, el Parlamento lamenta que el Consejo Europeo no haya tomado en serio esta petición y pide que se respete para la próxima designación; que las mujeres continúan estando infrarrepresentadas en puestos ejecutivos en el ámbito de los servicios bancarios y financieros; que todas las instituciones y órganos de la Unión y nacionales deben adoptar medidas concretas para garantizar el equilibrio de género;

1.  Emite dictamen favorable sobre la recomendación del Consejo de nombrar a Philip R. Lane miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo;

2.  Encarga a su presidente que transmita la presente Decisión al Consejo Europeo, al Consejo y a los Gobiernos de los Estados miembros.

(1)

Pendiente de publicación en el DO.


ANEXO 1 CURRICULUM VITAE DE PHILIP R. LANE

CURRICULUM VITAE: PHILIP RICHARD LANE, enero de 2019

Datos personales

Fecha de nacimiento:  27 de agosto de agosto de 1969

Nacionalidad:     irlandesa

Formación

Doctor en Economía, Universidad de Harvard, 1995

Máster en Economía, Universidad de Harvard, 1993

Grado (Mod.) en Economía con matrícula de honor y medalla de oro, Trinity College de Dublín, 1991

Carrera profesional

Gobernador del Banco Central de Irlanda, desde 2015

Catedrático (cátedra Whately) de Economía Política, Trinity College de Dublín,

Dublín, 2012-2015

Catedrático de Macroeconomía Internacional, Trinity College

de Dublín, 2004-2012

Profesor asociado de Economía, Trinity College de Dublín,

2000-2004.

Profesor de Economía, Trinity College de Dublín, 1997-2000

Profesor adjunto de Economía y Asuntos Internacionales,

Universidad de Columbia, 1995-1997

Actividades profesionales

Presidente del Comité Técnico Consultivo de la Junta Europea de Riesgo Sistémico

(JERS), desde 2017

Presidente del Grupo de trabajo de alto nivel sobre activos seguros de la JERS, 2016-2018

Presidente del Grupo de examen de estadísticas Económicas de la Oficina Central de Estadística,

2016.

Presidente del Comité Científico Consultivo de la Junta Europea de Riesgo Sistémico

(JERS), 2015

Copresidente del Grupo de trabajo mixto CCC-CTC-CSF de la JERS sobre asuntos macroprudenciales y

cambio estructural en el entorno de bajos tipos de interés, 2015

Director del Programa Internacional de Macroeconomía y Finanzas, CEPR (Centro de Investigación en Economía y Política), 2015; investigador asociado, CEPR, desde 2002; investigador afiliado, CEPR, 1997-2001

Presidente de la Irish Economics Association, 2012-2014

Miembro de la Real Academia de Irlanda, desde 2007

Miembro del Committee on International Economic Policy and Reform (CIEPR),

2012-2015.

Miembro del Grupo Bellagio, 2010-2015

Miembro de ESRI Council, 2010-2016

Fundador de The Irish Economy Blog, desde 2008

Miembro del Grupo Consultivo Académico del Consejo de Presupuestos eslovaco, 2013-2015

Miembro, Instituto Nacional de Estadística de Irlanda (2009-2013)

Miembro del ECB Shadow Council, Handelsblatt, 2005-2007

Investigador internacional asociado, Instituto de Economía Mundial de Kiel, desde 2005

Miembro del Comité de Evaluación Externa (Banco de Finlandia, 2004; Banco Central Europeo,

2010-2011; Banco Central de Irlanda, 2011-2012; Banco de Israel, 2012

Consultor académico (actividades principales):

Banco Central Europeo, 2006-2007, 2014-2016; Banco de Pagos Internacionales, 2005; Banco de Portugal, 2015; Fondo Monetario Internacional, 2014; Banco Mundial, 2006-2007, 2011, 2014-2015; Autoridad Monetaria de Singapur, 2013; Comisión Europea, 2012-2013; Junta de Gobernadores de la Reserva Federal, 2013; Tesoro de Nueva Zelanda, 2010-2011; Banco Asiático de Desarrollo, 2009-2011;

Comisión Mixta de Finanzas y Servicios Públicos del Oireachtas, 2010; OECD, 2009-2010; SIEPS, 2009-2010; NESC, 2009; ESRI-Japón, 2007-2009;

Banco Central de Suecia, 2005-2006; Consejo Nacional de Competitividad sobre la competitividad de precios y salarios, 2004; Departamento del Taoiseach, 2002

Asesor jurídico ocasional; conferenciante ocasional en conferencias profesionales

Distinciones, premios y becas

Real Academia de Irlanda: Medalla de oro en Ciencias Sociales, 2015

Premio Bhagwati (compartido con Gian Maria Milesi-Ferretti), 2010

Beca Lamfalussy del BCE, 2004-2005

Premio de Economía Monetaria Germán Bernácer, 2001

Premio Barrington, 1997-1998

Beca del Grupo de formación de investigación Harvard-MIT sobre economía política positiva,

financiada por la NSF, 1994-1995.

Beca del Fondo John F. Kennedy, 1994.

Beca para estudios de posgrado de Harvard, 1991-1995

Medalla de oro, premios Whateley y Bastables de Economía, Trinity

College de Dublín, 1991 Diploma con mención y primer puesto en los exámenes para el título de Economía

Foundation Scholarship, Trinity College de Dublín, 1989; estudiante mejor clasificado en los exámenes para la beca

Entrance Exhibition, Trinity College de Dublín, 1987

Becas: Irish Research Council, Instituto del Nuevo Pensamiento Económico, Fundación Banco de Francia, NORFACE, Real Academia de Irlanda

Perfil académico

Principales áreas de investigación: macroeconomía internacional; economía monetaria europea; globalización financiera; comportamiento cíclico de la política fiscal; economía irlandesa.

Publicaciones: Journal of the Statistical and Social Inquiry Society of Ireland, Journal of International Economics, Pacific Economic Review, Fiscal Studies, Scandinavian Journal of Economics, International Journal of Central Banking, National Institute Economic Review, World Economics, Economic and Social Review, Open Economies Review, Journal of International Money and Finance, New Zealand Economic Papers, European Economic Review, Moneda y Credito, World Economy, Journal of Economic Perspectives, International Finance, IMF Economic Review, Nordic Economic Policy Review, American Economic Review, Journal of Money, Credit and Banking, Journal of the Japanese and International Economies, Review of Economics and Statistics, Economic Policy, ,The Economic Journal, Journal of Public Economics, NEER Macroeconomics Annual, Oxford Economic Papers, Canadian Journal of Economics, Journal of Development Economics.


ANEXO 2: RESPUESTAS DE PHILIP R. LANE AL CUESTIONARIO

A.  Antecedentes personales y profesionales

1.  ¿Podría destacar los principales aspectos de sus competencias profesionales en asuntos monetarios, financieros y económicos, así como los aspectos más relevantes de su experiencia a nivel europeo e internacional?

He sido gobernador del Banco Central de Irlanda desde finales de 2015. Además de mis funciones en el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE), dirigía una organización de unas dos mil personas responsable de las funciones bancarias nacionales y que actúa en calidad de autoridad nacional competente para la supervisión de instituciones financieras, compañías de seguros y empresas de inversión, al tiempo que es el organismo regulador de valores y mercados y autoridad nacional de conducta financiera. El Banco Central de Irlanda es también la autoridad macroprudencial nacional, la autoridad de resolución y el operador del sistema nacional de garantía de depósitos. Este mandato de amplio alcance significa que he tenido una participación activa en una amplia gama de cuestiones reglamentarias, además de mis funciones propias en un banco central.

Entre 1995 y 2015 fui profesor de economía, especializado en globalización financiera e integración monetaria europea como temas de investigación. El carácter empírico y el enfoque político de mi investigación generó numerosas colaboraciones e interacciones con instituciones políticas desde mediados de los años noventa, entre otros con el BCE, la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional, la OCDE y el Banco de Pagos Internacionales (BPI). En 2001 tuve el honor de ser el primer galardonado con el Premio Germán Bernácer por «extraordinarias contribuciones a la economía monetaria europea».

A lo largo de mi carrera he realizado contribuciones sobre las consecuencias macrofinancieras de la unión monetaria. Entre ellas, una serie de artículos entre 1996 y 1998 sobre los desafíos macroeconómicos a los que se enfrentaba Irlanda en la unión monetaria; numerosos artículos sobre el impacto de la unión monetaria sobre el crecimiento en los flujos financieros transfronterizos y los desequilibrios externos; y dos importantes artículos de revisión (2006 y 2012) sobre la zona del euro para el Journal of Economic Perspectives, la revista política emblemática de la American Economic Association. El artículo de 2006 presentaba los riesgos para la estabilidad de la zona del euro de un período de dificultades financieras y establecía los tipos de intervenciones que se requerirían en esa situación.

2.  ¿Desempeña usted una actividad económica o tiene intereses financieros u otros compromisos que pudieran entrar en conflicto con sus futuros cometidos? ¿Existen otras circunstancias personales o de otra índole que deba tener en cuenta el Parlamento a la hora de examinar su candidatura?

No.

3.  ¿Cuáles serán los principios rectores que le guiarán durante su mandato en el Banco Central Europeo?

Tengo la firme convicción de que la unión monetaria puede proporcionar una plataforma sólida para la estabilidad y la prosperidad en Europa. Al cumplir su mandato, el BCE desempeña un papel central para apoyar el éxito de la unión monetaria. Como miembro de su Comité Ejecutivo, mi objetivo principal será garantizar que el BCE cumpla su mandato, tal como se establece en los Tratados de la UE. Además, tiene una importancia vital que los miembros del Comité Ejecutivo generen una confianza general en el BCE como una institución al servicio del interés público europeo. A nivel interno, los miembros del Comité Ejecutivo deben mantener una cultura organizativa que fomente la excelencia y ofrezca un entorno de trabajo satisfactorio a su personal.

B.  La política monetaria del BCE

4.  ¿Cómo debería el BCE llevar a cabo su política monetaria en las condiciones macroeconómicas actuales? ¿Cómo ve el rendimiento del BCE en relación con el logro de su objetivo principal de mantener la estabilidad de los precios?

El BCE debe llevar a cabo su política monetaria en las condiciones macroeconómicas actuales de acurdo con su mandato principal de mantener la estabilidad de los precios para la zona del euro, como estipula el Tratado. A nivel operativo, esto se define como mantener la tasa de inflación en un «nivel inferior, aunque próximo, al 2 % a medio plazo». Al cumplir este mandato, el BCE permite a los europeos hacer planes económicos y financieros en un entorno monetario estable, garantizando al mismo tiempo que las empresas y los inversores se puedan concentrar en las cuestiones fundamentales de sus negocios sin desviar recursos para gestionar la inestabilidad monetaria.

Hasta la crisis financiera, el BCE tuvo un gran éxito a la hora de cumplir su mandato sobre la estabilidad de los precios, utilizando sus instrumentos habituales de política monetaria. Desde entonces, el logro de este objetivo ha requerido la adopción de medidas no convencionales. A mi juicio, la estrategia actual, que combina: a) un tipo de interés de depósito negativo a menos 40 puntos básicos; b) el programa de compras de activos (APP); c) la orientación futura para tipos de interés y reinversiones; y d) operaciones como las operaciones de financiación a plazo más largo con objetivo específico (TLTRO), han resultado eficaces al producir una política monetaria expansiva necesaria para estimular la recuperación económica, afianzar las expectativas de inflación, eliminar el riesgo de deflación y, con el tiempo, garantizar que la inflación siga una senda sostenible hacia el objetivo original del BCE.

Las decisiones tomadas sobre la recalibración de las medidas en diciembre de 2015, marzo de 2016, diciembre de 2016, octubre de 2017 y diciembre de 2018 se basaron en las lecturas de los datos económicos y financieros entrantes (tanto frente a la zona del euro como a la economía mundial en general), junto con evaluaciones de la eficacia y las limitaciones de los diversos instrumentos posibles de política monetaria. Esta combinación de análisis cuantitativo y despliegue de los modelos económicos necesarios para evaluar las diferentes opciones políticas ha permitido al Consejo de Gobierno adoptar sus decisiones de manera rigurosa y basada en datos, que también entienden bien los participantes en el mercado. El BCE debe continuar aplicando la política monetaria de este modo.

5.   ¿Cómo respondería a las críticas a los bajos tipos de interés y sus efectos? ¿Cómo ve el equilibrio entre los efectos no deseados de la política de tipos de interés del BCE y la convergencia hacia la tasa de inflación a medio plazo prevista?

El BCE pretende mantener la estabilidad de los precios a medio plazo. A su vez, la estabilidad de los precios a medio plazo es una base importante para un buen rendimiento económico, al reducir la incertidumbre de las empresas y los hogares.

El paquete de medidas actual constituye una respuesta proporcionada a las condiciones posteriores a la crisis a las que ha hecho frente, en donde estaban surgiendo presiones deflacionarias y la magnitud de la crisis ya había llevado los tipos de interés a niveles bajos. Es muy importante supervisar los posibles efectos secundarios de unas condiciones monetarias acomodaticias en relación con los riesgos para la estabilidad financiera. Asimismo, se dispone del conjunto de herramientas de política macroprudencial para contener esos riesgos.

En relación con el impacto en la distribución de la renta y la riqueza, es muy importante la contribución positiva de la política monetaria expansiva a la reducción del desempleo (y al aumento de los salarios). Además, al igual que la política monetaria expansiva estimula los precios de los activos, hay una compensación durante las fases de ajuste monetario, de tal modo que es importante reconocer la diferencia entre los cambios de distribución temporales y permanentes.

6.  ¿Qué opinión le merecen la heterogeneidad de las condiciones monetarias y el acceso al crédito en toda la zona del euro y sus efectos en la política monetaria unitaria del BCE?

Los tipos de interés de los préstamos para hogares y empresas no financieras se han reducido significativamente desde 2014 y su heterogeneidad entre distintos países ha disminuido notablemente. Las condiciones de préstamo siguen mejorando: la encuesta sobre el acceso de las empresas a la financiación (SAFE) muestra que las pymes siguieron señalando mejoras en las disponibilidad de fuentes externas de financiación, incluida una mayor disposición de los bancos a ampliar el crédito(1).

Estas condiciones de financiación más flexibles han respaldado a su vez la recuperación del crecimiento de los préstamos desde 2014, que ha continuado últimamente. El crecimiento de los préstamos a sociedades no financieras (un 4 % anual en diciembre de 2018) y hogares (3,3 % anual en diciembre de 2018) refleja el éxito de las medidas de política monetaria(2). La demanda de préstamos por parte de empresas y hogares también ha seguido creciendo en el cuarto trimestre de 2018 y proporciona un apoyo continuo a la recuperación del crecimiento de los préstamos(3). Este aumento se debió fundamentalmente al bajo nivel general de los tipos de interés, las existencias y el capital circulante, las operaciones de fusión y adquisición, las perspectivas favorables del mercado de la vivienda y la confianza de los consumidores.

En general, en los últimos años, el crecimiento moderado de la financiación de la deuda, el crecimiento económico sólido y la recuperación del proceso de activos, respaldados también por la política monetaria flexible, han facilitado el necesario desapalancamiento del sector empresarial a nivel de la zona del euro. No obstante, el proceso de desapalancamiento de las sociedades no financieras se estancó en 2018, como se refleja en un pequeño aumento del apalancamiento de las sociedades no financieras y un gran volumen de deuda sigue pesando en el sector(4).

A un nivel más general, es importante reconocer que una política monetaria común no garantiza condiciones de crédito idénticas en toda la zona del euro. Por el contrario, las condiciones de crédito dependen también de las primas de riesgo locales, del nivel local de presión competitiva en el sistema financiero nacional y de factores institucionales, como la capacidad del sistema jurídico para hacer frente a los préstamos problemáticos.

7.  Las disparidades en los resultados económicos entre el centro y la periferia de la UEM han aumentado en la última década. De cara al futuro, varios Estados miembros de la Unión se están preparando a adherirse a la zona del euro. ¿Cómo espera evitar nuevas divergencias entre los Estados miembros de la zona del euro en la próxima década, teniendo en cuenta que varios Estados candidatos tienen economías más débiles? ¿Cuál es el escenario económico preferido para la ampliación de la zona del euro?

No hay un escenario económico específico para la ampliación de la zona del euro. Se espera que todos los Estados miembros de la Unión sin cláusula de exclusión voluntaria adopten el euro antes o después. El momento en que ocurra dependerá de dos factores: en primer lugar, las estrategias nacionales para la adopción del euro, y en segundo lugar, la preparación para adoptar el euro evaluada sobre la base de los criterios de convergencia establecidos en los Tratados de la Unión.

El BCE y la Comisión Europea evalúan periódicamente los avances de cada Estado miembro no perteneciente a la zona del euro realizados para cumplir los criterios del Tratado exigidos para la adopción del euro, tal como se recogen en los informes de convergencia. Un criterio se refiere a la participación de un Estado miembro durante al menos dos años en el mecanismo de tipos de cambio (MTC), el MTC II, sin devaluarse frente al euro. En la actualidad existe un consenso en que, para cada Estado miembro solicitante, dicha participación se decidirá basándose en tres factores: primero, tener debidamente en cuenta las lecciones de la crisis de la zona del euro; segundo, prestar la debida atención al hecho de que ahora introducir el euro también significa unirse a la unión bancaria; y tercero, la aplicación de todas las medidas políticas específicas por país que permitan una participación sin problemas en el MTC II y, más tarde, en la zona del euro.

Además, es importante reconocer que hemos aprendido mucho de los ciclos de expansión y contracción experimentados durante la primera década del euro. En particular, es esencial que las políticas presupuestarias y macroprudenciales nacionales contengan las divergencias entre países en los ciclos financieros.

8.  ¿Cómo ve la secuencia y el calendario de la normalización de la política monetaria del BCE, también teniendo en cuenta el contexto internacional? ¿Qué efecto espera que tenga en los mercados la estrategia de reinversión del APP? ¿Cómo afectará esto al conjunto de instrumentos monetarios si las condiciones generales se deterioran?

Por lo que se refiere a los próximos pasos de la política monetaria, nuestra orientación futura hacia los tipos de interés y la reinversión es muy clara. Nuestra política depende de los datos y dependerá de las perspectivas de inflación. A este respecto, el grado de flexibilidad se determinará con arreglo a lo necesario para garantizar una convergencia continua sostenida de la inflación a niveles inferiores, aunque próximos, al 2 % a medio plazo. Nuestra evaluación de la eficacia y el impacto de los instrumentos políticos tiene en cuenta nuestras lecturas de datos tanto económicos como financieros nacionales e internacionales.

La reinversión del gran stock de activos refuerza la disposición continuada de apoyo significativo de la política monetaria a través de nuestra orientación futura sobre los tipos de interés. Continuaremos nuestra política de reinversión mientras sea necesario para garantizar que la inflación prosiga su convergencia sostenible hacia nuestro objetivo.

Disponemos de bastantes opciones en nuestro conjunto de herramientas de política monetaria para reaccionar con los estímulos monetarios apropiados en caso de necesidad.

9.  ¿Cómo garantizará la transparencia en lo que respecta a la ejecución del programa de compra de activos? ¿Está de acuerdo en que podría ofrecerse una mayor transparencia en los programas ABSPP y CBPP3?

Al diseñar los instrumentos de política monetaria o la estrategia para su aplicación, siempre debemos buscar un equilibrio entre eficacia y transparencia. En los casos de los programas ABSPP y CBPP3, el BCE ya es muy transparente y publica una cantidad considerable de información, que incluye títulos de deuda soberana en poder del Eurosistema por mes, adquisiciones netas y la división entre compras del mercado primario y secundario.

La publicación de datos detallados sobre los títulos mantenidos en el marco de los distintos programas debe sopesarse frente a las consecuencias negativas que socavan la eficacia de los programas. Se puede esperar que estas sean reducidas para algunos programas de compras de activos. Este es el motivo por el que para el programa de compras de bonos corporativos y el programa de compras de valores públicos el grado de transparencia es actualmente muy alto, considerando también que los títulos comprados dentro de estos programas están disponibles para fines de préstamo de valores. Para otros programas, la publicación adicional podría dar lugar a deducciones por parte de los participantes en el mercado sobre los títulos de deuda soberana en poder del Eurosistema, con el resultado de que los participantes adapten su comportamiento basándose en esa información. Por otra parte, hay que tener en cuenta que la publicación de datos adicionales podría distorsionar la competencia y comprometer la integridad del mercado.

10.  ¿Cuáles son las condiciones que deben cumplirse para gestionar un aumento de los tipos de interés sin efectos perturbadores sobre los emisores soberanos y los mercados? ¿Qué estaría dentro de las competencias del BCE y dónde situaría la responsabilidad de los Estados miembros y los participantes en el mercado?

Seguimos esperando que los tipos de interés del BCE se mantengan en sus niveles actuales por lo menos durante el verano de 2019 y, en cualquier caso, durante el tiempo necesario para garantizar la convergencia continua y sostenida de la inflación a niveles inferiores, aunque próximos, al 2 % a medio plazo. Es cierto que la información que llega ha seguido indicando una mayor debilidad de la esperada a causa de una mitigación de la demanda externa y de factores concretos en países y sectores. Sin embargo, nuestra orientación de la política monetaria sigue siendo adecuada por dos razones. En primer lugar, las condiciones de financiación muy flexibles, la evolución favorable del mercado de trabajo y el aumento de los salarios siguen apoyando la actual expansión económica y, por tanto, nuestra confianza en la continua convergencia de la inflación hacia nuestro objetivo. En segundo lugar, nuestra política monetaria sigue siendo muy flexible a través de nuestra orientación futura sobre tipos de interés y reinversiones.

En cuanto a las condiciones que deben cumplirse, nuestro enfoque es doble. Utilizamos un elemento temporal («a lo largo del verano»), y también tenemos un elemento dependiente de la situación («durante el tiempo necesario para garantizar una continua convergencia sostenida de la inflación»).

Por lo que se refiere al papel de los participantes en el mercado, el componente basado en la situación de nuestras orientaciones futuras sobre los tipos hace que los mercados lean la economía y adapten en consecuencia sus expectativas en cuanto a los tipos de interés. Esta adaptación de las expectativas de los tipos pone en consonancia los tipos de interés del mercado con el modo en que el mercado lee nuestra función de reacción. El elemento dependiente de la situación también garantiza que una perspectiva de debilitamiento se refleje en tipos de interés a plazo más favorables y, por tanto, en condiciones de financiación más fáciles. Nuestra orientación sobre los tipos se ve aún más reforzada por las reinversiones del stock considerable de activos adquiridos, en el sentido de que hemos vinculado el objetivo de reinversión previsto al momento de despegue del tipo, lo que refuerza el impacto de nuestra orientación de los tipos sobre las condiciones financieras, ya que las expectativas del mercado para el horizonte de reinversión evolucionan en consonancia con las expectativas para la fecha de despegue del tipo.

Los Estados miembros tienen responsabilidades claras, entre otras cosas, en relación con las políticas presupuestarias nacionales, cuya gestión prudente puede constituir un importante factor de estabilización en caso de recesión, así como su compromiso con el euro y la realización de la UEM, que garantizan la confianza en la moneda y hacen que la zona del euro en su conjunto sea más resistente a las perturbaciones.

11.  Según usted, ¿cómo puede el BCE contribuir al crecimiento económico y al pleno empleo cumpliendo al mismo tiempo su objetivo principal de mantener la estabilidad de los precios? ¿Cuáles son, en su opinión, las medidas adicionales de política monetaria que permitirían aumentar sus efectos positivos en la economía real? ¿Qué papel desempeñan las reformas estructurales en los Estados miembros para las políticas monetarias y viceversa?

El objetivo principal del Eurosistema y de la política monetaria única es mantener la estabilidad de precios, tal como se establece en el artículo 127, apartado 1, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. La política monetaria puede afectar a la actividad real a corto plazo. Mientras que la política monetaria mal ejecutada puede perjudicar el rendimiento a largo plazo al generar una volatilidad excesiva, el nivel de vida a largo plazo depende en última instancia de factores no monetarios, como la productividad.

Dicho esto, nuestro mandato es lograr la estabilidad de precios a medio plazo y la duración de ese medio plazo varía con las perturbaciones que pueden afectar a la economía a lo largo del tiempo. Cuando una perturbación afecta a la demanda global, de modo que una perturbación negativa provoca tanto una recesión económica como una infravaloración de la inflación, el horizonte es más corto y nuestra estrategia nos dirige a una respuesta más enérgica de la política monetaria. En este caso, restablecer la estabilidad de los precios también ayuda a cerrar la brecha de producción. Cuando la perturbación afecta a los suministros, por ejemplo, una perturbación del precio de la energía que lleva la inflación por encima del objetivo y provoca una caída de la producción, existe una compensación entre la inflación y el crecimiento. En este caso, la política pertinente a medio plazo es más larga y nuestra estrategia exige paciencia. De ello se desprende que tenemos en cuenta tanto el crecimiento económico como el desempleo en la calibración de nuestra respuesta de política monetaria a la evolución de la economía, aunque nuestro objetivo principal se expresa solo en términos de estabilidad de precios.

Las políticas que impulsan la innovación y la inversión, aumentan la resiliencia económica y el potencial de crecimiento de la economía son importantes para determinar el potencial de crecimiento a largo plazo de la economía de la zona del euro y la tasa de rendimiento a largo plazo. Como tal, existe una relación clara entre el potencial de crecimiento de la economía y el nivel adecuado a medio plazo de los tipos de interés.

En el otro sentido, el éxito de la estabilidad de los precios a medio plazo reduce la inseguridad y permite a las empresas y los hogares realizar inversiones a largo plazo necesarias para maximizar el potencial de crecimiento, con el apoyo de marcos políticos adecuados orientados al crecimiento.

12.  ¿Cuál es su punto de vista acerca de los riesgos asociados al programa de compras de bonos corporativos (CSPP)? ¿Cree que podrían tener un efecto de distorsión de la competencia en el mercado único? ¿Piensa que los posibles efectos de distorsión del CSPP pueden minimizarse?

El CSPP ha reforzado la repercusión de las medidas de política monetaria del Eurosistema en la economía real, contribuyendo a la relajación de las condiciones de financiación para las empresas de la zona del euro, incluido el descenso de los diferenciales de los bonos de empresa, la mejora de las condiciones de suministro en el mercado primario de bonos de empresa y, a través de un mecanismo de sustitución, el aumento de los préstamos bancarios a las contrapartes no financieras que no tienen acceso a una financiación basada en los bonos, incluidas las pymes.

En su búsqueda del mantenimiento de la estabilidad de los precios, el BCE tiene el mandato de actuar de acuerdo con el principio de una economía de mercado abierta y de libre competencia, fomentando una eficiente asignación de los recursos. En consecuencia, el BCE aspira a aplicar el programa de compras de activos de forma neutra para el mercado y, por tanto, las compras del CSPP se realizan con arreglo a un valor de referencia que refleja proporcionalmente el valor de mercado de los bonos admisibles.

El capital flotante del mercado de renta fija privada sigue siendo relativamente voluminoso, por lo que no cabe preocuparse en exceso por que el programa repercuta negativamente en el funcionamiento del mercado. El funcionamiento eficiente continuo del mercado se refleja también en movimientos de diferencial muy previsibles en los mercados tradicionalmente relacionados, debido al canal de reequilibrio de carteras. El estrecho seguimiento de la dinámica del mercado debe garantizar que se minimicen los posibles efectos distorsionadores.

13.  ¿Cree que debería integrar el Acuerdo de París y los objetivos de los ODS y qué condiciones deberían cumplirse para garantizar el cumplimiento del mandato del BCE y del marco de gestión de riesgos? ¿Qué debe hacer el BCE para que su explotación de activos esté en consonancia con los mecanismos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas y el Acuerdo de París sobre el clima?

Es importante que todas las instituciones, públicas y privadas, reconozcan plenamente el reto que plantea el cambio climático y que actúen dentro de sus competencias y mandatos para apoyar las políticas que lo abordan. Sin perjuicio de su mandado sobre la estabilidad de los precios, hay que prestar atención a otros objetivos de la Unión, también a la protección del medio ambiente.

La política monetaria del BCE se guía principalmente por su mandato sobre la estabilidad de los precios. La aplicación del programa de compras de activos se guía por el principio de neutralidad del mercado y no discrimina en sentido positivo o negativo sobre la base de criterios medioambientales u otros. La definición de los criterios de admisibilidad para el programa de compras de activos es deliberadamente con el fin de contar con una amplia gama de valores susceptibles de compra para garantizar la mayor eficacia del programa y evitar distorsiones de segmentos específicos del mercado. A pesar de la ausencia de un objetivo medioambiental explícito en su política monetaria, el BCE posee una cantidad considerable de bonos verdes en sus programas de compra, tanto del sector público como del sector empresarial.

Además, al margen de la cartera de política monetaria, hay margen para integrar consideraciones de protección al medio ambiente.

Es positivo que el BCE se haya adherido el año pasado a la Red para la ecologización del sistema financiero. Creo que es especialmente importante que los bancos centrales y los supervisores desarrollen prácticas de supervisión y macroprudenciales comunes que aborden los riesgos climáticos y medioambientales. En este sentido, es de gran importancia desarrollar una taxonomía común de activos sostenibles. Por eso es bienvenida la reciente iniciativa de la Comisión Europea a este respecto, así como las propuestas para reforzar la divulgación de aspectos de sostenibilidad que contribuirán a una mejor valoración de los riesgos medioambientales.

14.  Recientemente, dio una conferencia sobre el cambio climático y el sistema financiero irlandés, en la que afirmaba que los bancos centrales tienen un papel de liderazgo a la hora de garantizar que el cambio climático sea una prioridad estratégica para el sistema financiero en su conjunto. ¿Cómo se garantizaría que el BCE cumpla esta función de liderazgo en general y de qué manera intentaría mitigar los riesgos climáticos que usted describe en su conferencia en el balance del BCE en particular?

Los bancos centrales, y los reguladores en general, desempeñan un papel de liderazgo a la hora de detectar los riesgos financieros. Esto incluye detectar los que se derivan del cambio climático y establecer un marco claro para apoyar la reorientación de los flujos financieros y reducir los riesgos. Un marco político claro es una condición previa muy necesaria para financiar la ecologización de nuestra economía, así como para ampliar la utilización de los criterios ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) por parte de las instituciones privadas y públicas.

Los bancos centrales pueden aportar análisis e investigaciones precisos sobre estos aspectos del cambio climático. Ese papel ya está en el mandato de los bancos centrales, dado que el cambio climático puede afectar a la dirección de la política monetaria al influir en la frecuencia y la distribución de las perturbaciones económicas y afectar potencialmente las expectativas de inflación a medio plazo: (1) unas perturbaciones ligadas al clima más frecuencia pueden difuminar el análisis de las presiones inflacionarias a medio plazo; (2) perturbaciones más irregulares pueden hacer que los tipos de interés lleguen al límite inferior con mayor frecuencia en el futuro; y (3) las incertidumbres en torno a la velocidad y el alcance de la transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono podría afectar a las expectativas de inflación a medio plazo. La política monetaria del BCE se guía principalmente por su mandato sobre la estabilidad de los precios. No obstante, para las carteras de políticas no monetarias, se debe prestar atención a incorporar las normas ASG.

15.  ¿Cómo valora la creciente cuota actual del programa de compra de bonos corporativos en el mercado primario y, al mismo tiempo, la decreciente cuota actual del programa de compras de valores públicos en el mercado secundario?

La finalización del programa de compra de activos no quiere decir que dejemos de ser expansivos: nuestra orientación de expectativas en relación con los tipos de interés clave del BCE, reforzada por las reinversiones de la importante cartera de activos adquiridos, sigue proporcionando el nivel de expansión de la política monetaria necesario para garantizar la continuidad de la convergencia de la inflación hacia nuestro objetivo. En nuestra reunión de junio de 2018, pusimos en marcha un giro en nuestros instrumentos políticos para pasar del programa de compra de activos a dirigirnos a instrumentos de política monetaria más convencionales: los tipos de interés oficiales y la orientación de expectativas en cuanto a su probable evolución futura. Con este giro se hace hincapié en que los tipos de interés clave del BCE son, junto con la consiguiente orientación de expectativas en cuanto a su probable evolución futura, el principal instrumento para ajustar la orientación de la política monetaria de cara al futuro.

Todo ello se ve reforzado por nuestra orientación de expectativas en cuanto a la reinversión, mediante la cual hemos asociado el horizonte de reinversión con el momento en el que suban los tipos oficiales. Esta «orientación encadenada» refuerza la repercusión de nuestra orientación en cuanto a los tipos en relación con la situación financiera, dado que las expectativas del mercado en lo que respecta al horizonte de reinversión evolucionarán en paralelo a las relativas a la fecha de subida de los tipos. El capital flotante del mercado de renta fija privada sigue siendo relativamente voluminoso, por lo que no cabe preocuparse en exceso por que el programa repercuta negativamente en el funcionamiento del mercado.

16.  ¿Qué opina sobre la aplicación de la provisión urgente de liquidez? ¿Qué podría mejorarse en el proceso de toma de decisiones para la provisión urgente de liquidez?

En la actualidad, la provisión urgente de liquidez, incluidos los costes y riesgos asociados que se deriven, es una competencia a nivel nacional que recae en los bancos centrales nacionales en cuestión, como se desprende de la legislación nacional correspondiente. La función del BCE debe por tanto limitarse, con arreglo al artículo 14.4 de los Estatutos del SEBC, a velar por que dicha provisión no interfiera en los objetivos y tareas del SEBC. De cara al futuro, la toma de decisiones en relación con la provisión ha de evolucionar siguiendo el ritmo de avance en la construcción de una unión bancaria completa.

17.  ¿Debemos preocuparnos por la magnitud actual de los desequilibrios de TARGET?

De los numerosos análisis técnicos se desprende claramente que el nivel actual de los desequilibrios de TARGET es principalmente un reflejo del funcionamiento de los programas de adquisición de activos. La ejecución descentralizada de la política monetaria implica que las adquisiciones y reinversiones del programa de compra de activos las llevan a cabo todos los bancos centrales nacionales. En la mayoría de los casos, estas adquisiciones las realizan entidades de contrapartida ubicadas en un país distinto de aquel del banco central nacional. Siempre que la liquidación de los pagos por parte de los bancos centrales por los títulos adquiridos sea transfronteriza, pueden verse afectados los saldos de TARGET2. Dado que las compras de activos netos finalizaron el año pasado, es menos probable que siga habiendo un crecimiento importante de los saldos de TARGET2, si bien podrían mantenerse elevados durante un cierto tiempo, puesto que vamos a seguir reinvirtiendo los pagos del principal de próximo vencimiento. Los saldos internos dentro del sistema son una característica intrínseca de toda unión monetaria descentralizada sin que, en términos generales, sean señal de mayores tensiones en los mercados financieros, aumento de la fragmentación o cambios insostenibles en la balanza de pagos.

18.  ¿Cuáles son los riesgos del desarrollo de monedas virtuales como el bitcóin para la estabilidad monetaria? ¿Qué papel cree que debe desempeñar el BCE respecto a las monedas virtuales?

Suscribo el consenso generalizado que concede a las monedas virtuales privadas un papel muy reducido. En términos más generales, las criptodivisas no representan en la actualidad un riesgo importante para el sistema financiero de la Unión ni para la estabilidad monetaria. Sin embargo, es necesario hacer un seguimiento continuo de las criptodivisas, a fin de evaluar tanto los riesgos que puedan acarrear para la estabilidad financiera como su posible impacto negativo sobre el uso del euro, la gestión de la política monetaria, y la seguridad y eficacia de las infraestructuras del mercado y los pagos.

La innovación tecnológica puede dotar de mayor eficacia a los mercados financieros. Siempre que se mantengan unas condiciones de competencia equitativas, tanto las empresas de tecnofinanzas como los bancos pueden verse beneficiados por las posibilidades que encierra dicha innovación. Atendiendo a esta situación, hemos de mantenernos ojo avizor en cuanto a la necesidad de armonización para evitar una fragmentación derivada de la adopción de marcos reguladores divergentes en materia de tecnología financiera. En lo que al papel del BCE respecta, las criptodivisas podrían afectar a múltiples aspectos de su actividad, por lo que está indicado llevar a cabo un seguimiento estrecho de la evolución en este sentido al objeto de mantenerse al tanto en cuanto a las novedades de importancia y analizar las posibles consecuencias en materia de política monetaria y los riesgos que pueden entrañar para el buen funcionamiento de las infraestructuras del mercado y los pagos, así como para la estabilidad del sistema financiero.

19.  ¿Cómo valora las interacciones entre los sistemas de pago y la política monetaria? ¿Cuál debería ser el papel del BCE, como banco central de emisión, en el marco de la supervisión de las entidades de contrapartida central? ¿Qué disposiciones jurídicas deben formar parte de la modificación del artículo 22 de los Estatutos del SEBC y del BCE en este sentido?

La contrapartida central aporta importantes ventajas en cuanto al refuerzo de la estabilidad de los mercados financieros. Por otra parte, el papel central que desempeñan estas entidades de contrapartida central implica que es esencial que haya una supervisión normativa, lo que incluye que los bancos centrales desempeñen una función importante. La propuesta de revisión del Reglamento sobre la infraestructura del mercado europeo (EMIR, por sus siglas en inglés) resulta plenamente coherente con el objetivo de reforzar el papel de los bancos centrales de la Unión y dotarlos de las herramientas adecuadas para supervisar y dar respuesta a los riesgos que puedan amenazar el cumplimiento de sus mandatos en materia de política monetaria. También es fundamental que los bancos centrales dispongan de salvaguardas mínimas en lo que respecta a las entidades de contrapartida central a las cuales puedan tener que aportar liquidez en determinados casos.

De ser adoptada por los legisladores de la Unión, la propuesta de modificación del artículo 22 de los Estatutos del SEBC y del BCE haría posible que el BCE desempeñara el papel que le corresponde a la hora de dar respuesta a los riesgos que en relación con sus funciones de política monetaria las entidades de contrapartida central puedan entrañar. También se conserva de este modo la independencia del BCE y su amplia facultad discrecional en el establecimiento del alcance de su política monetaria. Al igual que en el resto de funciones que asume el BCE, las llevadas a cabo en relación con dichas entidades serían objeto de un control judicial pleno, y el BCE tendría que actuar proporcionalmente y sin salirse del ámbito de sus competencias derivadas de los Tratados.

20.  ¿Cuáles son los riesgos del Brexit para la estabilidad financiera?

En lo que respecta a dar respuesta al riesgo de consecuencias abruptas derivadas de un Brexit sin acuerdo, es mucho lo ya hecho, como la presión por parte de los reguladores al objeto de garantizar que las empresas han adoptado las medidas legales necesarias para velar por que se pueda atender a los clientes de la Unión tras el Brexit, o las distintas iniciativas adoptadas por la Comisión Europea ante la importancia de reconocer temporalmente infraestructuras de mercado localizadas en el Reino Unido cuando no resulte factible a corto plazo pasarse a otras opciones en la Unión.

Por lo tanto, considero que los principales riesgos están ligados al impacto macroeconómico del Brexit en lo que respecta a sus repercusiones en la coyuntura económica del Reino Unido, el tipo de cambio entre la libra esterlina y el euro, el precio de los activos en el Reino Unido y los efectos secundarios en aquellas regiones de la Unión con mayor exposición a la economía del Reino Unido. Si bien dichos efectos pueden ser de calado a escala local, es probable que el impacto macroeconómico del Brexit a nivel de la Europa de los Veintisiete sea limitado habida cuenta del reducido tamaño del Reino Unido en comparación con el conjunto del resto de países de la Unión.

21.  ¿Cuál es su visión del papel del BCE en un contexto de posible ralentización del crecimiento en los próximos trimestres?

La información que llega ha seguido indicando una mayor debilidad de la esperada a causa de una mitigación de la demanda externa y de factores concretos en países y sectores. En la última evaluación del Consejo de Gobierno del BCE se señalaba que sigue siendo fundamental que haya un importante estímulo a la política monetaria al objeto de fomentar la acumulación de las presiones sobre los precios internos y la evolución de la inflación general a medio plazo. Esto tendrá lugar mediante nuestra orientación de expectativas en relación con los tipos de interés clave del BCE, reforzada por las reinversiones de la importante cartera de activos adquiridos. El Consejo de Gobierno declaraba asimismo hallarse en disposición de ajustar todos sus instrumentos, según convenga, para velar por que la inflación se mantenga de forma sostenida en el rumbo hacia el objetivo que ha marcado. Para una respuesta completa en caso de ralentización debe haber asimismo una reacción adecuada en lo que respecta a políticas presupuestarias y otras políticas de estímulo.

22.  ¿Cree que el BCE ya ha agotado todas las posibilidades en caso de que haya otra ralentización grave de la economía? ¿Podría el BCE concebir nuevos instrumentos de política monetaria no convencional?

Como siempre ha quedado patente en nuestras comunicaciones políticas, el Consejo de Gobierno puede responder a una ralentización grave de la economía con un paquete de medidas elaborado a partir de distintos componentes del arsenal de políticas. Del mismo modo que la actual estrategia aprovecha en su beneficio la complementariedad entre estos distintos componentes, se puede concebir una respuesta adecuada a una ralentización grave a partir de un abanico de posibilidades.

23.  ¿Cómo puede mejorarse el marco de gobernanza económica y, en especial, su ejecución? ¿Qué resulta necesario para avanzar en la UEM? ¿Cree que el denominado «triángulo virtuoso» de inversión, reformas estructurales y finanzas públicas debería asimismo contener medidas tendentes a la corrección de los desequilibrios provocados por los distintos sistemas tributarios de los Estados miembros?

Son muchos los sentidos en los que se ha producido una evolución en el marco de gobernanza de la UEM estos últimos años. En uno de estos aspectos, ha aumentado de manera notable la soberanía compartida gracias a la creación y el impulso del MUS, la Junta Única de Resolución (JUR) y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). El equilibrio entre el método comunitario y los enfoques intergubernamentales en lo que respecta al buen gobierno de las instituciones compartidas debe evolucionar en paralelo con la paulatina reducción de las asimetrías financieras entre los Estados miembros y el restablecimiento de la confianza mutua.

En lo que respecta a avanzar en la UEM, la culminación de la Unión Bancaria puede contribuir sobremanera a la mejora de la capacidad de adaptación de la unión monetaria, que se vería aún más reforzada mediante la Unión de los Mercados de Capitales. Es asimismo obvio que, siempre que se fragüe el consenso político necesario para garantizar su legitimidad, los mecanismos de reparto del riesgo presupuestario también resultarían útiles a la hora de mejorar dicha capacidad de adaptación, en particular a las grandes perturbaciones. Existen múltiples posibilidades a la hora de concebir estos sistemas de reparto de este riesgo atendiendo a sus consecuencias para los sistemas tributarios y de seguridad social nacionales.

En cuanto a la política tributaria y la importancia que reviste para la UEM, la descentralización de dicha política siempre entraña compromisos, y esto es cierto tanto a nivel regional en los sistemas federales como a nivel nacional, ya sea dentro de la Unión Europea o a escala mundial. Si bien estas tensiones se producen en relación con la tributación de los trabajadores y de los bienes y servicios, el debate más intenso gira en torno a la fiscalidad de las empresas mundiales, especialmente dada la doble importancia de los tipos de capital intangible (y móvil) y la digitalización, que ha derivado en la creciente cuota de mercado de las empresas superestrella. Se trata de un fenómeno que afecta a distintas zonas monetarias y cuya solución no compete a los cargos públicos de bancos centrales, sino a los líderes políticos.

24.  ¿Qué opina usted sobre el debate en curso en torno a los persistentes niveles elevados de deuda pública y privada en la zona del euro?

Es importante adoptar un enfoque integral en cuanto a los balances sectoriales. Por ejemplo, una gran deuda soberana acompañada de una sólida posición exterior neta acreedora (como en el caso de Japón) ofrece un perfil de riesgo claramente distinto a cuando hay una «doble deuda» en la que tanto el Estado soberano como la nación son deudores netos.

También es importante tener conciencia de la manera en que se influyen mutuamente el nivel de endeudamiento y los resultados de crecimiento. Por una parte, un proceso de reducción del apalancamiento público o privado puede resultar excesivamente oneroso por su repercusión negativa sobre los resultados macroeconómicos, pero, por otra, las primas de riesgo, que varían según el momento y el Estado y pueden venir a sumarse a una deuda elevada, hacen que revista importancia la reducción sostenida de los niveles excesivos de endeudamiento, en particular durante las fases favorables. Teniendo todo ello en cuenta, procede llevar a cabo un análisis sin maximalismos de la dinámica conjunta que se establece entre los niveles de endeudamiento y la productividad al objeto de garantizar que se alcanza un ritmo óptimo de reducción del apalancamiento.

25.  ¿Qué opinión le merecen las críticas en el sentido de que el marco de activos de garantía del BCE no resulta lo suficientemente escalonado y depende en exceso de las agencias de calificación crediticia externa? ¿Considera que la Unión debería crear su propia agencia pública de calificación crediticia al objeto de calificar determinados activos?

El Eurosistema tiene la obligación estatutaria de velar por que sus operaciones estén garantizadas por activos de garantía adecuados, motivo por el que reviste tanta importancia que disponga de mecanismos sólidos de control de riesgos al objeto de mitigar los riesgos financieros que se deriven de sus operaciones. Cabe en este sentido señalar que el Eurosistema no depende únicamente de las agencias de calificación crediticia a la hora de evaluar los activos de garantía que acepta en sus operaciones de crédito, sino que son cuatro las fuentes: las agencias externas de calificación crediticia, los sistemas internos de evaluación del crédito de los bancos centrales nacionales, los sistemas de las entidades de contrapartida basados en calificaciones internas (IRB, por sus siglas en inglés), y las herramientas de calificación de proveedores externos.

Sea cual sea la agencia de calificación crediticia de que se trate, el carácter cíclico resulta inevitable en las evaluaciones del riesgo de crédito: unas condiciones macroeconómicas adversas se corresponden con un empeoramiento de las perspectivas para el crédito. El riesgo de que haya agencias de calificación crediticia que hagan evaluaciones en exceso singulares queda mitigado por la variedad de agencias a las que se puede recurrir, la cual debe ser objeto de supervisión periódica. Desde un punto de vista más general, los criterios de admisión que el BCE aplica a los activos de garantía son lo suficientemente amplios como para que sea posible la presentación de una amplia gama de activos con las diferencias pertinentes en lo que al descuento respecta.

26.  ¿Considera que resulte posible y conveniente que los títulos de deuda griegos formen parte de la fase de reinversión del programa de compras de valores públicos y del programa de compras de bonos corporativos?

En estos momentos, las obligaciones soberanas griegas no reúnen las condiciones necesarias para su adquisición al incumplir Grecia los requisitos mínimos de crédito y haber dejado de ser objeto de un programa de ajuste. En caso de que pasen a ser admisibles en un momento en el que el Eurosistema esté llevando a cabo reinversiones, se podría plantear una cuidadosa acumulación de la tenencia de deuda pública del Gobierno griego.

27.  ¿Cuál es su opinión acerca de la reciente evolución del tipo de cambio entre el dólar estadounidense y el euro?

El tipo de cambio del euro se ha depreciado frente al dólar estadounidense desde el primer trimestre de 2018, lo que hasta cierto punto refleja la mejora de las condiciones macroeconómicas en los Estados Unidos y el ciclo de endurecimiento de la política monetaria puesto en marcha por la Reserva Federal. No obstante, a lo largo de ese mismo período, el tipo de cambio del euro se ha mantenido estable en términos generales respecto a las divisas de otros de los principales socios comerciales, por lo que la depreciación del euro ha sido mucho menos marcada en términos efectivos nominales. Esto encaja a grandes rasgos con la idea de que la evolución del tipo de cambio del euro desde marzo de 2018 es principalmente el reflejo de factores que tienen su origen en los Estados Unidos.

28.  ¿Cómo evalúa los logros alcanzados por el G‑20? ¿Cuál es su opinión sobre el nivel actual de coordinación entre los principales bancos centrales?

El G‑20 es un importante foro para el diálogo multilateral y la búsqueda de soluciones colaborativas: la proporción cada vez mayor de países que son emergentes en la economía mundial hace que revista vital importancia la existencia de un marco institucional sólido en el que sea posible reunir los Gobiernos de las principales economías avanzadas y emergentes. La orientación brindada por el G‑20 en relación con la labor del Consejo de Estabilidad Financiera ha resultado importante a la hora de garantizar que la regulación financiera a nivel mundial se plantee de manera que goce de un consenso generalizado. Como quedó demostrado durante el período 2009‑2010, el G‑20 puede asimismo servir de foro privilegiado para la elaboración de respuestas conjuntas en caso de perturbación mundial grave.

Los principales bancos centrales mantienen estrechas relaciones multilaterales y bilaterales a través de estructuras como el BPI, el G‑20, el G‑7, el FMI y la OCDE. Como consecuencia de la integración cada vez mayor de la economía y el sistema financiero mundiales, todos los bancos centrales han de tener en cuenta los efectos indirectos y «de regreso» (spillbacks) que surgen en la interacción entre las medidas estratégicas nacionales y las internacionales, sin por ello perder de vista el cumplimiento del mandato dado a cada uno de ellos. Las publicaciones en las que se investiga esta cuestión parecen indicar que, en términos generales, este enfoque mixto de adopción independiente de decisiones políticas dentro, no obstante, de un marco de relaciones multilaterales sólidas debería resultar eficaz.

29.  ¿Debería el BCE adoptar medidas específicas para el impulso del euro en cuanto divisa internacional?

El papel internacional del euro se refuerza a través tanto de la aplicación de políticas económicas sólidas en la zona del euro como de una unión económica y monetaria más consolidada y completa, lo que incluye la culminación de la Unión Bancaria y el avance en la Unión de los Mercados de Capitales. En este sentido, completar la arquitectura de la UEM dotando a la zona del euro de una mayor capacidad de adaptación ayudará a que resulte más atractivo usar la moneda única. También pueden resultar positivas las iniciativas del Eurosistema en relación con las infraestructuras del mercado y los pagos, las cuales contribuyen a una mayor eficacia y a la integración de los mercados financieros de la zona del euro. Es asimismo fundamental que se refuerce la oferta de activos de bajo riesgo denominados en euros si lo que se quiere es que los inversores internacionales confíen en el euro en cuanto moneda de refugio.

30.  ¿En qué medida considera realista que el yen o el yuan renminbi disputen al euro su posición como segunda moneda internacional en importancia?

A largo plazo, es posible prever un sistema financiero internacional multipolar en el que ninguna moneda tenga un estatus hegemónico. Dado que existen fuertes factores gravitatorios tanto en el comercio de mercancías como en el de activos, es plausible que una o más monedas asiáticas asuman un papel transfronterizo más destacado tanto en el ámbito regional como en el mundial. Ello depende de nuevos avances en el desarrollo de los sistemas financieros nacionales en estos países, una plena liberalización de las cuentas financieras y unos regímenes de política monetaria de orientación nacional.

31.  ¿Cuáles son los principales riesgos y oportunidades para el euro?

Las reformas institucionales posteriores a la crisis han mejorado la capacidad de reacción de la zona del euro. Al mismo tiempo, algunos avances en la unión bancaria, la unión de los mercados de capitales y un aumento del riesgo compartido (junto con un fortalecimiento de las políticas nacionales) mejorarían aún más su coherencia. En consecuencia, especialmente en un entorno que no sea de crisis, la oportunidad que tienen los responsables políticos es lograr progresos institucionales de ámbito nacional y de la zona. Por el contrario, un factor de riesgo primario es la búsqueda de opciones políticas alternativas que aumentan la fragilidad y ponen en cuestión el compromiso colectivo con una zona del euro resiliente.

32.  ¿Debería el BCE preocuparse por el riesgo de una posible «guerra de divisas» con los Estados Unidos? ¿Debería el BCE considerar la adopción de una política de comunicación más explícita en relación con la política de tipo de cambio del euro?

La zona del euro y los Estados Unidos son zonas monetarias de gran tamaño que pueden aplicar estrategias monetarias de orientación interior, habida cuenta del papel predominante del euro y del dólar, respectivamente, en el funcionamiento de estas economías y sistemas financieros. En consecuencia, si bien el tipo de cambio puede ser un mecanismo de transmisión importante para la política monetaria, ni el BCE ni la Reserva Federal necesitan centrarse en el nivel del tipo de cambio para lograr la estabilidad de precios. Al mismo tiempo, movimientos de divisas importantes y repentinos pueden resultar perjudiciales, de manera que los principales bancos centrales conservan la opción de intervenir en los mercados de divisas de forma atípica.

33.  En su opinión personal, ¿debería el BCE comprar más bonos del BEI para ayudar a financiar las inversiones europeas en consonancia con los objetivos principales y secundarios del BCE?

Los bonos supranacionales (incluidos los del BEI) son una parte importante del mercado de bonos denominado en euros y el Eurosistema es un importante tenedor de tales bonos en el marco del programa de compras de valores del sector público. Al mismo tiempo, el universo de los bonos supranacionales es demasiado pequeño para que tales bonos sean el objetivo principal de las operaciones de mercado del Eurosistema y, de esta manera, permitan alcanzar el objetivo de política monetaria del programa.

Vale la pena recordar que en el artículo 123 del Tratado se prohíbe al Eurosistema comprar bonos emitidos por el BEI en el mercado primario. Por lo tanto, estos bonos solo pueden ser adquiridos en el mercado secundario y sujetos a los criterios de admisibilidad aplicables, incluidos los límites de emisión y de emisores.

34.  ¿Considera que los nuevos Estados miembros deben cumplir condiciones adicionales antes de unirse a la zona del euro, por ejemplo, adherirse a la unión bancaria a través del MUS, controlar de manera eficaz los riesgos de blanqueo de capitales, demostrar mercados de propiedad comparativamente estables o someter realmente la corrupción?

Resulta fundamental que cada país que tenga la intención de adoptar el euro siga la senda, las modalidades y el calendario adecuados, lo que incluye la participación en el MTC II sin dificultad durante un mínimo de dos años.

Dicho esto, tras la creación de la unión bancaria, cualquier país que adopte el euro entrará al mismo tiempo en la unión bancaria. Por este motivo, los Estados miembros que deseen adherirse a la zona del euro deben estar preparados para participar en el Mecanismo Único de Supervisión y en el Mecanismo Único de Resolución. En consecuencia, se pide a los Estados miembros que establezcan una estrecha colaboración con el BCE y, como parte de este proceso, es necesaria una evaluación exhaustiva de los bancos de los países por parte de la supervisión bancaria del BCE.

35.  La Reserva Federal y el Banco de Canadá han anunciado recientemente una revisión de su marco de política monetaria: veinte años después de la introducción del euro, ¿considera que ha llegado el momento de llevar a cabo una revisión similar en el BCE?

Tal como indican estos ejemplos, es buena idea efectuar revisiones periódicas de los marcos de política monetaria. Estoy seguro de que el Consejo de Gobierno examinará esta cuestión a su debido tiempo.

36.  ¿Qué papel prevé en el futuro para las transacciones en metálico en comparación con las transacciones digitales?

Las transacciones digitales presentan ventajas claramente importantes. Al mismo tiempo, quedan por resolver algunas cuestiones (incluido el equilibrio entre el anonimato y la trazabilidad en las transacciones digitales) antes de que sea posible pasar cómodamente a las transacciones digitales. Los bancos centrales pueden adaptarse a distintos grados de digitalización y la comunidad de bancos centrales mundiales estudia de cerca estas tendencias.

37.  ¿Qué opinión le merece la limitación de determinados billetes de alto valor?

Formaba parte de la revisión del Consejo de Gobierno de mayo de 2016 y de la decisión sobre la estructura de las denominaciones en la serie europea de billetes, y la apoyé. En aquel momento, el Consejo de Gobierno decidió dejar de producir los billetes de 500 euros ante la preocupación de que podían facilitar actividades ilícitas. Sin embargo, el billete de 500 euros seguirá siendo de curso legal, siempre se podrá cambiar en los bancos centrales nacionales y mantendrá su valor.

C.  Estabilidad y supervisión financieras

38.  ¿Cómo podemos abordar el legado de la crisis de los altos niveles de préstamos dudosos así como los riesgos en el flujo de tales préstamos? ¿Cómo valora el problema de los préstamos dudosos en los balances de las entidades de crédito medianas y pequeñas? ¿Qué medidas deben adoptar el BCE o el MUS a fin de garantizar que todos los bancos de la zona del euro y no solo los más grandes se preparen adecuadamente ante los préstamos dudosos?

Queda clara la necesidad de hacer frente a los préstamos dudosos con decisión. En concreto, los préstamos dudosos no tratados aumentan la fragilidad del sistema bancario de producirse una recesión futura, por ello es importante abordar esta cuestión durante los periodos de rendimiento económico positivo. Las iniciativas de supervisión bancaria del BCE han empezado a dar sus frutos. Los niveles de préstamos dudosos para las entidades significativas se han reducido y han pasado de un 7,5 % a principios de 2015 a un 4,2 % en el tercer trimestre de 2018(5). En las directrices adoptadas por la supervisión bancaria del BCE en marzo de 2017 se detalla que los bancos deben aplicar estrategias frente a los préstamos dudosos para hacer frente a las existencias de este tipo de créditos. Las directrices se aplican a todas las entidades significativas de la zona del euro y se completan con la adenda publicada en marzo de 2018. La legislación de la Unión para abordar los préstamos dudosos en el marco del primer pilar constituye un elemento adicional necesario para establecer un nivel mínimo de provisiones y reforzar la manera en que los bancos de la Unión gestionan los préstamos dudosos en el futuro.

Mientras que los instrumentos de que disponen los grandes bancos (incluida la venta de carteras de préstamos dudosos a inversores no bancarios) no están igualmente disponibles para los bancos más pequeños, las existencias acumuladas de préstamos dudosos son lo que más preocupa en materia de estabilidad financiera, de manera que los supervisores nacionales de los bancos más pequeños también deben tomar medidas a fin de garantizar que se aborde este problema.

39.  ¿Cómo evalúa el alto nivel de activos de nivel 2 y nivel 3 en muchos balances bancarios? ¿Tiene debidamente en cuenta estos activos el marco de supervisión actual?

El MUS ha estado evaluando la solidez de las prácticas de valoración de los bancos con vistas a promover la sensibilización sobre los riesgos inherentes y la aplicación de enfoques prudentes en materia de valoración y gestión de riesgos utilizando una combinación de instrumentos de supervisión. El MUS ha aplicado el conjunto completo de sus instrumentos de supervisión a fin de garantizar la solidez de las prácticas de valoración de los bancos y se han dedicado importantes recursos a esta cuestión desde la aparición del MUS, empezando por la revisión de la calidad de los activos como parte de la evaluación exhaustiva de 2014. El enfoque del MUS para la evaluación del riesgo de activos complejos se basa en una combinación de supervisión reforzada, «inmersiones» e inspecciones sobre el terreno, en las que se evalúa la solidez y la eficacia del marco de valoración y los controles en los modelos de fijación de precios que se utilizan para producir valores razonables. Las misiones hacen especial hincapié en la correcta asignación de las posiciones en la jerarquía de valor razonable (es decir, la clasificación correcta) e incluyen la verificación de transacciones concretas. Finalmente, es preciso observar además que la importancia relativa de los activos y pasivos de valor razonable (1, 2 y 3 combinados) ha disminuido notablemente para los bancos del MUS en los últimos años.

40.  ¿Cuáles son sus puntos de vista sobre la regulación de las entidades del sector bancario paralelo? ¿Debe el MUS tener la responsabilidad de supervisar el sector bancario paralelo? ¿Detecta lagunas en materia de regulación y supervisión que sea necesario abordar a corto plazo? ¿Qué papel debe tener el MUS respecto a la tecnología financiera?

Se han producido importantes avances en el fortalecimiento del marco regulador y de supervisión de la Unión para las entidades no bancarias. En especial, los marcos reguladores posteriores a la crisis para las titulizaciones, los fondos del mercado monetario y los fondos de inversión constituyen una piedra angular a la hora de limitar los riesgos en el sector financiero no bancario. Al mismo tiempo, la proporción de la intermediación financiera no bancaria ha crecido tanto en Europa como en el mundo, lo que puede tener consecuencias para la estabilidad financiera y la financiación de la economía real. Por ejemplo, el sector de los fondos de inversión se ha expandido rápidamente en la zona del euro a lo largo de los últimos diez años, con unos activos totales que han pasado de 4,5 billones de euros a finales de 2008 a 12,2 billones de euros a finales de 2018(6). Los fondos de bonos de la Unión han aumentado la transformación de la liquidez, asumiendo nuevos riesgos de crédito y de tipos de interés. Para abordar los riesgos nuevos y emergentes de la intermediación financiera no bancaria, tenemos que supervisar estrechamente el sector y desarrollar un conjunto de herramientas macroprudenciales para los fondos de inversión y la financiación no bancaria, de manera más general. Así pues, para aquellas empresas de inversión de gran tamaño, complejas, interconectadas y con actividades similares a las de los bancos, y que pueden plantear riesgos sistémicos, tenemos que asegurarnos de que su regulación y supervisión vayan en consonancia con las de las entidades bancarias sistémicas. Por ejemplo, sería sensato que el MUS supervisara las grandes sociedades de intermediación, a la vista de las estrechas relaciones existentes entre las actividades de los operadores por cuenta ajena o propia y el sistema bancario.

La competencia de las empresas de tecnología financiera y de los intermediarios financieros no bancarios puede cuestionar la capacidad de rentabilidad de los bancos pero también ofrecer oportunidades para diversificar los ingresos y reducir los costes. Debe quedar claro que las autoridades de supervisión (incluido el MUS) deben ser neutrales entre empresas tradicionales y empresas de tecnología financiera, con las mismas expectativas reguladoras para ambos grupos.

41.  ¿Cuáles son sus opiniones sobre los posibles pasos hacia la realización de la unión bancaria con un Sistema Europeo de Garantía de Depósitos y un mecanismo de protección presupuestaria, incluida la necesaria aplicación de la legislación vigente sobre la unión bancaria y el trabajo en curso sobre el reparto y la reducción de riesgos?

El acuerdo sobre un mecanismo común de protección presupuestaria para el FURB es un paso importante hacia una unión bancaria más completa. Al mismo tiempo, los beneficios potenciales de una unión bancaria completa solo pueden alcanzarse con un compromiso conjunto aún más profundo con la estabilidad financiera y un sistema único de garantía de depósitos. A su vez, un nivel tan elevado de reparto del riesgo va de la mano, naturalmente, con una reducción de los riesgos asimétricos entre países. Además de las medidas destinadas a fortalecer ulteriormente la solidez del sector bancario, la sensibilidad de los sistemas bancarios nacionales al soberano nacional sigue constituyendo un obstáculo a una unión bancaria plena. Un elemento que debilita esta posible espiral negativa es reducir el sesgo nacional en las carteras de bonos soberanos en manos de los bancos. Puede lograrse de diversas maneras, por ejemplo, mediante innovaciones como la facilitación de los bonos de titulización de deuda soberana (BTDS).

42.  En relación con los préstamos apalancados, ¿qué riesgos ve para la estabilidad financiera?

Los bancos centrales y los reguladores financieros están estudiando de cerca la expansión de los mercados de préstamos apalancados en los últimos años. Si bien existe una preocupación evidente con esta categoría de créditos, también es importante tener en cuenta el tamaño relativo limitado de este mercado y la distribución de los riesgos entre varios tipos de inversores finales.

43.  ¿Qué desafíos prevé para el BCE si el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) debiera transformarse en un fondo monetario europeo (FME)?

El acuerdo para reforzar el MEDE y dotarlo de los instrumentos financieros necesarios para cumplir sus funciones es un avance positivo. En cuanto al seguimiento, destacan dos prioridades. En primer lugar, es importante que el acuerdo respete las funciones que asignan a las distintas instituciones los Tratados de la Unión y el Derecho derivado, incluido el Reglamento del MUS. En segundo lugar, la apertura del Tratado del MEDE representa una buena oportunidad para reforzar el marco de gobernanza del MEDE. Por ejemplo, la estructura clara para la independencia del personal en el FMI proporciona un buen modelo para el MEDE. Estos factores se explican con mayor detalle en un reciente dictamen del BCE sobre la cuestión(7).

44.  ¿Cuál es su valoración de la actuación del BCE en el contexto de los programas de asistencia financiera? ¿Cómo ve la evolución futura de una posible participación del BCE en los programas de asistencia financiera y en la supervisión posterior al programa?

El BCE ha participado en programas de ajuste a petición de los Estados miembros con objeto de completar la experiencia de la Comisión. La implicación del BCE debe centrarse claramente en la estabilidad financiera y en cuestiones relativas al sector financiero, junto con la dimensión macroeconómica de la política presupuestaria. En lo relativo al mandato, es pertinente que el BCE no participe en cuestiones microeconómicas, por ejemplo las partidas presupuestarias, el diseño de los sistemas de protección social, los programas de privatización y las reformas estructurales de los mercados laboral y de producción.

45.  ¿Qué opina sobre la necesidad de garantizar una separación estricta entre la política monetaria y la supervisión bancaria y cuáles son, en su opinión, las reformas que mejorarían y favorecerían esa separación?

Apoyo el principio de separación y funciona bien en la práctica en lo que se refiere al funcionamiento del MUS. Al mismo tiempo, está claro que pertenecer a la misma organización aporta importantes beneficios mutuos para los supervisores y los funcionarios de los bancos centrales. En una dirección, la exposición a los conocimientos técnicos en cuestión de macroeconomía del personal de los bancos centrales del BCE debe ayudar a los supervisores a evaluar los riesgos de crédito; en dirección opuesta, el análisis de los datos bancarios agregados ayuda a los funcionarios responsables de la política monetaria a comprender mejor el canal de transmisión financiera.

46.  ¿Cómo podría mejorar la cooperación entre el MUS y la JUR?

En consonancia con el Memorándum de Acuerdo, la cooperación entre el BCE y la JUR sigue mejorando, con intercambios de información periódicos y ad hoc. Así sucede tanto con las actividades cotidianas como con las situaciones de gestión de crisis (por ejemplo, las decisiones relativas a las entidades inviables o con probabilidad de serlo). Entiendo que existe una cooperación activa entre los consejos de administración y una colaboración estrecha de nivel técnico. Dado que tanto el MUS como la JUR son institucionalmente maduros, estoy seguro de que su cooperación acabará siendo aún más fuerte.

47.  ¿Cuál es su opinión sobre el actual marco institucional de la JERS en el seno del BCE con respecto a sus logros concretos en la supervisión macroprudencial?

La política macroprudencial y la monetaria son complementarias. Habida cuenta de que las políticas macroprudenciales mitigan los riesgos de estabilidad financiera en los niveles nacional y de la zona, la política monetaria goza de plena libertad para perseguir su propio objetivo: mantener la estabilidad de los precios. Los procedimientos y los organismos de toma de decisiones de la JERS (Junta General) y del BCE (Consejo de Gobierno) están claramente separados con arreglo a la legislación de la Unión. No veo importantes conflictos de intereses entre la evaluación de la estabilidad financiera por parte de la JERS y la función de política monetaria del BCE. Asimismo, teniendo en cuenta la experiencia técnica del personal del BCE, sería ineficaz y costoso impedir la cooperación y la colaboración entre la secretaría de la JERS y el BCE.

48.  ¿Cuál es su opinión respecto a la reforma estructural del sector bancario en cuanto a las entidades «demasiado grandes o interconectadas para caer», el rescate de bancos, la cuestión general de la rentabilidad del sector bancario en la Unión y el camino a seguir para su arquitectura a fin de satisfacer las necesidades de la economía real y la financiación a largo plazo?

Los bancos de la zona del euro se enfrentan a varios retos, relativos a los aspectos cíclicos y estructurales de los mercados en los que operan. Aunque han disminuido algunos de los retos cíclicos para la rentabilidad bancaria, varios retos estructurales siguen siendo reales y continúan frenando las perspectivas de rentabilidad. No existe un cambio estructural único que deban llevar a cabo los bancos de la zona del euro a fin de garantizar que el sistema bancario satisface las necesidades de la economía real. La estrategia óptima dependerá de muchos factores, incluidas las oportunidades de ahorro de costes, como la racionalización de los canales de distribución, la reducción de gastos y la mejora de los sistemas informáticos, además de medidas destinadas a ampliar los flujos de ingresos basados en tasas. Es necesario reinventar muchos modelos de negocio bancario con miras a crear maneras sostenibles de generar beneficios en un entorno posterior a la crisis. El exceso de capacidad y la fragmentación según fronteras nacionales dificultan en cierta medida la rentabilidad de algunos sectores bancarios de la zona del euro. La prestación transfronteriza de servicios con fusiones y adquisiciones de la zona del euro, y una reducción de plantilla en una unión bancaria en evolución son necesarias para la consolidación del sector bancario.

49.  ¿Cómo se puede abordar con mayor eficacia la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo en la unión bancaria? ¿Qué papel deben desempeñar el BCE y el MUS al respecto?

La participación en el blanqueo de capitales o en la financiación del terrorismo puede suponer un riesgo significativo para un banco, incluso para su viabilidad. Por este motivo, el BCE, dentro del ámbito de sus funciones de supervisión, se toma muy en serio las implicaciones prudenciales de los riesgos del blanqueo de capitales. No obstante, el BCE no es responsable de aplicar la legislación en materia de prevención de la utilización del sistema financiero para el blanqueo de capitales o la financiación del terrorismo. Esta tarea corresponde a las autoridades nacionales en la materia. Estas cuestiones pueden abordarse de manera más eficaz si las autoridades responsables reciben a tiempo información fiable sobre los riesgos y las infracciones en que incurran las entidades supervisadas en lo que respecta a la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

50.  En un caso reciente relacionado con el banco Pilatus de Malta, el BCE se enfrentó a obstáculos jurídicos para revocar la licencia del prestamista después de que su presidente fuera detenido en marzo en los Estados Unidos por un presunto blanqueo de capitales y fraude bancario. Este retraso se debió supuestamente a unas normas poco claras y a los excesivos poderes discrecionales de los supervisores nacionales. ¿Cómo valora la capacidad del BCE para prevenir el blanqueo de capitales y actuar de manera eficaz en situaciones como la descrita en el futuro, sobre la base de sus competencias prudenciales?

El BCE depende totalmente de la información que le facilitan las autoridades nacionales de lucha contra el blanqueo de capitales y financiación del terrorismo (directa o indirectamente a través de los supervisores prudenciales nacionales). El objetivo del acuerdo entre el BCE y los supervisores nacionales en este ámbito es facilitar y mejorar el intercambio de información al respecto entre las autoridades participantes. En concreto, en el acuerdo se detalla el procedimiento tanto para solicitar como para facilitar la información (previa solicitud o por iniciativa propia), y se proporcionan puntos de contacto que se espera que los firmantes mantengan disponibles en todo momento.

51.  A raíz de escándalos recientes en la Unión, ¿cómo cree que se tendrán en cuenta los riesgos de blanqueo de capitales cuando el BCE evalúe la estabilidad financiera de los bancos? ¿Está de acuerdo en la necesidad de centralizar la supervisión de la lucha contra el blanqueo de capitales en la Unión en una única agencia y, entretanto, permitir que las autoridades competentes utilicen los datos fiscales a efectos de lucha contra el blanqueo de capitales?

Se necesita un enfoque paneuropeo para combatir el blanqueo de capitales. Dado que el blanqueo de capitales a menudo es un fenómeno transfronterizo, el marco actual solo puede ser igual de eficaz que la aplicación nacional más débil entre los Estados miembros. La última revisión de la Directiva contra el blanqueo de capitales podría no bastar para garantizar una cooperación fluida y global entre las autoridades de supervisión pertinentes. Debería considerarse un mayor nivel de armonización de la normativa aplicable. Sin embargo, completar las evaluaciones necesarias y proponer maneras de desarrollar el marco de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo en la Unión siguen siendo principalmente competencia de la Comisión Europea.

52.  En comparación con la zona del euro, los Estados Unidos disfrutan de un sector financiero más integrado, que es decisivo para suavizar los efectos de las perturbaciones adversas (resiliencia). No obstante, la crisis financiera mundial ha demostrado el carácter frágil pero resistente de las redes financieras: las mismas características que hacen que el sistema sea más resistente en determinadas condiciones, pueden funcionar como fuentes importantes de riesgo sistémico y de inestabilidad en otras. ¿Una mayor integración financiera es coherente con el objetivo de la estabilidad financiera? ¿Cuáles deben ser los objetivos de la unión de los mercados de capitales?

El «trilema financiero» establece un requisito básico para conciliar satisfactoriamente la integración y la estabilidad financieras. En particular, exige un marco normativo y de supervisión común, junto con bancos centrales que puedan actuar en apoyo de la estabilidad financiera durante episodios de crisis. La tragedia de la primera década de la unión monetaria fue que la rápida expansión del crédito transfronterizo no se correspondió con la integración de la supervisión financiera. A raíz de la crisis, hoy disponemos del MUS y las Autoridades Europeas de Supervisión (ABE, AEMV, AESPJ) que ayudan a desarrollar un enfoque común ante la supervisión dentro del marco jurídico común establecido con arreglo al RRC y a la DRC. La integración del sistema financiero también se ha visto acompañada por la introducción de la Junta Única de Resolución, el Fondo Único de Resolución Bancaria y el MEDE. Por otra parte, la utilización activa de políticas macroprudenciales puede también ayudar a limitar los riesgos potenciales para la estabilidad financiera derivados de la integración financiera.

También es importante tener en cuenta los beneficios potenciales de la integración financiera. Además de fomentar la escala necesaria para impulsar la competencia y generar eficiencias de costes en aquellos segmentos del mercado con elevados costes fijos, la diversificación geográfica es un elemento importante para aislar a inversores y consumidores de las exposiciones específicas por país. Por consiguiente, ulteriores avances en la unión bancaria y de los mercados de capitales pueden mejorar la estabilidad de todos los Estados miembros.

D.  Funcionamiento del BCE, rendición de cuentas democrática y transparencia

53.  ¿Cuál será su enfoque personal del diálogo social en el BCE?

El diálogo social es un componente fundamental del modelo social europeo. Tanto en el BCE como en el SEBC es importante que exista un compromiso directo entre la dirección y los representantes del personal. En el BCE, entiendo que en los últimos tiempos se ha avanzado en la carga de trabajo, el tiempo de trabajo y la flexibilidad. Personalmente, considero que un compromiso y un debate profundos con los representantes del personal, a fin de garantizar que sus puntos de vista sean escuchados y comprensibles plenamente, constituyen un elemento importante para crear un entorno de trabajo sostenible y satisfactorio.

54.  El Parlamento Europeo desempeña un papel fundamental en la rendición de cuentas del BCE. ¿Qué conclusiones saca de la comparación con otras jurisdicciones (Congreso y Fed de Estados Unidos, PE y BCE, Parlamento británico y Banco de Inglaterra)?

El reverso de la independencia es la rendición de cuentas. Para confiar a los bancos centrales un alto grado de independencia, es fundamental demostrar que la ejercen adecuadamente.

El Parlamento Europeo, como institución que representa a los ciudadanos de la Unión, desempeña un papel fundamental en la verificación del ejercicio de las responsabilidades del BCE. Esto se aplica mediante las comparecencias periódicas del presidente del BCE ante la Comisión ECON, así como en otros debates en el Pleno, la presentación del informe anual a ECON, las respuestas escritas a preguntas presentadas por los diputados al Parlamento Europeo (que se publican) y otros mecanismos. El BCE tiene interés en responder plenamente y con la debida diligencia a las preguntas que plantean los diputados en los distintos foros, pues estas preguntas suelen reflejar preocupaciones entre el público en general en los distintos Estados miembros. Además, mejorar la comprensión general de las políticas del BCE también mejora la eficacia de estas, que suelen basarse en familias, empresas y participantes en el mercado que responden a estas medidas políticas.

El BCE ha aprendido de otras jurisdicciones (y de la evolución general al reflexionar sobre la rendición de cuentas de instituciones independientes) y ha correspondido cambiando su forma de comunicar. Por ejemplo, la publicación de los debates en el Consejo de Gobierno permite a los diputados al Parlamento Europeo, los participantes en el mercado y a los ciudadanos entender nuestro racionamiento. El elevado volumen de publicaciones del BCE es también un elemento importante para garantizar que el proceso de elaboración de las políticas sea lo más transparente posible, con el refuerzo ulterior de la participación a través de los nuevos canales de redes sociales.

También cabe señalar que la práctica del BCE de celebrar una conferencia de prensa después de cada decisión en materia de política monetaria ha sido copiada por otros.

Lo que es más importante: al asumir nuevas responsabilidades, por ejemplo la supervisión, se puso en pie un marco de rendición de cuentas revisado. El BCE funciona en un entorno institucional único y ha respondido a nuevas demandas de mayor control, transparencia y rendición de cuentas. En términos más generales, estoy seguro de que la estrategia de comunicaciones del BCE seguirá evolucionando en los próximos años.

55.  ¿Qué medidas y futuras reformas, en su opinión, reforzarían la rendición de cuentas democrática del BCE ante el Parlamento Europeo?

Debe hacerse especial hincapié en garantizar que el actual modelo de compromiso entre el BCE y el Parlamento Europeo (tal como se ha descrito anteriormente) funcione lo mejor posible. Por ejemplo, el BCE debe estar siempre abierto a las observaciones de los diputados en cuanto a la calidad y oportunidad de las respuestas a las preguntas. El BCE también debe estar abierto a nuevos tipos de compromiso, vistas la evolución y las innovaciones en los medios de comunicación.

Durante mi mandato como gobernador del Banco Central de Irlanda, la rendición de cuentas y la transparencia fueron un elemento central de la estrategia del Banco, lo que refleja nuestra visión de tener la confianza del público y el respeto de nuestros homólogos. De hecho, el Banco Central de Irlanda ganó el premio a la transparencia que otorgan los bancos centrales como reconocimiento a sus elevados niveles de transparencia y de rendición de cuentas. Contribuyó a ello nuestro trabajo sobre la manera de tratar las solicitudes de libertad de información, la publicación de las cuentas de la Comisión (Consejo) del Banco y transcripciones de las entrevistas principales en los medios de comunicación, así como la transparencia en cuestiones como los gastos de viaje, las políticas de organización y las escalas salariales. Siempre debemos estar dispuestos a aprender, avanzar e innovar.

56.  ¿Qué podría hacer concretamente el BCE para tener más mujeres candidatas para altos cargos en el futuro y aumentar en general la diversidad de género en el BCE? ¿Cómo piensa personalmente mejorar el equilibrio de género en el BCE?

La diversidad de género (especialmente en los niveles superiores) no es solo un problema para el BCE sino para el Eurosistema, los bancos centrales en el mundo y, de hecho, en el ámbito de la macroeconomía y las finanzas. En el Banco Central de Irlanda, dos mujeres y dos hombres ocupan las cuatro posiciones políticas de alto nivel (gobernador, dos gobernadores adjuntos, directora general de conducta financiera). De una manera más general, el 40 % de nuestra dirección superior son mujeres, al igual que el 46 % de los jefes de división. Veo cada día el valor de la diversidad de género en la elaboración de políticas y en el desarrollo organizativo.

Un principio importante en la construcción de un lugar de trabajo sostenible y progresivo es fomentar un equilibrio saludable entre la vida profesional y la vida privada. Ello beneficia tanto a los hombres como a las mujeres y facilita la conciliación de las exigencias de los puestos de alta dirección y de la vida familiar.

Un segundo principio importante es garantizar que los criterios para el ascenso se centren en el potencial de los candidatos y no en la extensión de su currículo. Este enfoque facilita adaptarse a trayectorias profesionales más variadas.

Un tercer principio es adoptar un enfoque de cartera a la hora de efectuar los nombramientos para distintos niveles en una organización, de manera que el perfil colectivo de cada estrato presente un equilibrio adecuado.

57.  ¿Cómo ve las posibles mejoras para la rendición de cuentas del BCE ante el Tribunal de Cuentas en cuanto a su eficiencia operativa?

En el Tratado se define el mandato del Tribunal de Cuentas para examinar la eficacia operativa de la gestión del BCE. A lo largo de los últimos años, el BCE ha colaborado y valorado la labor del Tribunal de Cuentas y su contribución para seguir fortaleciendo la eficacia operativa de la gestión del BCE.

Estoy abierto a una mayor cooperación y compromiso sobre las modalidades de posibles acuerdos interinstitucionales para compartir información con el Tribunal de Cuentas, dentro de los límites del Tratado. El BCE tiene interés en garantizar que el Tribunal pueda desempeñar sus funciones con eficacia.

58.  ¿Qué opina del hecho de que, en el pasado, el Consejo ignorara una vez el dictamen del Parlamento Europeo en relación con el nombramiento de un miembro del Comité Ejecutivo?

Conviene dejar el diseño del proceso de nombramiento de los miembros del Comité Ejecutivo a los legisladores de la Unión.

59.  ¿Aceptaría su nombramiento como miembro del Comité Ejecutivo del BCE si el Parlamento votara en contra?

Es un honor que mi gobierno me haya nominado, y que el Consejo de Asuntos Económicos y Financieros me haya recomendado al Consejo Europeo. Espero sinceramente que el Parlamento Europeo también emita un dictamen favorable sobre la recomendación del Consejo.

60.  ¿Cómo valora la pertenencia del presidente del BCE, Mario Draghi, al Grupo de los Treinta (G-30)? ¿Está de acuerdo con la solicitud del Defensor del Pueblo Europeo de que el presidente del BCE deje de ser miembro del G-30 a fin de conservar la integridad de las instituciones europeas en su conjunto?

Es fundamental que los miembros del Comité Ejecutivo del BCE se comprometan con una transparencia sólida y con la buena gobernanza.

En la respuesta del BCE a la decisión del Defensor del Pueblo Europeo se afirma que los miembros de sus órganos decisorios deben poder adherirse a foros que incluyan participantes tales como las entidades supervisadas y asistir a reuniones conexas, cuando estas se consideren pertinentes y útiles para los bancos centrales en el cumplimiento de sus mandatos, y siempre que la pertenencia al foro sea compatible con los principios de buena gobernanza. Me adhiero a esta opinión. Además, celebro las recientes gestiones del G-30 con miras a mejorar la transparencia mediante la publicación de los órdenes del día de sus reuniones y otras medidas.

(1)

Véase: Survey on the Access to Finance of Enterprises in the Euro Area: April to September 2018, BCE, noviembre de 2018.

(2)

Véase: Monetary Developments in the Euro Area: December 2018, BCE, enero de 2019.

(3)

Véase: The euro area bank lending survey: Fourth quarter of 2018, BCE, enero de 2019.

(4)

Véase: Financial Stability Review, November 2018,, BCE, noviembre de 2018.

(5)

Véase «Supervisory Banking Statistics: Third Quarter 2018» (Estadísticas de supervisión bancaria: tercer trimestre de 2018), Supervisión bancaria del BCE, enero de 2019.

(6)

Fuente: estadísticas de los balances de los fondos de inversión, «Statistical Data Warehouse» del BCE.

(7)

Véase el dictamen del BCE (CON/2018/20).


PROCEDIMIENTO DE LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

Título

Nombramiento de un miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo

Referencias

05940/2019 – C8-0050/2019 – 2019/0801(NLE)

Fecha de la consulta / solicitud de aprobación

14.2.2019

 

 

 

Comisión competente para el fondo

       Fecha del anuncio en el Pleno

ECON

 

 

 

 

Ponentes

       Fecha de designación

Roberto Gualtieri

11.2.2019

 

 

 

Examen en comisión

26.2.2019

 

 

 

Fecha de aprobación

26.2.2019

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

33

8

6

Miembros presentes en la votación final

Pervenche Berès, Esther de Lange, Markus Ferber, Jonás Fernández, Giuseppe Ferrandino, Sven Giegold, Roberto Gualtieri, Brian Hayes, Gunnar Hökmark, Cătălin Sorin Ivan, Petr Ježek, Othmar Karas, Wolf Klinz, Werner Langen, Bernd Lucke, Olle Ludvigsson, Ivana Maletić, Gabriel Mato, Alex Mayer, Bernard Monot, Luděk Niedermayer, Stanisław Ożóg, Ralph Packet, Dariusz Rosati, Pirkko Ruohonen-Lerner, Anne Sander, Molly Scott Cato, Pedro Silva Pereira, Peter Simon, Theodor Dumitru Stolojan, Paul Tang, Ramon Tremosa i Balcells, Ernest Urtasun, Marco Valli, Babette Winter, Sotirios Zarianopoulos

Suplentes presentes en la votación final

Eric Andrieu, Nessa Childers, Bas Eickhout, Sophia in ‘t Veld, Jeppe Kofod, Aleksejs Loskutovs, Thomas Mann, Andreas Schwab, Lieve Wierinck

Suplentes (art. 200, apdo. 2) presentes en la votación final

Ole Christensen, Danilo Oscar Lancini

Fecha de presentación

1.3.2019

Última actualización: 8 de marzo de 2019Aviso jurídico