Procedimiento : 2014/2842(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0114/2014

Textos presentados :

B8-0114/2014

Debates :

Votaciones :

PV 18/09/2014 - 10.5
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2014)0026

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 126kWORD 57k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-0107/2014
16.9.2014
PE537.016v01-00
 
B8-0114/2014

tras las declaraciones del Consejo y de la Comisión

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre la respuesta de la UE al brote de ébola (2014/2842(RSP))


Knut Fleckenstein, Kathleen Van Brempt, Norbert Neuser, Matthias Groote, Enrique Guerrero Salom, Linda McAvan, Maria Arena, Marlene Mizzi, Tonino Picula, Nicola Caputo, Christel Schaldemose, Gilles Pargneaux, Kashetu Kyenge, Liisa Jaakonsaari, Glenis Willmott, Andi Cristea, Vilija Blinkevičiūtė en nombre del Grupo S&D

B8‑0114/2014 Resolución del Parlamento Europeo sobre la respuesta de la UE al brote de ébola (2014/2842(RSP))  

El Parlamento Europeo,

–       Vista la declaración de emergencia de salud pública de importancia internacional por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 8 de agosto de 2014,

–       Vista la hoja de ruta de respuesta al ébola de la OMS, de 28 de agosto de 2014,

–       Vista la evaluación de riesgo del ébola por parte del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), de 27 de agosto de 2014,

–       Vista la declaración sobre el brote de ébola en África Occidental realizada por el comisario de Salud, Tonio Borg, el 8 de agosto de 2014,

–       Vista la declaración sobre la respuesta de la UE al brote de ébola realizada por el comisario de Desarrollo, Andris Piebalgs, y la comisaria de Cooperación Internacional, Ayuda Humanitaria y Respuesta a las Crisis, Kristalina Georgieva, el 5 de septiembre de 2014,

–       Vista la misión de la Unión Africana (UA) para contener el avance del ébola en África Occidental (ASEOWA), establecida el 21 de agosto de 2014,

–       Vista la sesión informativa especial de las Naciones Unidas sobre el ébola, de 2 de septiembre de 2014, a cargo de la Dra. Joanne Liu, presidenta internacional de Médicos Sin Fronteras,

–       Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.     Considerando que la enfermedad por el virus del Ébola, conocida anteriormente como fiebre hemorrágica del Ébola, suele resultar mortal para los seres humanos;

B.     Considerando que, desde que se declaró oficialmente el brote de ébola el 22 de marzo de 2014 en Guinea, el virus se ha extendido a otros cuatro países (Liberia, Nigeria, Sierra Leona y Senegal), ha afectado a casi 4 000 personas y ha causado más de 2 000 muertes;

C.     Considerando que la epidemia está avanzando rápidamente en la región de África Occidental, si bien se ha observado otro brote aparte del virus del Ébola en la República Democrática del Congo;

D.     Considerando que la OMS reconoce que se había subestimado el brote y calcula que el número de pacientes podría superar los 20 000 durante los próximos tres meses;

E.     Considerando que la OMS ha anunciado que este es el brote más amplio del que se tiene constancia por lo que respecta a casos, muertes y alcance geográfico, y ha considerado la crisis como «emergencia de salud pública de importancia internacional», lo que requiere una respuesta internacional coordinada;

F.     Considerando que la hoja de ruta de la OMS enumera una serie de medidas muy concretas e inmediatas para detener el actual contagio del ébola en todo el mundo en un plazo de seis a nueve meses, al tiempo que también se controlan rápidamente las consecuencias de cualquier caso más de propagación a escala internacional y se reconoce la necesidad de abordar, de forma paralela, el amplio impacto socioeconómico del brote;

G.     Considerando que las ONG más activas sobre el terreno, como Médicos Sin Fronteras y la Federación internacional de las Organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, critican el esfuerzo internacional por resultar peligrosamente inadecuado, ya que las capacidades muy limitadas sobre el terreno conllevan déficits graves en todos los aspectos de la respuesta: la asistencia médica, la formación del personal sanitario, el control de la infección, la localización de contactos, la supervisión epidemiológica, los sistemas de alerta y remisión, y la educación y movilización de la comunidad;

H.     Considerando que la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea ha comprometido más de 147 millones de euros en concepto de ayuda humanitaria y al desarrollo para contener el contagio del virus, proporcionar tratamiento y equipos esenciales para las personas infectadas y enviar a expertos humanitarios;

I.      Considerando que solo 11,9 millones de euros de los 147 millones comprometidos están destinados específicamente a cubrir algunas de las necesidades humanitarias más urgentes;

J.      Considerando que la Comisión vigila la situación a través de su Centro Europeo de Coordinación de la Respuesta a Emergencias, que debería servir de plataforma para la coordinación de la ayuda de la UE;

K.     Considerando que los Estados miembros de la UE tienen capacidad para movilizar equipos de respuesta inmediata y garantizar así un diagnóstico temprano, el aislamiento (en distintas salas de hospital para casos sospechosos y confirmados), la vigilancia de las personas que han estado en contacto con el virus y la localización de las cadenas de contagio, la adopción de medidas para la inhumación, la educación y el apoyo local;

L.     Considerando que los países afectados ya padecen la escasez de alimentos y de agua limpia, así como el hundimiento de su economía motivado por la perturbación del comercio, los vuelos comerciales y las cosechas tras el brote de la epidemia, lo que conlleva malestar social, huidas, caos, amenazas al orden público y una mayor propagación del virus;

M.    Considerando el bajo riesgo de contagio del virus del Ébola dentro de las fronteras de la UE;

N.     Considerando que el brote ha puesto de manifiesto la grave falta de adecuación de los sistemas sanitarios de los países afectados y la urgente necesidad de ayuda para mejorarlos;

1.      Acoge con satisfacción y alienta el incremento continuo del compromiso financiero de la Comisión para facilitar ayuda humanitaria y para el desarrollo en respuesta a la crisis y, especialmente, para apoyar la misión ASEOWA de la Unión Africana;

2.      Aplaude el trabajo que están realizando sobre el terreno las organizaciones asociadas;

3.      Recuerda a los Estados miembros que la ayuda financiera proporcionada a los países afectados no debe ofrecerse a costa de la ayuda al desarrollo a largo plazo, sino que debe ser complementaria;

4.      Lamenta que los Estados miembros subestimaran la crisis y que se hayan retrasado a la hora de facilitar una estrategia coordinada adecuada;

5.      Aboga por que el Consejo de la Unión Europea celebre una reunión ministerial con objeto de fijar una estrategia para movilizar una respuesta médica y facilitar ayuda humanitaria de los Estados miembros bajo la coordinación de la Comisión;

6.      Pide a la Comisión que lleve a cabo una evaluación de las necesidades y elabore planes adaptados según el país para determinar y coordinar la demanda y el envío de personal sanitario cualificado, laboratorios móviles, equipos de laboratorio, ropa de protección y centros de tratamiento con salas de aislamiento;

7.      Destaca la necesidad de reforzar la colaboración científica y el apoyo tecnológico en las zonas afectadas por este brote con vistas a establecer infraestructuras clínicas, epidemiológicas y de diagnóstico, y prestar una especial atención a la capacitación del personal local;

8.      Pide a la Comisión que mantenga estrechos contactos con el ECDC, la OMS y los Estados miembros por medio del Comité de Seguridad Sanitaria;

9.      Considera que la hoja de ruta de respuesta al ébola de la OMS constituye una base para las acciones prioritarias, en particular la respuesta diferenciada para los países con una propagación extendida, los países con casos en la fase inicial y los países vecinos, en los que se deben reforzar las medidas de preparación;

10.    Pide a los Estados miembros que coordinen vuelos y establezcan puentes aéreos dedicados a desplazar a personal y equipos sanitarios a los países afectados y dentro de la región, así como para garantizar la evacuación médica si fuera necesario;

11.    Pide al Consejo y a la Comisión que apoyen y alienten a la Unión Africana por lo que respecta a la necesidad de un plan de acción integral, ya que la situación sigue empeorando rápidamente y está perturbando la economía y el orden público de los países afectados;

12.    Destaca que la crisis actual no puede resolverse tan solo mediante el recurso a los sistemas sanitarios, sino que es necesario un enfoque concertado con los distintos sectores (asistencia médica, educación y formación, infraestructuras sanitarias y ayuda alimentaria) para abordar los déficits críticos en todos los servicios esenciales;

13.    Pide a los Estados miembros que lleven a cabo un control escrupuloso de la infección y que, en colaboración con el ECDC, ofrezcan a la población una información más detallada acerca de los riesgos;

14.    Pide a los Estados miembros y a la Comisión que coordinen y refuercen la investigación médica y la producción de medicamentos y vacunas eficaces contra el ébola;

15.    Pide a su Comisión de Desarrollo que ofrezca recomendaciones exhaustivas para mitigar las consecuencias a largo plazo de la epidemia y reforzar los sistemas sanitarios de los países afectados a fin de evitar la aparición de brotes similares;

16.    Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros, a los Gobiernos y Parlamentos de la Unión Africana y a la Organización Mundial de la Salud.

 

Aviso jurídico