Procedimiento : 2014/3017(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0023/2015

Textos presentados :

B8-0023/2015

Debates :

Votaciones :

PV 15/01/2015 - 11.7
CRE 15/01/2015 - 11.7
Explicaciones de voto

Textos aprobados :


PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 124kWORD 58k
12.1.2015
PE547.446v01-00
 
B8-0023/2015

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación en Egipto (2014/3017 (RSP)).


Ignazio Corrao, Fabio Massimo Castaldo, Dario Tamburrano en nombre del Grupo EFDD

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Egipto (2014/3017(RSP))  
B8‑0023/2015

El Parlamento Europeo,

–       Vistas sus anteriores Resoluciones sobre Egipto, en particular la de 17 de julio de 2014 sobre la libertad de expresión y de reunión en Egipto(1) y la de 6 de febrero de 2014 sobre la situación en Egipto(2),–  Vista su Resolución, de 23 de octubre de 2013, sobre la política europea de vecindad: hacia una cooperación reforzada. Posición del Parlamento Europeo sobre los informes de situación de 2012(3) ,

–       Vistos el Acuerdo de Asociación UE-Egipto de 2001, que entró en vigor en 2004 y fue reforzado por el Plan de Acción de 2007, y el informe de evolución de la Comisión, de 20 de marzo de 2013, sobre su aplicación,

–       Vista la Constitución de Egipto, aprobada por referéndum los días 14 y 15 de enero de 2014,

–       Vista la Ley egipcia nº 107, de 24 de noviembre de 2013, por la que se regula el derecho a organizar reuniones públicas, marchas y protestas pacíficas,

–       Visto el Decreto presidencial egipcio nº 136, de 27 de octubre de 2014, sobre el endurecimiento de las sanciones por el delito de vandalismo contra establecimientos públicos y gubernamentales,

–       Visto el «Programa en apoyo de la vía hacia la democracia» del Gobierno provisional egipcio,

–       Vistos los discursos pronunciados por el presidente egipcio, Abdulfatah al Sisi, el 1 de enero de 2015 sobre el extremismo islámico, y el 6 de enero de 2015 sobre la necesidad de unas relaciones pacíficas y constructivas entre musulmanes y cristianos de Egipto,

–       Vista la Declaración del Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, de 25 de octubre de 2014, sobre los atentados terroristas en el Sinaí,

–       Visto el discurso de Anita Nirody, Coordinadora Residente de las Naciones Unidas y Representante Residente del PNUD en Egipto, de 9 de diciembre de 2014, sobre los esfuerzos hechos por Egipto para modernizar y mejorar la transparencia de las instituciones encargadas de luchar contra la corrupción y de la rendición de cuentas;

–       Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948,

–       Visto el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, del que Egipto es parte,

–       Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.     Considerando que el Gobierno egipcio tuvo un papel fundamental como mediador para conseguir una tregua y a continuación un alto el fuego indefinido entre Israel y Palestina en un conflicto que duró siete semanas y provocó la muerte de cerca de 2 200 palestinos y 70 israelíes entre julio y agosto de 2014;

B.     Considerando que el representante de Egipto en las Naciones Unidas, Amr Abul Atta, presentó una Resolución aprobada por la 60ª sesión plenaria de las Naciones Unidas en noviembre de 2014 en la que se abordaba la situación de Palestina y se planteaban los recientes sucesos de Jerusalén Este;

C.     Considerando que el 5 de enero de 2015 Egipto constituyó una «célula de crisis» para 20 de sus ciudadanos, todos ellos cristianos, que habían sido secuestrados en dos incidentes distintos en Libia;

D.     Considerando que, durante el verano de 2014, oficiales de inteligencia y operaciones del ISIS se infiltraron en la península del Sinaí y se hicieron cargo de los yihadistas locales de Ansar Beit al-Maqdas, abriendo nuevo y peligroso frente contra Egipto e Israel; considerando que el ejército egipcio ha anunciado su intención de ampliar la zona de seguridad en el Sinaí, a lo largo de la frontera con Gaza, hasta dos kilómetros;

 

E.     Considerando que, el 24 de octubre de 2014, 28 soldados egipcios murieron y 30 resultaron heridos al explotar una bomba en el puesto de control Karm al Qawadis de Sheikh Zuweid, en el norte del Sinaí;

F.     Considerando que, durante una misa de la Navidad copta a la que asistió el 6 de enero de 2015, el presidente egipcio Abdulfatah al Sisi llamó a la «revolución religiosa», pidiendo ayuda a los líderes musulmanes para luchar contra el extremismo;

G.     Considerando que la UE está vinculada a Egipto por el Acuerdo de Asociación, que entró en vigor el 1 de junio de 2004 y tiene por objeto la cooperación en la reforma democrática y social, la modernización económica, las cuestiones relacionadas con la migración y el comercio;

H.     Considerando que Egipto pasa todavía por un periodo de agitación política que se traduce en graves violaciones del derecho a un juicio justo, de la libertad de expresión y asociación, de la libertad de religión y de la igualdad de género;

I.      Considerando que, el 23 de junio de 2014, tres periodistas de Al Yazira fueron acusados de falsificar noticias y de pertenecer o ayudar a una célula terrorista, imponiéndoseles penas de prisión de entre 7 y 10 años; Considerando que, en diciembre de 2014, un tribunal egipcio pidió un nuevo juicio para los tres periodistas de Al Yazira encarcelados, reconociendo fallos importantes en las sentencias; pero aun así dejó a los hombres en prisión injustamente;

J.      Considerando que, en octubre de 2014, el presidente Al Sisi promulgó el Decreto Ley nº 136 de 2014, que pone a todos los «establecimientos públicos o de vital importancia» bajo jurisdicción militar durante los próximos dos años;

K.     Considerando que los fiscales civiles han aplicado el Decreto de octubre retroactivamente, remitiendo a la jurisdicción militar casos de civiles que ya estaban siendo instruidos o a la espera de juicio en tribunales civiles;

L.     Considerando que los tribunales militares de Egipto proceden, por tanto, bajo la autoridad del Ministerio de Defensa y no de autoridades judiciales civiles, y que los jueces están al servicio de oficiales militares;

M.    Considerando que incluso los niños pueden ser juzgados por tribunales militares;

N.     Considerando que la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, al interpretar la Carta Africana sobre los Derechos Humanos y de los Pueblos (de la que Egipto es parte) ha afirmado que los tribunales militares «no deben, en ninguna circunstancia, tener jurisdicción sobre los civiles»;

O.     Considerando que, a raíz del atentado terrorista de agosto de 2013 contra una comisaría de policía en el barrio de Kerdasa, en la que murieron once policías y dos civiles, un tribunal penal egipcio condenó provisionalmente y de forma masiva a la pena de muerte a 188 acusados el 2 de diciembre de 2014;

P.     Considerando que, con anterioridad a este caso, un juez del distrito de Minia había condenado a la pena de muerte a 1 212 personas en marzo y abril de 2014, tras dos juicios por otros atentados contra comisarías de policía cometidos en 2013 que dejaron un saldo de al menos otros dos policías muertos;

Q.     Considerando que, en 2013, un estudio llevado a cabo por el Gobierno reveló que el 99,3 % de las mujeres egipcias declaraban haber sido objeto de acoso alguna vez en su vida, y que los egipcios raramente son considerados responsables de casos de violación o acoso sexual;

R.     Considerando que, aunque la homosexualidad no se considera delito en Egipto, el Estado persigue y encarcela a personas LGBT con cargos como «libertinaje» o «atentado contra la moral pública»;

S.     Considerando que, antes de su destitución en julio de 2013, el Gobierno del presidente Morsi, dominado por los Hermanos Musulmanes, mostró su desprecio por la protección de los derechos, y que con él se incrementaron los casos de persecución a periodistas, abusos policiales y violencia sectaria;

1.      Reconoce el papel estratégico de Egipto para combatir la infiltración de las células terroristas del ISIS en la península del Sinaí, descubrir esas mismas células en el resto del país y trabajar por la estabilidad en el Mediterráneo;

2.      Muestra su reconocimiento por la fructífera labor de Egipto en el verano de 2014 para contribuir al cese de las hostilidades entre Israel y Palestina;

3.      Acoge con satisfacción las reformas institucionales de Egipto y los esfuerzos nacionales por modernizar y mejorar la transparencia de las instituciones encargadas de luchar contra la corrupción y de la rendición de cuentas;

4.      Observa con preocupación que, incluso tras el derrocamiento del presidente Morsi, un gran número de oponentes políticos, manifestantes pacíficos, periodistas, blogueros, sindicalistas, activistas de la sociedad civil y ciudadanos pertenecientes a minorías han sido encarcelados sin un juicio justo;

5.      Recuerda a las autoridades egipcias competentes, al presidente Al Sisi y al Gobierno provisional que la lucha legítima contra el terrorismo no debería impedirles cumplir sus obligaciones nacionales e internacionales en relación con la protección de los derechos humanos;

6.      Invita a todos los actores políticos a garantizar una transición sin incidentes hacia las elecciones democráticas previstas para finales de marzo de 2015;

7.      Expresa su preocupación por las restricciones a la libertad de expresión y asociación y por el recurso cada vez mayor a juicios militares contra civiles desde la aprobación de la Ley nº 136;

8.      Insta a la UE y a sus Estados miembros a elaborar y aplicar una estrategia global y específica para que todos los partidos políticos egipcios y otros interesados entablen un diálogo real e inclusivo para mejorar el proceso democrático y detener el ciclo de la violencia de distintas procedencias;

9.      Expresa su solidaridad con el pueblo egipcio y sus condolencias a las familias de las víctimas del terrorismo y del excesivo uso de la fuerza por parte de las autoridades egipcias;

10.    Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Gobiernos y a los Parlamentos de los Estados miembros y al Gobierno y al Parlamento de Egipto.

(1)

Textos Aprobados, P8_TA(2014)0007.

(2)

Textos Aprobados, P7_TA(2014)0100.

(3)

Textos Aprobados, P7_TA(2013)0446.

Aviso jurídico