Procedimiento : 2015/2660(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0381/2015

Textos presentados :

B8-0381/2015

Debates :

Votaciones :

PV 29/04/2015 - 10.67
CRE 29/04/2015 - 10.67
Explicaciones de voto

Textos aprobados :


PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 151kWORD 69k
27.4.2015
PE555.155v01-00
 
B8-0381/2015

tras las declaraciones del Consejo Europeo y de la Comisión

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre el Informe del Consejo Europeo extraordinario (23 de abril de 2015) - Recientes tragedias en el Mediterráneo y políticas de inmigración y asilo de la UE (2015/2660(RSP))


Barbara Spinelli, Cornelia Ernst, Marina Albiol Guzmán, Martina Anderson, Malin Björk, Kostas Chrysogonos, Marie-Christine Vergiat, Eleonora Forenza, Tania González Peñas, Takis Hadjigeorgiou, Pablo Iglesias, Patrick Le Hyaric, Younous Omarjee, Curzio Maltese, Marisa Matias, Lola Sánchez Caldentey, Neoklis Sylikiotis, Estefanía Torres Martínez, Miguel Urbán Crespo, Dimitrios Papadimoulis, Stelios Kouloglou, Sofia Sakorafa, Kostadinka Kuneva, Emmanouil Glezos en nombre del Grupo GUE/NGL

Resolución del Parlamento Europeo sobre el Informe del Consejo Europeo extraordinario (23 de abril de 2015) - Recientes tragedias en el Mediterráneo y políticas de inmigración y asilo de la UE (2015/2660(RSP))  
B8-0381/2015

El Parlamento Europeo,

–       Vista la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea,

–       Visto el Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales,

–       Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948,

–       Vistos la Convención de Ginebra de 1951 y su protocolo adicional,

–       Vista su Resolución, de 9 de octubre de 2013, sobre las medidas de la UE y los Estados miembros para hacer frente al flujo de refugiados provocado por el conflicto en Siria(1),

–       Vista su Resolución, de 23 de octubre de 2013, sobre los flujos migratorios en el mar Mediterráneo, con especial atención a los trágicos hechos acaecidos en aguas de Lampedusa(2),

–       Vistos los debates celebrados en la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior desde el principio de la legislatura actual y, en particular, el 22 de julio de 2014, sobre la aplicación de la Comunicación sobre la labor del Grupo Especial para el Mediterráneo, el 4 de septiembre de 2014, sobre las actividades de Frontex en el Mediterráneo y sobre el Grupo Especial para el Mediterráneo, el 24 de septiembre de 2014, sobre el quinto informe anual sobre inmigración y asilo (2013) de la Comisión; sobre el informe anual sobre la situación del asilo en la Unión Europea (2013) de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO); y, el 21 de abril de 2014, sobre el Equipo Operativo Conjunto «Mare»;

–       Vistos los informes anuales del relator especial de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos de los migrantes, en especial el informe publicado en abril de 2013 sobre la gestión de las fronteras exteriores de la UE y sus consecuencias sobre los derechos humanos de los migrantes, así como el informe publicado en abril de 2014 sobre la explotación laboral de los migrantes,

–       Vista su Resolución, de 17 de diciembre de 2014, sobre la situación en el mar Mediterráneo y la necesidad de un enfoque integral de la Unión frente a la migración(3),

–       Visto el plan de acción de diez puntos propuesto por la Comisión con miras a la reunión extraordinaria del Consejo Europeo celebrada el 23 de abril de 2015;

–       Vista la declaración del Presidente Juncker ante la reunión extraordinaria del Consejo Europeo, en la que afirmaba que la prioridad número uno es salvar vidas y que, dada la urgencia de la situación, debemos reforzar los medios a nuestra disposición para salvar vidas humanas,

–       Visto el discurso pronunciado por Martin Schultz, Presidente del Parlamento Europeo, ante la cumbre extraordinaria del 23 de abril de 2015,

–       Vista la declaración del Consejo Europeo de 23 de abril de 2015,

–       Vistas las declaraciones de Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas, de 26 de abril de 2015, al periódico La Stampa, en las que afirmaba que no existe una solución militar para la tragedia humana que se está viviendo en el Mediterráneo y que es esencial adoptar un enfoque integral que tenga en cuenta las causas subyacentes, la seguridad y los derechos humanos de los migrantes y los refugiados, así como crear redes de inmigración legal y regulada,

–       Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.     Considerando que, según la Organización Internacional para las Migraciones, desde principios de 2015 han perdido la vida más de 1 554 migrantes y ha desaparecido un número mucho mayor de personas; que la muerte de más de 800 migrantes que perecieron ahogados el 19 de abril de 2015 constituye la mayor tragedia que se ha producido en el Mediterráneo desde la Segunda Guerra Mundial;

B.     Considerando que en los veinte últimos años han muerto en el mar más de 30 000 personas, lo que pone de manifiesto la necesidad de hacer todo lo posible para salvar las vidas de las personas en peligro y la necesidad de que los Estados miembros cumplan las obligaciones que les incumben en materia de salvamento marítimo en virtud del Derecho Marítimo Internacional;

C.     Considerando que la operación Mare Nostrum de patrulla, rescate y vigilancia, puesta en marcha por Italia para reforzar las actividades humanitarias de rescate en el Mediterráneo, rescató a 150 810 migrantes en sus 364 días de existencia; que el Gobierno italiano puso fin a su operación Mare Nostrum alegando que representaba un «factor de atracción» ya que alentaba a los migrantes y los traficantes a intentar cruzar el mar, justificación que los hechos desmienten totalmente; que desde entonces no se ha puesto en marcha ninguna otra operación de búsqueda y rescate para sustituir a la operación Mare Nostrum, debido a la falta de solidaridad entre los Estados miembros de la Unión Europea, que no han estado a la altura de sus responsabilidades; que el final de la operación Mare Nostrum supuso la desaparición de grandes buques dedicados exclusivamente a la búsqueda y el rescate estacionados en alta mar frente a la costa libia, lugar donde la mayoría de los barcos de refugiados se ve en peligro;

D.     Considerando que el mandato de la operación conjunta Tritón, coordinada por Frontex, que empezó a funcionar plenamente el 1 de noviembre de 2014, consiste en vigilar las fronteras y no incluye la búsqueda y el rescate; que se han utilizado equipos de Tritón para operaciones de búsqueda y rescate dirigidas por el Centro de Coordinación de Búsqueda y Rescate de Italia, lo que ha llevado a Frontex a denunciar la utilización de sus equipos por los guardacostas italianos en alta mar; que triplicar el presupuesto de Tritón, como decidió el Consejo Europeo el jueves 24 de abril de 2015, no hará que disminuya el número de migrantes que mueren en el mar habida cuenta del mandato de Frontex, del tipo de equipos que se utilizan y del límite actual de 30 millas impuesto a su ámbito operativo;

E.     Considerando que las posibilidades que se ofrecen a las personas que necesitan protección para entrar legalmente en la UE son muy limitadas; que, según las estimaciones, el 90 % de los solicitantes de asilo entra de hecho en la UE de forma irregular; que el número de visados Schengen concedidos a ciudadanos sirios ha disminuido drásticamente a lo largo de la guerra siria, pasando de 30 000 en 2010 a prácticamente ninguno en 2013;

F.     Considerando que, según las estimaciones del ACNUR, los Estados vecinos de Siria han acogido aproximadamente a 3,9 millones de refugiados sirios; que los Estados miembros de la UE solo han acogido a 37 000 refugiados sirios a través del programa de reasentamiento del ACNUR, cuando este organismo solicita el reasentamiento del 10 % de los refugiados sirios (370 000) y necesita urgentemente al menos 130 000 plazas de reasentamiento para refugiados con necesidades de protección especiales; que trece Estados miembros no han acogido hasta la fecha a ningún refugiado;

G.     Considerando que la UE y sus Estados miembros contribuyen a alimentar el negocio criminal y peligroso de la trata de seres humanos erigiendo vallas y blindando cada vez más sus fronteras exteriores frente a la llegada de migrantes y refugiados sin ofrecer posibilidades para acceder de forma segura y legal a la UE; que, por consiguiente, la UE y sus Estados miembros no están dando una respuesta adecuada a las muertes en el Mediterráneo y a la crisis de refugiados en su vecindad;

H.     Considerando que, en una reunión informal en el marco del Consejo de Justicia y Asuntos de Interior (JAI) celebrada el 12 de marzo de 2015, los ministros del Interior de Francia, Alemania y España y la Comisión Europea debatieron una propuesta del ministro italiano del Interior, Angelino Alfano, consistente en externalizar las operaciones de búsqueda y rescate y el control de las fronteras marítimas de la UE a países como Egipto y Túnez que, llegado el caso, llevarían a los migrantes rescatados a sus costas; que esta propuesta tiene por objeto producir un efecto disuasorio real a fin de que disminuya el número de migrantes dispuestos a arriesgar sus vidas para llegar a las costas europeas; que los ministros del Interior del Consejo JAI examinaron la posibilidad de crear campos de refugiados en el norte de África y de tramitar en ellos las solicitudes de asilo;

1.      Rinde homenaje a los hombres, mujeres y niños que han muerto en los últimos años intentando llegar a un lugar seguro en Europa, y transmite su más sincero pésame, su solidaridad y su apoyo a las familias de las víctimas; pide a la UE y a los Estados miembros que hagan cuanto obre en su poder para identificar los cadáveres, determinar la identidad de las personas desaparecidas e informar a sus familiares;

2.      Reconoce la necesidad de modificar radical e inmediatamente las políticas de inmigración y asilo; condena, en este contexto, la declaración del Consejo Europeo del 23 de abril de 2015, en la que se insiste en el refuerzo de la «Fortaleza Europa» mediante medidas represivas y tratando a los migrantes como si fueran una amenaza, en lugar de actuar inmediatamente para salvar sus vidas;

3.      Recuerda que la UE y sus Estados miembros deben asumir su responsabilidad respecto de los refugiados y migrantes que huyen de la guerra, el caos, la miseria económica, el hambre y la muerte y que padecen las consecuencias de las políticas económicas neoliberales aplicadas a escala mundial;

4.      Condena la decisión de triplicar el presupuesto operativo de la operación Tritón de Frontex, que en la declaración del Consejo se ha presentado, muy hipócritamente, como una medida de búsqueda y rescate; recuerda, a este respecto, las declaraciones del director de Frontex al periódico The Guardian la víspera de la cumbre extraordinaria, en las que afirmaba que Tritón no puede ser una operación proactiva de búsqueda y rescate puesto que el mandato de Frontex no incluye esas tareas, declaración que no se contradice en la declaración final del Consejo Europeo del 23 de abril de 2015; advierte a la Comisión y al Consejo, en este sentido, de que el Parlamento, en su calidad de colegislador, rechazará el presupuesto de 2016 si no incluye medidas específicas de búsqueda y rescate, así como la puesta a disposición de fondos adicionales de la UE en 2015 si no se destinan exclusivamente a operaciones de búsqueda y rescate y de ayuda humanitaria que permitan salvar vidas; solicita la supresión de la Agencia Frontex y la transferencia de su presupuesto a medidas destinadas a salvar vidas, incluidas operaciones de búsqueda y rescate, reubicación y reasentamiento;

5.      Toma nota de la falta de consenso entre los Estados miembros sobre el necesario cambio político para atajar el problema de las muertes en el Mediterráneo, y considera inaceptable que los Gobiernos continúen acusándose mutuamente de no actuar; solicita, por consiguiente, la creación de una coalición de Estados miembros que estén dispuestos a liderar la puesta en marcha de una operación multinacional de búsqueda y rescate para salvar vidas, así como a desarrollar mecanismos que permitan reforzar la solidaridad y el apoyo mutuo en lo relativo a la acogida de refugiados, también recurriendo a fondos de la UE; pide que el número de Estados miembros dispuestos a cooperar sea suficiente para poder activar el procedimiento de cooperación reforzada con el fin de alcanzar estos objetivos;

6.      Celebra que en la reunión del Consejo del 23 de abril de 2015 algunos Estados miembros se comprometieran a aportar buques que se dedicarían exclusivamente a operaciones de búsqueda y rescate en alta mar, e insta a los demás Estados miembros a que faciliten material, incluidos buques que puedan estacionarse en alta mar y dedicarse exclusivamente a operaciones de búsqueda y rescate, con el fin de desarrollar un mecanismo Mare Nostrum reforzado que constituya una sólida operación europea multinacional de búsqueda y rescate liderada por aquellos países que estén dispuestos a actuar con el único fin de salvar vidas;

7.      Condena la decisión del Consejo Europeo de concentrar todos los esfuerzos efectivos, incluido el recurso a la fuerza militar, en la lucha contra los traficantes y la destrucción de sus buques frente a las costas de Libia y otros países del norte de África, y pide a la UE y a los Estados miembros que no emprendan ninguna operación civil-militar de la PCSD a este fin;

8.      Advierte de las posibles repercusiones de la propuesta del Consejo de «utilizar Europol a fin de detectar los contenidos de internet utilizados por los traficantes para atraer a los migrantes y a los refugiados y solicitar su eliminación, con arreglo a las constituciones nacionales», dado que también podría utilizarse para obstaculizar las comunicaciones por internet entre los migrantes y con las comunidades de apoyo y asistencia a los migrantes, que en los últimos meses han permitido salvar miles de vidas; pide que se tenga en cuenta este aspecto si Europol y/u otras autoridades deciden emprender tales acciones;

9.      Condena la falta de propuestas para garantizar el acceso seguro y legal a la UE tanto a los solicitantes de asilo como a los migrantes económicos, dado que es extremadamente difícil distinguir entre el sufrimiento provocado por guerras, regímenes dictatoriales o milicias y el provocado por catástrofes económicas, y solicita propuestas ambiciosas en este sentido;

10.    Solicita que en las embajadas y oficinas consulares de los Estados miembros se concedan inmediatamente visados humanitarios a los solicitantes de asilo, así como la introducción de un programa obligatorio de asentamiento a escala de la UE que sustituya al débil programa voluntario de reasentamiento propuesto por el Consejo;

11.    Pide a la Comisión y a los Estados miembros que activen inmediatamente la Directiva de protección temporal (Directiva 2001/55/CE) ante la actual afluencia masiva de refugiados;

12.    Condena la vaguedad del compromiso de aumentar la ayuda de emergencia destinada a los Estados miembros que se hallan en primera línea; insta encarecidamente a la Comisión y a los Estados miembros a que presenten una propuesta más ambiciosa y concreta en relación con la ayuda de emergencia;

13.    Condena la reticencia del Consejo a comprometerse a organizar la reubicación de emergencia entre todos los Estados miembros; pide a la Comisión y a los Estados miembros que pongan inmediatamente en marcha un programa piloto de reubicación de refugiados y beneficiarios de protección subsidiaria sirios y eritreos, dirigido inicialmente a los sirios y eritreos rescatados en el mar y desplazados a Grecia e Italia, con arreglo a las propuestas del ACNUR para hacer frente a las llegadas actuales y futuras de solicitantes de asilo, refugiados y migrantes a Europa por vía marítima; pide asimismo a la Comisión y a los Estados miembros que examinen la posibilidad de prever el reconocimiento mutuo de las decisiones en materia de asilo;

14.    Pide a la Comisión que suspenda inmediatamente la aplicación del Reglamento de Dublín y proponga sin demora alternativas radicales a este Reglamento que no garantiza el acceso efectivo al asilo;

15.    Destaca la necesidad de que todos los Estados miembros participantes transpongan rápida y plenamente y apliquen efectivamente el Sistema Europeo Común de Asilo (SECA); pide a los Estados miembros que a la hora de transponer el SECA adopten normas más estrictas que las que este prevé;

16.    Condena la decisión del Consejo de proceder a acelerar las devoluciones, ya que ello comprometerá el derecho a una evaluación justa de las solicitudes de protección internacional; recuerda que ningún país del mundo puede considerarse seguro y que cada una de las personas que solicitan asilo tiene derecho a una evaluación individual de su solicitud;

17.    Condena la detención de migrantes y solicita la supresión de los centros de detención; respalda los esfuerzos realizados a este fin en algunos Estados miembros y pide que se prevean alternativas a la detención;

18.    Pide a los Estados miembros que respeten el principio internacional de no devolución en la práctica y no solo de palabra;

19.    Pide a la Comisión y a los Estados miembros que suspendan inmediatamente la cooperación con terceros países destinada a impedir la llegada de migrantes y refugiados a un lugar seguro en Europa y a mejorar el control de las fronteras en países como Eritrea, Sudán, Somalia, Etiopía y Egipto, desde los que huyen los refugiados, y que suspendan los procesos de Jartum y Rabat; destaca, a este respecto, la necesidad de suspender la ayuda financiera a los regímenes egipcio y eritreo, habida cuenta de los informes de las Naciones Unidas y diversas ONG sobre las violaciones de los derechos humanos;

20.    Rechaza las propuestas de los Estados miembros de crear centros de asilo europeos en terceros países e involucrar a los países del norte de África en las operaciones europeas de búsqueda y rescate con objeto de interceptar a los refugiados y devolverlos a las costas africanas; pide a la Comisión, en este contexto, que proporcione al Parlamento una evaluación de la conformidad de tales propuestas con el Derecho internacional, y en particular la Convención de Ginebra, y de otros obstáculos prácticos y jurídicos con los que tropezaría la aplicación de las propuestas;

21.    Pide a la Comisión que elabore y presente un ambicioso programa de la UE en materia de inmigración, basado en un enfoque integral y común y en la solidaridad y que respete plenamente los derechos fundamentales; pide a la Comisión que incluya en el mismo ambiciosas propuestas en materia de acceso seguro y legal, reubicación, reasentamiento y operaciones de búsqueda y rescate;

22.    Pide a la Comisión que ponga fin a todas las políticas que originan los flujos migratorios, incluidos su papel en las políticas económicas mundiales, la política agrícola común en lo que respecta a terceros países y los acuerdos de libre comercio;

23.    Pide a la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y a los Estados miembros que evalúen de nuevo los motivos geopolíticos y económicos globales del éxodo masivo del arco de inestabilidad que se extiende desde el África subsahariana, a través del Mediterráneo, hasta el sudeste de Asia, y que reconozcan la responsabilidad que incumbe a la UE, la OTAN y los Estados miembros por el permanente estado de guerra y caos en estas regiones; afirma, en este contexto, que el refuerzo de la cooperación con Turquía, anunciado por el Consejo ante la situación actual en Siria e Irak, no puede considerarse una solución viable desde los puntos de vista político y democrático;

24.    Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Presidente del Consejo Europeo, al Presidente de la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad,y a los Presidentes de los Parlamentos de los Estados miembros.

(1)

Textos Aprobados, P7_TA(2013)0414.

(2)

Textos Aprobados, P7_TA(2013)0448.

(3)

Textos Aprobados, P8_TA(2014)0105.

Aviso jurídico