Procedimiento : 2015/2760(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0688/2015

Textos presentados :

B8-0688/2015

Debates :

Votaciones :

PV 09/07/2015 - 12.6
CRE 09/07/2015 - 12.6
Explicaciones de voto

Textos aprobados :


PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 125kWORD 73k
6.7.2015
PE565.666v01-00
 
B8-0688/2015

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación en Yemen (2015/2760(RSP))


Fabio Massimo Castaldo, Ignazio Corrao en nombre del Grupo EFDD

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Yemen (2015/2760(RSP))  
B8-0688/2015

El Parlamento Europeo,

–       Vistas las declaraciones de la portavoz del SEAE sobre la posible reanudación de las conversaciones apadrinadas por las Naciones Unidas sobre Yemen en Ginebra el 14 de junio de 2015,

–       Visto el comunicado conjunto de 11 de mayo de 2015 de la Vicepresidenta / Alta Representante, Federica Mogherini, y del Comisario de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, Christos Stylianides, sobre la tregua propuesta en Yemen,

–       Visto el comunicado conjunto de 1 de abril de 2015 de la Vicepresidenta / Alta Representante, Federica Mogherini, y del comisario Stylianides sobre las consecuencias de los enfrentamientos armados en Yemen,

–       Vistas sus Resoluciones anteriores sobre Yemen,

–       Vistas las Conclusiones del Consejo de 21 de abril de 2015 sobre Yemen,

–       Vistas las Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas 2014 (2011), 2051 (2012), 2140 (2014), 2201 (2015) y 2216 (2015),

–       Visto el Acuerdo de Paz y Asociación Nacional de 21 de septiembre de 2014,

–       Visto el comunicado de 24 de mayo de 2015 de los copresidentes del 24º Consejo conjunto y de la reunión ministerial del Consejo de Cooperación del Golfo/Unión Europea,

–       Visto el acuerdo de transición para Yemen de 2011,

–       Visto el comunicado de prensa de 25 de junio de 201 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la situación en Yemen,

–       Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.     Considerando que en Yemen se está registrando una guerra civil en la que combaten numerosas facciones: las fuerzas hutíes que derrocaron al antiguo presidente Ali Abdulá Saleh, las fuerzas leales al antiguo gobierno y los separatistas del sur concentrados alrededor de Adén, Yemen del sur, y la provincia de Ad Dali; que grupos terroristas islámicos, como Qaeda en la Península Arábiga (AQPA) y las milicias afiliadas al Estado Islámico/Daesh, también se están aprovechando de la crisis; y que las fuerzas de seguridad de Yemen se han dividido en cuanto a quién apoyan;

B.     Considerando que el presidente del país, Abd Rabu Mansur Hadi, se vio obligado a huir el 25 de marzo 2015 después de que los rebeldes y sus aliados entraran en su refugio en el sur, capturaran el aeropuerto y pidiesen una recompensa por su cabeza; y que Hadi y el gobierno están actualmente exiliados en Arabia Saudí;

C.     Considerando que en marzo de 2015 la Cumbre de la Liga Árabe aprobó una operación militar liderada por Arabia Saudí contra los insurgentes hutíes; que esta coalición liderada por Arabia Saudí y apoyada por los Estados Unidos empezó a realizar ataques aéreos contra los rebeldes el 26 de marzo y que la situación de bloqueo en la que se encuentran los puertos de Yemen en la práctica ha dificultado en gran medida la entrega de ayuda humanitaria;

D.     Considerando que el miércoles 1 de julio las Naciones Unidas declararon una emergencia humanitaria del nivel tres (el más elevado) en este país desgarrado por los conflictos y que funcionarios de las Naciones Unidas han señalado que Yemen está solo a un paso de una situación de hambruna; así como que la OMS ha expresado su preocupación por que el sistema de salud de Yemen se encuentra al borde del colapso;

E.     Considerando que el conflicto en Yemen se ha saldado con unos 21 millones de personas (lo que equivale a aproximadamente el 80 % de la población) necesitadas de algún tipo de ayuda humanitaria; y que de las últimas cifras de las Naciones Unidas se desprende que la mitad de la población de Yemen sufre en la actualidad de inseguridad alimentaria como consecuencia de un bloqueo naval impuesto por la coalición liderada por Arabia Saudí;

F.     Considerando que es probable que el número de personas víctimas de enfermedades y desnutrición supere en breve plazo el de fallecidos como consecuencia del conflicto y que hasta la fecha en Adén se han detectado 8 000 casos de dengue, que han provocado 590 muertes; así como que otras enfermedades, como la malaria, y las enfermedades de transmisión hídrica son cada vez más frecuentes, mientras que los establecimientos sanitarios luchan por seguir siendo operativos;

G.     Considerando que el 70 % de la población de Yemen es menor de 30 años y que en su mayoría carece de formación; y que los jóvenes tienen la impresión de que su única opción es enrolarse en las fuerzas armadas para poder sobrevivir;

H.     Considerando que Yemen es un bastión de AQAP y cada vez más del Estado Islámico/Daesh; que el 29 de junio un coche bomba explotó en la capital, Saná, y que su objetivo era una multitud que se había congregado para rendir homenaje a las víctimas de otro coche bomba que había explotado la semana anterior (que se saldó con un mínimo de 28 personas heridas); así como que el Estado Islámico reclamó la autoría de estos dos ataques;

I.      Considerando que la Resolución 2216 (2015) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unida ha impuesto un embargo de armas y otras sanciones focalizadas en el líder hutí y otras personas cuyas acciones son contrarias a la paz y la estabilidad de Yemen;

J.      Considerando que en junio de 2015 se celebraron en Ginebra negociaciones auspiciadas por las Naciones Unidas sobre la crisis de Yemen pero que las conversaciones entre los grupos beligerantes no desembocaron en un acuerdo de alto el fuego; y que el portavoz de las Naciones Unidas, Stephane Dujarric, señaló que no se había fijado ninguna fecha para una segunda ronda de conversaciones;

K.     Considerando que la coalición de Estados árabes respaldada por los Estados Unidos y liderada por Arabia Saudí ha bombardeado a los hutíes y a sus aliados desde marzo; y que las Naciones Unidas afirman que, desde el inicio de la campaña de bombardeos, han perdido la vida más de 3 000 personas y que más de 14 000 han sido heridas;

L.     Considerando que desde el punto de vista del Derecho humanitario internacional no hay ninguna duda de que las partes beligerantes deben adoptar todas las medidas posibles para impedir o reducir el número de víctimas civiles; y que no hay indicios de que la coalición militar liderada por Arabia Saudita haya hecho nada para evitar o corregir estas violaciones;

M.    Considerando que el 28 de junio el cuartel general del PNUD en Adén fue objeto de un ataque aéreo que provocó daños y la muerte de un guardia de seguridad; y que las partes en el conflicto han fijado frecuentemente como objetivo zonas residenciales e infraestructuras civiles, ya sea directamente o de forma colateral, desde el inicio del conflicto;

N.     Considerando que hasta la fecha la campaña aérea liderada por Arabia Saudí no ha logrado hacer retroceder a los hutíes tal y como estaba previsto y que el conflicto se está desarrollando en un mínimo de seis frentes en todo el país;

O.     Considerando que el número total de víctimas civiles en este Estado del Golfo supera las 1 400; y que se calcula que el número total de desplazados en el interior del país supera las 300 000 personas;

P.     Considerando que Yemen está también directamente afectado por la crisis humanitaria en el Cuerno de África, ya que más de 250 000 refugiados, en su mayoría procedentes de Somalia, se encuentran atrapados en el país y viven en condiciones precarias; y que, por otra parte, acoge a cerca de un millón de inmigrantes etíopes, según cálculos gubernamentales;

Q.     Considerando que Yemen, y en particular el sur del país, es un país rico en petróleo y que el estrecho de Bab el Mandeb es un estrecho pasaje que conecta las principales rutas marítimas del mundo, incluido el transporte, según cálculos efectuados, de un 4 % del suministro de petróleo a nivel mundial;

R.     Considerando que el importante patrimonio arqueológico e histórico del país se encuentra cada vez más amenazado como consecuencia del aumento de los bombardeos aéreos del caso antiguo de Saná;

1.      Expresa su profunda preocupación por el rápido deterioro de la situación humanitaria y en materia de seguridad en Yemen, lo que está teniendo un efecto desestabilizador en toda la región; hace extensivas sus condolencias a los familiares de las víctimas y expresa su solidaridad con la población de Yemen;

2.      Condena las acciones desestabilizadoras de los hutíes y de las unidades militares leales al antiguo presidente Saleh así como todos los actos de violencia perpetrados por todos los bandos; pide a todas las partes que pongan fin al uso de la violencia con carácter inmediato y solicita una pausa humanitaria con el fin de permitir la entrega de la ayuda a quienes más la necesitan;

3.      Condena enérgicamente los ataques de AQPA y del Estado Islámico/Daesh, que se están llevando a cabo en el marco de una situación ya de por sí dramática; expresa su profunda preocupación por que estas organizaciones terroristas puedan aprovecharse de la situación actual y acoge con satisfacción que la UE haya reiterado su firme compromiso y determinación de hacer frente a la amenaza de los grupos extremistas y terroristas;

4.      Manifiesta su preocupación por que el conflicto en Yemen debe considerarse en el contexto de la lucha por el poder a nivel regional; pide a Irán y a Arabia Saudí que apoyen medidas de fomento de la confianza que pudieran contribuir a reducir la tensión, que actúen de manera constructiva y que apoyen el retorno a la mesa de negociaciones de las partes que intervienen en el conflicto, al mismo tiempo que considera que una resolución pacífica viable del conflicto a largo plazo tal vez no tenga que basarse necesariamente en el mantenimiento de la unidad de Yemen, tal y como se define de acuerdo con su frontera actual;

5.      Considera que solo una solución política aceptable para las dos partes puede servir para superar la situación de estancamiento; cree que una solución de estas características debe basarse en la iniciativa del Consejo de Cooperación del Golfo y en el Acuerdo de Paz y Asociación Nacional que, si bien no ha conseguido estabilizar al país, sigue siendo la única opción viable;

6.      Expresa su convencimiento de que solo un amplio consenso político y unas negociaciones pacíficas entre los principales grupos políticos, en las que participen delegados que realmente representen a las organizaciones políticas en cuyo nombre pretenden negociar y que realmente tengan su apoyo, en un contexto en el que no esté presente el miedo, podrá brindar una solución sostenible, poner fin a la violencia, restablecer la paz y preservar la unidad, la soberanía, la independencia y la integridad territorial de Yemen;

7.      Apoya firmemente el llamamiento realizado por el enviado de las Naciones Unidas para Yemen, Ismail Ould Cheikh Ahmed, a todas las partes del conflicto en el sentido de que acuerden una pausa humanitaria durante el mes sagrado musulmán del Ramadán con el fin de permitir que la ayuda que tanto se necesita pueda entregarse en igualdad de condiciones a los dos bandos de Yemen, a través de los puertos de Adén y Hodeidah;

8.      Acoge con satisfacción la asignación por parte de la Comisión de 25 millones de euros para 2015 con objeto de financiar la ayuda humanitaria destinada a ayudar a las poblaciones de todo el país afectadas por la desnutrición aguda, el conflicto y el desplazamiento forzado, pero cree que se debería hacer más; pide que se pongan a disposición fondos adicionales, en coordinación con otros donantes internacionales, para evitar una crisis humanitaria y prestar ayuda esencial a quienes la necesitan;

9.      Acoge con satisfacción la valiosa contribución de las organizaciones de la sociedad civil que están realizando la mayor parte del trabajo sobre el terreno en Yemen, desde distribuir agua y alimentos a pueblos aislados hasta crear clínicas remotas, todo ello con fondos limitados;

10.    Señala que no apoya los ataques aéreos de la coalición liderada por Arabia Saudí que se están llevando a cabo en el país, ya que han provocado numerosos muertos y heridos civiles, y cree que son contrarios al Derecho internacional humanitario, ya que los ataques que no logran distinguir entre civiles y combatientes o que causan daños civiles desproporcionados están prohibidos; pide a Arabia Saudí y a sus socios de la coalición que respeten el Derecho internacional humanitario, investiguen con prontitud todas las presuntas violaciones e indemnicen a las víctimas civiles;

11.    Expresa su profunda preocupación por el bloqueo aéreo y marítimo de hecho por parte de la coalición liderada por Arabia Saudí, que viola el Derecho de la guerra, y que amenaza directamente la supervivencia de la población; se muestra particularmente preocupado por la escasez de combustible, lo que significa que los alimentos, el agua y los suministros médicos no pueden ser transportados y las bombas de agua y generadores no pueden funcionar, lo que conlleva el riesgo de que se paralicen completamente los servicios básicos destinados a la población;

12.    Expresa su profunda preocupación por que, a no ser que se alcance un alto el fuego y una solución política, la continuación del conflicto y el bloqueo por tierra, mar y aire pueden tener repercusiones muy serias sobre la situación humanitaria, con repercusiones a largo plazo en términos de medios de subsistencia, seguridad alimentaria y nutrición infantil;

13.    Pide a la coalición que ponga en práctica medidas que permitan la rápida entrada de los buques cisterna para suministrar combustible a la población civil, en particular con destino a los hospitales y las bombas de agua; pide, asimismo, a los hutíes y a otros grupos armados que permitan la transferencia de este combustible a la población civil y a las agencias de las Naciones Unidas y a las organizaciones humanitarias;

14.    Hace hincapié en la necesidad de una acción humanitaria coordinada bajo los auspicios de las Naciones Unidas; pide a la comunidad internacional que se comprometa a incrementar de manera considerable la ayuda humanitaria;

15.    Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros, al secretario general de las Naciones Unidas, al secretario general del Consejo de Seguridad del Golfo, al secretario general de la Liga de Estados Árabes y al Gobierno de Yemen.

Aviso jurídico - Política de privacidad