Procedimiento : 2015/2935(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-1358/2015

Textos presentados :

B8-1358/2015

Debates :

Votaciones :

PV 16/12/2015 - 11.12
CRE 16/12/2015 - 11.12
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2015)0461

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 266kWORD 69k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-1351/2015
9.12.2015
PE573.402v01-00
 
B8-1358/2015

tras la pregunta con solicitud de respuesta oral B8-1110/2015

presentada de conformidad con el artículo 128, apartado 5, del Reglamento


sobre la situación en Hungría: seguimiento de la Resolución del Parlamento Europeo de 10 de junio de 2015 (2015/2935(RSP))


Louis Michel, Sophia in ‘t Veld, Cecilia Wikström, Nathalie Griesbeck, Filiz Hyusmenova, Ivan Jakovčić en nombre del Grupo ALDE

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Hungría: seguimiento de la Resolución del Parlamento Europeo de 10 de junio de 2015 (2015/2935(RSP))  
B8-1358/2015

El Parlamento Europeo,

–  Visto el preámbulo del Tratado de la Unión Europea (TUE), en particular sus guiones segundo y cuarto a séptimo,

–  Vistos, en particular, los artículos 2, 3, apartado 3, segundo guion, 6 y 7 del TUE y los artículos del TUE y del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) relativos al respeto y la promoción y protección de los derechos fundamentales en la UE,

–  Vista la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, de 7 de diciembre de 2000, proclamada el 12 de diciembre de 2007 en Estrasburgo, que entró en vigor con el Tratado de Lisboa en diciembre de 2009,

–  Vista su Resolución, de 10 de junio de 2015, sobre la situación en Hungría(1),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 11 de marzo de 2014, titulada «Un nuevo marco de la UE para reforzar el Estado de Derecho» (COM(2014)0158),

–   Vistos el Convenio para la protección de los derechos humanos y de las libertades fundamentales (CEDH), la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y los convenios, recomendaciones, resoluciones e informes de la Asamblea Parlamentaria, el Comité de Ministros, el Comisario para los Derechos Humanos y la Comisión de Venecia del Consejo de Europa,

–  Vista la declaración realizada el 27 de noviembre de 2015 por el Comisario para los Derechos Humanos del Consejo de Europa tras su visita a Hungría,

–  Visto el primer diálogo anual del Consejo sobre el Estado de Derecho, mantenido el 17 de noviembre de 2015,

–  Vista la declaración realizada por la Comisión en el debate en sesión plenaria del Parlamento, el 2 de diciembre de 2015, sobre la situación en Hungría,

–  Vista la pregunta a la Comisión sobre la situación en Hungría: seguimiento de la Resolución del Parlamento Europeo de 10 de junio de 2015 (O-000140/2015 – B8-1110/2015),

–  Vistos el artículo 128, apartado 5, y el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.  Considerando que la Unión Europea se fundamenta en los valores de respeto de la dignidad humana, la libertad, la democracia, la igualdad, el Estado de Derecho y los derechos humanos, incluidos los derechos de las personas pertenecientes a minorías, y que estos valores son comunes a los Estados miembros en una sociedad que se caracteriza por el pluralismo, la no discriminación, la tolerancia, la justicia, la solidaridad y la igualdad entre mujeres y hombres (artículo 2 del TUE);

B.  Considerando que la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea forma parte del Derecho primario de la UE y prohíbe la discriminación por cualquier motivo, como el sexo, la raza, el color, los orígenes étnicos o sociales, las características genéticas, la lengua, la religión o las convicciones, las opiniones políticas o de cualquier otro tipo, la pertenencia a una minoría nacional, el patrimonio, el nacimiento, la discapacidad, la edad o la orientación sexual;

C.  Considerando que, al adherirse a la Unión, los Estados miembros se han comprometido a respetar los valores fundacionales de la UE, consagrados en los Tratados y en la Carta; que, por consiguiente, la Comisión no puede acogerse al principio de subsidiariedad para justificar su falta de reacción ante la violación de dichos valores por un Estado miembro;

D.  Considerando que el derecho de asilo está garantizado, dentro del debido respeto de las normas de la Convención de Ginebra, de 28 de julio de 1951, y de su Protocolo, de 31 de enero de 1967, relativo al estatuto de los refugiados, y de conformidad con el TUE y el TFUE;

E.  Considerando que las recientes iniciativas e injerencias del Gobierno de Hungría, en particular las ocurridas durante los doce últimos meses, han provocado un grave y sistémico deterioro del Estado de Derecho en lo que respecta a la libertad de prensa y el pluralismo, la lucha contra la intolerancia y la discriminación, los derechos de los inmigrantes, los solicitantes de asilo y los refugiados, la libertad de reunión y asociación, la libertad de enseñanza e investigación académica, la igualdad de trato a todas las religiones y creencias, las restricciones y los obstáculos a las actividades de las organizaciones de la sociedad civil, los derechos de las personas pertenecientes a minorías —incluidas la población romaní y las personas LGBTI—, la independencia del poder judicial y numerosas y preocupantes denuncias de corrupción y conflictos de interés que menoscaban el Estado de Derecho;

F.  Considerando que la Comisión no ha respondido a la solicitud formulada por el Parlamento en su Resolución, de 10 de junio de 2015, sobre la situación en Hungría, para que iniciara un proceso de control pormenorizado relativo a la situación de la democracia, el Estado de Derecho y los derechos fundamentales en Hungría;

G.  Considerando que los instrumentos adoptados por la Comisión para supervisar estrechamente y reforzar la coherencia presupuestaria y económica de los Estados miembros contrastan con su falta de voluntad para garantizar de forma real y adecuada el pleno cumplimiento de los valores fundacionales de la UE por parte de los Estados miembros; que este doble enfoque en materia de cumplimiento podría poner seriamente en peligro la confianza de los ciudadanos europeos en la UE; que la intransigencia justificable de la UE en lo concerniente al respeto de valores como la democracia, el Estado de Derecho y los derechos fundamentales resulta esencial para garantizar la credibilidad de la Unión tanto en su seno como en la escena internacional;

H.  Considerando que, en julio y septiembre de 2015, el Parlamento húngaro adoptó una serie de enmiendas relativas, en particular, a la ley en materia de asilo, el Código Penal, la Ley de procedimiento penal, la Ley de fronteras, la Ley de la policía y la Ley de defensa nacional; que la evaluación preliminar de la Comisión puso de relieve varios motivos de preocupación y diversas cuestiones en relación con la sustancia y la aplicación de esas enmiendas; que el 6 de octubre de 2015 la Comisión envió un escrito administrativo al Gobierno de Hungría; que el Gobierno de Hungría respondió al escrito en noviembre de 2015;

I.  Considerando que, en su declaración presentada en el debate celebrado en sesión plenaria del Parlamento Europeo, el 2 de diciembre de 2015, sobre la situación en Hungría, la Comisión afirmó estar dispuesta a utilizar todos los medios a su disposición, incluidos los procedimientos por infracción, para asegurarse de que Hungría —o cualquier otro Estado miembro— cumpla sus obligaciones en virtud del Derecho de la UE y respete los valores de la Unión consagrados en el artículo 2 del TUE; que la Comisión estima que en esta fase no se cumplen las condiciones necesarias para activar el marco de la UE para reforzar el Estado de Derecho por lo que respecta a Hungría o para aplicar el artículo 7 del TUE;

1.  Reitera la posición expresada en su Resolución, de 10 de junio de 2015, sobre la situación en Hungría;

2.  Recuerda que una grave violación, por un Estado miembro, de los valores a que se refiere el artículo 2 del TUE pondría en marcha la aplicación del procedimiento previsto en el artículo 7;

3.  Denuncia las disposiciones jurídicas aprobadas a toda prisa en los últimos meses, que han dificultado extremadamente el acceso a la protección internacional y han criminalizado de manera injustificada a refugiados, migrantes y solicitantes de asilo; insta al Gobierno húngaro a retomar los procedimientos normales y derogar las medidas de crisis, ya que la afluencia excepcional de refugiados ha cesado; condena el creciente recurso a la detención de solicitantes de asilo, migrantes y refugiados, incluidos menores, así como el uso de una retórica xenófoba que vincula a los migrantes con los problemas sociales o el terrorismo, especialmente en las campañas de comunicación del Gobierno y las consultas nacionales, haciendo que el clima resulte aún más hostil y xenófobo y disminuyendo la solidaridad;

4.  Considera que todos los Estados miembros deben respetar plenamente el Derecho de la UE en su práctica legislativa y administrativa, y que toda la legislación, incluido el Derecho primario, de cualquier Estado miembro o país candidato debe reflejar y respetar los valores europeos fundamentales, a saber, los principios democráticos, el Estado de Derecho y los derechos fundamentales;

5.  Lamenta la ausencia de reacción por parte del Consejo frente a los últimos acontecimientos ocurridos en Hungría; insta al Consejo de la Unión Europea y al Consejo Europeo a que celebren un debate y aprueben las conclusiones pertinentes sobre la situación en Hungría;

6.  Observa que estos sucesos han suscitado preocupación en relación con los principios del Estado de Derecho, la democracia y los derechos fundamentales en Hungría a lo largo de los últimos años, lo que, en su conjunto, podría representar una incipiente amenaza sistémica al Estado de Derecho en este Estado miembro; opina, a diferencia de lo expuesto en la declaración realizada por la Comisión ante el Parlamento el 2 de diciembre de 2015, que se cumplen plenamente las condiciones para la activación del marco de la UE para reforzar el Estado de Derecho y aplicar el artículo 7, apartado 1, del TUE; opina que Hungría representa una prueba para que la UE demuestre su capacidad y voluntad de reaccionar a las amenazas y las violaciones de sus propios valores fundacionales por un Estado miembro; observa con preocupación que fenómenos similares en otros Estados miembros presentan signos preocupantes de una erosión del Estado de Derecho comparable a la de Hungría; lamenta que la persistente falta de voluntad política de la Comisión para abordar adecuadamente la situación en Hungría esté creando un precedente para otros Estados miembros que manifiestan tendencias preocupantes similares en lo relativo al respeto del Estado de Derecho; cree que lo anterior suscita una grave preocupación en relación con la capacidad de la Unión para garantizar el respeto continuo de los criterios políticos de Copenhague tras la adhesión de un Estado miembro a la Unión;

7.  Lamenta que el enfoque actual adoptado por la Comisión se centre principalmente en aspectos técnicos marginales de la legislación, pasando por alto tendencias y pautas de actuación, así como el efecto combinado de las medidas; opina que, en la mayoría de los casos, los procedimientos de infracción, en particular, no han servido para producir cambios reales y abordar la situación con una perspectiva más amplia; reitera su petición a la Comisión de que active la primera fase del marco de la UE para reforzar el Estado de Derecho y, en consecuencia, inicie inmediatamente un proceso de control pormenorizado relativo a la situación de la democracia, el Estado de Derecho y los derechos fundamentales en Hungría, evaluando la posible vulneración sistémica y grave de los valores en los que se fundamenta la Unión, en virtud del artículo 2 del TUE, incluido el efecto combinado de una serie de medidas que menoscaban la democracia, el Estado de Derecho y los derechos fundamentales, y valorando la aparición en este Estado miembro de una amenaza sistémica al Estado de Derecho susceptible de degenerar en un claro riesgo de grave violación en el sentido del artículo 7 del TUE;

8.  Considera que, hasta la fecha, la Comisión no ha actuado de conformidad con su papel de guardiana de los Tratados y de los intereses y valores comunes de la Unión; lamenta que, al no considerar las preocupaciones manifestadas en varias ocasiones por la mayoría de los diputados al Parlamento Europeo, o al no responder a estas de forma adecuada, la Comisión esté menoscabando el principio de cooperación leal entre las instituciones, establecido en el artículo 13 del TUE;

9.  Celebra el registro de una iniciativa ciudadana europea en la que se invita a la Comisión a que proponga la aplicación del artículo 7 del TUE por supuestas violaciones de los valores fundamentales de la UE por parte de Hungría; encarga a su Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior que elabore un informe específico sobre Hungría de conformidad con el artículo 83 de su Reglamento, con el objetivo de adoptar una propuesta motivada en la que solicite al Consejo que actúe con arreglo al artículo 7, apartado 1, del TUE;

10.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, al Presidente, el Gobierno y el Parlamento de Hungría, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros y de los países candidatos, a la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE, al Consejo de Europa y a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

 

(1)

Textos Aprobados, P8_TA(2015)0227.

Aviso jurídico