Procedimiento : 2015/2979(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-1363/2015

Textos presentados :

B8-1363/2015

Debates :

Votaciones :

PV 17/12/2015 - 9.10
CRE 17/12/2015 - 9.10
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2015)0471

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 265kWORD 70k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-1362/2015
9.12.2015
PE574.432v01-00
 
B8-1363/2015

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre el vigésimo aniversario del Acuerdo de Paz de Dayton (2015/2979(RSP))


Jozo Radoš, Beatriz Becerra Basterrechea, Izaskun Bilbao Barandica, Dita Charanzová, Filiz Hyusmenova, Ivan Jakovčić, Ilhan Kyuchyuk, Alexander Graf Lambsdorff, Urmas Paet, Marietje Schaake, Jasenko Selimovic, Pavel Telička en nombre del Grupo ALDE

Resolución del Parlamento Europeo sobre el vigésimo aniversario del Acuerdo de Paz de Dayton (2015/2979(RSP))  
B8-1363/2015

El Parlamento Europeo,

–  Vistas las conclusiones del Acuerdo de Paz de Dayton (Acuerdo Marco General de Paz en Bosnia y Herzegovina), negociado en noviembre de 1995 y firmado por la República de Bosnia y Herzegovina, la República de Croacia y la República Federativa Socialista de Yugoslavia en París el 14 de diciembre de 1995,

–  Visto el fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en el asunto Sejdić-Finci, de diciembre de 2009,

–  Vistas las conclusiones del Consejo Europeo de Salónica de 2003, y el anexo a las mismas titulado «Programa de Salónica para los Balcanes occidentales: avanzar en la integración europea», y el compromiso constante de la Unión Europea con la promoción de la estabilidad y la prosperidad en Bosnia y Herzegovina, con el objetivo a largo plazo de la adhesión a la UE,

–  Visto el Acuerdo de Estabilización y Asociación (AEA) entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y Bosnia y Herzegovina, por otra, firmado en Luxemburgo el 16 de junio de 2008 y ratificado por todos los Estados miembros de la UE y Bosnia y Herzegovina,

–  Vistas las conclusiones del Consejo sobre Bosnia y Herzegovina de la reunión del Consejo de Asuntos Generales celebrada en Bruselas el 15 de diciembre de 2014, en la que se estableció un nuevo enfoque de la UE hacia Bosnia y Herzegovina; las conclusiones del Consejo sobre Bosnia y Herzegovina de la reunión del Consejo de Asuntos Generales celebrada en Bruselas el 16 de diciembre de 2014; la Comunicación de la Comisión, de 10 de noviembre de 2015, titulada «Estrategia para la ampliación de la UE» (COM(2015)0611) (acompañada del documento de trabajo de los servicios de la Comisión titulado «Informe de 2015 sobre la Antigua República Yugoslava de Macedonia» (SWD(2015)0212)), así como el documento de estrategia indicativo sobre Bosnia y Herzegovina (2014-2020) adoptado el 15 de diciembre de 2014,

–  Vista la Declaración Conjunta aprobada en la 17ª reunión interparlamentaria entre el Parlamento Europeo y la Asamblea Parlamentaria de Bosnia y Herzegovina, celebrada en Sarajevo los días 20 y 21 de mayo en Estrasburgo,

–  Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.  Considerando que el Acuerdo de Paz de Dayton, negociado en noviembre de 1995 y firmado en París el 14 de diciembre de 1995, puso fin a la trágica guerra de cuatro años y ofreció una oportunidad para la reconstrucción política y económica del país;

B.  Considerando que la Constitución de Bosnia y Herzegovina impuesta por el Acuerdo de Dayton ha consolidado un marco institucional fragmentado y disfuncional que ha privado a las autoridades centrales de competencias indispensables para el funcionamiento de un Estado moderno;

C.  Considerando que las tentativas de prestar asistencia exterior mediante la presencia y las actividades de la comunidad internacional (las Naciones Unidas, la Unión Europea y la OTAN) no han logrado desarrollar un país bien organizado, más funcional y próspero;

D.  Considerando que el fallo en el asunto Sejdić-Finci, de 2009, es solamente un indicio de la necesidad de reformas constitucionales de gran calado en Bosnia y Herzegovina, junto con otros claros indicios de reaparición de tensiones étnicas, estancamiento político y fragmentación administrativa; que el estancamiento político ha dado lugar a un nivel de desempleo constantemente alto y a un débil crecimiento económico;

E.  Considerando que varios partidos políticos y líderes etnocéntricos medran en la atmósfera que se deriva del actual estancamiento institucional y político; que algunos partidos y determinados políticos mantienen una línea crítica con respecto a la unidad de Bosnia y Herzegovina, con llamamientos ocasionales en favor de la disolución del país o de más autonomía para las entidades que lo integran;

F.  Considerando que la UE y la comunidad internacional respaldan firmemente la soberanía y la integridad territorial de Bosnia y Herzegovina;

G.  Considerando que el Acuerdo de Estabilización y Asociación (AEA) constituye el marco para las relaciones entre la Unión Europea y Bosnia y Herzegovina y establece gradualmente una zona de libre comercio entre ambas partes; que también señala objetivos políticos y económicos comunes y fomenta la cooperación regional; que el AEA contribuirá también a la adaptación progresiva de las normas y la legislación de Bosnia y Herzegovina a la legislación de la UE, lo que beneficiará a los ciudadanos de Bosnia y Herzegovina al aumentar la calidad, la salubridad y la seguridad de los productos;

1.  Expresa sus condolencias a las familias de las numerosas víctimas y personas desaparecidas a causa de la guerra en Bosnia y Herzegovina; pide a las autoridades de Bosnia y Herzegovina que sigan cooperando con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) y que aumenten sus esfuerzos por resolver efectivamente el retraso de los juicios nacionales por crímenes de guerra a fin de llevar ante la justicia a los responsables de atrocidades y violaciones de los derechos humanos;

2.  Subraya que, si bien el Acuerdo de Dayton fue enormemente necesario para poner fin de inmediato a los combates, es de importancia fundamental emprender un proceso de revisión sustancial de la Constitución y reforma en el país, en particular en los ámbitos socioeconómico y judicial, entre otros; subraya que ello es necesario para que el marco institucional del país funcione eficazmente y con eficiencia y para que se cumplan los compromisos de Bosnia y Herzegovina como miembro del Consejo de Europa; subraya que estas reformas serán necesarias para mantener conversaciones con la UE con miras a la adhesión;

3.  Destaca que una de las cuestiones clave que deberán abordarse en las reformas constitucionales se refiere al el fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en el asunto Sejdić-Finci, que debe remediarse mediante los cambios jurídicos y constitucionales adecuados en Bosnia y Herzegovina;

4.  Toma nota de varias iniciativas —algunas basadas en la participación internacional, otras de base nacional— para comenzar los trabajos encaminados a la modificación de la Constitución de Bosnia y Herzegovina basada en Dayton; Lamenta que estos esfuerzos hasta ahora no hayan producido resultados suficientes debido a la política etnocéntrica aplicada por los líderes de Bosnia y Herzegovina y al insuficiente compromiso de los agentes internacionales; destaca que toda iniciativa futura deberá implicar a agentes de la sociedad civil e incorporar sus consideraciones a fin de establecer una sociedad incluyente y abierta en Bosnia y Herzegovina;

5.  Pide a la vicepresidenta de la Comisión / alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad que, junto con el comisario de Ampliación, encargue al Servicio Europeo de Acción Exterior que elabore un plan general sobre el modo en que la UE, los Estados miembros y otros agentes internacionales pueden colaborar con todas las partes interesadas de Bosnia y Herzegovina con el objetivo de lograr progresos sustanciales hacia el cambio constitucional y la modificación del Acuerdo de Dayton;

6.  Considera que la comunidad internacional debe colaborar con los vecinos de Bosnia y Herzegovina y los garantes del Acuerdo de Paz de Dayton, que deben contribuir proactivamente al proceso de reforma constitucional, que reforzará la autoridad central y simplificará y desfragmentará el trabajo de las instituciones del país; subraya que todos los países de los Balcanes Occidentales tienen la responsabilidad de contribuir a la estabilidad de la región;

7.  Señala que la participación de la UE e internacional en este proceso debe consistir en un papel de iniciador, catalizador y facilitador político, mientas que las partes interesadas bosnias deben mantener la responsabilidad y la competencia sobre la agenda de la reforma constitucional, con el objetivo de crear una nueva arquitectura constitucional en Bosnia y Herzegovina, lo que permitirá, por un lado, garantizar las necesidades legítimas de las comunidades, y asegurará asimismo la unidad y la eficacia; subraya que todos los ciudadanos de Bosnia y Herzegovina deben disponer de igualdad de acceso a todos los niveles de adopción de decisiones políticas;

8.  Subraya que el proceso de reforma constitucional debe incluir la estructura general del Estado y sus componentes político, administrativo y judicial; pide a la Comisión de Venecia y al Consejo de Europa que ofrezcan pleno apoyo a estos esfuerzos, de manera que las reformas sean acordes con los compromisos internacionales de Bosnia y Herzegovina;

9.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a los Gobiernos de los Estados miembros, a los Gobiernos y Parlamentos de Bosnia y Herzegovina y sus entidades, y a los Gobiernos y Parlamentos de los países de los Balcanes Occidentales.

Aviso jurídico