Procedimiento : 2016/2934(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-1232/2016

Textos presentados :

B8-1232/2016

Debates :

Votaciones :

PV 24/11/2016 - 8.13
CRE 24/11/2016 - 8.13
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2016)0456

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 258kWORD 67k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-1232/2016
16.11.2016
PE593.662v01-00
 
B8-1232/2016

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación en Bielorrusia (2016/2934(RSP))


Heidi Hautala, Rebecca Harms, Bronis Ropė, Igor Šoltes en nombre del Grupo Verts/ALE

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Bielorrusia (2016/2934(RSP))  
B8-1232/2016

El Parlamento Europeo,

–  Vistas sus anteriores resoluciones sobre Bielorrusia,

–  Vistas las elecciones parlamentarias celebradas el 11 de septiembre de 2016 y las elecciones presidenciales celebradas el 11 de octubre de 2015,

–  Vista la declaración del portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE), de 12 de septiembre de 2016, sobre las elecciones parlamentarias celebradas en Bielorrusia,

–  Vista la declaración preliminar de la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos de la OSCE (OSCE/OIDDH), la Asamblea Parlamentaria de la OSCE y la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, de 12 de septiembre de 2016, sobre las elecciones parlamentarias celebradas en Bielorrusia,

–  Vistas las Conclusiones del Consejo, de 15 de febrero de 2016, sobre Bielorrusia,

–  Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.  Considerando que, en su informe definitivo sobre las elecciones presidenciales celebradas en Bielorrusia en 2015, la OSCE/OIDDH formuló, junto con la Comisión de Venecia del Consejo de Europa, una serie de recomendaciones que Bielorrusia debía aplicar antes de las elecciones parlamentarias de 2016;

B.  Considerando que las elecciones de 2016 se caracterizaron por una serie de tendencias positivas, como el hecho de que las autoridades no ejercieran una presión significativa en el proceso de recogida de firmas para la designación de los candidatos y en las actividades de la campaña y de que se registrara un pequeño número de denegaciones en el registro del nombramiento de grupos y candidatos; que, según la evaluación de la misión de la OSCE/OIDDH, las elecciones parlamentarias de 2016 se organizaron de forma eficiente;

C.  Considerando, no obstante, que siguen pendientes varias antiguas deficiencias sistémicas, incluidas las restricciones del marco jurídico en el ámbito de los derechos políticos y las libertades fundamentales; que se constató un número importante de irregularidades de procedimiento en el recuento y la tabulación, que presentaron deficiencias en cuanto a su transparencia; que las autoridades de Bielorrusia hicieron caso omiso a la mayoría de las recomendaciones formuladas por la OSCE/OIDDH, que se elaboraron sobre la base de la observación de campañas anteriores, y que los pocos cambios introducidos no contribuyeron a un cambio cualitativo en la naturaleza de las elecciones en el sentido de reforzar la democracia y la transparencia;

D.  Considerando que desde 1994 no se han celebrado en Bielorrusia unas elecciones libres y justas en el marco de una legislación electoral acorde con las normas de la OSCE/OIDDH reconocidas internacionalmente; que, por primera vez en veinte años, la oposición democrática estará representada en el Parlamento bielorruso;

E.  Considerando que, en febrero de 2016, la Unión puso fin a cinco años de sanciones contra Bielorrusia como un gesto de buena voluntad para alentar al país a mejorar su trayectoria en el ámbito de los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho;

F.  Considerando que los dos grupos bielorrusos de observación electoral, Defensores de los derechos humanos por unas elecciones libres y Derecho a elegir -2016, han condenado las últimas elecciones porque no se ajustan a varias normas internacionales clave y no constituyen un reflejo creíble de la voluntad de los ciudadanos bielorrusos;

G.  Considerando que los grupos bielorrusos de observación electoral recogieron pruebas concretas de los considerables esfuerzos realizados a escala nacional para inflar la participación total durante el período de votación anticipada de cinco días (6-10 de septiembre) y el día de las elecciones (11 de septiembre de 2016);

H.  Considerando que, por primera vez, las fuerzas de la oposición bielorrusa de centro derecha presentaron el 18 de noviembre de 2015 un acuerdo de cooperación con la intención de acudir unidas a las elecciones parlamentarias de 2016;

I.  Considerando que la primera visita oficial de la Delegación del Parlamento para las Relaciones con Bielorrusia desde 2002 tuvo lugar los días 18 y 19 de junio de 2015 en Minsk; considerando, asimismo, que en la actualidad el Parlamento Europeo no mantiene relaciones oficiales con el Parlamento bielorruso;

J.  Considerando que Bielorrusia desempeñó un papel constructivo a la hora de facilitar un acuerdo de alto el fuego en Ucrania;

K.  Considerando que el conflicto en Ucrania ha aumentado los temores de la sociedad bielorrusa a una desestabilización de la situación interna como consecuencia de un cambio en el poder;

L.  Considerando que Bielorrusia es el único país de Europa que aún aplica la pena capital; que el 4 de octubre de 2016 el Tribunal Supremo de Bielorrusia confirmó la sentencia de muerte dictada contra Siarguéi Vostrykau, y que se trata de la cuarta confirmación de una sentencia de muerte por el Tribunal Supremo de Bielorrusia en 2016;

M.  Considerando que las autoridades bielorrusas no han abandonado las prácticas represivas contra sus oponentes políticos; que siguen considerando administrativamente responsables a los manifestantes pacíficos, al tiempo que restringen los derechos civiles y políticos y se constata la existencia de nuevos presos políticos; que las autoridades bielorrusas no han adoptado ninguna medida encaminada a introducir cambios sistémicos y cualitativos en el ámbito de los derechos humanos, especialmente en el plano legislativo;

N.  Considerando que una mejora significativa en el ámbito de la libertad de expresión y de los medios de comunicación, el respeto de los derechos políticos de la mayoría de los ciudadanos y de los activistas de la oposición y el respeto del Estado de Derecho y los derechos fundamentales son condiciones sine qua non para mejorar las relaciones entre la Unión y Bielorrusia, y que la Unión mantiene su firme compromiso de seguir defendiendo los derechos humanos en Bielorrusia, incluida la libertad de expresión y de los medios de comunicación;

O.  Considerando que, de acuerdo con el nuevo informe del relator especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Bielorrusia, Miklós Haraszti, se multiplican en el país los casos de violaciones de los derechos humanos, especialmente porque permanece inalterado el sistema jurídico y administrativo que restringe el ejercicio de dichos derechos;

P.  Considerando que, el 25 de octubre de 2016, Bielorrusia adoptó su Plan de acción nacional para los derechos humanos, que fue aprobado mediante una resolución del Consejo de Ministros; que, de acuerdo con las autoridades de Bielorrusia, este plan define las principales líneas de actuación para aplicar los compromisos del país en el ámbito de los derechos humanos;

Q.  Considerando que no es todavía posible invitar a Bielorrusia a participar en la Asamblea Parlamentaria Euronest creada en mayo de 2011 para conferir una dimensión parlamentaria a la Asociación Oriental;

R.  Considerando que todo país que desarrolle la energía nuclear está obligado a cumplir estrictamente los requisitos y las normas internacionales que regulan la seguridad nuclear y ambiental; que el Gobierno de Bielorrusia, en la medida en que asume la plena responsabilidad de la seguridad y la protección de las instalaciones nucleares ubicadas en su territorio, está obligado a cumplir sus obligaciones frente a sus propios ciudadanos y con respecto a los países vecinos, y que los principios de apertura y transparencia deben presidir el desarrollo, la explotación y el desmantelamiento de las instalaciones nucleares;

1.  Reconoce los progresos realizados por Bielorrusia si se comparan las elecciones legislativas de 2016 con las elecciones anteriores; constata que la oposición contará con dos representantes en el Parlamento recientemente elegido;

2.  Lamenta, no obstante, que los comicios no respetaran las normas internacionales fundamentales para el desarrollo de unas elecciones libres y democráticas, y señala que no cumplieron la legislación electoral del país; denuncia, en particular, que no todos los candidatos tuvieron un acceso equitativo a los medios de comunicación estatales, la falta de imparcialidad de las comisiones electorales, los casos de uso abusivo de recursos administrativos por los candidatos progubernamentales, los numerosos casos de electores obligados a participar en una votación anticipada y la falta de transparencia de determinados procedimientos electorales para los observadores destacados;

3.  Pide a las autoridades bielorrusas que reanuden sin demora los trabajos de reforma exhaustiva del sistema electoral en el marco de un proceso de democratización global y en cooperación con los socios internacionales; destaca la necesidad de introducir las recomendaciones de la OSCE/OIDDH con la debida antelación a las elecciones municipales de marzo de 2018; destaca que este es un elemento fundamental para aprovechar todo el potencial de las relaciones entre la Unión y Bielorrusia;

4.  Reitera su petición a las autoridades bielorrusas para que garanticen en cualquier circunstancia el respeto de los principios democráticos, los derechos humanos y las libertades fundamentales, de conformidad con la Declaración Universal de Derechos Humanos y los instrumentos internacionales y regionales de derechos humanos ratificados por Bielorrusia;

5.  Celebra, a este respecto, la aprobación por el Consejo de Ministros de Bielorrusia del Plan de acción para la aplicación de las recomendaciones formuladas por el grupo de trabajo sobre el examen periódico universal del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, y espera que se aplique en su totalidad; espera con interés la creación de un organismo nacional encargado de los derechos humanos y expresa su deseo de que dicho organismo dé prueba de su eficacia y sea plenamente operativo en el plazo más breve posible; pide a las autoridades bielorrusas que reconozcan y extiendan la plena cooperación al mandato del relator especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Bielorrusia, comprometiéndose en un diálogo sustantivo y constructivo y facilitándole la visita al país;

6.  Pide al Gobierno de Bielorrusia que rehabilite a los presos políticos liberados y que restablezca sus derechos civiles y políticos;

7.  Constata con preocupación que en Bielorrusia no se han registrado nuevos partidos políticos desde el año 2000; pide que se aplique un enfoque menos restrictivo en este ámbito;

8.  Espera que las autoridades dejen de acosar a los medios de comunicación independientes por razones políticas; insta a que se detenga la práctica de la persecución administrativa y el recurso arbitrario al artículo 22.9, parte 2, del Código Administrativo contra periodistas independientes por trabajar con medios de comunicación extranjeros sin acreditación, lo que restringe el derecho a la libertad de expresión y la difusión de la información;

9.  Toma nota de la intención del Gobierno de Bielorrusia de examinar la posible abolición de la pena de muerte; insta a Bielorrusia, como único país de Europa que todavía aplica la pena capital, a que se adhiera a una moratoria global sobre la ejecución de la pena capital como un primer paso hacia su abolición definitiva; recuerda que la pena de muerte es un trato inhumano y degradante que no tiene efectos disuasorios demostrados y hace irreversibles los errores judiciales;

10.  Pide al Servicio Europeo de Acción Exterior y a la Comisión que busquen nuevas maneras de apoyar a las organizaciones de la sociedad civil de Bielorrusia; subraya, en este contexto, la necesidad de respaldar todas las fuentes de información independientes de la sociedad bielorrusa, entre ellas los medios de comunicación que emiten en lengua bielorrusa y desde el extranjero;

11.  Toma nota del inicio, en enero de 2014, de las negociaciones sobre la facilitación de expedición de visados destinada a mejorar los contactos entre los ciudadanos y a estimular la creación de organizaciones de la sociedad civil; destaca la necesidad de acelerar los progresos en este ámbito;

12.  Respalda a la Comisión en su política de «cooperación crítica» con las autoridades bielorrusas y manifiesta su disposición a contribuir a dicha política también por medio de su Delegación para las Relaciones con Bielorrusia, siempre y cuando el compromiso del homólogo bielorruso sea genuino y abierto y se oriente a la obtención de resultados; insta, en este sentido, al SEAE a que defina un conjunto mínimo de criterios a corto y medio plazo que permitan evaluar la disposición de las autoridades bielorrusas a intensificar su compromiso con la Unión;

13.  Valora en gran medida y espera con interés la adhesión de Bielorrusia a la Asamblea Parlamentaria Euronest, de conformidad con su acto constitutivo, tan pronto se cumplan las condiciones políticas apropiadas, dado que esta adhesión representaría la prolongación natural de la participación de Bielorrusia en el marco de cooperación multilateral de la Asociación Oriental;

14.  Destaca la necesidad urgente de garantizar un control europeo e internacional de la central nuclear de Ostrovets, e insiste en que se adopten las medidas siguientes: a) someter la central nuclear bielorrusa a una prueba de resistencia, tal como se acordó con la Comisión el 23 de junio de 2011 mediante la firma de una declaración sobre las pruebas de resistencia; b) desplegar sin ninguna restricción la misión SEED del OIEA con el fin de evaluar de forma imparcial el emplazamiento seleccionado de Ostrovets, los emplazamientos alternativos y los criterios de selección del emplazamiento, y c) garantizar el control internacional de la ejecución del proyecto de central nuclear bielorruso con miras a evitar eventuales incidentes o accidentes; insta, por tanto, a las autoridades bielorrusas a que suspendan inmediatamente la construcción de la central nuclear hasta que se haya procedido a las actuaciones y a la adopción de las medidas de seguridad mencionadas;

15.  Insta al Consejo y a la Comisión a que condicionen la concesión de ayuda macrofinanciera de la Unión a Bielorrusia a la realización de progresos sustanciales en el ámbito de las libertades civiles y los derechos fundamentales, así como al despliegue de actuaciones constructivas dirigidas a garantizar la seguridad de la central nuclear de Ostrovets;

16.  Reitera su compromiso de trabajar en favor del pueblo de Bielorrusia, apoyar sus aspiraciones e iniciativas en favor de la democracia y contribuir a que el país tenga un futuro estable, democrático y próspero;

17.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, al Servicio Europeo de Acción Exterior, al Consejo, a la Comisión, a los Estados miembros, a la OSCE/OIDDH, al Consejo de Europa y a las autoridades de Bielorrusia.

Aviso jurídico