Procedimiento : 2016/2933(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-1255/2016

Textos presentados :

B8-1255/2016

Debates :

Votaciones :

PV 24/11/2016 - 8.6
Explicaciones de voto

Textos aprobados :


PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 176kWORD 73k
21.11.2016
PE593.689v01-00
 
B8-1255/2016

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación en Siria (2016/2933(RSP))


Javier Couso Permuy, João Pimenta Lopes, João Ferreira, Miguel Viegas en nombre del Grupo GUE/NGL

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Siria (2016/2933(RSP))  
B8-1255/2016

El Parlamento Europeo,

–  Vistas sus anteriores Resoluciones sobre la situación en Siria y la ofensiva de ISIS, y en particular las de 11 de junio de 2015 sobre Siria: la situación en Palmira y el caso de Mazen Darwish(1), de 30 de abril de 2015 sobre la situación del campo de refugiados de Yarmuk en Siria(2) y de 12 de febrero de 2015 sobre la crisis humanitaria en Irak y Siria, en particular en el contexto del EI(3),

–  Vistas las resoluciones pertinentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas,

–  Vista la Carta de las Naciones Unidas,

–  Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos,

–  Vistos los Convenios de Ginebra sobre los refugiados,

–  Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.  Considerando que el conflicto en Siria se ha deteriorado hasta desembocar en una guerra sangrienta tras la injerencia de determinadas potencias extranjeras que han promovido, armado y financiado a grupos armados extremistas;

B.  Considerando que Siria se encuentra actualmente en su quinto año de una guerra que se ha cobrado un número de víctimas mortales superior a 470 000, ha dejado a 860 000 bajo asedio y ha desplazado a la mitad de la población siria, incluidos casi 4,8 millones de refugiados; que la guerra de Siria ha dado lugar a la mayor y más compleja crisis humanitaria de nuestro tiempo, y la situación sigue empeorando; que Alepo sigue siendo el epicentro de la crisis siria, pero los combates también continúan en Hama, Idlib, el noroeste de Siria, los suburbios de Damasco y Deir ez-Zor;

C.  Considerando que el acuerdo de 26 de septiembre de 2016 alcanzado entre Rusia y los Estados Unidos, los dos copresidentes del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, para el establecimiento de un alto el fuego en Siria, no produjo la necesaria distensión sobre el terreno; que Rusia ha anunciado una pausa en las hostilidades unilaterales durante varios días para facilitar la ayuda humanitaria a los civiles del sector asediado de Alepo;

D.  Considerando que, de acuerdo con el Comunicado de Ginebra y las Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, se ha de recordar de nuevo a todas las partes la necesidad de resolver el conflicto en Siria a través de un proceso político dirigido por Siria que conduzca a un acuerdo de paz que responda a las aspiraciones legítimas del pueblo sirio;

E.  Considerando que la Unión Europea y los Estados Unidos están aplicando sanciones diplomáticas y económicas que afectan principalmente a la población siria;

F.  Considerando que los esfuerzos del Gobierno sirio por lograr una paz justa a través del diálogo han dado lugar a la creación del Comité de Reconciliación Nacional, la reforma de la Constitución y la celebración de elecciones parlamentarias libres el pasado mes de abril;

1.  Condena enérgicamente todos los crímenes cometidos contra la población civil de Siria; condena en los términos más duros posibles las violaciones sistemáticas de los derechos humanos y del Derecho internacional humanitario que se derivan de los actos terroristas cometidos por el denominado Estado Islámico y otros grupos armados radicales contra el pueblo sirio, que pueden constituir crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad;

2.  Condena enérgicamente la violación por parte del ejército estadounidense del alto al fuego acordado por el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, y el secretario de Estado de los EE.UU, John Kerry, en forma de un ataque en el que murieron cerca de 100 soldados que defendían la ciudad siria de Deir ez-Zor, rodeada por el Dáesh, y que John Kerry calificó de «error»;

3.  Está seriamente afectado por el deterioro continuo de la devastadora situación humanitaria en Siria, con más de 13,5 millones de personas necesitadas de ayuda humanitaria, alrededor de 6,1 millones de desplazados internos (sin contar el medio millón de refugiados palestinos establecidos en Siria) y varios cientos de miles de personas en zonas asediadas;

4.  Pide que todas las partes en el conflicto tomen todas las medidas apropiadas para proteger a los civiles, de conformidad con el Derecho internacional, incluido el cese de los ataques dirigidos contra las estructuras civiles, tales como centros médicos, escuelas y depósitos de agua, mediante la inmediata desmilitarización de esos objetivos, descarten el establecimiento de posiciones militares en áreas densamente pobladas y permitan la evacuación de los heridos y de todos los civiles que deseen abandonar las zonas asediadas;

5.  Reitera su llamamiento a todas las partes en el conflicto para que permitan inmediatamente una intervención humanitaria, bajo los auspicios de las Naciones Unidas, que garantice el acceso rápido, seguro y libre de obstáculos a todo el territorio de Siria, por las rutas más directas que permitan que la asistencia humanitaria inmediata llegue a todos los necesitados, especialmente en zonas asediadas y de difícil acceso, y cumplan inmediatamente sus obligaciones en virtud del Derecho internacional, incluido el Derecho internacional humanitario y el Derecho internacional de los derechos humanos, según proceda;

6.  Rechaza sin reservas la idea de que pueda hallarse una solución a largo plazo para el conflicto sirio, basada en la acción militar;

7.  Pide que se lleve a cabo urgentemente un alto al fuego sostenible y duradero, que es esencial para lograr una solución política al conflicto en la República Árabe Siria, y se ponga fin a los abusos y violaciones graves, sistemáticos y generalizados de los derechos humanos, así como a las infracciones del Derecho humanitario;

8.  Destaca que la situación humanitaria en Siria seguirá deteriorándose a falta de una solución política a la crisis; apoya firmemente un diálogo político pacífico, así como la necesidad de un proceso liderado por Siria que satisfaga las aspiraciones legítimas y la voluntad del pueblo sirio, incluido el derecho a la democracia, la soberanía y la integridad territorial de Siria; lamenta el largo retraso en todo el proceso político y pide que no se produzca ningún nuevo aplazamiento de las negociaciones integradoras;

9.  Condena firmemente todos los crímenes cometidos contra la población civil de Siria, que podrían constituir crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad; muestra su preocupación por la utilización por parte del Dáesh de escudos humanos en la ciudad de Alepo; expresa su profunda preocupación, y condena enérgicamente el aumento de los ataques terroristas, incluidos los ataques químicos, así como la represión de las protestas civiles contra esos grupos terroristas, lo que ha provocado que el Dáesh), el Frente de Liberación de Siria y todos los individuos, empresas y entidades asociadas con Al Qaeda, el Dáesh y otros grupos terroristas, hayan sembrado la muerte y la destrucción;

10.  Subraya que, en el contexto de un diálogo integrador y creíble, el pueblo sirio debe determinar el procedimiento adecuado y los mecanismos para alcanzar la justicia, la reconciliación, la verdad y la rendición de cuentas por los flagrantes abusos y violaciones del Derecho internacional, así como la reparación y las vías de recurso efectivas para las víctimas;

11.  Hace hincapié en el hecho de que el conflicto se ha agravado por el comercio de armas, así como por el suministro de armamento; condena severamente el papel que en los últimos años han desempeñado las distintas intervenciones occidentales en el fomento de la radicalización de personas, especialmente en Oriente Próximo y en los países vecinos del sur; destaca que estas políticas promueven el terrorismo en lugar de contrarrestarlo, por lo que es preciso abandonarlas;

12.  Condena enérgicamente el apoyo directo o indirecto (en forma de financiación, armas, entrenamiento, etc.) que los Estados Unidos, la Unión Europea, Turquía y las monarquías de la región del Golfo han prestado a los grupos terroristas; pide en particular a los Estados Unidos, los Estados miembros de la Unión y los actores regionales, sobre todo de Arabia Saudí y Turquía, que dejen de financiar a las milicias y, en especial, que dejen de comprar petróleo procedente de los campos petrolíferos controlados por el Dáesh y transportado en camiones a través de Turquía; estima que se precisan mecanismos para que cese la financiación del terrorismo mediante entidades en paraísos fiscales en las que participan Estados e instituciones financieras, así como para que se paralice el tráfico de armas y la compraventa de recursos energéticos y de materias primas en beneficio de los grupos terroristas;

13.  Subraya que la lucha contra el terrorismo no debe servir de pretexto para la violencia que afecta a la población civil y que la violación del Derecho internacional humanitario, como los ataques contra la población y las infraestructuras civiles o la restricción por parte de los grupos extremistas sirios del acceso humanitario a las personas necesitadas, resulta inaceptable; insiste en que el terrorismo solo podrá ser erradicado acabando con la pobreza, la explotación y la incapacidad de la sociedad para responder a las necesidades de las personas; considera que el pleno respeto de la independencia, la soberanía y la integridad territorial de estados como Siria, así como el carácter multicultural de sus sociedades, constituye el único medio para evitar la propagación del Dáesh y ahorrar mayores sufrimientos a su población;

14.  Manifiesta su profunda preocupación por el creciente número de refugiados y desplazados internos que huyen de la violencia en la República Árabe Siria; acoge con satisfacción los esfuerzos de los países vecinos por acoger refugiados sirios, y reconoce las consecuencias socioeconómicas de la presencia de grandes contingentes de refugiados en estos países; anima a otros Estados miembros de fuera de la zona, en particular a los Estados miembros de la Unión, a que consideren también la posibilidad de aplicar medidas y políticas semejantes, a fin de proporcionar protección y ayuda humanitaria a los refugiados sirios;

15.  Toma nota de las crecientes necesidades financieras y la persistente brecha en la financiación de la ayuda humanitaria ofrecida a los países vecinos de Siria; pide a los Estados miembros de la Unión que cumplan sus compromisos y aporten un apoyo muy necesario a las Naciones Unidas, sus organismos especializados y otros agentes humanitarios en la prestación de asistencia humanitaria a los millones de sirios desplazados a nivel interno y en países y comunidades de acogida;

16.  Pide a las embajadas y oficinas consulares de la Unión que expidan inmediatamente visados humanitarios para los solicitantes de asilo procedentes de Siria, y garanticen el cumplimiento de los compromisos internacionales adquiridos por la Unión y sus Estados miembros en lo que respecta a la migración, especialmente a través de programas de reasentamiento a escala de la Unión; solicita la plena cooperación de todos los Estados miembros de la Unión que participan en estos programas;

17.  Insta a la Unión a poner fin de forma inmediata a las sanciones económicas y diplomáticas contra la República Árabe Siria, y a promover un proceso político integrador dirigido por Siria a fin de lograr una solución pacífica y justa para el conflicto;

18.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Presidente del Consejo Europeo, al Presidente de la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Presidentes de los Parlamentos de los Estados miembros, al Gobierno y el Parlamento de la República Árabe Siria, al Secretario General de las Naciones Unidas, al Secretario General de la Unión por el Mediterráneo y a la Liga de los Estados Árabes.

(1)

Textos Aprobados, P8_TA(2015)0229.

(2)

Textos Aprobados, P8_TA(2015)0187.

(3)

Textos Aprobados, P8_TA(2015)0040.

Aviso jurídico