Procedimiento : 2016/2988(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-1289/2016

Textos presentados :

B8-1289/2016

Debates :

PV 30/11/2016 - 16
CRE 30/11/2016 - 16

Votaciones :

PV 01/12/2016 - 6.21
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2016)0476

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 260kWORD 54k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B8-1285/2016
23.11.2016
PE593.723v01-00
 
B8-1289/2016

tras las preguntas con solicitud de respuesta oral B8-1812/2016, B8-1813/2016 y B8-1814/2016

presentada de conformidad con el artículo 128, apartado 5, del Reglamento


sobre la situación en Italia después de los seísmos (2016/2988(RSP))


Rosa D’Amato, Laura Agea, Isabella Adinolfi, Daniela Aiuto, Fabio Massimo Castaldo, Piernicola Pedicini en nombre del Grupo EFDD

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Italia después de los seísmos (2016/2988(RSP))  
B8-1289/2016

El Parlamento Europeo,

–  Visto el artículo 3 del Tratado de la Unión Europea (TUE),

–  Vistos los artículos 174, 175, párrafo tercero, y 212 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE),

–  Visto el Reglamento (UE) 2016/369 del Consejo, de 15 de marzo de 2016, relativo a la prestación de asistencia urgente en la Unión(1),

–  Vistos el Reglamento (CE) n.º 2012/2002 del Consejo, de 11 de noviembre de 2002, por el que se crea el Fondo de Solidaridad de la Unión Europea(2) y el Reglamento (UE) n.º 661/2014 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de mayo de 2014, que modifica el Reglamento (CE) n.º 2012/2002 del Consejo, por el que se crea el Fondo de Solidaridad de la Unión Europea(3),

–  Visto el informe de la Comisión titulado «Informe anual del Fondo de Solidaridad de la Unión Europea de 2014» (COM(2015)0502),

–  Vista la Resolución del Parlamento Europeo, de 14 de noviembre de 2007, sobre las repercusiones regionales de los seísmos(4),

–  Vistos el artículo 128, apartado 5, y el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento,

A.  Considerando que el 24 de agosto de 2016 un devastador terremoto azotó el centro de Italia y que otros tres grandes seísmos, junto con una serie de violentos temblores, sacudieron varias regiones del centro de Italia y alcanzaron magnitudes de 5,5 y 6,1, el 26 de octubre, y de 6,5, el 30 de octubre;

B.  Considerando que el terremoto del 30 de octubre, el más reciente, fue el seísmo más fuerte que ha sacudido al país en más de tres décadas, y ha arrasado completamente localidades enteras, llevado al borde de la desesperación a un gran número de habitantes de las zonas afectadas, y causado daños indirectos de diverso tipo en las zonas circundantes;

C.  Considerando que, según ciertas informaciones, los recientes seísmos se han saldado con más de 400 heridos y 290 víctimas mortales;

D.  Considerando que estos devastadores seísmos están generando un efecto dominó y darán lugar al desplazamiento de 100 000 habitantes;

E.  Considerando que los últimos terremotos han devastado pueblos, dañado gravemente infraestructuras locales y regionales, destruido patrimonio histórico y cultural, perturbado las actividades económicas y comportado múltiples pérdidas en los sectores de la agricultura y el turismo, especialmente para las microempresas y las pymes;

F.  Considerando que los territorios afectados han sufrido una deformación que se extiende a lo largo de una superficie de unos 130 kilómetros cuadrados, con un desplazamiento máximo de al menos 70 centímetros;

G.  Considerando que los esfuerzos sostenibles de reconstrucción han de ser coordinados adecuadamente a fin de compensar las pérdidas económicas y sociales, y que debe prestarse una atención especial al patrimonio cultural italiano, de valor incalculable, mediante el impulso a proyectos internacionales y europeos orientados a la protección de los edificios y lugares históricos;

H.  Considerando que el Fondo de Solidaridad de la Unión Europea (FSUE) fue creado por el Reglamento (CE) n.º 2012/2002 para responder a las devastadoras inundaciones que afectaron a Europa central en el verano de 2002;

I.  Considerando que a través del FSUE, que no está cubierto por el presupuesto de la Unión, pueden movilizarse hasta 500 millones EUR cada año (a precios de 2011) como complemento del gasto público en operaciones de emergencia de los Estados miembros de que se trate;

J.  Considerando que la reforma del FSUE de 2014 introdujo la posibilidad de que los Estados miembros solicitasen el pago de anticipos, que la Comisión puede decidir conceder si se dispone de suficientes recursos; que, sin embargo, el importe del anticipo no excederá del 10 % del importe total previsto de la contribución financiera del FSUE y no podrá ser superior a 30 millones EUR;

K.  Considerando que, a más tardar en un plazo de doce semanas a partir de que se constaten los primeros daños ocasionados por la catástrofe, el Estado afectado presentará a la Comisión una solicitud de contribución financiera del FSUE; que el Estado beneficiario es el responsable de la utilización de la subvención y del control financiero de la manera en la que esta se utiliza, aunque la Comisión puede efectuar controles in situ de las operaciones financiadas con cargo al FSUE;

L.  Considerando que se han detectado miles de edificios en Italia que no han sido construidos con arreglo a las normas estipuladas en la Ley nacional contra los seísmos de 1974, en virtud de la cual los edificios han de ser construidos o renovados de modo que sean resistentes a los terremotos; que, además, la mitad del parque de viviendas se han construido a partir de dicha fecha y, como las normas han ido evolucionando con el tiempo, se estima que en torno al 70 % del parque actual de viviendas en las zonas sísmicas no es resistente a los terremotos;

M.  Considerando que, según los servicios de protección civil italianos, tres millones de personas viven en las zonas de Italia calificadas de «alto riesgo sísmico», cifra que se eleva a veinte millones en las zonas de «riesgo sísmico», mucho más extensas;

1.  Manifiesta su más profunda solidaridad y empatía a todas las personas y familias de las zonas afectadas por los seísmos, así como a las autoridades nacionales, regionales y locales italianas encargadas de prestar auxilio a la población afectada por la catástrofe;

2.  Señala que las duras condiciones meteorológicas que se esperan para la próxima temporada de invierno suponen un motivo de gran preocupación para las numerosas personas desplazadas, que es necesario abordar de forma rápida y eficaz a fin de garantizar unas condiciones de vida dignas a las personas que se han quedado sin hogar;

3.  Alaba los esfuerzos incansables de las unidades de rescate, los servicios de protección civil, los voluntarios y las organizaciones de la sociedad civil en las zonas devastadas al objeto de salvar vidas y limitar los daños;

4.  Manifiesta su preocupación por el gran número de desplazados expuestos a las duras condiciones meteorológicas del próximo invierno; pide a la Comisión que ofrezca a las autoridades italianas toda la ayuda que se precise para garantizar unas condiciones de vida dignas a las personas que se han quedado sin hogar;

5.  Reconoce las características especiales de la zona mediterránea, y pide a los Estados miembros que intensifiquen sus investigaciones en materia de prevención de daños, gestión de crisis y minimización de la magnitud del impacto de las catástrofes en el marco de las acciones del programa Horizonte 2020;

6.  Pone de relieve la importancia del intercambio de las mejores prácticas a nivel internacional orientadas al fomento de las acciones preventivas directas, que consisten en la modernización de las estructuras contra los seísmos, al objeto de lograr una reducción inmediata del riesgo sísmico de los edificios e infraestructuras vulnerables en las zonas de alto riesgo sísmico, así como de las acciones indirectas, a saber, la mejora de los conocimientos sobre los riesgos sísmicos locales y la resistencia sísmica de los sistemas urbanos;

7.  Toma nota de la solicitud presentada por el Gobierno italiano para recibir financiación del Fondo Europeo de Solidaridad, y pide a la Comisión que la evalúe a la mayor brevedad y movilice esta financiación con vistas a ayudar a las autoridades nacionales y regionales italianas encargadas de prestar auxilio a la población afectada por la catástrofe;

8.  Lamenta, a este respecto, que el FSUE se financie al margen del presupuesto de la Unión, con una asignación máxima de 500 millones EUR (a precios de 2011), por lo que, pese a algunas mejoras introducidas en la última reforma de 2014, no llega a representar un instrumento de solidaridad sólido y flexible ni facilita una ayuda adecuada y rápida a los afectados por graves catástrofes naturales;

9.  Considera que las mejoras necesarias del Reglamento del FSUE podrían incluir una solicitud de actualización obligatoria de los planes nacionales de gestión de catástrofes, la introducción de un plan de acción concreto y la preparación de los acuerdos sobre los contratos de emergencia; resalta la importancia del establecimiento de indicadores nuevos que vayan más allá del PIB, como el índice de desarrollo humano o el índice de progreso social regional, para el umbral de elegibilidad en los casos de catástrofes naturales regionales;

10.  Subraya la importancia de los procedimientos de contratación pública seguidos por los Estados miembros en respuesta a catástrofes naturales, a fin de identificar y difundir las mejores prácticas y las enseñanzas extraídas con respecto a los contratos en situaciones de emergencia;

11.  Insta a la Comisión a que evalúe la exclusión del cálculo de los déficits públicos en el marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de las inversiones relacionadas con la reconstrucción sostenible y la prevención de seísmos, incluidas las cofinanciadas mediante los Fondos EIE y asignadas al objetivo temático 5 («promover la adaptación al cambio climático y la prevención y gestión de riesgos»);

12.  Destaca la relevancia del Mecanismo de Protección Civil de la Unión a la hora de fomentar la cooperación entre las autoridades nacionales de protección civil de toda Europa en situaciones adversas y minimizar los efectos de los sucesos excepcionales; pide a la Comisión y a los Estados miembros que simplifiquen aún más los procedimientos de activación del Mecanismo, con miras a disponer de él de una manera rápida y eficaz inmediatamente después de una catástrofe;

13.  Pide a la Comisión que vele por que todos los instrumentos disponibles en el marco de los fondos de cohesión y regionales se utilicen de un modo eficaz en las actividades de reconstrucción y en todas las tareas necesarias restantes a través de una colaboración plena con las autoridades nacionales y regionales italianas; pide a la Comisión que evalúe la posibilidad de usar el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural para apoyar a las zonas rurales y las actividades agrícolas que se hayan visto afectadas por los terremotos;

14.  Pide al Gobierno italiano y a la Comisión que sopesen la modificación de los programas operativos nacionales y regionales italianos, con el fin de abordar mejor los puntos del objetivo temático 5 («promover la adaptación al cambio climático y la prevención y gestión de riesgos»), de conformidad con el artículo 30 del Reglamento sobre disposiciones comunes;

15.  Toma nota de la activación, a petición del Gobierno italiano, del servicio de gestión de emergencias Copernicus, al objeto de facilitar una evaluación por vía satélite de los daños en las zonas afectadas; alienta la cooperación entre los centros de investigación internacionales, y se felicita por el uso del radar de apertura sintética (SAR), que puede evaluar y medir movimientos de tierras con una precisión de centímetros a través de las nubes tanto de día como de noche, también fines preventivos y de gestión del riesgo;

16.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, al Gobierno de Italia y a las autoridades locales y regionales de las zonas afectadas.

(1)

DO L 70 de 16.3.2016, p. 1.

(2)

DO L 311 de 14.11.2002, p. 3.

(3)

DO L 189 de 27.6.2014, p. 143.

(4)

DO C 287E de 6.11.2008, p. 269.

Aviso jurídico