Procedimiento : 2019/2543(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0086/2019

Textos presentados :

B8-0086/2019

Debates :

Votaciones :

PV 31/01/2019 - 9.16
CRE 31/01/2019 - 9.16
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2019)0061

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 142kWORD 47k
30.1.2019
PE631.687v01-00
 
B8-0086/2019

tras una declaración de la vicepresidenta de la Comisión / alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 123, apartado 2, del Reglamento interno


sobre la situación en Venezuela (2019/2543(RSP))


João Pimenta Lopes, João Ferreira, Miguel Viegas, Marina Albiol Guzmán, Paloma López Bermejo, Neoklis Sylikiotis, Takis Hadjigeorgiou, Nikolaos Chountis, Eleonora Forenza, Maria Lidia Senra Rodríguez, Younous Omarjee en nombre del Grupo GUE/NGL

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Venezuela (2019/2543(RSP))  
B8‑0086/2019

El Parlamento Europeo,

–  Visto el capítulo 1, artículo 1, párrafo 2, de la Carta de las Naciones Unidas de 1945, en el que se declara el propósito de «fomentar entre las naciones relaciones de amistad basadas en el respeto al principio de la igualdad de derechos y al de la libre determinación de los pueblos, y tomar otras medidas adecuadas para fortalecer la paz universal»,

–  Vistos el artículo 1 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el artículo 1 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, en los que se afirma que «todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación» y que, «en virtud de este derecho, establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural»,

–  Visto el principio de no intervención establecido en la Carta de las Naciones Unidas,

–  Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948,

–  Vista la declaración realizada en la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Unión, de los días 10 y 11 de junio de 2015, en la que los signatarios reafirmaron su compromiso con todos los propósitos y principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas, así como su respaldo a todos los esfuerzos por defender la igualdad soberana de todos los Estados y respetar su integridad territorial y su independencia política,

–  Vista la Constitución de Venezuela,

–  Vista la Declaración del Parlamento Latinoamericano y, en particular, su rechazo a cualquier intento de intervención extranjera, directa o indirecta, en los asuntos internos de la República Bolivariana de Venezuela, y sus llamamientos en favor de un diálogo constructivo,

–  Visto el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento interno,

A.  Considerando que Venezuela celebró el 20 de mayo de 2018 elecciones libres y democráticas para la presidencia y los consejos legislativos regionales, con arreglo a su Constitución; que dieciséis partidos participaron en dichas elecciones y que hubo cuatro candidatos a la presidencia; que únicamente tres partidos de la oposición decidieron boicotear las elecciones;

B.  Considerando que las elecciones presidenciales fueron adelantadas a petición de la oposición; que hasta el último momento la oposición no firmó un acuerdo político y electoral elaborado en la República Dominicana y moderado por el antiguo presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero;

C.  Considerando que las elecciones cumplieron unas condiciones de participación equitativas, justas y transparentes, fueron supervisadas por un Consejo Nacional Electoral equilibrado, y ofrecían garantías suficientes para todos los participantes;

D.  Considerando que las elecciones en Venezuela contaron con la presencia de doscientos observadores internacionales independientes, como el antiguo presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, el antiguo ministro de Asuntos Exteriores de Chipre, Marcos Cipriani, y el antiguo presidente del Senado francés, Jean-Pierre Bel, por invitación de las autoridades venezolanas pertinentes;

E.  Considerando que Nicolás Maduro ganó las elecciones el 20 de mayo de 2018 con un 68 % de los votos;

F.  Considerando que se celebraron elecciones para gobernadores en octubre de 2018, y elecciones municipales en diciembre de 2018, con la participación de partidos de la oposición; que la oposición solo pone en entredicho el resultado de las elecciones presidenciales, celebradas en las mismas circunstancias que las otras tres;

G.  Considerando que Venezuela sufrió un intento de golpe de Estado el 23 de enero de 2019 con la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino del país; que este acto carece de base constitucional o jurídica alguna al no cumplirse las premisas de los artículos constitucionales invocados;

H.  Considerando que los Estados Unidos y el llamado Grupo de Lima han validado este intento de golpe de Estado al reconocer al golpista Juan Guaidó como presidente interino del país, mientras que otros países han reconocido a Nicolás Maduro como presidente legítimo de la República Bolivariana de Venezuela;

I.  Considerando que, el 24 de enero de 2019, una declaración promovida por los Estados Unidos en la Organización de Estados Americanos (OEA) con objeto de reconocer a Juan Guaidó como presidente interino fue rechazada por dieciocho de sus miembros;

J.  Considerando el rechazo al intento de los Estados Unidos de aprobar en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas una propuesta de apoyo al golpe de Estado de Guaidó; que, en su lugar, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha pedido un diálogo abierto e inclusivo en el país con objeto de aliviar las tensiones;

K.  Considerando que más de veinte países, incluidos los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, los Estados miembros de la Caricom y muchos otros, han pedido un diálogo abierto e inclusivo en el país para resolver sus problemas actuales;

L.  Considerando que la situación económica y social en Venezuela se ha deteriorado en los últimos años como consecuencia del aumento de las sanciones económicas y financieras de los Estados Unidos y de la Unión, que han dado lugar a la hiperinflación y a la escasez de suministro, de medicamentos y de material médico, así como al aumento de la pobreza;

M.  Considerando la urgente necesidad de superar y encontrar una salida negociada a la situación actual en Venezuela;

O.  Considerando que, durante la presente semana, muchos países de la región, como México y Uruguay, han expresado su voluntad de participar como mediadores o facilitadores para alcanzar una solución mediante un diálogo nacional integrador;

1.  Condena enérgicamente el intento de golpe de Estado en Venezuela con la autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino del país fuera del marco constitucional, así como la estrategia para legitimar una intervención extranjera en Venezuela apoyada por Estados Unidos y el llamado Grupo de Lima;

2.  Manifiesta su preocupación por el hecho de que la situación actual pueda conducir a una escalada de la violencia en Venezuela; subraya, a este respecto, que la solución pacífica y política de los problemas existentes debería ser negociada por los venezolanos con arreglo a la Constitución de Venezuela y sin injerencias extranjeras;

3.  Pide a todas las fuerzas políticas del país que vuelvan a la senda del diálogo y de las negociaciones; recuerda que el diálogo roto hace un año por la oposición dio lugar al Acuerdo de Convivencia Democrática por Venezuela, y destaca que dicho acuerdo podría servir como punto de partida para un diálogo nacional renovado;

4.  Acoge con satisfacción la voluntad expresada por otros países de la región, como México y Uruguay, de participar como mediadores o facilitadores con objeto de lograr una solución mediante el diálogo;

5.  Subraya que el reconocimiento internacional de cualquier nuevo Gobierno basado en la autoproclamación amenaza seriamente con deteriorar aún más la situación política y producir efectos indirectos fuera de Venezuela y en toda la región;

6.  Exige una condena enérgica del intento de golpe de Estado por parte del Consejo y de los Estados miembros, así como el respeto del Derecho internacional, a saber, los principios de la Carta de las Naciones Unidas, como el principio de no intervención;

7.  Condena la escalada creciente de las injerencias políticas, el bloqueo económico y financiero, la desestabilización diplomática y las continuas amenazas promovidas por los Estados Unidos, la Unión y el autodenominado Grupo de Lima, contra Venezuela;

8.  Pide el levantamiento de las sanciones económicas y financieras contra Venezuela, que han contribuido en gran medida al deterioro de la economía del país, como ha demostrado el informe de Alfred de Zayas, experto independiente de las Naciones Unidas;

9.  Pide a los Estados miembros de la Unión que no sigan la estrategia irresponsable del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y de algunos países del llamado Grupo de Lima, que pretenden legitimar una intervención extranjera en Venezuela en vez de apoyar y fomentar soluciones pacíficas a la situación a través del diálogo;

10.  Celebra que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas haya rechazado una propuesta estadounidense de apoyo al intento de golpe de Estado en Venezuela;

11.  Considera inaceptables las declaraciones de las instituciones de la Unión y de algunos de sus Estados miembros contra un país soberano e independiente, que solo contribuirán a la escalada del conflicto;

12.  Recuerda que el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, fue elegido por votación popular el 20 de mayo de 2018;

13.  Expresa su solidaridad al pueblo de Venezuela; recuerda que «todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación» y que «en virtud de este derecho, establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural»(1); rechaza todos los ataques a la democracia y la soberanía de Venezuela;

14.  Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, al Parlamento del Mercosur, a la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana y a los organismos regionales latinoamericanos, incluidos la UNASUR, la ALBA y la CELAC.

 

(1)

Declaración de las Naciones Unidas sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales.

Última actualización: 31 de enero de 2019Aviso jurídico