Procedimiento : 2018/2782(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B8-0097/2019

Textos presentados :

B8-0097/2019

Debates :

PV 12/02/2019 - 22
CRE 12/02/2019 - 22

Votaciones :

PV 13/02/2019 - 16.10
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2019)0112

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 151kWORD 62k
6.2.2019
PE631.715v01-00
 
B8-0097/2019

tras la pregunta con solicitud de respuesta oral B8‑0006/2019

presentada de conformidad con el artículo 128, apartado 5, del Reglamento interno


sobre los retos políticos y estrategias contra las formas de cáncer específicas de la mujer y las comorbilidades asociadas (2018/2782(RSP))


Daniela Aiuto en nombre de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género
ENMIENDAS

Resolución del Parlamento Europeo sobre los retos políticos y estrategias contra las formas de cáncer específicas de la mujer y las comorbilidades asociadas (2018/2782(RSP))  
B8‑0097/2019

El Parlamento Europeo,

–  Vistos el artículo 2 del Tratado de la Unión Europea (TUE) y los artículos 8, 9, 10, y el artículo 19 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE),

–  Visto el artículo 35 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea,

–  Vista la Carta contra el Cáncer adoptada el 4 de febrero de 2000 en París durante la primera Cumbre Mundial contra el Cáncer(1),

–  Vista la Recomendación del Consejo, de 2 de diciembre de 2003, sobre el cribado del cáncer(2),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 24 de junio de 2009, sobre una nueva acción contra el cáncer: una asociación europea (COM(2009)0291),

–  Visto el informe de la Comisión, de 23 de septiembre de 2014, sobre la aplicación de la Comunicación de la Comisión, de 24 de junio de 2009 «Acción contra el cáncer»: una asociación europea y segundo informe de aplicación de la Recomendación del Consejo sobre el cribado del cáncer, de 2 de diciembre de 2003 (2003/878/EC) (COM/2014/0584),

–  Vista su Resolución, de 5 de junio de 2003, sobre el cáncer de mama en la Unión Europea(3),

–  Vista su Resolución, de 25 de octubre de 2006, sobre el cáncer de mama en la Unión Europea ampliada(4),

–  Vista su Resolución, de 10 de abril de 2008, sobre la lucha contra el cáncer en la Unión Europea ampliada(5),

–  Vista su Resolución, de 6 de mayo de 2010, sobre la Comunicación de la Comisión titulada «Acción contra el cáncer: una asociación europea»(6),

–  Vista su Resolución, de 11 de diciembre de 2012, sobre la prevención de las enfermedades de la mujer relacionadas con la edad(7),

–  Vista su Resolución, de 14 de febrero de 2017, sobre el fomento de la igualdad de género en los ámbitos de la salud mental y la investigación clínica(8),

–  Visto el Reglamento (UE) 2017/745 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 5 de abril de 2017, sobre los productos sanitarios, por el que se modifican la Directiva 2001/83/CE, el Reglamento (CE) n.º 178/2002 y el Reglamento (CE) n.º 1223/2009 y por el que se derogan las Directivas 90/385/CEE y 93/42/CEE del Consejo(9),

–  Vista la publicación conjunta de la Guía europea sobre la mejora de la calidad del control global del cáncer (Cancon), de 2017, titulada «European Guide on Quality Improvement in global Cancer Control» (Guía europea sobre la mejora de la calidad del control global del cáncer),

–  Vista la publicación del Centro Común de Investigación de la Comisión Europea de 2017, titulada «Report of a European Survey on the Implementation of Breast Units:ECIBC-supporting information for breast cancer care policies and initiatives» (Informe sobre un estudio europeo sobre el establecimiento de Unidades de mama: iniciativa de la Comisión Europea para el cáncer de mama - información de apoyo sobre las iniciativas y políticas de atención del cáncer de mama),

–  Vista su Resolución, de 14 de junio de 2012, sobre los implantes mamarios de gel de silicona defectuosos fabricados por la empresa francesa PIP(10),

–  Visto el dictamen del Comité Científico de los Riesgos Sanitarios Emergentes y Recientemente Identificados (SCENIHR) sobre la seguridad de las prótesis Poly Implant Prothèse (PIP), publicado el 1 de febrero de 2012(11),

–  Vista su Resolución, de 13 de junio de 2001, sobre las peticiones admitidas a trámite relativas a los implantes de silicona (peticiones n.º 470/1998 y 771/1998)(12) y, en particular, sobre su petición recientemente recibida n.º  0663/2018 sobre las prótesis mamarias y los efectos en la salud de las mujeres,

–  Vista la pregunta a la Comisión sobre los retos políticos y las estrategias contra los cánceres de la mujer y sus comorbilidades (O-000134/2018 — B8‑0006/2019),

–  Vista la propuesta de Resolución de la Comisión de Derechos de la Mujer e Igualdad de Género,

–  Vistos el artículo 128, apartado 5, y el artículo 123, apartado 2, de su Reglamento interno,

A.  Considerando que la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea reconoce el derecho de las personas a acceder a la prevención sanitaria y a beneficiarse de un tratamiento médico;

B.  Considerando que uno de cada tres europeos desarrolla el cáncer durante su vida y cada año mueren de cáncer en la UE unos 1,3 millones de personas, lo que supone aproximadamente el 26 % de todas las muertes(13);

C.  Considerando que el cáncer de pulmón es la principal causa de mortalidad por cáncer en la Unión, seguido del cáncer colorrectal y del de mama;

D.  Considerando que el cáncer y otras comorbilidades afectan tanto a las mujeres como a los hombres pero que, con tipos de cáncer específicos para cada sexo y enfoques diferentes de los diagnósticos y la prevención según se trate de hombres o mujeres, es necesario adoptar una política específica;

E.  Considerando que las principales formas de cáncer que afectan a las mujeres son los cánceres de mama, de útero y de cuello uterino; que el cáncer de mama es el más habitual de entre los que tienen consecuencias mortales entre la población femenina, no solo dentro de la Unión (16 %), sino también a escala mundial;

F.  Considerando que los datos muestran que hasta la mitad de todas las muertes por cáncer se pueden prevenir(14) si el cáncer se detecta a tiempo y si es tratado adecuadamente;

G.  Considerando que la tasa de supervivencia de los pacientes afectados por el cáncer de mama puede alcanzar el 80 % en los casos de diagnóstico precoz y tratamiento oportuno;

H.  Considerando que, a menudo, las mujeres afectadas por el cáncer tienen que hacer frente a problemas psicológicos graves y con frecuencia subestimados, especialmente en los casos en los que se lleva a cabo una mastectomía o una histerectomía;

I.  Considerando que el cáncer puede tener efectos negativos en la fertilidad, además de consecuencias físicas para las mujeres, como dolores, linfedemas, etc.;

J.  Considerando que el cáncer afecta negativamente a la vida personal, social y profesional de las mujeres y supone un duro golpe para su autoestima y su autoaceptación;

K.  Considerando que debe prestarse especial atención a las mujeres y los hombres que padecen cáncer y las comorbilidades relacionadas, ya que se enfrentan a retos específicos vinculados con su enfermedad y con sus responsabilidades familiares al tener que cuidar a un niño, una persona mayor o a una persona con discapacidad;

L.  Considerando que todas las mujeres deben tener un acceso universal y equitativo a la atención sanitaria, en particular a la detección, el tratamiento y el apoyo posterior a la terapia –gratuito y de alta calidad–, independientemente de su lugar de residencia, estatus social, profesión, cultura o cualquier otro factor; que sin embargo, la realidad es muy distinta, y que cada vez son más las mujeres que se enfrentan a dificultades o están excluidas de esta atención sanitaria debido a las políticas de austeridad y a su impacto en el sector de la salud pública de los Estados miembros;

M.  Considerando que la detección precoz del cáncer a través de revisiones médicas puede salvar la vida de los afectados; que, por lo tanto, es de suma importancia mejorar el acceso a las medidas preventivas disponibles a través de las revisiones médicas;

N.  Considerando que, incluso en la actualidad, la Unión sigue caracterizándose por numerosas disparidades significativas, tanto dentro de los Estados miembros como entre ellos: en contextos públicos y privados, en las zonas rurales y urbanas, en las regiones y ciudades, e incluso en los hospitales de la misma ciudad, en lo que se refiere a la calidad del tratamiento proporcionado; que los Estados miembros disponen de sistemas sanitarios muy diferentes y de normas variadas; que existe una diferencia grave en la incidencia y la mortalidad entre Europa central y oriental y la media europea; que recae en cada Estado miembro la responsabilidad de la organización de los sistemas de asistencia sanitaria y las disposiciones en materia de diagnóstico y tratamiento del cáncer; que la cooperación y el intercambio de mejores prácticas a escala de la Unión aportan un gran valor añadido;

O.  Considerando que cualquiera que sea el camino exitoso para el tratamiento del cáncer y sus comorbilidades, deberá tener en cuenta las necesidades específicas y las diferencias observadas entre mujeres y hombres en materia de prevención y tratamiento de los pacientes oncológicos, así como una comunicación integradora entre pacientes, supervivientes del cáncer, familiares y cuidadores, personal médico y científicos;

P.  Considerando que sigue faltando un tratamiento global de los enfermos de cáncer, con una estructura de trato que, a menudo, es rígida y que no responde a las necesidades de las mujeres, especialmente las mujeres jóvenes y las personas LGBTIQ+;

Q.  Considerando las mujeres y los hombres afectados deberían tener acceso a información exacta en todas las fases de su enfermedad, así como a la prevención, la detección de calidad, el diagnóstico, el seguimiento el tratamiento y el apoyo después de su recuperación;

R.  Considerando que los tratamientos contra el cáncer tienen graves repercusiones, tanto físicas como psicológicas, y que es vital ofrecer una buena calidad de vida para los pacientes y sus familias brindándoles el apoyo y la ayuda adecuados a sus situaciones y a sus necesidades específicas;

S.  Considerando que el impacto del cáncer en las vidas humanas y el sufrimiento humano es muy preocupante, y que se puede hacer mucho más para salvar vidas mediante la puesta en común de los recursos, los conocimientos y las tecnologías existentes;

T.  Considerando que las mujeres y los hombres se ven afectados por el cáncer de diferentes maneras, y que las supervivientes del cáncer pueden encontrar dificultades particulares para reincorporarse al empleo, a la educación y a la vida familiar; que existen pruebas de que las intervenciones psicosociales tempranas tienen un impacto positivo en el apoyo a los supervivientes de cáncer con problemas relacionados con el empleo; que la rehabilitación psicosocial y profesional debe desarrollarse a través de un enfoque centrado en las personas y con una perspectiva de género;

U.  Considerando que cada año, miles de mujeres reciben prótesis mamarias por razones médicas o estéticas, o a veces una combinación de ambas, sin haberse tenido realmente en cuenta los riesgos antes de que los implantes se recomienden a los pacientes; considerando que el asunto PIP ha centrado toda la atención en un fabricante, sin que otros agentes hayan sido investigados de manera más amplia y exhaustiva; que los fabricantes de implantes mamarios (distintos de PIP) no proporcionan ninguna información sobre la composición y los efectos adversos, de mayor o menor gravedad, del gel de silicona utilizado para tales fines por la industria farmacéutica; que los fabricantes no pueden garantizar una prótesis cohesiva al 100 %, y que todavía no se ha resuelto el problema de las roturas de prótesis mamarias; que la tasa de rotura y los riesgos invasivos de la silicona en todo el cuerpo constituyen un problema real; que los cirujanos deben ofrecer alternativas a los implantes mamarios, ya que se trata de una forma de cirugía casi irreversible que puede dar lugar a la mutilación y a graves problemas de salud en las mujeres, incluidos cánceres y sus comorbilidades; que varios informes han establecido un vínculo directo entre el uso de implantes de silicona y el linfoma anaplásico de grandes células, un tipo poco frecuente de linfoma no Hodgkin que ha provocado, como mínimo, 14 muertes entre los más de 409 casos registrados: que, en 2017, la asociación neerlandesa SVS/Meldpunt registró 4 898 pacientes con implantes mamarios;

V.  Considerando que los factores medioambientales tienen un efecto sobre la salud, y que ciertos carcinógenos conocidos contribuyen al aumento del riesgo, especialmente para las mujeres;

W.  Considerando que el aumento de la esperanza de vida conllevará futuros retos científicos, demográficos y médicos, teniendo en cuenta que las mujeres suelen vivir más tiempo que los hombres;

X.  Considerando que la investigación de calidad sobre las causas y el tratamiento del cáncer es fundamental para mejorar la prevención, el diagnóstico, el éxito del tratamiento y la gestión de la patología en curso;

Y.  Considerando que el mejor tratamiento disponible para algunos cánceres puede obligar a los pacientes a viajar más allá de sus regiones o Estados miembros para acceder a terapias para salvar su vida; que los pacientes que necesitan tratamiento en países no pertenecientes a la Unión pueden enfrentarse a graves obstáculos para acceder a los procedimientos oportunos;

Z.  Considerando que las mujeres constituyen la mayoría de la mano de obra en determinadas industrias y a menudo corren mayor riesgo de desarrollar cáncer relacionado con el trabajo debido a la exposición a materiales cancerígenos;

1.  Acoge con satisfacción los progresos vinculados con el índice de detección precoz, que ha incrementado las tasas de supervivencia entre las pacientes con cáncer de mama, y señala que todos los Estados miembros deben aspirar a mejorar los tratamientos de otros tipos de cáncer, como el cáncer de ovario o de cuello uterino, y sus comorbilidades;

2.  Subraya que el cáncer de mama es el cáncer mortal más habitual entre las mujeres de la Unión, seguido del cáncer de pulmón, colorrectal y pancreático, mientras que los cánceres de próstata y de pulmón siguen siendo los más habituales entre los hombres;

3.  Pide a la Comisión y a los Estados miembros que, dentro de la política sanitaria, sigan dando prioridad a la lucha contra el cáncer, mediante el desarrollo y la puesta en marcha de una estrategia global de la Unión basada en pruebas y políticas rentables de lucha contra el cáncer y sus comorbilidades; destaca que estas políticas deberían tener en cuenta las necesidades específicas de las mujeres y los hombres mediante la recogida de datos exactos y globales, desglosados por sexo, sobre la incidencia y la supervivencia del cáncer, con el fin de garantizar que las acciones concretas se dirigen a los pacientes con cáncer, al tiempo que se realizan investigaciones, se inician acciones preventivas contra determinados tipos de cáncer y se facilita el acceso a la información precisa, el cribado, el diagnóstico, el seguimiento, el tratamiento y el apoyo después del tratamiento con el fin de garantizar la atención sanitaria;

4.  Hace hincapié en que la cooperación a escala europea, junto con el uso eficiente de los fondos de la Unión, puede contribuir al desarrollo de una estrategia eficaz de la Unión contra el cáncer; pide a la Comisión que estudie las tendencias políticas en el tratamiento de los cánceres que afectan principalmente a las mujeres de diferentes países, a fin de determinar qué enfoques políticos arrojan las mejores tasas de supervivencia del cáncer, y que formule recomendaciones a los Estados miembros sobre la creación y el apoyo de sistemas de asistencia oncológica de alta calidad con normas para los programas de detección del cáncer en la Unión que serían comunes a todos los Estados miembros; por tanto, solicita a la Comisión que sirva de plataforma para el intercambio de mejores prácticas entre los Estados miembros en lo que se refiere a los modelos de cuidados oncológicos y normas para los programas de lucha contra el cáncer adaptados a las distintas situaciones y capacidades financieras, con el fin de crear sinergias para hacer frente a los retos comunes;

5.  Pide a la Comisión que intensifique sus esfuerzos para mejorar la coordinación a escala de la Unión en el ámbito de la investigación sobre el cáncer femenino, que es muy fragmentada y diversificada en toda la Unión; solicita a la Comisión que haga un mejor uso de la Asociación Innovadora de Acción contra el Cáncer, a fin de lograr una mayor coordinación, especialmente en lo que se refiere al cáncer de ovario;

6.  Invita a la Comisión y a los Estados miembros a que organicen campañas de sensibilización sobre los cánceres específicos de género que afectan de manera desproporcionada a las mujeres y sobre la manera de prevenir el cáncer, proporcionando información sobre los factores de estilo de vida modificables para la prevención, como los cambios en la dieta, el consumo de alcohol y el ejercicio; subraya que estas campañas también deben alentar a las mujeres a participar en programas de cribado del cáncer de mama o de cuello uterino;

7.  Anima a los Estados miembros a que prevean programas y campañas de educación y alfabetización en materia de salud destinados a empoderar a las mujeres y las niñas, y les proporcionen las herramientas para practicar la autoasistencia en todos los aspectos de la salud, además de unos servicios sanitarios públicos, completos y gratuitos;

8.  Pide a los Estados miembros a que colaboren en la prevención del cáncer a través de la plena aplicación del Código Europeo contra el Cáncer(15);

9.  Recalca la situación específica de los hombres, en particular los hombres transexuales, que padecen cáncer de mama o de útero; alienta a los Estados miembros a que prevean servicios de salud mental adaptados a las dificultades que pueden sufrir estas personas; subraya la importancia de informar al personal médico y paramédico de este tipo de situaciones mediante una formación adecuada;

10.  Reitera la necesidad de difundir material específico y preciso, y pide a la Comisión y a los Estados miembros que lleven a cabo campañas de información adaptadas a los diferentes tipos de cáncer y a los distintos grupos de pacientes, sean mujeres o hombres, teniendo en cuenta todos los factores esenciales, como el historial familiar, la edad, el estatus socioeconómico o el lugar de residencia;

11.  Observa que un tercio de la población sigue careciendo de un registro de alta calidad sobre el cáncer, sobre todo en las regiones con menos recursos y con una situación sanitaria más precaria; pide a la Comisión y a los Estados miembros que intensifiquen sus esfuerzos para desarrollar registros sobre el cáncer;

12.  Reitera que la recogida de datos sobre las actividades de detección del cáncer debe estar vinculada con las encuestas europeas de salud mediante entrevista de Eurostat y las encuestas nacionales de salud a través de entrevista, con el fin de obtener información más precisa sobre la asistencia y los intervalos en las situaciones de detección espontánea y organizada;

13.  Invita a la Comisión y a los Estados miembros a poner en marcha campañas de información y sensibilización en los centros de enseñanza secundaria sobre el virus del papiloma humano, con el objetivo de informar a las niñas y a las jóvenes sobre esta infección;

14.  Anima a los Estados miembros a promover la creación de centros actualizados donde técnicos intermedios cualificados para el cuidado de pacientes, psicólogos y demás personal sanitario pertinente ofrezcan ayuda psicológica especializada a pacientes oncológicos, con el fin de responder a las necesidades específicas de los enfermos de cáncer durante su tratamiento, mediante la prestación de diversas formas de apoyo psicológico; observa que los constantes avances tecnológicos en el ámbito de la medicina hacen que el personal médico tenga que adquirir constantemente conocimientos que son esenciales para la detección precoz y la calidad del tratamiento;

15.  Anima a los Estados miembros a que refuercen el desarrollo de la asistencia local a fin de abarcar una gama más amplia de servicios que necesitan los supervivientes de cáncer y las personas con enfermedades crónicas; hace hincapié en que la atención local debe desarrollarse de manera que tenga en cuenta la dimensión de género, para satisfacer las necesidades especiales de las mujeres que han sobrevivido al cáncer cuando regresan a la educación y la formación, al empleo y a la vida familiar, teniendo en cuenta sus necesidades psicosociales;

16.  Acoge con satisfacción el apoyo de la Comisión en el desarrollo del sistema europeo de garantía de calidad para los servicios de cáncer de mama; afirma que este sistema debería proporcionar orientación sobre la rehabilitación, la supervivencia y los cuidados paliativos, prestando especial atención a las necesidades de las mujeres que padecen cáncer y a los supervivientes en situaciones vulnerables;

17.  Pide a los Estados miembros que mejoren el acceso a un control oportuno mediante una financiación más eficaz y recursos adicionales, y pongan en marcha campañas de sensibilización para animar a todos los grupos de riesgo a que se beneficien de la realización de revisiones médicas gratuitas tempranas;

18.  Solicita a los Estados miembros que hagan uso de los fondos de la Unión, como los Fondos Estructurales y de Cohesión y los instrumentos del Banco Europeo de Inversiones, entre otros, con el fin de crear centros de detección, prevención y tratamiento de calidad que sean fácilmente accesibles para todos los pacientes;

19.  Invita a los Estados miembros a que, con el apoyo de la Comisión y aprovechando las diversas posibilidades de financiación que ofrece la Unión, financien servicios que presten apoyo a las familias en las que uno de sus miembros es un paciente oncológico, incluido el asesoramiento familiar y sobre fertilidad, para esos enfermos y sus familias;

20.  Insta a la Comisión a que tome medidas para apoyar plenamente la estrategia de la OMS para erradicar el cáncer de cuello de útero;

21.  Pide a la Comisión y a los Estados miembros que apliquen plenamente el marco jurídico vigente, en particular en los ámbitos de la vigilancia, la prevención y la inspección en relación con el uso de productos sanitarios de alto riesgo y su efecto en la salud de las mujeres; les pide asimismo que sigan desarrollando medidas para garantizar la seguridad de los implantes mamarios; considera que se requiere urgentemente una evaluación en profundidad de los riesgos asociados a estos implantes, teniendo en cuenta, en particular, los casos de cáncer y, en especial, del linfoma anaplásico de células grandes, en mujeres;

22.  Solicita que se cree una comisión de investigación que analice el impacto de los implantes de silicona en la salud de las mujeres y, en particular, el posible vínculo con las formas de cáncer y sus comorbilidades;

23.  Pide que se preste una mayor atención y recursos a la detección precoz y a la investigación básica sobre el cáncer de ovario;

24.  Insta a la Comisión a que dé prioridad a la lucha contra la brecha entre Europa central y oriental y la media europea en relación con la incidencia y la mortalidad de los cánceres de ovario y de cuello uterino mediante la eliminación de las desigualdades estructurales entre países mediante la organización de servicios eficaces y rentables de detección del cáncer;

25.  Pide a los Estados miembros que también se centren en mejorar la calidad de vida de las mujeres y de los hombres que son pacientes oncológicos y de los pacientes con otras comorbilidades, y cuyas enfermedades no pueden curarse, por ejemplo, apoyando el movimiento de los cuidados paliativos;

26.  Acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión de una Directiva relativa a la conciliación de la vida familiar y la vida profesional de los trabajadores y los cuidadores; hace hincapié, en este contexto, en la importancia del derecho de los individuos a pedir permisos y fórmulas de trabajo flexibles que permitan resolver los retos particulares a los que se enfrentan los progenitores o los cuidadores que trabajan y que cuidan de un pariente enfermo de cáncer y sus comorbilidades;

27.  Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión, así como a los Parlamentos de los Estados miembros.

 

(1)

https://unesdoc.unesco.org/ark:/48223/pf0000119111

(2)

DO L 327 de 16.12.2003, p. 34.

(3)

DO C 68 E de 18.3.2004, p. 611.

(4)

DO C 313 E de 20.12.2006, p. 273.

(5)

DO C 247 E de 15.10.2009, p. 11.

(6)

DO C 81 E de 15.3.2011, p. 95.

(7)

DO C 434 de 23.12.2015, p. 38.

(8)

DO C 252 de 18.7.2018, p. 99.

(9)

 DO L 117 de 5.5.2017, p. 1.

(10)

DO C 332 E de 15.11.2013, p. 89.

(11)

http://ec.europa.eu/health/scientific_committees/emerging/docs/scenihr_o_034.pdf

(12)

DO C 53 E de 28.2.2002, p. 231.

(13)

https://ec.europa.eu/eurostat/statistics-explained/index.php/Cancer_statistics

(14)

http://cancer-code-europe.iarc.fr/index.php/es/

(15)

http://cancer-code-europe.iarc.fr/index.php/es/

Última actualización: 12 de febrero de 2019Aviso jurídico