Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Lunes 14 de julio de 2014 - Estrasburgo Edición revisada

Intervenciones de un minuto sobre asuntos de importancia política
MPphoto
 

  Carlos Jiménez Villarejo (GUE/NGL). - Señora Presidenta, Señorías, en los últimos meses y años la práctica de la tortura en España por las fuerzas de seguridad se ha intensificado.

Así se deduce del análisis del delito de tortura contenido en la memoria del Fiscal General del Estado de 2013, donde da cuenta de la apertura de 79 procesos penales en el conjunto de España, la mayoría de los cuales corresponde al País Vasco.

Dos recientes sentencias han revelado la persistencia y la gravedad de ese delito: la sentencia de la Audiencia Nacional, de 14 de mayo de este año, que ha absuelto a 36 jóvenes vascos acusados de pertenecer a la organización terrorista ETA, entre otras razones por la invalidez de la pruebas obtenidas bajo tortura —algunos sufrieron prisión provisional injustificadamente—, y la sentencia de la Audiencia Provincial de Baleares, de 16 de junio también de este año, que condenó a cuatro guardias civiles por torturas graves cometidas contra dos ciudadanos británicos.

Es muy preocupante que esto ocurra en el seno de la Unión Europea, que dice fundamentarse, según el artículo 2 del Tratado de Lisboa, en el respeto a la dignidad humana.

 
Aviso jurídico