Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 25 de marzo de 2015 - Bruselas Edición revisada

Recientes atentados terroristas en Túnez (debate)
MPphoto
 

  Fernando Maura Barandiarán, en nombre del Grupo ALDE. Señor Presidente, señora Alta Representante, Señorías, tal como auguré en el debate sobre la situación en Libia, celebrado en la anterior sesión plenaria, la descomposición de este país ya ha alcanzado a Túnez.

Quisiera recordarles que la Alta Representante declaró en ese mismo debate que la situación de Libia y el norte de África es una prioridad de la Unión Europea junto con la de Ucrania. Sin embargo, esta igualdad de prioridades no parece reflejarse ni en términos económicos ni en términos políticos. En concreto, dos tercios de los fondos del Instrumento Europeo de Vecindad son destinados a la región este de Europa, con una población de algo más de 12 millones de habitantes, mientras que a la región sur, con una población de 22 millones, no se le presta la misma atención. Esto pone en evidencia el desequilibrio de prioridades.

Pero la situación en la parte meridional de la Unión es extrema. Es necesario revisar con carácter urgente la Política Europea de Vecindad para que garantice de manera equilibrada el compromiso permanente y profundo de la Unión con sus socios orientales y meridionales.

En el caso concreto de Túnez, el atentado terrorista de la semana pasada, además de buscar descarrilar su incipiente democracia, ha buscado perjudicar su sector productivo más importante, el turismo. No podemos olvidar que Túnez es el único país donde la transición democrática ha sido genuina: en ningún otro país árabe hay un Gobierno islamista que haya ganado y perdido el poder en elecciones libres; no hay ningún otro Estado de la orilla sur del Mediterráneo ―la frontera sur de la Unión Europea― que no sea hoy una autocracia religiosa o militar, excepto Túnez; y el Estado Islámico, que estamos lejos de derrotar, está llamando a su puerta.

Debemos, por lo tanto, salir al encuentro de esta situación, debemos ayudar a Túnez con todos los medios de que dispongamos e iniciar un plan integral de apoyo, que incluya préstamos, inversiones y ayuda de seguridad durante los próximos años. No podemos permitirnos ni un solo foco más de tensión e inestabilidad en la frontera sur de Europa, no podemos permitirnos perder Túnez.

 
Aviso jurídico