Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 8 de julio de 2015 - Estrasburgo Edición revisada

Revisión de la Política Europea de Vecindad (debate)
MPphoto
 
 

  Fernando Maura Barandiarán (ALDE), por escrito. Creo que la seguridad, la estabilidad y la prosperidad no deberían constituir en exclusiva la aproximación a esta nueva política de vecindad de la Unión Europea; esta, necesariamente, tendrá que ir de la mano de los valores de la democracia y el respeto a los derechos humanos, consustanciales al proyecto europeo. En este contexto, la cultura puede tener un papel fundamental y dinámico como soft power del que la UE y sus Estados miembros pueden beneficiarse en sus relaciones con los países fronterizos. En esta casa se suele decir que la cultura fomenta la democratización, la consolidación de la paz y el respeto de los derechos humanos. Ha llegado el momento de poner en práctica estas palabras tan acertadas. La política de vecindad tendría que abrir un diálogo cultural y político para ofrecer incentivos y proveer de instrumentos adecuados que faciliten las reformas internas en esos países, apoyando a la sociedad civil y a los grupos y partidos democráticos para favorecer el diálogo y el pluralismo.

 
Aviso jurídico