Index 
 Zurück 
 Vor 
 Vollständiger Text 
Plenardebatten
Mittwoch, 5. April 2017 - Straßburg Überprüfte Ausgabe

18. Lage in Venezuela (Aussprache)
Video der Beiträge
PV
MPphoto
 

  President. – The next item is the debate on the Commission statement on the situation in Venezuela (2017/2651(RSP)).

 
  
MPphoto
 

  Věra Jourová, Member of the Commission. – Mr President, almost a year ago, in May 2016, High Representative/Vice—President Federica Mogherini was here in this plenary discussing the worrying situation in Venezuela with you. Since then the political, social and economic situation in the country has not improved. The political polarisation and institutional confrontation has further escalated, the economic situation is dire, the shortage of food and medicines has increased, there are reports of alarming child malnutrition, and the insecurity is only getting worse.

I would therefore like to thank the Parliament for the continuous attention you have been paying to the situation in Venezuela. Today’s discussion is timely as the dialogue between the government and the opposition has stalled and the country urgently needs to find a peaceful and democratic solution to this crisis. Important efforts by the Vatican and UNASUR facilitators to establish a dialogue between government and opposition have been taking place since May 2016. Unfortunately, although the first two sessions of the dialogue in October and November had encouraging results, the commitments were not respected. The establishment of an electoral calendar, respect for the National Assembly’s access to external assistance to address the most urgent needs of the population, and the release of political prisoners, remain key issues on which there has been little or no progress.

The EU has not been observing the situation passively. We have been providing political and diplomatic support with a view to a meaningful and effective dialogue that can bring lasting and democratic solutions within the constitutional framework and in full respect of human rights and fundamental freedoms. To this end, we continue our constant contacts with countries in the region and beyond, and with international and regional organisations from the United Nations to the OAS and UNASUR, to share views and coordinate actions wherever and whenever appropriate.

The EU has repeatedly been calling for respect for the Constitution, democratic principles, the rule of law and the separation and independence of powers which are crucial for the country to achieve a peaceful outcome to the current difficult situation. That is why we reacted immediately to the recent rulings of the Venezuelan Supreme Court suppressing the competences of the National Assembly and the immunity of parliamentarians, calling for full respect of the constitutional role of the National Assembly and for the immunity of its members.

For the democratic order to be guaranteed Venezuela needs to establish an electoral calendar, as foreseen in the Constitution, and to organise elections that are free, fair and inclusive. In 2017 the election of governors should be a priority. The EU remains ready to reinforce its support to help address the most urgent needs of the population, thus contributing to dealing with current humanitarian challenges. For the moment, our assistance remains limited due to difficulties of access to the country and it focuses on the distribution of food and medicines to the most vulnerable population, but other possibilities of support are also being explored.

 
  
MPphoto
 

  Luis de Grandes Pascual, en nombre del Grupo PPE. – Señor presidente; gracias comisaria Jourová. De nuevo al Parlamento Europeo debe ocuparse de Venezuela. Constituye una obligación inexcusable y mientras lo hacemos, señorías, el pueblo venezolano con los líderes de la oposición al frente es gaseado en una represión brutal del régimen bolivariano.

Que el Tribunal Supremo despoje de sus poderes al Legislativo y asuma sus funciones describe fielmente el comportamiento totalitario que caracteriza a una dictadura. Lo ocurrido después fue patético si no fuera la prueba más palmaria de la ausencia de división de poderes. La fiscal general denuncia la ruptura del orden constitucional y restaura la situación anterior.

Desgraciadamente, señorías, todo parece que la misma mano mece la cuna. ¿Hasta cuándo, señor presidente Maduro, va abusar de la paciencia de un pueblo que es dueño de un país rico, que pasa hambre y miseria por la acción de un sátrapa que de nuevo acusará al Parlamento Europeo de injerencia?

Es la hora de decir alto y claro, con palabras del secretario general de la OEA, que no es intervencionista la defensa de la democracia; y, además, que «una parodia de democracia no es democracia».

Lo siguiente que procede es denunciar que la misión de los mediadores que intentaron de buena fe la vía del diálogo ha fracasado. Es la hora de exigir al régimen de Maduro la liberación inmediata de todos los presos políticos, el establecimiento de un canal para preservar la asistencia humanitaria, el retorno al orden constitucional, con pleno respeto de la Asamblea Nacional y de sus decisiones.

Finalmente, es también la hora inexcusable de que la Unión Europea y la alta representante hagan compatibles, señorías, las formas diplomáticas con una posición más firme en la que el pueblo venezolano se sienta alentado por la Unión Europea y recupere la esperanza de la libertad. Y además, señora comisaria, no hay que hacer elecciones de gobernadores, hay que hacer la elección del presidente de la República, que es lo que demanda el pueblo de Venezuela.

 
  
MPphoto
 

  Francisco Assis, em nome do Grupo S&D. – Senhor Presidente, Senhora Comissária, no dia 29 de março último o Supremo Tribunal de Justiça da Venezuela retirou as competências à Assembleia Nacional e assumiu as funções desta, pondo assim em causa o princípio da separação de poderes e ofendendo gravemente os principais princípios democráticos. Dias depois, no meio de enormes pressões internacionais, o Supremo Tribunal fez marcha atrás, tentando convencer os venezuelanos de que tudo não teria passado, no fundo, de uma espécie de mal-entendido.

De forma cínica, de resto, Nicolás Maduro procurou aparecer como um árbitro virtuoso que teria resolvido o assunto de forma expedita e eficaz. A verdade porém é outra. A verdade é que o regime autocrático nunca aceitou o resultado das eleições de dezembro de 2015. Não podemos esquecer que logo, a 11 de janeiro de 2016, o Supremo Tribunal de Justiça - que o regime manipula como lhe convém - decretou que a Assembleia Nacional se encontrava em desacato, sendo por isso nulos todos os atos que dela emanassem. E já nessa altura o mesmo tribunal ameaçou recorrer à Constituição e substituir-se ao Parlamento.

O que aconteceu não foi, por isso, um mero desvario. Mas alguma coisa estará a mudar na Venezuela. A reviravolta de Nicolás Maduro revela que a sua estratégia de hostilização da oposição atingiu, aparentemente, o limite. A reviravolta de Maduro mostra que, afinal, há uma linha vermelha. Essa linha vermelha foi traçada - ou começa a ser traçada, e acreditamos nisso - no interior do próprio oficialismo. Isso foi abertamente feito pela Procuradora-Geral da Venezuela, Luísa Ortega Díaz, que falou em rutura da ordem constitucional, mas também de forma invisível, aparentemente, por algumas hierarquias militares. Isso é um dado positivo. Significa que há segmentos na esfera de influência do oficialismo que não aderem completamente a estratégia seguida até agora e que, apesar de tudo, não estão dispostos a abdicar de alguns princípios constitucionais básicos.

O clima de polarização política que hoje se vive na Venezuela chegou a tal ponto que só poderá ser clarificado através de eleições. No entretanto, a crise económica, social e humanitária da Venezuela exige a promoção de um diálogo entre o executivo e o legislativo. Cremos que é esse o caminho que deve ser seguido. Mas, entretanto, temos que fazer, uma vez mais, um apelo muito forte e muito claro para que se promova a libertação dos presos políticos que estão encarcerados nas cadeias da Venezuela e para que se proceda à marcação das eleições regionais que já se deveriam ter realizado.

 
  
MPphoto
 

  Charles Tannock, on behalf of the ECR Group. – Mr President, it is almost a year since we last discussed Venezuela in this House. Given that at the time we had just witnessed the assassination of the opposition leader Mavare, it is difficult to believe that a year on from that situation, the situation in Venezuela is actually worse. National Assembly elections held in December 2015 saw President Maduro’s party lose to the opposition. However, this has led to little change, given Maduro’s and his government’s efforts to block all of the National Assembly’s initiatives. Having initially been achieved by means of using the Supreme Court to strip the assembly of its power, Maduro is now reverting to the far more conventional dictatorial tactics of arresting opposition politicians and sheer brutality. Continuing to cling on to power in these circumstances is concerning, given the situation on the streets, and it is difficult to see that the current situation is tenable until the scheduled Presidential elections in October of 2017. As Venezuela’s economic model collapses, food shortages and street riots are becoming more frequent parts of everyday life. So therefore, early free and fair elections are clearly a must, and we should do all we can in the European Union to support the democratic process before it becomes a total dictatorship.

 
  
MPphoto
 

  Beatriz Becerra Basterrechea, en nombre del Grupo ALDE. – Señor presidente; gracias, comisaria Jourová, por traernos el mensaje de la señora Mogherini.

Hugo Chávez llegó al poder con un discurso populista de izquierdas, prometiendo poco menos que el paraíso. Hoy, Venezuela es una cárcel en lo político y una catástrofe en lo social. Aprendamos la lección.

El populismo es el camino hacia la dictadura: las instituciones han sido asaltadas y sometidas; el crimen ha tomado las calles y los despachos. La corrupción del chavismo es total: no hay justicia independiente, no queda rastro del Estado de Derecho. La democracia, finalmente, ha saltado por los aires.

La Unión Europea debe apoyar sin fisuras a la Organización de los Estados Americanos en su exigencia de que se restaure el orden constitucional en Venezuela. El proceso de diálogo ha fracasado.

Señora Mogherini, quien se niega a reconocer que Leopoldo López es un preso político se descalifica como mediador, y estoy hablando de José Luis Rodríguez Zapatero.

Europa debe enviar un mensaje inequívoco al régimen de Maduro: todos los presos políticos deben ser liberados, las elecciones deben celebrarse ya y la ayuda humanitaria tiene que llegar a la gente que lo necesita.

La autodenominada izquierda europea, la de Podemos e Izquierda Unida, trató de impedir este debate. No quieren que les recordemos su vinculación y connivencia con el chavismo. Denuncien la narcocorrupción del régimen venezolano, reconozcan la crisis humanitaria que asola el país, exijan el fin de la brutal represión política, o no se atrevan a volver a darnos una sola lección de democracia.

 
  
MPphoto
 

  Javier Couso Permuy, en nombre del Grupo GUE/NGL. – Señor presidente, mientras en México asesinaban al enésimo periodista y se encontraba otra fosa común, mientras en Paraguay se producían violentas manifestaciones contra el presidente, se quemaba el Parlamento y se asesinaba a opositores, la OEA, ese ministerio de colonias, se dedicaba a mirar hacia otro lado y a seguir con la obsesión desestabilizadora de su incendiario mayor, el señor Almagro.

Frente al diálogo, la confrontación; frente a los mecanismos constitucionales, la injerencia; frente a la verdad, la mentira, acompañada de protestas violentas. ¿Por qué la OEA no denuncia el desacato de la Asamblea Nacional, que incorpora a diputados que compraron votos, que sin competencias constitucionales trata de destituir a un presidente electo y que desobedece sentencias judiciales?

Ante este desconocimiento reiterado del orden constitucional, se produjo un conflicto entre los poderes públicos que fue resuelto constitucionalmente por la vía pacífica y del diálogo. En vez de celebrar y apuntalar el diálogo, la OEA convocó al Consejo Permanente, desconociendo que la presidencia de Bolivia suspendió la convocatoria porque no se le había comunicado.

Ni aun así, violando su propio Reglamento, consiguieron la mayoría para seguir con su plan contra un poder electo. Hay que dejar las aventuras injerencistas, porque desestabilizar Venezuela es desestabilizar América Latina.

La UE no debe apoyar opciones violentas: debe acompañar el diálogo de Unasur y el Vaticano. Le corresponde a Venezuela resolver sus problemas, y a la Unión Europea, respetar la soberanía y el Derecho internacional. Lo contrario es una gran hipocresía.

 
  
MPphoto
 

  Ernest Urtasun, en nombre del Grupo Verts/ALE. – Señor presidente, un debate más sobre Venezuela.

Yo creo que, evidentemente, la decisión del Tribunal Supremo de otorgarse las competencias de la Asamblea fue un gravísimo error, y creo que debemos celebrar que ese gravísimo error fuera corregido. Y sería necesario y sería más pertinente que pudiera restablecerse un funcionamiento normal de la Asamblea, resolviendo también la disputa que hay sobre esos tres diputados que son, en estos momentos, un elemento evidente de preocupación.

En estos momentos existe —y nuestro Grupo la comparte— una preocupación por la espiral confrontativa que puede venir, por la confrontación política que se intuye y que puede degradar la situación en el país.

Por eso es necesario, en estos momentos —y queremos hacer un llamamiento a mantener la calma —, buscar y ayudar al máximo a tener los mecanismos de distensión necesarios. Las dinámicas de atrincheramiento entre instituciones no ayudan —alejan una solución— y hace falta que podamos ayudar a buscar mecanismos de funcionamiento constitucional normales mutuamente aceptados por todo el mundo.

Por ello, nosotros creemos que es el momento de redoblar los esfuerzos diplomáticos internacionales para la mediación, en especial de las organizaciones latinoamericanas, en especial de la labor que puede hacer Unasur y también de la labor —que creo y consideramos que están haciendo muy bien— de los tres expresidentes —el señor Zapatero, el señor Trujillo y el señor Fernández— para poder encontrar una solución dialogada y pactada y para distender un poco la situación.

Y sí invitaría —aunque estos llamamientos que hacemos desde mi Grupo habitualmente son desoídos— a que intentemos, en abril II, presentar una resolución que ayude al diálogo y a distender, y no una resolución que, al contrario, encienda aún más la situación.

 
  
MPphoto
 

  Mireille D’Ornano, au nom du groupe ENF. – Monsieur le Président, Madame le Commissaire, la situation chaotique que connaît le Venezuela doit appeler de notre part une réponse mesurée.

La fin de la manne pétrolière a certes révélé les insuffisances du système politique et économique bâti par le Président Chávez. Les interminables files d’attente pour des biens de première nécessité rappellent la déliquescence finale d’autres régimes fondés sur des principes économiques relevant du collectivisme. Cette crise sociale se double d’une instabilité politique dont l’obstination du Président Maduro semble être le principal moteur. Une immixtion de l’Union européenne n’est pas pour autant justifiée. Gardons—nous de cautionner des mouvements d’opposition dont nous ne connaissons ni les tenants ni les aboutissants.

 
  
MPphoto
 

  José Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra (PPE). – Señor presidente, señorías, ayer el presidente de Alemania hizo en este mismo Hemiciclo una intervención realmente admirable. Dijo que quien socava la acción de los parlamentos socava la democracia.

El Gobierno de Venezuela no tiene ya ninguna legitimidad, suspendido en el Mercosur, condenado por la OEA, es realmente un Gobierno que viola la Constitución, encarcela a los disidentes, cierra los medios de comunicación como el canal NTN24 y ha llevado a un país riquísimo la ruina económica.

Señora comisaria, habla de una solución pacífica. La cara partida ayer de los diputados de la oposición Juan Requesens, María Corina Machado y otros es una metáfora de lo que está pasando hoy con la democracia en Venezuela: golpeada, maltratada y ensangrentada, se mantiene de pie gracias a unos hombres y mujeres valerosos que en la cárcel, en la calle y en el Parlamento luchan pacíficamente por su libertad y por su dignidad y por tener una cosa muy básica que son unas elecciones libres en Venezuela.

 
  
MPphoto
 

  Elena Valenciano (S&D). – Señor presidente, es evidente que ante la grave crisis que sufre Venezuela, nosotros tenemos que condenar los abusos de poder, sin duda ninguna. Pero creo que no podemos quedarnos en eso. Si queremos ayudar al querido pueblo venezolano, creo que tenemos que hacer algo más.

También es evidente que cercenando la independencia de la Asamblea Nacional se ha infringido una herida nueva a la democracia venezolana, que es lo que tenemos que rescatar. El paso atrás que se ha dado también justifica —creo yo— que demos un voto de confianza a los esfuerzos de mediación que están en marcha.

Creo que la Unión Europea sí debe seguir apoyando los esfuerzos que buscan una solución al conflicto venezolano basada en el Derecho, basada en el diálogo y basada en la reconciliación.

Precisamente por el alto nivel de confrontación que hay en este momento, le decimos al Gobierno, les decimos a las instituciones que tienen que cumplir la Constitución, que la Constitución está para eso, para cumplirla, y que es la democracia lo que hay que hacer funcionar. Democracia, ¿para qué? Democracia para reforzar las instituciones, democracia para el ejercicio libre de la política y democracia también para la reconciliación.

Para todo eso, el Gobierno de Venezuela tiene que dar pasos; para todo eso, necesitamos, desde la Unión Europea, reforzar los esfuerzos que existen para que la mediación lleve a una verdadera reconciliación, porque no sé cuál es la otra solución. La otra solución es la confrontación en las calles, probablemente, y entonces nosotros podremos hacer bien poco. Hoy todavía tenemos que llamar a un intento de diálogo y de reconciliación.

 
  
MPphoto
 

  Dita Charanzová (ALDE). – Señor presidente, lo que vimos la semana pasada en Venezuela no es sorprendente: es la continuación de lo que Nicolás Maduro ha venido haciendo desde hace años, silenciando la voz del pueblo, socavando la democracia para consolidar su poder; en esencia, dando todos los pasos para convertir Venezuela en una verdadera dictadura.

Durante dos años he estado pidiendo más acción por parte de la Unión Europea. Junto a mi colega Teresa Jiménez Becerril escribí una carta a la alta representante, pidiendo un cambio de enfoque respecto a Venezuela. Estoy muy contenta de haber recibido una respuesta afirmativa la semana pasada.

La señora Mogherini reconoció con acierto que no se puede seguir como antes y que hay que considerar todas las opciones disponibles. Espero que las palabras se conviertan en hechos y que podamos apoyar firmemente al pueblo venezolano.

Pido de nuevo que nuestra posición sea firme y que, además, se considere la opción de sanciones selectivas.

 
  
MPphoto
 

  João Ferreira (GUE/NGL). – Senhor Presidente, no tempo dos factos alternativos, eis os factos reais que a maioria deste Parlamento teima em esconder. Entre 99 e 2006, o desemprego caiu na Venezuela mais de dez pontos percentuais. No final de 2015, a Venezuela tinha um desemprego mais baixo do que a União Europeia ou o Canadá. Os níveis de pobreza e a pobreza extrema caíram significativamente e de forma mais acentuada do que a média da América Latina. Diminuiu significativamente o número de famílias com necessidades básicas por satisfazer. A Venezuela subiu vários lugares no índice de desenvolvimento humano das Nações Unidas. Os indicadores de desigualdade social diminuíram. Segundo a FAO, a Venezuela reduziu a subnutrição infantil e é hoje um país livre de fome. O número de inscritos no ensino universitário mais do que triplicou. Esta é a realidade que faz alguns destilarem raiva e ódio sobre a Venezuela e que os faz apoiar, sem reservas e sem vergonha, o boicote, a violência e a desestabilização económica, social e política.

 
  
MPphoto
 

  Igor Šoltes (Verts/ALE). – Kot smo slišali nekatere predhodnike in seveda tudi zadnjega, očitno o Venezueli prejemamo različne informacije, kaj se torej dejansko dogaja v tej državi.

Po eni strani dobivamo informacije, da je država na resnem preizkusu, tudi humanitarne krize, tudi politične. Po drugi strani nekateri opozarjajo, da pa stanje vendarle ni tako strašljivo, kot se prikazuje.

Vsekakor se zdi pomembno, da je v teh razmerah tudi dolžnost Evropskega parlamenta, da dobi realno sliko o situaciji v državi in da seveda ne podlegamo zgolj samo provokacijam morda, ki ne odražajo realnega stanja.

Vsekakor mora torej Evropski parlament podpreti vse tiste akcije, ki pospešujejo in torej omogočajo tudi demokracijo, predvsem pa mislim, da mora Evropski parlament vedno iti v smeri podpore miru in stabilnosti v tretjih državah in torej spodbujanja tudi razvoja in pa pomoči v primeru humanitarne ali pa gospodarske krize, v kateri se lahko znajdejo te države.

Naj spomnim, da so razmere v Venezueli zelo pomembne za stabilnost in mir celotne regije Latinske Amerike, in kakršni koli konflikti, oboroženi spori na tem področju seveda se lahko kot plamen razširijo tudi na druga področja, zato je pomembno, da tudi Evropski parlament pri tem igra pomembno vlogo, zlasti za to, da podpre, kot sem že dejal, tudi misije, ki bodo izkazale, kakšno je resnično stanje in kaj se dogaja v tej državi.

Vsekakor je vsaki državi, ki se znajde v težavah in v ekonomsko nevzdržnih razmerah, potrebno pomagati in nuditi ustrezno podporo. Pri tem pa ne smemo seveda pozabiti, da so pogledi na demokracijo lahko različni, lahko seveda tudi povsem različno razložljivi, res pa je, da na koncu vedno kot največji spomenik in pa seveda tudi dejstvo demokracije odločajo oziroma so volitve, v katerih odločajo prebivalci te posamezne države, in to velja tudi v primeru Venezuele.

 
  
MPphoto
 

  Tunne Kelam (PPE). – Mr President, twenty years of Chavez and Maduro’s Bolivarian Socialism has led a potentially rich country to the implosion of both democracy and economy. This must be the end phase of Leftist populism, which as a rule results in economic impotence, cynical disregard of citizens and authoritarian exercise of power. The latest attack on the independence of the Parliament by a judiciary which has lost independence could well become the last straw. Since Maduro took power, almost 7 000 citizens have been detained; there are now 114 political prisoners. The European Commission’s reaction to the suppression of the last vestiges of democracy must be more forceful and determined. Today we must send a very clear signal that the European Parliament stands unconditionally together with Venezuelan citizens, for their dignity and rights.

 
  
MPphoto
 

  Ramón Jáuregui Atondo (S&D). – Señor presidente, yo comparto con muchos de ustedes que la democracia está en peligro en Venezuela. Yo lo comparto; inclusive podría sumarme a casi todas las condenas que se están haciendo.

Pero atención, señorías, porque lo que también está en peligro es la paz ciudadana en Venezuela; atención, porque allí hay dos poderes legítimos —más allá de que se haya deslegitimado en el ejercicio del poder el Gobierno—, dos poderes legítimos de origen, enfrentados. Dos pueblos que empiezan a enfrentarse peligrosamente y dos proyectos políticos que están odiándose el uno al otro.

Lo que está en riesgo es el futuro de ese país y, como queremos a Venezuela y queremos la paz en Venezuela, lo que tenemos que establecer es exactamente nuestra función. Y, señorías, yo no me atrevo a dar por muerto el diálogo. Sé que puede estar muy mal, pero quienes dan por muerto el diálogo, ¿qué me ofrecen? ¿Qué les ofrecemos los europeos a Venezuela? ¿Qué les damos? Porque condenar al Gobierno, ya lo hemos hecho; apoyar la oposición, ya lo hacemos. Pero ¿qué más hacemos, señorías?

Solo un acuerdo político, democrático y apoyado por la comunidad internacional entre esos dos poderes dará solución al futuro de Venezuela. Solo un proceso democrático, pero pacífico, que pueda ser acordado y apoyado por la comunidad internacional.

¿Por qué no han dejado de apoyar el diálogo el Vaticano, los Estados Unidos y la propia Unión Europea? ¡Porque es necesario, señorías! Trabajemos en eso.

 
  
MPphoto
 

  Javier Nart (ALDE). – Señor presidente, Iberoamérica ha sufrido la tragedia de pasar de oligarquías cleptocráticas a cleptocracias copopulistas travestidas de revolucionarias.

A Venezuela, el chavomadurismo lo ha empobrecido. Al país quizás de mayor renta de América del Sur, un país que nada en la abundancia por su renta petrolera. Y un país que empobrece a su pueblo es profundamente reaccionario. Pero es que, además, hablamos de un poder reaccionario y dictatorial. Porque hablar de confrontación entre el Ejecutivo y el Legislativo es una aberración, en principio, dado que el Legislativo tiene sus propias atribuciones, pero es que en Venezuela el Poder Judicial es un espantajo en manos del Gobierno, el Poder Legislativo está castrado y lo único que impera es el Poder Ejecutivo.

También se habla de que hay que evitar la confrontación. La confrontación no nos gusta, pero ya existe y existe en forma no solamente de represión, sino de milicias armadas: las milicias bolivarianas, las milicias chavistas. Es preciso que esta Cámara adopte unas decisiones que signifiquen elecciones libres, liberación de presos y ayuda humanitaria.

 
  
MPphoto
 

  Agustín Díaz de Mera García Consuegra (PPE). – Señor presidente, en el marco constitucional, las Fuerzas Armadas de Venezuela deben defender y proteger a su pueblo o serán responsables ante la justicia y la historia.

Venezuela necesita más que nunca nuestro compromiso político, nuestra solidaridad y nuestra ayuda. La dictadura chavista en su versión más dura y cruel, opresora de su pueblo y que ha empobrecido a su noble pueblo, ya no tiene discurso ni recursos para sostener un narcorrégimen corrupto y liberticida. Europa, la OEA, las Naciones Unidas y todos los Gobiernos libres del planeta claman contra los opresores.

Hablamos de un Legislativo maniatado, un Poder Judicial domesticado y mostrenco, un poder electoral dependiente y parcial, y un Ejecutivo que encarcela a los mejores.

Deben exiliarse pacíficamente ya en un paraíso cercano y dejar que los venezolanos recuperen su destino democrático. Sí, exilio para la dirigencia chavista en espera de la justicia internacional, y paz y sosiego para Venezuela. Democracia, pan, medicamentos y seguridad. Los ciudadanos no deben sufrir más.

 
  
MPphoto
 

  Nuno Melo (PPE). – Senhor Presidente, a Venezuela, um país irmão que acolhe mais de um milhão de portugueses e luso-descendentes vive uma tragédia. Faltam medicamentos, falta comida, falta o pão, falta a luz e falta água, falta o respeito. Quem se opõe é espancado e preso por delito de opinião. A criminalidade está descontrolada. Caracas é já a cidade mais perigosa do mundo. Com Maduro, o Natal é no primeiro de novembro. Acredita que Chávez lhe aparece na forma de um passarinho pequenino e decidiu que na função pública só se trabalha em dois dias por semana.

A decisão do Supremo Tribunal foi só mais um passo num percurso alucinado de um regime à deriva. Cem anos depois da revolução bolchevique Maduro mostra ao mundo que, de cada vez que o marxismo—leninismo é poder, os recursos nacionais são transformados em miséria e os povos empobrecem.

A extrema-esquerda, aqui, fica do lado das derivas ditatoriais, em vez de defender a democracia. Nós, não! Força e esperança para os democratas venezuelanos. No se callen, nunca! Acreditem na vossa luta porque a vossa luta é justa. Um abraço dos democratas portugueses.

 
  
MPphoto
 

  Francisco José Millán Mon (PPE). – Señor presidente, el proceso de deterioro en Venezuela se ha agudizado profundamente. Deterioro del clima político institucional, en especial deterioro de la situación en la Asamblea Nacional, sometida a permanente acoso desde diciembre de 2015 y, como hemos visto este propio fin de semana, objeto de una decisión disparatada del Tribunal Supremo, luego corregida también de forma sorprendente. Grave deterioro en la situación económica y social, grave crisis alimentaria y sanitaria y violencia rampante. Y continúan sin libertad más de un centenar de presos políticos.

Mi mensaje, señora comisaria, a la señora Mogherini, es que la Unión Europea y ella misma deben involucrarse más en la búsqueda de una solución a esta grave situación. Yo no comprendo bien su extremada contención y el mantenimiento de una línea que no ha dado fruto alguno. Contrasta ampliamente con la posición mucho más activa de la OEA y del propio Mercosur.

Son muchos los principios que unen a los europeos con los pueblos americanos. El pueblo venezolano pide lo mismo que nosotros tenemos: respeto del Estado de Derecho y democracia y respeto de los derechos fundamentales. No podemos estar callados ni inactivos. La señora Mogherini tiene que ser más activa.

 
  
 

Catch-the-eye procedure

 
  
MPphoto
 

  Cláudia Monteiro de Aguiar (PPE). – Senhor Presidente, a Venezuela atravessa uma delicada situação económica, com repercussões em termos políticos, sociais e de segurança, que não nos pode deixar indiferentes.

A comunidade portuguesa, os luso—descendentes, os meus conterrâneos madeirenses fazem-me chegar relatos desoladores, de um cenário de insegurança, de pobreza extrema, de prejuízos nas atividades empresariais que afetam portugueses e venezuelanos.

Manifesto, pois, toda a minha solidariedade à população venezuelana, com o ensejo que no vosso país se exerça o mais absoluto respeito pela democracia, num combate velado à criminalidade, ao desemprego e à pobreza.

Reitero, nesta mensagem, um apelo à União Europeia, aos governos nacionais de um apoio ativo, com medidas que menorizem este estado de emergência social e económica e que não abram mão de fazer chegar todo e qualquer apoio a todos quantos dele necessitam na Venezuela. Nenhum de nós pode ficar indiferente, sob pena de vermos sucumbir a democracia e o princípio do respeito e da dignidade pela pessoa humana.

 
  
MPphoto
 

  Jiří Pospíšil (PPE). – Pane předsedající, já chci podpořit kolegy, kteří tady jasně odsuzují současnou situaci ve Venezuele. Chci pouze zopakovat, že jsme nedávno, před několika týdny, respektive před půl rokem, debatovali o situaci v této zemi a ta situace se zase zhoršila.

Čím jiným než ústavním pučem je to, jak rozhodl Nejvyšší soud, kdy převzal na sebe, zcela absurdně, zákonodárnou pravomoc. Je to jasný další útok prezidenta Madura a jemu podřízených mocenských složek státu ve snaze demontovat a úplně zlikvidovat právní stát a demokracii v této zemi.

Takže já si myslím stejně jako moji kolegové, paní komisařko, že evropská exekutiva musí být mnohem aktivnější v tlaku na Venezuelu, ale také ve snaze Venezuele jako takové pomoci. Dnes a denně čteme články o tom, jak ve Venezuele chybí léky, jak tam hrozí humanitární katastrofa, jak tam chybí potraviny. My tedy na jedné straně musíme vyvinout větší mezinárodní tlak, ale také pomoci obyčejným Venezuelanům, kteří trpí pod současnou diktátorskou vládou.

 
  
MPphoto
 

  Franc Bogovič (PPE). – Zopet govorimo o nesrečni Venezueli, državi, ki ji je desetletja vladal režim Huga Chaveza, levičarski režim, ki je v nekem trenutku imel celo srečo, da so bile cene energenta zelo visoke, in je tudi navzven dajal občutek, da ustvarja neko sodobno državo.

Resnica je prišla kaj kmalu na plano in sedaj, ko je na vladi režim avtoritarnega vodja, gospoda Madure, vidimo, kaj se v resnici v Venezueli dogaja: politična nestabilnost, revščina, humanitarna kriza, socialna in humanitarna kriza, moč narkokatelov, korupcija, se pravi vse, čemur se ne more reči demokracija.

Nam v Evropskem parlamentu ne ostane nič drugega kot to, da stopimo na stran tistih, ki jih spodbujamo k demokraciji, in se skupaj, če hočete, z Vatikanom in z Združenimi narodi borimo za ljudi, ki so nesrečni v Venezueli.

 
  
MPphoto
 

  Ana Gomes (S&D). – Pare-se a balela de que o que se passa na Venezuela tem o que quer que seja a ver com socialismo. É totalitarismo, estupidez e narco-corrupção do regime do Presidente Maduro, que parece muito verde mas está, de facto, podre. O povo da Venezuela é que paga os custos no seu duro quotidiano.

Tendo em conta as fortes ligações do povo da Venezuela a povos europeus - Espanha e Portugal, designadamente -, é inacreditável que a União Europeia e este Parlamento não se impliquem mais na libertação dos presos políticos e na procura de uma solução pacífica negociada e democrática para o perigoso impasse a que o sectarismo e a cegueira conduziram aquele país cheio de recursos, mas agora a viver na miséria e, porventura, à beira de uma guerra civil. A Venezuela não precisa de golpe de Estado como o tentado há dias. Precisa sim, urgentemente, de eleições livres e justas sob supervisão internacional.

 
  
MPphoto
 

  Georgi Pirinski (S&D). – Mr President, I believe that we should pay full attention to three people who are on the spot and have been trying to help dialogue for a year: ex—Premier Zapatero and Presidents Fernandez and Torrijos.

As they point out, what is in question is a deep political and social antagonism dating back over 20 years. They point out five concrete steps to overcome this situation: first, an election schedule; second, a consensual commission for the truth; third, institutional respect on the basis of the Constitution; fourth, cooperation on social and economic issues, and respect for national sovereignty on the basis of international support. And they point out that this is possible only with caution, discretion, persistence, trust and the will for dialogue. We should listen to these people who are on the spot and who, with all their wisdom, are showing us the right way to solve this tragic situation.

 
  
MPphoto
 

  José Inácio Faria (PPE). – Senhor Presidente, Senhora Comissária, isto seria para o Sr. João Ferreira mas, não está aqui. Recebi agora da Venezuela a seguinte mensagem que vou passar a ler:

«Venezuela, hoy día, necesita más del mundo. La gente, muerta de hambre, come de la basura. Los policías te roban, los ladrones te matan a diario. La gente pelea por una sola ración de harina por semana; a veces no tienen qué comer y tienen que comer así sea papas hervidas en agua. Eso u otro tipo de situaciones inhumanas que se viven en Venezuela y que solo el que vive aquí lo entiende a la perfección».

– A dura realidade, caros Colegas, é que os cidadãos na Venezuela - onde constam cerca de um milhão e meio de portugueses e luso-descendentes - vivem oprimidos. O poder judicial e o poder eleitoral continuam sujeitos aos interesses do poder executivo. A Assembleia Nacional permanece asfixiada por sentenças que usurpam as suas funções e os cidadãos privados de exercer os direitos que a constituição lhes garante, como é o caso do referendo revogatório, ou sequer de cumprir os mandatos para os quais foram legitimamente eleitos, como ilustra bem a situação do meu amigo António Ladesma, preso há mais dois anos. Na verdade, o que há na Venezuela é um povo inteiro de presos políticos. Defender a democracia sem recurso a eufemismos é uma obrigação de todos os democratas.

 
  
 

(End of catch-the-eye procedure)

 
  
MPphoto
 

  Věra Jourová, Member of the Commission. – Mr President, let me thank all the honourable Members for their interventions. I believe that Venezuela needs to re-establish its democratic stability through peaceful and constitutional solutions to address the many challenges that its people are facing. We must keep on encouraging all political forces to follow this agenda. I know that I also can count on this Parliament; you have been an important ally in calling for a peaceful and constitutional outcome to the crisis of Venezuela, and I encourage you to continue doing so.

 
  
MPphoto
 

  President. – The debate is closed.

The vote will take place on next part-session.

Written statements (Rule 162)

 
  
MPphoto
 
 

  María Teresa Giménez Barbat (ALDE), por escrito. – Hace unos días el Tribunal Supremo de Venezuela anulaba los poderes de la Asamblea Nacional —donde la oposición es mayoría— y eliminaba la inmunidad parlamentaria de sus diputados. No podemos olvidar que el Parlamento representa a la ciudadanía, es el centro de la democracia por excelencia. Estas sentencias suponen un atentado a la democracia, que podemos decir inexistente en un país donde queda claro que no se respeta la división de poderes. El poder Judicial está en manos de aquellos que son fieles al Presidente, quien demuestra que es capaz de todo para aferrarse al poder. Por desgracia son los ciudadanos venezolanos los que sufren las consecuencias de sus actos, los que tienen que vivir en un país sumido en el caos, la incerteza y la pobreza. Me preocupa, además, la enorme influencia que ejercen estados totalitarios de la región sobre Venezuela como es el caso de Cuba. Maduro permite la extensión de los tentáculos cubanos en sus notarías públicas y registros civiles, los ministerios, los programas sociales, la petrolera estatal y el ejército. Asesores cubanos manejan al gobierno venezolano y cualquier parecido en Venezuela con la forma en que se reprime en Cuba no es casualidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Sergio Gutiérrez Prieto (S&D), por escrito. – La democracia está en peligro en Venezuela. Es preciso denunciar esa situación, pero hay que ir más lejos, porque la paz está en peligro. En Venezuela hay dos poderes, el ejecutivo y el legislativo, ambos con legitimidad de origen, que representan proyectos políticos contradictorios, y cuyo radical enfrentamiento pone en riesgo el futuro del país. Desde Europa no debemos atizar esa llama limitándonos a condenar la situación sin aportar solución alguna. No debemos dar por muerto el diálogo, porque sólo un proceso democrático, que conduzca a un acuerdo político consensuado entre las partes, proporcionará una solución pacífica a los venezolanos y una esperanza de cara al futuro. Esa es la razón por la que el Vaticano, la ONU y la Alta Representante Sra. Mogherini siguen apostando por el diálogo, y por eso mismo debe hacerlo también el Parlamento Europeo.

 
  
MPphoto
 
 

  Javi López (S&D), por escrito. – La democracia está en peligro en Venezuela. Es preciso denunciar esa situación, pero hay que ir más lejos, porque la paz está en peligro. En Venezuela hay dos poderes, el ejecutivo y el legislativo, ambos con legitimidad de origen, que representan proyectos políticos contradictorios, y cuyo radical enfrentamiento pone en riesgo el futuro del país. Desde Europa no debemos atizar esa llama limitándonos a condenar la situación sin aportar solución alguna. No debemos dar por muerto el diálogo, porque sólo un proceso democrático, que conduzca a un acuerdo político consensuado entre las partes, proporcionará una solución pacífica a los venezolanos y una esperanza de cara al futuro. Esa es la razón por la que el Vaticano, la ONU y la Alta Representante Sra. Mogherini siguen apostando por el diálogo, y por eso mismo debe hacerlo también el Parlamento Europeo.

 
Rechtlicher Hinweis