Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 14 de noviembre de 2018 - Estrasburgo Edición revisada

Respuesta a la caravana de migrantes centroamericanos en la frontera mexicana (debate)
MPphoto
 

  Izaskun Bilbao Barandica, en nombre del Grupo ALDE. – Señor presidente, señora comisaria, hoy, tras lo ocurrido en este Parlamento en la votación de la Directiva sobre visados humanitarios, tengo que comenzar insistiendo en que los movimientos migratorios y sus causas son un asunto global que requiere nuestra máxima atención y responsabilidad. Y obliga a sustituir por hechos las muchas palabras que solemos escuchar sobre solidaridad, fraternidad, humanidad, refugio o asilo.

La primera, en nuestro caso, es que quienes consideren que el sistema de votación de este Parlamento no ha recogido adecuadamente sus votos corrijan el dato en el registro correspondiente. No servirá para cambiar el sentido de la votación, pero dejará testimonio, al menos, de la verdadera voluntad del Pleno y legitimará que podamos traer ese asunto aquí en el futuro. Autocrítica, asumir el error y corregirlo sin poner en peligro la seguridad jurídica de todas nuestras votaciones.

Y es que es imprescindible hacer. Las personas que abandonan sus lugares de origen normalmente huyen de la pobreza, de la inseguridad y de la violencia. En el caso de las caravanas centroamericanas, los problemas que originan el éxodo son claros. Son el fruto de la desigualdad y de una política intervencionista que, a veces, ha impulsado el país al que estas personas se dirigen. Una dinámica que ha marcado el signo de los gobiernos y sistemas económicos y políticos. Los problemas de gobernanza y democracia y sus repercusiones en términos de desigualdad y justicia social son el caldo de cultivo que propicia que algunas de las ciudades de las que salieron estas caravanas sean hoy, como ha dicho usted, comisaria, las más violentas de América.

Frente a esos problemas hay quien compra los fake news y quien vende esquemas simples y maniqueos, que ofrecen a demasiada gente la tranquilidad de saberse entre los buenos y que permiten justificar cualquier atrocidad contra los otros, que fácilmente acaban siendo los malos.

Que el presidente de los Estados Unidos juegue tan burdamente este juego, hasta el punto de que las cadenas de televisión más conservadoras rechacen sus anuncios sobre estas caravanas por racistas, es un indicador de lo lejos que ha llegado el populismo. Espero que nos enseñe. Además, esta falacia, esa grosera simplificación puede ahuyentar alguna incertidumbre al que compra tan averiada mercancía, pero no ofrece ninguna solución.

Hay una legislación internacional que respetar. Y, como decía el filósofo Daniel Innerarity en un artículo periodístico, una democracia que reprogramar. Hay que responder con responsabilidad, límites e intereses compartidos a la complejidad de los problemas.

Los siento, presidente permítame que acabo diciendo que el primero de ...

(El presidente retira la palabra a la oradora.)

 
Última actualización: 8 de abril de 2019Aviso jurídico