Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 12 de diciembre de 2018 - Estrasburgo Edición revisada

Sistema común del impuesto sobre los servicios digitales que grava los ingresos procedentes de la prestación de determinados servicios digitales - Fiscalidad de las empresas con una presencia digital significativa (debate)
MPphoto
 

  Gabriel Mato, en nombre del Grupo PPE. – Señor presidente, el diseño de un marco fiscal estable y moderno es esencial para abrir oportunidades digitales a personas y empresas en un mercado de más de 500 millones de consumidores, el de la Unión Europea. El objetivo que hemos querido defender en este informe es que cada empresa pague lo que le corresponde y, además, donde le corresponde. Lo que de ninguna manera podemos permitir es que las empresas digitales paguen de media menos de la mitad del impuesto de sociedades que las empresas tradicionales. Esto es una injusticia para nuestras pymes y es una injusticia para todos los ciudadanos.

La propuesta que nos presentó la Comisión —y que apoyamos— estableció un impuesto del 3 % a los ingresos de las grandes empresas tecnológicas, con el objetivo de establecer unas reglas de juego equitativas entre el sector digital y el sector tradicional. Logramos un buen acuerdo en la Comisión de Asuntos Económicos, con una serie de compromisos para mantener el impuesto en el 3 %, a la par que ampliábamos el ámbito de aplicación para que más empresas del sector digital quedasen sujetas a este impuesto.

Pero, una vez más, el Grupo socialista vuelve a incumplir sus acuerdos y, lamentablemente, ha decidido romper el compromiso que pactamos hace poco más de una semana en la última reunión de ponentes alternativos. Vale poco su palabra y créanme que lo lamento.

En la propuesta hemos querido garantizar que esta sea una medida temporal y creo que lo importante es trabajar en una solución a largo plazo —confío en que no solo a nivel europeo, sino a nivel de la OCDE— que garantice las mismas reglas de juego para todas las empresas y no sean las pymes las que sufran una desventaja competitiva.

Nuestro papel como Parlamento debe ser el de contribuir de forma constructiva a este debate, siendo conscientes de las complicaciones que está teniendo el Consejo. No obstante, debemos asegurar que esta medida refuerza nuestro mercado único digital y no permitir que algunos Estados miembros decidan implementar sus propias medidas, mientras que otros congelan la propuesta.

 
Última actualización: 16 de mayo de 2019Aviso jurídico