Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Martes 15 de enero de 2019 - Estrasburgo Edición revisada

Aplicación del Acuerdo Comercial entre la UE y Colombia y Perú - Aplicación del pilar comercial del Acuerdo de Asociación con América Central (debate)
MPphoto
 

  Santiago Fisas Ayxelà, ponente. – Señora presidenta, querida comisaria, el Acuerdo Comercial firmado en 2013 por la Unión Europea con Colombia y Perú se ha aplicado provisionalmente durante estos últimos cinco años y, tras analizar su implementación y las relaciones entre las tres partes, podemos afirmar que ha sido un acuerdo ventajoso para todos.

Este Acuerdo supera los aspectos estrictamente comerciales, ya que supone una relación basada en normas, en valores comunes y en estándares internacionales que ha repercutido de forma muy positiva en el desarrollo socioeconómico de las partes. Es, además, una herramienta que nos permite consolidar nuestra asociación estratégica con América Latina, que es de vital importancia para la Unión Europea.

El Acuerdo Comercial ha contribuido a la estabilidad económica, la modernización y la diversificación de las exportaciones en Colombia y Perú. Es importante para estos países tener un mercado de referencia fuera de Latinoamérica que les permita diversificar sus exportaciones. El Acuerdo ha contribuido a que Colombia y Perú hayan modernizado y diversificado sus exportaciones y ha resultado beneficioso para sus pequeñas y medianas empresas.

También para las empresas europeas, el Acuerdo ha supuesto una mejora en el acceso a estos mercados, no solo por la eliminación de aranceles, sino también por la reducción de las barreras comerciales bilaterales. Sin embargo, considero que se han de tomar medidas eficaces por parte de la Comisión y de los Estados miembros para que nuestras pymes puedan explotar todo el potencial que les brindan acuerdos comerciales como este.

Debemos valorar positivamente que se haya avanzado en la búsqueda de soluciones a las barreras comerciales ahora existentes, especialmente en temas sanitarios y fitosanitarios, pero queda aún trabajo por hacer, por parte de Colombia y Perú, para resolver cuestiones como la certificación de ciertos productos cárnicos y lácteos, la protección de las indicaciones geográficas de la Unión o la fiscalidad aplicada a la importación de bebidas espirituosas.

El Acuerdo ha permitido asimismo impulsar mecanismos de cooperación entre la Comisión y los Gobiernos de Colombia y Perú, sobre todo en temas comerciales y de desarrollo sostenible. El objetivo tiene que ser trabajar para garantizar que la normativa internacional en materia laboral y de medio ambiente se aplique de forma correcta.

Al estar acompañado por una hoja de ruta, el Acuerdo también ha servido para hacer un seguimiento sobre temas sociales y medioambientales. Podemos afirmar que se han hecho progresos positivos por parte de Colombia y Perú, pero queda camino por recorrer y hay que insistir en el cumplimiento de las disposiciones reflejadas para garantizar la libertad de asociación, el derecho de negociación colectiva, las inspecciones laborales, el trabajo informal, el trabajo infantil o temas medioambientales.

Me gustaría felicitar al Gobierno de Colombia por el acuerdo para el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo alcanzado con la guerrilla de las FARC, y también por su entrada en la OCDE el pasado 30 de mayo, lo cual reconoce las importantes reformas emprendidas en el país.

Animo asimismo a Perú a que avance sus reformas en el marco del Programa País de la OCDE. Finalmente querría recordar que este Acuerdo también debería haberse suscrito con todos los países andinos, incluyendo Bolivia y Ecuador, que por razones políticas no quisieron negociarlo. Me congratulo de que Ecuador solicitara adherirse en 2015 al darse cuenta de los beneficios que representaba para su economía y de que este Parlamento ratificara su adhesión en diciembre del 2017.

Debemos animar a estos países amigos para que sigan trabajando en la buena dirección. Aún hay mejoras que llevar a cabo, pero hay que felicitarles por el camino recorrido y asegurarles que cuentan con el apoyo de la Unión Europea.

 
Última actualización: 15 de mayo de 2019Aviso jurídico