Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Jueves 31 de enero de 2019 - Bruselas Edición revisada

Situación en Venezuela (B8-0082/2019, B8-0083/2019, B8-0084/2019, B8-0085/2019, B8-0086/2019, B8-0087/2019)
MPphoto
 

  Marina Albiol Guzmán, en nombre del Grupo GUE/NGL. – La Izquierda Unitaria Europea ha votado en contra de la Resolución sobre la situación en Venezuela presentada por el Grupo PPE, socialdemócratas y liberales. Claro. Porque es una Resolución que reconoce a Juan Guaidó, el golpista, como presidente. Y lo hace porque, como todos sabemos, la Unión Europea está preocupadísima por los derechos humanos y por eso financia centros de tortura para migrantes en Libia, construye vallas con concertinas o impide que los barcos de las ONG salgan a la mar para rescatar personas. Está preocupadísima por los derechos humanos, claro, pero en Venezuela.

Otro argumento para reconocer al golpista es el fuerte aprecio que tiene la Unión Europea por la democracia. Y por eso la Unión Europea tiene un acuerdo económico preferencial con un modelo tan democrático como la monarquía absolutista de Arabia Saudí.

El Parlamento Europeo considera que tiene que apoyar a una persona que se ha autoproclamado presidente, así sin elecciones ni nada, porque Maduro es un tirano que mata al pueblo de hambre. No como el presidente de Sudán, con quien la Unión Europea ha firmado varios acuerdos en los últimos meses, que solo tiene dos órdenes de búsqueda y captura por parte de la Corte Penal Internacional por crímenes contra la humanidad.

Además, el Parlamento Europeo está consternado porque, según sus datos, dos millones de venezolanos y venezolanas están exiliados. En cambio, Israel es prácticamente un miembro más de la Unión Europea porque solo hay cinco millones de palestinos y palestinas en el exilio.

Yo creo que queda clarísimo que el apoyo al golpe de Estado en Venezuela no tiene nada que ver ni con el petróleo, ni con el seguidismo de la Unión Europea a los Estados Unidos, ni muchísimo menos con que Venezuela tenga un Gobierno que no sigue sus dictados neoliberales.

 
Última actualización: 4 de abril de 2019Aviso jurídico