Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Jueves 14 de febrero de 2019 - Estrasburgo Edición revisada

Protección de los animales durante el transporte dentro y fuera de la Unión (A8-0057/2019 - Jørn Dohrmann)
MPphoto
 

  Lola Sánchez Caldentey (GUE/NGL). – Señor presidente, hoy hemos votado un informe muy curioso. Un informe de iniciativa propia de este Parlamento en el que se pide algo tan lógico como que se cumpla la ley.

Y es que hace ya catorce años que se aprobó una legislación para regular el transporte de animales vivos, tanto dentro como fuera de la Unión. Catorce años después, el propio Parlamento es quien levanta la voz para exigir que se implementen estas medidas, que deberían aliviar el indecible sufrimiento que padecen nada más y nada menos que mil millones de animales al año. Mil millones de seres que sienten, que sufren, que padecen. ¿Se pueden hacer ustedes una idea?

¿Es demasiado pedir que se implemente la ley, se vigile y se sancione a quien no la cumpla? ¿Para qué legislamos, entonces? La legislación sobre protección animal ¿es un simple lavado de cara?

Entiendo que esta Europa neoliberal, que hoy está dejando morir en el mar a quienes huyen de la guerra, no es la Europa que nos sacará del infierno animal en que hemos convertido este mundo.

Bajo ningún concepto es aceptable que exportemos animales vivos a países como Turquía o Uzbekistán, no solo por las enormes distancias y las terribles condiciones del viaje, sino porque fuera de aquí no existen medidas que aminoren el sufrimiento a la hora del sacrificio. ¿Por qué establecemos reglas en Europa pero permitimos que fuera se sacrifique a nuestros animales de cualquier manera? Yo solo encuentro una respuesta: «Es el mercado, amigos».

No cabe más hipocresía. Si las normas no se aplican es simplemente porque no se quiere. Porque la industria no quiere.

Y aunque hemos votado a favor de este informe, no, no nos gusta esta regulación, porque es muy poco ambiciosa. Somos millones de personas ya las que pedimos más, porque un mundo ecologista, feminista y animalista se está abriendo paso frente a esta era de la desolación que nos ha traído el capitalismo, que lo convierte todo, incluso la vida, en mercancía.

 
Última actualización: 5 de julio de 2019Aviso jurídico