Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Jueves 14 de marzo de 2019 - Estrasburgo Edición revisada

Informe estratégico anual sobre la implementación y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (debate)
MPphoto
 

  Lola Sánchez Caldentey (GUE/NGL). – Señora presidenta, en septiembre se celebrará la primera reunión de jefes de Estado para evaluar los progresos de la Agenda 2030 y será el momento de subsanar los vacíos en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La coherencia política para el desarrollo debe imponerse en todos los ámbitos y en todos los niveles, pero el elefante en la habitación se llama política comercial.

Debemos dotar a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de una perspectiva de género transversal, y también deben ser los principios rectores de nuestras políticas agrícolas, pesqueras y de consumo, y, por supuesto, debemos alinear el marco financiero plurianual con los objetivos de la Agenda.

Los progresos que se están dando son insuficientes —eso es evidente— y lo seguirán siendo mientras algunas preguntas clave sigan siendo tabú, porque, a pesar de invertir millones en desarrollo sostenible, nunca oímos hablar de algunas cuestiones fundamentales. Cuando debatimos sobre el objetivo de «hambre cero», tenemos que atrevernos a hablar de soberanía alimentaria y restringir la especulación bursátil de alimentos; cuando hablamos sobre el «fin de la pobreza», hablemos de acabar con la riqueza extrema; al tratar sobre «salud y bienestar», preguntémonos por la privatización de la salud y las patentes; y, en lugar de rendir pleitesía dogmática al objetivo del crecimiento económico, busquemos el equilibrio en un planeta que es finito.

Señor Timmermans, salvar a los oprimidos ha sido siempre romántico pero, desde aquí, propongo que empecemos por identificar a las fuerzas que los oprimen y a ponerles coto.

 
Última actualización: 8 de julio de 2019Aviso jurídico