Go back to the Europarl portal

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (Selected)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
This document is not available in your language. Please choose another language version from the language bar.

 Index 
 Full text 
Debates
Miércoles 27 de marzo de 2019 - Estrasburgo Edición provisional

Calidad de las aguas destinadas al consumo humano (debate)
MPphoto
 

  Francesc Gambús (PPE). – Señor presidente, señor comisario, el debate sobre la Directiva de calidad del agua destinada al consumo humano ciertamente es muy importante, y lo es por diversas razones. La primera, porque es la única iniciativa popular que ha conseguido salir adelante con más de un millón y medio de firmas de ciudadanos europeos, preocupados por este tema.

No puede ser menos: el acceso al agua y su gestión sostenible, así como a su saneamiento, es el objetivo número seis de los objetivos de desarrollo sostenible y, según datos de Eurostat, casi el 2 % de europeos tiene dificultades de acceso. Además, dicho acceso forma parte intrínseca del pilar europeo de derechos sociales, que, en su punto número 20, establece el derecho al acceso a servicios esenciales de buena calidad, incluyendo el agua.

Debemos, además, aprobar esta Directiva porque nos puede ayudar a conseguir un objetivo vinculado a la reducción de generación de residuos, ya que el mayor consumo de agua de grifo, fomentado por el aumento de los niveles de su calidad, puede reducir en casi una quinta parte el consumo de agua embotellada, reduciendo a su vez los residuos de plástico generados paralelamente.

Mayor calidad, mejor acceso —especialmente para aquellos sectores más vulnerables y marginalizados—, mayor transparencia para los consumidores en su factura de consumo y menor burocracia al mejorar los sistemas de información electrónica.

Hago mías, señor presidente, las palabras que pronunció el presidente Juncker durante el discurso del estado de la Unión: «Los europeos de hoy y las futuras generaciones se merecen una Europa que proteja sus estándares de vida». Merecemos una Europa que nos empodere, una Europa que ayude y proteja.

Y quiero felicitar, para terminar, al señor Dantin, por el gran trabajo hecho en la tramitación de este dosier. Sin embargo, es una vergüenza que, pese a los esfuerzos de la Comisión y de este Parlamento, los Estados miembros no lo hayan considerado una prioridad y debamos posponer las negociaciones hasta el próximo mandato.

(El orador acaba su intervención en catalán).

 
Last updated: 15 April 2019Legal notice