Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 3 de abril de 2019 - Bruselas Edición revisada

Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (debate)
MPphoto
 

  Gabriel Mato, ponente. – Señor presidente, la financiación a través del FEMP es un elemento clave para la pesca sostenible y la conservación de los recursos biológicos marinos, para la seguridad alimentaria a través del suministro de productos del mar, para el crecimiento de una economía azul y para el desarrollo sostenible de unos mares y océanos saludables, seguros y limpios.

Me gustaría enfatizar la importancia del sector europeo marítimo pesquero y acuícola, que involucra a más de ochenta y cinco mil embarcaciones, emplea a más de trescientas cuarenta mil personas y produce más de seis millones de toneladas de pescado de alta calidad y nutricionalmente muy rico, además de mariscos procedentes de la pesca y de la acuicultura. El impacto socioeconómico de este sector es enorme en muchas regiones costeras que dependen de él y tienen fuertes vínculos con la cultura y las costumbres locales.

Sin embargo, hay muchos problemas derivados de la implementación de la política común de pesca, como la eliminación de los descartes o lograr el rendimiento máximo sostenible, además de los resultantes del Brexit. Por lo tanto, es importante salvaguardar el presupuesto necesario para hacer frente a estos problemas y desafíos que afectan al sector marítimo y pesquero, y hay que tener en cuenta la muy corta asignación presupuestaria de la Unión Europea para esta política. Y no debe ser usado en ningún caso como excusa el Brexit para reducir la financiación.

Por tanto, me alegro especialmente de que el Parlamento haya pedido un aumento del 10 % del presupuesto en comparación con la propuesta de la Comisión. Durante todo el proceso con los ponentes alternativos, cuya labor me gustaría agradecer públicamente, hemos trabajado arduamente para lograr el equilibrio adecuado entre la necesidad de seguir apoyando pesca y acuicultura y sectores de procesamiento, a la vez que preservamos los recursos pesqueros. Todos los compromisos se adoptaron al final en la Comisión de Pesca, y espero que se mantengan en la sesión plenaria.

De estos compromisos, me gustaría destacar alguno. No queremos que los mares y sus ecosistemas se deterioren, pero queremos que haya hombres y mujeres trabajando y teniendo un salario y condiciones de trabajo decentes. No queremos que los barcos pesqueros aumenten su capacidad para capturar peces, pero queremos inversiones a bordo que aumenten el espacio de un barco pesquero para mejorar la seguridad o las condiciones de trabajo de vida de la tripulación o la calidad del producto. No queremos el reemplazo de motores para tener más potencia, pero queremos que los motores viejos y contaminantes se recambien por otros modernos y ecológicos.

Hemos aceptado no dar dinero público para construir nuevos buques, pero nos gustaría, al menos, facilitar el acceso al crédito, a los seguros y a los instrumentos financieros, especialmente para las pequeñas empresas que carecen de capital para hacer inversiones significativas. Nos gusta prestar una atención especial a los operadores de pequeña escala, a los artesanales, y es por eso que les damos prioridad absoluta. No queremos apoyar a los operadores para que simplemente cumplan la ley, pero queremos que, cuando la ley genere costos insoportables para los operadores, se les otorgue financiación pública. No queremos dar dinero a quienes no cumplen la ley, pero no queremos imponer dobles sanciones y condiciones que les impiden solicitar financiación.

No queremos financiar vacaciones para los pescadores, pero queremos compensarles por la pérdida de sus ingresos en caso de que la pesca se detenga temporalmente. No queremos dar dinero a los pescadores para que cesen su actividad y utilicen este dinero para comprar otra embarcación, pero queremos alentar a los pescadores a que cesen su actividad allí donde exista un exceso de capacidad. No queremos dar dinero a la acuicultura y al procesamiento no sostenible, pero sería absurdo no dar un impulso a nuestros sectores que proveen de pescado de alta calidad y seguir importando pescado de baja calidad y no sostenible.

Finalmente, no queremos que las regiones ultraperiféricas reciban ayuda operativa sin que esto esté justificado, pero deseamos apoyar a estas regiones, que están lejos y tienen limitaciones estructurales, para utilizar el dinero disponible y que se ajuste a sus necesidades reales. Me complace que hayamos optado finalmente por la flexibilidad y la simplificación de las actuales normas de elegibilidad detalladas y prescriptivas, y que nos hayamos alejado en parte de eso que algunos llaman «microgestión de Bruselas».

 
Última actualización: 26 de junio de 2019Aviso jurídico