Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 3 de abril de 2019 - Bruselas Edición revisada

Establecimiento de un plan plurianual para la pesca demersal en el Mediterráneo occidental (debate)
MPphoto
 

  Carlos Iturgaiz, en nombre del Grupo PPE. – Señor presidente, este acuerdo es presentado por algunos como un paso decisivo hacia la sostenibilidad en el mar Mediterráneo, donde, aparentemente, la mayoría de las poblaciones de peces están sobreexplotadas. Pero, una vez más, las presiones de varios actores, los sospechosos habituales, llevaron a un acuerdo donde el enfoque principal y casi único es la sostenibilidad ambiental.

Solo puedo compartir las preocupaciones del sector de los pescadores de que los recortes drásticos en el esfuerzo de pesca —40 % de reducción en los próximos cinco años— tendrán consecuencias irreparables. Porque durante los últimos diez años, en mi país, España, el número de arrastreros ya ha disminuido de 900 a 600. No estoy seguro de que otros países hayan hecho el mismo esfuerzo. Pero esto no es lo peor. Lo peor es que las medidas propuestas, y me refiero aquí principalmente a la prohibición del arrastre, no tienen base científica. Son arbitrarias y rígidas.

Las prohibiciones directas nunca son constructivas. Son simplistas, unidimensionales, desproporcionadas e injustas. Una provisión brusca y arbitraria de la pesca de arrastre es un precedente muy malo, que podría llevar a restricciones absurdas en el futuro. La prueba es que hasta ahora había una prohibición de pescar dentro de una isobara de cincuenta metros a tres millas de la costa. Ahora los arrastreros tendrán que abandonar la zona donde siempre han pescado y moverse más lejos durante tres meses, a cien metros de isobara o a seis millas de la costa.

Esto significa en la práctica una prohibición total de la pesca de arrastre en la mayor parte del Mediterráneo, ya que esta flota opera principalmente en la plataforma continental, que en su mayoría coincide con el límite de profundidad propuesto. Además, la plataforma continental termina abruptamente en muchas áreas, alcanzando una gran profundidad en unas pocas millas, lo que hace imposible que los barcos arrastreros puedan pescar más allá de esa área.

No hace falta decir que los arrastreros de fondo son los principales proveedores de alimentos a los puertos mediterráneos, las subastas y las industrias auxiliares. Por lo tanto, si los arrastreros deben detener las actividades de pesca durante tres meses cada año, estos sectores también se verán profundamente afectados.

El arrastre, como cualquier otro arte, no debe ser demonizado. Debemos evitar los conflictos entre marchas diferentes, entre pescadores en pequeña escala y gran escala. Todos nuestros pescadores contribuyen al suministro de pescado nutritivo y, por eso, nuestra posición será votar «no» en la votación de mañana.

 
Última actualización: 26 de junio de 2019Aviso jurídico