Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Martes 16 de abril de 2019 - Estrasburgo Edición provisional

Transparencia y sostenibilidad de la determinación del riesgo en la cadena alimentaria de la UE (debate)
MPphoto
 

  Pilar Ayuso, ponente. – Señor presidente, señor comisario, hoy me complace enormemente que, después de veinte años en este Parlamento, mi última intervención sea como ponente de un informe sobre la cadena alimentaria, ya que yo llegué aquí —hace veinte años, como he dicho— en plena crisis de las vacas locas y después de haber sido responsable de alimentación y de industria agroalimentaria en España.

Intervine activamente en el Reglamento que dio origen a la EFSA y he participado durante estos años ininterrumpidamente en toda la legislación alimentaria. Hoy puedo decir con conocimiento de causa que la Unión Europea tiene la legislación alimentaria más estricta del mundo y que somos un referente en cuanto a seguridad alimentaria. Puedo decir que nuestra industria alimentaria es excelente, innovadora y competitiva, y puedo decir que la EFSA, de la que soy persona de contacto de este Parlamento, desarrolla un magnífico trabajo desde su creación de acuerdo con la legislación vigente.

Sin embargo, se hacía necesario actualizar el Reglamento que la creó en 2002, no solo porque el tiempo nos ha puesto de manifiesto los puntos que eran mejorables, sino también porque los ciudadanos de la Unión Europea cada vez están más interesados en el proceso de determinación del riesgo de la cadena alimentaria y en la transparencia de los estudios científicos en los que se basa la toma de decisiones.

Solo tengo que lamentar que esta legislación se haya gestado precipitadamente, sin apenas tiempo para debatir y bajo una tremenda presión mediática, que no es el mejor escenario.

Pienso que llamar a este Reglamento «ley general alimentaria» es un tanto pretencioso porque solo aborda la cuestión de la transparencia. No podemos olvidar que nuestro sistema de seguridad alimentaria, la responsabilidad de la determinación del riesgo recae sobre la Autoridad, pero la gestión del riesgo no.

No obstante, no quiero quitar importancia al acuerdo al que hemos llegado; creo sinceramente que hemos conseguido nuestro objetivo de asegurarnos un procedimiento de toma de decisiones, basado en la evidencia científica, que mantenga un alto nivel de salud pública y seguridad en la Unión Europea.

Al mismo tiempo, creo que podemos generar un aumento de la confianza pública en la toma de decisiones al hacerlo más transparente. Para garantizar una mayor transparencia, los ciudadanos tendrán acceso inmediato a los estudios científicos, soportes de las solicitudes de autorización; es decir, la información no confidencial se publicará en el momento en que la aplicación sea considerada válida o admisible.

En relación con este espíritu de transparencia, se va a crear una base de datos para garantizar que las empresas presenten todos los estudios cuando soliciten una autorización y no dejen sin presentar aquellos que les sean desfavorables. Además, con ello, las empresas que incumplan esta obligación podrán ser penalizadas.

Con este acuerdo también hemos conseguido encontrar un equilibrio razonable entre la transparencia y los intereses de la industria para seguir fomentando la innovación en el sector alimentario de la Unión Europea; es decir, la divulgación de la información se hará sin perjuicio de los derechos de propiedad industrial o intelectual. Además, para evitar que dicha información sea utilizada con fines comerciales injustos, se han introducido ciertas salvaguardas en el momento de la divulgación de la información, como, por ejemplo, la trazabilidad.

En lo que respecta a la organización de la EFSA, no puedo sino alegrarme por dos motivos: primero, porque a partir de ahora el Parlamento va a tener dos representantes en su Junta Directiva, y, segundo, porque se va a aumentar la participación de los Estados miembros en las comisiones técnicas y científicas. Eso va a hacer que se involucren más estrechamente los científicos de todos los Estados miembros en los procedimientos de autorización.

En cuanto a la lista de elementos confidenciales, es importante que el proceso de fabricación o producción sea incluido como un elemento confidencial. También es necesario mantener que las ideas innovadoras sean incluidas en los elementos confidenciales.

Por último, la parte positiva de este acuerdo, que es la evaluación del riesgo, va a seguir basándose en la evidencia científica, pero, al mismo tiempo, va a mejorar la transparencia sobre la toma de decisiones. Solo lamento que no se haya homologado el proceso con los de la Agencia Europea del Medicamento o la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas.

Y termino pidiendo un voto favorable para este acuerdo.

 
Última actualización: 9 de julio de 2019Aviso jurídico