Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Martes 26 de noviembre de 2019 - Estrasburgo Edición provisional

Preparación de la reunión del Consejo Europeo de los días 12 y 13 de diciembre de 2019 (debate)
MPphoto
 

  Esteban González Pons (PPE). – Señora presidenta, el nuevo presidente del Consejo encontrará sobre su mesa asuntos urgentes que requieren una política urgente. La crisis climática no es un asunto para los próximos cinco años, es un asunto para los próximos cincuenta años y es uno de estos asuntos urgentes.

El Green New Deal europeo nos afecta a todos. Y todos tenemos que implicarnos en su solución. Luchar contra el cambio climático no será la tarea de un solo hombre, ni siquiera la tarea de un solo partido político; es una tarea para todos los hombres, todas las mujeres y todos los partidos políticos. Debe ser una política transversal y debe hacerse soportada por mayorías sólidas y por mayorías estables. Hacer de la lucha contra el cambio climático una cuestión ideológica, legislar desde posiciones partidistas es condenar la lucha contra el cambio climático al fracaso. O estamos todos juntos, detrás, o no haremos nada.

Tanto perjudican a la lucha contra el cambio climático los que no quieren sumarse al consenso como aquellos que excluyen a otros del consenso. No se es mejor luchando contra el cambio climático cuanto más solo se está. Los mejores son siempre los que saben formar mayorías ante los retos de la historia. Nuestra posición es clara. Necesitamos un pacto verde tres veces sostenible: para tener un clima sostenible, para tener una industria sostenible y para tener una sociedad sostenible.

Necesitamos un pacto verde que aúne nuestra política de protección climática con nuestra economía social de mercado; en caso contrario, perderemos el apoyo de los ciudadanos y abonaremos las tesis de los nacionalistas y de los populistas. Si no lo hacemos así, no protegeremos a aquellos que ya están sufriendo las consecuencias del cambio climático: los productores de carbón o los agricultores de zonas inundables y que de una manera justa están pidiendo ayuda.

Defender el clima no es ni de derechas ni de izquierdas. Es, simplemente, un imperativo moral. Y los próximos meses habrá que afrontar el Brexit después del Brexit. Si hay un nuevo referéndum, deberemos implicarnos —cosa que no hicimos en el primer referéndum—, y si no hay un nuevo referéndum, el Brexit después del Brexit no puede convertir al Reino Unido en el miembro invisible del cuerpo europeo, en el miembro fantasma del cuerpo europeo.

No podemos reaccionar frente al Reino Unido con nostalgia, pero tampoco con ánimo de revancha o con rencor. Por cierto, un Reino Unido separado de la Unión Europea no podrá luchar por sí mismo solo contra el cambio climático.

Y espero del Consejo que se implique en la próxima conferencia sobre el futuro de la Unión Europea. Sin el Consejo no adelantaremos. Y necesitamos adelantar, porque la Unión Europea es como una bicicleta, si se para, se cae.

 
Última actualización: 9 de diciembre de 2019Aviso jurídico