Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Debates
Miércoles 15 de enero de 2020 - Estrasburgo Edición provisional

Posición del Parlamento Europeo sobre la Conferencia sobre el Futuro de Europa (debate)
MPphoto
 

  Iratxe García Pérez, en nombre del Grupo S&D. – Señor presidente, el próximo 9 de mayo se cumplirán setenta años de la Declaración Schuman, que proponía la creación de las primeras Comunidades Europeas. Aquel día comenzaba una aventura política, en el mundo y en la historia. Seis países elegían libremente unir sus destinos para garantizar la paz y mejorar la vida de las personas.

Pero ya decía aquella Declaración que Europa no se haría de una sola vez, sino a lo largo de una evolución constante que debía basarse en la solidaridad. Ahora nos toca a nosotros darle un nuevo empuje para que la Unión Europea sea capaz de garantizar la paz en Europa y en el mundo, y también mejorar la vida de las personas. Hoy en día nuestra Unión se enfrenta a nuevos retos como la emergencia climática, las desigualdades, la digitalización. Pero también, desgraciadamente, los ataques al estado de Derecho, el deterioro de este, y los populismos.

La Conferencia sobre el Futuro de Europa, por ello, es una oportunidad única, que no podemos dejar pasar, para actualizar nuestra Unión mejorando su capacidad de afrontar los retos. Y es también una oportunidad para implicar a la ciudadanía, para escuchar qué espera la gente de Europa y conocer sus propuestas, para que puedan venir también de todos los sectores de la sociedad.

Así fue la primera gran conferencia sobre el futuro de Europa, que se celebró en La Haya en 1948. Por supuesto, hoy tenemos muchos más medios y mecanismos para facilitar la participación de la sociedad civil. Y debemos aprovecharlos. Los Socialistas y Demócratas queremos que este sea un verdadero diálogo con la ciudadanía y que se traduzca en resultados concretos.

Trabajaremos para que haya una amplia participación de toda la sociedad, con un equilibrio de género, de edad y de proveniencia geográfica. Y, además, con todos los niveles de representación: desde lo local a lo europeo. Porque todos tienen algo que aportar. Porque Europa no existe si no existe cada uno de sus pueblos y ciudades, que es donde se aplican al final las políticas que decidimos aquí, en el Parlamento Europeo.

Decía Jean Monnet que no estamos aquí para coaligar Estados, sino para unir a las personas. Algunos parece que no lo tienen claro y siguen empeñados en hablar en clave nacional. No se dan cuenta de que Europa suma. De que juntos somos más fuertes, y de que en un contexto geopolítico cada vez más difícil necesitamos fortalecer nuestro proyecto. Y tampoco estamos aquí para construir un mercado. Queremos construir una comunidad, que es mucho más.

Por eso, es la hora de defender la democracia europea y recordar que debemos mejorar la vida de las personas. Durante demasiado tiempo la Unión ha descuidado el pilar social, y las políticas económicas no han ido acompañadas de medidas sociales. Hemos dejado que crezca la pobreza, y que aumente la desigualdad, y eso solo puede aumentar los populismos.

Hemos dado grandes pasos para avanzar en la Europa de la ciudadanía, y debemos estar orgullosos. El Tratado de Lisboa fortaleció al Parlamento Europeo y, además, ha introducido nuevos instrumentos para la participación ciudadana, pero no es suficiente. Espero que la conferencia sobre el futuro de Europa abra nuevos espacios para enriquecer el debate y para encontrar ideas innovadoras que mejoren nuestra Unión. Debemos perfeccionar el sistema electoral de cara a las próximas elecciones de 2024.

En estos setenta años hemos recorrido un largo camino y, sobre todo, se ha ampliado la familia europea. Empezaron solo seis países y hemos llegado a ser veintiocho. Con gran tristeza despedimos a un miembro, aunque espero que solo sea temporalmente. Veámoslo como una ocasión para repensar el proyecto europeo. Echar la vista atrás para ver el camino recorrido es un ejercicio necesario.

También lo es recordar todo lo que nos une. Pero más importante todavía es ser conscientes de que el futuro está en nuestras manos, de que no podemos caer en la nostalgia, de que cada día estamos construyendo Europa. Esto es una comunidad de destino que nos pertenece a todos y todas, y entre todos y todas debemos marcar el rumbo. Los Socialistas y Demócratas pondremos de nuestra parte para hacer realidad este sueño de Europa.

 
Última actualización: 31 de enero de 2020Aviso jurídico