Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
Preguntas parlamentarias
PDF 6kWORD 20k
14 de noviembre de 2018
E-004981/2018(ASW)
Respuesta del Sr. Arias Cañete en nombre de la Comisión Europea
Referencia de la pregunta: E-004981/2018

La liberalización del mercado de la electricidad y la protección de los consumidores no son objetivos contrapuestos en la política que promueve la Comisión. Por el contrario, se ha demostrado que en los mercados liberalizados los consumidores tienen más posibilidades de elección de ofertas, ya que la competencia obliga a las empresas energéticas a proporcionar un mejor servicio, los precios se mantienen bajo control o se reducen, y se ahorra el dinero de los contribuyentes.

Según los datos de Eurostat(1), en el segundo semestre de 2017, los precios de la electricidad de uso doméstico en España (0,2177 EUR/kWh, impuestos incluidos) estaban ligeramente por encima de la media de la EU-28 (0,2048 EUR/kWh) y habían disminuido desde 2015. Las facturas de los consumidores también se ven afectadas por el nivel de las tarifas de red, que vienen determinadas por las autoridades reguladoras nacionales.

La Comisión reconoce la importancia de garantizar una protección adecuada y específica de los consumidores vulnerables y en situación de pobreza energética. Sin embargo, la regulación de los precios para todos no parece ser eficiente en la lucha contra la pobreza energética, ya que subvenciona el coste de la energía para los hogares de renta alta, que consumen, por término medio, más energía que los hogares de renta baja.

El paquete «Energía limpia para todos los europeos» anima a los Estados miembros a reducir la pobreza energética mediante medidas específicas de política social y de eficiencia energética. Los Estados miembros tendrán que definir los niveles de pobreza energética, efectuar su seguimiento y transmitir información al respecto, garantizando al mismo tiempo que las medidas de eficiencia energética en beneficio de los hogares afectados por la pobreza energética y las estrategias de renovación de edificios a largo plazo contribuyan a su reducción.

Para apoyar a los Estados miembros en esta tarea, la Comisión ha creado un Observatorio Europeo de la Pobreza Energética(2). Sus principales tareas consisten en recopilar y compartir datos y conocimientos precisos sobre la pobreza energética, mantener la comunicación con los interlocutores y proporcionar asistencia técnica a las partes interesadas.

(1)https://ec.europa.eu/eurostat/statistics-explained/images/7/7d/Electricity_prices%2C_Second_semester_of_2015-2017_%28EUR_per_kWh%29.png
(2)https://www.energypoverty.eu/

Última actualización: 15 de noviembre de 2018Aviso jurídico