Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
Preguntas parlamentarias
PDF 23kWORD 21k
2 de mayo de 2019
E-000408/2019(ASW)
Respuesta de la Sra. Vestager en nombre de la Comisión Europea
Referencia de la pregunta: E-000408/2019

En nuestra aplicación de la normativa de competencia, en virtud de la «doctrina de las infraestructuras esenciales» puede exigirse a una empresa dominante que comparta sus activos con otras empresas si un activo es «esencial» (indispensable) para que esas otras empresas puedan competir eficazmente en el mercado y si la denegación del acceso puede eliminar la competencia efectiva en ese mercado y, por lo tanto, causar perjuicios a los consumidores. Las pruebas correspondientes consisten en una evaluación detallada caso por caso de si un conjunto de datos es realmente esencial. Por consiguiente, no es posible afirmar que, en general, los «datos», o los «datos personales», sean una infraestructura esencial.

Con arreglo a las normas establecidas en el Reglamento (CE) n.° 1/2003, la Comisión puede ordenar cambios de la estructura de una empresa si «de la propia estructura de la empresa se deriva un riesgo sustancial de una infracción duradera o reiterada(1)». Esos cambios estructurales deben ser los necesarios para poner fin de manera efectiva a la infracción y deben ser proporcionados a ese objetivo.

Ello significa que, para imponer cambios de ese tipo, la Comisión debe determinar en primer lugar la existencia de una infracción, como, por ejemplo, un abuso de posición dominante(2). En segundo lugar, la Comisión debe establecer que el riesgo de abuso es inherente a la estructura de la empresa y que los cambios de comportamiento serían insuficientes o más gravosos.

Por último, en virtud del Reglamento sobre concentraciones de la UE, la Comisión solo puede revocar una decisión bajo condiciones estrictas, a saber cuando la decisión se base en información incorrecta de la que sea responsable una de las empresas o que haya sido obtenida de forma fraudulenta. Si se planteara un caso de este tipo, la Comisión lo evaluaría.

(1)Considerando 12.
(2)La posición dominante en sí no es ilegal.

Última actualización: 2 de mayo de 2019Aviso jurídico