Preguntas parlamentarias
PDF 50kWORD 11k
6 de enero de 2020
O-000001/2020
Pregunta con solicitud de respuesta oral
a la Comisión
Artículo 136 del Reglamento interno
Tanja Fajon, Ádám Kósa, Janusz Lewandowski, Dimitrios Papadimoulis, Stelios Kouloglou, Helmut Scholz, Romana Tomc, Ernest Urtasun, Martina Michels, Annie Schreijer-Pierik, Kateřina Konečná, Milan Zver, Monika Beňová, Viktor Uspaskich, Clare Daly, Loucas Fourlas, Ljudmila Novak, Miroslav Číž, Marie Toussaint, Jackie Jones, Peter Pollák, Robert Hajšel, Tudor Ciuhodaru, Radan Kanev, Mircea-Gheorghe Hava, Petros Kokkalis, Stanislav Polčák, Michal Wiezik, Franc Bogovič, Vladimír Bilčík, Dolors Montserrat, José Ramón Bauzá Díaz, Dennis Radtke, Róża Thun und Hohenstein, Martin Hojsík, Traian Băsescu, Maria Walsh, Luke Ming Flanagan, Mick Wallace, Martina Anderson, Marc Botenga, Seán Kelly
 Asunto: Crisis del agua en Bulgaria

En estos últimos años se han invertido cientos de millones de euros, incluidos fondos europeos por un importe considerable, en la infraestructura de aguas de Bulgaria. En 2019, casi 130 000 ciudadanos búlgaros se vieron sin acceso a agua potable durante las vacaciones de Navidad, con un régimen de suministro de agua cada día más estricto y sin perspectivas de solución a la crisis. Se enfrentan a riesgos sanitarios inmediatos y a amenazas económicas a largo plazo.

 

Esta situación no se debe a una catástrofe natural, sino que es la consecuencia del desvío de agua potable para necesidades industriales en una de las mayores ciudades de Bulgaria, Pernik. Este desvío se está produciendo desde hace meses, a pesar del descenso constante del nivel de la única fuente de abastecimiento de agua de la ciudad, el embalse de Studena.

 

Sin embargo, el problema de Pernik no es un caso aislado. Los habitantes de la décima mayor ciudad del país (Shumen) llevan decenios viviendo sin acceso a agua potable. En la práctica, puede decirse lo mismo de Varna, tercera ciudad de país y centro del sector turístico. Lamentablemente, harían falta muchísimas páginas para enumerar las ciudades y pueblos sin acceso a agua potable.

 

El acceso a agua potable es un derecho de los ciudadanos de la Unión Europea. Ha sido objeto de una Iniciativa Ciudadana Europea y está reconocido expresamente en la Resolución 64/292 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 28 de julio de 2010. Que se conculque este derecho y se gasten fondos europeos de manera ineficaz no son problemas exclusivos de Pernik o de Bulgaria. Se trata de un problema europeo.

En este contexto, cabe formular las siguientes preguntas:

 

¿Está dispuesta la Comisión a realizar un examen exhaustivo de los motivos de la crisis del agua?

¿Está dispuesta la Comisión a prestar asistencia a las instituciones búlgaras pertinentes para garantizar el derecho de los ciudadanos búlgaros a acceder a agua potable?

¿Puede garantizar la Comisión que, en el próximo periodo de programación, estos proyectos, que aún se encuentran en las fases de programación y diseño, serán objeto de un control estricto para asegurar que se obtengan resultados tangibles?

En caso de infracción, ¿notificará la Comisión a la Fiscalía Europea el gasto irresponsable de fondos en proyectos de aguas?

Presentación: 06/01/2020

Plazo límite: 07/04/2020

Lengua original de la pregunta: EN
Última actualización: 8 de enero de 2020Aviso jurídico