Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2015/2530(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

RC-B8-0122/2015

Debates :

Votaciones :

PV 11/02/2015 - 9.18
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2015)0032

Textos aprobados
PDF 154kWORD 72k
Miércoles 11 de febrero de 2015 - Estrasburgo Edición definitiva
Medidas antiterroristas
P8_TA(2015)0032RC-B8-0122/2015

Resolución del Parlamento Europeo, de 11 de febrero de 2015, sobre las medidas de lucha contra el terrorismo (2015/2530(RSP))

El Parlamento Europeo,

–  Vistos los artículos 2, 3, 6, 7 y 21 del Tratado de la Unión Europea (TUE) y los artículos 4, 16, 20, 67, 68, 70, 71, 72, 75, 82, 83, 84, 85, 86, 87 y 88 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE),

–  Vista la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, en particular sus artículos 6, 7, 8, 10, apartado 1, 11, 12, 21, 47 a 50, 52 y 53,

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 20 de junio de 2014, sobre el Informe final sobre la aplicación de la Estrategia de Seguridad Interior de la UE 2010-2014 (COM(2014)0365),

–  Visto el informe de Europol sobre la situación y las tendencias del terrorismo en la UE (TE-SAT) referente a 2014,

–  Vista la Resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de 24 de septiembre de 2014, sobre las amenazas a la paz y la seguridad internacionales causadas por actos terroristas (Resolución 2178 (2014)),

–  Vista la Estrategia de Seguridad Interior de la UE, aprobada por el Consejo el 25 de febrero de 2010,

–  Vista su Resolución, de 14 de diciembre de 2011, sobre la política antiterrorista de la UE: logros principales y retos futuros(1),

–  Vista su Recomendación, de 24 de abril de 2009, destinada al Consejo sobre el problema de la elaboración de perfiles delictivos, en particular en función de la etnia y la raza, en la lucha contra el terrorismo, la actuación policial, la inmigración, la política aduanera y el control de fronteras(2),

–  Vista su Resolución, de 12 de septiembre de 2013, sobre el segundo informe sobre la aplicación de la Estrategia de Seguridad Interior de la UE(3),

–  Vista la Evaluación de Europol de la amenaza de la delincuencia organizada facilitada por internet (iOCTA) de 2014,

–  Vista la Evaluación de Europol de la amenaza del crimen organizado en la UE (SOCTA) de 2013,

–  Visto su debate en la sesión plenaria del 28 de enero de 2015 sobre medidas antiterroristas,

–  Visto el Consejo informal de Justicia y Asuntos de Interior (JAI) celebrado en Riga los días 29 y 30 de enero de 2015,

–  Vista su Resolución, de 17 de diciembre de 2014, sobre la renovación de la Estrategia de Seguridad Interior de la UE(4),

–  Vista la declaración del Consejo informal JAI, de 11 de enero de 2015,

–  Vistas las Conclusiones del Consejo JAI de los días 9 de octubre y 5 de diciembre de 2014,

–  Visto el informe del coordinador de la lucha contra el terrorismo de la UE presentado al Consejo Europeo, de 24 de noviembre de 2014 (15799/14),

–  Visto el Programa de trabajo de la Comisión para 2015 (COM(2014)0910), publicado el 16 de diciembre de 2014,

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 15 de enero de 2014, titulada «Prevenir la radicalización hacia el terrorismo y el extremismo violento: una respuesta más firme de la UE» (COM(2013)0941),

–  Visto el dictamen 01/2014 del Grupo de Trabajo del Artículo 29 sobre Protección de Datos relativo a la aplicación de los conceptos de necesidad y proporcionalidad y la protección de datos en el ámbito de las funciones coercitivas,

–  Vistos la sentencia del Tribunal de Justicia, de 8 de abril de 2014, en los asuntos acumulados C-293/12 y C-594/12 (Digital Rights Ireland y Seitlinger y otros) y el dictamen de su Servicio Jurídico sobre la interpretación de dicha sentencia,

–  Visto el artículo 123, apartados 2 y 4, de su Reglamento,

A.  Considerando que el terrorismo y el extremismo violento se cuentan entre las principales amenazas para nuestra seguridad y nuestras libertades;

B.  Considerando que los trágicos acontecimientos sucedidos recientemente en París nos recuerdan que la Unión Europea se enfrenta a una amenaza terrorista permanente y cambiante que durante la última década ha golpeado con dureza a varios de sus Estados miembros con atentados que no solo iban dirigidos contra las personas, sino también contra las libertades en las que se basa la Unión;

C.  Considerando que la seguridad es uno de los derechos garantizados por la Carta de los Derechos Humanos de la UE, pero que los derechos fundamentales, las libertades civiles y la proporcionalidad constituyen elementos esenciales para el éxito de las políticas de lucha contra el terrorismo;

D.  Considerando que, en la lucha contra el terrorismo, las estrategias preventivas deben basarse en una perspectiva múltiple encaminada a combatir directamente la preparación de atentados en territorio de la UE, pero que también debe incorporar la necesidad de eliminar las causas profundas del terrorismo; que el terrorismo constituye una amenaza mundial que debe afrontarse a nivel local, nacional, europeo y mundial a fin de reforzar la seguridad de nuestros ciudadanos, defender los valores fundamentales de la libertad, la democracia y los derechos humanos, y garantizar el respeto del Derecho internacional;

E.  Considerando que varios atentados terroristas graves perpetrados en suelo europeo desde el 11 de septiembre de 2001 —el más reciente en enero de este año— han tenido una repercusión importante en la sensación de seguridad entre los ciudadanos y los residentes de la UE; que la situación en Europa en materia de seguridad ha cambiado drásticamente en los últimos años, debido a los nuevos conflictos y revueltas en el vecindario más próximo a la UE, el desarrollo vertiginoso de las nuevas tecnologías y el preocupante aumento de la radicalización, que genera violencia y terrorismo tanto en la UE como en los países vecinos;

F.  Considerando que la difusión de propaganda terrorista se ve facilitada por el uso de Internet y las redes sociales; que el ciberterrorismo permite a los grupos terroristas establecer y mantener vínculos sin el obstáculo físico que representan las fronteras, reduciendo así la necesidad de disponer de bases o santuarios en los países;

G.  Considerando que la UE se enfrenta a la grave y cada vez más importante amenaza que representan los llamados «combatientes extranjeros de la UE», es decir, individuos que se desplazan a un Estado distinto al de residencia o nacionalidad con el fin de perpetrar o planificar atentados o facilitar o recibir adiestramiento terrorista, también en relación con conflictos armados; que, según las estimaciones, entre 3 500 y 5 000 nacionales de la UE han abandonado sus hogares para convertirse en combatientes extranjeros desde el inicio de la guerra y la violencia en Siria, Irak y Libia, lo que supone un enorme desafío para la seguridad de los ciudadanos de la UE;

1.  Condena con la mayor firmeza las atrocidades cometidas en París y reitera su más sincero pésame al pueblo de Francia y a las familias de las víctimas, así como su unidad en la lucha mundial contra el terrorismo y ante este atentado contra nuestras libertades y valores democráticos;

2.  Condena firme y categóricamente todos los actos de terrorismo, la promoción del terrorismo, el enaltecimiento de quienes participan en actos de terrorismo y la defensa de ideologías violentas extremistas, independientemente del lugar del mundo en que ocurran o se defiendan; hace hincapié en que no hay libertad sin seguridad ni seguridad sin libertad;

3.  Toma nota con preocupación del rápido aumento del número de ciudadanos de la UE que se desplazan a zonas en conflicto para unirse a organizaciones terroristas y que posteriormente regresan al territorio de la UE, lo que plantea riesgos para la seguridad interior de la Unión y la vida de los ciudadanos de la UE; pide a la Comisión que proponga una definición común e inequívoca de «combatientes extranjeros de la UE» con el fin de aumentar la seguridad jurídica;

4.  Subraya que son necesarias medidas más específicas para abordar el problema de los ciudadanos de la UE que viajan fuera de esta para luchar junto a organizaciones terroristas; afirma que, aun cuando en algunos casos se pueda iniciar un proceso judicial, deberían aplicarse otras medidas para prevenir la radicalización que lleva al extremismo violento, interceptar los desplazamientos de combatientes europeos y extranjeros y abordar la situación de quienes regresan; pide a los Estados miembros y a la Comisión que desarrollen mejores prácticas basadas en las prácticas de los Estados miembros que han adoptado con éxito estrategias, planes de acción y programas en este ámbito;

Lucha contra las causas profundas del terrorismo y de la radicalización que lleva al extremismo violento

5.  Destaca que la eliminación de la amenaza que representa el terrorismo en general exige una estrategia antiterrorista basada en un enfoque multidimensional, que acometa de manera global los factores subyacentes de la radicalización que lleva al extremismo violento, por ejemplo reforzando la cohesión social, la integración y la tolerancia política y religiosa, evitando la creación de guetos, analizando y contrarrestando la incitación en línea a cometer atentados terroristas, previniendo los desplazamientos para unirse a organizaciones terroristas, previniendo y conteniendo el reclutamiento y la participación en conflictos armados, impidiendo el apoyo financiero a las organizaciones terroristas y a los individuos que desean adherirse a ellas, garantizando una respuesta judicial firme cuando proceda y facilitando a las autoridades policiales y judiciales las herramientas adecuadas para llevar a cabo sus funciones, a la vez que se respetan plenamente los derechos fundamentales;

6.  Pide a los Estados miembros que inviertan en programas destinados a eliminar las causas profundas de la radicalización, como programas educativos que promuevan la integración, la inclusión social, el diálogo, la participación, la igualdad, la tolerancia y el entendimiento entre diferentes culturas y religiones, y en programas de rehabilitación;

7.  Observa con gran preocupación el fenómeno de la radicalización en las prisiones y alienta a los Estados miembros a intercambiar las mejores prácticas en este ámbito; pide que se preste especial atención a las cárceles y las condiciones de internamiento, con medidas específicas para luchar contra la radicalización en ese entorno; pide a los Estados miembros que hagan un mayor esfuerzo por mejorar los sistemas administrativos de los centros penitenciarios con el fin de facilitar la detección de los presos que participan en la preparación de actos terroristas, vigilar y evitar los procesos de radicalización y poner en marcha programas específicos de desmovilización, rehabilitación y desradicalización;

8.  Subraya la necesidad urgente de intensificar la prevención de la radicalización e impulsar programas de desradicalización apoyando e involucrando a las comunidades y a las sociedades civiles a nivel nacional y local para detener la difusión de las ideologías extremistas; pide a la Comisión que refuerce la Red para la Sensibilización frente a la Radicalización (RSR), que reúne a todas las partes involucradas en el desarrollo de campañas de lucha contra la radicalización y en la elaboración y creación de estructuras y procedimientos de desradicalización en relación con los combatientes extranjeros que retornan, y que desafíe directamente a las ideologías extremistas proporcionando alternativas positivas;

9.  Apoya la adopción de una estrategia europea de lucha contra la propaganda terrorista, las redes radicales y el reclutamiento en línea que aproveche la labor y las iniciativas anteriores de carácter intergubernamental y voluntario con el fin de avanzar en el intercambio de mejores prácticas y métodos eficaces en este ámbito;

10.  Pide la adopción de una recomendación del Consejo sobre estrategias nacionales de prevención de la radicalización, recomendación que ha de abarcar una amplia gama de factores que favorecen la radicalización y ofrecer recomendaciones a los Estados miembros sobre el establecimiento de programas de desmovilización, rehabilitación y desradicalización;

Aplicación y revisión de las medidas policiales y judiciales existentes

11.  Pide a los Estados miembros que optimicen el uso de las plataformas, bases de datos y sistemas de alerta que ya existen a nivel europeo, como el Sistema de Información de Schengen (SIS) y el Sistema de Información Avanzada de Pasajeros (APIS);

12.  Destaca que la libre circulación dentro del espacio Schengen es una de las libertades más importantes de la Unión Europea y que, por tanto, descarta cualquier propuesta de suspensión del sistema Schengen, y alienta a los Estados miembros a que, en su lugar, endurezcan las normas existentes, entre las que ya figura la posibilidad de introducir temporalmente controles de documentos, y a que hagan un mejor uso de sistema SIS II; señala que ya se pueden realizar determinados controles selectivos a las personas que atraviesan las fronteras exteriores;

13.  Se compromete a trabajar en pro de la finalización de una directiva de la UE sobre los PNR antes de finales de año; insta, por tanto, a la Comisión a que establezca las consecuencias de la sentencia del TJUE relativa a la Directiva sobre conservación de datos(5) y sus posibles repercusiones en una directiva PNR de la UE; alienta al Consejo a que logre avances en el paquete de protección de datos por si los diálogos tripartitos sobre ambos (Directiva PNR de la UE y paquete de protección de datos) pudieran desarrollarse en paralelo; anima a la Comisión a invitar a expertos independientes procedentes de ámbitos como el policial, la seguridad y la inteligencia, y a representantes del Grupo de Trabajo del Artículo 29 a que aporten sus opiniones y sus principios a la vista de las exigencias en materia de seguridad, y considerando la necesidad y la proporcionalidad del PNR;

14.  Pide a la Comisión que analice inmediatamente —y posteriormente con regularidad— los instrumentos actuales y evalúe las lagunas que todavía persisten en la lucha contra el terrorismo, y que el Consejo Europeo evalúe con regularidad las amenazas a las que se enfrenta la Unión para permitir a esta y a sus Estados miembros adoptar medidas eficaces; pide a la Comisión Europea y al Consejo que den su respaldo a una hoja de ruta renovada para la lucha contra el terrorismo, con el fin de lograr una respuesta eficaz a las amenazas existentes y garantizar la seguridad efectiva de todos, salvaguardando al mismo tiempo los derechos y libertades que son los principios fundacionales de la Unión Europea;

15.  Destaca que la inclusión de políticas de protección y apoyo a las víctimas y sus familias debe constituir una dimensión fundamental de la lucha contra el terrorismo; pide, por consiguiente, a todos los Estados miembros que apliquen adecuadamente la Directiva 2012/29/UE, de 25 de octubre de 2012, por la que se establecen normas mínimas sobre los derechos, el apoyo y la protección de las víctimas de delitos;

16.  Considera que una de las prioridades de la UE en su lucha contra las formas graves de delincuencia internacional organizada ha de ser la lucha contra el tráfico ilegal de armas de fuego; considera, en particular, que se ha de impulsar la cooperación en lo que se refiere a los mecanismos de intercambio de información y a la trazabilidad y la destrucción de armas prohibidas; pide a la Comisión que examine urgentemente las normas vigentes en la UE en materia de circulación de armas de fuego ilegales, artefactos explosivos y el comercio de armas vinculadas a la delincuencia organizada;

17.  Celebra la próxima adopción a nivel europeo de un marco jurídico actualizado para luchar contra el blanqueo de capitales, lo que constituye un paso decisivo que se ha de aplicar a todos los niveles para garantizar su eficacia y, de este modo, abordar una importante fuente de financiación de las organizaciones terroristas;

18.  Pide a los Estados miembros que intensifiquen la cooperación judicial entre sí basándose en los instrumentos disponibles a nivel de la UE, como por ejemplo el Sistema Europeo de Información de Antecedentes Penales (ECRIS), la orden de detención europea y el exhorto europeo de investigación;

Seguridad interior de la UE y capacidades de la UE en materia policial y judicial y de sus agencias

19.  Pide a los Estados miembros que impidan los desplazamientos de los sospechosos de terrorismo mediante el refuerzo de los controles de las fronteras exteriores, el control más sistemático y eficaz de los documentos de viaje, la lucha contra el tráfico ilícito de armas y el uso fraudulento de identidades, y la definición de las zonas de riesgo;

20.  Observa con inquietud el incremento del uso de Internet y las tecnologías de la comunicación por parte de organizaciones terroristas para comunicarse, planear atentados y difundir propaganda; pide a las empresas de Internet y de redes sociales que colaboren con los Gobiernos y las autoridades policiales a fin de combatir este problema, al mismo tiempo que se garantiza en todo momento el respeto a los principios generales de libertad de expresión y derecho a la intimidad; destaca que las medidas que limitan, con fines de lucha contra el terrorismo, el uso y la difusión de datos en Internet deben ser necesarias y proporcionales;

21.  Reitera que cualquier recogida o intercambio de datos, también por parte de agencias de la UE como Europol, debe cumplir el Derecho nacional y de la UE y debe descansar en un marco de protección de datos coherente que ofrezca normas sobre protección de datos personales a nivel de la UE que sean jurídicamente vinculantes;

22.  Anima decididamente a que se mejore el intercambio de información entre las autoridades policiales y judiciales de los Estados miembros y las agencias de la UE; resalta una vez más la necesidad de mejorar, intensificar y acelerar el intercambio mundial de información en materia policial y judicial; pide una cooperación operativa más eficaz entre los Estados miembros y terceros países mediante el uso de los instrumentos válidos existentes, como los equipos conjuntos de investigación, el Programa de Seguimiento de la Financiación del Terrorismo y los acuerdos sobre el registro de nombres de los pasajeros (PNR), así como un intercambio más rápido y eficiente de los datos y la información pertinentes, sujeto todo ello a las salvaguardias apropiadas en materia de protección de datos y privacidad;

23.  Pide a la Comisión y al Consejo que realicen una evaluación exhaustiva de la medidas de lucha contra el terrorismo y conexas de la UE, en particular por lo que se refiere a su incorporación a la legislación y su aplicación práctica en los Estados miembros y al grado de cooperación de los Estados miembros con las agencias de la UE en la materia, en especial Europol y Eurojust, así como una evaluación complementaria de las lagunas existentes, haciendo uso del procedimiento previsto en el artículo 70 del TFUE, y que incorporen este proceso de evaluación al programa europeo sobre seguridad;

24.  Subraya la necesidad de que las agencias europeas y las autoridades policiales y judiciales nacionales supriman las principales fuentes de ingresos de las organizaciones terroristas, entre ellas, el blanqueo de dinero, el tráfico de seres humanos y el comercio ilícito de armas; pide, a tal fin, la aplicación plena de la legislación de la UE en ese ámbito con el fin de contar con un enfoque coordinado en toda la UE; observa que los Estados miembros solo transmiten a Europol y Eurojust el 50 % de la información sobre terrorismo y delincuencia organizada;

25.  Pide a los Estados miembros que hagan un mejor uso de las capacidades únicas de las que dispone Europol asegurándose de que sus unidades nacionales proporcionen a Europol la información relevante de forma más sistemática y rutinaria; apoya, además, la creación de una plataforma europea de lucha contra el terrorismo en el seno de Europol para maximizar sus posibilidades operativas, técnicas y en materia de intercambio de inteligencia;

26.  Hace hincapié en la necesidad de reforzar la eficacia y la coordinación de la respuesta de la justicia penal a través de Eurojust, de armonizar la penalización de los delitos relacionados con los combatientes extranjeros en la UE para proporcionar un marco jurídico y facilitar la cooperación transfronteriza, de evitar lagunas en materia de enjuiciamiento y de abordar los desafíos prácticos y jurídicos en la recogida y la admisibilidad de las pruebas en casos de terrorismo, mediante la actualización de la Decisión marco 2008/919/JAI;

27.  Pide una firme supervisión democrática y judicial de las políticas antiterroristas y de las actividades de inteligencia en la UE, con un control democrático e independiente pleno, e insiste en que la cooperación en materia de seguridad se atenga estrictamente al Derecho internacional;

Adopción de una estrategia exterior de la UE para luchar contra el terrorismo internacional

28.  Pide a la UE que fomente de manera activa una asociación mundial contra el terrorismo y que colabore estrechamente con agentes regionales como la Unión Africana, el Consejo de Cooperación del Golfo y la Liga Árabe, y en particular con los países fronterizos de Siria e Irak y aquellos que se hayan visto afectados gravemente por los conflictos, como Jordania, Líbano y Turquía, así como con las Naciones Unidas y, especialmente, el Comité contra el Terrorismo; solicita, a este respecto, que se intensifique el diálogo entre los expertos en desarrollo y seguridad, y entre la UE y los países mencionados;

29.  Subraya, en particular, la necesidad de que la UE, sus Estados miembros y los países socios fundamenten su estrategia de lucha contra el terrorismo internacional en el Estado de Derecho y el respeto de los derechos fundamentales; destaca asimismo que la acción exterior de la UE en materia de lucha contra el terrorismo internacional debe tener por objeto prevenir y combatir el terrorismo y enjuiciar a los terroristas;

30.  Pide al Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) que adopte una estrategia exterior de la UE de lucha contra el terrorismo internacional que se ocupe de las fuentes del terrorismo internacional y de la política antiterrorista general; pide a la Comisión y al SEAE que elaboren una estrategia de cooperación antiterrorista con terceros países, garantizando el respeto de las normas internacionales de derechos humanos;

31.  Insta a la UE a que, como parte de la revisión en curso de la política europea de vecindad, revise su estrategia para con el Mediterráneo meridional y se centre en el apoyo a aquellos países y actores que están realmente comprometidos con los valores compartidos y la reforma;

32.  Destaca la necesidad de que en los planes de acción y los diálogos políticos entre la UE y sus países socios se preste especial atención a prevenir y combatir la radicalización, en particular aumentado la cooperación internacional, aprovechando los programas y las capacidades existentes y trabajando con los actores de la sociedad civil en países de interés para luchar contra el terrorismo y la propaganda radical a través de Internet y de otros medios de comunicación;

33.  Subraya que una estrategia global de la UE en materia de medidas de lucha contra el terrorismo también debe tener en cuenta plenamente sus políticas exterior y de desarrollo con el fin de combatir la pobreza, la discriminación y la marginación, luchar contra la corrupción, promover la buena gobernanza y prevenir y resolver conflictos, ya que todos estos factores contribuyen a la marginación de determinados grupos y sectores de la sociedad, lo que los hace más vulnerables a la propaganda de los grupos extremistas;

o
o   o

34.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión y a los Parlamentos de los Estados miembros.

(1) DO C 168 E de 14.6.2013, p. 45.
(2) DO C 184 E de 8.7.2010, p. 119.
(3) Textos Aprobados, P7_TA(2013)0384.
(4) Textos Aprobados, P8_TA(2014)0102.
(5) Directiva 2006/24/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 15 de marzo de 2006, sobre la conservación de datos generados o tratados en relación con la prestación de servicios de comunicaciones electrónicas de acceso público o de redes públicas de comunicaciones y por la que se modifica la Directiva 2002/58/CE (DO L 105 de 13.4.2006, p. 54).

Aviso jurídico