Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2015/2599(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

RC-B8-0240/2015

Debates :

PV 12/03/2015 - 6.1
CRE 12/03/2015 - 6.1

Votaciones :

PV 12/03/2015 - 8.1

Textos aprobados :

P8_TA(2015)0071

Textos aprobados
PDF 149kWORD 64k
Jueves 12 de marzo de 2015 - Estrasburgo Edición definitiva
Recientes secuestros y atentados cometidos por el EI/Daesh en Oriente Próximo, en particular contra los asirios
P8_TA(2015)0071RC-B8-0240/2015

Resolución del Parlamento Europeo, de 12 de marzo de 2015, sobre los recientes ataques y secuestros perpetrados por el EI/Daesh en Oriente Próximo, especialmente de asirios (2015/2599(RSP))

El Parlamento Europeo,

–  Visto el artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948,

–  Visto el artículo 9 del Convenio Europeo de Derechos Humanos de 1950,

–  Visto el artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966,

–  Vista la Declaración de las Naciones Unidas, de 1981, sobre la eliminación de todas las formas de intolerancia y discriminación fundadas en la religión o las convicciones,

–  Vista la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas pertenecientes a minorías nacionales o étnicas, religiosas y lingüísticas, de 1992,

–  Vista la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas,

–  Vistas sus anteriores Resoluciones sobre Irak, Siria, Libia y Egipto, en particular la de 10 de octubre de 2013 sobre los recientes casos de violencia y persecución contra cristianos, especialmente en Maaloula (Siria) y Peshawar (Pakistán), y el caso del pastor Said Abedini (Irán)(1), la de 18 de septiembre de 2014 sobre la situación en Irak y Siria y ofensiva del EI/Daesh, incluida la persecución de minorías(2), y la de 12 de febrero de 2015 sobre la crisis humanitaria en Irak y Siria, en particular en el contexto del EI/Daesh(3),

–  Vistas las Directrices de la UE sobre promoción y protección de la libertad de religión o creencias,

–  Vistas las declaraciones de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/AR), sobre la violencia y la persecución contra los cristianos y otras comunidades en Oriente Próximo, en especial la de 16 de febrero de 2015 sobre la decapitación de 21 cristianos coptos egipcios en Libia,

–  Vista la Comunicación conjunta de la Comisión y la VP/AR al Parlamento Europeo y al Consejo sobre elementos para una estrategia regional de la UE para Siria e Irak y para la amenaza del Daesh,

–  Vista la declaración del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de 25 de febrero de 2015, en la que condena el secuestro de más de 100 asirios por parte del EI/Daesh,

–  Visto el informe de la Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre la República Árabe Siria de las Naciones Unidas, titulado «El imperio del terror: vivir bajo el EI/Daesh en Siria», de 14 de noviembre de 2014,

–  Vistos los informes anuales y los informes intermedios del Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la libertad de religión o de creencias,

–  Vistos el artículo 135, apartado 5, y el artículo 123, apartado 4, de su Reglamento,

A.  Considerando que el fomento de la democracia y el respeto de los derechos humanos y de las libertades cívicas son principios y objetivos fundamentales de la Unión Europea y constituyen una base común para sus relaciones con terceros países;

B.  Considerando que, de conformidad con la legislación internacional en materia de derechos humanos y, en particular, con el artículo 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; que este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de convicciones, así como la libertad de manifestar su religión o sus creencias, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, mediante el culto, la celebración de los ritos, las prácticas y la enseñanza; que, según el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la libertad de religión o creencias protege todas las creencias, ya sean teístas, no teístas o ateas;

C.  Considerando que la Unión Europea ha expresado en repetidas ocasiones su compromiso con la libertad de pensamiento, la libertad de conciencia y la libertad de religión, y ha destacado que los gobiernos tienen el deber de garantizar estas libertades en todo el mundo;

D.  Considerando que las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales han denunciado graves violaciones generalizadas del Derecho internacional en materia de derechos humanos y humanitario cometidas por el EI/Daesh y sus grupos asociados en Siria e Irak, en especial contra minorías étnicas y grupos religiosos, por ejemplo asesinatos selectivos, conversiones forzosas, secuestros, venta de mujeres, esclavitud de mujeres y niños, reclutamiento de niños para atentados suicidas, abusos sexuales y maltratos físicos y torturas; que existe una gran preocupación por la situación de las personas atrapadas en las zonas bajo control de las fuerzas del EI/Daesh pues casi ninguna ayuda humanitaria internacional consigue llegar a estas zonas;

E.  Considerando que el EI/Daesh se ha embarcado en una campaña para erradicar todo vestigio de las comunidades religiosas y de creencias que no sean las de su propia interpretación del Islam, matando o expulsando a sus adeptos y destruyendo sus lugares sagrados, sitios históricos y monumentos, entre ellos tesoros únicos e irremplazables reconocidos por la Unesco como Patrimonio Mundial, lo que esta organización ha descrito como «limpieza cultural»;

F.  Considerando que en las zonas bajo su control, el EI/Daesh está provocando un daño inaceptable e irreparable a civilizaciones milenarias; que, especialmente en Irak y en Siria pero también en otros puntos de Oriente Próximo, la situación que viven las comunidades cristianas es tal que pone en peligro su propia existencia y que, si desaparecieran, ello comportaría la pérdida de una parte importante del patrimonio religioso de los países afectados;

G.  Considerando que el EI/Daesh persigue a cristianos, yazidíes, turcomanos, chíies, chabaquíes, sabeos, kakaíes y suníes que no coinciden con su interpretación del Islam, además de otras minorías étnicas y religiosas, y que algunas de estas comunidades ya eran perseguidas por extremistas mucho antes del avance del EI/Daesh; que, en concreto, los cristianos han sido perseguidos específicamente por varios grupos extremistas o yihadistas durante muchos años, lo que ha obligado a más del 70 % de cristianos iraquíes y a más de 700 000 sirios cristianos a huir de sus países;

H.  Considerando que en Irak, los 250 000 caldeos/asirios/siríacos conforman un grupo étnico-religioso distinto y que se calcula que hasta 40 000 asirios vivían en Siria antes del estallido de la guerra civil en el país en 2011;

I.  Considerando que el 15 de febrero de 2015 el EI/Daesh publicó un vídeo en el que se mostraba la decapitación de 21 cristianos coptos egipcios en Libia; que los coptos, trabajadores migrantes de una región pobre de Egipto, habían sido secuestrados en Sirte, Libia;

J.  Considerando que el 23 de febrero de 2015 unos 220 asirios fueron secuestrados por el EI/Daesh cerca de Tell Tamer, en la orilla sur del río Jabur, al noreste de Siria; que, durante la misma campaña, los extremistas también destruyeron propiedades y lugares sagrados de los cristianos; que docenas de asirios fueron asesinados durante el ataque del EI/Daesh; que presuntamente el EI/Daesh publicó una declaración en febrero de 2015 en la que exigía a los pueblos asirios de la provincia de Hasaka, en Siria, que pagaran la yizia, un impuesto para no musulmanes que se remonta a la primera dominación islámica y que fue derogada en 1856 en todo el Imperio Otomano, y que se convirtieran al Islam o, de lo contrario, les matarían; que desde el 9 de marzo de 2015 se han denunciado importantes ataques del EI/Daesh en ciudades cristianas asirias en la zona del río Jabur;

K.  Considerando que desde el 1 de marzo de 2015 el EI/Daesh ha liberado a varias docenas de asirios, principalmente niños y personas mayores, a raíz de las negociaciones con líderes tribales, pero que la mayoría de asirios siguen cautivos y los terroristas han amenazado con matarlos si no se detienen los bombardeos de la coalición;

L.  Considerando que, como parte de una política deliberada de limpieza cultural y religiosa, el EI/Daesh ha destruido supuestamente más de 100 iglesias en Irak, y por lo menos 6 iglesias en Siria, así como numerosas mezquitas chiíes en Irak; que, en febrero de 2015, combatientes del EI/Daesh anunciaron deliberadamente la destrucción de estatuas y otros tesoros del museo de Mosul que se remontaban a los antiguos Imperios Asirio y Acadio; que, a continuación, el EI/Daesh arrasó con excavadoras la antigua ciudad asiria de Nimrud y, más recientemente, se cree que ha destruido Hatra, clasificado como Patrimonio Mundial por la Unesco; que se acusa al régimen sirio de haber bombardeado iglesias en barrios de la oposición, por ejemplo en Homs en 2012 y en Idlib en 2013;

M.  Considerando que el EI/Daesh sigue persiguiendo, mutilando y asesinando, a veces de manera cruel e inimaginable, a miembros de minorías étnicas y religiosas, periodistas, prisioneros de guerra, activistas y otras personas; que otras partes del conflicto, sobre todo el régimen de El Asad, siguen cometiendo, cada día y a gran escala, crímenes de guerra y otras violaciones del Derecho internacional humanitario y de los derechos humanos;

N.  Considerando que uno de los orígenes de la violencia del EI/Daesh es el salafismo, en especial la interpretación wahabí extremista del Islam;

1.  Manifiesta su conmoción y su tristeza por las brutales acciones cometidas por extremistas del EI/Daesh contra los asirios en Siria y los coptos en Libia, y las condena en los términos más enérgicos; expresa su solidaridad con las familias de las víctimas y con la comunidad cristiana asiria en Siria y la comunidad cristiana copta en Egipto, así como con todos los demás grupos e individuos afectados por la violencia del EI/Daesh;

2.  Condena firmemente el EI/Daesh y sus atroces violaciones de los derechos humanos que equivalen a crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra según el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI) y que podrían considerarse genocidio; se muestra extremamente preocupado por la persecución deliberada por parte de grupos terroristas contra cristianos, yazidíes, turcomanos, chíies, chabaquíes, sabeos, kakaíes y suníes que no coinciden con su interpretación del Islam, como parte de su intento de exterminar todas las minorías religiosas del territorio bajo su control; destaca que no debe haber impunidad para los autores de estos actos y que los responsables deben responder ante la CPI; recuerda, en este contexto, el secuestro no resuelto de los obispos Yohanna Ibrahim y Paul Yazigi por parte de rebeldes armados en la provincia siria de Alepo, el 22 de abril de 2013;

3.  Condena asimismo los intentos del EI/Daesh por exportar su ideología y violencia extremistas y totalitarias a otros países de la región y fuera de ella;

4.  Apoya los esfuerzos internacionales contra el EI/Daesh, incluidas las acciones militares de la coalición internacional, coordinada por los Estados Unidos, y anima a los Estados miembros de la UE que no lo hayan hecho todavía a que consideren cómo contribuir a estos esfuerzos, por ejemplo rastreando y bloqueando los fondos secretos del EI/Daesh ocultos en el extranjero;

5.  Pide a la coalición internacional que redoble sus esfuerzos para evitar los secuestros de minorías, como el secuestro de cientos de cristianos asirios en el norte de Siria; subraya la importancia de garantizar un refugio seguro para los caldeos/asirios/siríacos y otros grupos en peligro en las llanuras de Nineveh, en Irak, una zona en la que numerosas minorías étnicas y religiosas han tenido históricamente una fuerte presencia y han convivido pacíficamente;

6.  Insta a la UE y a sus Estados miembros a que adopten un enfoque activo y preventivo en cuanto a la amenaza que plantea la expansión del EI/Daesh en otros países y regiones más allá de Irak y Siria; manifiesta, en este sentido, su extrema preocupación ante la situación en Libia, entre otros motivos por su proximidad geográfica con la UE y con zonas de África en conflicto;

7.  Insta a la UE y a sus Estados miembros, así como a los socios de la OTAN, a que aborden la cuestión del papel ambivalente en el conflicto que desempeñan algunos países, en especial cuando han contribuido, o siguen haciéndolo, ya sea activa o pasivamente, al ascenso del EI/Daesh y de otros grupos extremistas; expresa su extrema preocupación, en este sentido, por la financiación de la difusión de la interpretación wahabí del Islam por parte de entidades públicas y privadas de países de la región del Golfo y pide a estos países que pongan fin a dicha financiación; insta asimismo a dichos países a que abandonen la financiación de organizaciones terroristas situadas dentro de su territorio; pide a Turquía que desempeñe un papel positivo en la lucha contra el EI/Daesh y que, sin dilación, permita a las minorías cristianas y otros grupos perseguidos que huyen de Siria cruzar la frontera hacia Turquía y obtener seguridad;

8.  Aboga por la cooperación con las fuerzas regionales y locales recién surgidas, tales como el Gobierno Regional del Kurdistán en Irak, los grupos kurdos en otras zonas, por ejemplo el papel de las YPG en la liberación de Kobane, y el Consejo Militar Siríaco, además de las entidades locales autónomas de la zona que han demostrado un mayor compromiso con los derechos humanos y la democracia que los gobernantes de sus países; elogia, en particular, el valor de las fuerzas kurdas peshmerga que tanto han hecho para proteger a las minorías en peligro;

9.  Manifiesta su preocupación por las informaciones acerca de las minorías cristianas que no tienen acceso a campos de refugiados en la región porque representan un peligro demasiado grande para esos campos; pide a la UE que se asegure de que su ayuda para el desarrollo se dirige a todos los grupos minoritarios desplazados a raíz del conflicto; anima a la UE a utilizar su experiencia y sus asentadas redes de iglesias locales y regionales, así como las organizaciones internacionales de ayuda humanitaria de las iglesias, para proporcionar ayuda financiera y de otro tipo, con el fin de garantizar que todas las minorías puedan recibir la protección y el apoyo de la ayuda europea;

10.  Considera urgente que el Consejo y el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) empiecen a trabajar con socios internacionales y regionales en una hipótesis de trabajo posterior al EI/Daesh, teniendo en cuenta la urgente necesidad de un diálogo cultural y religioso y de reconciliación;

11.  Denuncia la destrucción de emplazamientos culturales y tesoros por parte del EI/Daesh en Siria e Irak, lo que constituye un ataque contra el patrimonio cultural de todos los habitantes de estos países y de la humanidad en sentido amplio;

12.  Insta a la UE y a sus Estados miembros a que cooperen con los socios internacionales y locales con objeto de proteger todo el patrimonio cultural y religioso, asirio y de otras culturas, que sea posible en los territorios ocupados por el EI/Daesh; insta además al Consejo a que emprenda acciones contra el tráfico ilícito de antigüedades procedentes de estos territorios;

13.  Confirma y apoya el derecho inalienable de todas las minorías religiosas y étnicas que viven en Irak y Siria, a seguir viviendo en sus patrias históricas y tradicionales con dignidad y en condiciones de igualdad y seguridad, y a practicar libremente su religión; pide, en este contexto, a todos los Estados miembros de las Naciones Unidas que se pronuncien claramente contra la violencia y, en especial, a favor de los derechos de las minorías; opina que, para detener el sufrimiento y el éxodo masivo de cristianos y otras poblaciones indígenas de la región, es necesaria una declaración clara e inequívoca de los líderes políticos y religiosos regionales en favor de su permanencia y del disfrute de unos derechos plenos e iguales como ciudadanos de sus países;

14.  Rechaza sin reservas y considera ilegítimo el anuncio de la cúpula del EI/Daesh de que ha establecido un califato en las zonas que controla actualmente; hace hincapié en que la creación y la expansión del «califato islámico», así como las actividades de otros grupos extremistas de Oriente Próximo, constituyen una amenaza directa a la seguridad de la región y de los países europeos;

15.  Confirma su compromiso con la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión o creencias como un derecho humano fundamental garantizado por instrumentos jurídicos internacionales que la mayor parte de los países del mundo ha suscrito y cuyo valor universal ha sido reconocido;

16.  Apoya todas las iniciativas, también en la UE, destinadas a promover el diálogo y el respeto mutuo entre comunidades; pide a todas las autoridades religiosas que promuevan la tolerancia y adopten iniciativas contra el odio y la radicalización violenta y extremista;

17.  Emplaza a la UE a que siga explorando, dentro del marco de los derechos humanos, políticas antiterroristas, además de las ya en vigor, y que siga trabajando con los Estados miembros para mejorar las políticas que combaten la radicalización en el territorio de la UE, la difusión del discurso del odio y la incitación a la violencia en internet; insta, además, a los Estado miembros de la UE a que colaboren con el Consejo de Seguridad y la Asamblea General de las Naciones Unidas a fin de detener la expansión de la ideología extremista y yihadista en todo el mundo;

18.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Parlamentos y los Gobiernos de los Estados miembros, a la Coalición Nacional Siria, al Gobierno y al Parlamento de Irak, al Gobierno Regional del Kurdistán en Irak, al Presidente de la República Árabe de Egipto, a la Cámara de Representantes de Tobruk (Libia), y al Gobierno libio, a la Liga de Estados Árabes, al Secretario General de las Naciones Unidas y al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

(1) Textos aprobados P7_TA(2013)0422.
(2) Textos aprobados P8_TA(2014)0027.
(3) Textos aprobados P8_TA(2015)0040.

Aviso jurídico