Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2014/2220(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0054/2015

Textos presentados :

A8-0054/2015

Debates :

PV 19/05/2015 - 9
CRE 19/05/2015 - 9

Votaciones :

PV 21/05/2015 - 7.4
CRE 21/05/2015 - 7.4
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2015)0213

Textos aprobados
PDF 214kWORD 106k
Jueves 21 de mayo de 2015 - Estrasburgo Edición definitiva
Aplicación de la política común de seguridad y defensa
P8_TA(2015)0213A8-0054/2015

Resolución del Parlamento Europeo, de 21 de mayo de 2015, sobre la aplicación de la política común de seguridad y defensa (en base al Informe anual del Consejo al Parlamento Europeo sobre la política exterior y de seguridad común) (2014/2220(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Vista la aplicación de la política común de seguridad y defensa (PCSD) (en base al Informe anual del Consejo al Parlamento Europeo sobre la política exterior y de seguridad común)

–  Visto el Informe anual de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/AR) al Parlamento Europeo sobre la política exterior y de seguridad común (12094/2014) y, en particular, las partes concernientes a la política europea de seguridad y defensa (PESD),

–  Vistos los artículos 2 y 3 y el título V del Tratado de la Unión Europea (TUE) y, en particular, sus artículos 21, 24 y 36,

–  Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE),

–  Vistas las Conclusiones del Consejo Europeo de 19 y 20 de diciembre de 2013,

–  Vistas las Conclusiones de la Conferencia Interparlamentaria para la política exterior y de seguridad común y la política común de seguridad y defensa, de 4 de abril de 2014 y de 7 de noviembre de 2014,

–  Vista la Estrategia Europea de Seguridad titulada «Una Europa segura en un mundo mejor», adoptada por el Consejo Europeo el 12 de diciembre de 2003, así como el informe sobre su aplicación titulado «Ofrecer seguridad en un mundo en evolución», aprobado por el Consejo Europeo de los días 11 y 12 de diciembre de 2008,

–  Vistas las Conclusiones del Consejo sobre la Política Común de Seguridad y Defensa de 25 de noviembre de 2013 y de 18 de noviembre de 2014,

–  Visto el informe de evolución de la VP/AR y el Director de la Agencia Europea de Defensa, de 7 de julio de 2014, sobre la aplicación de las conclusiones del Consejo Europeo de diciembre de 2013,

–  Vistas la Comunicación conjunta de la VP/AR y la Comisión titulada «El enfoque integral adoptado por la UE en relación con los conflictos y las crisis exteriores» y las correspondientes conclusiones del Consejo, de 12 de mayo de 2014,

–  Vista la Comunicación conjunta titulada «Estrategia de ciberseguridad de la Unión Europea: Un ciberespacio abierto, protegido y seguro», y las correspondientes conclusiones del Consejo, de 25 de junio de 2013, así como el Marco político de ciberdefensa de la UE, adoptado el 18 de noviembre de 2014,

–  Vista la Estrategia de Seguridad Marítima de la Unión Europea, de 24 de junio de 2014 y el Plan de Acción de la Estrategia de Seguridad Marítima de la UE, de diciembre de 2014,

–  Vista la Decisión del Consejo, de 24 de junio de 2014, sobre las modalidades de aplicación por la Unión de la cláusula de solidaridad,

–  Visto el Marco de actuación para la cooperación sistemática y a largo plazo en materia de defensa, adoptado el 18 de noviembre de 2014,

–  Vistas la Comunicación de la Comisión, de 24 de julio de 2013, titulada «Hacia un sector de seguridad y defensa más competitivo y eficiente» (COM(2013)0542) y la hoja de ruta para su aplicación, de 24 de junio de 2014 (COM(2014)0387),

–  Vista la Directiva 2009/43/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de mayo de 2009, sobre la simplificación de los términos y las condiciones de las transferencias de productos relacionados con la defensa dentro de la Comunidad(1),

–  Vista la Directiva 2009/81/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de julio de 2009, sobre coordinación de los procedimientos de adjudicación de determinados contratos de obras, de suministro y de servicios por las entidades o poderes adjudicadores en los ámbitos de la defensa y la seguridad, y por la que se modifican las Directivas 2004/17/CE y 2004/18/CE(2),

–  Vistas sus Resoluciones sobre la política común de seguridad y defensa, en particular las de 21 de noviembre de 2013, sobre la aplicación de la política común de seguridad y defensa(3) y sobre la base industrial y tecnológica de la defensa europea(4), y de 12 de septiembre de 2013, sobre la dimensión marítima de la política común de seguridad y defensa(5) y sobre las estructuras militares de la UE: situación y perspectivas futuras(6),

–  Vista su Resolución, de 22 de noviembre de 2012, sobre ciberseguridad y ciberdefensa(7),

–  Vista su Resolución, de 3 de abril de 2014, sobre el enfoque integral de la UE y sus implicaciones para la coherencia de la acción exterior de la UE(8),

–  Vistas su recomendación, de 13 de junio de 2013, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, al Consejo y a la Comisión sobre la revisión de 2013 relativa a la organización y el funcionamiento del SEAE(9) y las conclusiones del Consejo sobre la revisión del SEAE en 2013, de 17 de diciembre de 2013(10),

–  Vista la Carta de las Naciones Unidas,

–  Visto el artículo 132, apartado 1, de su Reglamento,

–  Visto el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores (A8-0054/2015),

Contexto general en materia de seguridad

1.  Considera que el entorno de seguridad de la UE y los países vecinos orientales y meridionales es cada vez más inestable y volátil debido al gran número de desafíos de seguridad ya arraigados y de nueva aparición; considera que la guerra en el este de Ucrania, los conflictos en Siria e Irak, con la escalada de la organización terrorista del EI, la crisis libia y la amenaza terrorista en África (especialmente en el Sahel, Libia y el Cuerno de África) constituyen amenazas directas para la seguridad de la Unión; considera asimismo que la reorientación de los EE.UU. hacia Asia-Pacífico y las consecuencias de la crisis financiera sobre los presupuestos y las capacidades de defensa de los Estados miembros no hacen sino acrecentar la necesidad de que la Unión y sus Estados miembros asuman más responsabilidades por lo que respecta a su seguridad y defensa; hace hincapié en que la UE únicamente podrá responder de manera efectiva a los nuevos retos de seguridad mencionados si sus estructuras y sus Estados miembros cooperan en un esfuerzo común y realmente coordinado en el contexto de la PESC/PCSD;

2.  Considera que el nivel actual de inseguridad en las fronteras y en las inmediaciones de la UE es inédito desde la creación de la PESD/PCSD a finales de la década de los noventa; manifiesta su preocupación por el hecho de que la Unión no esté en condiciones de actuar de forma conjunta y decisiva frente a cada una de esas amenazas y con demasiada frecuencia deba limitarse a confiar en las iniciativas de uno o varios Estados miembros o en alianzas ad hoc en las que desempeña un papel marginal o de apoyo;

3.  Considera de la máxima urgencia que la Unión y sus Estados miembros se adapten a estos nuevos desafíos en materia de seguridad, en particular mediante la utilización efectiva de las herramientas de la PCSD existentes, procediendo a vincularlas mejor con los instrumentos de asuntos exteriores, la asistencia humanitaria y la política de desarrollo de la UE, mediante una coordinación más estrecha de las acciones nacionales y una mayor puesta en común de los medios y, en su caso, mediante la aplicación pragmática y flexible de nuevos mecanismos de expresión de la solidaridad europea; subraya que los límites entre seguridad exterior y seguridad interior están cada vez más difuminados; solicita, por consiguiente, una mayor coherencia entre los instrumentos externos e internos, así como una cooperación y coordinación reforzada entre los Estados miembros, especialmente en los ámbitos de la lucha contra el terrorismo, la delincuencia organizada, la ciberdefensa y la migración, bajo el liderazgo de la VP/AR;

4.  Destaca que la fuerza y la pertinencia de la Unión residen en su capacidad para movilizar recursos y para poner en práctica de forma simultánea un amplio abanico de instrumentos humanitarios, diplomáticos, de seguridad, defensa, economía, comercio y desarrollo dentro del pleno respeto de las disposiciones de la Carta de las Naciones Unidas; insiste en que los instrumentos militares y civiles de la PCSD forman parte integrante de este enfoque exhaustivo;

Del Consejo de diciembre de 2013 a junio de 2015: ¿es la PCSD una prioridad real?

5.  Celebra las Conclusiones del Consejo de diciembre de 2013, en las que se reconoce la necesidad de mejorar la eficacia, la visibilidad y el impacto de la PCSD, aumentar el desarrollo de las capacidades y reforzar la industria europea de la defensa;

6.  Lamenta, especialmente ante la creciente la inestabilidad externa, que el impulso político de 2013 no se haya traducido en una cooperación reforzada y en la aplicación efectiva y rápida de medidas concretas a la altura de las ambiciones declaradas; estima que, en la actualidad, la Unión apenas dispone de los medios necesarios, ya sea a nivel operativo, industrial o de capacidad, para contribuir de forma decisiva a la prevención y la gestión de las crisis internacionales ni para afirmar su propia autonomía estratégica y sus propios intereses estratégicos en consonancia con los valores y normas recogidos en el artículo 21 del Tratado de Lisboa; pide a los Estados miembros que concreticen urgentemente medidas concretas;

7.  Celebra el nombramiento de la nueva Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini; acoge con satisfacción sus primeras declaraciones y su decisión de presidir los Consejos de Asuntos Exteriores y de Defensa, lo que acredita su interés por la PCSD; confía en que sus tomas de posición se traduzcan en un impulso positivo para el desarrollo de la PCSD; pide a la VP/AR que lidere los esfuerzos por avanzar en la aplicación de la PCSD y la puesta en común y el reparto de las capacidades europeas de defensa; pide a la Comisión que prosiga la labor del grupo de trabajo sobre defensa al nivel de los comisarios, bajo el liderazgo de la VP/AR, con el fin de garantizar la orientación y supervisión política;

8.  Espera que, de aquí a la reunión del Consejo Europeo de junio de 2015, en la que se abordarán de nuevo las cuestiones de la defensa, los Estados miembros y las instituciones de la UE puedan adoptar medidas concretas acordes con los compromisos asumidos en diciembre de 2013; constata con satisfacción que los jefes de Estado han confirmado que el Consejo de Defensa se reunirá los días 25 y 26 de junio de 2015, y les insta a que evalúen críticamente el bajo nivel de aplicación y aumenten la presión que ejercen sobre las burocracias de defensa con el fin de aplicar las decisiones adoptadas al nivel político más alto en diciembre de 2013; destaca que en la reunión del Consejo Europeo de junio de 2015 se debe animar a los Estados miembros recalcitrantes a invertir más recursos en la defensa, y que la reunión también debe centrarse en los ámbitos de la gestión de crisis en los que la UE realmente puede añadir valor;

9.  Considera que en el próximo Consejo Europeo sobre defensa se deben tomar decisiones que permitan mejorar la capacidad de la Unión y de los Estados miembros en lo relativo a la defensa territorial, de una manera plenamente complementaria a la OTAN, así como de la capacidad para responder a los desafíos de seguridad internos, y desarrollar las capacidades de despliegue necesarias para garantizar una contribución significativa de la UE a la gestión de crisis, reforzar la Agencia Europea de Defensa y la base industrial y de defensa europea, e iniciar la elaboración de un concepto de seguridad integral que incluya las dimensiones interior y exterior de la seguridad;

Misiones y operaciones de la PCSD

10.  Manifiesta su preocupación por el hecho de que las últimas operaciones civiles y militares de la PCSD sigan adoleciendo de deficiencias estructurales que se conocen desde hace años, como la falta de eficacia en la reacción inmediata ante acciones civiles y militares, procesos de toma de decisiones largos y rígidos, necesidad de mayor solidaridad entre los Estados miembros en la financiación de las misiones, inadecuación de los mandatos de las misiones a su entorno operativo, restricciones presupuestarias, problemas de generación de fuerza, insuficiente capacidad de reacción logística y falta de medios financieros;

11.  Considera que la cuestión de la financiación de las misiones y operaciones de la PCSD es crucial si se desea garantizar el futuro de esta política; lamenta que el debate sobre esta cuestión lanzado en la reunión del Consejo de diciembre de 2013 no haya desembocado por el momento en ninguna propuesta concreta; pide que se utilice sistemáticamente el mecanismo Athena para financiar los gastos de despliegue de las operaciones y misiones de la PCSD, especialmente los que conllevan el recurso a las agrupaciones tácticas de la UE, las infraestructuras de alojamiento de las fuerzas, los gastos derivados del establecimiento de los puntos de entrada de las tropas en los teatros de operaciones y las reservas de seguridad de víveres y carburantes cuando sean necesarias; pide asimismo que se utilice este mecanismo para gestionar las financiaciones procedentes de los Estados miembros con carácter bilateral, de terceros países o de organizaciones internacionales, de forma que estos puedan participar en la financiación de una operación concreta y, en casos debidamente justificados, apoyar la participación de terceros países en las operaciones y misiones de la UE de respuesta a las crisis;

12.  Anima a que se realicen esfuerzos adicionales para acelerar la financiación de misiones civiles y simplificar los procesos de toma de decisiones y la aplicación; considera, en este contexto, que la Comisión debe incorporar, mediante actos delegados y de conformidad con el artículo 210 del Reglamento Financiero, normas de contratación pública específicas para las medidas de gestión de crisis previstas en la PCSD con el fin del facilitar el desarrollo rápido y flexible de las operaciones;

13.  Pide que se cree un mecanismo de prefinanciación, con el fin de ayudar a los Estados miembros que deseen participar en una misión de la PCSD a asumir los costes de la misma, facilitando así la decisión de inicio de la misión;

14.  Hace hincapié en que la contribución de la UE en materia de seguridad internacional, gestión de crisis y mantenimiento de la paz, mediante las misiones y las operaciones civiles y militares de la UE, es un componente importante del enfoque integral adoptado por la UE; observa que, demasiado a menudo, las misiones civiles y militares lanzadas por la UE desde 2009 se han concebido para dar visibilidad a la Unión ante una crisis, y no como un instrumento estratégico resultante de un análisis y una planificación detenidos; considera que esas misiones —de las que cabe destacar y celebrar la profesionalidad y dedicación del personal sobre el terreno— deberían ser auténticas herramientas políticas, eficaces y responsables que se integren en una estrategia de acción global, especialmente en los países vecinos de la UE; apoya la revisión en curso de las estructuras de gestión de crisis en el seno del SEAE; pide a la VP/HR que aumente considerablemente la eficacia de las estructuras actuales, de manera que puedan responder con mayor rapidez y más adecuadamente a las crisis emergentes, en particular reduciendo el número de estructuras paralelas;

15.  Considera que un personal adecuado y cualificado en términos de formación, capacidades y liderazgo es un aspecto importante de una misión satisfactoria;

16.  Se pregunta, por ejemplo, por la pertinencia del despliegue y el mantenimiento de una misión de asistencia fronteriza en Libia (EUBAM Libia), en un entorno institucional y de seguridad que jamás le ha permitido responder a los objetivos elementales establecidos; pide que se vuelvan a evaluar las necesidades de Libia habida cuenta de los preocupantes cambios que se han producido recientemente, con el fin de abordar de forma adecuada las preocupaciones de seguridad, incluidas las relacionadas con los esfuerzos actuales de lucha contra el terrorismo en Mali y en la región del Sahel;

17.  Considera que debe evaluarse la eficiencia de las diecisiete misiones de la UE en curso en el extranjero;

18.  Lamenta asimismo, dada la situación en la Franja de Gaza, que todavía no hayan llegado a buen puerto los debates en el Consejo sobre la Misión de asistencia fronteriza de la UE para el paso fronterizo de Rafah (EUBAM Rafah); pide que se reactive esta misión y que se revisen su mandato, su dotación de personal y sus medios para que pueda contribuir al control de las fronteras de la Franja de Gaza con Egipto e Israel;

19.  Acoge con satisfacción el amplio compromiso de la UE en el Cuerno de África, también por medio de misiones y operaciones de la PCSD como la EUTM Somalia, la EUNAVFOR Atalanta y la EUCAP Nestor; señala, en este contexto, que la actividad de la EUCAP Nestor se produce en un entorno institucional y operativo complejo con una saturación de actores internacionales, incluida la UE; pide al Consejo y al SEAE, en este contexto, que racionalicen los objetivos de la misión;

20.  Espera que las dos misiones civiles iniciadas este año, la Misión asesora de la Unión Europea para la reforma del sector de la seguridad civil en Ucrania (EUAM Ucrania) y la Misión de apoyo a las fuerzas de seguridad interior de Mali (EUCAP Sahel Mali), cumplan eficazmente sus mandatos y se centren en objetivos claramente determinados, medibles y a largo plazo;

21.  Señala la existencia, desde junio de 2013, de un almacén destinado a permitir el rápido despliegue de los medios necesarios para las misiones civiles de la PCSD; considera que, para utilizar eficazmente este almacén, debería estar al servicio del jefe de misión correspondiente y de las necesidades que este determine, y no depender de decisiones de la Comisión; pide que se elabore un informe anual de actividades de este almacén que permita evaluar adecuadamente su valor añadido para facilitar el despliegue de las misiones civiles;

22.  Celebra los estudios en curso con vistas a la creación de un centro de servicios compartidos para poner en común los medios destinados a las misiones civiles de la PCSD y permitir un despliegue más eficiente de las misiones; solicita la creación de un centro de servicios compartidos; considera que la solución más eficaz sería disponer de una estructura institucional única, dentro del SEAE, que centralice y racionalice los servicios de las misiones civiles (recursos humanos, informática, logística, etc.), que actualmente están desperdigados dentro de cada misión;

23.  Observa que las operaciones militares de la PCSD están cada vez más centradas en la formación de las fuerzas armadas (EUTM Mali y EUTM Somalia); acoge favorablemente la decisión de llevar a cabo esas operaciones, pero insiste en que se debe adaptar el mandato de cada misión a las circunstancias de cada situación; considera que las unidades formadas deben ser plenamente operativas o, lo que es lo mismo, deben disponer de capacidad ofensiva; lamenta que hoy en día rara vez se prevean misiones con mandato de intervención; considera, a la vista de las persistentes amenazas en la vecindad de la UE, que la Unión Europea no puede centrarse únicamente en los instrumentos pensados para el periodo posterior a una crisis o para acompañar la salida de una crisis, sino que debe poder intervenir en todo el espectro de la gestión de una crisis, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas;

24.  Lamenta los problemas persistentes de generación de fuerza experimentados con ocasión del lanzamiento de las misiones militares; observa que, si se exceptúa la EUTM Mali, que cuenta con la contribución efectiva de veintitrés Estados miembros, en todas las operaciones militares en curso de la Unión solo intervienen seis Estados miembros; anima a los Estados miembros a que destinen más fuerzas a las operaciones cuando dispongan de las capacidades nacionales necesarias; hace hincapié en la necesidad de adoptar un enfoque común y cooperativo al hacer frente a los problemas de generación de fuerza; acoge con satisfacción la contribución de terceros países, que pone de manifiesto la vitalidad de las asociaciones constituidas en el marco de la PCSD; pide a los Estados miembros que muestren una mayor disposición a participar en las operaciones militares de la UE y que contribuyan en función de los medios y las capacidades de los que disponen para esta participación;

25.  Considera, dado que las misiones tanto civiles (EUCAP) como militares (EUTM) de la Unión se orientan hacia la formación, que debería crearse una política estructural dirigida a inscribir esas misiones a largo plazo con mandatos y objetivos eficientes adecuados para las situaciones a las que se enfrentan, mediante la facilitación de asistencia financiera y material; considera que esa nueva política, que se inscribiría en el marco de las acciones de la Unión en materia de cooperación y desarrollo, permitiría ejecutar los trabajos en curso de las iniciativas «Train and Equip» (formación y equipamiento) y «E21» tendentes a reforzar las capacidades de terceros países (en lo relativo a equipos, armamento, infraestructuras y salarios) para que dispongan de unas fuerzas armadas realmente operativas; alienta a la Comisión, en este contexto, a que explore fuentes de financiación innovadoras;

26.  Observa la voluntad del Consejo de noviembre de 2013 de reforzar la modularidad y la flexibilidad de las agrupaciones tácticas de la UE (AT), de modo que puedan desplegarse para cualquier tipo de tarea de gestión de crisis; señala, no obstante, que el único avance realizado a este respecto hasta la fecha ha consistido en prever, de forma muy limitada, que el transporte estratégico de las AT a los teatros de operaciones corra a cargo del mecanismo Athena; reconoce que la falta de una actitud constructiva entre todos los Estados miembros ha supuesto un impedimento político y operativo para el despliegue de las AT;

27.  Celebra el positivo mensaje del último Consejo informal de Ministros de Defensa, en el sentido de que se estudiará el potencial del artículo 44 del TUE; lamenta, no obstante, que las divisiones en torno a esta cuestión no hayan permitido avanzar por el momento en lo que respecta a las modalidades de aplicación del artículo 44; considera que la aplicación del artículo 44 permitiría mejorar considerablemente la flexibilidad y la rapidez de acción de la Unión y, por tanto, su capacidad para hacer frente a las amenazas de su entorno; insta a los Estados miembros que no estén interesados en participar en las operaciones de la PCSD o no dispongan de medios para ello a que actúen de forma constructiva y permitan a los demás actuar si lo desean;

28.  Pide a la VP/AR que estudie también el potencial de los demás artículos pertinentes del Tratado de Lisboa y, en particular, de los relativos al fondo inicial (artículo 41 del TUE), la cooperación estructurada permanente (artículo 46 del TUE), la cláusula de solidaridad (artículo 222 del TFUE) y la cláusula de defensa mutua (artículo 42 del TUE);

29.  Pide que se estudie seriamente la posibilidad de recurrir —en formatos que garanticen la indispensable modularidad— a estados mayores multilaterales constituidos y que hayan demostrado su eficacia sobre el terreno, como el Eurocuerpo de Estrasburgo;

30.  Manifiesta su extrañeza por el hecho de que todavía no exista a escala de la UE una estrategia común para afrontar los nuevos retos de la Unión en materia de seguridad; acoge favorablemente la intención del Consejo y el compromiso de la VP/AR de iniciar un proceso de reflexión estratégica sobre los retos y las oportunidades para la política exterior y de seguridad; recuerda que este proceso tiene por objeto desarrollar una nueva estrategia europea de seguridad común para determinar los nuevos escenarios geoestratégicos, amenazas y retos globales que han surgido, así como definir las acciones que la UE puede emprender como respuesta, concretamente en el marco de la PESC/PCSD; pide además a la VP/AR que inicie un proceso de gran alcance para la elaboración de un libro blanco sobre seguridad y defensa europeas aún más ambicioso con el fin de optimizar las ambiciones estratégicas y los procesos de desarrollo de capacidades de la UE; espera la próxima comunicación de la VP/AR destinada a evaluar la repercusión de los cambios en el entorno global y a determinar los retos y las oportunidades que estos conllevan para la UE;

31.  Celebra la adopción, el 18 de noviembre de 2014, de un marco político de ciberdefensa de la UE en el que se fijan cinco prioridades para la ciberdefensa en el contexto de la PCSD y en el que se detalla la función de los diferentes agentes; acoge con satisfacción el objetivo de dicho marco político de promover el desarrollo de las capacidades nacionales de ciberdefensa y reforzar la protección de las redes de comunicación utilizadas para los instrumentos de la PCSD; hace hincapié en la importancia de lograr un nivel común de ciberseguridad entre los Estados miembros con el fin de progresar de forma adecuada en la cooperación en ciberdefensa y de reforzar nuestras capacidades en lo tocante a los ciberataques y el ciberterrorismo, y espera que este plan de acción marque el punto de partida de una integración más sistemática de las cuestiones de ciberdefensa en las estrategias de seguridad nacional de los Estados miembros, así como una toma de conciencia de las bazas de la ciberdefensa a escala de las instituciones de la UE; solicita además una estrategia europea coherente para garantizar una infraestructura (digital) fundamental contra los ciberataques, al mismo tiempo que se protegen y se promueven los derechos y las libertades digitales de los ciudadanos; recuerda que se requiere más claridad y un marco jurídico adecuado, habida cuenta de la dificultad que entraña atribuir la autoría de los ciberataques y de la necesidad de dar una respuesta proporcionada y necesaria en todos los contextos;

32.  Señala la amenaza inminente en el ámbito cibernético y destaca la necesidad de que la UE sea resiliente y esté preparada para responder a las cibercrisis, también en el contexto de la PCSD, y anima, por lo tanto, a todos los Estados miembros a que incrementen significativamente y sin demora el desarrollo de sus capacidades de ciberdefensa; subraya que es necesario invertir en capital humano altamente cualificado y en I+i; hace hincapié en que se necesitan sinergias y complementariedades entre los ámbitos civil y militar de la ciberseguridad y la defensa en la UE; destaca la importancia de incrementar la cooperación con la OTAN en materia de ciberdefensa;

33.  Insiste en la importancia de la cooperación entre la Unión Europea y las instituciones internacionales en el ámbito de la seguridad y la defensa, en particular las Naciones Unidas, la OTAN, la Unión Africana y la OSCE; acoge favorablemente la declaración de la Cumbre de la OTAN celebrada en Gales en septiembre de 2014, que reafirma su apoyo al desarrollo de la PCSD; pide que se adopten medidas adecuadas para reforzar las dos organizaciones;

Capacidades

34.  Considera que los efectos de la crisis económica y financiera de 2008 han conllevado la reducción de los presupuestos de defensa nacionales y que esta reducción se ha realizado sin coordinación alguna entre los Estados miembros, poniendo así en peligro la autonomía estratégica de la Unión y la capacidad de sus Estados miembros para asumir las necesidades de sus fuerzas armadas en términos de capacidades, con repercusiones negativas en lo que respecta a las responsabilidades de la Unión y su potencial como proveedora mundial de seguridad; resalta la importancia de hacer una planificación previa para la inversión estratégica en las adquisiciones y renovaciones de material entre los Estados miembros;

35.  Está firmemente convencido de que la UE tiene un interés vital en un entorno marítimo seguro, abierto y limpio, que permita el libre paso de bienes y personas y el uso pacífico, legal, justo y sostenible de las riquezas de los océanos; considera, por lo tanto, que es necesario desarrollar ulteriormente el marco institucional de la UE, tanto civil como militar, para aplicar la Estrategia Europea de Seguridad Marítima; señala que la mayoría de los activos estratégicos, infraestructuras críticas y capacidades se encuentran bajo el control de los Estados miembros y que su voluntad para fomentar la cooperación es fundamental para la seguridad europea;

36.  Acoge con satisfacción la adopción por el Consejo, el 18 de noviembre de 2014, de un marco político para la cooperación sistemática y a largo plazo en materia de defensa, que se basa en la convergencia de los procesos de planificación de las capacidades y en el intercambio de información; destaca que, a este fin, es necesario que los Estados miembros sigan aplicando el Código de Conducta de la Agencia Europea de Defensa (AED) en materia de puesta en común y reparto de los equipos, con objeto de anticipar con una eficacia mucho mayor las lagunas de capacidad en el futuro y de sistematizar la cooperación para el desarrollo de las capacidades; pide a la VP/AR que ofrezca pruebas de las medidas específicas que se tomarán para reforzar la cooperación en materia de defensa; pide a los Estados miembros, en lo relativo al aumento no coordinado de la cooperación bilateral o multilateral en materia de defensa, que participen en una cooperación estructurada permanente (PESCO) con el fin de lograr una mejor coordinación y de utilizar la financiación de la UE para la cooperación en tiempos de paz; pide a la AR/VP que elabore planes realistas para el inicio satisfactorio de la PESCO;

37.  Celebra la adopción por el Consejo de noviembre de 2014 del plan de desarrollo de las capacidades (PDC) 2014 de la AED, que determina las dieciséis prioridades del desarrollo de las capacidades; celebra asimismo el trabajo realizado por la AED a través de la base de datos Codaba, que censa las posibilidades de cooperación entre Estados miembros, abriendo así la vía al inicio de distintos tipos de cooperación; insta a los Estados miembros a que tengan en cuenta estas herramientas a la hora de desarrollar sus capacidades militares; pide se evite estrictamente la duplicación de iniciativas que ya se hayan llevado a cabo en otro lugar y que se preste más atención a la búsqueda de medios que permitan obtener realmente valor añadido;

38.  Manifiesta su extrañeza por el hecho de que aún no existan a escala de la UE mecanismos de incentivo fiscal a la cooperación y la puesta en común; toma nota del llamamiento del Consejo de diciembre de 2013 para que se estudien tales mecanismos y lamenta que, al cabo de un año, los debates no hayan conducido todavía a ninguna medida concreta en este ámbito; observa que el Gobierno belga concede ya, de forma ad hoc, exenciones de IVA en las fases preparatorias de determinados proyectos de la AED, como las comunicaciones por satélite; estima que esas exenciones deben ser sistemáticas y ampliarse a infraestructuras y programas concretos en materia de capacidades, siguiendo el modelo del mecanismo existente en la OTAN o del existente en la UE para las infraestructuras de investigación civil; pide que se desarrolle cualquier otro incentivo que pueda fomentar la cooperación entre las partes europeas;

39.  Acoge con satisfacción los modelos de cooperación existentes, como el Mandato Europeo del Transporte Aéreo, y celebra que este sistema se siga ampliando para incluir nuevos Estados miembros; lamenta que este modelo, que existe desde hace años, no se haya adecuado todavía a otros tipos de capacidades de defensa; pide que se utilice el modelo del Mandato Europeo del Transporte Aéreo en otros ámbitos de apoyo operativo para subsanar las principales deficiencias de capacidad;

40.  Observa los tímidos progresos efectuados en lo que respecta a los proyectos de puesta en común y reparto; celebra, en particular, los avances realizados en el ámbito del avituallamiento en vuelo con la adquisición de una flota de aviones multimisión de transporte y reabastecimiento (MRTT); lamenta que, a día de hoy, haya participado en ese proyecto un número muy limitado de Estados miembros, y pide que los Estados miembros que carezcan de capacidades en este ámbito se unan a él; considera que los Estados miembros deben proseguir los proyectos de puesta en común y reparto, concentrándose en los 16 ámbitos en materia de capacidades determinados con la AED y el Estado Mayor de la Unión Europea (EMUE) a través de la PCSD;

41.  Toma nota de la intención del Consejo de desarrollar proyectos para incrementar las capacidades de la UE, incluidos, por ejemplo, los sistemas de aeronaves pilotadas a distancia (RPAS) y las comunicaciones públicas por satélite; señala la necesidad de establecer un marco reglamentario para la integración inicial de los RPAS en el sistema aéreo europeo antes de 2016, habida cuenta de las necesidades civiles y militares, así como de la necesidad de respetar el Derecho internacional; pide a la Comisión Europea que describa la forma en que pueden utilizarse los fondos del programa Horizonte 2020 para investigación civil para la incorporación del RPAS en el espacio aéreo europeo;

42.  Celebra los progresos realizados por lo que se refiere a los servicios por satélite de la Unión Europea (Galileo, Copernicus, EGNOS); considera que estos servicios espaciales, en particular Copernicus, deben dotarse de instrumentos para cubrir las necesidades de imágenes por satélite de alta resolución de las misiones y operaciones de la PCSD; celebra el lanzamiento del proyecto Ariane 6; lamenta que, por razones técnicas y comerciales, la Unión siga adquiriendo lanzadores rusos, lo que contradice su objetivo de alcanzar cierta autonomía estratégica, y subraya, por consiguiente, la necesidad de avanzar en el desarrollo de tecnologías con aplicaciones tanto civiles como militares que garanticen nuestra independencia;

43.  Pide que la Unión anime a los Estados miembros a cumplir los objetivos de la OTAN en términos de capacidad, que requieren un gasto mínimo en defensa del 2 % del PIB y la asignación mínima del 20 % del presupuesto de defensa a equipamientos importantes, incluidos la investigación y el desarrollo;

La industria de la defensa

44.  Acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión destinada a mejorar el acceso de las pymes a los mercados de la defensa, que actualmente son muy específicos por diversas razones, a saber: una demanda que procede casi exclusivamente de la contratación pública, el limitado número de empresas en el mercado, el largo período de desarrollo de los productos y de mantenimiento en servicio de los mismos, y el carácter estratégico de determinadas tecnologías;

45.  Toma nota de la Comunicación de la Comisión, de julio de 2013, titulada «Hacia un sector de seguridad y defensa más competitivo y eficiente», así como de la hoja de ruta, de junio de 2014, sobre su aplicación y de las propuestas formuladas en la misma, en particular con vistas a una mejor aplicación de las Directivas 2009/81/CE y 2009/43/CE sobre el mercado interior, sin perjuicio de los derechos soberanos de los Estados miembros derivados del artículo 346 del TFUE;

46.  Considera que todas estas medidas dependen de una definición común previa del perímetro de la base tecnológica e industrial de la defensa europea (BITDE), para poder determinar qué empresas o actividades estratégicas podrían beneficiarse de ellas, tomando debidamente en consideración los diferentes potenciales de las industrias de defensa de los Estados miembros; considera que esta definición podría basarse, en particular, en una serie de criterios, como el desarrollo de equipos y tecnologías dentro de la UE, el control por la empresa de los derechos de propiedad y uso de los equipos y tecnologías desarrollados, y la seguridad de que, en caso de accionariado extranjero, este no disponga de un derecho de voto demasiado importante que ponga en peligro el control de la empresa sobre sus actividades; hace hincapié en la necesidad de definir los activos de defensa de la UE fundamentales (por ejemplo, capacidades industriales clave y tecnologías esenciales);

47.  Recuerda que, con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, las políticas industrial, espacial y de investigación de la UE se extienden al ámbito de la defensa; señala que los programas de la Unión en otros ámbitos, como la seguridad interior y de las fronteras, la gestión de catástrofes y el desarrollo, ofrecen perspectivas importantes para desarrollar conjuntamente capacidades relacionadas con esas políticas y con la realización de misiones de la PCSD; pide a la Comisión que establezca procedimientos permanentes para la cooperación entre la Comisión, el SEAE, la AED y los Estados miembros en los ámbitos del mercado interior, la industria, el espacio, la investigación y el desarrollo; pide a la Comisión que cree un vínculo permanente entre los organismos y agencias de la UE de los ámbitos de seguridad interior (Frontex, Europol, ENISA) y de seguridad exterior y defensa (Agencia Europea de Defensa, SEAE);

48.  Toma nota de las propuestas de la Comisión para mejorar la aplicación de las Directivas 2009/81/CE (contratación pública en los ámbitos de la defensa y la seguridad) y 2009/43/CE (transferencias de productos relacionados con la defensa dentro del mercado interior); considera necesario determinar también qué entra en el ámbito de los equipos y las tecnologías de alto valor estratégico, que no están contemplados en la Directiva 2009/81/CE (equipos de intereses esenciales de seguridad) ni en la Directiva 2004/18/CE (equipos cuya utilización guarda relación, pero no de forma específica, con el ámbito de la defensa); estima que las empresas de la UE que ejercen su actividad en este sector necesitan un régimen jurídico y financiero específico que les permita ser competitivas y garantizar así la autonomía estratégica de la UE;

49.  Toma nota de la intención del Consejo de instituir un régimen europeo de seguridad del abastecimiento que prevea la asistencia mutua entre los Estados miembros y una respuesta rápida a sus necesidades respectivas en materia de defensa; espera la hoja de ruta de la Comisión en la que se presentarán las opciones pertinentes de aplicación de dicho régimen, así como el libro verde que debe publicarse sobre el control de las inversiones extranjeras en las empresas estratégicas de defensa; acoge favorablemente la adopción del acuerdo marco mejorado de la AED para la seguridad de abastecimiento entre Estados miembros como un mecanismo voluntario y jurídicamente no vinculante importante para que los Estados miembros fomenten el apoyo y la asistencia mutuos en materia de seguridad de abastecimiento; pide a la AED y a la Comisión que elaboren conjuntamente medios e iniciativas adicionales para fomentar la seguridad de abastecimiento en toda la UE y que apoyen a los Estados miembros en la aplicación del nuevo acuerdo marco;

50.  Pide a la Comisión que determine claramente y movilice medios e instrumentos financieros de la UE destinados a ayudar a establecer un mercado europeo común de la industria de la defensa;

51.  Acoge con satisfacción los cambios efectuados en las listas de control de exportaciones del régimen de Wassenaar en lo relativo a las tecnologías de seguimiento e intrusión, que también se han aplicado recientemente a escala de la UE; destaca, no obstante, que se requieren más medidas para evitar la producción y la exportación no controladas de tecnologías que pueden utilizarse para atacar la infraestructura fundamental de la UE y violar los derechos humanos; pide a la Comisión, por tanto, que presente cuanto antes una propuesta para la revisión del Reglamento sobre exportaciones de productos de doble uso;

52.  Considera que ningún Gobierno por sí solo puede lanzar programas de investigación y tecnología (I+T) de auténtica envergadura; recuerda la declaración del Consejo sobre el refuerzo de las capacidades de diciembre de 2008 y el compromiso de los Estados miembros de lograr el objetivo colectivo de destinar el 2 % de nuestro gasto en defensa a la financiación de la investigación; pide a la VP/AR y al director de la AED que faciliten datos sobre la situación actual a este respecto; acoge con satisfacción, por consiguiente, las propuestas de la Comisión relativas al desarrollo de sinergias entre la investigación civil y la investigación en materia de defensa; destaca, en este sentido, que el programa de investigación sobre seguridad de Horizonte 2020 ofrece considerables posibilidades para el desarrollo de capacidades en este ámbito; pide a la Comisión y a los Estados miembros que apoyen la misión de investigación que respalda las políticas exteriores de la Unión, incluido el desarrollo tecnológico en materia de tecnologías de doble uso para fomentar la interoperabilidad entre la protección civil y las fuerzas militares, tal y como se prevé en el programa específico por el que se establece Horizonte 2020; pide a la Comisión y a los Estados miembros que incluyan actividades de investigación conexas en los programas de trabajo anuales; acoge asimismo con satisfacción el lanzamiento de acciones preparatorias y espera que la próxima etapa en el ámbito de la PCSD sea la financiación de un tema de investigación pertinente en el próximo marco financiero plurianual; hace hincapié en la importancia de llevar a cabo un proyecto piloto de investigación de la PCSD realizado conjuntamente por la Comisión y la AED, tal y como propuso el Parlamento en el presupuesto de 2015, de forma que la Agencia ejecute los objetivos y el presupuesto de la Unión; lamenta, en este contexto, que la Comisión no haya transmitido al Parlamento una evaluación del potencial del artículo 185 del TFUE, tal como había solicitado en su Resolución, de 21 de noviembre de 2013, sobre la base tecnológica e industrial de la defensa europea;

53.  Pide que, paralelamente, se preste la máxima atención a las cuestiones relacionadas con la gobernanza, los derechos de propiedad intelectual, la cofinanciación y las normas de participación de la acción preparatoria de defensa; pide a los Estados miembros que participen plenamente en el proceso de toma de decisiones para evitar derivas burocráticas y garantizar que los programas responden a las necesidades estratégicas de la PCSD y de los Estados miembros;

54.  Recuerda el carácter altamente sensible y estratégico, tanto para la competitividad industrial como para la autonomía estratégica de la UE, de la investigación en materia de defensa, y pide que se aplique una política de propiedad intelectual adecuada en relación con la seguridad y la defensa con el fin de proteger los resultados de la investigación; espera las propuestas de la Comisión, pero también de los industriales de la defensa, sobre este punto;

55.  Toma nota de las propuestas de la Comisión destinadas a promover el establecimiento de normas y procedimientos de certificación comunes para los equipos de defensa; espera la hoja de ruta de la AED y de la Comisión para la elaboración de normas industriales en el sector de la defensa, así como las opciones de la AED y la Agencia Europea de Seguridad Aérea (AESA) para mejorar el reconocimiento mutuo de la certificación militar en la UE; lamenta la reticencia de las organizaciones europeas de normalización a emitir sellos de normalización para los productos de defensa;

o
o   o

56.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Presidente del Consejo Europeo, a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, al Consejo, a la Comisión, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros, al Secretario General de la OTAN, al Presidente de la Asamblea Parlamentaria de la OTAN, al Secretario General de las Naciones Unidas, al Presidente en ejercicio de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), al Presidente de la Asamblea Parlamentaria de la OSCE, al Presidente de la Asamblea de la Unión Africana y al Secretario General de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático.

(1) DO L 146 de 10.6.2009, p. 1.
(2) DO L 216 de 20.8.2009, p. 76.
(3) Textos Aprobados, P7_TA(2013)0513.
(4) Textos Aprobados, P7_TA(2013)0514.
(5) Textos Aprobados, P7_TA(2013)0380.
(6) Textos Aprobados, P7_TA(2013)0381.
(7) Textos Aprobados, P7_TA(2012)0457.
(8) Textos Aprobados, P7_TA(2014)0286.
(9) Textos Aprobados, P7_TA(2013)0278.
(10) http://eeas.europa.eu/library/publications/2013/3/2013_eeas_review_es.pdf

Aviso jurídico