Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2015/2003(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0350/2015

Textos presentados :

A8-0350/2015

Debates :

PV 15/12/2015 - 12
CRE 15/12/2015 - 12

Votaciones :

PV 16/12/2015 - 11.9
CRE 16/12/2015 - 11.9
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2015)0458

Textos aprobados
PDF 243kWORD 127k
Miércoles 16 de diciembre de 2015 - Estrasburgo Edición definitiva
Relaciones UE-China
P8_TA(2015)0458A8-0350/2015

Resolución del Parlamento Europeo, de 16 de diciembre de 2015, sobre las relaciones UE-China (2015/2003(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Visto el establecimiento de relaciones diplomáticas entre la UE y China el 6 de mayo de 1975,

–  Vista la asociación estratégica UE-China puesta en marcha en 2003,

–  Visto el principal marco jurídico de las relaciones con China, es decir, el Acuerdo de Cooperación Comercial y Económica entre la Comunidad Europea y la República Popular de China(1), suscrito en mayo de 1985, que regula las relaciones económicas y comerciales y el programa de cooperación entre la UE y China,

–  Vista la Agenda Estratégica para la Cooperación UE-China 2020 acordada el 21 de noviembre de 2013,

–  Vistos el diálogo político estructurado UE-China, establecido formalmente en 1994, y el diálogo estratégico de alto nivel sobre asuntos estratégicos y de política exterior establecido en 2010, y en particular el 5º diálogo estratégico de alto nivel celebrado en Pekín el 6 de mayo de 2015,

–  Vistas las negociaciones sobre un nuevo acuerdo de asociación y cooperación, en curso desde 2007,

–  Vistas las negociaciones sobre un acuerdo bilateral de inversiones que comenzaron en enero de 2014,

–  Vistas la XVII Cumbre UE-China, celebrada en Bruselas el 29 de junio de 2015, y la declaración emitida a su conclusión,

–  Vistos los comentarios realizados por el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, el 29 de junio de 2015 en la conferencia de prensa conjunta con el primer ministro chino Li Keqiang tras la XVII Cumbre UE-China, donde manifestó las preocupaciones de la UE en materia de libertad de expresión y asociación en China, incluida la situación de las personas que pertenecen a minorías, como los tibetanos o los uigures, y en la que animó a China a reinstaurar un diálogo significativo con los representantes del Dalai Lama,

–  Vista la Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 24 de octubre de 2006, titulada «UE – China: una asociación más fuerte con mayores responsabilidades» (COM(2006)0631),

–  Vistas las Directrices políticas del Consejo para el Asia Oriental,

–  Vistas las Conclusiones del Consejo de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores de 11 y 12 de diciembre de 2006 sobre «La asociación estratégica UE-China»,

–  Vistos el documento de estrategia de la Comisión para China 2007-2013, el programa indicativo plurianual 2011-2013 y la revisión intermedia 2010 del documento de estrategia y la revisión del programa indicativo plurianual 2011-2013,

–  Visto el primer documento elaborado por China sobre la Unión Europea, publicado el 13 de octubre de 2003,

–  Vistas la adopción el 1 de julio de 2015 de la nueva Ley sobre seguridad nacional por parte del Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional China y la publicación el 5 de mayo de 2015 del segundo proyecto de la nueva Ley sobre la gestión de ONG extranjeras,

–  Visto el Libro Blanco de 26 de mayo de 2015 sobre la estrategia militar de China,

–  Vistos el diálogo UE-China sobre derechos humanos, iniciado en 1995, y la 32ª ronda celebrada en Pekín los días 8 y 9 de diciembre de 2014,

–  Vistos los sesenta diálogos sectoriales en curso entre China y la UE relativos, entre otras cuestiones, al medio ambiente, la política regional, el empleo y los asuntos sociales y la sociedad civil,

–  Visto el establecimiento en febrero de 2012 del Diálogo Interpersonal de Alto Nivel UE- China, que acoge todas las iniciativas conjuntas de la UE y China en este ámbito,

–  Vistos el Acuerdo de cooperación científica y tecnológica entre la Comunidad Europea y China, que entró en vigor en 2000(2), y el Acuerdo de asociación en materia de ciencia y tecnología firmado el 20 de mayo de 2009,

–  Vistas la Declaración conjunta UE-China sobre el cambio climático realizada en la XVII Cumbre UE-China celebrada en junio de 2015 y las contribuciones previstas determinadas a nivel nacional (CPDN), presentadas por China a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) el 30 de junio de 2015,

–  Vistos la declaración conjunta UE-China sobre seguridad energética realizada en Bruselas el 3 de mayo de 2012 y el diálogo sobre energía entre la CE y China,

–  Vistas las mesas redondas UE-China,

–  Vistos el XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista de China, celebrado del 8 al 14 de noviembre de 2012 y los cambios de dirección en el Comité Permanente del Politburó que en él se decidieron,

–  Visto el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 16 de diciembre de 1966,

–  Vistos los resultados de la Cuarta sesión plenaria del XVIIIº Comité Central del Partido Comunista de China (Cuarto Pleno) celebrada del 20 al 23 de octubre de 2014,

–  Vista la declaración realizada por el Presidente en la XXVIª Cumbre ASEAN celebrada el 27 de abril de 2015,

–  Vista la declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, de 6 de mayo de 2015, tras su reunión con el Primer Ministro chino Li Keqiang,

–  Vista la última reunión interparlamentaria PE-China, celebrada el 26 de noviembre de 2013,

–  Vistas sus recientes Resoluciones sobre China, en particular las de 23 de mayo de 2012 sobre la UE y China: posible desequilibrio comercial,(3) de 2 de febrero de 2012 sobre la política exterior de la UE frente a los países BRICS y otras potencias emergentes: objetivos y estrategias(4), de 14 de marzo de 2013 sobre las amenazas nucleares y los derechos humanos en la República Popular Democrática de Corea(5), de 17 de abril de 2014 sobre la situación en Corea del Norte(6), de 5 de febrero de 2014 sobre un marco para las políticas de clima y energía en 2030(7), y de 12 de marzo de 2015 sobre el informe anual de la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad al Parlamento Europeo(8),

–  Vistas sus Resoluciones de 7 de septiembre de 2006 sobre las relaciones UE-China(9), de 5 de febrero de 2009 sobre las relaciones comerciales y económicas con China(10), de 14 de marzo de 2013 sobre las relaciones UE-China(11), de 9 de octubre de 2013 sobre las negociaciones UE-China sobre un acuerdo bilateral de inversiones(12), y de 9 de octubre de 2013 sobre las relaciones comerciales UE-Taiwán(13),

–  Vistas sus Resoluciones sobre derechos humanos de 26 de noviembre de 2009 sobre China: derechos de las minorías y aplicación de la pena de muerte(14), de 10 de marzo de 2011 sobre la situación y el patrimonio cultural en Kashgar (Región Autónoma Uigur de Xinjiang, China)(15), de 5 de julio de 2012 sobre el escándalo de abortos forzados en China(16), de 12 de diciembre de 2013 sobre la extracción forzada de órganos en China(17), y de 13 de marzo de 2014 sobre las prioridades de la UE para el 25º periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas(18),

–  Visto el embargo de armas decretado por la UE a raíz de los acontecimientos de Tiananmen en junio de 1989, y respaldado por el Parlamento en su Resolución, de 2 de febrero de 2006, sobre el Informe anual del Consejo al Parlamento Europeo sobre los principales aspectos y las opciones fundamentales de la PESC(19),

–  Vista su Resolución, de 7 de julio de 2005, sobre las relaciones entre la UE, China y Taiwán y la seguridad en el Extremo Oriente(20),

–  Vistas sus anteriores Resoluciones sobre el Tíbet, en particular las de 25 de noviembre de 2010 sobre el Tíbet: planes para hacer del chino la principal lengua de enseñanza(21), de 27 de octubre de 2011 sobre el Tíbet, en particular la inmolación de monjas y monjes(22), y de 14 de junio de 2012 sobre el Tíbet: situación de los derechos humanos(23),

–  Vistas las nueve rondas de conversaciones entre altos representantes del Gobierno chino y del Dalai Lama llevadas a cabo entre 2002 y 2010; visto el Libro Blanco de China sobre el Tíbet titulado «Tibet's Path of Development Is Driven by an Irresistible Historical Tide», publicado el 15 de abril de 2015 por la Oficina de Información del Consejo Estatal de China; vistos el memorando de 2008 y la nota de 2009 sobre una verdadera autonomía, ambos presentados por los representantes del XIV Dalai Lama,

–  Visto el artículo 52 de su Reglamento,

–  Visto el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores (A8-0350/2015),

A.  Considerando que 2015 marca el 40 aniversario de las relaciones diplomáticas entre la UE y China; que la Asociación Estratégica UE-China reviste una importancia vital para las relaciones entre la UE y la República Popular de China (RPC) y para encontrar respuestas mutuas a una serie de preocupaciones globales y determinar intereses comunes, como la seguridad mundial y regional, la lucha contra el terrorismo, la lucha contra el crimen organizado, la ciberseguridad, las armas de destrucción masiva y la no proliferación de armas nucleares, la seguridad energética, la regulación financiera y del mercado mundial, el cambio climático y el desarrollo sostenible, así como para crear un marco en el que se aborden los problemas de carácter bilateral entre la UE y China;

B.  Considerando que China y la UE iniciaron en 2013 las negociaciones sobre un tratado bilateral de inversión (TBI);

C.  Considerando que China es un importante socio comercial de la UE, con un mercado enorme y en expansión; que las negociaciones en curso para lograr un acuerdo de inversión son uno de los elementos más importantes de las relaciones bilaterales económicas y comerciales entre la UE y China;

D.  Considerando que, bajo el actual liderazgo de Xi Jinping, Secretario General del Partido Comunista de China (PCC) y Presidente del país, China ha lanzado una serie de iniciativas, entre ellas, un proyecto de «nueva Ruta de la Seda» para integrar económicamente a China en Asia Central y, en última instancia, con Europa y África, la creación del Banco Asiático de Inversión de Infraestructura (BAII) y un acuerdo estratégico importante de energía con Rusia para el suministro de 38 mil millones de metros cúbicos de gas natural al año, la construcción de un oleoducto y otros proyectos en común para la exploración y extracción de petróleo en China; que durante los últimos años China ha seguido cada vez de forma más activa políticas de inversión en la UE, así como en su vecindad oriental;

E.  Considerando que el presidente Xi Jinping ha lanzado la iniciativa «sueño chino», que se ha presentado como un concepto y una idea destinados a lograr el rejuvenecimiento nacional y a construir una sociedad moderadamente próspera en una gran variedad de dimensiones económicas, sociales, culturales y políticas y a hacer de China una nación totalmente desarrollada antes de 2049;

F.  Considerando que China ha experimentado unos niveles de crecimiento económico verdaderamente altos en los últimos veinte años y que 600 millones de ciudadanos chinos han salido de la pobreza;

G.  Considerando que el desplome en 2015 del mercado de valores chino afectó negativamente a la estabilidad financiera mundial, también en la UE;

H.  Considerando que la política de planificación familiar de China ha causado un rápido envejecimiento de la población desde 1980, con más de 200 millones de ciudadanos de edad superior a los 60 años;

I.  Considerando que la degradación medioambiental en China ha adquirido proporciones dramáticas y requiere medidas más urgentes, firmes y específicas que nunca por parte del Gobierno; que, en la reciente Cumbre UE-China se trató la cuestión del desarrollo sostenible y el cambio climático, y se adoptó una Declaración conjunta sobre el cambio climático;

J.  Considerando que China ha reconocido la necesidad de hacer frente a la amenaza que representa el cambio climático y se ha comprometido a adoptar un protocolo, o cualquier instrumento jurídico, que ayude a alcanzar un acuerdo general sobre la cuestión durante la Conferencia sobre el Cambio Climático en París;

K.  Considerando que la campaña de lucha contra la corrupción del presidente Xi Jinping, iniciada en 2012 y destinada a hacer frente a problemas de gobernanza al focalizarse en miembros del Partido, del Gobierno, del ejército y de empresas estatales sospechosos de corrupción, se ha cobrado varias víctimas de alto perfil, descubriendo no solo la corrupción, sino también las enormes fortunas amasadas por los líderes chinos y destapando igualmente la infiltración de poderosas redes criminales en el sistema político;

L.  Considerando que las ONG extranjeras han prosperado y están desempeñando una función esencial para el desarrollo de ONG locales y para la apertura de China desde la reforma;

M.  Considerando que, por motivos de seguridad nacional, China ha publicado este año tres proyectos de ley que también establecen disposiciones legales sobre ciberseguridad y ONG;

N.  Considerando que, en 2013 y 2014, Pekín, Kunming y Urumqi fueron objeto de graves y violentos atentados terroristas que se cobraron 72 vidas y ocasionaron 356 heridos; que China está preparando una ley antiterrorista que pone de manifiesto el hecho de que el Gobierno atribuye a la lucha antiterrorista la máxima prioridad;

O.  Considerando que, en junio de 2015, el Consejo Legislativo de Hong Kong votó en contra de una controvertida propuesta que habría permitido a los electores de Hong Kong elegir a su director administrativo, pero solamente de entre una selección de candidatos vetada por un comité pro-Pekín; que fue precisamente esta propuesta la que provocó el llamado «movimiento de los paraguas», de 79 días a favor de la democracia, con manifestaciones masivas entre finales de septiembre y mediados de diciembre de 2014;

P.  Considerando que el nuevo dirigente chino considera el ascenso de la RPC como un hecho irreversible resultado del cambio de una «diplomacia reactiva» a una «diplomacia proactiva»;

Q.  Considerando que el nuevo Libro Blanco sobre la estrategia militar de China postula que hay que abandonar la mentalidad tradicional de que la tierra prevalece sobre el mar y que hay que atribuir mayor importancia a la gestión de los mares y a la protección de los derechos y los intereses marítimos; que China se niega a reconocer la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar en relación con las controversias en el mar de China Meridional y Oriental;

R.  Considerando que, en una declaración de conducta de 2002, China y los países ASEAN prometieron crear condiciones para una «solución pacífica y duradera» en el mar de China Meridional; que, a pesar de ello, sigue aumentando la tensión con países vecinos como Taiwán, Vietnam, Filipinas, Malasia y Brunei;

S.  Considerando que China es el principal apoyo político de Corea del Norte, y su mayor inversor, donante de ayuda, proveedor de alimentos y energía y socio comercial; que expertos chinos revelaron recientemente que Corea del Norte podría contar ya con 20 cabezas nucleares;

T.  Considerando que, tras la crisis de Ucrania, Rusia y China han intensificado sus relaciones mutuas de una manera sin precedentes hasta la fecha;

U.  Considerando que el 8 de mayo de 2015 Rusia y China firmaron un acuerdo bilateral sobre seguridad de la información que define las ciberamenazas como la transmisión de información que puede poner en peligro los sistemas sociopolíticos y socioeconómicos, así como el entorno espiritual, moral y cultural de los Estados;

V.  Considerando que, desde 2005, China ha extendido el crédito a países de Latinoamérica por valor de aproximadamente 100 000 millones de dólares; que China es, en estos momentos, el principal socio comercial de Brasil y el segundo, por ejemplo, de Argentina, Venezuela y Cuba;

W.  Considerando que el Gobierno chino reconoce la importancia y la universalidad de los derechos humanos, pero que por el momento carece de resultados tangibles en lo relativo a la mejora de su historial en materia de derechos humanos;

X.  Considerando que China ha aceptado oficial y nominalmente la universalidad de los derechos humanos y que, en los últimos treinta años, ha entrado en el marco internacional de los derechos humanos mediante la firma de una gran variedad de tratados sobre derechos humanos, formando así parte del marco jurídico e institucional internacional de derechos humanos;

Y.  Considerando que, a principios de 2015, el presidente Xi anunció públicamente que quería «ampliar el Estado de Derecho en todo el país» en el convencimiento de que para lograr una economía y una sociedad modernas en China es indispensable una justicia eficaz;

Z.  Considerando que el PCC reconoce cinco religiones, controladas en última instancia por el propio Departamento de Trabajo del Frente Unido del partido; que esta lista es exclusiva, por lo que se discrimina a otras religiones y a otros cultos;

AA.  Considerando que la UE y China han participado en diálogos sobre derechos humanos desde 1995;

AB.  Considerando que la defensora del Pueblo Europeo, en su proyecto de recomendación adoptado el 26 de marzo de 2015, criticaba la ausencia de una evaluación del impacto en los derechos humanos en relación con el mecanismo de resolución de litigios entre inversores y Estados en las negociaciones de un acuerdo de comercio e inversión con Vietnam; que esto constituye un precedente importante para las negociaciones del Acuerdo de Inversión entre la UE y China;

AC.  Considerando que los tibetanos expresan su identidad cultural a través del movimiento Lhakar (miércoles blanco) portando únicamente ropa tibetana, hablando solo su lengua y comiendo exclusivamente alimentos tibetanos cada miércoles; que, hasta la fecha, más de 140 tibetanos se han inmolado para protestar contra la política del Gobierno chino en la región autónoma del Tíbet; que la muerte en prisión del lama Tenzin Delek Rinpoche ha provocado recientemente nuevas tensiones; que en el Tíbet se está siguiendo una política de asentamiento Han; que 2015 marca el 50 aniversario del establecimiento de la Región Autónoma de Tíbet; que en los últimos años no se han logrado avances en lo relativo a la resolución de la crisis tibetana, puesto que la última ronda de negociaciones se celebró en 2010;

AD.  Considerando que la UE se atiene a su política de «una China única» en las relaciones entre las dos orillas del estrecho entre la República Popular China y Taiwán;

Asociación estratégica y cooperación UE-China

1.  Celebra el 40 aniversario de las relaciones diplomáticas entre la UE y China como fuente de inspiración para fortalecer la Asociación Estratégica, tan necesaria en un mundo multipolar y globalizado, y para acelerar las negociaciones en curso de un nuevo Acuerdo de Asociación y Cooperación basado en la confianza, la transparencia y el respeto de los derechos humanos; destaca que, en la Cumbre UE-China de 29 de junio de 2015, ambas partes reafirmaron su compromiso de reforzar esta asociación; destaca que China es una potencia internacional clave y uno de los socios más importantes de la UE; hace hincapié en que las dos partes están comprometidas con la promoción de la Asociación Estratégica integral UE-China durante la próxima década, lo que sería beneficioso tanto para la UE como para China; manifiesta su apoyo al diálogo estratégico (bi)anual de alto nivel, al diálogo económico y comercial de alto nivel, al diálogo interpersonal de alto nivel y a los más de sesenta diálogos sectoriales entre la UE y China sobre un amplio abanico de cuestiones; pide encarecidamente que estos diálogos sectoriales den lugar a una consolidación de la confianza y tengan resultados tangibles;

2.  Acoge con satisfacción el resultado de la XVII Cumbre UE-China de 29 de junio de 2015, que elevó las relaciones bilaterales a un nuevo nivel y envió una señal para una cooperación política más estrecha que vaya más allá de las meras relaciones comerciales y que lleve a un enfoque coordinado para hacer frente a los retos globales; señala que ambas partes reconocieron plenamente el progreso logrado en la aplicación de la Agenda Estratégica para la Cooperación UE-China 2020, y que se establecerá un mecanismo bilateral de revisión a nivel de funcionariado para supervisar el seguimiento; acoge con satisfacción que ambas partes acordaran en la Cumbre un conjunto de prioridades para reforzar su cooperación bilateral y fomentar la dimensión global de su Asociación Estratégica;

3.  Subraya la necesidad de que los Estados miembros de la UE hablen con una sola voz al Gobierno de China, en particular a la vista del actual dinamismo diplomático de Pekín y la reformulación de la arquitectura de la gobernanza mundial; hace hincapié en las conclusiones de las negociaciones del Convenio Constitutivo del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras y espera que en el futuro se produzca una estrecha cooperación entre la UE y el BAII; lamenta la falta de un debate profundo y de una coordinación estrecha a nivel de la UE con respecto a la adhesión de los Estados miembros al BAII; destaca la importancia de la política de comercio e inversión como el ámbito más evidente para ejercer la máxima influencia en la relación estratégica con China; toma nota de la cooperación establecida recientemente entre China y países de Europa Central y Oriental, también conocidos como el grupo 16+1, que incluye a varios Estados miembros de la UE, pero considera que esto no debe dividir a la UE ni debilitar su postura con respecto a China, y que se deben abordar asimismo cuestiones relacionadas con los derechos humanos; pide al Servicio Europeo de Acción Exterior y a la Comisión que le presenten un informe anual sobre el desarrollo de las relaciones entre la UE y China; pide el refuerzo de un comercio y una inversión con China ejecutables y basados en normas;

4.  Reconoce que China debería desempeñar un papel más importante en las instituciones financieras multilaterales que refleje mejor las dimensiones de su economía; considera que el BAII recientemente creado representa una oportunidad para que China participe como agente responsable en el orden multilateral; anima a la nueva institución a alejarse de los errores cometidos en el pasado al conceder prioridad a la financiación de ambiciosos proyectos de infraestructuras, y a que en su lugar conceda prioridad a la asistencia técnica y al acceso al conocimiento global, equilibrando paralelamente las prioridades medioambientales, sociales y de desarrollo;

5.  Considera fundamental que la contribución europea a la participación en el BAII incluya procedimientos transparentes para la evaluación de los préstamos, normas claras de buena administración, responsabilidad social y medio ambiente y atención al control del nivel de deuda de países prestatarios;

6.  Se felicita de la participación de varios Estados miembros en el BAII; Lamenta, no obstante, la falta de un debate profundo, una coordinación atenta y una respuesta y un enfoque coordinados a nivel de la UE en respuesta a las iniciativas del Gobierno chino con el fin de establecer nuevas instituciones multilaterales; insta a las instituciones y a los Estados miembros de la UE a que lo consideren como un aviso para evitar una falta de coordinación similar en el futuro;

7.  Acoge con satisfacción el acuerdo político para mejorar las conexiones de infraestructuras estratégicas entre la UE y China; acoge con satisfacción, por lo tanto, la decisión de establecer una nueva plataforma de conectividad destinada a crear un entorno favorable para redes de infraestructuras transfronterizas sostenibles e interoperables en países y regiones entre la UE y China; elogia en especial la predisposición de la UE para iniciar este proyecto a escala europea; insta a ambas partes a que aprovechen las oportunidades que les ofrece a los dos socios una estrecha interconexión, incluida la cooperación en materia de inversión en infraestructura en países situados a lo largo de la nueva Ruta de la Seda y la nueva Ruta Marítima de la Seda;

8.  Hace hincapié en el intenso crecimiento de la economía china en los últimos veinte años y destaca que los Estados miembros de la UE deberían aprovechar en mayor medida las oportunidades que ofrece este desarrollo económico; toma nota del interés de China en las inversiones en infraestructura estratégica en Europa, y destaca la necesidad de cooperar con China y otros países de la región a este respecto en proyectos como la iniciativa «Un cinturón, una ruta» y el Plan de Inversiones del Presidente Juncker, incluidas conexiones por ferrocarril, puertos marítimos y aeropuertos; insta a la VP/AR y a la Comisión a que reflexionen sobre el impacto de la política de inversión global de China, así como sus actividades de inversión en la UE y su Vecindad Oriental; destaca, de conformidad con las anteriores posiciones del Parlamento y en el pleno respeto de las competencias INTA, la importancia del Acuerdo bilateral de inversiones entre la UE y China que se está negociando; pide que se incluya un capítulo sobre desarrollo sostenible completamente integrado en el tratado bilateral de inversión, que prevea compromisos vinculantes en relación con las normas laborales fundamentales de la OIT y los principales acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente; recalca la tendencia cada vez mayor de las empresas europeas a quejarse de que son víctimas de normas caprichosas y discriminación; destaca la importancia de lograr un resultado satisfactorio en las negociaciones en curso sobre el acuerdo de inversión con el fin de facilitar en mayor medida la inversión y de aplicar la protección de la inversión y el acceso al mercado, en particular la contratación pública, así como de dispensar un trato justo a las empresas, tanto en Europa como en China; pide nuevas medidas y un seguimiento activo para garantizar unas relaciones comerciales más equilibradas tras la supresión de los obstáculos al comercio y la inversión para las empresas europeas; pide a China y a la UE que refuercen la cooperación con el fin de mejorar el acceso de las pymes en ambos bloques de mercados; destaca el compromiso entre la UE y China de lograr una economía global abierta y un entorno de comercio e inversión justo, transparente y basado en normas, de modo que se garanticen condiciones de competencia equitativas y se haga frente al proteccionismo;

9.  Toma nota, en este sentido, del lanzamiento de la iniciativa «Un cinturón, una ruta», destinada a construir enlaces importantes de energía y comunicación desde Asia central, occidental y meridional y hasta Europa; considera que, habida cuenta de la importancia geoestratégica de esta iniciativa, debe llevarse a cabo de forma multilateral; cree que resulta sumamente importante crear sinergias y proyectos de forma totalmente transparente y contando con la participación de todas las partes interesadas;

10.  Pide el refuerzo de la cooperación entre la UE y China en ámbitos de importancia estratégica tales como el G20, la seguridad y la defensa, la lucha contra el terrorismo, la no proliferación de armas nucleares, la seguridad mundial y regional, la ciberseguridad, las armas de destrucción masiva, la seguridad energética, la regulación financiera y del mercado mundial, el cambio climático, así como el desarrollo urbano, los programas de desarrollo y ayuda y el desarrollo sostenible; hace hincapié en la importancia de la cooperación en materia de desarrollo regional, así como del diálogo y los intercambios en relación con la Estrategia Europa 2020 y con el futuro decimotercer plan quinquenal de China;

11.  Pide al SEAE que vele por que los derechos humanos ocupen un lugar prioritario en el programa de las relaciones y los diálogos con China;

12.  Pide que los compromisos realizados durante la visita en marzo de 2014 del Presidente Xi a Bruselas para intensificar los intercambios entre la UE y China en materia de derechos humanos vayan acompañados de mejoras concretas de la situación real;

13.  Insta al Consejo y a la Comisión a que sigan integrando a China mediante un diálogo constructivo para fomentar la transición de China hacia el Estado de Derecho y el respeto de los derechos humanos y para apoyar su integración en la economía mundial;

14.  Acoge con satisfacción la profundización de la Asociación para el Desarrollo Urbano entre la UE y China; pide una mayor cooperación en materia de planificación y diseño urbanísticos, servicios públicos, edificios ecológicos y transporte inteligente; insta a que se inicien nuevos programas conjuntos que cuenten con la participación de ciudades y empresas europeas y chinas;

15.  Acoge con satisfacción la declaración conjunta de la tercera reunión del diálogo interpersonal de alto nivel UE-China celebrado el 15 de septiembre de 2015; destaca la importancia de los intercambios interpersonales y de facilitar intercambios para los ciudadanos chinos y de la UE; apoya que el desarrollo del diálogo interpersonal de alto nivel se centre en proyectos conjuntos y la puesta en común de las mejores prácticas, y promueva los intercambios interpersonales; destaca que debe fomentarse en especial el intercambio de expertos y estudiantes entre ambas partes;

16.  Manifiesta su preocupación por las prácticas de dumping y por la falta de transparencia en lo relativo a las políticas y las subvenciones del Gobierno chino mediante créditos fiscales, subvenciones territoriales, créditos de interés reducido, materias primas subvencionadas y otras medidas;

17.  Muestra su preocupación por los obstáculos a los que se enfrentan las empresas europeas en el mercado chino, como transferencias de tecnología forzadas, una aplicación débil de los DPI y un trato discriminatorio; hace hincapié en la importancia de la reforma del mercado chino, de la aplicación de los principios de la economía de mercado y de la eliminación de la discriminación y de limitaciones injustificadas;

18.  Reconoce las oportunidades que se derivan de la inversión china en Europa en el marco del Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE); hace hincapié en que, aunque el FEIE está abierto a la inversión de varios actores, debe mantenerse, no obstante, bajo la gobernanza de la UE;

19.  Reconoce el reto de conseguir que la economía china avance de forma realmente sostenible en el marco de la nueva situación; considera que una participación más significativa de China en las organizaciones económicas internacionales, como el FMI, puede contribuir de forma positiva a lograr unas economías china y mundial más sostenibles y equilibradas, así como a la reforma de estas organizaciones; insta a las autoridades chinas a que ofrezcan estadísticas fiables y a que mejoren la transparencia sobre el estado de la economía;

20.  Le preocupa que, durante los últimos meses, los índices de la bolsa de valores hayan perdido un tercio de su valor y que se hayan disparado centenares de suspensiones de las inversiones por una depreciación excesiva; expresa su preocupación en relación con la actual crisis financiera que afecta a China y en especial a sus mercados bursátiles, y reconoce que esto supone una amenaza para la economía mundial, a la vista del importante papel que desempeña el país en el comercio mundial y en el sistema financiero mundial; insta a las autoridades chinas a abordar el reto de pasar del actual modelo económico a una economía sostenible; constata que las recientes y dramáticas caídas de la bolsa en China han confrontado a la cultura de control del Gobierno con la volatilidad inherente de los mercados financieros;

21.  Acoge con satisfacción el hecho de que, en las últimas décadas, un número considerable de ciudadanos chinos haya salido de la pobreza extrema gracias a un crecimiento económico sustancial y a una apertura gradual de la economía china; expresa, no obstante, su preocupación por el hecho de que estas mejoras económicas suelan generar problemas ambientales y grandes desigualdades;

22.  Acoge con satisfacción que, en la reciente declaración conjunta de la UE y China sobre el cambio climático, adoptada en la Cumbre del 29 de junio de 2015, ambas partes reflejaron su compromiso de colaboración con el fin de lograr un acuerdo ambicioso y jurídicamente vinculante en la Conferencia sobre el Cambio Climático de París de 2015; insta a todas las partes de la conferencia a que aprovechen el impulso ofrecido por las declaraciones sobre el cambio climático de la UE y China y de los Estados Unidos y China; hace hincapié en la necesidad de cooperar en materia de energía para abordar conjuntamente los múltiples retos relacionados con la seguridad energética y la arquitectura energética global;

Situación interna

23.  Observa que, bajo el liderazgo del Presidente Xi, el Gobierno chino está mostrando una firmeza cada vez mayor, tanto dentro como fuera del país; señala que la libertad de los activistas defensores de los derechos civiles, abogados, periodistas, blogueros, académicos y demás representantes de la sociedad civil del país se encuentra restringida de una manera desconocida desde hace años; observa que la trayectoria de China en materia de derechos humanos sigue siendo motivo de grave preocupación;

24.  Expresa su profunda inquietud por la inminente adopción del proyecto de ley sobre gestión de ONG extranjeras, pues reduciría aún más el espacio para la sociedad civil china y limitaría en gran medida la libertad de asociación y expresión en el país, entre otros prohibiendo que las «ONG extranjeras» que no estén registradas en el Ministerio de Seguridad Pública chino y los departamentos provinciales de seguridad pública financien a personas u organizaciones chinas, y prohibiendo que grupos chinos realicen «actividades» en nombre o con la autorización de ONG extranjeras no registradas, incluidas las que tienen sede en Hong Kong y Macao; pide a las autoridades chinas que revisen de forma sustancial esta ley para adaptarla a las normas internacionales en materia de derechos humanos;

25.  Expresa su preocupación por el nuevo proyecto de ley sobre la ciberseguridad, que reforzaría e institucionalizaría las prácticas existentes en el país de censura y vigilancia del ciberespacio y puede obligar a las empresas europeas a incluir programas de puerta trasera en su infraestructura de TI; señala que los defensores de los derechos civiles y abogados chinos partidarios de la reforma temen que esta ley limite aún más la libertad de expresión y provoque un aumento de la autocensura; hace hincapié en el grave efecto negativo de las leyes relativas a la ciberseguridad y a las ONG en las actividades de las empresas e instituciones europeas en la República Popular China, y pide por ello al Consejo Europeo, al SEAE y a la Comisión que sigan manifestando a las autoridades chinas sus fuertes objeciones a tan controvertidas medidas; expresa su preocupación por la amplia definición china de «seguridad nacional» y «principales amenazas» en la nueva ley de seguridad nacional, que considera las «malas influencias culturales» como una amenaza; concluye que esta ley formula de forma tan general y vaga los intereses de seguridad nacional de China que brinda a las autoridades chinas posibilidades prácticamente ilimitadas para actuar contra acciones, personas o publicaciones que desaprueben;

26.  Expresa su preocupación por que, aunque la campaña anticorrupción puesta en marcha por los dirigentes chinos sea un loable esfuerzo para fomentar la confianza de los ciudadanos en el Gobierno, se caracteriza por la falta de transparencia y en la mayoría de los casos no se ajusta al Estado de Derecho; observa que, en algunos casos, la campaña está siendo utilizada para las luchas internas y para fomentar el papel y el poder del PCC; lamenta no obstante, que esta campaña se haya llevado a cabo de una manera que debilita aún más el Estado de Derecho, dado que presuntamente se ha retenido a funcionarios acusados dentro de un sistema de detención ilegal, se les ha privado de protección jurídica básica y a menudo se les ha coaccionado para que confiesen;

27.  Expresa su solidaridad con los familiares y amigos de las más de 173 víctimas de las devastadoras explosiones en la ciudad portuaria de Tianjin del 12 de agosto de 2015, que desplazaron a miles de residentes; toma nota del creciente número de protestas medioambientales masivas y pacíficas en diferentes partes del país; señala el almacenamiento ilegal de miles de toneladas de productos químicos sumamente tóxicos a una distancia ilegal inferior a 600 metros de zonas residenciales; considera sumamente contraproducente la política de información oficial, lenta y opaca, en relación con la catástrofe de Tianjin, sobre todo en combinación con las medidas de censura adoptadas contra las informaciones aparecidas en los medios sociales sobre esta gran tragedia; hace hincapié en la importancia de aplicar todas las normas de seguridad industrial de conformidad con la legislación china e internacional, y pide al Gobierno chino que incremente las normas de seguridad y las normas ambientales de las producciones peligrosas adaptándolas en primer lugar a la propia legislación de China;

28.  Observa que las explosiones del 12 de agosto de 2015 en Tianjin y del 31 de agosto de 2015 en Dongying hacen que sea urgente que China aborde seriamente la cuestión de la seguridad industrial, en particular en lo que respecta a la corrupción y la impunidad;

29.  Subraya la urgencia de introducir nuevas medidas de protección medioambiental, teniendo en cuenta, por ejemplo, que en 2014 solo ocho de las 74 principales ciudades alcanzaron la norma nacional de concentraciones de PM2,5 de contaminación atmosférica y dado que en China 190 millones de personas enferman cada año a causa de la contaminación del agua; advierte en contra de la doble crisis del agua (contaminación masiva combinada con un aumento del consumo de agua) que podría causar graves inestabilidades políticas y sociales; recuerda que el coste de la degradación ambiental de China también tiene repercusiones en los países vecinos; hace hincapié en los costes de la degradación ambiental y espera que el próximo plan quinquenal convierta el medio ambiente en una prioridad; observa, asimismo, que la falta de protección medioambiental, además de no impedir los daños ecológicos, provoca el uso de prácticas de competencia desleal; acoge con satisfacción el acuerdo entre la UE y China para mejorar la cooperación, con el fin de hacer frente a retos medioambientales clave como la contaminación del aire, del agua y del suelo; acoge con satisfacción el hecho de que, en virtud de la nueva ley de protección medioambiental, los cuadros locales son responsables, también con efecto retroactivo, de los daños medioambientales causados durante su mandato y que el compromiso con la protección medioambiental se tendrá más en cuenta en el proceso de promoción de estos cuadros locales; insta a las autoridades tanto nacionales como locales a que impliquen de forma activa y constructiva a organizaciones medioambientales y movimientos de base en lo que respecta a la supervisión, la aplicación y el cumplimiento de las políticas e iniciativas medioambientales de China; señala que en la Cumbre UE-China de junio de 2015 se establecieron también medidas sobre las políticas medioambientales y sobre el respeto por el clima, que deberían hacer que China cumpliera los límites de emisiones de CO2, con miras a la Cumbre de París de diciembre de 2015 y de acuerdo con los objetivos de la Agenda Estratégica 2020, adoptada en Pekín en 2013;

30.  Acoge con satisfacción el aumento de la cooperación y el intercambio de experiencias entre la UE y China en el ámbito de los derechos y la protección de los consumidores, y el refuerzo de las medidas de respuesta del Gobierno chino a este respecto, lo que se refleja en unas normas más estrictas sobre las responsabilidades de los minoristas en virtud de un código de conducta profesional relativo a la obligaciones de devolución y reembolso, los posibles fraudes, la publicidad engañosa y fraudulenta, los contratos de prepago y la protección de los datos personales de los consumidores, habida cuenta, en particular, de la rápida expansión del sector chino de las compras por internet;

31.  Observa que en los últimos años la política antiterrorista de China ha evolucionado rápidamente de un enfoque reactivo de «defensa contra el terror» a un enfoque proactivo de «guerra al terror», junto con una permanente «gestión de crisis» que implica acciones en dimensiones hasta ahora desconocidas en regiones afectadas y en la sociedad; se muestra preocupado por el proyecto de ley de lucha contra el terrorismo, que puede provocar más violaciones de las libertades de expresión, reunión, asociación y religión, especialmente en el Tíbet y Xinjiang, como regiones con poblaciones minoritarias;

32.  Se solidariza con la población china en sus esfuerzos por combatir el terrorismo y el extremismo; expresa su preocupación, no obstante, por que, si no se revisa de forma sustancial, la definición de «terrorista» incluida en el proyecto de ley chino de lucha contra el terrorismo pueda dar cabida a la penalización de casi cualquier expresión pacífica de la cultura, la religión o la identidad tibetana que pueda diferir de la del Estado;

33.  Insta a China a que aumente la libertad en internet y a que respete la ciberseguridad de todos los países;

34.  Expresa su preocupación por el hecho de que Xinjiang se encuentre atrapado en un círculo vicioso, dado que, por una parte existen grupos separatistas y extremistas violentos entre los uigures musulmanes de habla turca, que, no obstante, no representan la inmensa mayoría, y por otra, Pekín, en aras de la estabilidad, está respondiendo cada vez más a los disturbios sociales con represión, aumentando la presencia de su aparato de seguridad en la región, alejando a muchos uigures de Pekín y alimentando sentimientos adversos hacia los chinos Han entre la población uigur; lamenta la marginación de la cultura uigur en Xinjiang, incluida la prohibición de que los funcionarios uigures visiten las mezquitas y, en algunos lugares, de que celebren el ramadán; pide a las autoridades chinas que hagan todos los esfuerzos posibles para desarrollar un auténtico diálogo con la comunidad uigur y proteger la identidad cultural de la población uigur; señala con preocupación las restricciones de viaje, sobre todo en el Tíbet y Xinjiang, que pueden imponerse a los ciudadanos de la UE, en particular en el caso de diplomáticos y periodistas; señala que tales restricciones no se aplican a los ciudadanos chinos (incluidos diplomáticos y periodistas) en los Estados miembros de la UE; insta enérgicamente, por tanto, a que se tomen medidas para aplicar el principio de reciprocidad;

35.  Expresa su simpatía y solidaridad con la población de Hong Kong en apoyo de las reformas democráticas; destaca que la autonomía de Hong Kong está garantizada por la Ley Fundamental; sostiene que la introducción de un sufragio universal completamente integrado en la Región Administrativa Especial es plenamente compatible con el principio de «un país, dos sistemas»; lamenta que no se haya podido finalizar la reforma de la ley electoral para el nombramiento del jefe ejecutivo en Hong Kong; expresa su esperanza de que, en un futuro próximo, pueda iniciarse un nuevo proceso de reforma con el objetivo de dar a la población de Hong Kong el derecho al sufragio universal directo en 2017, con una elección auténtica entre diversos candidatos; acoge con satisfacción el informe conjunto del Servicio Europeo de Acción Exterior y la Comisión Europea al Parlamento Europeo y al Consejo, de 24 de abril de 2015, titulado «Región Administrativa Especial de Hong Kong: informe anual 2014», y apoya el compromiso de la UE de fortalecer la democracia, incluidos el Estado de Derecho, la independencia del poder judicial y las libertades y derechos fundamentales, la transparencia y la libertad de información y de expresión en Hong Kong;

36.  Respalda firmemente el principio de «un país, dos sistemas» como base para unas buenas relaciones entre las regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao y la China continental;

37.  Expresa su preocupación por los recientes disturbios políticos y civiles en Hong Kong y pide a China que cumpla sus obligaciones para con los habitantes de Hong Kong de preservar sus derechos y libertades, conforme a la Declaración Conjunta Sinobritánica firmada en 1984;

Situación exterior

38.  Toma nota de que, desde su puesta en marcha, el «sueño chino» del Presidente Xi respecto de un rejuvenecimiento nacional prevé un papel más fuerte y proactivo para China en el mundo; alienta a la VP/AR a que estudie las posibilidades para desarrollar un enfoque común con los EE.UU. en relación con China, siempre que ello contribuya a promover los intereses de la UE; subraya que el persistente ascenso de China como potencia mundial requiere un replanteamiento continuo y rápido de las prioridades estratégicas de Europa en sus relaciones con China, con carácter de urgencia; subraya la necesidad de que una potencia mundial como China contribuya, en un contexto globalizado e interdependiente y de manera más activa y constructiva, a hacer frente a los desafíos globales y a los conflictos regionales y a lograr un orden mundial multilateral que respete el Derecho internacional, los valores universales y la paz; considera que China debe asumir cada vez más su lugar entre los países líderes del mundo, actuando con arreglo a las normas establecidas para todos;

39.  Toma nota de la prioridad que da el Presidente Xi a las relaciones con los Estados Unidos, dada su propuesta de un «nuevo tipo de relación de poder» entre China, los Estados Unidos y otros actores regionales; apoya un enfoque más constructivo frente a un nuevo orden mundial que China debe ayudar a construir e integrar, basado en los valores universales de los derechos humanos, la democracia y la seguridad humana; pide a la UE que aumente su actividad en Asia, y que coopere con China, los EE.UU. y otros actores regionales para lograr una mayor estabilidad en la región;

40.  Hace hincapié en que el reciente Libro Blanco sobre la estrategia militar de China expone las intenciones de Pekín de seguir ampliando las fuerzas navales chinas y el alcance de sus operaciones, pasando de la «defensa de las aguas de altura» a la «protección en mar abierto»; lamenta el establecimiento unilateral de una zona de identificación de defensa aérea y la consiguiente declaración de control de la navegación aérea dentro del territorio japonés y surcoreano; pide una actitud equilibrada para evitar la inquietud entre los vecinos de China y más tensiones en el Pacífico y el Índico, y para garantizar el interés crucial de Europa en la libertad de navegación en los mares;

41.  Considera lamentable que, contrariamente a la declaración de conducta de 2002, varias partes estén reclamando tierras en las Islas Spratly, y se manifiesta especialmente preocupado por los actuales esfuerzos a gran escala por parte de China que incluyen la construcción de instalaciones militares, puertos y al menos una pista de aterrizaje; advierte expresamente en contra del peligro inminente de un aumento de la presencia y de la confrontación entre buques de guerra y patrullas aéreas rivales en la zona, así como del posible establecimiento de una Zona de Identificación de Defensa Aérea sobre el mar de China Meridional;

42.  Sigue alarmado por el aumento de la tensión entre las partes en el mar de China Meridional y pide por tanto a todas las partes implicadas que eviten actos de provocación unilaterales en el mar de China Meridional, y destaca la importancia de una solución pacífica de los conflictos basada en el Derecho internacional y con la ayuda de la mediación internacional imparcial, como la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CNUDM); considera lamentable que China se niegue a reconocer la jurisdicción tanto de la CNUDM como del tribunal de arbitraje; insta a China a que reconsidere su postura y pide a todas las partes, incluyendo a China, que respete la decisión final de la CNUDM ; considera que avanzar hacia una posible solución pacífica de la tensión en las zonas del mar de China Meridional y del mar de China Oriental implica la negociación y la aplicación conjunta de códigos de conducta para la explotación pacífica de las zonas marítimas en cuestión, incluido el establecimiento de rutas comerciales seguras y de cuotas de pesca o asignación de zonas para la exploración de recursos; respalda la petición urgente formulada en la 26.ª Cumbre ASEAN de una rápida adopción de un código de conducta en el mar de China Meridional; acoge con satisfacción el acuerdo alcanzado recientemente entre China y la ASEAN para agilizar las consultas sobre un código de conducta para las controversias en el mar de China Meridional; toma nota de la «Iniciativa de Paz del mar de China Meridional», orientada a alcanzar un consenso sobre un código de conducta y el establecimiento de un mecanismo que permita que todas las partes cooperen en la explotación conjunta de los recursos naturales y marinos de la región; apoya todas las acciones que permitan que el mar de China Meridional se convierta en un «mar de paz y cooperación»;

43.  Pide a la VP/AR que identifique los riesgos para la paz y la seguridad tanto en la región como a escala mundial en caso de que surjan conflictos armados en los mares de China Oriental y Meridional, de acuerdo con las prioridades fijadas en la Estrategia Europea de Seguridad Marítima, los riesgos que esto implicaría para la libertad y la seguridad de la navegación en la región y los riesgos allí existentes para intereses europeos específicos; considera que, dado que otros actores (especialmente Australia) tienen ya una presencia importante desde el punto de vista político en el Pacífico, la UE debe basarse en la cooperación bilateral y multilateral para contribuir de forma eficaz a la seguridad de la región;

44.  Insta al Gobierno de China a que utilice todos sus niveles de influencia para garantizar la estabilidad en la península de Corea y para inducir a Corea del Norte a volver a unas las conversaciones creíbles de desnuclearización y adoptar medidas concretas para desnuclearizarse; recuerda que China sigue siendo el principal aliado de Corea del Norte, por lo que alienta al Gobierno chino a que, junto con la comunidad internacional, desempeñe un papel constructivo a la hora de abordar con carácter de urgencia la grave situación de los derechos humanos en Corea del Norte, tratando asimismo la cuestión de los miles de refugiados de Corea del Norte que cruzan la frontera hacia China huyendo de las terribles condiciones de su país; insta al Gobierno chino a que, de conformidad con sus obligaciones como Estado parte de la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de las Naciones Unidas, no les niegue su derecho a pedir asilo y no les obligue a regresar a Corea del Norte, sino que proteja sus derechos humanos fundamentales; pide a la UE que ejerza presión diplomática sobre el Gobierno chino a tal efecto, de conformidad con sus objetivos globales de no proliferación;

45.  Insta al Gobierno chino a que ejerza influencia sobre Pakistán para que se abstenga de seguir alimentando la inestabilidad en la región;

46.  Acoge con satisfacción la cooperación entre la UE y China en materia de seguridad y defensa, incluidas las operaciones contra la piratería en el golfo de Adén, y pide más esfuerzos combinados para abordar los problemas mundiales de seguridad y defensa, como el terrorismo;

47.  Atrae la atención de Pekín sobre el papel indispensable de los Estados Unidos y de la UE con respecto a los objetivos de modernización de China; le recuerda asimismo sus obligaciones y responsabilidades internacionales a la hora de contribuir a la paz y la seguridad mundial, como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas; lamenta, a este respecto, el hecho de que China, en asociación con Rusia, haya bloqueado continuamente las acciones de las Naciones Unidas en Siria, donde Bachar el Assad lleva más de cuatro años librando una guerra mortífera contra la población siria;

48.  Subraya la importancia de la confianza mutua y la cooperación entre China y la UE y los demás actores internacionales clave para hacer frente a los problemas de seguridad a escala mundial; espera que China ofrezca su apoyo a las iniciativas dirigidas por la UE y los EE.UU. destinadas a poner fin a las violaciones del Derecho internacional que provocan el conflicto en el este de Ucrania, y a restaurar la integridad territorial y la soberanía de Ucrania tras la agresión de Rusia;

Situación de los derechos humanos

49.  Observa que existe una fuerte contradicción entre las aspiraciones oficiales de China con respecto a la universalidad de los derechos humanos y el empeoramiento de la situación de los derechos humanos; señala que la reciente degradación de la situación de los derechos humanos y las libertades en China se inició en 2013 y que se ha intensificado la represión ya existente contra la población, limitando aún más el espacio para la expresión y la defensa pacífica para la sociedad civil; manifiesta su preocupación por la detención, el enjuiciamiento y la condena de numerosos activistas defensores de los derechos civiles, defensores de los derechos humanos y críticos del Gobierno en China, y por el hecho de que más de 100 abogados y activistas defensores de los derechos humanos hayan sido detenidos o interrogados por la policía china; pide a las autoridades chinas que liberen a los detenidos y garanticen que puedan ejercer su profesión sin trabas;

50.  Cree que unas relaciones sólidas y permanentes entre la UE y China deben proporcionar una plataforma eficaz para un diálogo maduro, significativo y abierto sobre los derechos humanos basado en el respeto mutuo; cree asimismo que el 40.º aniversario de las relaciones UE-China en 2015 brinda una oportunidad real para lograr avances en este ámbito;

51.  Insta a la Unión Europea a que siga presionando para mejorar la situación de los derechos humanos en China cada vez que se celebren diálogos a cualquier nivel y a que incluya cláusulas de derechos humanos en todo tratado bilateral acordado con China;

52.  Acoge con satisfacción el 33.º Diálogo UE-China sobre derechos humanos de los días 8 y 9 de diciembre de 2014; señala que el diálogo, junto con la presión de otros socios internacionales, ha contribuido a algunas acciones concretas; recalca que la UE ha dejado claro en varias ocasiones que quería que el diálogo aportara mejoras más tangibles en la situación de los derechos humanos sobre el terreno;

53.  Recuerda que la universalidad de los derechos humanos ha sido siempre parte fundamental de los diálogos sobre derechos humanos entre la UE y China; advierte con preocupación que en la visión oficial china se cuestiona la universalidad sobre la base de diferencias culturales, lo que ha sido una fuente importante de diferencias conceptuales que han provocado la falta de entendimiento y la desconfianza en las relaciones UE-China, y ha limitado el avance en los diálogos sobre derechos humanos entre la UE y China; pide por tanto a los dirigentes chinos que reconsideren cómo abordan la cuestión y que respeten la universalidad de los derechos humanos conforme a la Declaración Universal de Derechos Humanos; insta además a que las instituciones de la UE colaboren con las autoridades chinas en sus diálogos para promover el respeto de la universalidad;

54.  Sigue estando muy preocupado por el hecho de que China sea actualmente el país en el que se llevan a cabo más ejecuciones y cada año siga aplicando en secreto la pena de muerte a miles de personas, sin tener en cuenta las normas mínimas internacionales sobre el uso de la pena de muerte; subraya una vez más que la abolición de la pena de muerte contribuye a la promoción de la dignidad humana y al progresivo desarrollo de los derechos humanos.

55.  Sigue preocupado por las persistentes y graves restricciones impuestas a la libertad de expresión, asociación, reunión y religión, así como a las actividades de las organizaciones de derechos humanos;

56.  Lamenta el trato a menudo discriminatorio de las minorías étnicas y religiosas en China;

57.  Critica el hecho de que, si bien en China la libertad de religión no es un derecho garantizado teóricamente por la constitución, en la práctica el Gobierno limita las prácticas religiosas a las organizaciones religiosas aprobadas y reconocidas oficialmente; apoya la resistencia de las iglesias chinas frente a la nueva estrategia del Gobierno de considerar «pecaminoso» el cristianismo; condena en particular la actual campaña contra cristianos en la provincia de Zhejiang, durante la cual docenas de iglesias fueron demolidas y más de 400 cruces retiradas en 2014; comparte la inquietud de las iglesias por otras provincias en las que existe una fuerte presencia cristiana; condena asimismo las campañas contra el budismo a través del enfoque de «educación patriótica» que incluye medidas para la gestión estatal de los monasterios budistas tibetanos; condena los programas de «educación jurídica» para monjes y monjas budistas; no puede comprender ni aceptar la prohibición de las imágenes del Dalai Lama en China; manifiesta su inquietud por que se abuse de la legislación penal china para perseguir a tibetanos y budistas, cuyas actividades religiosas se vinculan al «separatismo», y ve confirmada su preocupación por el hecho de que los monjes y las monjas representen alrededor del 44 % de la población de presos políticos en el Tíbet; lamenta el hecho de que el entorno para practicar el budismo en el Tíbet haya empeorado de forma significativa después de las protestas tibetanas de marzo de 2008, con la adopción por el Gobierno chino de un enfoque más generalizado de la «educación patriótica», incluyendo medidas para microgestionar los asuntos de los monasterios budistas tibetanos, por ejemplo a través de comités gestores no elegidos dentro de cada monasterio, programas de «educación jurídica» para monjes y monjas a fin de garantizar que «no participen en actividades para dividir la patria y perturbar el orden público» y la prohibición de las imágenes del Dalai Lama;

58.  Señala que el Presidente Xi ha formulado algunos compromisos para «promover de forma integral un gobierno del país conforme a la ley», junto con la lucha contra la corrupción; manifiesta, no obstante, su profunda preocupación por la reciente redada contra más de 200 abogados, en particular los que se centran en casos de derechos humanos, muchos de ellos acusados de «alterar el orden público» e intentar debilitar al Partido, afirmando las autoridades que estas medidas drásticas son de hecho una defensa del sistema jurídico de China; recalca que estas medidas contradicen la pretensión de las autoridades de fomentar el Estado de Derecho y debilitan cualquier esfuerzo emprendido para la reforma política;

59.  Recuerda que la visión oficial china sigue priorizando los derechos socioeconómicos por encima de los derechos civiles y políticos individuales, mientras que la visión europea considera fundamentales e igualmente importantes estos derechos, y que el desarrollo económico y los derechos humanos van de la mano, lo que refleja diferencias en las percepciones europea y china de los derechos humanos, visibles en las posiciones oficiales; destaca además que una protección integral de los derechos humanos es esencial para un crecimiento económico continuado en China e insta por consiguiente a las autoridades chinas a que garanticen el respeto de los derechos tanto socioeconómicos como civiles y políticos;

60.  Critica el entorno mediático sumamente restrictivo de China y el ámbito digital estrechamente vigilado donde se bloquea el contenido de sitios web extranjeros, entre ellos los europeos, y donde habitualmente se eliminan y censuran los contenidos nacionales considerados una amenaza política; protesta firmemente contra el elevado número de ciudadanos chinos encarcelados por infracciones relacionadas con la libertad de expresión, especialmente en internet;

61.  Expresa su profunda preocupación por que el Gobierno chino siga imponiendo políticas duras contra los tibetanos, rechazando especialmente la «Vía Intermedia» del Dalai Lama, que no aspira a la independencia ni a la separación, sino a una verdadera autonomía en el marco de la Constitución de la República Popular China; pide al Gobierno chino que restablezca el diálogo con los representantes tibetanos; protesta en contra de la marginalización de la cultura tibetana por parte del PCC e insta a las autoridades chinas a que respeten las libertades de expresión, asociación y religión del pueblo tibetano; lamenta el deterioro de la situación humanitaria en el Tíbet, que ha provocado un incremento de los casos de inmolación; observa con preocupación las medidas de criminalización recientemente aprobadas relativas a la inmolación, dirigidas a castigar a quienes presuntamente tengan relación con las personas que se inmolen; lamenta el reasentamiento forzoso de más de dos millones de nómadas y pastores tibetanos desde 2006 en las llamadas «Nuevas Aldeas Socialistas», pues se les priva de atención médica, educación y prosperidad; se manifiesta igualmente preocupado por el constante traslado de población china Han al Tíbet; expresa su preocupación por los casos de tortura, desaparición y detención arbitraria y la negativa a proporcionar asistencia médica a los presos, incluidos el monje Tenzin Delek Rinpoche y otros diez influyentes presos tibetanos; exige una investigación detallada de todos los casos de muerte en prisión; está profundamente preocupado por la degradación del medio ambiente del Tíbet; subraya que la meseta tibetana se está calentando con rapidez, lo que puede provocar el derretimiento de los glaciares del Tíbet, muchos de los cuales alimentan los mayores ríos de Asia;

62.  Insta a las empresas europeas que invierten en China a que respeten las normas laborales internacionales y se comprometan a ir más allá de los derechos laborales chinos si estos no cumplen las normas acordadas internacionalmente;

Relaciones entre ambas orillas del estrecho

63.  Considera que tanto China como Taiwán son socios económicos importantes de la UE en Asia y el Pacífico; aplaude toda mejora significativa de las relaciones entre ambas orillas del estrecho; pide la negociación de un acuerdo bilateral de inversión entre la UE y Taiwán, teniendo en cuenta que Taiwán es, a nivel regional, la mejor pasarela y el mejor trampolín hacia China para las empresas de la UE y que numerosos Estados —incluida la República Popular China— ya han celebrado (de facto) un acuerdo de este tipo con Taiwán;

64.  Toma nota de la no formulación de objeciones por parte del Gobierno chino a la participación de Taiwán en algunas organizaciones de las Naciones Unidas (OMS, OACI); expresa su preocupación por la reafirmación del Gobierno chino de la Ley Antisecesión de 2005 que permite el uso de medios militares en caso de una declaración de independencia de Taiwán; lamenta el hecho de que siga habiendo 1 500 misiles de largo alcance apuntando a Taiwán desde la China meridional; considera que una desmilitarización gradual de la región facilitaría en mayor medida el acercamiento de las partes; subraya que todas las controversias entre las dos orillas del estrecho deben solucionarse por medios pacíficos sobre la base del Derecho internacional; recalca que la reunión del 23 de mayo de 2015 en la isla de Kinmen entre altos funcionarios de ambas orillas del estrecho de Taiwán fue un paso alentador; señala que esta reunión fue la tercera reunión formal entre los jefes responsables de los asuntos entre las dos orillas del estrecho de China y Taiwán; apoya las iniciativas que desarrollan las relaciones entre ambas orillas del estrecho de una manera pacífica;

o
o   o

65.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, al SEAE, a la Comisión, a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros y de los países candidatos y en vías de adhesión, al Gobierno de la República Popular China, a la Asamblea Popular Nacional China, al Gobierno de Taiwán y a la Asamblea Legislativa (Yuan) de Taiwán.

(1) DO L 250 de 19.9.1985, p. 2.
(2) DO L 6 de 11.1.2000, p. 40.
(3) DO C 264 E de 13.9.2013, p. 33.
(4) DO C 239 E de 20.8.2013, p. 1.
(5) Textos Aprobados, P7_TA(2013)0096.
(6) Textos Aprobados, P7_TA(2014)0462.
(7) Textos Aprobados, P7_TA(2014)0094.
(8) Textos Aprobados, P8_TA(2015)0075.
(9) DO C 305 E de 14.12.2006, p. 219.
(10) DO C 67 E de 18.3.2010, p. 132.
(11) Textos Aprobados, P7_TA(2013)0097.
(12) Textos Aprobados, P7_TA(2013)0411.
(13) Textos Aprobados, P7_TA(2013)0412.
(14) DO C 285 E de 21.10.2010, p. 80.
(15) DO C 199 E de 7.7.2012, p. 185.
(16) DO C 349 E de 29.11.2013, p. 98.
(17) Textos Aprobados, P7_TA(2013)0603.
(18) Textos Aprobados, P7_TA(2014)0252.
(19) DO C 288 E de 25.11.2006, p. 59.
(20) DO C 157 E de 6.7.2006, p. 471.
(21) DO C 99 E de 3.4.2012, p. 118.
(22) DO C 131 E de 8.5.2013, p. 121.
(23) DO C 332 E de 15.11.2013, p. 185.

Aviso jurídico