Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2016/2032(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0222/2016

Textos presentados :

A8-0222/2016

Debates :

PV 14/09/2016 - 19
CRE 14/09/2016 - 19

Votaciones :

PV 15/09/2016 - 11.11
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2016)0358

Textos aprobados
PDF 233kWORD 59k
Jueves 15 de septiembre de 2016 - Estrasburgo Edición definitiva
Acceso de las pymes a la financiación y aumento de la diversidad de la financiación de las pymes en una Unión de los Mercados de Capitales
P8_TA(2016)0358A8-0222/2016

Resolución del Parlamento Europeo, de 15 de septiembre de 2016, sobre el acceso de las pymes a la financiación y el aumento de la diversidad de la financiación de las pymes en una Unión de los Mercados de Capitales (2016/2032(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Vista su Resolución, de 5 de febrero de 2013, sobre la mejora del acceso de las pymes a la financiación(1),

–  Vista su Resolución, de 27 de noviembre de 2014, sobre la revisión de las directrices de evaluación del impacto de la Comisión y el papel de la prueba de las pymes(2),

–  Vista su Resolución, de 28 de abril de 2016, sobre el Banco Europeo de Inversiones – Informe anual 2014(3),

–  Vista su Resolución, de 25 de febrero de 2016, sobre el Informe Anual 2014 del Banco Central Europeo(4),

–  Vista su Resolución, de 9 de julio de 2015, sobre la construcción de una Unión de los Mercados de Capitales(5),

–  Vista su Resolución, de 25 de noviembre de 2015, sobre resoluciones fiscales y otras medidas de naturaleza o efectos similares(6),

–  Vista su Resolución, de 19 de enero de 2016, sobre el Informe anual sobre la política de competencia de la UE(7),

–  Vista su Resolución, de 19 de enero de 2016, sobre la evaluación y los retos de la normativa sobre servicios financieros de la UE: impacto y camino hacia un marco de la UE más eficiente y efectivo para la regulación financiera y una unión de los mercados de capitales(8),

–  Vista su Resolución de 8 de septiembre de 2015, sobre las empresas familiares en Europa(9),

–  Visto el debate de 13 de abril de 2016, a raíz de las preguntas orales formuladas en nombre de los grupos PPE, S&D, ECR, ALDE y GUE/NGL sobre la revisión del factor de apoyo a las pymes(10),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 7 de diciembre de 2011, titulada «Un plan de acción para mejorar el acceso a financiación de las PYME» (COM(2011)0870),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 30 de septiembre de 2015, titulada «Plan de acción para la creación de un mercado de capitales» (COM(2015)0468),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 28 de octubre de 2015, titulada «Mejorar el mercado único: más oportunidades para los ciudadanos y las empresas» (COM(2015)0550),

–  Vista la Comunicación de la Comisión titulada «Directrices sobre las ayudas estatales para promover las inversiones de financiación de riesgo»(11),

–  Vista la Directiva 2011/7/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de febrero de 2011, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales(12),

–  Vista la «Encuesta sobre el acceso a la financiación de las empresas de la zona del euro – abril a septiembre de 2015» del Banco Central Europeo, de diciembre de 2015,

–  Visto el segundo documento consultivo del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea sobre las revisiones del método estándar para el riesgo de crédito, de diciembre de 2015,

–  Visto el informe de la Comisión, de 18 de junio de 2015, sobre la evaluación del Reglamento (CE) n.º 1606/2002, de 19 de julio de 2002, sobre la aplicación de las normas internacionales de contabilidad (COM(2015)0301),

–  Visto el documento de trabajo de la Comisión titulado «Crowdfunding in the EU Capital Markets Union» (La microfinanciación colectiva en la Unión de los Mercados de Capitales de la UE) (SWD(2016)0154),

–  Vista la Recomendación 2003/361/CE de la Comisión, de 6 de mayo de 2003, sobre la definición de microempresas, pequeñas y medianas empresas(13),

–  Visto el Informe Anual del Banco Central Europeo de julio de 2014(14),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 28 de enero de 2016, titulada «Paquete de lucha contra la elusión fiscal: próximos pasos para lograr una imposición efectiva y una mayor transparencia fiscal en la UE» (COM(2016)0023),

–  Vista la propuesta de la Comisión, de 30 de noviembre de 2015, sobre un Reglamento relativo al folleto que debe publicarse en caso de oferta pública o admisión a cotización de valores (COM(2015)0583),

–  Visto el informe de la Autoridad Bancaria Europea (ABE) sobre el factor de apoyo a las pymes(15),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 22 de julio de 2015, titulada «Trabajar juntos por el crecimiento y el empleo: el papel de los bancos nacionales de fomento (BNF) en el apoyo del Plan de Inversiones para Europa» (COM(2015)0361),

–  Visto el Informe sobre el Mecanismo de Alerta 2016 de la Comisión, de 26 de noviembre de 2015 (COM(2015)0691),

–  Visto el artículo 52 de su Reglamento,

–  Vistos el informe de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y las opiniones de la Comisión de Presupuestos, la Comisión de Desarrollo Regional y la Comisión de Cultura y Educación (A8-0222/2016),

A.  Considerando que las microempresas, las pequeñas y medianas empresas y las empresas de mediana capitalización desempeñan un importante papel en la economía europea en términos de empleo y crecimiento, y que las pymes representaban en 2014 el 67 % del empleo total, el 71,4 % del aumento de empleo y el 58 % del valor añadido en el sector empresarial no financiero de la Unión(16);

B.  Considerando que la actual legislación de la Unión no contiene una definición única y expresa de las pymes, aparte de las categorías «pequeña empresa» y «empresa mediana» de la Directiva sobre contabilidad;

C.  Considerando que las pymes europeas son muy diversas e incluyen un importante número de microempresas, que operan a menudo en sectores tradicionales, así como un número cada vez mayor de empresas de nueva creación y empresas innovadoras de rápido crecimiento; que estos tipos de empresas se enfrentan a problemas diferentes y tienen, por tanto, necesidades diferentes;

D.  Considerando que la mayoría de las pymes europeas trabajan sobre todo a escala nacional; que son pocas las pymes que desarrollan actividades transfronterizas dentro de la Unión, y que las que exportan fuera de ella constituyen una exigua minoría;

E.  Considerando que el 77 % de la financiación concedida a las pymes en Europa procede de los bancos(17);

F.  Considerando que la financiación de las pymes debería ser lo más amplia posible, a fin de garantizarles un acceso óptimo a la financiación en cada una de las fases de desarrollo empresarial, y que ello incluye un entorno regulador apropiado para todas las vías de financiación, como las procedentes de bancos, mercados de capitales, títulos de deuda, arrendamiento financiero, microfinanciación colectiva, capital-riesgo, préstamos entre particulares, etc.;

G.  Considerando que los instrumentos de inversión institucionales como las compañías aseguradoras realizan una importante contribución a la financiación de las pymes mediante la transmisión y la transformación de los riesgos;

H.  Considerando que, en su informe sobre las pymes y el factor de apoyo a las pymes de marzo de 2016, la ABE ha llegado a la conclusión de que no se ha demostrado que el factor de apoyo a las pymes haya ofrecido un estímulo adicional al préstamo a este tipo de empresas en comparación con las grandes sociedades; que el mismo informe reconoce, no obstante, que tal vez sea demasiado pronto para extraer ninguna conclusión importante, habida cuenta de las limitaciones de su evaluación especialmente en lo que se refiere a los datos disponibles, la introducción relativamente reciente del factor de apoyo a las pymes, el hecho de que factores coexistentes han podido obstaculizar la observación de los efectos del factor de apoyo a las pymes y la utilización de las grandes sociedades en el grupo de control; que la ABE ha llegado a la conclusión de que, en términos generales, los bancos mejor capitalizados conceden más préstamos a las pymes y que las empresas de menor tamaño y de reciente creación tienen más probabilidades de sufrir una restricción crediticia que las empresas más grandes y más antiguas, y que el informe señala asimismo que el factor de apoyo a las pymes fue introducido por el legislador como una medida de precaución a fin de no poner en peligro la concesión de créditos a la pequeña y mediana empresa;

I.  Considerando que, a pesar de que recientemente se han registrado algunas mejoras, la financiación de las microempresas y las pequeñas y medianas empresas ha sufrido en mayor medida la crisis que la financiación de las empresas de mayor tamaño, y que las pymes de la zona del euro han tenido que afrontar —y, hasta un cierto punto, siguen afrontando— un endurecimiento de las obligaciones de garantía impuestas por las entidades bancarias(18);

J.  Considerando que, desde la primera ronda de las encuestas sobre el acceso a la financiación para las pymes (SAFE), la dificultad para encontrar clientes se ha mantenido como la principal preocupación para este tipo de empresas en la zona del euro, y que el acceso a la financiación ocupa un puesto más bajo en la lista de preocupaciones; que el último estudio, publicado en diciembre de 2015, puso de manifiesto que el acceso a la financiación externa por parte de las pymes varía considerablemente entre los diferentes países de la zona del euro, y que el acceso a la financiación sigue siendo una preocupación mayor para las pymes que para las grandes empresas.

K.  Considerando que los bancos nacionales y regionales de fomento desempeñan un papel importante en la catalización de la financiación a largo plazo; que han incrementado sus actividades con el objetivo de contrarrestar el proceso necesario de desapalancamiento del sector bancario comercial, y que desempeñan también un importante cometido en la aplicación de los instrumentos financieros de la Unión más allá del alcance del Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas;

L.  Considerando que la mejora del acceso a la financiación para las pymes no debería implicar una rebaja de la normativa y la regulación financiera;

M.  Considerando que en Suiza el banco WIR constituye un sistema monetario complementario utilizado principalmente por las pymes que prestan servicios de hostelería, construcción, fabricación, minoristas y profesionales; que el WIR ofrece un mecanismo de liquidación en el que las empresas pueden efectuar compras entre ellas sin usar francos suizos; que, sin embargo, el WIR se suele usar junto con el franco suizo en operaciones monetarias duales; que el comercio en WIR supone entre el 1 % y el 2 % del PIB de Suiza; que el WIR ha demostrado ser anticíclico con respecto al PIB, y aún más con respecto al número de desempleados;

N.  Considerando que, para abril de 2015, la Directiva de 2011 sobre morosidad solo había sido correctamente incorporada en veintiuno de los veintiocho Estados miembros, a pesar de que para esa fecha habían pasado ya dos años del plazo límite;

O.  Considerando que, en el Informe sobre el Mecanismo de Alerta 2016, la Comisión advierte, por una parte, que «el crecimiento ha pasado a depender más de las fuentes de demanda interna, en particular de una recuperación más pronunciada de las inversiones», y por otra, que «aunque el consumo se ha reforzado recientemente, la demanda interna sigue siendo discreta, en parte a causa de las importantes presiones relacionadas con el desapalancamiento en varios Estados miembros»;

P.  Considerando que la Directiva 2004/113/CE del Consejo prohíbe la discriminación sexual en el acceso a los bienes y servicios, incluidos los servicios financieros; que se ha comprobado que el acceso a la financiación es uno de los principales obstáculos para las mujeres emprendedoras, y que estas tienden a iniciar sus negocios con menos capital, pedir préstamos inferiores y recurrir a la familia antes que a la financiación mediante endeudamiento o fondos propios;

Diversas necesidades de financiación de un sector de las pymes heterogéneo

1.  Reconoce la diversidad de las pymes, incluidas las microempresas, y las empresas de mediana capitalización en los Estados miembros, lo que se refleja en los modelos de negocio, el tamaño, la posición geográfica, el entorno socioeconómico, las fases de desarrollo, la estructura financiera, la forma jurídica y los diferentes niveles de formación en emprendimiento;

2.  Reconoce los desafíos que deben afrontar las pymes como consecuencia de las diferencias en las necesidades y las condiciones de financiación entre los Estados miembros y las regiones, especialmente en lo que se refiere al volumen y los costes de los fondos disponibles, que se ven influidos por factores específicos para las pymes y los países y regiones en que están establecidas, incluidos la volatilidad económica, el crecimiento lento y una mayor fragilidad financiera; señala asimismo otros desafíos para las pymes, como el acceso a los consumidores; destaca que los mercados de capitales están fragmentados y regulados de distinta forma en la Unión, y que una parte de la integración conseguida se ha perdido como consecuencia de la crisis;

3.  Destaca que la necesidad de diversificar y mejorar las opciones de financiación pública y privada para las pymes no termina después de la fase de puesta en marcha, sino que continúa a lo largo de todo su ciclo de vida, al tiempo que señala que es necesario contar con un planteamiento estratégico a largo plazo que garantice la financiación empresarial; señala que el acceso a la financiación es también importante para la transmisión de las empresas; pide a la Comisión y a los Estados miembros que apoyen a las pymes en este proceso, en particular en el primer año de funcionamiento; señala la necesidad de respaldar un planteamiento diversificado y adaptado a las diferentes exigencias en lo que se refiere a la regulación y a las iniciativas que deben apoyarse; destaca que no existe un modelo único de financiación, y pide a la Comisión que apoye el desarrollo de una amplia gama de programas, instrumentos e iniciativas adaptados a las diferentes necesidades, con el fin de ayudar a las empresas en sus fases de puesta en marcha, crecimiento y transmisión, teniendo debidamente en cuenta su tamaño, su volumen de negocio y sus necesidades de financiación; señala que la iniciativa empresarial femenina opera más a menudo en el sector de los servicios y se basa en mayor medida en recursos inmateriales; señala que el bajo porcentaje de mujeres que dirigen pymes se debe en parte a una mayor dificultad para acceder a la financiación; lamenta que en 2013 el instrumento europeo de microfinanciación Progress, cuyo objetivo es fomentar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, presentara una relación de 60:40 entre hombres y mujeres en los micropréstamos; pide, por tanto, a la Comisión que se asegure de que sus programas dirigidos a facilitar el acceso a la financiación para las pymes no discriminen a las mujeres emprendedoras;

4.  Pide a la Comisión que evalúe la discriminación que deben afrontar las pymes dirigidas por otros grupos vulnerables de la sociedad;

5.  Considera que un sector de los servicios financieros diversificado, bien regulado y estable que ofreciera toda una gama de opciones de financiación eficientes en cuanto a los costes y adaptadas a las diferentes exigencias sería la mejor forma de responder a las necesidades reales de financiación de las pymes y de la economía real y facilitaría el desarrollo sostenible a largo plazo; destaca, en este sentido, la importancia que revisten los modelos bancarios tradicionales, en particular los pequeños bancos regionales, las cooperativas de ahorro y las instituciones públicas; señala, a este respecto, la necesidad de prestar la misma atención a la mejora del acceso a la financiación para las microempresas y los emprendedores independientes;

6.  Alienta a las pymes a que consideren el conjunto de la Unión como su mercado interno y aprovechen el potencial del mercado único para sus necesidades de financiación; acoge con satisfacción las iniciativas de la Comisión en apoyo de las pymes y las empresas de nueva creación en un mercado único mejorado, al tiempo que insta a la Comisión a seguir elaborando propuestas adaptadas a las necesidades de las pymes; considera que la iniciativa Start-up Europe debería ayudar a las pequeñas empresas innovadoras brindándoles apoyo hasta que sean operativas; destaca la importancia que reviste, en este contexto, la convergencia de las normas y los procedimientos en la Unión, así como la aplicación de la iniciativa en favor de las pequeñas empresas («Small Business Act»); pide a la Comisión que lleve a cabo un seguimiento de la «Small Business Act», que ayudará a las empresas a superar los obstáculos materiales y normativos; reconoce, en este mismo contexto, que la innovación es un motor clave para el crecimiento y el empleo sostenibles en la Unión, y que debe prestarse más atención a las pymes innovadoras; hace hincapié en el potencial cometido de la política de cohesión de la Unión y sus fondos regionales como una fuente de financiación de las pymes; pide a la Comisión y a los Estados miembros que garanticen la coordinación, la coherencia y las sinergias entre los diferentes instrumentos y programas europeos en favor de las pymes, como los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos; pide a la Comisión y a los Estados miembros que promuevan un enfoque integral en los procedimientos de difusión de información sobre todas las oportunidades de financiación de la Unión Europea; insta a los Estados miembros y a la Comisión a que realicen progresos significativos en el proceso de simplificación, con el fin de conferir un mayor atractivo a la financiación de las pymes;

7.  Recuerda que un entorno jurídico y empresarial más armonizado y que apoye los pagos puntuales en las operaciones comerciales es clave para el acceso a la financiación; destaca, en este contexto, los problemas financieros que sufren las pymes y la situación de incertidumbre que experimentan los proveedores como resultado de la morosidad por parte de las grandes empresas y las instituciones y organismos públicos; pide a la Comisión que, cuando proceda a la revisión de la Directiva sobre morosidad, evalúe la introducción de medidas específicas orientadas a facilitar los pagos para las pymes; pide a la Comisión que publique su informe relativo a la aplicación de la Directiva sobre morosidad, previsto para el 16 de marzo de 2016, y formule, en su caso, nuevas propuestas dirigidas a minimizar los riesgos en los pagos transfronterizos y evitar las perturbaciones en los flujos de efectivo en general;

8.  Celebra la iniciativa de la Comisión de relanzar los trabajos sobre la creación de un auténtico mercado europeo de los servicios financieros al por menor con la publicación del Libro Verde sobre los servicios financieros al por menor (2015); pide a la Comisión que conceda especial atención a las características específicas de las pymes y garantice que las actividades transfronterizas en el sector de los servicios financieros al por menor conducen a un mejor acceso de estas a la financiación;

9.  Señala que, en particular, las empresas de nueva creación y las microempresas tienen dificultades para obtener una financiación adecuada, así como para determinar y cumplir los requisitos financieros regulatorios, especialmente en la fase de desarrollo; señala la falta de armonización de las legislaciones nacionales relativas a la creación de pymes; alienta, por tanto, a los Estados miembros a que prosigan sus esfuerzos encaminados a reducir las barreras administrativas y crear ventanillas únicas que actúen como centros de gestión de todos los requisitos regulatorios para los emprendedores; alienta, en este mismo contexto, a los Estados miembros, al BEI y a los bancos nacionales de fomento a que faciliten información sobre las opciones de financiación y los programas de garantía de préstamos;

10.  Acoge con satisfacción la iniciativa de la Comisión de determinar los obstáculos y barreras indebidos al sector financiero con el objeto de facilitar la financiación de la economía real, en particular de las pymes; destaca que el establecimiento de un mercado europeo de capitales que funcione correctamente es una de las iniciativas más importantes para el sector financiero; subraya la importancia que reviste la simplificación o la modificación de las normas que han tenido consecuencias no deseadas para las pymes o han inhibido su desarrollo; destaca que debería ser posible simplificar la legislación sin que ello implique una relajación innecesaria de las normas de regulación del sector financiero; insiste, asimismo, en que las nuevas propuestas de la Comisión no redunden en una mayor complejidad de la regulación que pueda afectar negativamente a las inversiones; considera que el enfoque europeo de la regulación financiera y la Unión de los Mercados de Capitales deberían tener debidamente en cuenta la evolución internacional, con el fin de evitar las divergencias y las duplicaciones innecesarias en la legislación y mantener a Europa como un emplazamiento atractivo para los inversores internacionales; destaca que la economía europea debe atraer un alto volumen de inversión directa extranjera (IED), en particular IED productivas, y estimular no solo los mercados de capitales, sino también el sector del capital de inversión, el capital-riesgo y las inversiones en la industria europea; considera, por otra parte, que la Comisión y los Estados miembros deberían adoptar un plan estratégico de apoyo a la financiación de las pymes que facilite su internacionalización;

11.  Reitera que la revisión de las normas que regulan la contratación pública y las concesiones no deberían perjudicar el acceso de las pymes y las microempresas a los mercados de contratación pública;

12.  Pide a la Comisión y al Consejo que presten más atención a las preocupaciones de las pymes por el lado de la demanda y que ello se refleje de forma más apropiada en la recomendación sobre la política económica de la zona del euro, en las recomendaciones específicas por países y en la evaluación ex post del cumplimiento de estas recomendaciones por los Estados miembros;

Créditos bancarios a las pymes

13.  Reconoce que los préstamos bancarios son tradicionalmente la fuente más importante de financiación externa para las pymes de la Unión, dado que la financiación de origen bancario representa más de tres cuartas partes de la financiación de este tipo de empresas, en comparación con menos de la mitad en los Estados Unidos, lo que la hace especialmente vulnerables a la restricción del crédito bancario; constata que la crisis financiera ha contribuido a la fragmentación de la financiación bancaria y de las condiciones de los préstamos bancarios; lamenta la brecha actual —aunque muestra una tendencia decreciente— en las condiciones crediticias que se ofrecen a las pymes establecidas en diferentes países de la zona del euro, que reflejan a su vez las diferencias en la percepción del riesgo y en las condiciones económicas; señala las contribuciones de la Unión Bancaria para abordar esta fragmentación; pide a los Estados miembros que apliquen plenamente la Directiva 2004/113/CE y colaboren con el sector financiero teniendo en cuenta su obligación de garantizar el pleno acceso en condiciones de igualdad a los préstamos bancarios para las pymes; destaca el cometido importante y bien desarrollado que desempeñan las entidades bancarias con conocimientos locales y regionales específicos en la financiación de las pymes, gracias a las relaciones que establecen a largo plazo con este tipo de empresas; señala que, cuando existen bancos locales bien desarrollados, estos han dado prueba de su eficacia a la hora de conceder préstamos a las pymes y evitar pérdidas; destaca, por tanto, la importancia de desarrollar los servicios bancarios locales;

14.  Destaca que, a pesar de los progresos de la digitalización y de que, como consecuencia de ello, están apareciendo nuevas fuentes de financiación, la presencia local de entidades de crédito tradicionales, especialmente en las islas, los archipiélagos y las zonas rurales, apartadas y periféricas, sigue siendo fundamental para el acceso de las pymes a la financiación;

15.  Alienta a los bancos a que consideren el conjunto de la Unión como su mercado interno y aprovechen el potencial del mercado único para ofrecer financiación a las pymes, en particular a aquellas que no tienen su sede social en el Estado miembro donde está domiciliada la entidad financiera de que se trate;

16.  Alienta a la Comisión que considere la posibilidad de introducir programas de «financiación para préstamos» que facilite la puesta a disposición de las entidades bancarias de fondos del BCE con la única finalidad de canalizarlos hacia los préstamos a las pymes; insta a la Comisión a que evalúe las posibilidades de desarrollar nuevas iniciativas para atraer las inversiones;

17.  Destaca el importante cometido que desempeñan los bancos de fomento y las instituciones nacionales y regionales en la financiación del sector de las pymes; recuerda su posición central en el sector dedicado a las pymes del FEIE y la función que desempeñan en el proceso de participación de los Estados miembros en los proyectos del FEIE; considera que el FEIE constituye una importante fuente de financiación para las pymes; considera que el BEI y el FEI deben redoblar sus esfuerzos dirigidos a ofrecer a las pymes los conocimientos técnicos necesarios para acceder a la financiación y las herramientas que les permitan establecer contactos con inversores como European Angels Fund, entre otros; pide a la Comisión que evalúe el cometido de los bancos de fomento nacionales y regionales como catalizadores de la financiación a largo plazo para las pymes, que, en particular, identifique y difunda las mejores prácticas, y que, partiendo de esta base, aliente a la creación de bancos de fomento nacionales y regionales en aquellos Estados miembros que no cuenten todavía con este tipo de entidades; pide a la Comisión y a los Estados miembros que promuevan el crecimiento integrador y garanticen una mayor coordinación y coherencia entre todas las políticas de inversiones de la Unión dirigidas a las pymes, incluidos el FEIE, los fondos regionales y el Fondo Europeo de Inversiones (FEI);

18.  Reitera que también es importante mejorar e incrementar las capacidades de préstamo a las pymes por parte de los bancos; señala que, por sí solo, el recurso a los mercados de capitales no ofrecerá una financiación suficiente ni las soluciones adecuadas en este ámbito, en particular en lo que se refiere al acceso al capital por parte de las pymes; señala que la diversificación de las fuentes de crédito aportaría una mayor estabilidad al sector financiero;

19.  Destaca que contar con un sector bancario y una Unión de los Mercados de Capitales saludables, estables y resilientes es un requisito imprescindible para reforzar el acceso de las pymes a la financiación; señala que el Reglamento sobre Requisitos de Capital (RRC) y la Directiva sobre Requisitos de Capital (DRC IV), en lo que se refiere en particular a un mayor nivel y calidad del capital, constituyen una respuesta directa a la crisis y forman el núcleo de la nueva estabilidad del sector financiero; acoge con satisfacción que, en el proceso de revisión del RRC, la Comisión considere la concesión de préstamos a las pymes como uno de sus ámbitos prioritarios; señala que la Comisión explora las posibilidades de que todos los Estados miembros se beneficien de los servicios de las cooperativas de crédito locales que operan al margen de las normas de la Unión sobre requisitos de capital aplicables a las entidades bancarias; destaca la necesidad de una normativa prudente para las cooperativas de crédito que garantice tanto la estabilidad financiera como la posibilidad de que estas cooperativas ofrezcan crédito a tipos competitivos;

20.  Constata los múltiples requisitos regulatorios para las entidades bancarias y sus posibles efectos negativos para la concesión de préstamos a las pymes, al tiempo que recuerda que dichos requisitos se establecieron como respuesta a la crisis financiera; destaca la necesidad de evitar la duplicación de los requisitos de información y la multiplicidad de los canales de información y, en términos más generales, la imposición de cargas administrativas innecesarias a las entidades de crédito, en especial a los bancos de menor tamaño; pide a la Comisión que evalúe los efectos de los requisitos regulatorios para los bancos con respecto a la concesión de préstamos a las pymes, con el respaldo de la ABE y el Mecanismo Único de Supervisión (MUS);

21.  Señala que la concesión de préstamos a las pymes no fue la causa de la crisis financiera; recuerda la decisión de los colegisladores de introducir el factor de apoyo a las pymes en el marco del paquete RRC/DRC IV, y que la finalidad de este instrumento era conseguir que los requisitos de capital para los préstamos a las pymes se ajustara a los niveles del acuerdo de Basilea II en lugar de Basilea III; destaca la importancia del factor de apoyo a las pymes para mantener e incrementar los préstamos bancarios a las pymes; toma nota del informe de la ABE de marzo de 2016 sobre el factor de apoyo a las pymes; expresa su preocupación por el posible impacto negativo de su supresión; celebra la intención de la Comisión de mantener el factor de apoyo, de proseguir su proceso de evaluación y de examinar si debería aumentarse el umbral con el fin de facilitar en mayor medida el acceso de las pymes a los préstamos bancarios; pide a la Comisión que examine la posibilidad de recalibrar el factor de apoyo, incluidos el tamaño y el umbral, y las posibles interacciones con otros requisitos regulatorios, así como elementos externos como la situación geográfica y el entorno socioeconómico, con miras a reforzar sus efectos; pide a la Comisión que considere la posibilidad de conferir un carácter permanente al factor de apoyo; pide al Comité de Supervisión Bancaria de Basilea que respalde el factor de apoyo y que considere la posibilidad de reducir las exigencias de capital para las exposiciones en el caso de las pymes;

22.  Destaca que la evaluación prudente de los riesgos y la evaluación de los datos cualitativos cuentan entre los principales puntos fuertes de los bancos, en particular por lo que se refiere a los préstamos complejos a las pymes; considera que el sector bancario debería seguir ampliando sus conocimientos y su concienciación con respecto a las particularidades de las pymes; destaca la naturaleza confidencial de la información crediticia que reciben las entidades bancarias en el proceso de evaluación de la solvencia crediticia de las pymes;

23.  Acoge con satisfacción las diferentes iniciativas desplegadas actualmente para mejorar la disponibilidad de información crediticia estandarizada y transparente para las pymes, que tienen el potencial de reforzar la confianza de los inversores; hace hincapié, no obstante, en la necesidad de aplicar el principio de proporcionalidad al solicitar dicha información crediticia;

24.  Destaca que la proporcionalidad es un principio orientador al que deben atenerse las instituciones europeas, las autoridades europeas de supervisión y el MUS cuando desarrollan y aplican regulaciones, normas, directrices y prácticas de supervisión; pide a la Comisión que, de forma concertada con los colegisladores, formule nuevas orientaciones dirigidas a las autoridades europeas de supervisión y al BCE/MUS sobre las modalidades de aplicación del principio de proporcionalidad, y que insista en su mantenimiento sin relajar por ello los actuales estándares reguladores y facilitando la simplificación de la legislación;

25.  Destaca los beneficios de las garantías de terceros en los acuerdos de préstamo para emprendedores; exige que estas garantías de terceros se tengan más en cuenta a la hora de evaluar las calificaciones crediticias, así como las normas y las prácticas de supervisión prudencial;

26.  Recuerda que, previa solicitud, las entidades de crédito deben justificar a las pymes sus decisiones de calificación; pide a la Comisión que evalúe la aplicación de esta disposición y refuerce las disposiciones enunciadas en el artículo 431, apartado 4, del RRC, alentando al mismo tiempo a las entidades a informar a las pymes sobre las decisiones adoptadas; toma nota de que la Comisión está tratando con las partes interesadas pertinentes la mejora de la calidad y la coherencia de dicha información; señala que este proceso podría ser el punto de partida para encontrar fuentes de información y asesoramiento sobre la financiación no bancaria;

27.  Señala que las calificaciones crediticias son un elemento importante, y a veces determinante, de las decisiones de inversión; recuerda la existencia en algunos Estados miembros de sistemas internos de evaluación del crédito (ICAS) gestionados por los bancos centrales nacionales, cuya finalidad es evaluar la admisibilidad de los activos de garantía y que permiten a las pymes obtener una evaluación de su solvencia; pide a la Comisión, al BCE y a los bancos centrales nacionales que sigan estudiando si estos sistemas podrían utilizarse —y en su caso, de qué forma— para ayudar a las pymes a acceder a los mercados de capitales;

28.  Insta a la Comisión y a la ABE a que refuercen sus orientaciones sobre la aplicación de la actual normativa sobre reestructuración y refinanciación; pide a la Comisión que lleve a cabo una evaluación de impacto del régimen actual de reestructuración y refinanciación con respecto a los préstamos no productivos, al tiempo que recuerda que los préstamos no productivos en los balances de las entidades bancarias obstaculizan la concesión de nuevos préstamos, en particular a las pymes; destaca que la introducción de un límite de minimis para las pequeñas infracciones contribuiría a evitar una disminución innecesaria e injustificada de la solvencia crediticia de las pymes; toma nota de las actuales consultas con el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea sobre la definición de las exposiciones no productivas y las prácticas de reestructuración y refinanciación;

29.  Señala que las restricciones a la adquisición de títulos de deuda pública por las entidades bancarias o el aumento de la ponderación de esa deuda podría redundar en un aumento de los costes crediticios y acentuar la brecha competitiva en el seno de la Unión, a menos que dichas restricciones se impusieran en determinadas condiciones;

30.  Toma nota de las medidas adoptadas por el BCE el 10 de marzo de 2016 y, en particular, de la nueva serie de cuatro operaciones de financiación a un plazo más largo con objetivo específico (TLTRO II), que incentivarán los préstamos bancarios a la economía real; destaca que, por sí solas, las políticas monetarias no son suficientes para impulsar el crecimiento y las inversiones y que deben ir acompañadas de políticas fiscales y reformas estructurales adecuadas;

31.  Destaca la importancia de las instituciones públicas en cuanto alternativa a la banca privada como fuente de financiación para las pymes;

32.  Pide a la Comisión que examine la cuestión de la proporcionalidad en los procedimientos de reembolso anticipado de los préstamos en la Unión Europea, por ejemplo estableciendo un límite a los costes para las pymes e imponiendo una mayor transparencia en los contratos que afectan a este tipo de empresas;

Fuentes de financiación de las pymes no fundamentada en las entidades bancarias

33.  Pide a los Estados miembros que promuevan una cultura de asunción de riesgos orientada a los mercados de capitales; reitera que la educación financiera destinada a las pymes no solo es crucial para impulsar la concesión de préstamos bancarios, sino también para conseguir que las soluciones basadas en los mercados de capitales sean más utilizadas y aceptadas y para alentar a las mujeres y los jóvenes a crear negocios y a expandirlos, facilitando al mismo tiempo la evaluación de los costes, los beneficios y los riesgos asociados; destaca la importancia que reviste la obligación de suministrar información financiera clara; alienta a los Estados miembros a que incluyan los principios básicos de la formación financiera y la ética empresarial en los planes de estudios preuniversitarios y universitarios, con el fin de promover la implicación de los jóvenes en las actividades de las pymes; pide a los Estados miembros y a la Comisión que mejoren la cultura financiera, así como el acceso a las competencias financieras y a los conocimientos relativos a las pymes, favoreciendo al mismo tiempo el intercambio de las mejores prácticas; señala, no obstante, que esta responsabilidad recae también en las propias pymes;

34.  Destaca las ventajas que reviste el arrendamiento financiero para las pymes mediante la liberación del capital de una empresa con el fin de realizar nuevas inversiones en crecimiento sostenible;

35.  Señala que la Unión de los Mercados de Capitales constituye una oportunidad tanto para colmar las lagunas de la regulación en el marco actual como para armonizar la regulación transfronteriza; constata que, cuando el préstamo bancario no satisface las necesidades financieras y empresariales de las pymes, se crea un vacío de capital; destaca que el actual desarrollo de la Unión de los Mercados de Capitales debe acompañarse de un esfuerzo constante para conseguir la convergencia de los procesos y los procedimientos de la Unión; considera que debe procederse a la evaluación del actual marco de regulación financiera, en particular en lo que se refiere a sus efectos para las pymes; subraya que esta evaluación debe llevarse a cabo teniendo en cuenta las recomendaciones pertinentes en cuanto a la viabilidad de las medidas introducidas; pide a la Comisión que ofrezca un marco regulador ajustado a las características de los emisores de financiación para las pymes que no sea gravoso para ellas y sea capaz de granjearse la confianza de los inversores; considera que, en una Unión de los Mercados de Capitales integradora y correctamente diseñada, todos los participantes del mercado que tengan las mismas características pertinentes deben estar sujetos a un mismo marco normativo, tener igual acceso a una serie de instrumentos y servicios financieros y recibir el mismo trato cuando operan en el mercado; acoge con satisfacción el plan de acción de la Comisión para la Unión de los Mercados de Capitales, cuya finalidad es garantizar el acceso de las pymes a un amplio abanico de opciones de financiación; destaca que los modelos de financiación bancaria y de financiación mediante capital deberían ser complementarios;

36.  Recuerda los costes considerables que el acceso a los mercados de capitales, y en particular a los mercados de acciones y de deuda, ocasiona a las pymes; hace hincapié en la necesidad de una regulación adecuada que prevea unos requisitos de información y cotización en Bolsa menos complejos y gravosos para las pymes, de forma que se eviten las duplicaciones y se reduzcan los costes de acceso a los mercados de capitales sin poner en peligro la protección de los inversores o la estabilidad financiera de carácter sistémico; toma nota de la introducción de un régimen de información mínima para las pymes en la propuesta de la Comisión de un nuevo Reglamento sobre el folleto de emisión​ que actualmente se está debatiendo; señala que la regulación no debería crear obstáculos demasiado elevados, por ejemplo, entre las diferentes categorías de tamaño o entre sociedades cotizadas y no cotizadas; considera, por tanto, que convendría optar por un enfoque por etapas con requisitos de reguladores cuya exigencia aumente de forma gradual; remite, en este sentido, a las previsiones de expansión de los mercados de las pymes en la MiFID II, al tiempo que insta a una rápida aplicación de este instrumento;

37.  Destaca la importancia que reviste una información sobre la financiación de las pymes destinada a las entidades bancarias, los inversores, los supervisores y otras partes interesadas que sea transparente, normalizada y disponible públicamente para entender el perfil del riesgo, tomar decisiones informadas y reducir los costes de la financiación; considera que la creación de una base de datos europea que recopilara información sobre las estrategias comerciales y las necesidades de financiación de las pymes, en las que estas introducirían y actualizarían voluntariamente sus datos, podría servir para este fin; pide a la Comisión que considere la posibilidad de introducir un número único de identificación de las pymes; insiste en el potencial que ofrecen las estructuras de asociación de los agentes bancarios y no bancarios para prestar apoyo a las pymes; celebra la estrategia de información de la Comisión para las pymes, especialmente en lo que se refiere a la determinación de las principales capacidades de asesoramiento y apoyo a las pymes que buscan una financiación alternativa en los diferentes Estados miembros y promueven los ejemplos de mejores prácticas a escala de la Unión y en lo que concierne al examen de las posibilidades de prestar apoyo a los sistemas de información paneuropeos que actúen como interfaz entre las pymes y los proveedores de financiación alternativa;

38.  Recuerda que las normas contables son fundamentales en la medida en que determinan la forma de suministraron la información a los supervisores y en cuanto que la carga administrativa impuesta a las empresas difiere según las normas contables que se apliquen; toma nota del actual debate sobre la conveniencia de diseñar normas contables comunes de carácter específico para las pymes y espera nuevas reflexiones sobre este asunto;

39.  Destaca el potencial de la nueva tecnología financiera innovadora (FinTech) para mejorar la interfaz entre las pymes y los futuros inversores; pide a la Comisión y a los Estados miembros que fomenten el desarrollo de iniciativas FinTech y estudien los riesgos potenciales y la necesidad de un marco regulador europeo armonizado apropiado que no obstaculice la innovación;

40.  Destaca la necesidad de promover la innovación a través de plataformas de préstamo; alienta a los bancos a considerar el uso de estas tecnologías innovadoras como una oportunidad; destaca que las fuentes alternativas de financiación brindan soluciones, en particular, para las empresas de nueva creación, las mujeres emprendedoras y las pymes innovadoras; pide a la Comisión que considere la necesidad y analice el potencial de un marco armonizado a escala de la Unión Europea en favor de las fuentes alternativas de financiación, con el fin de aumentar la disponibilidad de este tipo de financiación para las pymes en el conjunto de la Unión; recuerda que, para que el sistema sea eficiente, tanto las pymes como los prestamistas deben ser plenamente conscientes de los posibles riesgos y oportunidades del mecanismo de financiación; señala que las legislaciones y las normas en vigor sobre la microfinanciación colectiva varían mucho entre los Estados miembros y no parecen haber contribuido a fomentar la actividad transfronteriza; acoge con satisfacción la evaluación de la Comisión del actual marco regulador de la microfinanciación colectiva; apoya la iniciativa adoptada con miras a supervisar de forma continua el mercado y la evolución del marco regulador, promover una armonización más estrecha de los enfoques reguladores y el intercambio de mejores prácticas y facilitar las inversiones transfronterizas; solicita, asimismo, que la microfinanciación colectiva y los préstamos inter pares no se regulen de tal forma que impida su desarrollo; pide a la Comisión que fomente nuevas plataformas para la financiación mediante capital de inversión, tales como la financiación «de entresuelo» y la financiación informal; pide a la Comisión que fomente la concesión segura de préstamos a empresas por parte de particulares mediante préstamos inter pares o bonos minoristas; hace hincapié en la necesidad de garantizar que estas nuevas formas de financiación cumplan plenamente la normativa fiscal y financiera pertinente, a fin de que no se conviertan en un instrumento de la elusión fiscal o la opacidad financiera; destaca la necesidad de revisar la legislación actual a este respecto;

41.  Toma nota de las propuestas de la Comisión relativas a un marco de titulizaciones simples, transparentes y normalizadas y de calibrado de los requisitos prudenciales aplicables a las entidades bancarias; señala tanto los posibles riesgos como los potenciales beneficios asociados a la titulización de las pymes; señala los posibles efectos de estas propuestas en el crédito bancario y la inversión en las pymes; destaca la necesidad de transparencia en lo que se refiere a los riesgos subyacentes y a la necesidad de contribuir a la estabilidad del sistema financiero;

42.  Señala que la heterogeneidad de las legislaciones nacionales en el ámbito de la insolvencia y la consiguiente inseguridad jurídica representan uno de los obstáculos a la inversión transfronteriza en las pymes y las empresas de nueva creación; considera que un sistema normativo simplificado y armonizado en este ámbito apoyaría las empresas de nueva creación, las microempresas y las pequeñas y medianas empresas y contribuiría a mejorar el entorno empresarial de la Unión; celebra, por tanto, la decisión de la Comisión de abordar este problema mediante una propuesta legislativa, en el sentido señalado en su plan de acción para la Unión de los Mercados de Capitales, y espera con interés la presentación de dicha propuesta; estima que la Comisión debería considerar distintas opciones para aplicar un marco de la Unión Europea en materia de insolvencia y formular recomendaciones a los Estados miembros con el fin de que estos puedan adoptar o aplicar medidas legislativas que contemplen unos regímenes de insolvencia eficaces y transparentes y un proceso de reestructuración oportuno, así como la supresión de las cargas reguladoras y administrativas impuestas a las pymes, tal como señalan las recomendaciones específicas por países;

43.  Destaca el potencial de la financiación con capital de inversión y capital-riesgo, en particular en el caso de las empresas de nueva creación no cotizadas y las pymes innovadoras; señala que estos mercados están infradesarrollados en la Unión; acoge con satisfacción la iniciativa de la Comisión de revisar la legislación relativa al fondo de capital-riesgo europeo (EuVECA) y el fondo de emprendimiento social europeo (EuSEF); destaca, por otra parte, la necesidad urgente de que la Comisión aborde el problema de la fragmentación en las fronteras nacionales en todo el sector europeo de los fondos de inversión;

44.  Destaca la influencia que ejercen sobre la capacidad de financiación interna de las pymes el diseño de las estructuras de los impuestos de sociedades y sobre la renta y las eventuales facilidades fiscales; señala que la fiscalidad de las pymes y de algunas empresas multinacionales presenta grandes diferencias en muchos Estados miembros, lo que tiene efectos adversos en la competitividad de las pymes y reduce considerablemente la eficacia de su financiación a partir de fuentes distintas; señala que, debido a las prácticas fiscales desleales de algunas empresas multinacionales, las pymes deben hacer frente a una imposición un 30 % más elevada que la que deberían soportar si no se dieran tales prácticas, con los consiguientes efectos para su capacidad de financiación interna; celebra, en este contexto, el paquete de medidas contra la elusión fiscal presentado por la Comisión con el fin de establecer un sistema fiscal más sencillo, justo y eficaz en la Unión Europea; señala que los Estados miembros deberían comprometerse con el establecimiento de una fiscalidad justa, eficaz y transparente que atraiga las inversiones y la financiación, con el fin de facilitar la creación y el crecimiento de las pymes; destaca la necesidad de introducir exenciones financieras para las pymes, especialmente en su fase inicial, con el fin de consolidar su base financiera para que puedan abordar las etapas siguientes de su ciclo de vida; destaca la necesidad de una política fiscal que reduzca la carga tributaria general y la que pesa en particular sobre los trabajadores y las empresas; hace hincapié en la importancia de corregir el sesgo fiscal existente entre la deuda y los fondos propios;

45.  Señala que las ayudas públicas directas que no distorsionen las ventajas de la competitividad son a veces necesarias para garantizar la financiación de las empresas de nueva creación, las microempresas y las pequeñas y medianas empresas, en especial cuando las condiciones socioeconómicas no permiten otra fuente de acceso a la financiación; destaca la importancia que reviste la transparencia con respecto a los planes públicos y las ayudas públicas de apoyo a la inversión en las pymes, así como la aparición de nuevas entidades de inversión y financiación;

46.  Insta a los Estados miembros a que estudien y se apoyen en la experiencia del sistema WIR suizo, que fue creado en 1934 y se basa en una asociación de compensación de crédito entre pymes, teniendo en cuenta que el WIR desempeña con éxito una función de estabilización macroeconómica en los momentos de restricción crediticia o crisis de liquidez;

47.  Pide a la Comisión que presente un informe anual al Parlamento Europeo en el que exponga la situación de las iniciativas de aplicación y sus efectos en la mejora del acceso a la financiación para las pymes en Europa; pide a la Comisión que incluya su propia evaluación de la dirección estratégica y, cuando proceda, los cambios que recomienda llevar a cabo;

48.  Pide a la Comisión que examine la adecuación del apoyo financiero que ofrecen a las pymes los actuales instrumentos como los fondos estructurales y otros programas pertinentes, teniendo en cuenta los objetivos perseguidos y, cuando proceda, su función amortiguadora de los efectos de la crisis en las pymes;

49.  Reconoce la importancia creciente de las microempresas y las pymes de los sectores cultural y creativo para la inversión, el crecimiento, la innovación y el empleo, así como en su función clave en el mantenimiento y la promoción de la diversidad cultural y lingüística;

50.  destaca que, en octubre de 2013, la publicación de los resultados de la encuesta de la Comisión titulada «Survey on access to finance for cultural and creative sectors» puso de manifiesto las enormes dificultades que deben afrontar las empresas culturales y creativas para acceder al crédito, así como el déficit financiero de dichas empresas por un importe total estimado entre 8 000 y 13 300 millones de euros;

51.  Destaca que, de acuerdo con las cifras de Eurostat, el 2,9 % de la población activa de la Unión —esto es, 6,3 millones de personas— trabajaba en los sectores cultural y creativo en 2014, una cifra comparable al porcentaje de la población activa empleada en el sector bancario y de los seguros; que los sectores cultural y creativo representan cerca del 4,5 % de la economía europea, dado que casi 1,4 millones de pequeñas y medianas empresas producen y distribuyen contenidos creativos en toda Europa; que el empleo en los sectores cultural y creativo no ha dejado de crecer desde 2008, y que estos dos sectores cuentan entre los que registran un mayor ritmo de crecimiento en la economía europea, aportando alrededor del 4,2 % del PIB total de la Unión;

52.  Reconoce que la cultura y la innovación resultan cruciales a la hora de ayudar a las regiones a atraer inversiones; señala que no es probable que los empleos del sector cultural sean deslocalizados, dada su vinculación a competencias culturales e históricas específicas que contribuyen al mismo tiempo a preservar una amplia gama de artes y oficios tradicionales; destaca la importancia que reviste apoyar a las pymes que utilizan lenguas minoritarias o menos utilizadas, que protegen y promueven la verdadera diversidad cultural y lingüística de Europa, respaldando los proyectos empresariales de nueva creación desarrollados por jóvenes comprometidos con la preservación de la cultura y el patrimonio;

53.  Destaca que una mayor promoción y financiación de los sectores cultural y creativo contribuirá a la creación de nuevos empleos y a la lucha contra el paro juvenil, dado el gran número de jóvenes que cursan estudios en este ámbito; destaca que, según los datos de un estudio reciente, los sectores cultural y creativo emplean a más personas de entre 15 y 29 años que cualquier otro sector económico (un 19,1 % del empleo total en los sectores cultural y creativo frente a un 18,6 % en el resto de la economía)(19); alienta a los Estados miembros a potenciar el desarrollo de competencias culturales y creativas y a crear redes de desarrollo de capacidades empresariales entre los sistemas educativos y de formación, las empresas del sector creativo y las instituciones culturales y artísticas, con miras a favorecer la adopción de un enfoque interdisciplinar; insta, asimismo, a la Unión y a los Estados miembros a que difundan soluciones encaminadas a incentivar el desarrollo de talentos y competencias en los sectores cultural y creativo, mediante, por ejemplo, la concesión de becas innovadoras y flexibles en apoyo de la creatividad, la innovación y el desarrollo del talento;

54.  Señala que, según el estudio realizado en 2013 por la Comisión, los obstáculos al acceso a la financiación en los sectores cultural y creativo tienen características muy específicas, por ejemplo más dificultades para atraer capital e inversiones debido a las limitaciones de las bases de datos, la falta de información fácilmente disponible, la dependencia de sistemas de inversión públicos y la falta de información suficiente derivada de problemas a la hora de evaluar los riesgos y la propiedad intangible, como los derechos de propiedad intelectual;

55.  Destaca por tanto que, a fin de mejorar el acceso a la financiación en los sectores cultural y creativo, es necesario elaborar soluciones sectoriales específicas que faciliten el acceso a la financiación y desarrollar, en particular, competencias que permitan evaluar los riesgos específicos que plantean la falta de garantías tangibles, la dependencia de activos intangibles y la incertidumbre de la demanda del mercado en una época de transformaciones digitales; constata que estas competencias son necesarias tanto para las microempresas y las pymes como para las entidades financieras; destaca que los derechos de propiedad intelectual pueden ser aceptados como garantía; destaca la importancia que reviste disponer de un marco legislativo armonizado que regule la fiscalidad y la propiedad intelectual en la Unión, lo cual podría contribuir a atraer inversiones y financiación en favor de las pymes culturales y creativas;

56.  Acoge con satisfacción el lanzamiento del Instrumento de Garantía del Programa Europa Creativa, a pesar de los importantes retrasos que ha sufrido, dado que es uno de los medios esenciales para satisfacer la apremiante necesidad de acceder a financiación mediante préstamos para el desarrollo de proyectos innovadores y sostenibles en los sectores cultural y creativo, incluidas las microempresas, las pymes, las pequeñas asociaciones sin ánimo de lucro y las ONG, así como para garantizar la remuneración justa de los creadores; acoge con satisfacción la iniciativa del sistema de formación integrada que ofrece el mecanismo de garantía al sector bancario y a los intermediarios financieros; recomienda vivamente que se adopten las medidas necesarias a lo largo de 2016, tal como indicaba la propuesta inicial de la Comisión; recuerda que, según la evaluación ex ante realizada por la Comisión, se espera que el déficit de financiación supere los 1 000 millones de euros al año y que este déficit equivale al importe de las inversiones perdidas, bien sea porque se niegan los préstamos a empresas con sólidas estrategias comerciales y un buen perfil de riesgo o bien porque las propias empresas deciden no solicitarlos por carecer de suficientes activos de garantía;

57.  Acoge con satisfacción el nuevo informe publicado por el grupo de expertos de los Estados miembros de la Unión sobre el acceso a la financiación de los sectores cultural y creativo, elaborado mediante el método abierto de coordinación, al tiempo que destaca que la Comisión debe aplicar las recomendaciones que contiene para poder desarrollar instrumentos más eficaces e innovadores y facilitar el acceso a la financiación;

o
o   o

58.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión.

(1) DO C 24 de 22.1.2016, p. 2.
(2) Textos Aprobados, P8_TA(2014)0069.
(3) Textos Aprobados, P8_TA(2016)0200.
(4) Textos Aprobados, P8_TA(2016)0063.
(5) Textos Aprobados, P8_TA(2015)0268.
(6) Textos Aprobados, P8_TA(2015)0408.
(7) Textos Aprobados, P8_TA(2016)0004.
(8) Textos Aprobados, P8_TA(2016)0006.
(9) Textos Aprobados, P8_TA(2015)0290.
(10) http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+CRE+20160413+ITEM-024+DOC+XML+V0//ES.
(11) DO C 19 de 22.1.2014, p. 4.
(12) DO L 48 de 23.2.2011, p. 1.
(13) DO L 124 de 20.5.2003, p. 36.
(14) https://www.ecb.europa.eu/pub/pdf/other/art2_mb201407_pp79-97en.pdf.
(15) EBA/OP/2016/04 de 23.3.2016.
(16) Informe anual de la Comisión sobre las pymes europeas en el período 2014-2015.
(17) Encuesta del BCE sobre el acceso a la financiación de las empresas de la zona del euro – abril a septiembre de 2015.
(18) Encuesta del BCE sobre el acceso a la financiación de las empresas de la zona del euro – abril a septiembre de 2015.
(19) Cultural Times – The first global map of cultural and creative industries (Primer mapa global de la industria cultural y creativa), diciembre de 2015.

Aviso jurídico