Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2017/2973(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

RC-B8-0668/2017

Debates :

PV 12/12/2017 - 11
CRE 12/12/2017 - 11

Votaciones :

PV 14/12/2017 - 8.6
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2017)0500

Textos aprobados
PDF 181kWORD 50k
Jueves 14 de diciembre de 2017 - Estrasburgo Edición definitiva
Situación del pueblo rohinyá
P8_TA(2017)0500RC-B8-0668/2017

Resolución del Parlamento Europeo, de 14 de diciembre de 2017, sobre la situación de los rohinyás (2017/2973(RSP))

El Parlamento Europeo,

–  Vistas sus anteriores resoluciones sobre Myanmar/Birmania y sobre la situación de los musulmanes rohinyás, en particular las de 14 de septiembre de 2017(1), 7 de julio de 2016(2) y 15 de diciembre de 2016(3), así como la de 13 de junio de 2017 sobre la apatridia en Asia meridional y sudoriental(4),

–  Vistas las Conclusiones del Consejo sobre Myanmar/Birmania de 16 de octubre de 2017,

–  Vistas las observaciones de la vicepresidenta de la Comisión / alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/AR), Federica Mogherini, expresadas el 19 de noviembre de 2017 en la ciudad de Cox’s Bazar (Bangladés),

–  Vista la declaración de la VP/AR, de 6 de septiembre de 2017, sobre la situación en el estado de Rakáin; la declaración de la VP/AR, de 11 de septiembre de 2017, sobre los recientes acontecimientos en el estado de Rakáin, Myanmar y la región fronteriza de Bangladés; la declaración de la VP/AR, de 20 de noviembre de 2017, en nombre de la Unión Europea, sobre Myanmar/Birmania, y la declaración de la VP/AR, de 23 de noviembre de 2017, sobre la firma del acuerdo bilateral de repatriación celebrado entre los Gobiernos de Myanmar/Birmania y Bangladés,

–  Vista la visita del comisario de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis de la Unión, Christos Stylianides, al norte del estado de Rakáin en mayo de 2017,

–  Vista la Comunicación conjunta, de 1 de junio de 2016, de la Comisión y de la VP/AR al Parlamento Europeo y al Consejo titulada «Elementos para una estrategia de la UE frente a Myanmar/Birmania: una asociación especial para la democracia, la paz y la prosperidad» (JOIN(2016)0024),

–  Visto el comunicado de prensa conjunto, de 25 de noviembre de 2016, sobre el tercer diálogo sobre derechos humanos UE-Myanmar/Birmania,

–  Vistas las Conclusiones del Consejo sobre la apatridia de 4 de diciembre de 2015,

–  Visto el memorando de entendimiento entre Myanmar/Birmania y Bangladés sobre la repatriación de los rohinyás de Bangladés a Myanmar/Birmania, firmado el 23 de noviembre de 2017,

–  Vista la Declaración de la Presidencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de 6 de noviembre de 2017, sobre la violencia en el estado de Rakáin,

–  Visto el proyecto de Resolución sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar/Birmania aprobado por el Tercera Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 16 de noviembre de 2017,

–  Vistos el informe del alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos titulado «Situación de los derechos humanos de los musulmanes rohinyás y otras minorías en Myanmar», de 20 de junio de 2016, y el informe de la relatora especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar, de 18 de marzo de 2016,

–  Visto el 27.º período extraordinario de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos de la minoría musulmana rohinyá y otras minorías en el estado de Rakáin (Myanmar),

–  Vistos la Convención de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Refugiados, de 1951, y su Protocolo, de 1967,

–  Vistas la Convención sobre el Estatuto de los Apátridas, de 1954, y la Convención para Reducir los Casos de Apatridia, de 1961,

–  Visto el Plan de Acción Mundial para Acabar con la Apatridia: 2014-2024 del ACNUR,

–  Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948,

–  Visto el informe final de la Comisión Asesora sobre el estado de Rakáin,

–  Vistos el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966 y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966,

–  Vista la Carta de la ASEAN,

–  Visto el artículo 123, apartados 2 y 4, de su Reglamento interno,

A.  Considerando que el Estado de Rakáin en Myanmar/Birmania es el hogar de aproximadamente un millón de rohinyás, una minoría predominantemente musulmana que sufre represión y graves y continuas violaciones de los derechos humanos, entre ellas amenazas para la vida y la seguridad, la negación del derecho a la salud y la educación, malnutrición e inseguridad alimentaria, trabajos forzados, violencia sexual y limitaciones a sus derechos políticos;

B.  Considerando que los rohinyás son una de las minorías más perseguidas del mundo, y que se les niegan los plenos derechos de la ciudadanía y se les convierte en apátridas con arreglo al Derecho sobre la nacionalidad de Myanmar/Birmania de 1982; que los rohinyás se encuentran mayoritariamente confinados en campamentos bajo severas restricciones a la libre circulación tanto dentro como fuera del estado de Rakáin;

C.  Considerando que los últimos ataques contra puestos de seguridad que se produjeron en agosto de 2017 provocaron una reacción desproporcionada por parte del ejército de Myanmar/Birmania, que perpetró graves violaciones de los derechos humanos contra los rohinyás;

D.  Considerando que, desde agosto de 2017, más de 646 000 rohinyás han huido al vecino Bangladés en busca de seguridad al afrontar unas condiciones terribles; que se espera que el número total de refugiados rohinyás en Bangladés supere el millón a finales de 2017; que docenas de personas, en particular mujeres y niños, han perdido la vida en el camino, y que más de 400 000 personas están necesitadas de asistencia sanitaria y alimentaria; que los asesinatos, las violaciones y la tortura de rohinyás y la quema de sus pueblos se utilizan como instrumento para dañar de forma permanente la estructura social de los rohinyás y traumatizar a la población;

E.  Considerando que se ha militarizado la frontera entre Myanmar/Birmania y Bangladés y se han colocado minas terrestres para impedir que se cruce;

F.  Considerando que, según las agencias de las Naciones Unidas, el acceso de las organizaciones humanitarias sigue estando muy limitado, incluso para el suministro de alimentos, agua y medicamentos a los rohinyás;

G.  Considerando que el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, anunció, el 10 de septiembre de 2017, que la situación en Myanmar/Birmania parece un clásico ejemplo de limpieza étnica y, el 5 de diciembre de 2017, que no puede descartarse que se trate de un acto de genocidio contra los musulmanes rohinyás por parte de las fuerzas armadas y de seguridad de Myanmar/Birmania; que Amnistía Internacional ha descrito la situación de las minorías en el estado de Rakáin como una situación de apartheid, y que el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas ha condenado la «elevada probabilidad de comisión de crímenes de lesa humanidad» en Myanmar/Birmania;

H.  Considerando que el 23 de octubre de 2017, en la conferencia sobre promesas de contribuciones celebrada en Ginebra entre el ACNUR, la OCAH, la OIM, la Unión Europea y el Gobierno de Kuwait, se lograron compromisos de ayuda por un total de 344 millones de dólares estadounidenses, de los cuales más de la mitad procedió de la UE;

I.  Considerando que los Gobiernos de Myanmar/Birmania y Bangladés han firmado un memorando de entendimiento no vinculante que debería garantizar un retorno seguro a los refugiados rohinyás que huyeron de Bangladés; que la VP/AR ha declarado que la firma del memorando de entendimiento representa un importante paso hacia adelante para afrontar una de las peores crisis humanitarias y de derechos humanos de nuestro tiempo; que no está claro cuántos repatriados potenciales rohinyás serán alojados en campamentos y zonas de permanencia temporal; que no hay un plazo claro para el retorno a una seguridad adecuada y una vivienda segura o para el reconocimiento de sus derechos de ciudadanía;

1.  Condena firmemente la persistencia de la violencia y los asesinatos, el uso sistemático de la fuerza y la pérdida de vidas, medios de subsistencia y cobijo en el estado de Rakáin; expresa su profunda preocupación por la situación humanitaria y de los derechos humanos, y manifiesta su más profunda solidaridad y su pleno apoyo al pueblo rohinyá; recuerda que las autoridades de Myanmar/Birmania tienen el deber de proteger de los abusos a todos los civiles sin discriminación de ningún tipo, así como de investigar las violaciones graves de los derechos humanos y de llevar a los responsables ante la justicia, de conformidad con las normas y las obligaciones en materia de derechos humanos;

2.  Pide que se ponga fin de forma inmediata a la violencia, los asesinatos, el acoso y las violaciones de que son víctimas los rohinyás y a la destrucción de sus hogares por parte de las fuerzas de seguridad de Myanmar/Birmania;

3.  Insta a las autoridades de Myanmar/Birmania a que colaboren con las agencias de ayuda internacionales, la UE y las Naciones Unidas para permitir un acceso inmediato y sin trabas de la ayuda humanitaria al estado de Rakáin y las zonas vecinas, incluido apoyo específico para grupos vulnerables como niños, personas de edad avanzada y víctimas de violencia sexual; insta al Gobierno a que aplique medidas que se atengan a la Resolución 2106 (2013) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para prevenir los casos de violencia sexual y darles respuesta;

4.  Pide a las autoridades de Myanmar/Birmania que concedan acceso a los observadores independientes, en particular a la Misión de Investigación de las Naciones Unidas establecida por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en marzo de 2017, con el fin de garantizar que se lleven a cabo investigaciones independientes e imparciales de las denuncias relativas a violaciones graves de los derechos humanos cometidas por todas las partes; insta a todas las partes a que velen por que no haya impunidad para las violaciones de los derechos humanos; recuerda que, cuando existan pruebas de violaciones de los derechos humanos, los autores deben ser objeto de juicios justos ante tribunales civiles independientes y sin imposición de la pena capital; reclama una actuación continuada del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en particular el recurso a la Corte Penal Internacional, si Myanmar/Birmania se muestra incapaz o es reacia a ejercer la acción penal o a ceder la jurisdicción;

5.  Pide al Gobierno de Myanmar/Birmania que conceda a las organizaciones nacionales e internacionales de medios de comunicación un acceso pleno y sin restricciones al estado de Rakáin y que velen por la seguridad y la protección del personal de los medios de comunicación;

6.  Reitera su llamamiento al Gobierno de Myanmar/Birmania para que cese inmediatamente de utilizar minas terrestres y retire todas las minas que ya ha colocado, incluidas las que ha colocado recientemente en la frontera con Bangladés; insta a la comunidad internacional a que facilite asistencia técnica en este sentido; elogia los esfuerzos realizados por Bangladés ante esta crisis humanitaria en uno de sus países vecinos; celebra el amparo que ha brindado a la población rohinyá en su huida de Myanmar/Birmania y le anima a que siga ofreciendo su ayuda en colaboración con el ACNUR; pide a Bangladés que siga facilitando las operaciones humanitarias de las ONG internacionales simplificando la carga burocrática, el procedimiento de registro y las restricciones de movimientos;

7.  Toma nota del memorando de entendimiento entre Myanmar/Birmania y Bangladés sobre repatriación; insta a las partes a que respeten plenamente el retorno voluntario, seguro y digno de los rohinyás a sus lugares de origen, sin discriminación de ningún tipo y con la plena supervisión de las Naciones Unidas; insiste en que las autoridades de Myanmar/Birmania deben ofrecer garantías creíbles de que quienes retornen no se verán obligados a permanecer en campamentos segregados por razón de etnia o religión, así como de que se garantizará la supervisión imparcial e independiente de organismos de derechos humanos; reafirma el principio de no devolución y se hace eco de la evaluación del ACNUR, de 24 de noviembre de 2017, según la cual en este momento no se dan las condiciones en el estado de Rakáin de Myanmar/Birmania para permitir un retorno seguro y sostenible; insta a la Unión a que lidere los esfuerzos internacionales por medio de una cumbre intergubernamental junto con las Naciones Unidas; propone que en esta cumbre se analicen los progresos realizados en el proceso de repatriación de los rohinyás y la restauración de los derechos de ciudadanía y se inicie el procedimiento para una investigación independiente de los crímenes de lesa humanidad;

8.  Pide a la Unión y a los Estados miembros que aumenten la ayuda financiera y material para alojar a los refugiados, velando al mismo tiempo por que esta ayuda no se desvíe hacia soluciones que resulten inaceptables para los refugiados y los repatriados; pide a los actores internacionales que establezcan un apoyo financiero a largo plazo que brinde una respuesta sostenible a las necesidades de los rohinyás desplazados y a las comunidades de acogida mediante el acceso a servicios adecuados y de mayor calidad; hace especial hincapié en la necesidad urgente de financiación, calculada en aproximadamente 10 millones de dólares, para poder brindar servicios médicos especializados y de salud mental a las víctimas de violaciones y de violencia de género; pide a la Comisión que apoye la investigación exhaustiva de la magnitud de la violencia sexual y el resto de crímenes perpetrados contra la población rohinyá;

9.  Muestra su profunda preocupación por las denuncias de tráfico de mujeres y niñas rohinyás en Myanmar/Birmania y Bangladés, e insta a las autoridades de ambos países a que colaboren con el ACNUR y las organizaciones de derechos humanos para poner fin a este tráfico y ofrecer protección y apoyo a las mujeres y niñas afectadas;

10.  Insta al Gobierno de Myanmar/Birmania a que aborde la discriminación continua y sistemática; subraya que, si no se abordan las causas profundas, resultará imposible dar solución a su difícil situación; señala, a este respecto, que la denegación de derechos a minorías en Myanmar/Birmania no solo afecta a los rohinyás, sino también a otros grupos étnicos, en particular en los estados de Kachin y Shan;

11.  Se felicita del informe final de la Comisión Asesora para el estado de Rakáin, elaborado a petición de la consejera de Estado; anima con fuerza a las autoridades de Myanmar/Birmania a que designen lo antes posible un organismo de aplicación que ponga en práctica en su integridad las recomendaciones de esta comisión; anima a la Unión, a las Naciones Unidas y a otros actores internacionales a que respalden este proceso;

12.  Destaca la recomendación de la Comisión Asesora sobre la necesidad de adaptar la ley de ciudadanía de Myanmar/Birmania a las normas y los tratados internacionales de los que Myanmar/Birmania es un Estado parte; insta al Gobierno de Myanmar/Birmania a que modifique la ley de nacionalidad y ofrezca documentos jurídicamente reconocidos que acrediten la nacionalidad de los rohinyás residentes, de modo que sean aceptados en cuanto que minoría étnica y se respete su derecho a la libre identificación; insta al Gobierno a que expida tarjetas de identidad en las que no conste la religión profesada;

13.  Insiste en que debe ponerse fin a la segregación de la población rohinyá; pide que se levante el toque de queda impuesto a los rohinyás y que se desmantelen los puestos de control, salvo aquellos que sean necesarios; insta al Gobierno de Myanmar/Birmania a que garantice que los residentes rohinyás puedan desplazarse libremente dentro del estado de Rakáin y en el resto del país y, en particular, a que se respete su derecho de acceso a la sanidad, los alimentos, la educación y el empleo;

14.  Pide a todas las partes que apoyen la creación de unas instituciones democráticas eficaces y la constitución de una sociedad civil fuerte, respeten los derechos y las libertades fundamentales y promuevan la buena gobernanza, el Estado de Derecho y un sistema judicial independiente e imparcial;

15.  Pide a la Unión y a sus Estados miembros que impongan, con carácter de urgencia, sanciones punitivas concretas contra determinados miembros de las fuerzas armadas y los servicios de seguridad responsables de cometer violaciones generalizadas de los derechos humanos en Myanmar/Birmania;

16.  Lamenta que en el seno del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no se haya conseguido acordar medidas decididas, y pide a la Unión y a sus Estados miembros que ejerzan mayor presión sobre aquellos que dificultan una acción significativa, en particular China y Rusia;

17.  Pide a la Unión y a sus Estados miembros que amplíen el alcance del actual embargo de armas contra Myanmar/Birmania; pide además que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas imponga un embargo de armas completo a nivel mundial sobre Myanmar/Birmania por el que se suspenda cualquier suministro, venta o transferencia, ya sea directo o indirecto, incluido el tránsito y el transbordo, de armas, municiones y otros equipos militares y de seguridad de todo tipo, así como el suministro de formación y cualquier otra ayuda militar o en materia de seguridad;

18.  Pide al Gobierno de Myanmar, y a la consejera de Estado Aung San Suu Kyi en particular, que condenen sin ambigüedad alguna toda incitación al odio racial o religioso y que luchen contra la discriminación social y las hostilidades en contra de la minoría rohinyá, así como que respeten el derecho universal a la libertad de religión y creencias;

19.  Pide a la ASEAN y a los Gobiernos de la región que sigan tomando medidas y aumentando la presión sobre el Gobierno de Myanmar/Birmania y el ejército del país para que pongan fin a las violaciones de derechos y protejan a todos los civiles del estado de Rakáin y del conjunto del país;

20.  Recuerda que el Premio Sájarov se concede a quienes defienden los derechos humanos, protegen los derechos de las minorías y respetan el Derecho internacional, entre otros criterios; llama la atención sobre la posibilidad de estudiar si el Premio Sájarov puede ser revocado en caso de que el galardonado infrinja dichos criterios después de haberlo obtenido;

21.  Insta a los principales actores internacionales y regionales, en particular a China, a que utilicen todas las plataformas bilaterales, multilaterales y regionales a su disposición para exigir el fin de las atrocidades y lograr una resolución pacífica;

22.  Pide a la VP/AR y a los Estados miembros que aumenten considerablemente la presión sobre las autoridades y las fuerzas y cuerpos de seguridad de Myanmar/Birmania al objeto de poner fin a la violencia y discriminación contra los rohinyás y colaborar con las Naciones Unidas, la ASEAN y los Gobiernos de la región para acabar con la segregación dentro de Myanmar/Birmania;

23.  Solicita a la VP/AR que informe al Parlamento de las iniciativas llevadas a cabo por la delegación de la Unión en la Reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la ASEM celebrada en Naipyidó el 21 de noviembre de 2017; insta a que se revitalice el diálogo sobre derechos humanos UE-Myanmar para abordar expresamente cuestiones relativas a la comunidad rohinyá;

24.  Pide a la Comisión que considere las consecuencias en el marco de las preferencias comerciales de que disfruta Myanmar/Birmania, en particular la posibilidad de poner en marcha una investigación con arreglo a los mecanismos previstos en la iniciativa «Todo menos armas»;

25.  Pide a la Unión y a sus Estados miembros que apoyen el Plan de Acción Mundial para Acabar con la Apatridia: 2014-2024 del ACNUR;

26.  Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Gobierno y el Parlamento de Myanmar/Birmania, al Gobierno y el Parlamento de Bangladés, a la vicepresidenta de la Comisión / alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a la Comisión, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros de la Unión Europea, al secretario general de la ASEAN, a la Comisión Intergubernamental de Derechos Humanos de la ASEAN, a la relatora especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en Myanmar/Birmania, al alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, y al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

(1) Textos Aprobados, P8_TA(2017)0351.
(2) Textos Aprobados, P8_TA(2016)0316.
(3) Textos Aprobados, P8_TA(2016)0506.
(4) Textos Aprobados, P8_TA(2017)0247.

Aviso jurídico