Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2017/2040(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0389/2017

Textos presentados :

A8-0389/2017

Debates :

PV 15/01/2018 - 15
CRE 15/01/2018 - 15

Votaciones :

PV 16/01/2018 - 5.2
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2018)0002

Textos aprobados
PDF 192kWORD 55k
Martes 16 de enero de 2018 - Estrasburgo Edición definitiva
Aplicación de las estrategias macrorregionales de la UE
P8_TA(2018)0002A8-0389/2017

Resolución del Parlamento Europeo, de 16 de enero de 2018, sobre la aplicación de las estrategias macrorregionales de la UE (2017/2040(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), y en particular su título XVIII,

–  Visto el Reglamento (UE) n.º 1303/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de diciembre de 2013, por el que se establecen disposiciones comunes relativas al Fondo Europeo de Desarrollo Regional, al Fondo Social Europeo, al Fondo de Cohesión, al Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural y al Fondo Europeo Marítimo y de la Pesca, y por el que se establecen disposiciones generales relativas al Fondo Europeo de Desarrollo Regional, al Fondo Social Europeo, al Fondo de Cohesión y al Fondo Europeo Marítimo y de la Pesca, y se deroga el Reglamento (CE) n.º 1083/2006 del Consejo(1) (en lo sucesivo «Reglamento sobre disposiciones comunes»),

–  Visto el Reglamento (UE) n.º 1299/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de diciembre de 2013, por el que se establecen disposiciones específicas relativas al apoyo del Fondo Europeo de Desarrollo Regional al objetivo de cooperación territorial europea(2),

–   Visto el Reglamento (UE) n.º 1302/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de diciembre de 2013, por el que se modifica el Reglamento (CE) n.º 1082/2006 sobre la Agrupación Europea de Cooperación Territorial (AECT) en lo que se refiere a la clarificación, a la simplificación y a la mejora de la creación y el funcionamiento de tales agrupaciones(3),

–  Vistas las Conclusiones del Consejo, de 25 de abril de 2017, sobre la aplicación de las estrategias macrorregionales de la UE,

–  Vistos el informe de la Comisión, de 16 de diciembre de 2016, sobre la aplicación de las estrategias macrorregionales de la UE (COM(2016)0805), y el documento de trabajo de los servicios de la Comisión adjunto (SWD(2016)0443),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 10 de junio de 2009, acerca de la Estrategia de la Unión Europea para la región del Mar Báltico (COM(2009)0248),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 8 de diciembre de 2010, titulada «Estrategia de la Unión Europea para la Región del Danubio» (COM(2010)0715),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 17 de junio de 2014, acerca de la Estrategia de la Unión Europea para la región del Adriático y del Jónico (COM(2014)0357),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 28 de julio de 2015, relativa a una Estrategia de la Unión Europea para la Región Alpina (COM(2015)0366),

–  Visto el Informe de la Comisión, de 20 de mayo de 2014, relativo a la gobernanza de las estrategias macrorregionales (COM(2014)0284),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 14 de diciembre de 2015, titulada «Invertir en crecimiento y empleo: maximizar la contribución de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos» (COM(2015)0639),

–  Vista su Resolución, de 17 de febrero de 2011, sobre la aplicación de la Estrategia de la UE para la Región del Danubio(4),

–  Vista su Resolución, de 3 de julio de 2012, sobre la evolución de las estrategias macrorregionales de la UE: prácticas actuales y perspectivas de futuro, especialmente en el Mediterráneo(5),

–  Vista su Resolución, de 13 de septiembre de 2012, sobre la Estrategia de la Política de Cohesión de la UE para el espacio atlántico(6),

–  Vista su Resolución, de 28 de octubre de 2015, sobre la estrategia de la UE para la región del Adriático y del Jónico(7),

–  Vista su Resolución, de 13 de septiembre de 2016, sobre una Estrategia de la Unión Europea para la Región Alpina(8),

–  Visto el estudio, de enero de 2015, titulado «El nuevo papel de las macrorregiones en la cooperación territorial europea», publicado por la Dirección General de Políticas Interiores (Departamento temático B: Políticas Estructurales y de Cohesión),

–  Visto el informe de Interact, de febrero de 2017, titulado «Added value of macro-regional strategies – programme and project perspective» (El valor añadido de las estrategias macrorregionales: una perspectiva de programa y de proyecto),

–  Vistos el artículo 52 de su Reglamento interno, así como el artículo 1, apartado 1, letra e), y el anexo 3 de la Decisión de la Conferencia de Presidentes, de 12 de diciembre de 2002, sobre el procedimiento de autorización para la elaboración de informes de propia iniciativa,

–  Vistos el informe de la Comisión de Desarrollo Regional y la opinión de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (A8-0389/2017),

A.  Considerando que una macrorregión puede definirse como una zona geográfica que comprende regiones de varios países diferentes asociados, con una o más características o retos comunes(9);

B.  Considerando que las estrategias macrorregionales se han establecido en espacios que constituyen una evolución natural de la Unión en lo que a cooperación transfronteriza se refiere; que son importantes, ya que son capaces de movilizar a actores públicos y privados, a la sociedad civil y al mundo académico, y de encauzar recursos hacia la consecución de los objetivos comunes de las políticas de la Unión;

C.  Considerando que las estrategias macrorregionales ofrecen una plataforma para una interacción más amplia y profunda a nivel intersectorial, regional y transfronterizo entre los Estados miembros de la Unión y los países vecinos a fin de abordar retos comunes, planificar y fomentar conjuntamente la cooperación entre los diferentes socios y ámbitos de actuación y mejorar su integración, también en los ámbitos de la protección del medio ambiente y la biodiversidad, las estrategias de mitigación y adaptación en materia de cambio climático, el tratamiento de residuos y el suministro de agua, la ordenación del espacio marítimo, y los sistemas de gestión integrada de las regiones costeras; acogiendo con satisfacción, en este contexto, los esfuerzos desplegados para fomentar la cooperación entre los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos EIE) y el Instrumento de Ayuda Preadhesión (IAP);

D.  Considerando que las macrorregiones participan en la ejecución de actividades políticas relevantes, a largo plazo, interconectadas y transversales, ya que estas macrorregiones están ligadas a la política de cohesión a través de los objetivos de las estrategias macrorregionales incluidos en sus programas operativos y ponen en marcha proyectos mediante sinergias inteligentes; que, por tanto, las macrorregiones contribuyen de modo más eficaz a la consecución de los objetivos de las estrategias macrorregionales, atrayendo inversión privada, haciendo muestra de confianza y poniendo en práctica el diálogo, la cooperación transfronteriza y la solidaridad;

E.  Considerando que las estrategias macrorregionales se basan en el principio de los «tres noes», a saber, no a nueva financiación, no a nuevas estructuras, no a nueva legislación en el marco político actual de la Unión;

F.  Considerando que los mecanismos de cooperación preexistentes al nivel de la Unión y entre Estados miembros y regiones facilitan la aplicación de las estrategias macrorregionales, en particular en las fases iniciales;

G.  Considerando que la Comisión adopta cada dos años un único informe de aplicación para las cuatro estrategias macrorregionales de la Unión que existen en la actualidad, en el que se hacen constar sus logros así como las mejoras que se requieren para el futuro, y que el próximo informe está previsto para finales de 2018; considerando que el Parlamento, en este marco, entiende que se precisa una evaluación de los aspectos relativos al medio ambiente, ya que es uno de los pilares del desarrollo sostenible;

Las estrategias macrorregionales como plataformas de cooperación y coordinación

1.  Considera que la pertinencia de las estrategias macrorregionales ha sido puesta de relieve por el proceso de la globalización, que ha hecho interdependientes a los países y exige soluciones a los problemas transfronterizos que de ello se derivan;

2.  Reconoce que, en mayor o menor medida, los elementos de los que depende la calidad de la aplicación, como el compromiso, la apropiación, los recursos y la gobernanza, siguen planteando dificultades a la hora de alcanzar los objetivos predefinidos;

3.  Destaca que las estrategias macrorregionales siguen contribuyendo de forma inestimable e innovadora a la cooperación transfronteriza, intersectorial y multinivel en Europa, cuyo potencial aún no se ha explorado suficientemente, con el fin de potenciar la conectividad y consolidar los vínculos económicos y la transmisión de conocimientos entre regiones y países; señala, no obstante, que, como consecuencia del proceso de concertación para las acciones comunes en que intervienen diversos niveles y diferentes países y regiones, el acceso de los proyectos de las estrategias macrorregionales a los fondos de la Unión sigue constituyendo un desafío;

4.  Considera que las estrategias macrorregionales y los programas medioambientales asociados constituyen instrumentos útiles para hacer visibles los beneficios de la cooperación europea ante los ciudadanos e insta, por tanto, a todas las partes a que se comprometan plenamente con las estrategias y a que desempeñen el papel que les corresponde en su aplicación;

5.  Considera que la gobernanza multinivel, en cuyo marco se ha de atribuir un papel adecuado a las regiones, debe ser un pilar fundamental de toda estrategia macrorregional desde su concepción, implicando en el proceso a las comunidades regionales y locales y a actores públicos, privados y del tercer sector; alienta, por tanto, a los Estados miembros y a las regiones implicadas a desarrollar las estructuras de gobierno y las modalidades de trabajo oportunas para facilitar la cooperación, incluida la planificación conjunta, la potenciación de las posibilidades de financiación y el enfoque ascendente;

6.  Anima a mejorar la coordinación y las asociaciones, tanto verticales como horizontales, entre los diferentes actores públicos y privados, el mundo académico y las ONG, así como las organizaciones internacionales activas en este ámbito, y las distintas políticas a escala regional, nacional y de la Unión, con el fin de facilitar y mejorar la puesta en práctica de las estrategias macrorregionales y la cooperación transfronteriza; pide a la Comisión que fomente la participación de dichos actores, en particular en los órganos de gobierno de las estrategias macrorregionales, respetando al mismo tiempo la aplicación general de los principios de la Unión;

7.  Destaca la importancia de contar con recursos humanos y capacidad administrativa suficientes en las autoridades regionales y estatales competentes para garantizar que el compromiso político se traduzca en una aplicación eficaz de las estrategias; recalca, a este respecto, la contribución del programa de apoyo a las reformas estructurales (SRSP), que, a petición de un Estado miembro, puede asistir en el desarrollo de capacidades y prestar apoyo eficaz al desarrollo y la financiación de los proyectos de las estrategias macrorregionales; pide asimismo a la Comisión y a los Estados miembros que promuevan activamente la divulgación y aplicación de buenas prácticas administrativas y de la experiencia adquirida con la aplicación satisfactoria de otras estrategias macrorregionales;

8.  Subraya que las estrategias macrorregionales han de tener la flexibilidad suficiente para adaptarse y dar respuesta con eficacia a las necesidades y acontecimientos imprevistos que puedan afectar a las regiones implicadas, a los Estados miembros y a la Unión en general; considera que la aplicación de las estrategias macrorregionales debe tener en cuenta las particularidades regionales y locales; destaca la necesidad de que la Comisión desempeñe una función de coordinación a este respecto, también a fin de precisar los objetivos específicos de cada estrategia;

La Estrategia de la Unión para la región del Mar Báltico (EUSBSR)

9.  Acoge con satisfacción los resultados logrados desde la puesta en marcha de esta estrategia en 2009, en particular en lo que atañe a los mecanismos de cooperación, no solo entre las regiones y países participantes (dentro del Consejo en las reuniones ministeriales correspondiente) sino también dentro ellos, por ejemplo, en el seno del Parlamento o del Gobierno; señala que la EUSBSR es un marco estable de cooperación con más de un centenar de iniciativas emblemáticas y nuevas redes;

10.  Destaca los desafíos pendientes, en particular los relacionados con el medio ambiente y la conectividad; insta a los países participantes a intensificar sus esfuerzos de lucha contra la contaminación (calidad del agua y del aire y eutrofización) del mar Báltico, ya que es uno de los mares más contaminados del mundo; señala que conseguir un buen estado medioambiental de aquí a 2020 es uno de los objetivos fundamentales de las políticas en esta región;

11.  Considera importante la posibilidad de conectar la región del Báltico a redes energéticas para reducir y eliminar la pobreza energética y mejorar la seguridad energética y la seguridad del suministro;

La Estrategia de la Unión para la Región del Danubio (EUSDR)

12.  Destaca la repercusión positiva que esta estrategia ha tenido en la cooperación entre los países y regiones participantes a través de la mejora de la movilidad y las interconexiones entre todos los modos de transporte, la promoción de las energías limpias, la cultura y el turismo y, en particular, el fomento de los contactos directos entre personas y la mayor cohesión entre las regiones y países que participan en la estrategia;

13.  Considera que el proyecto «Euro access», la iniciativa «Keep Danube clean» y el diálogo para la financiación del Danubio son claros, y positivos, ejemplos de cómo superar las dificultades para financiar los obstáculos a que suelen enfrentarse los proyectos de calado transnacional y transfronterizo; considera que a través de este diálogo se podrían reducir aún más las diferencias entre las regiones de la cuenca del Danubio por lo que a desarrollo se refiere; considera asimismo que la reapertura del Centro de la Estrategia del Danubio podría contribuir a facilitar la aplicación de la estrategia;

14.  Subraya que prevenir los daños provocados por grandes inundaciones sigue siendo uno de los grandes desafíos medioambientales para los países de la macrorregión del Danubio; destaca que se deben estudiar medidas conjuntas suplementarias para combatir la contaminación transfronteriza;

15.  Destaca la necesidad de proyectos estratégicos y resalta que es esencial mantener un alto grado de apoyo político y aumentar los recursos y las capacidades de las autoridades estatales competentes para hacer frente a los retos pendientes; pone de relieve, por consiguiente, la necesidad de mantener el impulso político de la EUSDR y garantizar que el grupo director de esta trabaje satisfactoriamente;

16.  Invita a los países participantes, habida cuenta de la interrelación entre el Danubio y el mar Negro, a mejorar la coordinación entre la EUSDR y la cooperación transfronteriza para el mar Negro, y a colaborar estrechamente para superar los retos socioeconómicos, medioambientales y de transporte que ambas comparten;

17.  Destaca que también sería beneficioso para el medio ambiente un enfoque más integrado de la movilidad y la multimodalidad en la región del Danubio;

La Estrategia de la Unión para la región del Adriático y del Jónico (EUSAIR)

18.  Subraya la especificidad de la EUSAIR debido al número de países que son o podrían ser candidatos a participar en ella, y considera que este formato de cooperación puede ser una gran oportunidad para toda la región; considera que la EUSAIR podría dar nuevo impulso al proceso de ampliación e integración en la Unión;

19.  Observa con preocupación los persistentes problemas relativos a la falta de una conexión eficaz entre los recursos disponibles, la gobernanza y la apropiación, que impiden la plena consecución de los objetivos de la EUSAIR; pide a los países participantes que ofrezcan a las autoridades competentes apoyo y medidas adaptadas para aplicar la estrategia;

20.  Destaca que la región ha estado en la vanguardia de la crisis migratoria de los últimos años; considera que la EUSAIR podría contribuir a afrontar estos retos si contase con los instrumentos y los recursos necesarios; acoge favorablemente, en este contexto, los esfuerzos de la Comisión por encontrar soluciones para la movilización de recursos financieros hacia actividades relacionadas con la migración, incluida la cooperación con terceros países;

21.  Considera que el pilar del turismo sostenible en la región del Adriático y el Jónico es un instrumento positivo para generar crecimiento económico sostenible en la región y concienciar sobre los retos medioambientales y las estrategias macrorregionales;

22.  Pide a los países implicados que den prioridad a un desarrollo de las capacidades dirigido a los principales responsables de la aplicación de la EUSAIR y a las autoridades competentes para los programas operativos pertinentes de EUSAIR;

La Estrategia de la Unión para la Región Alpina (EUSALP)

23.  Considera que la Estrategia de la Unión para la región alpina (EUSALP) demuestra que el concepto macrorregional también puede aplicarse con éxito en regiones más desarrolladas; pide a las partes interesadas que promuevan inversiones de carácter medioambiental para hacer frente a los retos del cambio climático; señala asimismo que la región alpina es un importante nudo del transporte regional y, al mismo tiempo, una de las mayores zonas naturales y recreativas únicas que se han de preservar; destaca, por consiguiente, que deben perseguirse estrategias de transporte sostenibles e interrelacionadas;

24.  Acoge favorablemente la estructura de gobernanza de la estrategia que se está estableciendo, habida cuenta de que los primeros pasos en la aplicación de la estrategia han resultado difíciles y estaban regidos por diferentes estructuras, marcos y calendarios; pide a los países participantes, por consiguiente, que mantengan su compromiso con los miembros del grupo de acción EUSALP y que sigan apoyándolos;

25.  Destaca que la EUSALP puede constituir un buen ejemplo de modelo de estrategia para la cohesión territorial, ya que integra de forma simultánea diferentes zonas específicas, zonas productivas, zonas montañosas y zonas rurales, así como algunas de las ciudades más importantes y desarrolladas de la Unión, y ofrece un plataforma para encarar conjuntamente los retos a que se enfrentan (cambio climático, demografía, biodiversidad, migración, globalización, turismo sostenible y agricultura, suministro de energía, transporte y movilidad, y brecha digital); pide a los países y regiones participantes que presten la debida atención al uso del programa Interreg Espacio Alpino y otros fondos pertinentes a la hora de atender las prioridades comunes;

26.  Destaca que la región alpina está delimitada por muchas fronteras y que la eliminación de esas barreras es condición previa para una cooperación eficaz, especialmente en lo que atañe al mercado laboral y a las actividades económicas relacionadas con las pymes; señala que la EUSALP también puede brindar la oportunidad de reforzar la cooperación transfronteriza transnacional entre regiones, ciudades y comunidades locales adyacentes, y de establecer vínculos y redes entre las personas, también mediante interconexiones en el transporte y la cobertura digital; pone de relieve, además, la fragilidad medioambiental de esta región;

La Europa macrorregional después de 2020

27.  Destaca que las estrategias macrorregionales son fructíferas si sientan sus bases en una perspectiva política a largo plazo y se organizan de tal modo que todos los actores públicos —especialmente las autoridades regionales y locales— y privados y la sociedades civil tienen una representación efectiva desde los inicios, lo que requiere un intercambio eficaz de información, mejores prácticas, conocimientos especializados y experiencia entre las macrorregiones y sus autoridades regionales y locales; considera necesario reforzar la gobernanza multinivel de las estrategias macrorregionales, que ha de ser transparente y contar con mecanismos de coordinación y comunicación pública más eficaces para que dichas estrategias se den a conocer y se granjeen la aceptación de las comunidades locales y regionales;

28.  Considera que la aplicación de las estrategias solo puede ser satisfactoria si se basa en una visión a largo plazo y en estructuras de coordinación y cooperación eficientes dotadas de la capacidad administrativa necesaria, así como en un compromiso político común a largo plazo de las instancias institucionales interesadas, y si cuenta con financiación adecuada; destaca, por consiguiente, la necesidad de incrementar la eficacia de las inversiones mediante la búsqueda del alineamiento, las sinergias y las complementariedades entre la financiación regional y nacional y los actuales instrumentos de financiación de la Unión, que, además de reforzar los programas de cooperación territorial europea, también promueven proyectos transfronterizos en el marco de los Fondos EIE y el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE) y a través de la financiación directa;

29.  Considera que la simplificación de los fondos y de los procedimientos para su uso en el marco de las estrategias macrorregionales aumentaría su eficacia;

30.  Propone que los países participantes se comprometan sin ambages y desde un principio en materia de financiación y recursos humanos para las estrategias macrorregionales; pide a la Comisión que contribuya a mejorar la coordinación dentro de las estrategias, a promover la buenas prácticas y a desarrollar incentivos que aliente la participación activa y la coordinación de todos los interesados, también con el fin de reforzar el vínculo entre las políticas de la Unión y la aplicación de las estrategias; anima, además, a que las estrategias recurran a la contratación pública ecológica para impulsar la ecoinnovación, la bioeconomía, el desarrollo de nuevos modelos de negocio y el uso de materias primas secundarias, como en la economía circular, con el fin de lograr niveles más elevados de protección del medio ambiente y la salud y fomentar una relación estrecha entre productores y consumidores;

31.  Destaca que es necesario centrarse en mayor medida en la obtención de resultados y en la superación de desafíos concretos, también en el ámbito de la protección medioambiental, a fin de desarrollar planes con un impacto real en el territorio y de justificar la inversión de recursos que, a su vez, han de guardar proporción con los objetivos fijados y asignarse a las verdaderas necesidades de los territorios;

32.  Pide que toda cuestión relacionada con las estrategias macrorregionales —como la apropiación y los incentivos políticos necesarios— se ha de abordar siguiendo un modus operandi acordado previamente entre todas las regiones interesadas;

33.  Considera que debe darse mayor visibilidad a las actividades de las macrorregiones, y a los resultados obtenidos, en las regiones implicadas llevando a cabo campañas de información e intercambios de buenas prácticas, entre otras vías, a través de plataformas en línea y redes sociales para que sean fácilmente accesibles para el público en general;

34.  Destaca que la próxima revisión del marco financiero plurianual (MFP) ofrece la oportunidad de revisar simultáneamente los objetivos de las estrategias macrorregionales, a fin de reforzar su vínculo con las prioridades de la Unión y consolidar los compromisos financieros correspondientes;

35.  Pide a la Comisión que, en el marco de la próxima revisión de las normas de la política de cohesión, presente propuestas para favorecer una mejor aplicación de las estrategias macrorregionales;

36.  Pide a la Comisión que, como parte del próximo informe sobre la aplicación de las estrategias macrorregionales previsto para 2018, se realice un análisis más exhaustivo, en particular de los siguientes elementos:

   a) la eficacia de los programas transnacionales de cooperación territorial europea a la hora de aportar financiación y dar un impulso estratégico a las estrategias macrorregionales;
   b) los indicadores que podrían integrarse en cada estrategia macrorregional con el fin de prestar mayor atención a la obtención de resultados y mejorar el seguimiento y la evaluación;
   c) las medidas orientadas a reforzar el vínculo con las prioridades de la Unión;
   d) la simplificación de la aplicación y la integración de los sistemas de financiación;
   e) la calidad de la participación de los gobiernos regionales y locales en la aplicación de las estrategias macrorregionales;

37.  Destaca que el llamamiento para desarrollar nuevas estrategias para, por ejemplo, los Cárpatos, el Atlántico, el Mediterráneo o las regiones ibéricas no debe distraer la atención del objetivo principal de mejorar las estrategias macrorregionales existentes y de profundizar en su aplicación;

38.  Respalda el principio de los «tres noes» para las estrategias macrorregionales (no a nueva legislación de la Unión, no a nueva financiación de la Unión y no a nuevas estructuras de la Unión); propone, no obstante, que la Comisión evalúe, en su próximo informe de aplicación relativo a las estrategias macrorregionales, las repercusiones de estos «noes» en los programas apoyados por los Fondos EIE;

39.  Destaca la necesidad de un planteamiento territorial para las actividades de cooperación que sea específico para cada caso, ya que las estrategias macrorregionales están orientadas a hacer frente a desafíos territoriales que se solucionan con más eficacia conjuntamente; subraya la importancia de generar sinergias y convergencia entre los diferentes componentes de la cooperación territorial en los programas de la cooperación territorial europea y las macrorregiones, con el fin de reforzar los efectos de los programas transnacionales, de poner en común recursos, de simplificar la financiación de las estrategias macrorregionales y de mejorar los resultados de su aplicación y la eficiencia de los recursos invertidos;

40.  Reitera el compromiso de la Unión con la aplicación de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS); destaca la importancia de alinear los objetivos de las estrategias macrorregionales con las iniciativas emblemáticas de la Unión, como la Unión de la Energía, el Acuerdo de París sobre el cambio climático y el crecimiento azul en las macrorregiones marítimas; llama la atención sobre la gestión de los desafíos medioambientales, como la conservación de la naturaleza, la biodiversidad y las poblaciones de peces, la lucha contra la basura marina y el desarrollo de un turismo sostenible y ecológico; alienta la cooperación el ámbito de la energía renovable; alienta, en este contexto, el uso de estrategias de especialización inteligente (S3), el fortalecimiento de las pymes y la creación de empleo de calidad;

41.  Destaca que el Parlamento respaldó desde un principio a las macrorregiones mediante proyectos piloto y acciones preparatorias; pone de relieve asimismo la experiencia adquirida por la región del mar Báltico, que demuestra que la cooperación macrorregional debe tener como base una reflexión a largo plazo;

42.  Pide a la Comisión que invite al Parlamento a participar como observador en el Grupo de Alto Nivel sobre Estrategias Macrorregionales;

o
o   o

43.  Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, al Comité de las Regiones, al Comité Económico y Social Europeo, a los Gobiernos y a los Parlamentos nacionales y regionales de los Estados miembros y de los terceros países participantes en las estrategias macrorregionales.

(1) DO L 347 de 20.12.2013, p. 320.
(2) DO L 347 de 20.12.2013, p. 259.
(3) DO L 347 de 20.12.2013, p. 303.
(4) DO C 188 E de 28.6.2012, p. 30.
(5) DO C 349 E de 29.11.2013, p. 1.
(6) DO C 353 E de 3.12.2013, p. 122.
(7) DO C 355 de 20.10.2017, p. 23.
(8) Textos Aprobados, P8_TA(2016)0336.
(9)6 Schmitt et al (2009), EU macro-regions and macro-regional strategies – A scoping study (Las macrorregiones y las estrategias macrorregionales de la UE: un estudio de prospección), NORDREGIO, documento de trabajo electrónico, 2009:4.

Última actualización: 27 de septiembre de 2018Aviso jurídico