Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2017/2253(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0263/2018

Textos presentados :

A8-0263/2018

Debates :

PV 10/09/2018 - 26
CRE 10/09/2018 - 26

Votaciones :

PV 11/09/2018 - 6.9
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2018)0326

Textos aprobados
PDF 143kWORD 54k
Martes 11 de septiembre de 2018 - Estrasburgo Edición definitiva
Relaciones entre la Unión y terceros países en materia de regulación y supervisión de los servicios financieros
P8_TA(2018)0326A8-0263/2018

Resolución del Parlamento Europeo, de 11 de septiembre de 2018, sobre las relaciones entre la Unión y terceros países en materia de regulación y supervisión de los servicios financieros (2017/2253(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Visto el informe, de 25 de febrero de 2009, del Grupo de alto nivel sobre supervisión financiera en la UE, presidido por Jacques De Carosiera,

–  Vista su Resolución, de 11 de marzo de 2014, con recomendaciones destinadas a la Comisión sobre la revisión del Sistema Europeo de Supervisión Financiera (SESF)(1),

–  Visto el documento de trabajo de los servicios de la Comisión, de 15 de mayo de 2014, titulado «Economice Revire of te Financiar Regulación Agenda» (Análisis económico del programa de regulación financiera) (SWD(2014)0158),

–  Visto el informe de la Comisión, de 8 de agosto de 2014, sobre el funcionamiento de las Autoridades Europeas de Supervisión (AES) y del Sistema Europeo de Supervisión Financiera (SESF) (COM(2014)0509),

–  Vista su Resolución, de 12 de abril de 2016, sobre el papel de la UE en el marco de las instituciones y los organismos financieros, monetarios y reguladores internacionales(2),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 23 de noviembre de 2016, titulada «Convocatoria de datos sobre el marco normativo de los servicios financieros de la UE» (COM(2016)0855),

–  Vista su Resolución, de 19 de enero de 2016, sobre la evaluación y los retos de la normativa sobre servicios financieros de la UE: impacto y camino hacia un marco de la UE más eficiente y efectivo para la regulación financiera y una unión de los mercados de capitales(3),

–  Visto el documento de trabajo de los servicios de la Comisión, de 27 de febrero de 2017, titulado «EU equivalente decisiones in financiar cervices policía: an assessment» (Decisiones de equivalencia de la Unión Europea en el marco de la política de servicios financieros: una evaluación) (SWD(2017)0102),

–  Vista su Resolución, de 14 de marzo de 2018, sobre el marco de las relaciones futuras entre la Unión Europea y el Reino Unido(4),

–  Visto el artículo 52 de su Reglamento interno,

–  Visto el informe de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios (A8‑0263/2018),

A.  Considerando que desde la crisis financiera se han adoptado más de 40 nuevos textos de legislación financiera de la Unión, quince de los cuales incluyen «disposiciones sobre terceros países» que confieren a la Comisión, en nombre de la Unión, la facultad discrecional de decidir unilateralmente si las normas reguladoras de jurisdicciones extranjeras pueden considerarse equivalentes;

B.  Considerando que la equivalencia y los derechos de pasaporte son conceptos claramente diferentes que establecen derechos y obligaciones diferentes para las los organismos reguladores, los supervisores, las entidades financieras y los participantes en el mercado; que las decisiones de equivalencia no confieren derechos de pasaporte a las entidades financieras establecidas en terceros países, dado que este concepto está inextricablemente ligado al mercado interior con su marco normativo, judicial, de supervisión y ejecución común;

C.  Considerando que ningún acuerdo comercial celebrado por la Unión ha incorporado disposiciones en materia de acceso mutuo transfronterizo relativas a los servicios financieros;

D.  Considerando que no existe un marco único que sustente las decisiones de equivalencia; que cada acto legislativo establece un régimen de equivalencia específico adaptado a sus objetivos políticos; que las actuales disposiciones relativas a la equivalencia ofrecen diferentes planteamientos que permiten una serie de posibles beneficios en función del proveedor de servicios financieros y del mercado en el que opera;

E.  Considerando que la equivalencia es, entre otras cosas, un instrumento de promoción de la convergencia normativa internacional, lo que puede dar lugar a una mayor competencia en el mercado interior de la Unión en igualdad de condiciones, al tiempo que evita el arbitraje regulador, protege a consumidores e inversores, preserva la estabilidad financiera de la Unión y mantiene la coherencia en el mercado interior; que la equivalencia es asimismo un instrumento que garantiza un tratamiento justo y equitativo en materia de regulación y supervisión de las entidades financieras de la Unión y las entidades financieras de terceros países;

F.  Considerando que las decisiones en materia de equivalencia se basan en el código normativo único de la UE y se adoptan sobre la base de una evaluación técnica; que, sin embargo, deben ser objeto de un mayor grado de control por parte del Parlamento;

G.  Considerando que la Comisión describe equivalencia como un instrumento clave para gestionar eficazmente, y en un entorno prudencial sólido y seguro, la actividad transfronteriza de quienes operan en los mercados junto a las jurisdicciones de terceros países que cumplen, aplican y ejecutan de forma rigurosa los mismos estándares elevados de normas prudenciales que la Unión;

H.  Considerando que la próxima retirada del Reino Unido de la Unión tendrá posiblemente un impacto significativo en la regulación y supervisión de los servicios financieros, habida cuenta de la estrecha relación que existe actualmente entre los Estados miembros en este ámbito; que las negociaciones sobre la retirada del Reino Unido de la Unión siguen en curso;

I.  Considerando que, en caso de que se acuerde y ratifique el acuerdo de retirada, incluido el periodo de transición, las entidades financieras dispondrán de un periodo de adaptación al Brexit más prolongado; que, a falta de un periodo de transición, la Comisión y las Autoridades Europeas de Supervisión (AES) deben estar preparadas para proteger la estabilidad financiera, la integridad del mercado interior y la autonomía de la toma de decisiones en la Unión;

J.  Considerando que, con vistas a la estabilidad financiera de la Unión, es necesario considerar plenamente la interconexión entre los mercados de terceros países y el mercado único de la Unión;

K.  Considerando que, en su Resolución de 19 de enero de 2016 sobre la evaluación y los retos de la normativa sobre servicios financieros de la UE, el Parlamento pidió a la Comisión que propusiera «un marco sólido, coherente, transparente y práctico aplicable a los procedimientos y decisiones relativos a la equivalencia con terceros países, tomando en consideración un análisis basado en los resultados y en normas y acuerdos internacionales»;

Relaciones con terceros países desde la crisis

1.  Señala que, desde la crisis financiera, la Unión ha desarrollado su regulación financiera a través de un amplio abanico de reformas y la aplicación de normas internacionales; acoge con satisfacción el aumento de la cooperación en materia de regulación y supervisión entre la Unión y terceros países; reconoce que esto ha contribuido a mejorar la coherencia general de la regulación financiera y a hacer que la Unión sea más resistente frente a las crisis financieras mundiales;

2.  Considera que la Unión debe promover reformas de la regulación financiera mundial destinadas a reducir el riesgo sistémico y mejorar la estabilidad financiera, así como trabajar en pro de un sistema financiero abierto, integrado, eficiente y resistente que respalde un crecimiento económico sostenible e integrador, la creación de empleo y las inversiones; destaca que cualquier marco internacional de cooperación en materia de reglamentación y supervisión debe salvaguardar la estabilidad financiera de la Unión y respetar su régimen y normativa reglamentarios y de supervisión, así como su aplicación;

3.  Observa con preocupación que la cooperación internacional es cada vez más difícil debido a diferentes intereses nacionales y al incentivo intrínseco de trasladar los riesgos a otras jurisdicciones;

Procedimientos de equivalencia de la Unión

4.  Señala que diversos actos legislativos de la Unión contienen disposiciones específicas para la cooperación en materia de regulación con terceros países, relacionadas con la cooperación en materia de supervisión y medidas prudenciales;

5.  Subraya que la concesión de la equivalencia es una decisión unilateral adoptada por la Unión sobre la base de normas de la Unión; considera que en algunos casos específicos la cooperación internacional podría fomentarse también mediante acuerdos de cooperación entre la Unión y terceros países;

6.  Enfatiza que la Unión debe animar a otras jurisdicciones a que den acceso a sus mercados financieros a los participantes del mercado de la Unión;

7.  Subraya que, mediante las relaciones de la Unión con terceros países en materia de regulación y supervisión de los servicios financieros, la Unión debe reforzar la cooperación fiscal con terceros países, de conformidad con la normativa internacional y de la Unión; considera que las decisiones sobre equivalencia deben depender de la existencia, en los terceros países, de normas satisfactorias sobre la lucha contra la evasión fiscal, el fraude fiscal, la elusión fiscal y el blanqueo de capitales;

8.  Reconoce que el régimen de equivalencia de la Unión es parte integrante de una serie de sus actos legislativos en materia normativa y de supervisión para los servicios financieros y puede ofrecer diversas ventajas, tales como el incremento de la competencia, el aumento de los flujos de capital hacia la Unión, más instrumentos y opciones de inversión para las empresas y los inversores de la Unión, una mayor protección para los inversores y los consumidores y estabilidad financiera;

9.  Reitera que, en la mayoría de los casos, las decisiones de equivalencia no conceden a las entidades financieras establecidas en terceros países el derecho a proveer servicios financieros en toda la Unión; señala que, en algunos casos, pueden conceder a las entidades de terceros países un acceso limitado al mercado único para determinados productos o servicios;

10.  Subraya, por el contrario, que el «pasaporte de la Unión» ofrece a las empresas el derecho a ofrecer servicios financieros en todo el EEE, gracias a la licencia concedida por su país de origen y bajo la supervisión de este, y que, como tal, no está disponible para las entidades financieras establecidas en países no pertenecientes al EEE, ya que se basa en una serie de requisitos prudenciales armonizados con arreglo al Derecho de la Unión y en el reconocimiento mutuo de licencias;

11.  Subraya que el régimen de equivalencia de la Unión aspira a promover la convergencia normativa a escala internacional y a reforzar la cooperación en materia de supervisión sobre la base de las normas internacionales y de la Unión, así como a asegurar la igualdad de tratamiento de las entidades financieras de la Unión y de terceros países al tiempo que se preserva la estabilidad financiera de la Unión y se protege a los inversores y los consumidores;

12.  Considera que, en su forma actual, el proceso de la Unión para la concesión de la equivalencia se beneficiaría de una mayor transparencia con relación al Parlamento Europeo; opina que un marco estructurado, horizontal y práctico, junto con directrices relativas al reconocimiento de los marcos de supervisión de terceros países y un nivel de detalle de la evaluación de dichos marcos, aumentarían la transparencia;

13.  Considera que las decisiones de equivalencia deben ser objetivas, proporcionadas y sensibles al riesgo y mantener al mismo tiempo los elevados niveles de la regulación de la Unión; considera, además, que las decisiones de equivalencia deben adoptarse en el mejor interés de la Unión, sus Estados miembros y sus ciudadanos, vista la estabilidad de la Unión o de uno o más de sus Estados miembros, la integridad del mercado, la protección de los inversores y los consumidores y el funcionamiento del mercado interior;

14.  Considera que las evaluaciones de equivalencia son de naturaleza técnica, pero observa que las decisiones de evaluación tienen una clara dimensión política, posiblemente al equilibrar diferentes objetivos políticos; insiste en que el proceso de concesión de la equivalencia a un tercer país en el ámbito de los servicios financieros debe ser objeto de un control adecuado por parte del Parlamento y del Consejo y en que, en aras de una mayor transparencia, estas decisiones deben adoptarse mediante actos delegados y, cuando sea necesario, facilitarse mediante un procedimiento temprano de no objeción;

15.  Toma nota de que la decisión de la Comisión de 21 de diciembre de 2017 de conceder la equivalencia a los centros de negociación de acciones suizos como parte del procedimiento de equivalencia de la Directiva MiFID II/Reglamento MiFIR— limitada a un período de doce meses con posibilidad de prórroga, siempre que se realicen progresos suficientes sobre un marco institucional común — fue claramente política;

16.  Toma nota de que la Comisión tiene derecho a revocar las decisiones de equivalencia, particularmente en casos de divergencia normativa material, y opina que el Parlamento debe ser consultado de manera oportuna, en principio antes de que se tome esa decisión de revocación; pide la introducción de procedimientos transparentes para la adopción, revocación o suspensión de las decisiones de equivalencia;

17.  Considera que debe elaborarse un marco coherente para la supervisión permanente de un régimen equivalente de un tercer país; considera que las Autoridades Europeas de Supervisión (AES) deben disponer de competencias para asesorar a la Comisión y realizar un seguimiento de los cambios normativos y de supervisión en terceros países, dado que pueden afectar a la Unión por la interconectividad del sistema financiero; pide que se informe al Parlamento del seguimiento en curso de la regulación y la supervisión en terceros países; observa, a este respecto, el paquete legislativo relativo a la revisión del sistema europeo de supervisión financiera, que prevé un mayor control tras las decisiones de equivalencia, incluidas las cuestiones normativas, la supervisión y ejecución y la situación en el mercado del tercer país;

18.  Considera que, mediante el futuro marco de equivalencia de la Unión, los terceros países deben informar a las AES sobre toda evolución normativa a escala nacional, y que la decisión de equivalencia debe requerir una buena cooperación en materia normativa y de supervisión y el intercambio de información; considera asimismo que los terceros países deben mantener un estrecho diálogo con la Unión;

19.  Pide a la Comisión que revise y prevea un marco claro para una aplicación transparente, sólida y coherente de los procedimientos de equivalencia que introduzca un procedimiento mejorado para la determinación, revisión, suspensión o revocación de la equivalencia; insta a la Comisión a que evalúe los beneficios de la introducción de un procedimiento de solicitud para la concesión de la equivalencia a terceros países;

20.  Pide que las decisiones de equivalencia sean supervisadas regularmente por la Autoridad Europea de Supervisión pertinente y que los resultados de dicha supervisión se hagan públicos; destaca que dicha supervisión debe abordar la legislación pertinente, las prácticas de ejecución y las prácticas de supervisión, así como las principales enmiendas legislativas y la evolución del mercado, del tercer país afectado; pide, además, a la AES que realice evaluaciones ad hoc de la evolución en terceros países basadas en peticiones motivadas del Parlamento, el Consejo y la Comisión;

21.  Insta a la Comisión a que considere el actual régimen de equivalencia y evalúe si contribuye a la consecución de condiciones justas para las entidades financieras de la Unión y de terceros países, al tiempo que preserva la estabilidad financiera de la Unión o de uno o más de sus Estado miembro, la integridad del mercado, la protección de los consumidores e inversores y el funcionamiento del mercado interior; considera que esta revisión, junto con las propuestas de mejora cuando proceda, deben publicarse;

22.  Insta a la Comisión a que informe anualmente al Parlamento Europeo acerca de las decisiones de equivalencia, incluidas las equivalencias concedidas, suspendidas y revocadas, y que explique las razones de estas decisiones;

23.  Recuerda la importancia de las AES en el análisis y control de los marcos normativos y de supervisión de terceros países, y pide, a este respecto, que las AES pertinentes tengan la capacidad y las competencias necesarias para recoger, cotejar y analizar datos; recuerda la función de las autoridades nacionales competentes en el proceso de autorización de las entidades financieras que deseen delegar parte de su gestión de cartera o de su gestión de riesgos a proveedores de servicios en terceros países cuyo régimen normativo sea comparable al de la Unión, así como la importancia de la convergencia en materia de supervisión; observa la permanente revisión de las AES, en particular las propuestas sobre la supervisión de los acuerdos de delegación, externalización y transferencia del riesgo de las entidades financieras; considera que las autoridades nacionales competentes y las AES deben cooperar estrechamente con vistas a intercambiar las mejores prácticas con terceros países, así como velar por una aplicación uniforme de la cooperación y las actividades normativas;

Papel de la Unión en el establecimiento de normas a escala mundial para la regulación financiera

24.  Subraya la importancia del activo papel de la Unión en el establecimiento de normas a escala mundial como forma de avanzar hacia la coherencia internacional en la regulación financiera, con objeto de maximizar la estabilidad financiera, reducir el riesgo sistémico, proteger a los consumidores e inversores, evitar las lagunas normativas entre jurisdicciones y desarrollar un sistema financiero internacional eficiente;

25.  Pide la participación activa de la Unión y los Estados miembros que participan en los organismos encargados de establecer normas a escala mundial para los servicios financieros; recuerda las peticiones realizadas a la Comisión en su informe sobre el papel de la Unión en el marco de las entidades y los organismos financieros, monetarios y reguladores internacionales;

26.  Pide además que, a tal fin, se eleve la categoría del Foro conjunto sobre reglamentación financiera entre la Unión Europea y los Estados Unidos para que cuente con reuniones más frecuentes con el objetivo de lograr una coordinación más regular y coherente;

27.  Señala que la mejora de las relaciones con terceros países en el ámbito de los servicios financieros y el fortalecimiento de los mercados de capitales de la Unión no deben considerarse mutuamente excluyentes; destaca, por tanto, la necesidad de avanzar en el proyecto de la unión de los mercados de capitales;

o
o   o

28.  Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión.

(1) Textos Aprobados, P7_TA(2014)0202.
(2) Textos Aprobados, P8_TA(2016)0108.
(3) Textos Aprobados, P8_TA(2016)0006.
(4) Textos Aprobados, P8_TA(2018)0069.

Última actualización: 10 de julio de 2019Aviso jurídico