Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2018/2161(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0415/2018

Textos presentados :

A8-0415/2018

Debates :

PV 16/01/2019 - 26
CRE 16/01/2019 - 26

Votaciones :

PV 17/01/2019 - 10.13

Textos aprobados :

P8_TA(2019)0043

Textos aprobados
PDF 158kWORD 60k
Jueves 17 de enero de 2019 - Estrasburgo Edición definitiva
Informe anual sobre las actividades financieras del Banco Europeo de Inversiones
P8_TA(2019)0043A8-0415/2018

Resolución del Parlamento Europeo, de 17 de enero de 2019, sobre el Informe anual sobre las actividades financieras del Banco Europeo de Inversiones (2018/2161(INI))

El Parlamento Europeo,

–  Visto el Informe de Actividad de 2017 del Banco Europeo de Inversiones (BEI) titulado «Impact into the future» (Impacto en el futuro),

–  Vistos el Informe financiero de 2017 y el Informe estadístico de 2017 del BEI,

–  Visto el informe del BEI de 2018 titulado «EIB operations inside the European Union 2017: Results and Impact» (Operaciones del BEI dentro de la Unión Europea en 2017: resultados e impacto),

–  Visto el informe del BEI de 2018 titulado «The EIB outside the European Union – 2017: Financing with global impact» (El BEI fuera de la Unión Europea en 2017: financiación de impacto mundial),

–  Visto el informe de 2017 del Grupo BEI sobre la sostenibilidad,

–  Vistos los artículos 15, 126, 175, 177, 208, 209, 271, 308 y 309 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) y el Protocolo n.º 5 sobre el Estatuto del BEI que se adjuntan,

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 26 de noviembre de 2014, titulada «Un Plan de Inversiones para Europa» (COM(2014)0903),

–  Vista la política del BEI respecto de las jurisdicciones insuficientemente reguladas, no transparentes y poco cooperadoras, publicada el 15 de diciembre de 2010, y la adenda a la política sobre jurisdicciones no cooperadoras, publicada el 8 de abril de 2014,

–  Visto el artículo 3 del Tratado de la Unión Europea,

–  Visto el artículo 52 de su Reglamento interno,

–  Vistos el informe de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y las opiniones de la Comisión de Presupuestos y de la Comisión de Comercio Internacional (A8-0415/2018),

A.  Considerando que el objetivo principal del BEI es proporcionar financiación a largo plazo y conocimientos especializados para los proyectos, así como movilizar inversiones adicionales para contribuir a la consecución de los objetivos de la Unión;

B.  Considerando que el BEI es el único banco propiedad de los Estados miembros de la Unión Europea y que representa sus intereses;

C.  Considerando que el BEI se considera el brazo financiero de la Unión y la principal institución de apoyo a la inversión pública y privada en su territorio, con más del 90 % de sus préstamos concedidos dentro de la Unión;

D.  Considerando que las actividades de préstamo del BEI se financian principalmente mediante la emisión de bonos en los mercados internacionales de capitales;

E.  que el programa anual de financiación del BEI es de alrededor de 60 000 millones EUR;

F.  que el 33 % (2017) y el 37 % (2016) de los bonos del BEI se emitieron en USD;

G.  Considerando que los bonos del BEI son de la más alta calidad crediticia y que el BEI ha sido clasificado como triple A por las tres agencias principales de calificación crediticia debido, entre otros factores, a su propiedad en manos de sus Estados miembros y a su gestión conservadora del riesgo, que resulta en una sólida cartera de préstamos, con tan solo un 0,3 % de préstamos dudosos;

H.  Considerando que los instrumentos financieros y las garantías presupuestarias podrían aumentar el impacto del presupuesto de la Unión;

I.  Considerando que el BEI es el socio natural para que la Unión aplique los instrumentos financieros, en estrecha colaboración con las instituciones financieras nacionales, regionales o multilaterales;

J.  Considerando que el BEI desempeña también un papel importante fuera de la Unión, a través de sus actividades de préstamo en el exterior, como el mayor prestamista y prestatario multilateral del mundo;

K.  Considerando que el BEI sigue reforzando la integración europea, y que su papel ha demostrado ser aún más importante desde que comenzó la crisis financiera en 2008;

L.  Considerando que las prioridades del BEI establecidas en el Plan de operaciones para 2017-2019 se centran en los objetivos de Europa 2020 para un crecimiento inteligente, sostenible e inclusivo en los ámbitos de la energía, el transporte y la movilidad, de la salud, del desarrollo de infraestructuras rurales y el apoyo a las empresas agrícolas, de las pymes y las empresas de mediana capitalización, del medio ambiente y de la innovación;

M.  Considerando que el Grupo BEI debe mantener una elevada capacidad crediticia como un activo fundamental de su modelo empresarial, así como una cartera de activos sólidos y de alta calidad, con proyectos viables de inversión en el marco del Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE) y todos los instrumentos financieros en su cartera;

Logros del BEI en los últimos 60 años

1.  Felicita al BEI por 60 años de operaciones con éxito, durante el cual ha invertido 1,1 billones de euros y financiado 11 800 proyectos en 160 países como el mayor prestamista y prestatario multilateral mundial;

2.  Toma nota del hecho de que, según los economistas del BEI, los préstamos del grupo del BEI dentro de la Unión aprobados en el período 2015-2016 apoyarán una inversión de 544 000 millones EUR, equivalentes al 2,3 % del PIB y crearán 2,25 millones de puestos de trabajo de aquí a 2020; insta al BEI a que siga potenciando sus actividades para contribuir al crecimiento sostenible y a largo plazo;

3.  Subraya las oportunidades del BEI para configurar los mercados de acuerdo con los objetivos políticos de la Unión; Reconoce la capacidad del BEI para invertir de manera contracíclica para hacer frente al subdesarrollo y la recesión resultantes de la crisis financiera y a las dificultades de acceso a la financiación que sufren las pymes y los proyectos innovadores;

4.  Subraya el importante papel que desempeña el BEI como banco de la Unión al ser la única institución financiera internacional que es de la propiedad exclusiva de los Estados miembros y se guía plenamente por las políticas y las normas de la Unión;

5.  Pide que se refuercen las actividades de asesoramiento del BEI y que, junto con la Comisión, los Estados miembros y las instituciones financieras de fomento oficiales nacionales, subsane las deficiencias sistémicas que impiden que ciertas regiones o países se beneficien plenamente de las actividades financieras del BEI;

6.  Hace hincapié en que 700 000 pymes deberían beneficiarse de un mejor acceso a la financiación, y toma nota de que el Departamento de Economía del BEI y el Centro Común de Investigación de la Comisión estiman que las operaciones del FEIE ya han prestado apoyo a más de 750 000 puestos de trabajo, cifra que podría llegar a 1,4 millones de aquí a 2020, y que el Plan Juncker ya ha incrementado el PIB de la UE en un 0,6 % y está previsto que aumente en otro 1,3 % de aquí a 2020;

7.  Acoge con satisfacción el lanzamiento por parte del BEI de la Iniciativa de Resiliencia Económica, destinada a ayudar a los países de los Balcanes Occidentales y a los países de la vecindad meridional de la Unión a hacer frente a los desafíos que plantean la migración irregular y los desplazamientos forzosos; pide una mayor financiación para esta iniciativa y una mayor implicación del BEI en estas regiones con el fin de apoyar la acción humanitaria, la creación de empleo, el crecimiento económico y la mejora de la infraestructura; acoge con satisfacción, en este sentido, la aprobación de los primeros proyectos del Plan Europeo de Inversiones Exteriores (PEIE) en África y espera que el BEI desempeñe un papel más destacado;

8.  Señala el hecho de que, tan solo en 2017, se aprobó un número récord de 901 proyectos, con más de 78 000 millones EUR dedicados a innovación, medio ambiente, infraestructura y pequeñas y medianas empresas;

9.  Destaca las actividades del BEI en apoyo de la cohesión económica y social, con la financiación de más de 200 000 millones EUR para las regiones en los últimos diez años;

Observaciones generales

10.  Acoge con satisfacción los pasos que ha dado el BEI para medir mejor el impacto de sus inversiones, en lugar de limitarse a facilitar datos sobre los volúmenes cuantitativos de financiación;

11.  Recuerda que el BEI ha respondido a la crisis expandiendo significativamente sus actividades; considera que el BEI ha desempeñado un papel importante en la reducción del déficit de inversión; insta al BEI a que preste especial atención al riesgo de desplazar la inversión privada ahora que las condiciones económicas se están normalizando;

12.  Hace hincapié en que las actividades del BEI fueron fundamentales para estimular la recuperación y mejorar los niveles de inversión posteriores a la crisis, que siguen siendo desiguales entre Estados miembros y regiones, así como entre sectores; pide al BEI que siga invirtiendo en los Estados miembros con el fin de contribuir a su recuperación económica; destaca que debe prestarse especial atención a la financiación en los sectores de innovación e infraestructuras, en los que el déficit de inversión es particularmente acusado;

13.  Señala que casi una tercera parte de la financiación del BEI está denominada en dólares, lo que expone al banco a posibles sanciones por parte de los Estados Unidos; pide al BEI que comience a reducir progresivamente su financiación en dólares;

14.  Señala que el BEI está sujeto a una auditoría anual del Tribunal de Cuentas Europeo; toma nota del debate sobre la posibilidad de introducir la supervisión por parte del BCE de las operaciones de préstamo; advierte de que esto podría tener un gran impacto en la naturaleza, el funcionamiento y la gobernanza del BEI;

Innovación y capacidades

15.  Reconoce que el BEI da prioridad a la innovación y a las capacidades, a fin de impulsar el crecimiento y garantizar la competitividad de Europa a largo plazo, con préstamos por valor de 13 900 millones EUR en 2017 destinados, entre otros fines, a 7,4 millones de conexiones digitales de alta velocidad y la instalación de 36,8 millones de contadores inteligentes;

Medio ambiente y sostenibilidad

16.  Acoge con satisfacción el hecho de que en 2017 el BEI prestara 16 600 millones EUR a proyectos en apoyo de sus objetivos de política de medio ambiente, financiando proyectos en el ámbito de la protección del medio ambiente, las energías renovables, la eficiencia energética, la biodiversidad, la salubridad del aire y el agua, la gestión del agua y los residuos y el transporte sostenible, y que dedicara a acciones de lucha contra el cambio climático más del 25 % del volumen total de préstamos de todos sus ámbitos de política pública a préstamos, rebasando en un 3,2 % su compromiso inicial;

17.  Destaca que las instituciones de la Unión deben dar ejemplo por lo que respecta a aportar sostenibilidad a las finanzas; reconoce la posición del BEI como el mayor emisor mundial de bonos verdes y que estos bonos con conciencia climática ofrecen a los inversores un vínculo transparente con los proyectos de energías renovables y de eficiencia energética que se benefician de los ingresos obtenidos con la emisión de bonos verdes, sobre la base del sistema de información del BEI acerca de los beneficios climáticos de los proyectos, con indicadores de impacto como la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, los niveles de emisiones absolutos, el consumo de energía ahorrado y la producción eléctrica instalada adicional;

18.  Acoge con satisfacción, a este respecto, la primera emisión de bonos con conciencia sostenible del BEI, que ascienden a 500 millones EUR y que serán destinados a proyectos de alto impacto en apoyo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, a la vez que se asegura la confianza de los inversores socialmente responsables mediante normas estrictas de transparencia y de mercado;

19.  Celebra que el BEI haya alcanzado su objetivo de movilizar el 25 % de la financiación para el clima; observa con preocupación que la Comisión, por el contrario, no ha alcanzado el objetivo del 20 %;

20.  Acoge con satisfacción la creación de la iniciativa «Financiación Inteligente para Edificios Inteligentes», cuya finalidad es conseguir que las inversiones en proyectos de eficiencia energética en edificios residenciales resulten más atractivas para los inversores privados mediante el uso inteligente de las subvenciones de la Unión como garantía; se complace de que el BEI haya comenzado recientemente a invertir en viviendas sociales;

21.  Recomienda al BEI que adopte una estrategia energética completamente compatible con los objetivos del Acuerdo de París, teniendo en cuenta las pruebas aportadas por la investigación y las recomendaciones del informe del IPCC sobre el impacto del calentamiento global de 1,5 °C con respecto a los niveles preindustriales y las trayectorias correspondientes que deberían seguir las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, en el contexto del fortalecimiento de la respuesta mundial ante la amenaza del cambio climático, el desarrollo sostenible y los esfuerzos para erradicar la pobreza;

22.  Insta al BEI a que mantenga los préstamos para apoyar los objetivos de la política energética europea;

23.  Pide al BEI que siga apoyando proyectos relacionados con el cambio climático y la protección del medio ambiente, habida cuenta de que la Unión es uno de los signatarios del Acuerdo de París, recordando el compromiso asumido por la Unión de reducir sus emisiones por lo menos en un 40 % antes de 2030;

24.  Hace hincapié en la importancia de la financiación del BEI para el desarrollo de la capacidad de producir energías renovables y la mejora de la eficiencia energética en sectores como la industria o el transporte;

25.  Pide al BEI que colabore con pequeños operadores del mercado y cooperativas comunitarias para garantizar la agrupación de proyectos de energías renovables a pequeña escala, a fin de que puedan optar a la financiación del BEI;

Infraestructuras

26.  Subraya el apoyo del BEI a la creación de unas infraestructuras seguras y eficientes para el suministro de energía, el transporte y las zonas urbanas mediante la concesión de préstamos por un valor de 18 000 millones EUR para apoyar su política de infraestructuras y proporcionar más de 22 000 millones EUR en préstamos urbanos en 2017;

27.  Insta al BEI a que mantenga los préstamos para apoyar los objetivos de la política energética europea;

Pymes y empresas de mediana capitalización

28.  Acoge con satisfacción el firme apoyo del Grupo BEI a las pymes y las empresas de mediana capitalización con una inversión total de 29 600 millones EUR, que ha tenido un impacto positivo en 287 000 empresas que emplean a 3,9 millones de personas;

29.  Recuerda que, según el BEI, las grandes empresas tienen dos veces más probabilidades que las pymes de ser innovadoras, mientras que las empresas innovadoras jóvenes tienen un 50 % más de probabilidades que otras empresas de enfrentarse a restricciones de crédito; insta al BEI a que apoye a empresas más pequeñas con préstamos menores, a fin de lograr un impacto mayor en un espectro más amplio de sectores de la economía europea;

30.  Considera, habida cuenta de la función estratégica de las pymes, que la estrategia del BEI en este ámbito debe incluir el fortalecimiento de las capacidades administrativas y asesoras del banco a fin de proporcionar información y asistencia técnica a las pymes en materia de desarrollo y de peticiones de financiación;

31.  Acoge con satisfacción las diez normas establecidas en el Manual medioambiental y social del BEI, que sirven como requisito previo para la participación en las operaciones de préstamo del BEI, en particular en los ámbitos de la prevención y la reducción de la contaminación, la biodiversidad y los ecosistemas, las normas relacionadas con el clima, el patrimonio cultural, el reasentamiento involuntario, los derechos e intereses de los grupos vulnerables, las normas laborales, la seguridad laboral y la salud pública, la seguridad y la participación de las partes interesadas;

Rendición de cuentas, transparencia y comunicación

32.  Insta al BEI y a sus partes interesadas a que reflexionen sobre las reformas necesarias para garantizar la democratización de su gobernanza, una mayor transparencia y sostenibilidad de sus operaciones;

33.  Pide al BEI que intensifique sus esfuerzos en el ámbito de la comunicación; piensa que es fundamental dirigirse a los ciudadanos de la Unión a fin de explicar mejor el objetivo de sus políticas; considera, a este respecto, que debe iniciarse una reflexión sobre el refuerzo de las capacidades de financiación del BEI, entre otras razones, para ilustrar concretamente la contribución de la Unión a la vida cotidiana de sus ciudadanos;

34.  Observa con preocupación el continuo aumento de los gastos administrativos generales, derivados principalmente del aumento de los costes relacionados con el personal; advierte del riesgo de un aumento aún mayor del coeficiente costes/ingresos de los fondos propios del BEI; pide al BEI que mantenga su disciplina de costes, que su estructura de gestión siga siendo sencilla y eficiente y que vele por que no evolucione hacia una estructura de gestión sobrecargada de puestos de categoría superior;

35.  Acoge con satisfacción las mejoras conseguidas por el BEI en el ámbito de la transparencia mediante la publicación de las actas de las reuniones de su comité de dirección y la publicación del cuadro de indicadores para proyectos respaldados por el fondo de garantía de la Unión y la justificación del Comité de Inversiones independiente para su decisión, de conformidad con el Reglamento revisado del FEIE; entiende que un banco no puede revelar información delicada a efectos comerciales;

36.  Recuerda que la política de transparencia del Grupo BEI se basa en el principio de divulgación y en que cualquier persona puede acceder a sus documentos e información; pide al BEI que siga reforzando la transparencia, por ejemplo mediante la publicación de actas detalladas y la concesión de acceso a información tanto a nivel interno, al Parlamento Europeo y a las demás instituciones, como al público, en particular por lo que respecta al sistema de contratación y subcontratación, los resultados de las investigaciones internas y la selección, el seguimiento y la evaluación de las actividades y los programas;

37.  Considera que, de entre los desafíos a los que se enfrenta el BEI, una supervisión adecuada es fundamental; piensa que, debido al papel y el marco institucional del BEI, se necesita una estructura de supervisión;

38.  Toma nota de la revisión de la política y los procedimientos del Mecanismo de Reclamaciones del BEI; recuerda su posición con respecto al Mecanismo de Reclamaciones del BEI, tal como se expresa en su Resolución, de 3 de mayo de 2018, sobre el Informe anual sobre el control de las actividades financieras del BEI en 2016(1); insta al BEI a que garantice en la práctica la independencia y eficacia de la oficina del mecanismo de reclamaciones y a que tome medidas adicionales para reducir la burocracia, aumentar su capacidad de análisis macroeconómico y lograr una representación más equilibrada de ambos sexos en los puestos de mayor responsabilidad;

39.  Acoge con satisfacción que las hojas de medición de resultados para los proyectos de inversión cubiertos por la garantía de la Unión ahora deban facilitarse al Parlamento previa solicitud;

40.  Hace hincapié en la necesidad de un alto nivel de transparencia de los intermediarios financieros utilizados por el BEI (bancos comerciales en particular, así como entidades de microfinanzas y cooperativas), con el fin de garantizar que los préstamos con intermediación estén sujetos a los mismos requisitos de transparencia que otros tipos de préstamos;

41.  Acoge con satisfacción la Iniciativa de Resiliencia Económica del BEI como parte de la respuesta conjunta de la Unión a la crisis migratoria y de refugiados, que se centra en abordar las causas profundas de la migración; insiste en una estrecha coordinación y complementariedad con el Plan Europeo de Inversiones Exteriores; observa que, hasta la fecha, se espera que los veintiséis proyectos de Resiliencia Económica y los 2 800 millones de euros de inversión beneficien a más de 1 500 empresas de menor tamaño y de mediana capitalización, lo que contribuirá a mantener más de 100 000 puestos de trabajo;

42.  Pide al BEI que adopte todas las medidas necesarias basadas en las lecciones aprendidas de la experiencia del FEIE, a fin de maximizar los resultados del próximo programa InvestEU, prestando especial atención a las desigualdades regionales y sociales y a los Estados miembros más afectados por la crisis económica;

43.  Acoge con satisfacción el aumento de la financiación de la Iniciativa de Resiliencia Económica en los países de la vecindad meridional y en los Balcanes Occidentales en 6 000 millones EUR, a lo largo de un período de cinco años, a partir de octubre de 2016, además de los 7 500 millones EUR ya previstos, y la atención dedicada a las infraestructuras sostenibles y viables;

44.  Subraya la importancia de desarrollar la resiliencia económica en los países de acogida y de tránsito apoyando la creación de puestos de trabajo y la construcción de infraestructuras necesarias para la población local, así como para la población desplazada; celebra que las comunidades de refugiados también puedan beneficiarse de oportunidades para desarrollar su autonomía y vivir con dignidad; hace hincapié en que las inversiones en resiliencia económica deben contribuir a mejorar el nivel de preparación de las regiones ante futuras perturbaciones exteriores y a lograr una mayor estabilidad en los países frágiles;

45.  Toma nota del tercer aniversario del FEIE y reconoce sus logros, celebrando los 335 000 millones EUR en inversiones movilizados en toda la Unión desde la adopción del Reglamento del FEIE (Reglamento (UE) 2015/1017)(2) por los colegisladores, con el que se han aprobado 898 operaciones en los 28 Estados miembros, de las que dos terceras partes han sido financiadas a partir de recursos privados, superando el objetivo original de 315 000 millones EUR establecido en 2015; llama la atención sobre la Decisión del Parlamento Europeo y del Consejo de prolongar su duración y ampliar su capacidad a 500 000 millones EUR para finales de 2020;

46.  Subraya la necesidad de acelerar el trabajo para construir una Unión de los Mercados de Capitales, permitiendo así que el BEI se centre realmente en colmar las lagunas en las que hay fallos del mercado o facilite financiación para proyectos de alto riesgo;

47.  Recuerda su reconocimiento de la necesidad de seguir apoyando los mecanismos impulsados por la demanda, tales como el FEIE, que fomenta la inversión a largo plazo en la economía real, moviliza la inversión privada y genera un efecto macroeconómico sustancial y empleos en sectores importantes para el futuro de la Unión más allá del actual MFP;

48.  Anima al oportuno establecimiento de una iniciativa de seguimiento para el período posterior a 2020 a fin de garantizar dicha continuidad, que debe incorporar las lecciones aprendidas del FEIE y mantener factores clave para el éxito;

49.  Considera que el Grupo BEI ha sido clave para los logros del FEIE como interlocutor único para los beneficiarios e intermediarios y socio exclusivo en la aplicación; piensa que en cualquier futuro programa de InvestEU y a fin de evitar la duplicación, el BEI es el socio natural para que la Unión realice transacciones bancarias (tesorería, gestión de los activos, gestión del riesgo) en relación con la aplicación de los instrumentos financieros;

50.  Reconoce la intensificación de la cooperación por parte del Grupo BEI con los bancos e instituciones nacionales de fomento y pide al BEI que siga reforzando su trabajo al respecto a fin de garantizar el alcance y desarrollo de las actividades de asesoramiento y de asistencia técnica a fin de apoyar un equilibrio geográfico a largo plazo; toma nota de la amplia gama de experiencias en lo que respecta a los proyectos del FEIE; apoya y fomenta el mayor intercambio mejores prácticas entre el BEI y los Estados miembros a fin de garantizar una mayor eficacia económica;

Préstamos fuera de la Unión

51.  Celebra el importante papel que desempeña el BEI en la financiación de operaciones fuera de la Unión a través de sus actividades de préstamos exteriores; destaca en particular la gestión eficaz por el BEI del mandato de préstamo exterior, tal como lo confirmó una evaluación independiente en junio de 2018, que reconoce su importancia y eficacia a la hora de proporcionar financiación de la Unión a terceros países con un coste mínimo para el presupuesto de la Unión; solicita que el Tribunal de Cuentas Europeo elabore un informe especial sobre el rendimiento de las actividades de préstamo exteriores del BEI y su conformidad con las políticas de la Unión;

52.  Considera que el BEI debe seguir desempeñando un papel principal en la creación de futuros mecanismos de financiación de la Unión para terceros países, a la vez que asegura que tengan prioridad en las decisiones sobre los préstamos del BEI los intereses de los empresarios locales que deseen establecer empresas locales, a menudo pequeñas empresas y microempresas, con el objetivo de contribuir ante todo a la economía local;

53.  Opina que el BEI debe mantener sus actividades actuales en el ámbito de la política exterior, entre otros medios, con instrumentos como los mandatos de préstamo a terceros países; celebra la gestión por el BEI del Instrumento de Ayuda a la Inversión, que financia principalmente proyectos que promueven el desarrollo del sector privado; subraya, a este respecto, que es fundamental que el papel principal del BEI como apoyo financiero bilateral de la Unión quede firmemente reflejado en la arquitectura posterior a 2020 para la financiación fuera de la Unión;

54.  Considera que las actividades del BEI deben desarrollarse de manera plenamente coherente con las demás políticas y actividades de la Unión Europea, de acuerdo con el artículo 7 del TFUE y la Carta de los Derechos Fundamentales;

55.  Subraya la importancia de la presentación anual de información por el BEI sobre sus operaciones realizadas fuera de la Unión por lo que respecta al cumplimiento del principio de coherencia de las políticas que rige la acción exterior de la Unión, la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París sobre cambio climático;

56.  Recuerda al BEI que debe actuar de conformidad con su mandato en materia de desarrollo con arreglo al mandato de préstamo exterior, a fin de garantizar que las inversiones en los países en desarrollo aportan los debidos ingresos a las autoridades tributarias locales;

57.  Toma nota de que la mitad de todas las operaciones de préstamo del BEI en el marco del mandato de préstamo exterior se destina a intermediarios financieros locales con el objetivo de impulsar los microcréditos, y pide al BEI que proporcione información mejor y más sistemática en relación con los représtamos canalizados a través de sus intermediarios financieros;

58.  Recuerda que las actividades del BEI deben reflejar las políticas interiores y exteriores de la Unión; subraya que sus condiciones de concesión de préstamos deben facilitar la consecución de los objetivos políticos de que se trate y, en particular, el desarrollo de las regiones periféricas de la Unión fomentando el crecimiento y el empleo; solicita al BEI que intensifique considerablemente el mecanismo de asistencia técnica y el asesoramiento financiero a las autoridades locales y regionales en la fase previa a la aprobación de proyectos, de forma que se mejore la accesibilidad y se implique a todos los Estados miembros, especialmente aquellos con un porcentaje de éxito más bajo en la aprobación de proyectos;

59.  Pide al BEI que realice una inversión considerable en la transición medioambiental de los países de la vecindad oriental;

60.  Pide al BEI que intensifique sus esfuerzos de financiación mundial para diversificar sus inversiones en eficiencia energética, energías renovables y economía circular, que requieren una respuesta cuyo alcance sobrepase los límites nacionales, incluyendo las regiones, las unidades gubernamentales y las empresas más pequeñas, y pide que se deje de financiar proyectos que planteen graves riesgos para el medio ambiente y los recursos naturales;

61.  Hace hincapié en la importancia de las actividades de financiación del BEI en los países vecinos del Este; pide al BEI que incremente sus préstamos a los países vecinos del Este con el fin de apoyar las inversiones en los países que están aplicando acuerdos de asociación con la Unión;

Cumplimiento tributario

62.  Acoge con satisfacción el Marco de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo adoptado por el BEI en enero de 2018, que establece los principios clave para regular la ALD/LFT y los aspectos de integridad relacionados en las actividades del Grupo BEI;

63.  Celebra los avances que ha logrado el BEI en la adopción de las normas más estrictas con vistas a prevenir el fraude y la evasión fiscales, el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, así como contra la elusión fiscal y la planificación fiscal agresiva, aplicando plenamente las políticas y normas europeas, por ejemplo, la lista de la Unión de países y territorios no cooperadores en materia fiscal; pide al BEI, en este sentido, que ponga fin a la cooperación con intermediarios, países y jurisdicciones que figuren en la lista de la Unión; subraya la absoluta necesidad de que el BEI permanezca en vigilancia constante y adapte sus acciones a la realidad en evolución permanente en relación con tales prácticas;

64.  Anima al BEI a que continúe aplicando una diligencia debida reforzada en todas las operaciones en las que se hayan detectado factores de riesgo más alto, tales como un posible vínculo a una jurisdicción no cooperadora, indicadores de riesgo fiscal y operaciones con estructuras complejas de varias jurisdicciones independientemente de la existencia de vínculos con jurisdicciones no cooperadoras;

65.  Subraya la importancia de garantizar una información de alta calidad sobre los beneficiarios finales y prevenir eficazmente las operaciones con intermediarios financieros que tengan antecedentes negativos en términos de transparencia, fraude, corrupción, delincuencia organizada y blanqueo de capitales;

66.  Celebra que el BEI tenga en cuenta el impacto fiscal en los países en los que se realiza la inversión y la manera en que esta inversión contribuye al desarrollo económico, a la creación de empleo y a la reducción de las desigualdades;

67.  Pide al BEI que intensifique sus esfuerzos en el ámbito de la comunicación; considera que es fundamental que se dirija a los ciudadanos de la Unión a fin de explicar mejor el objetivo de sus políticas, para ilustrar concretamente la contribución de la Unión a la vida cotidiana de sus ciudadanos;

68.  Espera que el BEI ajuste sus políticas internas para reflejar el nuevo marco jurídico adoptado recientemente con miras a combatir no solo la evasión fiscal, sino también la elusión fiscal, como se detalla en la Comunicación de la Comisión, de 21 de marzo de 2018, sobre nuevos requisitos contra la elusión fiscal en la legislación de la Unión que regula, en particular, las operaciones de financiación e inversión (C(2018)1756);

69.  Aboga por la cooperación del BEI con la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) y las autoridades nacionales a fin de prevenir el fraude y blanqueo de capitales;

Brexit

70.  Insta a los negociadores del Reino Unido a que lleguen a un acuerdo sobre la responsabilidad del Reino Unido derivada de la constitución de la cartera del BEI con la participación del Reino Unido, el reembolso del capital desembolsado por el Reino Unido, la continuación de las protecciones concedidas al BEI y sus activos en el Reino Unido; destaca que la calificación de triple A del BEI no debe resultar perjudicada por la salida del Reino Unido de la Unión;

71.  Pide una solución equitativa para el personal británico del BEI;

72.  Acoge con satisfacción el desarrollo de plataformas regionales de inversión para hacer frente a las deficiencias del mercado y a las necesidades específicas de cada país;

73.  Subraya una vez más la necesidad de reducir la distribución geográfica desigual de la financiación del BEI, ya que el 70 % de ella se asignó a seis Estados miembros en 2017, pese a que uno de los objetivos del BEI sea la cohesión económica y social de la Unión; pide, en cambio, una distribución geográfica dinámica, justa y transparente de los proyectos y las inversiones entre los Estados miembros, prestando especial atención a las regiones menos desarrolladas;

o
o   o

74.  Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión.

(1) Textos Aprobados, P8_TA(2018)0198.
(2) DO L 169 de 1.7.2015, p. 1.

Última actualización: 12 de noviembre de 2019Aviso jurídico